Archivo de la etiqueta: Colombia

Crecen los cachorros de la DEA (27 12 10)

VINCULAN A LA AGENCIA ANTIDROGRA CON LA INTELIGENCIA NORTEAMERICANA

La red de control de los agentes antinarcóticos invade las áreas políticas

.

.

Un exhaustivo informe publicado por el influyente diario The New York Times pone de manifiesto que las actividades de espionaje exterior desarrolladas por la Administración estadounidense ya no se apoyan tanto en la tradicional CIA (Agencia Central de Inteligencia, por sus siglas en inglés), sino que en los últimos años ésta ha ido cediendo espacios a la DEA (Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas, por sus siglas en inglés).

Este corrimiento de funciones y estrategias puede haber obedecido a tres factores principales: la DEA dispone de tecnología de punta para la obtención secreta de datos, pero como su objetivo –la lucha contra el narcotráfico- es compartido por la mayoría de los gobiernos, su inserción en los sistemas legales y policiales de los diversos países puede realizarse públicamente y con el consentimiento de los gobiernos locales (a diferencia de la CIA, que debe mantener en secreto, y en la práctica ilegalidad, sus acciones de espionaje).

Además, la tecnología utilizada por la agencia antidrogas para perseguir a los carteles y al narcotráfico, también pueden resultar útiles para los objetivos políticos y sociales de los gobiernos con los que trabaja.

Pero estas características, además de haber alimentado el crecimiento interno de la DEA en el polifacético y expandido escenario de las reparticiones norteamericanas dedicadas a la seguridad y la defensa, especialmente desde el 11 de septiembre de 2001 y la declaración de “guerra al terrorismo”, también han despertado la ambición de los políticos y gobernantes locales, que han visto en sus herramientas (de manera especial su sistema de escuchas telefónicas, “Matador”) la posibilidad de obtener información para otros fines, más allá del campo específico de la lucha contra el narcotráfico.

Esto es lo que desprenden los periodistas Ginger Thompson y Scott Shane, del The New York Times, de los cables enviados por las oficinas de la DEA a la central en Washington, y que se han revelado en los paquetes difundidos por la web WikiLeaks en las últimas semanas.

En esta documentación oficial puede verse cómo la red de escuchas telefónicas desarrollada por el “Matador” es tan extendida, que incluso recibe demandas de políticos extranjeros que quieren usarla en contra de sus adversarios, e inclusive objetivos personales.

Además, el volumen del narcotráfico ha crecido tan fuertemente en los últimos años, que muchas organizaciones de la droga son mini-Estados en sí mismos, cuya riqueza y violencia les permiten llevarse por delante a los gobiernos. La DEA, creada en 1973, tiene ya 87 oficinas en 63 países.

FAVORES GUBERNAMENTALES

El hecho de que la DEA, dada la ubicuidad del crimen del narcotráfico, trabaje en estrecha colaboración con gobiernos, tanto los aliados de EE.UU. como los menos cercanos, como Venezuela y Nicaragua, ha terminado por contaminar la índole de sus actividades.

Por ejemplo, en Asunción el gobierno de Fernando Lugo solicitó a la DEA que lo ayudara a espiar al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), una organización de izquierda sospechada de mantener vínculos con las FARC de Colombia.

En Panamá, por su parte, el presidente conservador Ricardo Martinelli les exigió que le permitieran el uso del “Matador” para espiar a sus enemigos políticos.

Que los documentos filtrados por WikiLeaks sólo correspondan a una parte –y de ninguna manera la más importante- de la información clasificada del Departamento de Estado, permite proyectar la creciente importancia de la oficina antidrogas estadounidense en la política interna de los Estados.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Colombia suspende las bases yanquis (19 08 10)

COLOMBIA: EL MÁXIMO TRIBUNAL SUSPENDE LAS BASES NORTEAMERICANAS

La decisión judicial obliga al gobierno a girar el trámite al Parlamento

.

Dando un importante giro político, la máxima instancia judicial colombiana ha fallado en contra del acuerdo firmado por el ex presidente Álvaro Uribe en octubre del año pasado, por el cual ponía a disposición del ejército norteamericano siete bases militares.

El anuncio de los términos del acuerdo generó en su momento un malestar general en los gobiernos latinoamericanos, y la presidenta argentina, Cristina Fernández, hubo de impulsar una Cumbre regional en Bariloche para descomprimir la tensión.

Sin embargo, la Corte Constitucional, el más alto órgano jurisdiccional colombiano, decidió en la víspera dejar sin vigencia el acuerdo, fundamentando su fallo en cuestiones de procedimiento, ya que Uribe procedió por propia iniciativa del Poder Ejecutivo en un tema cuya competencia corresponde al Poder Legislativo.

Así, el Tribunal indica que el acuerdo de cooperación militar con los EE.UU. queda en suspenso hasta tanto sea aprobado por el Congreso de Colombia.

