Archivo mensual: abril 2011

WikiLeaks ataca de nuevo (29 04 11)

WikiLeaks ataca de nuevo

por Nelson Gustavo Specchia

.

 

.

La organización no gubernamental WikiLeaks lo ha hecho de nuevo: ha vuelto a acaparar la atención internacional con la divulgación de 759 informes militares secretos, intercambiados por altos mandos castrenses y personal de los servicios de inteligencia, con responsables políticos del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica sobre el campo de concentración de Guantánamo, que dejan al descubierto las múltiples violaciones a los derechos humanos, a la Constitución y leyes estadounidenses, y a los tratados internacionales suscriptos por el Estado.

Mucho de lo que se lee en estos documentos ya se suponía, claro está, y era denunciado y criticado abiertamente desde diferentes foros y latitudes. Pero la contundencia de la prueba documental que los informes aportan, constituye un duro golpe para toda la estrategia exterior impulsada por la Casa Blanca y por el presidente Barack Obama. Porque no solamente devela el grado de ilegalidad, vejación y maltrato a que fueron sometidos hombres –inclusive adolescentes y niños- en el penal de la base militar que el ejército norteamericano ocupa en la isla de Cuba. Los informes también muestran que la justificación discursiva que ha utilizado Washington para mantener funcionando ese centro clandestino de detención no tiene un fundamento cierto ni siquiera en la opinión de los propios interrogadores militares: apenas un puñado de prisioneros son evaluados como “potencialmente peligrosos” para la seguridad nacional norteamericana. Guantánamo no sólo es una flagrante vergüenza para el sistema político estadounidense, es, además,  una vergüenza injustificada.

PRIMER ROUND

Hace algunos meses, cuando WikiLeaks dio el primer gran golpe, las reacciones fueron cautas. Algo olía a podrido en Dinamarca. Algunos lo consideraban la mayor filtración de la historia diplomática, pero otros apenas veían un mediocre intercambio de cables entre los representantes consulares y el Departamento de Estado: poco más que una lista de miserias humanas y datos ya aparecidos en la prensa. Pero luego comenzaron a sentirse las reacciones a nivel de decisiones de gobierno. Ya no se trataba tanto de enterarse que los embajadores norteamericanos desconfiaban de sus pares chinos, querían aislar a Chávez, no les simpatizaban los raptos de autonomía de Kirchner, se sentían ninguneados por la altanería de Sarkozy o intimidados por el autoritarismo machista de Putin. Tampoco se trataba ya de las intimidades de las orgías sexuales de Berlusconi con prostitutas menores de edad, o las especulaciones sobre el cáncer de Lugo, el tumor en la nariz de Evo Morales, los cambios de humor de Cristina Fernández, o la mala predisposición de Rodríguez Zapatero a recibir consejos de nadie.

De esas supuestas revelaciones sobre los caracteres y vida privada de los líderes, pasó a considerarse con mayor atención los cables que hacían referencia a modalidades, estrategias y actitudes del personal de las delegaciones diplomáticas de la primera potencia del mundo. Las órdenes de espiar a las Naciones Unidas, la obsesión por detener a Irán cueste lo que cueste, las dificultades de comprensión de la agenda islamista en los países aliados –como Turquía y Arabia Saudita-, las tácticas en torno a regímenes díscolos –como Libia-, el lugar real de importancia otorgado a socios estratégicos –como la Unión Europea- o la relevancia de América Latina para el Departamento de Estado, ya no fueron noticias propias de prensa amarilla o semanarios con chismorreos de la farándula, sino aportaciones de datos claves para reubicar las relaciones bilaterales con Washington. Datos que, como digo, empezaron a fundamentar decisiones de gobierno. Por caso, el presidente ecuatoriano Rafael Correa acaba de expulsar, a principios de este mes, a la embajadora norteamericana Heather Hodges, a la que declaró “persona non grata” en Quito a raíz de un documento filtrado por WikiLeaks, donde la diplomática exponía su parecer sobre la corrupción policial en Ecuador.

