Archivo mensual: octubre 2010

Corea, “comunismo monárquico” (15 10 10)

Corea, “comunismo monárquico”

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Corea del Norte es, en más de un sentido, un país a contramano de este tiempo y espacio histórico. Mientras el vector de la globalización política y económica achica la “aldea global”, el sector Norte de la península coreana se retrae en sí mismo y se cierra herméticamente a casi ningún contacto.

Cuando la revolución de las comunicaciones y de la información pone en tiempo real y a disposición de prácticamente cualquier usuario los detalles mínimos de la locación más remota, el régimen norcoreano cierra a cal y canto el acceso o la salida de cualquier tipo de información, desde las cifras demográficas hasta los indicadores más básicos para conocer la estructura y el desarrollo interno del país; de una manera tan obtusa que las únicas fotografías que circulan por la prensa internacional son las obtenidas por teleobjetivos potentes desde largas distancias (o desde el borde sur de la frontera que la separa del resto de la península), o los escuetos partes noticiosos gubernamentales –redactados en un léxico rimbombante y acartonado- que sólo dejan lugar a conjeturas.

También a contramano de la historia en lo que se refiere a las tendencias participativas. Cuando a nivel global se amplían la delegación de poderes concentrados, aumenta la participación de la sociedad civil en los asuntos públicos, y se observan mayores grados de democratización y horizontalidad en los procesos de toma de decisiones, el sistema norcoreano da un paso más en su tendencia hacia la concentración y establece, como los analistas internacionales han podido deducir estos días de una serie de indicios y sospechas, una sucesión dinástica del poder, retenido por la familia Kim desde hace más de medio siglo.

Corea del Norte, así, termina por plantear la difícil paradoja de ser el último Estado de ortodoxia comunista estalinista y, al mismo tiempo, una monarquía absoluta que reserva el ejercicio del poder a los miembros de una única familia, que lo trasmite de generación en generación por vía sanguínea.

EL MURO DEL PARALELO 38

Kim Jong-il, el actual líder, está gravemente enfermo, y el sistema ha dado en las últimas semanas señales de que la sucesión dinástica ha comenzado.

El actual mandatario recibió el poder de manos de su padre, Kim Il-sung, el jefe comunista que encabezó la revolución coreana tras la independencia de la península del dominio japonés, en 1945, y fundó el actual Estado, formalmente denominado República Popular Democrática de Corea. Kim Il-sung sigue siendo hoy presidente, aunque murió en 1994; la Constitución y las leyes lo designan como “Presidente Eterno”. La enfermedad de su hijo –que desde la desaparición física del “Presidente Eterno” ejerce autocráticamente el mando- ha llevado al régimen a presentar a su posible sucesor.

La elección ha recaído en Kim Jong-un, el tercero de los hijos del mandatario, un joven regordete (se estima que puede tener entre 25 y 27 años) que ha sido designado en pocos días como general de cuatro estrellas y colocado en los puestos clave para ocupar el lugar de su padre en cualquier momento. Dada su juventud y su falta de experiencia, la élite dirigente, en el mejor estilo de las monarquías absolutas del pasado, también ha elevado al generalato de cuatro estrellas a la hermana del presidente, la señora Kim Kyong-hui, que será la virtual regente e instructora del muchacho Jong-un ante una desaparición repentina de su padre, el dirigente socialista a quien la ley obliga a llamar “querido líder”.

La anomalía coreana arraiga en la lógica bipolar surgida de las cenizas de la segunda Guerra Mundial. Cuando el Imperio del Sol Naciente cayó bajo las bombas de Hiroshima y Nagasaki, el ejército japonés abandonó la vecina península coreana, a la que había ocupado en 1910, como a la Manchuria china, en su avance expansionista hacia el Oeste. Retirados los japoneses, las tropas aliadas se encontraron frente a frente, en una situación similar a la de Berlín, a un lado y al otro del Paralelo de 38º de latitud Norte; y ninguno de los dos se movió un palmo hacia atrás.

El Ejército Rojo, con el apoyo de los “voluntarios chinos”, apoyó la creación de un nuevo Estado, con capital en Pyongyang y soberanía sobre toda la península, en 1948. Simultáneamente, el ejército estadounidense respaldó la creación de un nuevo país, con capital en Seúl y también pretensiones soberanistas sobre todo el territorio. Kim Il-sung, como secretario general del Partido de los Trabajadores Coreanos –con el pleno apoyo logístico de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas- se hizo con el puesto de presidente de la Comisión Nacional de Defensa, el cargo más alto de la nueva formación institucional. Desde su puesto de mando, el primer Kim ordenó la invasión de la parte Sur y la recuperación de la soberanía sobre todo el territorio de la península.

La invasión del Norte generó la Guerra de Corea, en 1950, que en Occidente se conoció y se popularizó a través de la serie televisiva M.A.S.H., con Alan Alda en el protagónico. Las Naciones Unidas lograron imponer un armisticio en 1953, que consagró al Paralelo 38 como la frontera entre ambos Estados, y disparó el proceso de clausura del régimen del Norte sobre sí mismo y el aislamiento internacional.

CAPARAZÓN CONTRA EL OTRO

Mientras el Sur caminaba a pasos largos para convertirse en la expresión ideal de un país capitalista, desarrollado y democrático (que los Juegos Olímpicos de 1988, y el campeonato mundial de futbol de 2002, mostraron como un gran escaparate al mundo), el Norte se cerraba, refugiándose en la filosofía denominada Juche.

