Archivo de la etiqueta: Gaza

Rebelde Tahrir (22 11 11)

Rebelde Tahrir

.

.

.

por Pedro I. de Quesada

 .

.

.

Algo huele a podrido, y no precisamente en la húmeda Dinamarca, sino en las tórridas arenas del desierto egipcio.

La plaza Tahrir, que hace nueve meses le puso su nombre a una de las más esperanzadoras revoluciones de la “primavera árabe”, ha vuelto a llenarse de gente: 50.000 personas reclamando a grito pelado que los militares se alejen del poder y no condicionen el proceso democrático.

Han sido gestos osados, que muchos –quizá 20, 30 o quizás más- pagaron con su vida, y muchos más -700 u 800- con golpes, gases, torturas y heridas.

También han sido gestos confusos: cuando en las revueltas de principios de año el “rais” Hosni Mubarak ordenó aplastar la concentración de Tahrir a sangre y fuego, el hombre fuerte del Ejército, el mariscal Husein Tantaui, se negó a reprimir; lo que significaba mostrarle la puerta de salida a todo el régimen. La gente en la plaza vitoreaba a los soldados, y Tantaui se comprometió a convocar a las elecciones constituyentes, que deberían celebrarse el próximo 28 de noviembre, aunque ahora quién sabe.

¿En qué momento los militares comenzaron a dudar sobre seguir impulsando un proceso democrático? Algunos amigos europeos con mucho conocimiento del terreno (y que escriben desde El Cairo en estos días), me dicen que las alarmas saltaron cuando quedó claro que en las elecciones parlamentarias –las primeras que vivirá Egipto en más de medio siglo- y las generales que les seguirían –supuestamente a fines de 2013- las ganaría abrumadoramente el islamismo político de los Hermanos Musulmanes, incluyendo los sectores wahabíes del salafismo más radical.

Los islamistas ya han adelantado que pretenden establecer un Estado musulmán, regido por la “sharia”. Y como en Turquía (y este es uno de los elementos más difíciles de comprender en Occidente), en Egipto el Ejército es el garante del carácter laico del Estado.

Invocando precisamente esta misión, los hombres fuertes del Ejército vienen ocupando la primera magistratura desde el destronamiento del rey Faruk: fueron generales tanto Gamal Abdel Nasser, como Anwar el Sadat y el recientemente desplazado Mubarak.

¿Ha decidido el general Tantaui seguir esa línea de camaradas de armas para frenar la llegada de los “barbudos” al poder?

Un gobierno islamista en el gran país de África forzaría a un cambio en la relación de fuerzas en la región, especialmente con el vecino Israel y con los más vecinos –pasos fronterizos comunes de por medio- palestinos de Hamas en Gaza. Ante la muestra de fuerza numérica de los islamistas, sectores de la izquierda democrática egipcia se han acercado a los militares, nuevamente vistos como la última barrera para impedir una teocracia fundamentalista.

En todo caso, ¿cómo hacerlo sin derivar hacia un nuevo período dictatorial en plena emergencia democrática?

Los muertos y los heridos de Tahrir tumbaron ayer al gobierno provisional, y Egipto entró en un compás de incertidumbre. Pero con mucho olor a podrido.

.

.

[ Columna “En foco” – El Mundo – página 2 – Hoy Día Córdoba – martes 22 de noviembre de 2011 ]

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Anuncios

Celebraciones en Palestina

La primera fase de liberación de presos políticos árabes se cumple sin sobresaltos. En Israel se recibe al soldado Shalit con una sensación de derrota. Hamás capitaliza el éxito de la operación.  

.

 

.

Después de mucho tiempo, reveses diplomáticos y ataques punitorios de la aviación israelí sobre la Franja de Gaza, ayer se instaló un clima de fiesta en la comunidad palestina en general, y en especial en el sector islamista.

La primera fase del intercambio de prisioneros entre los dos contendientes más antiguos de Oriente Medio se cumplió ayer sin inconvenientes, según la planificación acordada entre los mediadores y los buenos oficios de las cancillerías de Alemania y de Egipto.

De los más de mil presos políticos alojados en cárceles israelíes, el gobierno de Benjamín Netanyahu liberó ayer a 477, que fueron puestos a disposición de las autoridades fronterizas egipcias, algunos retornaron a Gaza –donde fueron recibidos por el líder de Hamas, Ismail Haniya- y otros deberán partir al exilio.

Por su parte, Hamas entregó al soldado Gilad Shalit, a quien retenía desde hace más de cinco años, a la Cruz Roja del lado egipcio de la frontera, quien lo condujo de vuelta a Israel.

En principio, y más allá de la complejísima negociación entre ambos equipos, la jornada de ayer se presentó como un día de relajamiento de tensiones políticas y de reencuentros familiares.