Según los jueces, el acuerdo involucra compromisos críticos, tales como la autorización para “acceder y utilizar instalaciones militares por personal militar y civil extranjero, libre circulación de buques, naves, aeronaves y vehículos tácticos extranjeros por el territorio nacional, sin posibilidad de inspección o control por las autoridades nacionales”, y el Ejecutivo no puede disponer de estos extremos sin acuerdo del Congreso.

Inclusive si el presidente Juan Manuel Santos decidiera  seguir las indicaciones del tribunal y enviar el acuerdo para que tenga tratamiento parlamentario, en caso de ser aprobado debería volver a la Corte para que ésta evalúe nuevamente los controles constitucionales.

Pero lo que está ahora en duda es si Santos efectivamente enviará el tratado en los mismos términos que los negoció Uribe, o aprovechará la decisión judicial para reformularlo y abrir nuevamente un espacio de discusión sobre el alcance de la cooperación militar.

Esta última alternativa contribuiría sustantivamente a mejorar las relaciones con los demás gobiernos latinoamericanos, una vía que Santos ha anunciado que pretende seguir, y que ha dado pruebas de su decisión al reunirse, apenas unas horas después de asumir, con el presidente venezolano Hugo Chávez en la estancia de Santa Marta.

De momento, desde el Palacio Nariño el gobierno declaró que “acata” el fallo judicial, y que “estudiará detalladamente” la decisión, con lo que se entiende que no habrá decisiones en breve y que Santos se tomará su tiempo para decidir el curso de acción.

En todo caso, y como lo dejó claro el nuevo ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, la cooperación militar entre Colombia y los Estados Unidos es de larga data y se basa en múltiples acuerdos, firmados por los diferentes gobiernos desde 1952 y ratificados por el “Plan Colombia” de 1999, por lo que, en la práctica, la decisión de los jueves cambian muy poco el fondo de las relaciones militares entre ambos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Colombia: incertidumbre sobre la autoría de la bomba (17 08 10)

INCERTIDUMBRE EN COLOMBIA POR LA AUTORÍA DEL ATENTANDO EN BOGOTÁ

El gobierno ofrece recompensa por informaciones sobre el sabotaje terrorista

.

El coche bomba que estalló la semana pasada en el centro de la capital colombiana, apenas unas horas después de la reunión del recientemente asumido presidente Juan Manuel Santos con el mandatario venezolano Hugo Chávez, despierta cada vez más sospechas sobre la autoría y las intenciones.

En un primer momento, Santos, que se trasladó al  edificio donde funciona la cadena de radio Caracol, había dada a entender que su gobierno responsabilizaba del atentado a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que en el pasado han utilizado esta vía terrorista en zonas urbanas.

Sin embargo, a medida que ha avanzado la investigación, una versión diferente de las motivaciones del atentado se ha hecho cada vez más sólida.

El presidente del Senado colombiano, Armando Benedetti, que se trasladó a Caracas para avanzar en los acuerdos para restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países, declaró en la capital venezolana que el atentado sería responsabilidad de “sectores de extrema derecha”, que intentarían de esta manera condicionar al nuevo presidente en su estrategia de posible reapertura de diálogo con las FARC y de normalización regional en las relaciones con Venezuela y Ecuador.

Benedetti dijo ante las cámaras venezolanas “yo creo que eso fue hecho por fuerzas de extrema derecha, por la forma como operaron, el mensaje que quisieron mandar fue al nuevo presidente, y en el sitio que lo hicieron fue para que tuviera un eco mucho mayor”, refiriéndose a que el edificio frente al cual estalló la bomba aloja a agencias de prensa extranjeras.

El español Grupo Prisa (propietario de la radio Caracol, y editor del matutino El País) publicó la versión de que el ataque podría ser obra de extremistas que rechazan la negativa del gobierno de llevar a cabo un proceso de paz negociado con la guerrilla.

El presidente Santos ha anunciado que no dará marcha atrás con el proceso iniciado el pasado 10 de agosto, al reunirse en la estancia Santa Marta con Chávez a instancias del secretario de la Unión Sudamericana de Naciones, Néstor Kirchner, y ofreció hasta 500 millones de pesos colombianos (unos 250.000 dólares) a quien aporte información sustantiva sobre el atentado.

LA VÍA DEL COMERCIO

Históricamente los intercambios entre Colombia y Venezuela han sido los más importantes para las balanzas comerciales de cada uno; esto se debilitó cuando el presidente Hugo Chávez retiró a Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones, y prácticamente se cortó con la ruptura de relaciones.

En el proceso de recuperación de la normalidad bilateral, los mandatarios acordaron en la reunión de Santa Marta avanzar en la redacción de un tratado de libre comercio entre ambos países.