La Juche es un sistema de ideas muy simples y terriblemente efectivas. Su autoría se le atribuye al “Presidente Eterno”, y ha sido ampliamente desarrollada por su hijo, Kim Jong-il, desde que ocupa el trono (asumió en 1997). La idea central de la Juche es que el hombre es responsable de su vida y destino individual, y por ello responsable de la revolución y del destino de la patria. De alguna manera, explican los profesores en Occidente, la Juche intenta enlazar marxismo teórico, estrategia leninista, capitalismo de Estado, y todo ello con notas propias de la cultura oriental. Esta intersección de fuerzas lleva a otorgar mucha importancia al proceder independiente, tanto a nivel individual como colectivo, y a adaptar las soluciones a las capacidades, sin depender de nadie.

La Juche ha sido el respaldo discursivo del régimen norcoreano para defender su independencia frente al mundo (aunque soslaye la central dependencia del apoyo chino, único valedor regional e internacional de Pyongyang); la centralidad de lo militar en la vida política (denominado “songun”: “los militares primero”); la exaltación nacionalista; y el voluntarismo frente a las adversidades.

En la práctica, este conjunto de ideas-fuerza ha conducido a Corea del Norte al aislamiento, a la provocación permanente a los vecinos, a la histeria de la seguridad (la frontera del Paralelo 38 es la más custodiada del planeta), a iniciativas agresivas (como las pruebas nucleares subterráneas, o el misil que hundió una corbeta surcoreana en marzo de este año), a un sobredimensionamiento de las fuerzas armadas (su ejército de cinco millones es el cuarto del mundo, se estima que tiene unos 45 soldados por cada 1.000 habitantes, la mayor tasa relativa del globo). Y a unos desequilibrios internos de desarrollo que han conducido a la pauperización de la sociedad, e inclusive a hambrunas, como la de 1995-1998, en la que se estima que entre 600.000 y un millón de coreanos murieron de hambre.

QUEDA EN FAMILIA

Pero a la familia Kim nada de esto parece afectarla demasiado, y el rumbo del régimen no se ha alterado ni en el menor detalle. En estos días, inclusive, el hijo mayor del “querido líder”, Kim Jong-nam, ha mostrado su malhumor en una entrevista para una radio japonesa. El primogénito habría perdido el favor del mandatario cuando, en 2001, fue detenido en el aeropuerto de Tokio con un pasaporte falso: el muchacho quería visitar Disneylandia. Su simpatía por ese símbolo del imperialismo capitalista le costó el trono, donde su hermano menor, Kim Jong-un, está presto a sentarse.

Estos enredos familiares de telenovela deberían estar destinados a las páginas de la prensa rosa y a los programas de chismes de la televisión de mediodía. Pero Corea del Norte es clave para la estabilidad en Oriente: su potencial nuclear, el aislamiento internacional, la histeria securatista, la economía desestabilizada y una población (quizá de unos 25 millones) en crónico estado de escases, conforman un abanico de factores que pueden poner en serio riesgo aquella estabilidad regional.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

 

Anuncios

Israel-Palestino: correr para estar en el mismo lugar (14 10 10)

EL PROCESO DE PAZ DE ORIENTE MEDIO ENCALLA EN EL MISMO LUGAR

Se estancan las negociaciones por pretensiones maximalistas de ambos bandos

.

.

El largo proceso de paz que tuviera su primer capítulo en Oslo en 1993, ha vuelto a estancarse. Durante estos diecisiete años de negociaciones, el formal reconocimiento de Israel por parte de los palestinos, y detener la construcción de colonias judías en territorios árabes, ha motivado los reiterados frenos.

Por ello, precisamente, la secretaria de Estado norteamericana, al inaugurar la nueva ronda de conversaciones directas en Washington, afirmó que todos los temas cruciales del diferendo estarían sobre la mesa.

Sin embargo, la iniciativa del presidente Barack Obama y la presión de la Casa Blanca sobre el primer ministro Benjamín Netanyahu no han sido suficientes para que éste ordenara una prórroga a la moratoria sobre la construcción de casas judías en territorios usurpados a los palestinos, y la colonización volvió a arrancar con fuerza.

Varios de los partidos que integran la coalición del gobierno de derechas que preside Bibi Netanyahu son pro colonización, y el primer ministro se quedó sin el suficiente espacio político para imponer el freno.

Frente a ello, la representación palestina encabezada por el líder del partido Al Fatah, Mahmmoud Abbas –el colectivo político que gobierno en el sector árabe de Cisjordania, y asume la representación de la Autoridad Nacional Palestina (ANP)- sometió su decisión de continuar las negociaciones directas a la Liga Árabe.

La semana pasada, la reunión de ministros de la organización regional que nuclea a los gobiernos musulmanes de Oriente Medio, respaldó una nueva suspensión del proceso hasta que Israel no detenga la colonización.

Abbas hizo pública ayer la posición palestina de congelar las negociaciones, y vinculó la posibilidad de retomarlas a que el gobierno de Obama presente un mapa, donde el futuro Estado Palestino se asiente sobre la totalidad de los territorios históricos (o sea, con las fronteras anteriores a la ocupación israelí de 1967), incluido el sector oriental de Jerusalén, que los árabes reconocen como la capital de su país aún sin concretar.

La ANP se muestran dispuestos a aceptar formalmente a Israel, pero antes quieren saber cuáles son las fronteras (y, por lo tanto, también los límites propios) de ambos países.