Pero las lecturas y las interpretaciones en los medios y en las calles rápidamente se sobreimprimieron con el mensaje oficial, y pudo observarse que la fiesta que se desarrollaba en las barriadas árabes no tenía mucho correlato en las ciudades hebreas, donde el desigual balance del intercambio –1 a cambio de 1.027- pronto comenzó a ser criticado como una claudicación del gobierno de coalición conservadora israelí frente a su enemigo tradicional.

Hamas, por su parte, además de no ocultar su triunfalismo, en ningún momento renegó del mantenimiento de la lucha “contra la potencia ocupante”, sino que reivindicó el secuestro de personal militar judío, en el futuro, como una vía válida de defensa.

Junto al helicóptero que traía al soldado liberado, el premier Netanyahu había ensayado un corto discurso exitista: “Les he devuelto a Gilad, dijo, hoy estamos todos unidos en la alegría”. Pero ante la declaración de los voceros islamistas, Netanyahu debió salir a prometer que seguirá “luchando contra el terrorismo”, apenas unos minutos después de haber recibido a Shalit en la base militar de Tel Nof, próxima a Tel Aviv.

Las manifestaciones verbales de ambas dirigencias dejan claro que el intercambio de prisioneros ha sido un acto más en medio de una guerra vieja, pero que la paz posible entre ambas partes sigue estando igual de lejos que antes.

Acuerdos internos

Las divisiones entre las facciones árabes también han obstaculizado la paz. Al Fatah –heredera de la OLP del mítico Yasser Arafat-, y los islamistas de Hamas llegaron en 2007 incluso a una guerra civil.

Los territorios palestinos se dividieron: Cisjordania para Fatah, bajo el mando de Mahmmoud Abbas, y Gaza con el gobierno de hecho de Hamas, liderados por Ismail Haniya. Ayer, la llegada de los presos liberados escenificó también el acercamiento entre las dos facciones.

En Ramallah, Abbas y el dirigente de Hamas, Hassan Yussef, recibieron juntos a los excarcelados. “Hoy es un gran día para la unidad nacional”, dijo Abbas. Yussef sostuvo que “la reconciliación completa” entre ambos “está próxima”.

Esa sí que sería una auténtica novedad.

.

.

en Twitter:  @nspecchia

.

 

 

 

Cambio de figuritas (18 10 11)

Expectativas por el cambio de prisioneros en Palestina

Hamás entregará hoy al soldado Gilad Shalit a cambio de presos políticos

.

 

.

Si no aparece ningún obstáculo de última hora, hoy dará comienzo el inesperado proceso de intercambio de prisioneros entre el Estado de Israel y las milicias islamistas de Hamas, que podrían significar un nuevo rumbo en el contencioso palestino.

El anuncio del ejecutivo conservador de Benjamín Netanyahu, que manifestó su disposición en liberar de las cárceres israelíes a varios centenares de detenidos políticos árabes, se divulgó tras el movimiento diplomático del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmmoud Abbas, de presentar la solicitud de ingreso como Estado soberano ante las Naciones Unidas (ONU); una estrategia rechazada formalmente por Tel Aviv y por Washington, pero que se ha mostrado útil para forzar algunos acuerdos de cúpula.

Además, el liderazgo de Hamas, que persiste en su negativa de reconocimiento al Estado hebreo y la opción por el enfrentamiento a la “potencia ocupante” en el territorio, ha realizado uno de los signos más importantes en la tensa relación entre ambas partes, al admitir la posibilidad de poner en libertad al soldado Gilad Shalit, un conscripto del ejército israelí secuestrado por Hamas hace más de cinco años, que se ha convertido en un símbolo –por motivos contrapuestos- para ambas partes: mientras el gobierno israelí ha utilizado la retención del soldado para negar entidad política al islamismo de Hamas, éstos se han servido de él como muestra de fuerza ante uno de los mayores ejércitos del mundo.

Esta situación podría relajarse un tanto si tienen éxito las medidas previstas para hoy. El gobierno de Netanyahu ha dispuesto la liberación de 1.027 palestinos, merced a los buenos oficios desplegados por las diplomacias de Alemania y Egipto.

Los excarcelados -450 hombres y 27 mujeres- en esta primera etapa comenzaron ayer a ser trasladados, bajo fuertes medidas de seguridad, desde las once cárceles donde se encontraban confinados, los hombres hacia la prisión de Ketziot y las mujeres hacia la cárcel de Sharon.

Desde allí, serán deportados por la frontera egipcia y deberán permanecer en el exilio. El clima de fiesta entre los familiares de los futuros liberados, en la zona árabe, era ayer irrefrenable.

