Archivo mensual: noviembre 2010

Hillary: Gestión de daños y perjuicios (30 11 10)

El escándalo del “cablegate”

LA DIPLOMACIA NORTEAMERICANA INTENTA DISMINUIR LOS DAÑOS POLÍTICOS
.

.

Tras el vendaval político que significó el inicio de la difusión de más de 205.000 documentos secretos norteamericanos, todo el cuerpo diplomático de la potencia continental, con la secretaria Hillary Clinton al frente, se ha abocado durante las últimas horas a atemperar los posibles daños políticos en las relaciones bilaterales, especialmente con los países aliados.

La noticia de la mayor revelación de documentos clasificados de la historia copó los titulares de la prensa de todo el mundo, y los periódicos escogidos por la web Wikileaks, que alienta la transparencia informativa a través de Internet, anotaron récords de visitas.

El diario madrileño El País fue el encargado de difundir los documentos en castellano, junto a otros medios principales en inglés, francés y alemán. El matutino The New York Times declaró que “editaría” la información contenida en los documentos secretos, de forma tal que los datos que se difundieran no pusieran en riesgo a personas, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

El País anunció que respetaría el criterio del diario neoyorquino, aunque cada medio tiene sus propias pautas, y con ello crece la expectativa de las revelaciones que se seguirán produciendo en los próximos días.

El corresponsal de El País en Nueva York, Antonio Caño, anunció por la red Twitter que en los próximos días se publicarán documentos relativos a la Argentina, tanto actuales, donde el gobierno norteamericano requirió de sus agentes consulares datos sobre la presidenta Cristina Fernández, como históricos, donde se revela información clasificada de los roles que jugaron diplomáticos durante eventos centrales de la política nacional, como la guerra de Malvinas.

El presidente Barack Obama no ha hecho declaraciones públicas sobre el escándalo, aunque el portavoz presidencial anunció que el jefe de la Casa Blanca está “disgustado, cuando menos” por la relevancia que adquirió el tema.

Hillary Clinton, asumiendo la voz oficial de la Administración, volvió a condenar frente a la prensa las filtraciones, y sostuvo que “estas revelaciones ponen en riesgo a nuestros diplomáticos, profesionales de inteligencia y personas de todo el mundo”.

Los efectos del huracán mediático no se limitan a la política exterior, sino que están alcanzando las relaciones de fuerza al interior del gobierno demócrata, que acaba de sufrir un serio revés en las elecciones legislativas de mediados de mandato.

El diputado republicano Peter King, que integra el Comité de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes, pidió que la web Wikileaks, responsable de la difusión de los documentos secretos, sea calificada como una “organización terrorista”.

VERSION OFICIAL DE EE.UU.

El contenido de los documentos hasta ahora ventilados tras la filtración de la diplomacia secreta estadounidense no implican una práctica inusual en los servicios exteriores: todos los diplomáticos envían a sus países opiniones y datos que consideran relevantes para la toma de decisiones en política internacional.

Pero, por una cuestión de imagen, este cruce de informaciones no puede tomar estado público, porque el daño simbólico que causan es enorme, como el que está padeciendo en estos momentos la Administración norteamericana.

El gobierno de Barack Obama ha decidido apoyarse en una línea estratégica: afirmar que sus diplomáticos “no son espías”. “Nuestros diplomáticos saben exactamente lo que son: diplomáticos”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

Pero aunque se admita que estas comunicaciones son usuales en el trabajo de un cuerpo diplomático, el efecto sobre las relaciones bilaterales entre la potencia americana y sus socios en el mundo podrían ser muy negativos, y duraderos.

PUNTOS ÁLGIDOS

En el volumen de la información que los periódicos van suministrando en cuotas medidas, resaltan opiniones controvertidas sobre los líderes del mundo.

Pero junto con este material polémico, aparece la valoración que hace el gobierno de los Estados Unidos de sus aliados internacionales en cuestiones altamente sensibles, y una agenda de prioridades que no siempre coincide con la manifestada públicamente por la Casa Blanca.

Entre estos elementos, de mayor peso específico para la relación de la potencia hegemónica en el concierto global, se conocieron planes de un ataque aéreo contra Irán, así como la orden de la secretaría de Estado de espiar a la conducción de la ONU.

Las relaciones con China, los lazos del gobierno ruso con las mafias, la crítica a los militares británicos en Pakistán, y detalles de las actividades clandestinas de la inteligencia norteamericana para combatir a Al Qaeda, configuran hasta ahora los principales puntos álgidos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

 

 

 

Anuncios

Palabra de espía (29 11 10)

LA MAYOR FILTRACIÓN DE SECRETOS PONE EN APRIETOS A WASHINGTON

El gobierno estadounidense ordenó espiar a los líderes políticos y a la ONU

.

.

Finalmente, los esfuerzos de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, fueron insuficientes para parar la mayor filtración de secretos de Estado de la Administración estadounidense por parte del portal Wikileaks, que brega por la transparencia informativa utilizando el escaparate global de Internet.

Con una filtración que necesariamente ha de tener un origen interno, en alguno de los vericuetos de la inmensa burocracia de los servicios secretos de los Estados Unidos, los documentos secretos de la diplomacia norteamericana llegaron a la ONG comandada por Julian Assange, y ayer comenzaron a tomar estado público mediante el envío a diversos medios de una primera remesa de los cerca de 250.000 documentos que se espera difundir.