En este marco, ayer arribó al vecino Líbano el presidente iraní, Mahmmoud Ahmadinejad, cuyas pretensiones de liderazgo regional son ya evidentes.

En Beirut, el líder persa fue recibido por funcionarios oficiales y por una delegación del movimiento islamista chiíta Hezbollah, brazo armado de los palestinos en el exilio y uno de los principales enemigos de Israel, a quien venció en la guerra de 2006.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

París endurece la protesta (13 10 10)

FRANCIA VUELVE A ALZARSE CONTRA SARKOZY POR LA POLÍTICA SOCIAL

El gobierno conservador afronta el cuarto paro en un mes por las jubilaciones

.

.

Ni en los escenarios más adversos el gobierno francés del presidente Nicolás Sarkozy había previsto la escalada de protesta social que moviliza en forma reiterada a verdaderas muchedumbres.

Esta misma semana, el jefe del Elíseo realizó una corta visita al Vaticano, donde en una entrevista personal con el papa Benedicto XVI intentó bajar el tono a la indignación generalizada que despertó su política de repatriación de rumanos y húngaros de etnia gitana, especialmente luego de que se conociera que la policía francesa, siguiendo instrucciones del ministerio del Interior, lleva un registro especial de los ciudadanos de ese colectivo minoritario; un punto que podría desencadenar una investigación por discriminación racial en las instituciones comunitarias europeas.

Sin que lograse detener el estado de malestar por el tema gitano, el gobierno debió enfrentar ayer una nueva jornada de huelga, convocada por los principales sindicatos franceses, contra la reforma del sistema de jubilaciones y pensiones, que Sarkozy se empeña, contra todo el arco político opositor, de seguir impulsando.

Tanto las calles de París como las capitales de provincia –entre las que sobresalieron Marsella y Toulouse- vivieron marchas multitudinarias.

La reforma conservadora, que limita conquistas sociales que los sindicatos consideran intocables, ya fue jaqueada con movilizaciones el 7 y el 23 de septiembre, y el 2 de octubre. Bernard Thibault, líder de la CGT, y Francois Chéreque, de la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), aseguraron que esta cuarta huelga sería “más poderosa” aún que las anteriores.

Las cifras de asistentes varían entre los 3,5 millones de personas según los sindicatos, y los 1,2 millones confirmados por el ministerio del Interior, pero en todo caso marcan un récord de apoyo a los reclamos.

A la huelga de las centrales obreras se sumaron los estudiantes universitarios, e inclusive los alumnos de establecimientos de enseñanza media. También adhirieron a la protesta los empleados de la administración pública, los maestros, y los empleados de los sectores químico, energético y metalúrgico.

El masivo apoyo de las protestas (la prensa señala un apoyo del orden del 65 por ciento de la población) ha fortalecido a los sindicatos, que en medio de la movilización de ayer ya anunciaban una nueva jornada de protesta para el próximo sábado.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

El aborto se mete en la campaña brasilera (12 10 10)

EL DEBATE SOBRE EL ABORTO COPA LA CAMPAÑA PARA EL BALLOTTAGE

El cambio estratégico de postura debilita a la oficialista Dilma Rousseff

.

.

En un momento donde las cuestiones valorativas y éticas crecen en la decisión de los electorados, la legalización del aborto se ha insertado como una variable numéricamente condicionante en la campaña brasilera.

La candidata oficialista, Dilma Rousseff, siempre hizo pública su postura personal favorable a una despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Se calcula que en Brasil abortan cada año tres millones de mujeres, y el país soporta una altísima tasa de muertes de madres durante la realización clandestina de intervenciones quirúrgicas abortivas.

Sin embargo, dado que en la primera vuelta electoral Dilma no consiguió la mayoría absoluta (llegó al 46,9 por ciento), en esta nueva campaña para llegar al ballottage del 31 de octubre, a la candidata oficialista le resulta determinante captar un porcentaje de los electores de Marina Silva, que rondó el 20 por ciento del total del padrón en la primera vuelta y obtuvo con ello la llave para la formación de un gobierno de mayorías en la nueva jornada electoral.

Marina, que ocupó la cartera de Medio Ambiente durante la presidencia de Lula, además de sus posturas de militante ecologista, es una creyente evangélica que ha hecho pública su oposición terminante a legalizar el aborto.

Según algunos cálculos de consultoras sociopolíticas, aproximadamente la mitad de los electores del Partido Verde (PV) de Marina son votantes evangelistas que la secundan en esa postura.

En ese marco, los dos principales candidatos para la segunda vuelta, Dilma y el socialdemócrata José Serra, se trenzaron en una dura polémica en un nuevo debate frente a las cámaras de televisión.

La candidata del PT sorprendió al abandonar el tono mesurado y acusar a Serra de ser responsable de una campaña de “calumnias” contra ella, adjudicándole una posición proabortista, en la que también estaría implicada la mujer del candidato, la chilena Mónica Serra. “Su esposa dijo que yo iba a matar niñitos”, señaló Rousseff. Pastores evangélicos y obispos católicos invitaron a sus fieles a no votar a Rousseff, quien además de despenalizar el aborto siempre ha manifestado su posición favorable al “matrimonio gay”, la unión civil de homosexuales.

Serra contratacó a la candidata de Lula poniendo en duda su coherencia: “Usted dijo que estaba a favor del aborto, y luego lo negó, usted debe tratar de ser coherente, yo nunca defendí el aborto, usted sí”, sostuvo Serra.