El presidente del Senado colombiano, que se encuentra de visita de buena voluntad en Caracas, se ha reunido con la presidenta del Parlamento, Cilia Flores, y con el canciller, Nicolás Maduro, para suscribir una serie de acuerdos de cooperación binacional y formalizar la creación de las cinco comisiones convenidas entre Santos y Chávez: deuda externa, economía, comercio, infraestructura y seguridad.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Distención en América del Sur (12 08 10)

CAMBIO DE CLIMA POLÍTICO EN LA REGIÓN SUDAMERICANA TRAS LA CUMBRE

Venezuela y Colombia abren un tiempo de distención tras cinco años de litigios

.

.

La reunión entre los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, concertada por el secretario de la Unión Sudamericana de Nacionales (Unasur), Néstor Kirchner, en la estancia de Santa Marta, ha resultado un éxito celebrado en todo el mundo.

Con un retrato de Simón Bolívar como testigo del encuentro, los primeros mandatarios se reunieron a solas, apenas unas horas después de que Santos asumiera la jefatura de la Administración colombiana, y en uno de sus primeros actos de gobierno.

Hacia el final de la tarde de ayer, luego de la reunión personal de los presidentes, y de otros encuentros con participación de Kircher y de los ministros de Exteriores de ambos países, los mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que presentaron el documento que prevé los pasos a seguir en el acercamiento bilateral “sobre la base de un diálogo transparente”.

Sin esquivarle al espinoso tema de la guerrilla, que fue determinante para la ruptura final de las relaciones entre ambos países, Santos anunció el compromiso de Chávez de no permitir la presencia de grupos armados en su territorio, compromiso ratificado públicamente por el venezolano: “Hemos patrullado y no hemos conseguido ningún campamento guerrillero, pero ni uno”, dijo; y también recordó que el ejército de Venezuela se ha enfrentado en el pasado a la guerrilla, a los paramilitares y a los narcotraficantes colombianos.

Sobre los principales temas de la agenda bilateral, los mandatarios consensuaron el establecimiento de cinco comisiones de trabajo, que van desde las maneras de saldar la deuda externa venezolana con los empresarios colombianos, acordar la competitividad económica, el manejo de inversión social, las infraestructuras a lo largo de la frontera, y una comisión general para la seguridad binacional.

Desde Brasil a Francia, desde Washington a México, prácticamente todo el arco político internacional saludó la reunión, en tono de satisfacción y tranquilidad. Ecuador, que espera también restablecer pronto sus relaciones con Colombia, expresó su “complacencia”; y la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, se pronunció a favor de una “solución positiva” para el largo diferendo entre los países vecinos.

Clinton también felicitó el papel desempeñado por Argentina y por el ex presidente Kirchner a la hora de “alentar una solución pacífica”, y aseguro que su país continuará apoyando estos esfuerzos. El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, cuyo organismo fue un tanto desplazado por la iniciativa diplomática de la Unasur, expresó su confianza en que se “mantenga y expanda” el espíritu de cooperación surgido en la cumbre de Santa Marta.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Finalmente juntos: Chávez y Santos en Santa Marta (11 08 10)

NUEVA DIPLOMACIA REGIONAL

LA CUMBRE DE SANTA MARTA CONCENTRÓ TODAS LAS MIRADAS

.

Colombia y Venezuela se reencuentran en un escenario de alta carga simbólica

.

.

SANTA MARTA, COLOMBIA.- Finalmente, el conflicto bilateral entre los gobiernos de Venezuela y Colombia, que ha tenido en vilo a la región latinoamericana en el último tiempo, comenzó ayer a cambiar de rumbo con el encuentro de los primeros mandatarios de ambos países en la estancia histórica de Santa Marta, en el caribe colombiano.

El recientemente asumido presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el líder venezolano Hugo Chávez, con la mediación y la presencia del secretario de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), el ex presidente argentino Néstor Kirchner, se encontraron en el mediodía de ayer para recomponer unas relaciones que se han venido desmejorando progresivamente en la última década, y que en un par de oportunidades estuvieron a punto de decantar hacia un enfrentamiento más allá de las diatribas verbales a ambos lados de la frontera.

El ex presidente Álvaro Uribe, en sus últimas horas al frente del ejecutivo en Bogotá, realizó un último intento por desacreditar a su homólogo venezolano, al demandar a Chávez y a su gobierno ante la Corte Penal Internacional (CPI) y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), insistiendo en la acusación –ya desplegada antes en la Organización de los Estados Americanos (OEA)- de proteger a las FARC en su suelo.

Santos, en cambio, y siguiendo con las señales que venía dando en los últimos días antes de asumir el ejecutivo, agradeció las gestiones mediadoras de Kirchner y aclaró, a renglón seguido, que se ocuparía personalmente de buscar el diálogo con Venezuela “lo más pronto posible”.

Chávez, al escuchar el discurso de Santos por televisión, instruyó a su canciller, Nicolás Maduro –a quien había enviado al acto de asunción- que gestionara una reunión. Al parecer, Chávez también sugirió el escenario, tan simbólicamente bolivariano: a la estancia Santa Marta llegó en 1830 el libertador Simón Bolivar, en sus últimos días, y en esas habitaciones murió el 17 de diciembre de ese año. Las gestiones para el encuentro se debieron a la diplomacia discreta del secretario de la Unasur, Kirchner, que ya venía manteniendo conversaciones con ambas partes y que había aterrizado en Caracas antes de llegar a Colombia.