En castellano se conocieron a través del diario madrileño El País, que le dedicó el grueso de su edición electrónica, con una portada de actualización permanente. Esta actualización del diario español fue crucial durante toda la jornada de ayer, ya que el servidor de la web Wikileaks, según ésta denunció a través de la red Twitter, sufrió un ataque masivo a pocas horas de comenzar a difundir los documentos, en un último intento de frenar la filtración de los papeles del gobierno de Estados Unidos.

Junto a El País, un medio de comunicación de enorme predicamento en hispanoamérica, también difundieron el contenido de los cables secretos el diario británico The Guardian, el francés Le Monde y la revista alemana Der Spiegel. Dentro del territorio estadounidense, el medio elegido por Wikileaks para difundir la primicia de los documentos secretos –como ya lo había hecho con información clasificada referida a la guerra de Irak- fue The New York Times.

La ONG por la transparencia se ha ganado el respeto de los grandes medios de comunicación, por someter a un riguroso contraste sus fuentes, que le da una alta credibilidad al material que decide difundir.

Por eso mismo la publicación de este tipo de documentos, que muestran datos obtenidos por funcionario políticos sin autorización oficial, pueden tener “consecuencias graves”, según admitió el propio Assange.

La secretaria Clinton, sin embargo, decidió remarcar la “vulnerabilidad” en que la difusión de la información clasificada deja a “docenas de personas”, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Clinton telefoneaba anoche a los gobiernos de los países más importante afectados por esta fuga de información, entre otros los de China, Alemania, Francia y Arabia Saudí, para alertarles de lo sucedido y ofrecer la versión oficial de su Administración.

Aunque a juzgar por el tenor de algunas afirmaciones contenidas en los documentos, el departamento de Estado norteamericano deberá realizar un ingente esfuerzo para justificarlas.

AFIRMACIONES COMPROMETEDORAS

En el intento de frenar una escalada informativa que ya tiene carácter de escándalo, Washington emitió un comunicado donde condena la filtración socializada por la web Wikileaks.

El Pentágono, además, afirmó que debe detenerse la divulgación ya que los documentos han sido “ilegalmente obtenidos”, aunque no considera el hecho de que también ha sido ilegal la manera en que los agentes norteamericanos se hicieron con la información.

En ella se leen afirmaciones sumamente comprometedoras, no solamente de dirigentes opuestos a Washington, sino de algunos de los líderes más afines con la Casa Blanca. Las “salvajes” fiestas sexuales de Berlusconi, el machismo autoritario de Putin, la hipocondría de Gadafi, o la poca imaginación de Ángela Merkel, se mezclan con pruebas de la participación de la CIA en los intentos de aislamiento de Chávez y en el golpe contra Manuel Zelaya.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

El desalmado tijeretazo europeo (26 11 10)

El desalmado tijeretazo europeo

.

por Nelson Gustavo Specchia

 

.

.

.

Una gran tijera recorre Europa. Si los filósofos Karl Marx y Friedrich Engels escribieran hoy, posiblemente cambiarían la figura de aquella famosísima primera línea del “Manifiesta Comunista”. Porque el fantasma de nuestros días, en el Viejo Continente, toma la forma de una tijera que recorta gastos y déficit públicos a mansalva y discreción; pero por el tajo abierto aparecen las diversas formas del conflicto social. La sociedad civil no parece estar dispuesta a permitir pasivamente que los gobiernos recorten derechos juntos con los gastos. Los empleados asalariados y los estudiantes se ubican, en las diferentes latitudes, entre los colectivos que encabezan la reacción social y amenazan con subir la temperatura del gélido otoño europeo.

La primera señal, hace apenas seis meses, fue Grecia. Un gobierno socialista recién asumido, el del Pasok de Giorgios Papandreu, hubo de admitir que sus antecesores habían fraguado las cuentas públicas, que las arcas del Estado estaban casi vacías, y que la economía helena –con restringido margen de acción desde la política monetaria, al estar dentro de los acuerdos de la eurozona- necesitaba con urgencia un rescate por parte de los socios comunitarios. En pocas horas, los bonos de la deuda griega treparon hasta cifras siderales (el ya recurrente “castigo de los mercados”), y la democristiana Ángela Merkel le contestaba a Papandreu desde Berlín con el discurso que en medio año se ha convertido en dominante: saca la tijera y recorta gastos, corta mucho y a fondo, y luego veremos si te tiramos una soga desde el Bundesbank.

Papandreu intentó resistirse, aunque no mucho. A la capital europea que acudía, palabras más o palabras menos, le contestaban con el mismo discurso de la alemana. Desde Bruselas, la capital de la Unión Europea, el presidente de la Comisión, el ex marxista y hoy liberal José Manuel Duráo Barroso, instó al griego a que acudiese al Fondo Monetario Internacional. La postura de Europa, tanto de sus instituciones comunitarias como desde los gobiernos de los Estados miembros, pegaba, de esta manera, el mayor golpe de timón en la orientación estratégica de la política económica y social desde la posguerra. La concepción comunitaria que llevó al establecimiento y las conquistas del “Estado de bienestar”, el gran invento de los padres de la integración continental mediante la unión de capitalismo y derechos sociales, se relegaba. Las recetas de la vieja ortodoxia liberal volvían a obtener patente de corso.