Lula, por su parte, volvió a respaldar a su elegida, y dijo ayer que “parte del éxito” de su gobierno se debe a Dilma, y que sólo ella es garantía de la continuidad de sus políticas.

 

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Vargas Llosa, la dimensión política de un Nobel (08 10 10)

Vargas Llosa, la dimensión política de un Nobel de Literatura

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Leí “La guerra del fin del mundo” en Santiago de Chile, en el invierno de 1989. Los vientos llenos de agua del Pacífico chocan con la cordillera y largan la gota fría en esa temporada de lluvia y estío, de días cortos y noches que calan la humedad en cuentas largas. Hasta ese invierno tan duro y tan triste de mi vida, había leído poca cosa de Mario Vargas Llosa, el escritor peruano nacido en Arequipa el 28 de marzo de 1936, y a quien la Academia Sueca acaba de galardonar con el Premio Nobel de Literatura.

Yo no había leído mucho de su obra, pero para fines de los ochenta ésta ya era vasta y cuantiosa, y seguiría aumentando desde entonces para rondar, mientras escribe hoy una nueva novela (“El sueño del celta”, cuyo lanzamiento está previsto para noviembre) el medio centenar de títulos, entre teatro, poesía, narrativa, ensayo, crítica y crónica periodística.

Una obra tan vasta se estructura comenzando muy temprano y muy decididamente, y Vargas Llosa hizo ambas cosas. Su primer libro se editó cuando tenía 16 años; “La ciudad y los perros” lo catapultó a la fama con apenas 27; dos años después llegaría “La casa verde”, en 1965, y en otros dos “Los cachorros”. Para cuando cumplió los treinta años, el peruano era un escritor mundialmente reconocido, e inmerso, de lleno, en ese maremoto de las letras latinoamericanas que dio en llamarse “el boom”.

Todos los escritores del “boom”, como hijos de su tiempo al fin y al cabo, ya sea por acción o por omisión tuvieron una importante presencia en la escena política de América latina –desde García Márquez a Onetti, desde Neruda a Borges, desde Cortázar a José Donoso, de Octavio Paz a Benedetti- y Vargas Llosa no quedó fuera de esa ola que impulsaba a los intelectuales a tomar partido por la política y las transformaciones sociales.

Y el otorgamiento del Premio Nobel (hoy a él, ayer a algunos de los otros) también guarda una relación con los roles que cada uno decidió jugar en aquellos años.

LA PROSA DENSA

Decía que aquel triste invierno en que rehuía de la gente y me internaba en los parques de la ribera del Mapocho con el grueso lomo de “La guerra del fin del mundo” bajo el brazo, se abrió ante mí un universo literario que desde entonces me acompaña desde muy cerca. Y –al mismo tiempo- una discusión permanente con su creador: por sus posturas ideológicas tan cerradas, por su manera de leer la realidad política y social de una manera voluntariamente sesgada, por esa costumbre suya de apostar siempre en contra. En contra del camino que tomen las mayorías, en contra de los discursos socialmente inclusivos, en contra de todo lo que huela a popular. Vargas Llosa es, políticamente, un reaccionario que utiliza la parafernalia discursiva del liberalismo para cubrir con esa lana de oveja su verdadera piel de lobo, puro y duro.

Sin embargo, esa postura de ortodoxia liberal fin fisuras, se desdibuja y queda en los márgenes al momento en que uno se zambulle en sus novelas. Aquella “La guerra del fin del mundo” se había publicado en 1981, y tenía, como sus grandes libros anteriores y los que le siguieron (desde “Conversación en La Catedral” hasta “La fiesta del chivo”) la pretensión de la novela “total”, el texto que –desde la libertad de la invención literaria- lograse dar cuenta de ese mundo distinto que se expresa en la singularidad hispanoamericana en estas tierras.

Mario Vargas Llosa vuelve del derecho y del revés las versiones oficiales de los libros de historia, y logra, a través de un estilo muy puro, una estructura interna rigurosa, y unas notas de dolor y de color que salpican cada página, relatar experiencias profundamente humanas, a un tiempo específicamente latinoamericanas e inocultablemente universales. En “La guerra del fin del mundo” toma un capítulo ya casi olvidado de un rincón ignoto del Brasil más secreto y profundo: la masacre de Canudos, que ocurriera en 1896 en los sertones nordestinos, donde unas seis mil mujeres y hombres olvidados en esos bordes remotos de la civilización se levantaron de golpe en una gran marcha alucinada, y terminaron muriendo bajo las balas de los representantes formales de la República, supuestamente la enseña de los derechos de Occidente, de la modernidad tolerante y de la convivencia civilizada.

El crimen de Canudos, aquellas seis mil muertes en un árido y remoto punto de las inmensas extensiones americanas, se vuelve vida en la prosa iluminada por el talento de Mario Vargas Llosa. Los infinitos sertones brasileros tienen su imagen en las cientos de páginas del argumento; la complejidad del heroísmo y testarudez de los campesinos simples tienen su correlato en la estructura de la novela, intrincada y perfecta, construida al detalle. Y esa cuidadosa construcción termina siendo el reflejo formal de la complejidad humana, según puede apreciarse en cada uno de esos personajes que, en su magia y en su llana realidad, en su mística pero también en sus extremos fanáticos, se nos presentan tan latinoamericanos como rabiosamente universales.