Por su parte, Hamas conducirá a Shalit, de 25 años, desde algún lugar de la Franja de Gaza al paso hacia Egipto de Rafah, donde será entregado a la Cruz Roja, y serán los egipcios quienes los devolverán a Israel, donde será recibido por el premier Netanyahu y el ministro de Defensa, Ehud Barak.

Los religiosos judíos salieron con banderas blancas a marchar por Jerusalén, en protesta por la “rendición” del gobierno ante los Palestinos. Desde el lado árabe, en cambio, el clima era de una gran emoción contenida.

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

Obama manda al Pentágono a Tel Aviv (04 10 11)

Washington envía a Leon Panetta a presionar a Bibi Netanyahu

El jefe del Pentágono intenta evitar el aislamiento internacional de Israel

.

 

.

Luego de la primera muestra de disidencia interna dentro de la élite gobernante en Israel durante la semana pasada, cuando el líder laborista Shimon Peres admitiera abiertamente que Mahmmoud Abbás es el mejor interlocutor con que ha contado nunca el Estado judío para negociar una paz realista, ayer se sumó a esa tendencia el ministro de Defensa del gabinete de Benjamín Netanyahu.

Ehud Barak tiene a su cargo el control de todas las fuerzas militares israelíes, e integra desde la socialdemocracia el gobierno de coalición de Netanyahu, mayoritariamente controlado por partidos conservadores, de derecha y del integrismo religioso.

En el pasado, el mismo Barak –ejerciendo de primer ministro- estuvo muy cerca de alcanzar un acuerdo con los palestinos, en un proceso negociador auspiciado por el entonces presidente norteamericano Bill Clinton, y ayer sostuvo que su país debe “mejorar las relaciones” con la comunidad árabe, para “encontrar una forma de relanzar las conversaciones”; una postura muy cercana a la expresada por Peres.

Las declaraciones del ministro de Defensa, en todo caso, aparecen un día después de que Estados Unidos hiciera público un comunicado, advirtiendo a su principal aliado en Medio Oriente sobre el creciente “aislamiento” hacia el que está derivando, como producto de su inconsulta y agresiva política exterior.

El Departamento de Estado norteamericano quedó descolocado tras apostar en las Naciones Unidas por la reanudación de conversaciones directas entre ambas partes, y de que unas horas después del discurso del presidente Barack Obama ante la Asamblea General, el ejecutivo de Netanyahu anunciara la construcción de 1.100 nuevas viviendas para judíos en la zona ocupada de Jerusalén Este.

Una decisión a todas luces orientada a torpedear cualquier tipo de acuerdo, ya que el retiro del ejército israelí de Jerusalén oriental es un punto no negociable para los palestinos. La presión de Washington se hizo sentir a máximo nivel, con el envío de jefe del Pentágono, Leon Panetta, a Tel Aviv.

Panetta, además de trasmitir el mensaje de Obama, volvió a remarcar que deben evitarse todo tipo de “acciones provocativas”, antes de trasladarse a dialogar con Mahmmoud Abbas en Ramallah.

Tensión en los territorios

A pesar de los múltiples llamados a la concordia y a no generar acciones de provocación, la revitalización de la cuestión palestina tras el petitorio de reconocimiento de su Estado ante la Asamblea General de la ONU tensa cada día la convivencia, especialmente en las áreas de contacto entre ambas comunidades.

En la víspera, una marcha en apoyo a huelgistas palestinos presos en Israel volvió a poner en alerta a las fuerzas de seguridad de la potencia ocupante.

Cientos de personas se manifestaron, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza, en solidaridad con presos árabes alojados en cárceles israelíes, que ayer cumplían el séptimo día de huelga de hambre.

La movilización fue convocada por el Comité Palestino en Defensa de los Prisioneros y otras organizaciones no gubernamentales, que pidieron al secretario general de las Naciones Unidas, Ban ki Moon, que la organización multilateral intervenga, colocando a las cárceles judías bajo supervisión de una misión humanitaria.

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

 

Otra vez fuego en Palestina (19 08 11)

Vuelve a estallar el conflicto árabe-israelí

El desierto del Neguev convertido en zona de guerra. Advertencia de la ONU

.

 

.

Un atentado de un grupo comando contra coches y colectivos en una ruta del desierto del Neguev, ha vuelto a encender la llama del más viejo y profundo conflicto político de Medio Oriente.

Según la prensa israelí, en la víspera un grupo numeroso de hombres provistos de armas pesadas, disparó contra vehículos con soldados y civiles en las inmediaciones de la ciudad de Eilat. Como fruto del ataque, murieron siete israelíes, y más de 30 sufrieron heridas de diferente gravedad.

En la reacción de los cuerpos de seguridad, también cayeron los agresores, en este caso no se informó del número de muertos.

El gobierno israelí, integrado por la coalición conservadora comandada por Benjamín Netanyahu, sí dio a conocer la filiación del grupo comando, que adjudicó a la facción islamista de Hamas, aunque no dio pruebas.