EL VIRUS GRIEGO

Qué año, este 2010, decían entre exclamaciones los columnistas de la prensa europea. Pero bueno, al menos el fantasma de la tijera limitó el estallido de la crisis a Grecia. Papandreu finalmente aceptó la humillación. Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy, junto a Duráo Barroso, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rumpuy, y el jefe del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, anunciaron entonces el rescate de la economía de la isla mediterránea; en el mismo anuncio comunicaron el severo plan de ajuste impuesto a Atenas, (con la obligación de reducir cuatro puntos el déficit este año, del 12,7 al 8,7 por ciento del PBI; y seguir avanzando luego hasta reducirlo al 3 por ciento). Los colegios públicos, las universidades, los bancos, las oficinas públicas de todos los niveles de la administración cerraron, y los hospitales sólo atendieron emergencias. El primer ministro expresó su solidaridad a los trabajadores movilizados, pero, abatido, dijo que no tenía ninguna alternativa.

Los empleados y los estudiantes se largaron a la calle, incendiaron contenedores y algunos muertos quedaron en las jornadas de protesta. Pero la crisis se encapsuló en Grecia y no saldrá de allí, escribían los analistas. Y los gobiernos, especialmente los de países con economías en grados de vulnerabilidad cercanos a la griega, afirmaban que el riesgo de contagio estaba conjurado. El euro estaba a salvo, y no habría nuevas crisis. Pero tanto los políticos como los analistas se equivocaban. O mentían. Eso es lo que vino a mostrar el estallido de la burbuja económica en Irlanda esta semana.

En la última reunión del G-20, al tratar el tema de la “guerra de monedas” como el nuevo capítulo de la crisis económica internacional, los países emergentes –Argentina y Brasil entre los principales- volvieron a insistir en que la salida de la crisis no pasa por el recorte del gasto sino por aumentar los alicientes al consumo interno. El bloque europeo volvió a desestimar la estrategia una vez más, insistiendo en los achicamientos de los déficits y en los recortes de los gastos sociales.

Ese camino volvió a mostrar un nuevo escollo esta semana, cuando el primer ministro irlandés, Brian Cowen, no pudo seguir resistiendo el “castigo de los mercados” y la presión conjunta de sus colegas del continente, y anunció el pedido de salvataje económico al Banco Central Europeo y al Fondo Monetario Internacional. El virus griego, aunque todos lo negaran, había cruzado el mediterráneo y alcanzado al “tigre celta”, ese mismo que los analistas desde la gran prensa especializada ofrecían como ejemplo al mundo subdesarrollado hasta hace apenas unos meses.

IRLANDA COMO POLVORÍN

El domingo pasado, a la noche, después de una reunión del Consejo de Ministros que había durado más horas de las prudentes, el premier irlandés Brian Cowen enfrentó a los medios de prensa y admitió que el país debía acudir al auxilio del FMI y de las instancias financieras europeas, o enfrentarse a la bancarrota. La crisis del euro se cobraba así su segunda víctima, tras la debacle griega. El crédito que los irlandeses del tradicional partido liberal, el Fianna Fail, calculan que necesitarán asciende a unos 80.000 millones de euros, con eso lograrían calmar la fuerza del “castigo de los mercados”, y los títulos de su deuda podrían volver a montos medianamente manejables. Irlanda viene a confirmar que la crisis europea –que es, en definitiva, la crisis del euro- está vigente y piensa seguir dando batalla, independientemente de lo que los líderes afirmen en los discursos.

Volviendo a un libreto que ya no respeta ideologías ni emisores –lo mismo dicen los conservadores que los socialistas, los democristianos que los liberales- el gobierno irlandés usó la misma tribuna del anuncio del pedido de salvavidas al FMI para adelantar que acababa de aprobar otro desalmado tijeretazo en el país de las verdes praderas y los “pubs” donde se honra a san Patricio con la mejor cerveza del mundo. Un tijeretazo de unos 6.000 millones el año próximo, y hasta un total de 15.000 millones de euros (algo así como el 10 por ciento del PBI) en los próximos cuatro años. Ya se sabe cómo: se reducirá el gasto público, aumentarán los impuestos, se “racionalizarán” las plantas de empleados (ayer Dublín anunciaba que el “drástico ajuste” del que “nadie quedará a salvo”, implicará el despido de 25.000 trabajadores), disminuirá el salario mínimo –y con él toda la escala de sueldos-, terminarán los subsidios al desempleo o a las situaciones de riesgo social, y se reducirán las jubilaciones y las prestaciones sociales. Inclusive se admite que Irlanda volverá a ser un país de emigración. Adios Estado del bienestar, adios.

Y nada de que el “virus griego” está conjurado. El contagio, principalmente hacia Portugal y España, pero también hacia Italia y otras economías menores, podría llegar por una doble vía, el endeudamiento existente entre los bancos de la eurozona (los bancos alemanes y británicos, por ejemplo, tienen papeles de deuda de los bancos irlandeses por unos 250.000 millones de euros); o por vía de los títulos públicos de deuda, cuyo precio cae en la misma proporción y velocidad en que las aseguradoras de riesgo marcan nuevos records para las economías más endebles.

EL COSTO SOCIAL

Y mientras los políticos y los técnicos se deslizan hacia el pánico, la sociedad civil parece prepararse para resistir el embate contra el ajuste de la gran tijera. El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó a los veinticinco grandes empresarios (casi todos opositores a su gobierno y a su Partido Socialista Obrero Español) para que lo ayuden con ideas, o con lo que sea a estas alturas, para escapar de la fuerza del tornado, luego de que las dos centrales sindicales le hicieran la primer huelga general. El conservador Nicolás Sarkozy viene aguantando un mes de protestas en la calle. El premier portugués, José Sócrates –socialista como Zapatero- se enfrentó esta semana a la mayor huelga general de la historia de Portugal, y su gobierno no tiene ni una sola estrategia nueva para esquivar los vientos que ya llegan a sus costas desde el desdentado “tigre celta”.

