Archivo mensual: mayo 2009

India, la vuelta de los Ghandi (21 05 09)

“Bipolares”- FM Shopping

21 de mayo de 2009

.

.

INDIA, LA VUELTA DE LOS GHANDI

.

.

Por Nelson Gustavo Specchia (*)

.

La República de la India es todo un mundo en sí misma, un país a escala continental, y este país-continente pone a prueba una y otra vez las teorías de la democracia.

.

Sus dimensiones son casi inabarcables, tanto en extensión como en cantidad de población, o en densidad. Se estima que los hindúes pueden llegar a ser unos 1.150 millones; esta población inmensa concurrió ordenada y pacíficamente a las urnas durante un mes entero, hasta esta semana. Y, contra todo pronóstico, le volvió a dar la victoria al viejo Partido del Congreso, el partido con que se fundó la República el 1 de agosto de 1947, tras la extinción del colonialismo inglés, hace ya un medio siglo largo.

.

Después de las elecciones regionales, los analistas internacionales preveían un Parlamento muy atomizado, lo que sin duda iba a plantear serios problemas de gobernabilidad, en un país de alta importancia estratégica para la convulsa región de Oriente. Sin embargo, el Partido del Congreso, casi un feudo familiar de la dinastía Nehru-Gandhi, al frente de la Alianza Progresista Unida, quedó a escasos escaños de la mayoría absoluta, obteniendo unos 714 millones de votos de esa inmensa población.

.

Ese caudal de votos le significará al Partido del Congreso 204 escaños, que ascenderás a 260 diputados al sumarse los correspondientes a los demás partidos de la coalición. El Parlamento hindú, la “Lok Sabha”, tiene 545 escaños, pero hay dos asientos que, constitucionalmente, se reservan para dos ciudadanos anglo-parlantes designados por el jefe del Estado, la presidenta Pratibha Patil.

.

La oposición, encabezada por los sectores del integrismo hindú agrupados en el partido Baratiya Janata (BJP), ha quedado en una minoría de 118 diputados.

.

El personaje indiscutido de estas elecciones, que es al mismo tiempo la estrella emergente en el escenario político hindú, y el símbolo del retorno de los Gandhi al centro del poder de este país-continente (que es, además, potencia atómica, y la tercera economía de Asia), es Rahul Gandhi, hijo del asesinado ex primer ministro Rajiv, y de la italiana Sonia Gandhi.

.

Sonia es la presidenta del Partido del Congreso, pero por su condición de mujer, y de haber nacido en el extranjero, no asumió la primera magistratura del país en las elecciones de 2004, dejándole su lugar al actual primer ministro, Manmohan Singh. Rahul es nieto de la también asesinada primera ministra Indira Gandhi; hija, a su vez, de uno de los padres fundadores de la República, Jawaharlal Nehru. Los Nehru tomaron, en homenaje y como un símbolo de aprecio y gratitud, el apellido del padre espiritual del Estado, el Mahatma Gandhi, que no tuvo descendencia carnal propia.

.

Hoy, Rahul, de apenas 38 años, encarna la posibilidad cierta de la continuidad del Partido del Congreso en el poder. Todo parece indicar que en un breve plazo Rahul se hará cargo del gobierno, ya que el actual primer ministro, Manmohan Singh, tiene una salud muy endeble, y 76 años.

.

Con un discurso centrado en los principios sociales del Partido del Congreso, Rahul ha prometido ocuparse de los olvidados, de quienes todavía no se han beneficiado del espectacular crecimiento económico experimentado por India en la última década: escuelas, sanidad, y apoyo a la población rural (el campesinado asciende al 70 por ciento de los 1.150 millones de habitantes de la India).

.

Aunque la imagen de modernidad de India no tiene mucho que ver con tener una dinastía prácticamente estable en el gobierno, la popularidad de Rahul no decae por este hecho. Habrá que ver si su capacidad administrativa y su “cintura política” frente a la corrupta clase dirigente hindú, se condicen con la popularidad que hoy lo acompaña.

.