Lo que hizo con “La guerra del fin del mundo”, esa pretensión de llegar a una novela vasta y densa que cobijara la visión de todo un continente, ya lo había intentado una década antes con “Conversación en La Catedral”, desmenuzando desde el discurso los intersticios dictatoriales de las formas políticas de América latina (la novela está contextualizada en la dictadura del general Odría); y volvió a intentarlo una vez más con “La fiesta del chivo”, en el año 2000. El régimen autocrático, entre fantasmal y circense, de Trujillo en la República Dominicana, sus excesos y su locura, su lógica interna y sus compromisos económicos, su pasión por los coloridos uniformes entorchados, y, al mismos tiempo, el pavor del generalísimo a mearlos por su poco control de esfínteres, aportan más elementos para la comprensión de ese fenómeno y de ese estadio de la historia continental americana que varios sesudos tratados académicos.

EL VEDETISMO ELECTORAL

Por eso escuece tanto cuando ese escritor genial, de prosa densa, de obra vasta, de talento comprobado, deja la literatura y se sube a la tribuna. Una grada política que, sin excepción, utiliza para defender a los poderosos de la tierra, a las grandes fortunas, y al statu quo.

Él dice que su militancia está enfocada contra los autoritarismos y las corrupciones, las dos lacras que lastran el desarrollo democrático y republicano en América latina. Pero cuando, en sus artículos excelentemente escritos, este paradigma toma forma concreta, los que reciben sus palos y sus diatribas son siempre los mismos. Hoy en la región, salvo los gobiernos del colombiano Juan Manuel Santos y del chileno Sebastián Piñera, todos los demás caen bajo los epítetos gruesos de quien maneja las palabras como instrumentos cortantes.

Su activismo contra, en sus palabras, “el autoritarismo y la corrupción endógena de latinoamérica” ceba sus dardos en Cuba –y contra Fidel Castro el tema ya es personal-; contra la Venezuela de Hugo Chávez; la Bolivia indigenista de Evo Morales; Rafael Correa en Ecuador y Daniel Ortega en Nicaragua. Apenas un escalón más abajo de esos villanos de toda villanía, Vargas Llosa también articula argumentos críticos punzantes contra los “populismos” del Partido de los Trabajadores que ha llevado a un tornero mecánico a ocupar la presidencia brasilera durante los últimos ocho años, o el recalcitrante peronismo argentino, que vuelve una y otra vez a escena, ahora de la mano de un matrimonio presidencial que le provoca más sospechas que otra cosa.

Por eso en los últimos ochenta, cuando yo lo descubría en aquellas húmedas y heladas tardes chilenas a través de sus páginas literarias, Mario Vargas Llosa decidía pasar de la tribuna intelectual a la real, y se postuló para la presidencia del Perú. Justificaba su salto a la arena política en que su persona traería racionalidad y realidad a un ambiente viciado. Alan García, para el escritor, era la imagen del desgobierno al que había llevado al Perú el populismo de izquierda del APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana); la guerrilla de Sendero Luminoso era la expresión de la locura a la que la izquierda radical puede empujarnos. Y Alberto Fujimori era la traducción del populismo vacío de ideología. Quizá en esto último no se equivocaba tanto.

Pero lo venció Fujimori. Despechado, Mario Vargas Llosa se fue a Madrid, y tomó la nacionalidad española. Que allá se quedaran los peruanos con sus políticos poco realistas y poco racionales, él seguiría con la literatura. Cada vez que leo un nuevo libro suyo, creo que fue una buena decisión.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

 

Atentados, pánico y xenofobia (08 10 10)

EUROPA ESTABLECE UN INUSITADO ESTADO DE ALERTA POR ATENTADOS

Washington advierte del riesgo a sus ciudadanos que viajen a la Unión Europea

.

.

Antes de que se apaguen los ecos de la polémica decisión del gobierno francés de Nicolás Sarkozy de expulsar colectivos de gitanos rumanos y búlgaros, argumentando la ilegalidad documental de su radicación en suelo francés, se abren nuevos frentes conflictivos que reconocen la misma raíz: el creciente movimiento de masas migratorias internas hacia los centros urbanos en los países desarrollados.

Inclusive los órganos administrativos de la Unión Europea emprendieron acciones contra el conservador ejecutivo francés, tras constatar que la expulsión de al menos 8.000 gitanos repatriados hacia Rumania y Hungría respondía a argumentos que podían considerarse discriminatorios, raciales, y que atentan contra el derecho de movilidad interna asegurado por la legislación comunitaria europea.

Pero el peso político de Francia dentro de las instituciones del proceso de integración continental, logró finalmente licuar una investigación en ese sentido.

Sin embargo, en la víspera un nuevo frente se abrió con el protagonismo de trabajadores extranjeros, que en el marco de una movilización de protesta contra Sarkozy ocuparon el parisino Museo para la Inmigración.

Los manifestantes reaccionaron contra la política migratoria francesa y reclaman al gobierno el cumplimiento de promesas, en un momento en que la popularidad del presidente francés, lastrada por una seguidilla de escándalos sociales y económicos, se encuentra bajo mínimos.

Tras varias huelgas sectoriales, los trabajadores que no logran obtener el derecho de permanencia en Francia, habían conseguido del gobierno, en junio pasado, el compromiso de establecer un proceso acelerado para documentarlos, que luego no se tradujo en los hechos. Esta situación ha motivado que un número creciente de trabajadores inmigrantes vivan en Francia con papeles falsos.

Estas movilizaciones sociales, además, se desarrollan en un inédito estado de alarme frente a la posibilidad de atentados terroristas en las grandes capitales europeas, especialmente en París, Londres y Berlín.