El premier Netanyahu, con el ministro de Defensa, Ehud Barak, declararon que los responsables “pagarían caro” la acción militar.

Hamas, una de los dos partidos en que se divide la Autoridad Nacional Palestina (ANP), fue desalojado del gobierno luego de haber resultado victorioso en comicios democráticos, y se ha refugiado en la Franja de Gaza, porción de terreno que gobierno de hecho. Israel, como la Unión Europa y los Estados Unidos, siguen manteniendo a Hamas en sus listas de organizaciones terroristas, lo que ha aumentado su asilamiento e impedido cualquier negociación multilateral.

Inmediatamente, la fuerza aérea israelí lanzó una acción de represalia, con nuevos bombardeos sobre la Gaza. Los primeros informes desde la estrecha lengua de tierra encerrada entre Egipto, el Mediterráneo y los controles policiales israelíes, mencionan al menos otras seis víctimas mortales de las bombas punitivas.

Ya entrada la madrugada de hoy, toda la zona del desierto del Neguev se había convertido en un escenario bélico, con vehículos artillados, helicópteros y fuerzas de infantería patrullando la zona.

Los canales televisivos de Tel Aviv sostenían en sus crónicas de la noche la hipótesis de que el grupo comando que perpetró el ataque no era menor a 20 hombres, y aunque no se ha informado de cuántos han sido ultimados, la súbita militarización del Neguev puede obedecer a la búsqueda de los guerrilleros sobrevivientes.

Los medios también especulaban que los comandos habrían entrado a Israel desde Egipto, y citaron declaraciones de altos funcionarios israelíes con críticas al actual gobierno de El Cairo por “no controlar suficientemente” sus fronteras con la Franja de Gaza.

Barak sostuvo que un atentado como el de la víspera viene a  “subrayar la debilidad del control egipcio sobre el Sinaí y el crecimiento de las actividades terroristas”.

Por su parte, Hamas dio a conocer un comunicado donde justifica el atentado, en el marco de “operaciones militares legítimas” contra soldados de una potencia ocupante, aunque oficialmente desde Gaza el gobierno islamista se haya despegado de los ataques, negando cualquier tipo de participación en la planificación o el desarrollo de los atentados.

En la sede de las Naciones Unidas, el secretario general, Ban ki Moon, advirtió anoche que el atentado puede reabrir una nueva escalada bélica entre las dos comunidades, que fácilmente podría contaminar a la inestable región de Oriente Medio.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

 

La primavera árabe, el otoño israelí (17 05 11)

Duelo y condena en Palestina por la represión en la “nakba”

La ONU condena la acción del ejército israelí por “desproporcionada y mortal”

.

 

.

RAMALLAH; NUEVA YORK.- El baño de sangre desencadenado el último domingo por las tropas del Ejército judío, al provocar al menos 21 muertes al disparar contra los manifestantes palestinos que recordaban el 63 aniversario de la expulsión de la población árabe por la creación del Estado de Israel, ha levantado una serie de censuras a nivel mundial.

La primera condena surgió de la Autoridad Nacional Palestina. El jefe del Ejecutivo, Mahmmoud Abbas, decretó ayer tres días de duelo por los manifestantes muertos a tiros en las fronteras, y en los disturbios reprimidos con mano dura en Cisjordania y Gaza. “Su sangre no será derramada en vano, porque se derramó por la libertad y los derechos de nuestro pueblo”, señaló Abbas.

Junto a numerosas declaraciones diplomáticas en el mismo sentido, el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki Moon, condenó la medida militar y afirmó estar “preocupado” por la violencia con que se ha reprimido las movilizaciones. “Estoy estupefacto por el número de muertes y el uso de la desproporcionada y mortal fuerza ejercida por el ejército israelí contra los manifestantes desarmados”, expresó el diplomático norteamericano Michael Williams, coordinador especial de la ONU para el Líbano.

Desde Washington, sin embargo, se relativizó la mayoritaria condena internacional, al sostener que la Casa Blanca “lamentaba” la pérdida de vidas humanas pero al mismo tiempo subrayaba que Israel –el principal aliado estratégico de los Estados Unidos en todo Medio Oriente- tenía “el derecho a proteger sus fronteras”, y adjudicó a Siria el alentar las protestas para desviar la atención de su crisis interna.

La matanza se produjo al día siguiente en que el presidente estadounidense había manifestado su “total compromiso” con las movilizaciones populares en los países árabes, aunque nuevamente los palestinos serán una excepción en la política exterior norteamericana.