Este cambio en la comprensión del fenómeno de transparentar más de 250.000 documentos secretos del primer poder mundial, comenzaron a darle a la labor de la ONG y a su líder, Julian Assange, una relevancia simbólica que, con la aportación de esta semana sobre el campo de concentración de Guantánamo, puede efectivamente convertirse en un punto de inflexión en la manera de gestionar –y legitimar- la política internacional. Así parece entenderlo también la sociedad civil: la Cátedra Unesco acaba de entregar, en Málaga, el premio internacional a la libertad de prensa a los cinco diarios que han actuado de canales de divulgación de los papeles de WikiLeaks: El País, de Madrid; el británico The Guardian; The New York Times (que suma este reconocimiento a los 104 premios Pulitzer que acumula); el francés Le Monde y el alemán Der Spiegel.

 HORROR EN EL CARIBE

En este marco, los cables y comunicaciones sobre Guantánamo adquieren un status documental mayor aún, y además de arrojar luz sobre los métodos empleados en la cárcel y las intenciones políticas perseguidas con ellos, pueden afectar la política exterior de la Administración Obama, especialmente lo concerniente a la presencia norteamericana en Irak y Afganistán, así como lo relacionado con la revuelta árabe que cruza el Magreb norafricano y el Oriente Medio.

Los 759 informes secretos difundidos por los cinco diarios abarcan todo el período de funcionamiento del conflictivo centro penitenciario, creado en 2002 por el ex presidente George W. Bush y ubicado en la zona militar norteamericana en Cuba, para sortear deliberadamente cualquier legalidad (la sola presencia de la base militar en territorio cubano viola leyes internacionales) y todo el sistema de garantías individuales y equilibrios procesales previstos en la estructura judicial estadounidense. Guantánamo fue, desde su inicio, un auténtico limbo jurídico. Y en ese “no-lugar” administrado discrecionalmente por personal militar, la “guerra contra el terrorismo” declarada por Bush tras el 11 de septiembre de 2001 justificó el secuestro de personas en diferentes países; su traslado en vuelos clandestinos –contraviniendo también tratados internacionales con los Estados por los que se pasaba, o en los cuales se aterrizaba con los secuestrados para repostar los aviones-; la aplicación de tormentos psicológicos y físicos a los prisioneros para obtener información en interrogatorios comandados por espías y personal de los servicios secretos; la internación de personas con enfermedades mentales; e inclusive el alojamiento de niños y adolescentes menores de edad. En definitiva, un completo sistema de sospechas, secuestros, traslados ilegales, conjeturas, arbitrariedades, denuncias, torturas y vejaciones que constituyen un baldón sobre el sistema político norteamericano en su conjunto, y cuyas consecuencias a nivel de relacionamiento multilateral y liderazgo mundial aún son inciertas.

Obama encendió las esperanzas de muchos, no solamente de sus connacionales, en los discursos de campaña. Uno de esos discursos, que repetía cada semana durante enero de 2009 en aquella apasionante carrera hacia el poder, repicaba como una campana: “no quiero que haya ninguna ambigüedad en este tema: Cerraré Guantánamo.” Pero ese campo de concentración, por el que pasaron más de 700 presos detenidos arbitrariamente y fuera de toda ley, sigue abierto. Y sigue alojando desde hace casi una década a unos 170 hombres que, a criterio de los propios mandos militares, ni siquiera son considerados peligrosos. Y aquellos a quienes se los sospecha responsables –como al supuesto cerebro del 11-S, Khalid Sheik Mohamed- no serán juzgados por tribunales regulares con las garantías del justo proceso, sino por “comisiones militares”, consejos de guerra celebrados entre las alambradas de Guantánamo.

También el liderazgo moral que quiso encarnar Barack Obama entra en una ruta incierta.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Anuncios

La OTAN no pega una, o pega mal (29 04 11)

El “fuego amigo” de la OTAN golpea a los rebeldes asediados en Misrata

Las tropas de Khaddafi recuperan un importante paso fronterizo con Túnez  

.

.

TRÍPOLI.- Las criticadas operaciones de la Alianza Atlántica (OTAN) en Libia volvieron ayer a ser cuestionadas por los opositores a Khaddafi.

Según informó en su edición electrónica el diario estadounidense The New York Times, un comandante de los insurgentes rebeldes de Misrata denunció que los bombardeos de la OTAN sobre esa castigada ciudad habían provocado la muerte de 12 combatientes opositores, mientras otros cinco quedaron gravemente heridos.