Aunque no se han conocido pruebas concretas que apoyen una alarma tan drástica, los ministros de Interior de la Unión Europea se reunieron ayer para coordinar acciones comunes frente a una posible ola de atentados de organizaciones islamistas en suelo europeo, después que el fin de semana el gobierno norteamericano alertara a sus ciudadanos del riesgo de viajar a Europa en estos momentos, debido a la posibilidad de acciones violentar por parte de extremistas relacionados con Al Qaeda en el viejo continente.

EXPULSIONES DE ILEGALES EN USA

En medio de un clima informativo adverso en los temas relativos a la inmigración en la Unión Europea, sorprendió en la víspera el anuncio del gobierno norteamericano, que afirmó haber logrado el “récord” de deportaciones de personas.

La administración de Barack Obama afirmó, además, que la política de auditar y penalizar a las empresas que contraten inmigrantes ilegales ha sido un “éxito”, ya que en estos últimos dos años el número de empresas sancionadas ha superado el total de actas labradas en el mismo sentido por el gobierno del republicano George W. Bush.

La secretaria de Seguridad Interna de Obama, Janet Napolitano, afirmó ayer que las políticas de aplicación de las leyes de inmigración de Washington son más firmes y efectivas que nunca, por las cuales durante el presente año se logró “remover” un total de 392 mil inmigrantes ilegales, lo que representa un incremento de más de 23 mil deportaciones, sobre las estadísticas de 2008.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Insulza dice que fue intento de Golpe (07 10 10)

LA OEA RESPALDA LA VERSIÓN DE CORREA Y ADVIERTE A LA REGIÓN

El presidente ecuatoriano responsabiliza al golpista Lucio Gutiérrez

.

.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de Secretario General, el chileno José Miguel Insulza, entró ayer en el debate sobre el tenor de la revuelta desatada contra el gobierno de centroizquierda de Ecuador, que incluyó el detención del presidente Rafael Correa en un hospital militar, y tiroteos contra su automóvil.

Correa dijo, desde un primer momento, que se había tratado de un intento de golpe de Estado, inspirado por los sectores de la derecha política; concretamente señaló al coronel Lucio Gutiérrez, quién ya encabezara una asonada militar en el pasado y aspira gobernar el país al frente de un conglomerado conservador denominado Sociedad Patriótica.

A la postura de Correa se le opuso otra interpretación, que ponía en duda las “condiciones técnicas” de un golpe de Estado como los que tradicionalmente ha vivido la región en el pasado (no hubo intento de recambio presidencial, por ejemplo), y limitaba el malestar a una cuestión salarial de los cuerpos policiales.

Sin embargo, el diario español El País difundió esta semana unas grabaciones de audio de los sublevados, donde se escucha claramente la orden “maten a Correa, para terminar maten al hijo de puta de Correa”.

En la víspera la OEA emitió una declaración en la que sostiene que la sublevación policial ecuatoriana tuvo por objetivo “desestabilizar el gobierno y promover un golpe de Estado.”

El informe, con la firma de Insulza, también avanza con recomendaciones hacia el resto de los países de la región, a los que llama a “estar alertas”, ya que, afirma, situaciones parecidas pueden repetirse en otras partes de América latina.

Coincidiendo con la advertencia realizada por Hebe de Bonafini el miércoles pasado en Buenos Aires, el secretario general de la OEA comparó la situación de Ecuador con el antecedente de Honduras, Insulza dijo que “se intentó otra vez y es posible que si no tenemos los cuidados se pueda producir una vez más”, dijo, y pidió sancionar a los responsables.

En una larga entrevista concedida a la prensa internacional desde el Palacio de Carondelet, sede del Poder Ejecutivo, el presidente Correa ha admitido que en la mañana del jueves de la semana pasada acudió al cuartel policial para dialogar con los que protestaban, y cuando recibió en la cara el impacto de una bomba de gas lacrimógeno se dio cuenta “de que era una trampa”.

Correa ratifica que el descontento policial fue manipulado por los sectores reaccionarios afines al ex mandatario Lucio Gutiérrez, aunque descartó la intervención de la inteligencia norteamericana, como habían sugerido otros líderes regionales.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

¿Y si fuera Serra…? (06 10 10)

EN BRASIL SE DEFINE LA NUEVA COMPOSICIÓN DEL CONGRESO NACIONAL

Continúan las negociaciones en miras a la segunda vuelta del 31 de octubre

.

.

Mientras las planas mayores de los grandes partidos brasileros afinan las estrategias para captar porciones del electorado de los adversarios, la composición del nuevo Congreso resultante de las elecciones generales del domingo pasado le otorga a la candidata oficialista, Dilma Rousseff, una cómoda mayoría de escaños.

El Partido de los Trabajadores (PT) logró arrebatarle a la oposición de centroderecha varias bancas, con las cuales el oficialismo sumará finalmente 402 diputados de un total de 513 de la cámara baja, según las proyecciones conocidas ayer. En el Senado, por su parte, el PT tendrá 55 curules sobre un total de 81.

Si las alianzas entre la primera minoría y los sectores más afines a Lula en el Partido Verde, tercera fuerza a nivel nacional, terminan confirmando a Dilma en la Presidencia, que es la hipótesis más factible tras la primera vuelta electoral, la heredera de Lula tendrá un Parlamento mayoritariamente afín, algo que su mentor no contó durante los ocho años de sus dos mandatos consecutivos.