Al parecer, el ejército judío fue tomado por sorpresa en el borde norte. La alarma saltó cuando manifestantes palestinos, que coreaban consignas contra la expulsión de la población árabe tras la creación del Estado de Israel, que obligó a más de 750.000 palestinos a dejar sus hogares y salir hacia la diáspora (la “nakba”), ingresaron a los Altos del Golán. Esta porción de territorio pertenece a Siria, pero el Estado judío la ocupa de facto desde 1967. “No podíamos tolerar una invasión al Golán”, manifestó el domingo el vocero del Ejército, y se dio la orden de disparar.

Tras un nuevo fracaso de las conversaciones de paz y la renuncia del enviado especial del presidente Obama, George Mitchel, la Autoridad Palestina planea convocar una votación en la ONU para reconocer un Estado Palestino.

Las posibilidades de que la iniciativa prospere en la Asamblea General son altas, aunque el gobierno de Benjamín Natanyahu ya adelantó que apelará al Consejo de Seguridad –y al veto de los Estados Unidos dentro de él- para que la medida no se haga efectiva.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Egipto, la revolución del presente (04 02 11)

Egipto, la revolución del presente

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Octavio Paz, el poeta y el pensador de México, solía clasificar los alzamientos sociales en revueltas y revoluciones. Firmemente parado en la modernidad, Paz sostenía que las revoluciones sólo eran aquellos cambios violentos de sistema político, inspirados en los acontecimientos de la Francia de 1789, que buscaban la implementación de un gobierno republicano –liberal o socialista- y que se inspiraban en el grueso tallo del árbol intelectual y filosófico de Occidente.

Así, decía el poeta, en América latina hemos vivido sucesiones de revueltas, pero muy pocas revoluciones. Pero los grandes ensayos de Octavio Paz, como El laberinto de la soledad, El ogro filantrópico ó Tiempo nublado, donde desarrolla estas ideas con mucha extensión, son textos de los años ochenta del siglo pasado, antes de que el muro de Berlín cayera y los particularismos culturales, que habían permanecido aplastados por las pesadas losas de un mundo bipolar, emergieran con una fuerza inusitada.

Entre los cambios de paradigmas que el mundo viene experimentando desde entonces, también los conceptos mediante los cuales intentamos aprehender la realidad social y política que nos circunda han tenido que flexibilizar sus bordes y sus límites, incorporar nuevos elementos y situaciones, y adecuarse a unos escenarios mucho más complejos y cambiantes, para mantener su capacidad analítica y explicativa. El concepto moderno de revolución ha sido, creo, uno de los más afectados por estas realidades emergentes. La revolución del presente ya tiene muy pocos elementos comunes con la Revolución Francesa, aquel modelo primigenio.

Egipto, también en este punto, ilumina las nuevas modalidades de transformación política. El alzamiento popular y espontáneo que vive el gigante país africano desde hace un par de semanas, si bien quedaría fuera del tradicional concepto de revolución moderna, no podría calificarse de otra manera sin descuidar aristas vitales en el análisis. A su manera, el alzamiento egipcio es una revolución con todas las letras. Y como toda revolución, su final, de momento, permanece abierto.

En ese frente incierto de tormenta, hay dos elementos que giran en torno al eje de salida de la crisis política. Algunos de estos elementos son de vieja data, que se arrastran desde el fondo más profundo de la cultura egipcia; otros elementos son novísimos, que han estado al mismo tiempo entre los pasillos que permitieron que la revolución llegara hasta donde ha llegado, y que también constituyen uno de sus productos.

Habrá, claro, muchos otros, pero yo identifico a estos dos como los factores más críticos en este momento de desarrollo de la revolución: me refiero al substrato árabomusulmano del Islam político que permea una porción importante de la sociedad egipcia; y al rol del entramado comunicacional por internet y el súbito acceso de miles de egipcios –sobre todo jóvenes- a las redes sociales.

Entre estos dos elementos se mueven, como las fichas de un juego de táctica y estrategia, los actores externos que tendrán un rol neurálgico en el rumbo que finalmente adopte la salida de la revolución. Desde los intereses norteamericanos a los de la Liga Árabe; desde la vigencia del tratado de paz entre Egipto e Israel a las posturas de la diplomacia comunitaria europea; desde el fino cristal de la frontera terrestre con la franja de Gaza que comunica con toda la cuestión palestina; desde el “contagio” del entorno en el Magreb africano al paso petrolero por el Canal de Suez; desde las líneas telefónicas privilegiadas con las plutocracias petroleras del Golfo hasta las relaciones especiales con Turquía; desde la tradicional amistad de El Cairo con la casa reinante en Jordania hasta la fluida comunicación con la Siria de los Asad. Demasiadas fichas, todas vitales, moviéndose juntas por los mismos casilleros.