Los estudiantes británicos, por su parte, se largaron a marchar por Londres, abandonando las aulas en todo el país, protestando contra los planes del gobierno conservador de David Cameron de incrementar las matrículas universitarias, que implicará, en la práctica, triplicar el costo anual de los estudios superiores. La semana anterior, la protesta se tornó violenta: los estudiantes tomaron la sede partidaria de los “tories” en Londres, incendiándola y destrozándola.

El tijeretazo de Cameron ha comenzado por las universidades y la investigación, y los estudiantes ingleses parecen estar dispuestos a enfrentarlo. Igual que los italianos, donde también esta semana centenares de estudiantes se enfrentaron a la policía, e inclusive lograron ingresar al Parlamento, manifestándose contra los ajustes presupuestarios dispuestos por el gobierno del primer ministro derechista Silvio Berlusconi, que ha preparado un decreto ley que prevé el recorte de los fondos para las universidades públicas y la investigación, mientras favorece a los centros privados de enseñanza.

 

En definitiva, cualquiera termine siendo la salida de la actual crisis, parece evidente que los daños al Estado social del bienestar, esa construcción solidaria y transgeneracional que Europa ofreció al mundo como ejemplo de construcción sociopolítica, y que logró establecerse y enriquecerse mediante un consenso horizontal de las élites dirigentes –tanto de la derecha como de la izquierda- durante la segunda mitad del siglo XX, no saldrá indemne. Lo único que permanece, sin siquiera un rasguño, es la furia y la voracidad de los mercados.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Los estudiantes europeos, abanderados del descontento social (25 11 10)

EL DESCONTENSO SOCIAL POR LA CRISIS ECONÓMICA SE EXPANDE EN EUROPA

Peligra la continuidad del gobierno conservador en medio de la crisis

.

.

Como era previsible, la movilización social que venía tomando forma en diversos países europeos tomó fuerte impulso con el anuncio realizado por el gobierno irlandés a principios de esta semana.

El premier liberal Brian Cowen anunció que finalmente su Administración había decidido acudir al salvataje financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que implica, al mismo tiempo, adoptar una estrategia de fuerte ajuste y enfriamiento económico, según la tradicional receta neoconservadora del organismo.

Cowen admitió que las partidas presupuestarias destinadas a cubrir gastos sociales se reducirían drásticamente, y que los despidos de empleados podrían ascender hasta los 25.000 trabajadores.

El anuncio del gobierno irlandés disparó la protesta social. Los estudiantes irlandeses se preparan a resistir, emulando los estallidos que sus colegas británicos, franceses e italianos están protagonizando en sus respectivos países en estos días.

En Londres, tras la destrucción de la sede partidaria de los Conservadores la semana antepasada, la protesta estudiantil se recrudeció ayer contra los planes de privatización y encarecimiento de la formación universitaria prevista por el premier “tory” David Cameron.

En las universidades de Oxford, Birmingham, Cardiff, y en el University College de Londres, cientos de estudiantes realizaron sentadas durante la noche y hasta el mediodía en protesta por los planes para elevar la matrícula anual de 3.000 a 9.000 libras.

En Roma, agrupaciones estudiantiles, profesores y científicos protestaron ayer contra los ajustes que el gobierno de Silvio Berlusconi planea implementar, que contempla para el año que viene recortes de 700 millones de euros sólo en la educación secundaria.

Los estudiantes entraron al Coliseo luego de cortar varias calles céntricas al grito de “la escuela pública no se toca”.

En este contexto de fuerte rechazo a las medidas de austeridad, la Confederación Europea de Sindicatos convocó ayer a una “gran manifestación continental” que se realizará el próximo 15 de diciembre.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Irlanda en la boca del volcán (25 11 10)

IRLANDA AUMENTA EL DESCONTENTO SOCIAL POR EL ACUERDO CON EL FMI

Peligra la continuidad del gobierno conservador en medio de la crisis

.

.

El terremoto político generado por el gobierno conservador irlandés al anunciar la solicitud de rescate financiero al Fondo Monetario Internacional, a principios de esta semana, amenaza con expandirse a otros escenarios europeos.

Ayer la prensa especializada anunciaba que tanto España como Portugal han caído en las evaluaciones de riesgo de las agencias internacionales, al tiempo que la ola de ajustes estructurales con que los gobiernos del continente han decidido enfrentar la crisis económica sigue abriendo frentes de conflicto social, con especial participación de los trabajadores asalariados y de los estudiantes.

El primer ministro Brian Cowen, ha resistido durante toda la semana un duro embate de las fuerzas políticas irlandesas, no sólo de la oposición sino también de un sector importante dentro de su propio partido, después que el domingo pasado anunciara el cambio de rumbo de su gobierno, la solicitud del salvataje financiero al FMI.

Un acuerdo que conlleva medidas restrictivas para enfriar la economía y achicar el gasto social y el déficit, que se calcula en unos 19.000 millones de euros, un 32 por ciento del Productos Bruto Interno (PBI) del país. La Unión Europea (UE) exige que el déficit público se mantenga por debajo del 3 por ciento del PBI en sus Estados miembros que han adoptado el euro como moneda única.