Luiz Inácio da Silva, Lula, gobernó el gigante brasileño con el colegio legislativo dominado por el arco opositor, mayoritariamente integrado por los socialdemócratas del PSDB. El escenario que le tocó al actual presidente sería idéntico al que tendría que enfrentar el “tucano” José Serra, si los negociadores del oficialismo no tienen la capacidad suficiente para trasladar hacia Dilma los votos de Mariana Silva, y éstos terminan apoyando al candidato opositor; en este caso Serra debería asumir la Presidencia con el Poder Legislativo controlado por el PT.

Esta segunda alternativa –el trasvase de votos “verdes” a los socialdemócratas- es una de las más recurridas en los análisis políticos desde el domingo a la noche, cuando se conocieron los cómputos oficiales y quedó demostrado que la gran sorpresa de esta primera vuelta era el casi 20 por ciento nucleado alrededor de Marina Silva, ecologista, ex ministra de Lula, y que supo captar a una franja importante del voto joven y de los colectivos cristianos evangelistas, estos últimos con peso numérico creciente en Brasil.

La dirigencia del Partido Verde (PV) sigue deliberando sobre la postura que la agrupación tendrá frente al ballottage. Se espera una “neutralidad” (que, en definitiva, terminaría beneficiando al PT), aunque en las últimas horas varios dirigentes importantes han manifestado su preferencia por la alternativa de apoyar a Serra.

El presidente del PV, José Luis Penna, afirmó que dada la mayor “afinidad” de los verdes con los socialdemócratas, en segunda vuelta la opción es apoyar a Serra. En el mismo sentido se expresó ayer el diputado Fernando Gabeira, derrotado el domingo como candidato a gobernador de Río de Janeiro por el PV, “mi posición es apoyar a Serra, no sólo porque me apoyó en Rio de Janeiro sino porque lo considero el mejor candidato”, dijo en la víspera en la ciudad carioca. Gabeira, ex guerrillero como la propia Dilma Rousseff, afirmó que entre los “verdes” es mayoritario el respaldo a la oposición socialdemócrata.

Marina Silva, frente a estas posturas, se ha convertido en la “gran electora” en la segunda vuelta, y para definir la función de árbitro de su agrupación, ha convocado a una convención partidaria para fijar una posición común.

Los principales candidatos, por su parte, han comenzado con movimientos estratégicos: Dilma anunció un cambio respecto de su postura sobre el aborto, que la acercaría a los evangélicos de Marina; mientras que Serra pidió a la justicia electoral cambiar a su candidato a vicepresidente, con lo cual atraería al sector disidentes de los socialdemócratas.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Todos miran a Marina (05 10 10)

TRAS LAS ELECCIONES DEL DOMINGO BRASIL PREPARA LA SEGUNDA VUELTA

Los negociadores buscan definir el rol de la tercera fuerza del Partido Verde

.

.

Tras la jornada electoral del domingo, en la que un padrón de 135.804.433 electores del gigante brasilero fueron convocados a las urnas, los partidos políticos comenzaron de inmediato a trazar las estrategias de alianzas para enfrentar la segunda vuelta electoral, que definirá al reemplazante del presidente Luiz Inácio da Silva, Lula, en el palacio del Planalto de Brasilia a partir del 1 de enero próximo.

Luego de los cómputos definitivos entregados por el Tribunal Superior Electoral de Brasil, la candidata oficialista del Partido de los Trabajadores (PT) –y elegida personalmente por Lula para sucederlo-, Dilma Rousseff, obtuvo 47.651.434 votos, esto es, el 46,91 por ciento del padrón, quedando apenas a tres puntos de la mayoría absoluta que la hubiera consagrado Presidenta en la primera vuelta, algo que no ha logrado ni el propio Lula en sus dos períodos que ahora culminan.

El principal candidato opositor, el ex gobernador del estado de San Pablo, José Serra, postulante del Partido de la Social Democracia Brasilera (PSDB) obtuvo 33.132.283 votos, o sea el 32,61 por ciento.

Y la gran sorpresa de la jornada fue Marina Silva, del Partido Verde, que con 19.636.359 votos sumó el 19,33 por ciento del padrón, y puede constituir la llave de formación de un futuro gobierno, si los oficialistas del PT no logran articular con ella una coalición para que los votos del Partido Verde se trasladen a Dilma.

Aunque la posibilidad de un apoyo de Marina Silva a Serra fue mencionado en numerosos análisis desde que se conocieron los cómputos, el domingo a la noche, la alternativa es poco probable: la candidata ecologista formó parte de los gabinetes de Lula, y el perfil de sus votantes –jóvenes y urbanos, principalmente- está muy cerca de los apoyos con los que cuenta el oficialismo.

El ballottage, previsto por la ley electoral para el próximo 31 de octubre, concentra a partir de hoy las diversas reuniones en las ciudades de Brasilia, San Pablo y Belo Horizonte. Las reuniones se limitan a las tres formaciones mayoritarias -PT, PSDB y los Verdes-, ya que de los seis candidatos presidenciales restantes, ninguno llegó al 1 por ciento del padrón, por lo que la definición de la segunda vuelta será por movimientos internos en los apoyos a los tres primeros.

TODOS MIRAN A MARINA

Aunque es una hipótesis poco probable, algunos opositores se entusiasman con la posibilidad de sumar los votos de Marina Silva, del Partido Verde, a los de José Serra, con los que el “tucano” superaría a la oficialista Dilma Rousseff.

El Partido Verde de Marina se reunía anoche en San Pablo para plantear las dos opciones que se le abren a la agrupación frente al ballottage.