La hipótesis de la islamización

En el medio de ese delicadísimo equilibrio de poderes e intereses, el primer elemento que surgió con fuerza al analizar la revolución egipcia fue el supuesto riesgo de una deriva teocrática e islámica del alzamiento popular. Durante los primeros días, una posible salida “a la iraní” era la línea recurrente en los análisis internacionales, especialmente en la prensa estadounidense y, con mucho más énfasis, en las columnas de opinión de diarios israelíes.

Los Hermanos Musulmanes, la cofradía religiosa fundada en Egipto por Hassan el Banna en 1928, y dedicada fundamentalmente a la asistencia social a las capas más humildes de la población, tiene, sin duda, un alto predicamento en todo el cuerpo social de este inmenso país de ochenta millones de habitantes. En cálculos muy aproximados, se estima que un tercio de esta población podría adherir a posturas o a dirigentes avalados por los Hermanos Musulmanes, especialmente en una situación de tensión social.

Pero las argumentaciones que intentaban asociar a esta organización con Al Qaeda (que fue, por cierto, el discurso sostenido por el gobierno de Hosni Mubarak para mantenerla proscripta), o aquellas que la comparan con los sectores teocráticos que terminaron cooptando la revolución iraní de 1979 tras el derrocamiento del shah Mohammed Raza Pahlevi, han ido perdiendo fuerza con el transcurso de los días, a medida que se conocían detalles y los verdaderos alcances de la organización. En esta línea, el artículo “La Hermandad”, firmado por Pepe Escobar y publicado en este diario ayer (HDC, 03/02/11) ofrece elementos esclarecedores.

Para Escobar, los sectores islamistas del substrato cultural egipcio, lejos de la experiencia iraní, están comprometidos con una salida laica y republicana de la revolución. Su ámbito de actuación principal son las mezquitas y los hospitales, y han llegado inclusive hasta las organizaciones sindicales y profesionales de los sectores más deprimidos. Los islamistas egipcios no ocultan su vocación política, y tanto por su peso demográfico como por el alcance de su organización, no podrían estar ausentes de ninguna hipótesis de salida del alzamiento contra Mubarak. Y aunque Escobar también anota que para los Hermanos Musulmanes “un Estado islámico no está en conflicto con la democracia”, este tipo de planteos quedarían postergados para un segundo momento, luego de que una transición laica haya reestructurado el gobierno y la constitución del Estado.

La hipótesis de una islamización “a la iraní”, entonces, parece no tener espacio en el futuro inmediato de Egipto. Aún así, también hay que tener presente que un futuro gobierno con los Hermanos Musulmanes como factor clave, seguramente dejaría sin efecto el acuerdo de paz con Israel. Y este acuerdo es el principal elemento para el equilibrio regional en Oriente Próximo.

El apoyo de la aldea global

El segundo elemento crítico en los escenarios de salida de la revolución es el que conforma el entramado comunicacional, con la confluencia de internet, los videos colgados en la red en tiempo real, las redes sociales, los teléfonos celulares y los canales de televisión.

La larga permanencia de las autocracias árabes se asentaron en varios pilares, uno de ellos fue, sin duda, la cerrazón frente al mundo, la baja o nula interacción (sólo limitada a una élite exclusiva y minoritaria) con otras realidades extra muros. La irrupción del mundo exterior le quita una de las columnas pétreas en que las tiranías del mundo árabe encontraban sustento desde los procesos de descolonización de mediados del siglo pasado.

Según explica el sociólogo Manuel Castells, este novísimo elemento irrumpe en las estructuras anquilosadas de las autocracias siguiendo una pauta común: un suceso extra-ordinario en la vida rutinaria (como fue el suicidio a lo bonzo del tunecino Mohammed Buazizi, cuando la policía le destruyó su carrito de venta de frutas) despierta la indignación social, que viene sostenida y acallada por la represión policial desde tiempo atrás. Ese estado individual encuentra su réplica en otros, y desencadena manifestaciones grupales, que siguiendo el guión represivo clásico de las dictaduras, son desarticuladas por los cuerpos policiales.

Pero la novedad es que ahora esa represión se sube inmediatamente a la página de videos de YouTube en internet, y esas imágenes de la represión y los mensajes de protesta que la acompañan duplican espontáneamente la protesta. Luego, las imágenes captadas por los teléfonos móviles de los propios movilizados llegan hasta medios de comunicación que están fuera del área de control oficial (como ha sido el caso de la agencia qatarí de televisión Al Jazeera en estos días), que retrasmite por los canales de la web a todo el mundo.

Cuando los usuarios de internet toman conocimiento de la movilización, los videos de la represión y los mensajes de protesta, se activan las redes sociales, los mensajes de texto, los “hashtags” de Twitter y los grupos de Facebook, entre otras redes menores, y ese sistema de comunicación interactiva y en tiempo real ya no puede ser controlado por nadie. Sin cabezas visibles y sin centro, funciona con eficacia y burla cualquier censura.