La noticia no pudo sin embargo ser contrastada con la versión de la organización aliada, ya que su portavoz, Eric Povel, manifestó no tener ninguna información en ese sentido.

El rol que la OTAN juega en la guerra no encuentra una estrategia ni una capacidad de fuego que deje satisfechos a los que se enfrentan a Khaddafi. Los ataques que, a partir de la habilitación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), habían iniciado las aviaciones de Francia y Gran Bretaña, tuvieron en un primer momento una mayor intensidad.

Pero a partir del establecimiento de una zona de exclusión aérea, el presidente norteamericano Barack Obama insistió que el mando de las operaciones debía pasar a la OTAN. Nicolás Sarkozy y David Cameron finalmente terminaron conviniendo en entregar la coordinación, pero las acciones de la OTAN no han sido eficaces en proteger a la población civil, afectada por el denominado “fuego amigo” de los bombardeos occidentales.

Tampoco para apoyar a los insurgentes, que han visto cómo el ejército regular recupera posiciones, o cómo Misrata es sometida a un cerco –incluyendo alimentos, medicinas y agua- y un bombardeo feroz desde hace cuatro semanas.

A esta falta de capacidad para torcer el pulso al régimen de Khaddafi, se suman fallos como el denunciado ayer, donde los objetivos directos de las bombas aliadas terminan siendo los civiles enrolados en las fuerzas opositoras.

En definitiva, las acciones de presión en que se apoya toda la estrategia de la Alianza Atlántica es la que se ha revelado como inconducente para modificar el curso de la guerra.

La OTAN apostó a que, con los bombardeos selectivos y limitados hacia las unidades de ataque más importantes de Khaddafi, sumado al embargo internacional de armas, y éste al bloqueo de las cuentas bancarias en las diversas instituciones financieras diseminadas por el mundo, serían condicionantes suficientes para empujar al régimen de Trípoli hacia una negociación para dejar el poder, y una transición del gobierno a los rebeldes.

Sin embargo, Muhammar el Khaddafi ha dado muestras de que dispone de más recursos de los que se calculaban, que posee divisas en metálico para seguir financiando la guerra, y que los bloqueos y las presiones internacionales no lo afectan. El líder libio se aferra al poder, y plantea una estrategia de desgaste con la cual, finalmente, lleva las de ganar.

Así, con una guerra empantanada entre dos frentes relativamente equilibrados, la situación humanitaria de la población civil no deja de debilitarse, con campamentos llenos de refugiados y con una emigración creciente de aquellos que alcanzan a llegar a un paso fronterizo.

En este sentido, las tropas de Khaddafi lograron ayer recuperar el paso hacia Túnez de Dehiba, cerrando también esta posibilidad de escapar a los que huyen del frente.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Horror Caribe: Wikileaks devela los papeles de Guantánamo (27 04 11)

Guantánamo al descubierto

ESTUPOR MUNDIAL POR LAS REVELACIONES SOBRE LA PRISIÓN ILEGAL ESTADOUNIDENSE EN CUBA. ADOLECENTES OBLIGADOS A ALISTARSE POR LOS TALIBANES ENCERRADOS DURANTE AÑOS, SIN CARGOS NI POSIBILIDAD DE DEFENSA. LOS PROPIOS MANDOS MILITARES HABÍAN INDICADO SU NULA PELIGROSIDAD

.

.

En una nueva filtración del material clasificado y secreto que ha decidido divulgar a través de una selección de medios de prensa muy confiables, la organización no gubernamental Wikileaks ha puesto a disposición del público algunas fichas militares de los presos islamistas retenidos en la base estadounidense de Guantánamo, que por su tono y contenido han despertado la indignación mundial.

La prisión de Guantánamo, en la bahía del mismo nombre de la isla de Cuba que se encuentra ocupada por el ejército estadounidense, fue creada por el ex presidente George W. Bush para alojar presuntos terroristas islámicos, cuya peligrosidad fuese considerada tan alta que la seguridad norteamericana se viera en riesgo si se los introducía en el territorio nacional.