Cowen admitió ayer que todavía no se ha acordado una cifra definitiva con los técnicos del Fondo y con los funcionarios de la UE, pero deslizó que “se discutió un monto del orden de los 85.000 millones de euros” (el equivalente a unos 115.000 millones de dólares).

Con esta suma, el Ejecutivo espera financiar la economía y los bancos en riesgo de bancarrota, mientras maniobra para ahorrar en cuatro años 15.000 millones de dólares mediante el ajuste presupuestario, a lo que complementará con un aumento en la recaudación impositiva en 5.000 millones adicionales mediante la creación de nuevos gravámenes.

La crisis política tomó una nueva dimensión cuando el gobierno anunció los planes para lograr estos niveles de ahorro, que implicarán un recorte de 2.800 millones de dólares en prestaciones sociales, sobre todo en beneficios por desempleo y asignaciones familiares.

Cowen sigue resistiendo los pedidos de dimisión inmediata que le llegan desde el arco opositor, y promete disolver el Parlamento y adelantar las elecciones, pero después que el Parlamento irlandés apruebe su proyecto de Presupuesto, el próximo 7 de diciembre.

Tras las defecciones en su propio partido, no hay seguridades de que el premier tenga los suficientes votos para avanzar en esta estrategia.

.

DILEMA OPOSITOR

La crisis política que enfrenta el primer ministro irlandés Brian Cowen ha desgastado tanto su gobierno, que es improbable que pueda mantenerse en el cargo.

Durante esta semana ha logrado sortear los pedidos de renuncia que llegaron desde la centroizquierda, e inclusive desde el interior de su propio partido. Pero ya hay pocas dudas que deberá dejar el Ejecutivo, la pregunta es cuándo.

Porque si renuncia antes de la aprobación presupuestaria en el Parlamento, se caería todo el acuerdo con el FMI y la UE. Pero si Cowen logra hacer aprobar los presupuestos antes de irse, los partidos opositores que con mayor probabilidad heredarán el poder tendrán sus manos atadas al acuerdo con el Fondo, y la crisis económica dejará poco margen para que puedan revisarlo.

Los sindicatos, mientras tanto, ya adelantaron que las anunciadas medidas de austeridad desatarían una ola de agitación social, y convocaron a una protesta el próximo sábado en la capital, Dublín.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

 

Los conservadores irlandeses quedan solos en la crisis (24 11 10)

LOS CONSERVADORES IRLANDESES QUEDAN SOLOS EN LA CRISIS

El gobierno se enfrenta a una votación crítica en el Parlamento

.

.

Después del cataclismo político que el gobierno irlandés provocó al anunciar la solicitud del salvavidas económico al Fondo Monetario Internacional (FMI), la Administración conservadora encabezada por el primer ministro Brian Cowen se enfrenta hoy a una probable crisis, al someter a votación en el Parlamento el proyecto de presupuestos para el año próximo.

Siguiendo el guión característico del organismo multilateral, Irlanda deberá realizar un sacrificado ajuste en sus cuentas públicas para acceder a los créditos del FMI, un achicamiento en el gasto que debería implicar un ahorro de unos 20.000 millones de dólares en los próximos cuatro años.

Las reticencias que el partido en el gobierno, la centroderecha tradicional del Fianna Feil, planteó en las últimas semanas, mientras los bonos públicos caían en picada y los mercados financieros castigaban con tasas cada día más altas las necesidades de financiamiento, se quebró finalmente el domingo último.

Cuando Cowen y su ministro de Finanzas, Brian Lenihan, anunciaron la solicitud de rescate al FMI y a la Unión Europea (UE), comunicaron asimismo las estrategias de ahorro, entre las que figuran una disminución del salario mínimo, el despido de empleados públicos y la aplicación de nuevo gravámenes fiscales. Frente a ello, los partidos que acompañan al Fianna Feil en el gobierno cuestionaron su apoyo a los presupuestos, e inclusive legisladores del propio partido gubernamental pusieran ayer en duda su apoyo.

La oposición de centroizquierda del Sinn Fein, y el partido Fine Gable, exigieron la disolución del Ejecutivo de Cowen y el adelanto de las elecciones. Esta postura del arco opositor fue asumida inclusive por el sector más progresista del gobierno, que tiene serios reparos para abandonar las principales políticas sociales en beneficio del crédito del FMI.

Durante la jornada de ayer se filtraron a la prensa las reuniones en Dublín de dos sectores diferentes de parlamentarios del Fianna Feil, una de los que apoyan a Cowen y otra de quienes piden su renuncia.

Respondiendo a las críticas y al creciente descontento, el primer ministro anunció su disposición a adelantar las elecciones, pero para después de la aprobación de los presupuestos, durante el próximo enero. La oposición, en cambio, sostiene que las elecciones deberían darse antes de la discusión presupuestaria, para, de esa manera, ratificar con legitimidad el cambio de rumbo decidido por el Ejecutivo.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

El gobierno irlandés se rinde al FMI (22 11 10)

EL GOBIERNO IRLANDÉS EN CAÍDA LIBRE TRAS LA CRISIS FINANCIERA

La administración del Fianna Fail se quiebra por el rescate al FMI

.

.

 

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, quedó ayer entre la espada y la pared, luego que partidos aliados y opositores declararan que el jefe del Ejecutivo debería abandonar el cargo y adelantar las elecciones por “haber perdido la confianza popular”.