Kichner se encontró el lunes con Santos en el Palacio Nariño, en uno de los primeros actos de gobierno del nuevo presidente, para ultimar los detalles de esta reunión, que ya se menciona con un éxito diplomático de la joven organización regional.

Chávez, vestido con una campera con la bandera venezolana, aterrizó exultante y antes de dirigirse a Santa Marta expresó sus buenos augurios, “llegamos a tierra sagrada para nosotros. Santa Marta, sin duda la primera buena decisión, venir a encontrarnos acá con el padre Bolívar”, y en vena poética saludó a Colombia: “vengo a ratificarte mi amor, a pesar de todas las cosas, de todos los avatares. La paz debe construirse cueste lo que cueste… Qué viva Colombia, que viva la paz.”

Si bien no es esperable contar con cambios drásticos en el corto plazo, la cumbre de Santa Marta marca el inicio de un nuevo tiempo político en las relaciones regionales de América latina.

INTERESES EMPRESARIOS

Además de la carga simbólica y los gestos políticos, la Cumbre de Santa Marta era esperada con ansiedad por los industriales colombianos, que soportan la carga de la disminución de los intercambios con el país vecino desde el pasado 22 de julio, cuando el presidente Hugo Chávez decidió la ruptura de las relaciones bilaterales.

El intercambio comercial entre ambos países siempre ha sido voluminoso y de una importancia central para Bogotá; llegó a ser de 7.000 millones de dólares en 2008, a pesar del desmejoramiento de las relaciones con el gobierno de Uribe.

Pero luego de que Caracas decidiera el “congelamiento” de las relaciones, en 2010 cayó a 1.000 millones de dólares. Solo en junio pasado las exportaciones colombianas a Venezuela cayeron en 74 por ciento.

En el sector del cuero y calzado, por ejemplo, entre enero y mayo de este año las ventas a Venezuela no llegaron ni a 10 millones de dólares, un 91 por ciento menos que en el mismo periodo de 2009.

TAMBIÉN CON ECUADOR

Tal como lo aseguró en su discurso de asunción, el presidente Juan Manuel Santos ha dispuesto que la recomposición de relaciones diplomáticas con Ecuador se agilicen y tengan prioridad en la agenda de los primeros actos de su gobierno.

Así, le aseguró en Bogotá al presidente Rafael Correa que accedería a las reclamaciones ecuatorianas, pendientes desde el ataque del ejército colombiano a un campamento de las FARC instalado en las inmediaciones de la frontera pero en suelo y soberanía ecuatoriana, en marzo de 2008.

Cumpliendo se compromiso, Santos entregó a la Fiscalía ecuatoriana un maletín sellado y un conjunto de documentos con la información secuestrada tras el ataque, en el que murió el comandante de las FARC “Raúl Reyes”, de los discos duros de sus computadoras.

La entrega de esta documentación era una de las condiciones de Ecuador para recomponer las relaciones bilaterales.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Santos y Chávez juntos en Colombia (10 08 10)

EXPECTATIVAS EN LA REGIÓN POR EL ENCUENTRO ENTRE SANTOS Y CHÁVEZ

Se espera que Colombia y Venezuela abran un nuevo tiempo en sus relaciones

.

.

En un acelerado giro en las relaciones regionales, el nuevo presidente colombiano Juan Manuel Santos recibirá hoy en Bogotá al venezolano Hugo Chávez, en un gesto rotundo de distensión entre ambos países, jaqueados durante los últimos tiempos por la denuncia del ex presidente Álvaro Uribe, en el sentido de que Chávez y su gobierno cobijan campamentos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en su suelo.

Esa denuncia llevó a un nuevo rompimiento de relaciones diplomáticas, pero la intervención mediadora del secretario general de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), Néstor Kirchner, conjuntamente con los buenos oficios del presidente brasileño Lula da Silva, lograron descomprimir el estado de crispación.

Así, Chávez envió a su canciller, Nicolás Maduro, a la toma de posesión de Santos, y tras la ceremonia, en una reunión entre Maduro y su par colombiana María Ángela Holguín, y con la presencia de Kichner, acordaron que uno de los primeros actos diplomáticos del nuevo presidente sería reunirse en Bogotá con su homólogo venezolano. Chávez, que se encontraba al aire con su programa “Aló presidente”, interrumpió para difundir la noticia.

El mandatario declaró que se sentía “muy feliz” por el encuentro negociado y con altas expectativas sobre el inicio de una nueva era en la relación bilateral, “[llegaremos] allí con la mano extendida”, dijo, tras afirmar una vez más que las FARC deberían liberar a “todos sus secuestrados” y a abandonar la “vía de las armas”. Para Chávez, que la guerrilla mantenga la estrategia de lucha armada, en un contexto favorable a la negociación política y a la paz, sólo sirve de “excusa” para que el ejército estadounidense sostenga bases militares en territorio sudamericano, desestabilizando los equilibrios defensivos de toda la región.