La victoria del Partido del Congreso de esta semana va a permitir que India disponga de mayores márgenes de gobernabilidad y estabilidad, algo que no es menor, dada la complejidad, las dimensiones, y el contexto internacional de la India. La casi mayoría absoluta en el Parlamento le permitirá a los Gandhi plantear una Administración sólida, sin aliados incómodos y rebeldes (como los que tuvieron que soportar en la presente legislatura), para llevar adelante su programa de crecimiento y trabajo, con que se han ganado a las ingentes y multitudinarias clases populares y rurales.

.

Y la otra buena noticia es que, desde su fundación, y en la base de su filosofía política, el Partido del Congreso apuesta por el carácter laico de la República. Por eso, los grandes vencidos de estas elecciones han sido los discursos religiosos, cerradamente idiosincráticos, centrados en la diferenciación cultural, en el idioma, en las tradiciones de las castas, elementos todos que conforman ese magma nacionalista y “ultra” que tanta inestabilidad y violencia han traído a la India contemporánea, al igual que en otras latitudes, y que ha sido el principal responsable del asesinato de los líderes como metodología política usual.

.

Desde la laicicidad de la primer democracia del planeta, también será posible esperar mejores resultados en su diálogo con el vecino –hermano y eterno enemigo- Paquistán, cada vez más peligrosamente cercado por el islamismo radical.

.

.

.


* Profesor de Política Internacional. Universidad Católica de Córdoba.

Anuncios

Los talibanes cercan Paquistán (14 05 09)

“Bipolares” – FM Shopping – jueves 14 de mayo de 2009
 
.

Los talibanes cercan Paquistán

.

.

La visita de Asif Alí Zardari a Barack Obama, que se inició el 6 de mayo, la semana pasada, en Washington, ha dado unas vueltas de tuerca a la lucha contra el terrorismo en la región del Oriente medio.

.

Estados Unidos está presionando al presidente paquistaní para que actúe con mayor decisión ante el avance talibán, en especial desde que en abril, el mes pasado, estos sectores extremistas tomaran el distrito de Buner, que está a menos de cien kilómetros de Islamabad, la capital paquistaní.

.

Esta manifestación del poderío talibán puso en aprietos al gobierno en las vísperas del viaje del presidente Zardari (el viudo de la asesinada líder Benazir Bhutto), ya que evidenció la extrema debilidad del gobierno, el primer gobierno civil en una década, que además se encuentra inmerso en graves problemas sociales, económicos y de seguridad, ya que prácticamente está “tutelado” por unas fuerzas armadas que no renuncian del todo al ejercicio del poder. Que aprovechan, además, que el gobierno de Zardari no llega a conectar con la sociedad paquistaní, lo que debilita en extremo la legitimidad, y los apoyos que el ejecutivo requiere para dar la batalla social y educativa que permita despegar al país y poner freno a la creciente radicalización.

.

Además, la Administración Obama empuja al gobierno de Zardari para que la acción contra los talibanes tome un nuevo curso, más ejecutivo, ya que se sigue sosteniendo, en Occidente, que en las montañas del noroeste paquistaní, en el límite con Afganistán, se refugia la cúpula de Al Qaeda, y que desde este mismo lugar se alimentan las redes yihadistas internacionales.

.

Y el interés principal aquí no es sólo de los Estados Unidos, sino también de los europeos, porque si Paquistán no logra contener el avance talibán, y cae en alguna especie de guerra civil o de anarquía, la violencia que irradie esa inestabilidad llegará a Europa antes aún que a los Estados Unidos. De hecho, la violencia relacionada de alguna manera con la situación paquistaní ya ha causado más muertos en Europa que en Norteamérica.

.

Paquistán es un país muy complejo, de un tamaño geográfico similar a la Argentina, donde alberga prácticamente a 173 millones de habitantes. Esto lo convierte en el sexto país más poblado del planeta, y el segundo país del mundo con mayor población musulmana. Sus fuerzas armadas, tan poco dúctiles a someterse al poder civil, llegan al millón de efectivos, lo que hace de Paquistán en la séptima potencia militar del mundo. Y, además, esta potencia es nuclear.

.