En realidad, la extraterritorialidad de la cárcel la ubicaba en un limbo jurídico, y daba lugar al tratamiento de los presos por fuera del sistema de equilibrios y derechos que establece el sistema jurídico estadounidense.

En un extremo de estas posibilidades, estaba el obtener información vital para la “guerra contra el terrorismo” que comenzaba la Administración Bush, inclusive mediante la aplicación de torturas físicas y psicológicas a los detenidos.

El secuestro de personas en diferentes partes del mundo, la ignorancia de la Convención de Ginebra por parte de los servicios secretos norteamericanos, el traslado de los presuntos terroristas a Guantánamo en vuelos secretos –que violaban las leyes humanitarias de los países por los que atravesaban o en los que aterrizaban para reabastecer combustible-, y la lógica del tratamiento extra legal a los presos, han concentrado la mayor crítica que la pasada Administración republicana recibió por este tema.

Ahora, además, los documentos revelados por Wikileaks ponen en cuestión la propia lógica interna del proceso, al demostrar que la supuesta peligrosidad de los presos no era tal, y que inclusive se encarceló durante años a niños y adolescentes menores de edad, aún cuando los propios jefes militares norteamericanos sostenían que no había razones para mantenerlos en ese estado, y que no serían de ningún provecho para los servicios de información.

Los documentos son demoledores, al sostener que de los 14 menores de edad que se encerró en Guantánamo, los interrogadores sólo creían que 4 podían ser de “riesgo probable”; sin embargo no se los liberó sino hasta años más tarde. En conjunto, los documentos concluyen que los militares descartaron el riesgo de amenaza de casi el 60 por ciento del total de los detenidos. Sin embargo y a pesar de estos informes, los responsables políticos mantuvieron la prisión en funcionamiento.

El presidente Barack Obama prometió, durante la campaña electoral que lo llevó al poder, que cerraría Guantánamo, pero la promesa aún sigue pendiente.

Los médicos, cómplices

El fiscal general de EE.UU., Eric Holder, sostiene que los juicios extraterritoriales en el penal de Guantánamo, criticados por la judicatura estadounidense, seguirán a pesar del golpe que han significado las revelaciones de Wikileaks.

Aunque admitió ayer que la filtración “afectará” las relaciones norteamericanas con sus aliados, volvió a criticar a la ONG.

Una parte muy sensible es la que hace referencia al papel jugado por los médicos en la cárcel que contuvo a menores de edad sin juicio ni defensor desde 2002 y hasta 2009.

Al mismo tiempo que Wikileaks revela que ni los propios militares creían que había motivos para retenerlos, la publicación científica Plos Medicine sostiene que los médicos y psicólogos a cargo de los presos ocultaron evidencia de abusos y torturas infligidas intencionalmente a los detenidos, incluidos a los menores.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Los árabes afuera de Europa (27 04 11)

Francia e Italia solicitan un  freno a la integración europea

Berlusconi y Sarkozy responden a la llegada de africanos cerrando Europa. El presidente italiano, Giorgio Napolitano, tacha la decisión de “miope, mezquina y perdedora”

.

.

ROMA.- No corren buenos tiempos en la Europa mediterránea. Los alzamientos civiles en el norte de África y en Oriente Medio han generado un nuevo flujo migratorio, y ante esta nueva realidad demográfica y humanitaria los gobernantes de dos de los países fundadores de la actual Unión Europea (UE) han decidido solicitar el cierre de las puertas de ingreso al continente, aunque ello suponga un paso atrás –cualitativamente inmenso- en el proceso de integración regional abierto hace medio siglo.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se reunieron ayer en Roma en la 29º cumbre bilateral, con el tema migratorio ocupando el centro de la agenda.

En la comparecencia ante los medios de prensa, al final de la reunión, anunciaron el acuerdo entre ambos Estados para accionar los mecanismos de gestión de la organización continental para “revisar” el Acuerdo de Schengen.

Este tratado, que como es habitual en estos instrumentos multilaterales tomó el nombre de la localidad luxemburguesa donde fue firmado en 1985, habilita el desplazamiento y la movilidad de mercaderías y de los ciudadanos europeos por 24 de los 27 países miembros.