Bogotá también quiere recomponer prontamente las relaciones con Ecuador, interrumpidas desde 2008, tras el bombardeo del ejército colombiano de un campamento de las FARC en territorio de Ecuador. Luego de un cordial encuentro entre Santos y el presidente ecuatoriano Rafael Correa, la canciller Holguín se reunió su homólogo Ricardo Patiño, ministro de Exteriores ecuatoriano, para despejar el camino hacia la normalización bilateral.

DIPLOMACIA MARCA “UNASUR”

Hace un par de días, una corresponsal de un diario europeo se preguntaba qué esperaba Néstor Kirchner para salir a hacerse cargo de la primera crisis importante desde que la Unasur comenzara a andar.

Al estilo diplomático de Kirchner se lo ha definido como “lento y cauteloso”, pero parece ser rotundamente efectivo. En apenas unos días, la escalada entre Colombia y Venezuela, que ya presagiaba el envío de tanques a la frontera, se ha reconducido hacia una esperanzadora reunión en la Quinta de San Pedro Alejandrino (donde murió Simón Bolívar en 1830), en la colombiana villa de Santa Marta.

No fue un camino simple, aunque a los corresponsales extranjeros no les pareciera evidente. Claro que empujó mucho la buena predisposición de Lula y de las cancillerías involucradas, pero puede ser el embrión de una nueva manera de resolución de conflictos en el bloque político de América del Sur, por fuera de las instancias un tanto esclerosadas de la OEA.

N. G. S.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Bookmark and Share

Colombia: Santos se reunirá con Chávez el martes (09 08 10)

COLOMBIA: ASUMIÓ SANTOS CON GESTOS FUERTES HACIA LA REGIÓN

Gestiones de Kirchner y Lula mejoraron el clima con Venezuela a último momento

.

.

Tras un denso período de transición debido a la espiral de confrontación con el gobierno venezolano, Juan Manuel Santos reemplazó a Álvaro Uribe en la presidencia colombiana, en presencia de 17 jefes de Estado invitados y delegaciones de más de 70 países. Y tal como se esperaba, sus primeras declaraciones estuvieron dirigidas a descomprimir el clima político regional, “restablecer las relaciones con Ecuador y Venezuela es un objetivo de mi gobierno”, declaró el nuevo mandatario en su discurso de investidura.

Santos dio asimismo señales de continuidad con el gobierno de Uribe –del que se supone su heredero, pero al mismo tiempo del que intenta despegarse por razones tácticas- al asegurar que su Administración combatirá “el hambre con la misma intensidad que combatimos el terrorismo”. La política de mano dura frente a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha sido la principal razón para la altísima popularidad con que se retira el ex mandatario.

Apenas unas horas antes de dejar la presidencia, Uribe había hecho un último gesto en su enfrentamiento con el vecino país, al demandar al presidente Chávez ante la Corte Penal Internacional (CPI) y a Venezuela ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), acusándolos de proteger a las FARC en su suelo.

Santos, en cambio, saludó una profundización en la integración regional, una vía, dijo, para lograr que Colombia “alcance su prosperidad en paz”. En referencia al secretario de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), el ex presidente argentino Néstor Kirchner, y del primer mandatario brasileño Luiz Inácio da Silva, Lula, que en los últimos días intercedieron frente a Hugo Chávez (que finalmente terminó enviando a su canciller, Nicolás Maduro, a la asunción), Santos agradeció “las voluntades” de los mediadores, “pero les digo, que por mi estilo, yo mismo buscaré el diálogo lo más pronto posible”.

Esta afirmación se ratificó al final de la tarde de ayer, cuando tras una reunión entre los cancilleres de ambos países, y la presencia de Kirchner, se anunció que la primera reunión entre Santos y Chávez se llevará a cabo este mismo martes, en un lugar a definir. El cambio de estrategias ya se califica como un éxito de la diplomacia regional de la Unasur.

Respecto del espinoso tema de la guerrilla, Santos advirtió a las FARC que los caminos del diálogo “no están cerrados”, aunque serán imposibles mientras los grupos armados “no liberen a los secuestrados”. Como un gesto de los nuevos tiempos, que generan expectativa en todos los gobiernos latinoamericanos, el presidente venezolano respaldó al día siguiente las palabras del nuevo presidente colombiano, al pedir a las FARC “demostraciones contundentes” de que quieren la paz, y les propuso que dejen en libertad a todos los secuestrados. “La guerrilla colombiana no tiene futuro por la vía de las armas”, lanzó Chávez ayer durante su programa Aló Presidente.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Bookmark and Share

Mercosur, nuevo capítulo (06 08 10)

Mercosur, nuevo capítulo

por Nelson Gustavo Specchia

Como en una novela del realismo mágico –la gran corriente literaria que cruzó América latina a mediados del siglo pasado- el Mercosur ha renacido tantas veces como tantas se ha anunciado su estancamiento y hasta su agonía terminal. Esta semana, en San Juan, ha vuelto a renacer una vez más, con nuevos bríos y fuerzas, y con algunas señales de políticas de largo plazo que podrían estar indicando una nueva fase, más consolidada y estructural. Quizá, un nuevo capítulo, serio y grande, en la construcción de la integración regional en el cono Sur americano.