En Egipto, inclusive cuando el régimen de Mubarak decidió cortar la cobertura de la telefonía celular y los accesos a internet, los cyberactivistas de todo el mundo se organizaron para ofrecer vías de acceso alternativas a los movilizados de El Cairo. En las dos semanas que dura la revuelta egipcia, el crecimiento de usuarios de redes sociales ha crecido exponencialmente, día a día.

Las comunicaciones soñadas para el futuro ya son las herramientas de la revolución del presente.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Siguen las negociaciones a pesar de los colonos (30 09 10)

EL PROCESO DE PAZ SIGUE ADELANTE A PESAR DE LAS CONSTRUCCIONES

La Liga Árabe decidirá la próxima semana si mantiene el diálogo con Israel

.

.

La imagen del gobierno conservador israelí de Benjamín Netanyahu es la de un acorazado al que nada ni nadie puede hacer cambiar el curso de su ruta. No alcanzó ni la solicitud del presidente de los Estados Unidos en la tribuna de las Naciones Unidas (ONU). En Nueva York y frente a los jefes de Estado del mundo, Barack Obama pidió a Israel que extendiera la moratoria unilateral que había detenido la construcción de nuevas viviendas de colonos judíos en los territorios ocupados de Cisjordania.

Pero el llamado del líder de la potencia hegemónica en el ámbito de la ONU apenas alcanzó para que Netanyahu pidiera “prudencia” y “sentido común” a los colonos, un colectivo mayoritariamente radicalizado, nacionalista y religioso.

Sin una acción coercitiva del Estado de Israel, la construcción de nuevas viviendas en las tierras ocupadas se reinició apenas el reloj marcó la última hora de la moratoria, que fue celebrada con actos y fiestas por parte de los colonos antes de ponerse manos a la obra nuevamente.

El presidente de la Autoridad Palestina (ANP), Mahmmoud Abbas, ha declarado reiteradamente que sin una extensión de la orden que obligaba a detener la expansión de estos asentamientos ilegales, la continuidad del proceso de paz abierto hace un mes en Washington a instancias de Obama, carecía de sentido.

Sin embargo, en la víspera, tras reunirse en París con el presidente francés Nicolas Sarkozy, Abbas volvió a reiterar la solicitud a Israel (“pedimos la moratoria mientras duren las negociaciones de paz, porque mientras duren estas negociaciones habrá esperanza”, dijo), pero se negó a dar por cancelada la iniciativa y pidió prudencia, “no nos precipitaremos en la respuesta”, solicitó el líder palestino.

La postura de la ANP seguramente mantendrá el canal abierto hasta el próximo lunes, 4 de octubre, cuando la Liga Árabe –el variopinto grupo regional de países musulmanes en que se apoya el gobierno sin Estado de los palestinos- se reunirá para debatir si las negociaciones aún tienen sentido.

En un nuevo paso en la estrategia de Obama, George Mitchell, su enviado especial para Oriente Medio, inició ayer otra gira diplomática en la región para intentar salvar el proceso.

LA PAZ DE LOS OTROS

Como un déja-vu, como una crónica anunciada de antemano, los más antiguos contendientes de un conflicto vigente volvieron a patear el tablero de las negociaciones antes de que las brevas ni siquiera lleguen a estar pintonas.

Abbas había asegurado que si las construcciones seguían, ellos se retiraban de la mesa. Lógico. Si la intención real era llegar a la “solución de dos Estados”, como dicen todos, las cuñas de nuevas casas de colonos judíos (ya hay unos 500.000) dinamitan ese plan desde adentro.

Ya no creo, lamentablemente, que haya lugar para un Estado Palestino, y la otra alternativa, la de un “Estado binacional”, aunque no le guste a nadie, va quedando como la única posible a estas alturas.

Pero las negociaciones siguen: Sarkozy quiere una miniconferencia en París para entrar en la foto, y Obama tiene elecciones legislativas en noviembre. La paz, en los intereses de los otros.

N. G. S.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Hillary: comenzaron los temas fundamentales (16 09 10)

SEGÚN HILLARY, COMENZARON A TOCAR LOS TEMAS FUNDAMENTALES

.

Las negociaciones palestino-israelíes siguen en Jerusalén

.

.

La ciudad santa, y también una de las piedras angulares del principal conflicto político-religioso de Medio Oriente, fue sede ayer de la continuación de las conversaciones de máximo nivel entre el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmmoud Abbas, tras la primera jornada del martes en el balneario egipcio de Sharm el Sheik, avanzando en el cronograma trazado a principios de mes en Washington. Ayer, por primera vez Netanyahu recibió a Abbas en su residencia oficial en Jerusalén, lo que también fue interpretado como un síntoma de distención.