El denominado “Espacio Schengen” constituyó uno de los logros más importantes en la historia de la integración continental, al tiempo que una concreción muy cercana al ciudadano común, que vio cómo las fronteras interiores desaparecían.

El éxito del proceso fue tan contundente, que inclusive un país como Suiza, que no se ha incorporado a la UE, adhirió al Tratado de Schengen y levantó sus fronteras. Esto revela la dimensión del acuerdo alcanzado por los líderes conservadores en la cumbre de Roma.

Sarkozy, en su habitual razonamiento demagógico, intentó presentar la decisión tomada con su par italiano como una defensa de la organización continental: “Queremos que Schengen siga vivo”, dijo tras la cumbre, “queremos más medios para que las fronteras queden garantizadas, precisamente porque creemos en Schengen.”

Más allá de este razonamiento alambicado, de lo que se trata en realidad es de cerrar las fronteras a los tunecinos, egipcios, libios, sirios, yemeníes, bahreníes, marroquíes y hombre y mujeres provenientes del África subsahariana, que llegan en condiciones lamentables, y el primer territorio europeo que tocan es la costa y las islas italianas y francesas.

Berlusconi, más directo, admitió que “Schengen debe ser modificado, porque ahora hay circunstancias excepcionales que lo demandan”; en referencia a los más de 27.000 norafricanos que Italia acoge en condición de refugiados desde principios de año.

Con un período electoral que se avecina para ambos (y las encuestas mostrando tendencias negativas), rodeados de escándalos personales que han ensombrecido sus gestiones, sin el apoyo de otros países europeos –como Alemania- que han anunciado que tampoco recibirán refugiados provenientes de la revuelta árabe, y acosados por la extrema derecha que crece imparable en los electorados, Berlusconi y Sarkozy han decidido ceder a las tendencias más xenófobas y egoístas de las agrupaciones políticas que lideran, y exigir que la UE cierre las fronteras.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Bachar saca los tanques (25 04 11)

El régimen sirio agudiza la fuerza represiva al sentirse acorralado

Barack Obama condenó la represión y congelaría cuentas de la clase dirigente siria 

.

 

.

DAMASCO.- Las idas y vueltas del presidente sirio, Bachar el Assad, han terminado por decantarse hacia un aumento en la capacidad represiva de las fuerzas de seguridad del régimen contra la espiral creciente de movilizaciones demandando mayor libertad y democratización política.

La protesta popular que se inició el 18 de marzo pasado, tanto en la capital como en las principales ciudades del sur del país, tuvo una respuesta dura del gobierno en un primer momento, y el presidente se dirigió al Parlamento (una instancia colegiada nombrada por el Poder Ejecutivo, con nula capacidad representativa) y manifestó que no toleraría “desmanes” públicos, los que adjudicó a la “injerencia terrorista externa”.

Pero luego la cúpula gobernante que rodea a El Assad pareció cambiar de estrategia y conceder algunos puntos de las demandas populares, en un camino negociador. Así, el jueves pasado se procedió a derogar el “estado de emergencia” que llevaba vigente casi medio siglo, y que había sido la principal herramienta de la dictadura para sostenerse en el gobierno.

También se disolvió el tribunal especial encargado de juzgar a los presos políticos.

A pesar de estas medidas medianamente renovadoras, las movilizaciones no cesaron, por el contrario, parecieron aumentar en número y en el tenor de los reclamos, que ya apuntan directamente al recambio del régimen autocrático dominado por la familia Assad y sus parientes religiosos, la secta alauí, una confesión chiíta muy minoritaria en un país de mayoría saudita.

Frente a ello, en un nuevo cambio en la orientación de las medidas para administrar la protesta, y que refleja el grado de aislamiento del régimen, Bachar el Assad ha vuelto a la mano dura y ha enviado a reprimir, inclusive con unidades artilladas, las movilizaciones populares.

En la víspera, columnas enteras de soldados sirios hicieron frente en Damasco y en Deraa a las marchas multitudinarias, abriendo fuego con balas de plomo, apoyados por tanques, requisas casa por casa, y francotiradores apostados en los techos.