Cowen enfrenta un creciente estado de malestar social, tras decidir finalmente solicitar ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para salvar al país de la bancarrota. Dublín venía asegurando desde hace meses que no seguiría el camino que ya había tenido que emprender Grecia, y que contaba con los activos suficientes para mantener financiada la economía nacional sin necesidad de ayuda externa.

A pesar de que Cowen y su ministro de finanzas, Brian Lenihan, reconocieron que el país enfrenta un déficit público del orden de los 19.000 millones de euros, insistieron en que campearían internamente el temporal. El ejemplo griego, donde el auxilio de los organismos multilaterales exigió duras condiciones de ajuste que terminaron en un estallido social, estaba en el centro de las reticencias del gobierno del Fianna Fail. Finalmente, no hubo más alternativas que solicitar el rescate.

El FMI y la Unión Europea (UE) aseguraron inmediatamente que socorrerían a Irlanda con un préstamo que podría rondar los 130.000 millones de dólares, pero, como era previsible, exigieron unas condiciones extremadamente duras de achique y restricciones en las cuentas públicas, especialmente en las partidas destinadas al gasto social.

El nuevo presupuesto para el año próximo, y que debería ser aprobado el 7 de diciembre, conllevaría un ajuste de 20.000 millones de dólares en cuatro años, para lo cual se rebajaría el salario mínimo (y con él, toda la escala salarial), recortes en las ayudas sociales, despidos de empleados públicos, y la introducción de nuevos impuestos.

Si bien desde Europa se saludó positivamente la decisión, en pocas horas ésta había hecho tambalear a todo el gobierno. Desde la UE, la política de restricción de gastos, achicamiento económico y reducción de déficit público ha sido asumida por todos los gobiernos, independientemente de su signo ideológico, y es impulsada por las principales economías.

Desde las principales capitales europeas se presionó a Dublín en las últimas semanas para que accediera al plan de rescate externo, aduciendo que la crisis bancaria y financiera irlandesa amenaza a las otras economías “débiles” de la zona euro, entre las cuales se sigue incluyendo a España y Portugal, a pesar de que sus gobiernos lo nieguen recurrentemente.

Pero, aunque el anuncio de Cowen tranquilizó a Europa, el frente interno se desestabilizó rápidamente. El primer ministro aseguraba anoche que no piensa renunciar; pero si no consigue hacer aprobar el presupuesto, el FMI tampoco girará los fondos para el rescate de los bancos al borde de la quiebra.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

La cólera haitiana (19 11 10)

La cólera haitiana

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

.

.

 

.

En el último informe sobre desarrollo humano, difundido este año tras la exhaustiva investigación del Banco Mundial, se confirmó un dato que los analistas políticos y económicos internacionales venían sosteniendo como hipótesis hace algún tiempo: América latina es la región más desigual del planeta. Hay países y regiones más pobres que la nuestra en la larga y pormenorizada lista de la organización multilateral, pero ninguna donde las desigualdades entre los sectores que detentan la riqueza y los estratos que tienen poco o nada, la distancia entre los mayores y los menos ingresos, sea tan grande como en América latina. Y de esa vergonzante injusticia política y social, la herida más profunda y más notoria es, recurrentemente, Haití.

En estos días, una imparable epidemia de cólera se extiende por las tierras haitianas, las víctimas mortales ya superaron el listón de los mil cadáveres; los hospitalizados se acercan a los veinte mil; y las organizaciones sanitarias advierten que, si no media una acción regional conjunta para detener la pandemia, ésta no parará hasta infringir unas diez mil muertes.

Además, a pesar del relativo aislamiento insular de Haití, como una venganza de los humillados y de los olvidados, la isla ha comenzado a exportar el cólera, y esta semana se detectaron los primeros casos en República Dominicana. Inclusive, para dar todavía una vuelta de rosca más a la ironía, desde las costas del país ubicado en el vagón de cola de las listas de las organizaciones internacionales, la enfermedad ha logrado cruzar las aguas del Caribe, y la cólera haitiana ha llegado hasta los Estados Unidos.

EL PECADO DE LA RIQUEZA

Hace algunos años me encontraba trabajando en República Dominicana, en unas misiones de cooperación internacional, y aproveché la oportunidad para cruzar la frontera con Haití en varias oportunidades, para relacionarme con colegas, profesores e investigadores universitarios especialmente dedicados a estudiar el caso haitiano, uno de los extremos más sui generis de nuestros tan particulares desarrollos sociopolíticos latinoamericanos. En Santo Domingo, un querido colega me explicaba su versión sobre el drama de la otra mitad de la isla: para él, el “pecado original” de Haití fue su riqueza y su osadía, y la soledad a la que lo abandonaron sus vecinos. Sobre las dos primeras se cebó el poder de los grandes, la tercera sigue siendo un lastre que la región arrastra.

Porque Haití se rebeló temprano y fuerte. Era en las tierras americanas una de las colonias más ricas, la joya de la corona francesa en el nuevo mundo. Contra el rey de Francia se alzó en 1804, y quebró las cadenas coloniales. Fue el primer país de América latina en cortar esas cadenas –y el segundo en todo el continente, tras la emancipación de las colonias norteamericanas del trono británico-. Pero, además, la revolución haitiana fue una novedad mundial, porque se alimentó de una filosofía igualitarista y una lucha abolicionista que venía fraguando desde la última década del siglo XVIII, y que tras la independencia convirtió a la vieja Isla La Española en una república independiente, rica económicamente –tanto en recursos naturales como en valor agregado-, y con una nueva ciudadanía proveniente, con apenas matices, de una situación de esclavitud.