Esta potencia atómica, desde este mes, tiene, a menos de 100 kilómetros de su capital, a las tribus musulmanas radicales del talibán. Los talibanes avanzan sin freno, y están decididos a derrocar al débil y desconcertado gobierno de Zardari, y desde el poder, imponer un régimen religioso, regido por la “sharia” (la aplicación literal de la letra del corán en la sociedad civil, según la interpretación de la casta sacerdotal), tal como lo hicieran en Afganistán. La principal diferencia con aquella experiencia es que en este caso los talibán –que conciben la guerra santa contra el infiel a escala internacional- serían una potencia nuclear.

.

Sólo recientemente y después de inmensas presiones de la Administración Obama, los militares paquistaníes decidieron abandonar su reticencia a enfrentarse a los talibanes. Pero no sabemos cuánta de esta decisión es real, y si efectivamente este gran ejército está capacitado para una guerra de guerrillas como la que plantea el talibán. La hipótesis de conflicto permanente de Paquistán ha sido la India –hermana, vecina, y eterna enemiga-, el ejército no está preparado para combatir en el medio de civiles insurrectos.

.

Por eso esta ofensiva de esta semana está produciendo cientos de miles de civiles desplazados, ya se habla de 350 mil pobladores que huyen despavoridos de la zona de enfrentamiento, una masa que, además se sumará al conflictivo escenario político de la oposición a Zardari, de los partidos religiosos, y de los propios militares, que lo acusan de responsable del caos reinante.

.

Las dos agendas más candentes de Obama en Oriente Medio, se funde, de esta manera: la resolución de la continuidad de la guerra en Afganistán estará ligada directamente a cómo la Administración norteamericana enfrente el avance talibán en Pakistán.

.

.

.

.

Un López para Euskadi (09 05 09)

Sábado 9 de mayo de 2009
La Voz del Interior
.
.

Un López para Euskadi

.

La transición alcanzada en el País Vasco por el acuerdo entre los socialistas y el Partido Popular asume toda la carga de un nuevo tiempo fundacional.

.

Nelson Gustavo Specchia
Profesor de Política Internacional. UCC

.

.

PatxiLopez I

.

El socialista Patxi López ya es lehendakari, el presidente del País Vasco, una de las comunidades autónomas históricas de España. Por primera vez en la historia democrática, en estas tres décadas que van desde el fin de la dictadura franquista y la transición a la democracia, un candidato no nacionalista llega al palacio de gobierno de Ajuria Enea.

.

Patxi López logró aunar lo que parecía imposible: a los 25 votos de sus diputados del Partido Socialista de Euskadi (PSE), se les sumaron los 13 votos del conservador Partido Popular (PP), y uno del nuevo partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD) de la ex socialista Rosa Díez. Con esta alianza, López tuvo la mayoría de 39 votos para terminar con la hegemonía del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y desplazar a Juan José Ibarretxe del gobierno autonómico.

.

El acuerdo entre los socialistas y el PP reparte carteras y competencias entre ambas agrupaciones, y se supone que permitirá asegurar la gobernabilidad del País Vasco para los próximos cuatro años de Legislatura, sin la participación de representantes del nacionalismo de derecha ni de la izquierda abertzale”.

.

La primera consecuencia de este cambio de rumbo se hará sentir en el meollo de la política vasca: la agenda independentista, centro de gravitación del discurso, de la vida social, y de la violencia terrorista, perderá relevancia.

.

Patxi López basará su gestión sobre dos ideas fuerza: el ofrecimiento de participación al PNV, sin ningún revanchismo, para lograr un gobierno sin exclusiones (en realidad, para que la exclusión de los sectores independentistas radicales sea aún más notoria); y la centralidad de la lucha contra ETA.

.

La victoria sobre la organización terrorista, ha dicho el nuevo presidente autonómico, requiere de un rearme moral de toda la sociedad vasca, donde la violencia como arma política se deslegitime en todos los campos y en todos los órdenes, desde los jóvenes incendiarios de la kale borroka (los disturbios callejeros en las manifestaciones), hasta la mirada indulgente de los nacionalistas democráticos.

.

Y para que este propósito sea más evidente, López tomó posesión en la Casa de Guernica, no juró sobre la Biblia sino sobre un ejemplar del Estatuto de Guernica, el histórico documento rubricado en 1979 por las fuerzas democráticas, para reafirmar la unidad de todos los vascos.

.