Al menos 11 muertos cayeron en la refriega de disparos indiscriminados contra la población civil. Es muy posible que el número de víctimas haya sido mayor, pero ante la difusión de imágenes atroces de la represión, el régimen sirio ha prohibido a los medios internacionales y locales cubrir las protestas e ingresar en las ciudades más convulsas.

Grupos de derechos humanos estiman que más de 350 personas han muerto desde que llegó la revuelta árabe a Siria.

Bombardeo aliado sobre Trípoli

TRÍPOLI.- En una acción ofensiva que traduce sobre el escenario bélico libio las últimas posiciones de los jefes de gobierno involucrados en la intervención, aviones de la Alianza Atlántica (OTAN) atacaron instalaciones del complejo edilicio donde asienta su gobierno el coronel Muhammar el Khaddafi, en el centro de la capital, Trípoli.

Las acciones de protección de civiles parecen quedar relegadas, y el objetivo de la caída del dictador surge como una prioridad.

El complejo Bab al Azizia, una de las sedes de las oficinas del dictador libio, fue parcialmente destruido por dos misiles aliados, mientras las tropas oficiales volvieron a cargar sobre Misrata.

Los rebeldes, por su parte, denunciaron ayer que Khaddafi planea un ataque a la ciudad oriental de Bengasi desde Egipto. La guerra, en definitiva, sigue empantanada.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

La inmigración frena la integración en Europa (25 04 11)

Los inmigrantes plantean el mayor reto a la Unión Europea

Los conflictos árabes generan un nuevo flujo de migración hacia el Continente  

.

La Unión Europea (UE) se enfrenta a un inédito enfrentamiento entre sus Estados-Miembros, a raíz de las nuevas condiciones que plantean los flujos masivos de migrantes provenientes de las zonas de conflicto en el Mediterráneo desde el inicio de la revuelta árabe.

Después del derrocamiento del dictador tunecino Zine el Abidine ben Ali, y del triunfo de la revolución egipcia contra Hosni Mubarak, contingentes de emigrantes buscaron pasar a territorio europeo ante el relajamiento en los rígidos controles de fronteras que imponían estos regímenes.

Este nuevo flujo vino a sumarse al habitual, que proviene de Marruecos y de los países del África subsahariana; a ellos se sumó desde el mes pasado los que huyen de la guerra en Libia entre las tropas del coronel Muhammar el Khaddafi y los rebeldes que controlan la zona oriental del país.

Además, desde principios de abril, también se han agregado grupos provenientes de Siria, Bahrein, Yemen y Oman, que escapan de la creciente incertidumbre que se perfila en sus respectivas sociedades.

Las repercusiones sobre el aumento de los migrantes ya apareció en la reunión del Grupo de Contacto sobre Libia, en Doha (Qatar), donde fue planteado por el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki Moon.

Y con mayor contundencia fue presentado por la delegación italiana ante la reunión de ministros del Interior de la UE en Bruselas.

La negativa, especialmente de Francia y de Alemania, de compartir la recepción de refugiados con Italia –a donde han llegado más de 27.000 desde el inicio de la revuelta árabe-, provocó que el gobierno de Berlusconi extendiera permisos temporarios de permanencia a los refugiados, documentación que los habilita a moverse dentro del Espacio Schengen, la zona sin fronteras interiores de los países europeos.

Ante esta medida, el gobierno francés cerró el ingreso de trenes provenientes de Italia, y ayer el ministro de Nicolás Sarkozy para asuntos europeos, Laurent Wauquiez, afirmó que Francia pedirá la “suspensión temporal” de los acuerdos de Schengen, para “frenar los flujos migratorios pasivos” hasta que la organización continental disponga de una política común para hacer frente a la nueva situación demográfica y humanitaria.

Suspender Schengen, sin embargo, constituiría un violento freno en el avance de la integración continental europea.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Soldados europeos rumbo a África (21 04 11)

Las potencias occidentales aumentan  su presencia en la guerra de Libia

Italia se suma a Francia y Gran Bretaña en el envío de oficiales para apoyar al bando rebelde. El canciller de Khaddafi promete elecciones libres si la OTAN se retira del conflicto  

.

 .