La Administración norteamericana se ha propuesto mantener la presión sobre ambos líderes, y monitorear la continuidad de los encuentros; así, la jefa de las relaciones exteriores estadounidenses, Hillary Clinton, también llegó ayer a la residencia de Netanyahu y se incorporó a la nueva ronda, tras haber sido la anfitriona en la capital norteamericana y –junto al presidente Hosni Mubarak- de la sesión desarrollada en Egipto. Clinton afirmó que en esta tercera oportunidad ya los mandatarios han empezado a tratar “lo esencial del asunto y a debatir cuestiones clave”.

Frente al profundo pesimismo que la opinión pública ha difundido sobre todo el proyecto, especialmente respecto de la meta de resolver los aspectos principales en un año, la secretaria de Estado de Barack Obama agregó que la voluntad de acuerdos concretos es “seria”, y que “éstos son los líderes”; por ambas razones la Casa Blanca seguirá auspiciando el proceso.

Para cerrar más los compromisos a niveles de actores involucrados, tras la reunión de la cumbre Clinton dialogó en su hotel con el primer ministro palestino, Salam Fayyad, quien busca crear las instituciones claves de un Estado Palestino para mediados de 2011, y con el canciller israelí, Avigdor Lieberman, de un partido religioso y ultraortodoxo que defiende a rajatabla a los colonos y se opone a la mínima concesión a los palestinos.

Desde los regímenes de la región, tanto la facción islamista Hamas, que gobierna en la Franja de Gaza, como el partido y milicia Hezbollah, que comparte el gobierno libanés, siguen declarando su abierta oposición a las conversaciones. Sin embargo, desde la Liga Árabe las posiciones críticas se han relativizado, concentrándose en el reclamo a Obama para que obligue a Israel a un “congelamiento total e inmediato de los asentamientos” judíos en Cisjordania.

La Liga Árabe, que representa a la mayoría de los países de Oriente Medio, solicitan a Washington que interceda en ese punto, que representa “un obstáculo peligroso para una paz justa y global”, y hacen un llamamiento a levantar el bloqueo sobre la Franja de Gaza y reabrir los pasos desde y hacia ese territorio.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Turquía amenaza con romper relaciones con Israel (06 07 10)

Turquía amenaza con romper relaciones con Israel

.

.

.

.

.

.

.

Las estratégicas relaciones diplomáticas entre el Estado de Israel y la República de Turquía atraviesan un delicado momento, con versiones cruzadas sobre tratativas secretas y discursos amenazantes desde ambas partes. Más allá de cómo termine evolucionando la relación bilateral entre ambos Estados, la situación es observada atentamente desde Occidente, ya que la relación de Israel con Turquía es vital para sortear el aislamiento del pequeño país hebreo en un contexto regional hostil y de un equilibrio asaz precario.

En la historia moderna, las relaciones del gigante turco con Israel han sido muy buenas, y han permitido un progresivo mejoramiento en la convivencia con los gobiernos árabes, dado el rol de liderazgo regional al que aspira el régimen de Ankara.

Esta buena disposición se quebró con el ataque de una fuerza de élite del ejército israelí al navío Mavi Marmara, que junto a otros barcos civiles navegaban bajo bandera turca hacia la Franja de Gaza con materiales humanitarios para asistir a la población palestina bloqueada por el gobierno de Tel Aviv.

En la operación murieron acribillados nueve tripulantes, ciudadanos turcos, y el hecho ocasionó la reacción airada del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha manifestado que la única posibilidad de recuperar la senda del diálogo bilateral pasa por una disculpa pública del gobierno israelí de Benjamín Netanyahu, la investigación del ataque por parte de una comisión internacional, y el resarcimiento indemnizatorio a los familiares de las víctimas del ataque en aguas internacionales.

A pesar de este discurso tan contundente, se filtró a la prensa que las autoridades de los ejecutivos de ambos países continúan negociando en secreto. La prensa internacional informó que se habría reunido el canciller turco con un ministro de Netanyahu, para discutir la devolución de los barcos de la “Flotilla de la Libertad” que permanecen anclados en el puerto de Ashdod desde el ataque del 31 de mayo.

La reunión no se habría comunicado al propio canciller israelí, el ultraconservador Avigdor Lieberman, que protestó ruidosamente contra una acción del gobierno a sus espaldas. Lieberman dijo, respecto de la postura turca, que está fuera de lugar, “no tenemos ninguna intención de pedir disculpas, consideramos en cambio lo contrario”, dijo el ministro, máximo representante de la derecha religiosa en el gobierno de Israel.

Turquía contestó ayer que romperá relaciones diplomáticas, y decidió cerrar su espacio aéreo a los vuelos militares del país vecino, lo que –dado el exiguo espacio aéreo propio- deja muy poco margen de acción a los aviadores israelíes.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.