La llegada de Patxi López pone fin al monopolio de un cargo altamente simbólico, además de sus funciones ejecutivas, que el PNV no soltó desde su creación como fuerza política, en los albores de la guerra civil española, en 1936, por el líder nacionalista Sabino Arana. Por eso esta transición asume toda la carga de un nuevo tiempo fundacional.

.

El hecho inédito de las dos grandes fuerzas antagonistas nacionales pactando un acuerdo de gobierno para alcanzar la mayoría parlamentaria en Euskadi parece demostrar que el discurso identitario, que ha repetido hasta el hartazgo el PNV (y que ha concitado para sí el apoyo de la izquierda afín a ETA), genera rechazo en cada vez más amplios sectores del electorado vasco, tanto de centroizquierda como de centroderecha. Y en este rechazo no es menor la visión del ciudadano medio, no necesariamente imbuido de la lucha ideológica, pero que tiene que vivir su cotidianidad bajo la permanente amenaza de las bombas, el secuestro, la extorsión y el asesinato.

.

La organización terrorista ETA y el entorno político afín a sus tesis han llevado a que en las tierras vascongadas se perciban dos colectivos sociales separados y antagónicos: quienes quieren, desde su idiosincrasia particular, seguir siendo parte del Estado español (el filósofo Fernando Savater es uno de sus voceros principales) y aquellos cuyo sentimiento de pertenencia a las tierras ancestrales y las aspiraciones de autogobierno los llevarían a plantear posturas soberanistas y antiespañolas (la expresión política legal sería el Partido Nacionalista Vasco, y fuera de la legalidad constitucional, el extremismo radical de la ETA).

.

Sin embargo, según una investigación de la Universidad del País Vasco de fines del año pasado, seis de cada diez ciudadanos ve compatible su doble identidad vasca y española; la lengua euskera se defiende, pero se realzan las virtudes del bilingüismo.

.

La sociedad vasca se ha modernizado y transformado en 30 años, y el nacionalismo de cualquier signo parece no haberse percatado de la profundidad de estas leves variaciones en la cultura política de su electorado.

.

En estos sutiles pero profundos cambios hay que encontrar las razones de la elección de Patxi López como presidente del País Vasco. Así como en ellos, también, se asientan las posibilidades de un nuevo pacto social en el norte de España, que entierre definitivamente la violencia terrorista como herramienta de lucha política.

.

.

.

.

Correa, un quiebre en la cultura política ecuatoriana (30 04 2009)

Columna “Bipolares”, FM Shopping, jueves 30 de abril de 2009.

.

.

CORREA, UN QUIEBRE EN LA CULTURA

POLÍTICA ECUATORIANA

.

.

.

rafael-correa-referendumEn Ecuador, el domingo de esta semana, ha comenzado un nuevo tiempo político. Impensable y sin antecedentes, ni remotos.

.

El presidente Rafael Correa ha ganado la Presidencia, en primera vuelta, y con más del 50 por ciento del total de los sufragios, en unos comicios donde ningún observador internacional ha objetado ni un detalle, cosa que tampoco ha hecho de manera relevante la propia oposición interna. Comicios limpios, que vienen a transformar, quizás, una historia política reciente que no puede presumir, ni mucho menos, de limpieza y de orden.

.

No sólo ningún presidente ecuatoriano ha conseguido un segundo mandato consecutivo con una victoria aplastante en la primera vuelta, sino que lo verdaderamente rutinario ha sido que los Jefe del Estado no alcancen a completar el primer mandato, sus tres antecesores en el cargo fueron expulsados del palacio presidencial por revueltas populares, y los siete presidentes que se han sucedido en los últimos diez años no alcanzaron a cumplir un mandato constitucional completo, desde que el Congreso destituyera al presidente Abdalá Bucarám, en 1997, por incapacidad mental; (ya antes que el Congreso, la picaresca popular había apodado al presidente Bucaram como “El Loco).

.