Más del 90 por ciento de la población haitiana al momento de la independencia provenía del África subsahariana. Aquella revolución, por eso, pasó a las páginas de los libros de historia y de ciencia política como la primera experiencia social en que la rebelión de esclavos produce la emancipación, la independencia política, la creación de un nuevo Estado, y la abolición de un sistema de explotación humana. En América latina, fue en Haití donde nació la libertad política y la igualdad social. Era un símbolo demasiado importante para que los poderes fácticos no tomaran nota de ello.

Y tomaron nota. Una burguesía acriollada fue paulatinamente haciéndose cargo de los resortes económicos del país, y antes de que éste cumpliera su primer siglo, el ejército de los Estados Unidos invadía formalmente el territorio, y se hacía cargo de los resortes políticos en forma directa. Washington sólo dejó la administración del país caribeño cuando estuvo seguro de que la gestión de su gobierno recaería en manos seguras. En plena guerra fría, y con el ejército norteamericano ocupando los cuarteles haitianos, comenzó la dictadura de los Duvalier, Francois –“Papá Doc”- y su hijo Jean-Claude –“Bebé Doc”-. Cuando un golpe militar terminó con la dictadura, a fines de los años ochenta, ya no quedaban ni rastros de aquel ímpetu revolucionario e igualitarista. Tampoco quedaba nada, o casi nada, de aquella riqueza que hacía brillar a la isla en la corte de París. Haití ya era un sumidero social, cultural y político.

Y mientras era expoliado por una oligarquía criolla y por la fuerza de una potencia extranjera, descendiendo año a año en los indicadores de las listas de desarrollo y calidad institucional de todos los organismos internacionales, los países de la región miraron hacia otro lado. Hubo que esperar hasta que la degradación tocara fondo. En 2004, cuando la mezcla de pobreza, hambre, miseria, violencia, todos los tipos posibles de escases y el vacío de poder ubicaran al país al borde del abismo, para que los Cascos Azules de las Naciones Unidas se hicieran cargo de la situación.

LAS PLAGAS DE EGIPTO

Pero frente a una sociedad desarticulada metódica y sistemáticamente durante doscientos años, la misión de la ONU podía hacer poco, inclusive con la voluntad del Brasil de Lula da Silva, involucrándose y tomando la responsabilidad de la conducción de la misión; o del envío de contingentes y recursos importantes, como los dispuestos por la Argentina durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Y como en una maldición bíblica, sobre ese golpeado y sufrido pueblo se han encarnizado también los elementos naturales. En enero de este año un terremoto de magnitud 7.0 en la escala de Richter desarticuló los pocos servicios públicos que aún quedaban en pié, barrió con las chabolas de frágil construcción y enterró bajo su furia a unas 250.000 personas (aunque dada la debilidad estadística, es probable que fueran muchas más). Unos tres millones de haitianos quedaron más desamparados de lo que estaban, y hasta el Palacio Presidencial, una de las pocas construcciones en material de los años de gloria, se partió en mil pedazos.

A principios de este mes de noviembre, el huracán Thomas volvió a agravar la situación sanitaria, devastando los campamentos de tiendas, donde los desplazados por el sismo de enero buscaban algún tipo de cobijo. Los vientos, provenientes de la vecina isla de Santa Lucía, castigaron Haití con torrentes de agua y ráfagas de 130 kilómetros por hora durante todo un fin de semana. El huracán provocó inundaciones, aisló diferentes zonas del país adonde ninguna ayuda pudo llegar, desplazamientos y deslaves de tierra, y crecidas de ríos. Unos ríos que se usan al mismo tiempo para proveerse de agua de consumo, y de depósito de detritos. La epidemia de cólera tenía, así, todos los elementos para prosperar.

El brote de cólera, aparecido a mediados de octubre tras más de un siglo sin tener presencia en Haití, vuelve a traer la atención internacional sobre la isla.  Hasta ahora, el último balance de las oficinas sanitarias registran 1.110 muertos, más de 18.000 enfermos hospitalizados, y la propia Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que, de no intervenir de forma efectiva la ayuda internacional, esas cifras se multiplicarán indefectiblemente. El cólera podría afectar a unas 200.000 personas y provocar miles de muertos en los próximos seis meses. La actual tasa de mortalidad se ubica entre el 4 y el 5 por ciento, de mantenerse ese indicador, la OPS admite que causaría, cuando menos, unos 10.000 muertos.

Si con estas perspectivas la región vuelve a repetir el error histórico de abandonar a Haití a su suerte, será muy difícil hacer creíble, a futuro, cualquier discurso sobre la importancia de la integración política de América latina.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Italia, al norte y a la derecha (19 11 10)

BOSSI SE SUMA A BERLUSCONI PARA ADELANTAR LAS ELECCIONES

La derecha italiana se organiza para enfrentar el voto de censura al gobierno

.

.

.
La confianza del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, al asegurar que si prospera el voto de censura que la izquierda promueve en la Cámara de Diputados adelantará las elecciones, fue ratificada ayer por el líder de la Liga Norte.
Umberto Bossi, el dirigente del separatista partido de la región Norte, la más rica e industrializada de la península, afirmó en la víspera que la celebración de elecciones anticipadas volverían a traer claridad al gobierno, tras la crisis en que se ha hundido el Ejecutivo por el abandono de los ministros leales a Gianfranco Fini, hasta ayer aliado del primer ministro y hoy uno de sus máximos opositores.