La historia de encuentros y desencuentros del Mercado Común del Sur, que comenzó su andadura con el Tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991, ha debido ese camino un tanto errático a la extrema dependencia que tiene su estructura de la voluntad política de los gobiernos de turno, especialmente de la figura que ocupe el Poder Ejecutivo en Brasil y en la República Argentina.

A diferencia del proceso de integración europeo, que tan habitualmente se menciona como ejemplo inspirador, el Mercosur no ha consolidado fuertes vías comunitarias, sino que ha hecho depender la marcha del proceso de acercamiento internacional a instancias y acuerdos intergubernamentales, casi con exclusividad.

TIEMPOS POLÍTICOS

Así, en algunos períodos de alta coincidencia entre Buenos Aires y Brasilia, con dirigencias consustanciadas con la filosofía de la integración americana (como Ricardo Alfonsín y José Sarney en su día), el Mercosur avanzó en herramientas y mecanismos específicos para la solución de controversias comerciales, e inclusive por momentos logró tomar envión en iniciativas que superaban el plano económico, como las agendas legislativas, educativas y culturales.

En otros períodos ni siquiera el plano de mero intercambio de bienes y servicios en régimen de aranceles especiales tuvo demasiados incentivos para prosperar. En los años noventa, tanto la presidencia argentina como la brasileña –en manos de Carlos Menem y de Fernando Collor de Mello, respectivamente- apostaron fuertemente por el proyecto del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), capitaneado por los Estados Unidos, lo que implicó que el organismo subregional se viera relegado nuevamente. Luego de otros períodos de transición más o menos silenciosa, la coincidencia de Lula da Silva en Brasilia y Néstor Kirchner en Buenos Aires supuso el último relanzamiento del proceso.

Entre marchas y contramarchas, el Mercosur se estabilizó medianamente en torno a una unión aduanera con dos socios mayoritarios, otros dos minoritarios (Uruguay y Paraguay), dos en proceso de incorporación (Bolivia y Venezuela) y cuatro países en régimen de asociación (Chile, Perú, Colombia y Ecuador); estos diez Estados latinoamericanos han manifestado sus intenciones de profundizar en el armado de un organismo regional que impulse la libre circulación de bienes y factores de la producción entre ellos; sirva de oficina de coordinación de políticas macroeconómicas que eviten saltos y desequilibrios abruptos entre las decisiones nacionales de cada uno; armonice las legislaciones y las jurisprudencias nacionales para converger en una dirección estratégica común; y, por último, acuerde el establecimiento de un arancel externo común que haga viable una política comercial conjunta de los mercados de la región con el resto del mundo.

Precisamente el tema del arancel externo común se había constituido, en una coyuntura políticamente favorable, dada la buena sintonía entre los primeros mandatarios, en la piedra de toque que ralentizaba el avance en los últimos tiempos.

Finalmente, tras un semestre de presidencia rotatoria de la Argentina, esta semana en la ciudad de San Juan se reunió la 39º Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, y se dio en ella uno de los pasos más importantes en sus casi dos décadas de existencia, al alcanzarse el acuerdo entre los países miembros para establecer el Código Aduanero Común. La implantación de un arancel homogéneo para comerciar con los mercados extra bloque consolida por fin la unión aduanera, paso imprescindible para comenzar a plantear un mercado común.

El proceso de negociación para llegar al arancel externo común duró seis largos años, y su resolución esta semana en San Juan sólo puede entenderse en un contexto de amplias coincidencias en los poderes ejecutivos de los cuatro miembros titulares, y en el marco de negociaciones, intereses e intenciones políticas que exceden los bordes del organismo subregional. Con el visto bueno de los equipos legales y técnicos de cada país miembro, que se da por descontado, y tras la aprobación de los cuatro recintos legislativos, el nuevo Código Aduanero Común del Mercosur comenzará a regular el intercambio de bienes y servicios con el resto del mundo.

COMERCIO Y MÁS ALLÁ

Por ello no son excesivos los elogios con que los primeros mandatarios saludaron, en la provincia argentina de San Juan, haber llegado al establecimiento de este Código. Para Cristina Fernández constituye una victoria diplomática de primer orden, ya que han sido los técnicos y especialistas del Palacio San Martín los que durante el semestre de su presidencia pro tempore negociaron los términos de la nueva herramienta, que contiene más de 200 artículos, y con la que se espera que el Mercosur, que en conjunto supone la mayor zona productora de alimentos del globo, se relaciones con otros mercados y bloques comerciales. El Mercosur, auguró la presidenta argentina, “será el gran protagonista de este siglo.”