Los más cercanos a Lula –de cuyos gabinetes Marina formó parte- esperan la neutralidad, lo que favorecería al PT, mientras que otra parte remarca la mayor afinidad de los Verdes con los socialdemócratas del PSDB.

De hecho, el PV fue en alianza con el PSDB en San Pablo, Minas Gerais y Río de Janeiro, e incluso su presidente, José Luis Penna, afirmó en el tramo final de la campaña que en una eventual segunda vuelta la opción Verde era apoyar a Serra.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Dilma, sin mayoría absoluta en primera vuelta (04 10 10)

DILMA GANA LAS PRESIDENCIALES PERO HABRÁ BALLOTTAGE EN BRASIL

La candidata de Lula se imponía anoche por el 45 por ciento de los votos

.

.

A pesar del enorme predicamento popular del presidente brasileño Luiz Inácio da Silva, Lula, y del arrastre de votos que su persona supuso para la candidata elegida por él para sucederlo, escrutados el 90 por ciento de los votos totales tras la jornada electoral de ayer, la postulante por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, acumulaba un 45,96 por ciento de los 135.804.433 electores que componen el inmenso padrón de las elecciones nacionales.

El porcentaje que restaba de escrutar al cierre de esta edición, según los analistas de los datos suministrados por el Tribunal Superior Electoral, no serían suficientes para cambiar la tendencia, lo que implica que el esperado 50 + 1 que las últimas encuestas otorgaban a Dilma no se cumplirá en esta primera vuelta, y será necesario el ballottage previsto por la ley electoral para el próximo 31 de octubre para definir el reemplazo de Lula en la presidencia.

Al no haber obtenido la mayoría absoluta de votos emitidos, la ex guerrillera, a la que la prensa brasilera le ha adjudicado un perfil demasiado técnico y un carisma insuficiente, deberá medirse nuevamente con el ex gobernador de Sao Paulo, José Serra, líder del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). Anoche, con el último reporte del Tribunal Superior Electoral, Serra acumulaba un 33,04 por ciento, una medición superior a la prevista por las encuestas de los últimos días, lo que mejora sus expectativas frente a la segunda vuelta electoral.

Y la tercera candidata mayoritaria, Marina Silva, postulante por el Partido Verde y receptora del “voto joven”, registraba un muy buen desempeño al arañar el 20 por ciento del total del padrón.

El cierre de campaña para este domingo estuvo dado por el tradicional debate entre los principales candidatos presidenciales, coordinado por la cadena O Globo, y que tuvo una audiencia record este año; pero, según los comentarios posteriores, Dilma trasmitió una imagen de poca seguridad, sin comprometerse con ningún tema espinoso que pudiera quitarle votos a último momento.

Esta postura, sumada a que tuvo que enfrentar en el último tramo de la campaña un sonado escándalo de corrupción que afectó a una de sus principales colaboradoras, parecen haber incidido en el hecho de arrebatarle la mayoría absoluta en la primera vuelta, el gran objetivo del oficialismo para este domingo.

El presidente Lula mantuvo permanentemente su respaldo a Dilma, a la que eligió personalmente y presionó para que la respaldara el Partido de los Trabajadores. En el último spot publicitario, durante la semana pasada, Lula afirmaba que votar por Dilma era lo mismo que votar por él, y anoche el presidente recordaba que tampoco él había logrado nunca ganar a la primera. Restará ver si el largo mes que comienza ahora hasta el ballottage, no depara nuevas sorpresas para el oficialismo.

SERRA ASEGURA QAUE COMPETIRÁ CON DILMA DE NUEVO

El candidato opositor, José Serra, votó en la capital paulista, principal bastión de los socialdemócratas del PSDB en el mediodía de ayer.

Al igual que Lula, Serra asistió al colegio electoral en compañía de su esposa, la chilena Mónica Allende; y estuvo rodeado de la plana mayor del partido. Sera se dirigió a los medios de comunicación que lo esperaban a la salida del colegio, y volvió a afirmar que a pesar de las encuestas difundidas en los últimos días, él llegaría a la segunda vuelta electoral, prevista para fines de este mes, y le disputaría seriamente la presidencia a la candidata oficialista.

Anoche, con el 80 por ciento de las mesas escrutadas, Serra rondaba el 35 por ciento de los votos, y los pronósticos del Instituto Brasilero de Opinión Pública y Estadística, Ibope, le otorgan cerca de un 40 por ciento de preferencia si llega al ballottage, como él asegura que lo hará.

SIN MAYORES SORPRESAS EN LOS GOBERNADORES

Además de definir las presidenciales, en la jornada de ayer se votaba en Brasil diferentes gobernaciones estaduales y renovaciones parlamentarias.

Según los primeros datos conocidos al cierre de esta edición, los grandes estados federales, que tienen una incidencia importante en la definición de los rumbos políticos del país, mantenían el color político de los ejecutivos.

Tanto Sérgio Cabral, aliado de Lula, como Antonio Anastasia, hombre de José Serra, fueron reelectos como gobernadores en Río de Janeiro y en Minas Gerais, respectivamente.

También el socialdemócrata Geraldo Alckmin resultaba electo en San Pablo, feudo del Partido de la Social Democracia Brasilera, PSDB. La circunscripción paulista es el principal distrito electoral del país, y Alckmin –que acompañó al candidato José Serra a votar a su colegio- obtenía anoche el 54 por ciento, sobre el 33 por ciento de Aloízio Mercadante, del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.