Aunque Bossi aliente la realización de nuevas elecciones antes de que Berlusconi agote su mandato, en 2012, el dirigente de la Liga Norte se manifestó confiado en que el gobierno sorteará la moción de censura en el reciento de los Diputados, “saldrá adelante, pero yo preferiría ir a elecciones, así son los ciudadanos los que piensan en enderezar al Gobierno”, dijo.

La moción de censura, que fue presentada originariamente por los partidos de izquierda de Italia por los Valores, y del Partido Democrático, tiene posibilidades de prosperar con la incorporación de los 33 parlamentarios que suma Fini al arco opositor. Sin embargo, Berlusconi mantiene una leve diferencia favorable en el Senado, donde se votará también una moción, pero de confianza al gobierno.

El miércoles por la tarde, el presidente Giorgio Napolitano acordó con los presidentes de ambas Cámaras que las votaciones a favor y en contra del primer ministro se realicen el mismo día, el próximo 14 de diciembre.

Mientras tanto, la oposición de izquierda se encuentra en una encrucijada, porque ve que la moción de censura puede prosperar con los diputados que aportan los finianos, pero es consciente que se enfrenta a una segura derrota si se adelantan las elecciones.

El líder del Partido Democrático, Pier Luigi Bersani, aseguró ayer que la posibilidad de un nuevo gobierno con Berlusconi a la cabeza “sería un doble delirio”, y subrayó la necesidad de comenzar “una fase nueva, un gobierno de responsabilidad institucional para cambiar el ritmo de las políticas económicas y sociales”.

Sin embargo, la centroizquierda está lejos de acumular votos suficientes para poder plantearse como alternativa a “Il Cavaliere”: según los últimos sondeos, la alianza entre el partido de Berlusconi y la Liga Norte de Bossi acumularían más del 40 por ciento de los sufragios, mientras que la centroizquierda quedaría en un rezagado segundo lugar, con el 26 por ciento de los votos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Berlusconi: “O voto de confianza o elecciones” (18 11 10)

SI PIERDE EL VOTO DE CONFIANZA ITALIA ADELANTARÁ LAS ELECCIONES

Berlusconi se resiste a dejar el gobierno en plena crisis de su partido

.

.

El primer ministro italiano, el conservador Silvio Berlusconi, manifestó en la víspera que dará batalla para conservar el poder en Italia tras la crisis de gobierno abierta por su ex socio en el partido derechista Pueblo de la Libertad, Gianfranco Fini.

Los ministros aliados a Fini en el gabinete dejaron sus carteras en el Ejectuvo, y pasaron a formar parte del nuevo partido con que Fini ha dividido a la derecha, Futuro y Libertad.

Con la nueva agrupación sumándose al arco opositor, Berlusconi se queda en minoría en el Congreso, lo que implicó que el presidente de la República, el comunista Giorgio Napolitano, interviniera para establecer los mecanismos que permitan sortear la crisis.

En la tarde de ayer, Napolitano se reunió con los dos dirigentes de las cámaras legislativas, Gianfranco Fini de Diputados, y el presidente del Senado, Renato Schifani.

Con ambos consensuó que el Parlamento no demoraría la tramitación de los presupuestos generales del país, una ley que tiene carácter urgente en el contexto de crisis económica internacional, dado el riesgoso endeudamiento italiano, y, al mismo tiempo, que se realizarían las votaciones para las sendas mociones que el gobierno de Berlusconi tiene pendiente en el Congreso: la moción de censura presentada por la izquierda de Italia de los Valores y del Partido Demócrata en Diputados, y el voto de confianza que promueven sus senadores leales en la Cámara Alta.

Ambas votaciones se llevarían adelante el próximo 14 de diciembre.

Tras conocer el acuerdo alcanzado por el presidente Napolitano con los líderes del recinto legislativo, Silvio Berlusconi aseguró ayer que convocará elecciones anticipadas si su administración no supera la moción de confianza en ambas votaciones.

Aunque la disolución del actual gobierno y la convocatoria a elecciones es una competencia del Jefe de Estado, Berlusconi declaró que “si hay confianza seguiremos adelante, si no hay confianza iremos al voto”, confiando en que unas elecciones anticipadas pueden volver a darle una nueva mayoría y formar un nuevo gobierno, sin la participación del grupo de Fini, pero con el seguro respaldo del partido filofascista de la Liga Norte de Umberto Bossi.

A pesar de que su popularidad registra uno de los mínimos históricos de su carrera política (ninguna consultora le otorga más de un 27 por ciento en los sondeos), Berlusconi juega con la carta de que la oposición no está mejor: el principal partido del arco opositor, el izquierdista Partido Democrático apenas suma un 26 por ciento de intenciones de voto.

RÍO REVUELTO

Que Silvio Berlusconi haya logrado mantenerse en el gobierno tras los escándalos en que se ha visto envuelto se explica por la extrema dispersión partidaria en que se divide el sistema político italiano, y la paridad en las cuotas de votos que cada agrupación logra convocar.

Por ello, los dos principales partidos de derecha italiana, el PDL del primer ministro y la independentista y xenófoba Liga Norte de Bossi, sumados, tienen posibilidades reales de conservar el poder en un escenario de elecciones anticipadas.

Los últimos sondeos revelan que el PDL encabeza las intenciones de voto, con un 28,5 por ciento. La izquierda del Partido Democrático sólo alcanza a un 26 por ciento, y en tercer lugar se ubica la Liga Norte, con el 12,5 por ciento.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.