Luiz Inácio da Silva, Lula, por su parte, tampoco se excede al calificar de “histórico” el avance en la integración regional alcanzado en San Juan. No se debería pasar por alto la historia relativamente reciente de las relaciones bilaterales del gigante sudamericano con la Argentina. En los años setenta, cuando ambos países estaban regidos por autocracias dictatoriales, Brasil era la principal hipótesis de conflicto para los militares argentinos, que sospechaban que los cariocas se aprestaban a fabricar la bomba atómica en cualquier momento, para avanzar hacia Buenos Aires cruzando el “Estado tapón” uruguayo. Desde esos delirios relativamente recientes, a la buena sintonía actual entre ambas Cancillerías, hay un océano de por medio.

Además de destacar la real importancia de la reunión sanjuanina, y de llenar a su par argentina de elogios, Lula recibió la presidencia pro tempore (cuando ya tiene un pie en el estribo para dejar Brasilia, al menos de momento) y aprovechó la Cumbre para firmar tres documentos bilaterales. El primero, precisamente, trata de desarrollo nuclear. Ya nadie sospecha, afortunadamente, que Brasil persigue la bomba atómica para atacar Buenos Aires, pero la agenda nuclear brasilera sigue siendo un tema espinoso, especialmente teniendo en cuenta la adquisición reciente de tecnología atómica a Francia por parte de Lula, o el claro apoyo de su servicio exterior al plan de desarrollo nuclear iraní, un país vinculado por las investigaciones judiciales con el atentado a la AMIA porteña en 1994. Pero Cristina Fernández lo respaldó sin fisuras. Lula, por su parte, le entregó un explícito respaldo al reclamo nacional por la soberanía sobre las Islas Malvinas. Y poniendo negro sobre blanco, Lula expresó las diferencias en las nuevas relaciones bilaterales: “Cristina –le dijo en público a la presidenta, en el cierre de la Cumbre- en estos años, primero con Néstor Kirchner y después contigo, vamos a dejar en nuestro paso algo de valor inconmensurable: que nosotros ya no nos vemos más como adversarios ni enemigos, como hace un tiempo.”

El paso ha sido contundente, aunque el camino sigue siendo largo y escabroso. Las economías emergentes tienen cada vez un rol más determinante en el crecimiento del producto a nivel global, el Mercosur concentra la mayor cuota de producción alimentaria del mundo en estos momentos, y futuros tratado de libre comercio (TLC), tanto con la Unión Europea, con los países de Asia-Pacífico, o con el NAFTA norteamericano, aportarían dosis de complementación tecnológica y productiva por demás interesantes.

Es de esperar que sigan soplando los buenos vientos de coincidencias en las primeras líneas, y que este nuevo capítulo sea en realidad serio, y grande.
.
.
nelson.specchia@gmail.com
.
.

Bookmark and Share

Unasur no alcanza acuerdos (01 08 10)

UNASUR NO ALCANZA UN ACUERDO ENTRE COLOMBIA Y VENEZUERLA

Los cancilleres mantienen inflexibles las posturas de sus gobiernos

.

.

.

Los cancilleres de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) se reunieron en la capital ecuatoriana, para avaluar alternativas de resolución al conflicto planteado por el gobierno colombiano de Álvaro Uribe, sobre la supuesta existencia de bases guerrilleras territorio venezolano, y que llevó la semana pasada a la ruptura de relaciones entre ambos Estados latinoamericanos. Sin embargo, en la maratónica reunión, tras cinco horas de discusión, los cancilleres de la Unasur no lograron un consenso que permita una salida a la ruptura de relaciones diplomáticas. El canciller de Ecuador, país que ostenta la presidencia rotatoria de la organización regional, afirmó no obstante que la reunión constituyó “un importantísimo paso”, al lograr que los representantes de la política exterior de ambos países se sentaran a dialogar en torno a posibles alternativas de salida.

La reunión de cancilleres se desarrolló en un ambiente de tensión, el representante colombiano, Jaime Bermúdez, volvió a presentar las presuntas evidencias (que ya había expuesto ante periodistas en Bogotá, y luego ante el Consejo Permanente de OEA, reunido de emergencia a instancias del presidente Álvaro Uribe). Mientras que el ministro venezolano Nicolás Maduro negó categóricamente la pariticipación del gobierno de Hugo Chávez en cualquier tipo de sostenimiento ilegal a la insurgencia colombiana, calificando de “vulgares mentiras” las supuestas pruebas de fotos y videos ofrecidos por la parte colombiana; evidencias “no se pueden calificar de pruebas, son videos y fotos que conforman un paquete de mentira, una manipulación para agredir a nuestro país”.