Desde ahí, de esa historia, que ha empujado al país a una extrema precariedad política y a una inestabilidad económica crónica (que ha llevado, por ejemplo, a que Ecuador no tenga moneda, que es, en la modernidad, una de las expresiones de la soberanía política de un Estado: desde 1999 la moneda de curso legal es el dólar estadounidense, lo que hace que las posibilidades de maniobrar una política monetaria interna sean nulas). Desde esta historia, digo, a la victoria popular de Correa, hay mucho trecho. Y esta victoria puede realmente constituir una rodilla, un quiebre en la cultura política, y fundar un nuevo tiempo, donde la estabilidad exista como horizonte político del país por donde pasa la línea que divide al mundo.

.

Correa se reivindica a sí mismo como un líder izquierdista, y –en una línea retórica cercana a Chávez- le gusta titular de “Revolución Ciudadana” este movimiento cívico que encabeza. Y los ecuatorianos, tanto los diez millones que viven en el país, como los casi tres millones que viven en España, Estados Unidos, Italia, y en otros países de América latina (la Argentina entre ellos), parecen convencidos de su propuesta de desarrollo social, con muy alto gasto público, como alternativa de crecimiento.

rafael-correa-guitarra1

El panorama que se abre frente a Correa está despejado. Gobernará hasta el 2013, y tendrá la oportunidad de una única reelección por otros cuatro años. Su victoria ha sido incontestable, y la diferencia con su rival más cercano, el ex presidente y ex golpista Lucio Gutiérrez ha sido superior a los 20 puntos porcentuales. Con esto, Correa podría incluso arañar la mayoría absoluta en el Parlamento, lo que lo habilitaría para poner en marca en forma inmediata las reformas de las casi 70 leyes nuevas y reformadas, que serían necesarias para que la nueva Constitución empezara a funcionar. La Constitución ha sido la otra gran victoria de Correa, que presagiaba esta: la nueva Carta Magna, extensísima, centralista, minuciosa y fuertemente presidencialista, es su herramienta para terminar con la “vieja política”, con las redes del patronazgo ancestral que se suceden en Ecuador desde la Colonia. La Constitución modela un Estado fuerte, incluso autoritario en algunos aspectos, y fue aprobada el 28 de septiembre del año pasado con el apoyo de las tres cuartas partes del total de la población ecuatoriana.

.

Correa ha tenido éxito, dos años y medio después de su llegada al poder, la pobreza en Ecuador, uno de los Estados estructuralmente más pobres de toda América latina, ha disminuido progresivamente; ha reestructurado la deuda externa –ha dicho que sólo pagará la deuda legítima, pero no la ilegítima-; ha multiplicado la asistencia social; y ha logrado fragmentar a la oposición. Afirma que le gustaría afianzar un “eje” entre Caracas, Quito, y La Paz. Pero más allá de las palabras, se nota en sus medidas y en los medios que diseña para aplicarlas, que el populismo de su gobierno no está tan cerca de las metodologías del comandante Hugo Chávez, o de Evo Morales. Quizá el antiamericanismo, a nivel de discurso, sea uno de los pocos elementos comunes que pueden mencionarse. Correa tiene una sólida formación intelectual, es un economista brillante (formado en la vieja Universidad que los jesuitas tienen en Bérgica, Lovaina), y sus críticas al neoliberalismo son más técnicas que ideológicas. Políticamente, en definitiva, es un pragmático que no duda de rectificar cuantas veces sea menester hacerlo. En ciencia política decimos que es un “realista”, en toda la acepción del término.

.

La única nota discordante, la única mota de polvo en esta limpia victoria, viene de afuera. Ecuador ha logrado crecer moderadamente, y achicar los niveles de la pobreza extrema que han sido estructurales a su distribución económica, merced a dos elementos principales: la exportación de petróleo, y las remesas de dineros enviados al país por los casi tres millones de emigrantes diseminados por el mundo.

.

Pero los precios del petróleo no dejan de caer, casi en picada, y las remesas de los inmigrantes, a tono con la crisis internacional, disminuyen mes a mes. Habrá que ver, entonces, si esta inmensa popularidad del presidente ecuatoriano se mantiene en épocas de vacas flacas, o el si el proyecto de “Revolución Ciudadana”, esa que se para en cinco patas: institucional; social; ética; económica; y latinoamericana, puede seguir cosechando tantas adhesiones cuando haya que recortar –porque habrá que hacerlo, sin alternativas- el gasto público.

.

.

Profesor de Política Internacional de la Universidad Católica de Córdoba.