La reunión de Quito se cerró con el anuncio, por parte de la presidencia ecuatoriana, de una convocatoria a una reunión Cumbre de presidentes de los doce países que integran la Unasur, para buscar a ese máximo nivel líneas de superación del conflicto bilateral entre Colombia y Venezuela, aunque se da por sentado que tal convocatoria se postergará hasta la segunda semana de agosot, luego de que el día 7 Juan Manuel Santos reemplace a Álvaro Uribe en la presidencia colombiana.

SE ATENÚAN LOS DISCURSOS

Colombia rechazó durante el fin de semana que su gobierno haya tenido presente en algún momento una hipótesis de conflicto militar con Venezuela. También las declaraciones del ejecutivo venezolano apuntaron a descomprimir el clima bilateral: “los fusiles de los soldados jamás serán disparados contra colombianos”, se afirmó desde Caracas.

Ambos discursos apuntan hacia bajar las tensiones entre ambos países, que habían alcanzado niveles críticos con las declaraciones del presidente Hugo Chávez, en el sentido de que había reforzado la frontera porque Colombia podía decidir una agresión.

Sin embargo, luego de una activa mediación de algunos mandatarios latinoamericanos, el tenor de los discursos a ambos lados de la frontera se ha suavizado.

Chávez aseguró en la víspera que la reunión de la Unasur fue positiva, “a lo largo de toda esta semana estuvimos combatiendo activamente por la paz”, afirmó.

Las gestiones al máximo nivel, sin embargo, continuarán muy activas durante los próximos días, el secretario general de la Unasur, el ex presidente argentino Néstor Kirchner, se reunirá el próximo viernes 5 con Chávez y un día después con Uribe y Santos, y reuniones idénticas planea el brasileño Lula Da Silva.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

La UNASUR se reune en Quito (29 07 10)

LA UNASUR SE REUNE EN QUITO PARA TRATAR UN PLAN DE PAZ

.

El diferendo entre Colombia y Venezuela, único tema de la agenda de los cancilleres

.

.

Los cancilleres de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) se reunirán la tarde de hoy en la capital ecuatoriana, para avaluar posibilidades de salida al conflicto planteado por el presidente colombiano Álvaro Uribe, en el sentido de que el régimen venezolano de Hugo Chávez cobijaría bases guerrilleras en su territorio, y que llevó a la ruptura de relaciones entre ambos Estados latinoamericanos.

La reunión extraordinaria fue convocada de emergencia por el presidente ecuatoriano Rafael Correa, a cargo en este momento de la conducción rotatoria de la organización continental.

Correa respondió así a la solicitud de uno de los doce países miembros de la Unasur, Venezuela, y de inmediato todos los cancilleres confirmaron su presencia.

La reunión tiene el conflicto entre los países vecinos como único tema de agenda; los ministros de Exteriores seguramente se abocarán a la “propuesta de paz” que el canciller venezolano Nicolás Maduro ha difundido en una recorrida contrarreloj por los países de la región (estuvo durante algunas horas en Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina y Chile, y ayer la presentó en Lima y en La Paz).

En todo caso, y aunque no han trascendido demasiados detalles de la propuesta de Maduro, el gobierno colombiano ya adelantó su rechazo a la iniciativa; el canciller colombiano Jaime Bermúdez la descartó afirmando que “un verdadero plan de paz arranca por la no intervención en asuntos internos”, con lo que viene a ratificar la postura de su gobierno.

Tras las declaraciones del ministro de Exteriores, el presidente Álvaro Uribe alertó que tal propuesta de paz puede ser una “trampa” frente a la cual es necesario tener cuidado, porque en Colombia la paz ya existe, dijo, y “esta paz nace de mantener una autoridad firme que se sustente en los valores democráticos”.

El foro de la Unasur parece el ámbito propicio para favorecer un acercamiento entre ambos países, especialmente luego que varios de sus miembros (Argentina y Brasil entre ellos) adelantaran posturas mediadoras para superar el diferendo.

Correa tiene la intención de convocar también a una Cumbre de presidentes, pero lo hará seguramente después del 7 de agosto, cuando en la presidencia colombiana ya se encuentre Juan Manuel Santos.

UNASUR “versus” OEA

La OEA no había recibido nunca tantos cuestionamientos como en los últimos tiempos. Su ubicación en Washington y el hecho que EEUU aporte el grueso de su presupuesto, ha llevado a que algunos Estados critiquen el peso relativo de los norteamericanos en la organización continental.

Frente a ella, el rol de los foros alternativos de diálogo subregional es creciente. La reunión de la Unasur en Quito también se inserta en esta disyuntiva, ya que cuestiona, en el fondo, la actitud de la OEA al reunir a su Consejo Permanente, por pedido de Álvaro Uribe, antes de la habitual ronda de consultas a los gobiernos.

La postura de la OEA volvió a reflotar las críticas de parcialidad hacia EEUU y sus aliados, y motivó quejas de algunos Estados miembros ante su secretario general, el chileno José Miguel Insulza.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Bookmark and Share