TRÍPOLI.- En un nuevo giro en la intervención que los Estados Unidos de Norteamérica, juntamente con países europeos y del Medio Oriente, mantienen contra el régimen libio del coronel Muhammar el Khaddafi, el gobierno italiano anunció que se suma a la medida adoptada por Francia e Inglaterra, consistente en enviar expertos militares a apoyar la organización de las fuerzas rebeldes con sede en Bengasi.

Con este nuevo paso adelante de los tres países europeos, las potencias occidentales intentan evitar el empantanamiento del conflicto en una guerra civil de larga duración, que termine deslegitimando ante la opinión pública toda la operación sobre el territorio libio.

Tal como señalan los críticos con la participación aliada, especialmente los voceros de los gobiernos de Rusia y China, este tipo de acciones ya sobrepasan el marco de actuación habilitado por la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), que permitía la intervención para resguardar a la población civil; en ningún momento daba lugar a tomar partido por uno de los dos contendientes.

Sin embargo, el reconocimiento oficial que el presidente francés Nicolás Sarkozy hizo luego del Consejo Nacional como “interlocutor legítimo” con el pueblo libio (ayer volvió a recibir en París al líder rebelde Mustafa abd el Khalil), mostró que el objetivo real de la intervención buscaba el derrocamiento del régimen y la salida de escena de la persona del coronel Khaddafi y de su círculo familiar.

En este mismo sentido se expresó el presidente norteamericano, Barack Obama, al sostener que Khaddafi debía “dar un paso al costado y abandonar el poder”.

Pero la capacidad ofensiva del régimen de Trípoli se mantiene, a pesar del acoso de los intentos de neutralización de la Alianza Atlántica (OTAN), y los ataques de las tropas de Khaddafi a la ciudad de Misrata están empujando la situación hacia una crisis humanitaria.

Los voluntarios irregulares que integran el ejército rebelde, mientras tanto, han dado muestras de deficiencias en la organización y en la logística de combate, que los llevan a no poder aprovechar su superioridad numérica frente a los efectivos profesionales del régimen.

Ante ello, los jefes de los gobiernos británico y francés dispusieron enviar a Bengasi a un número acotado de oficiales, muy seleccionados, para apoyar en estos temas a los comandantes militares rebeldes.

Al anunciar ayer que su gobierno se sumaba a esta estrategia, con el envío de 10 oficiales, el ministro italiano de Defensa, Ignazio La Russa, recalcó, tal como lo habían hecho sus colegas francés y británico, que los oficiales europeos no dirigirán tropas ni participarán en batallas en el frente, sino que se limitarán a “asesorar” a los oficiales libios.

Con los pasos fronterizos con Egipto abiertos, ya es seguro que en la zona oriental del país se mueven múltiples agentes de los servicios de inteligencia de varios países, y en la reciente reunión del Grupo de Contacto con Libia, que sesionó en la capital qatarí de Doha, las posturas favorables a financiar o enviar armas al bando rebelde estuvieron a punto de imponerse; finalmente Estados Unidos decidió enviar 25 millones de dólares a Bengasi, en concepto de “ayuda no letal”.

En este marco, la llegada de oficiales europeos hace prever un panorama de intensificación del conflicto militar en el país norafricano.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

New Book: “Thirteen Stories by Writers in Córdoba (Argentina)”, Frankfurt 2011

Nuevo libro:

Thirteen Stories by Writers in Córdoba (Argentina)

Selection and Prologue by Carlos Schilling

Con mi cuento “The Foolish Joachim”

(Translated by Sheila Carmody)

Frankfurt, 2011

María Teresa Andruetto

Hernán Arias

Julio Cabrera

Rosalba Campra

Andrés Dapuez

Federico Falco

Sergio Gaiteri

Lilia Lardone

Federico Lavezzo

Nelson Gustavo Specchia

Diego Tatián

Victoria Uribe

Diego Vigna

 

Hambre en Libia (20 04 11)

 La guerra en Libia se dirige  hacia una crisis humanitaria

 La ONU abre un corredor de asistencia y alimentos a la población civil

.

 

.

TRÍPOLI.- Los estancados frentes en la guerra libia están empujando a una situación de crisis humanitaria, con miles de personas atrapadas entre dos fuegos, atacadas con prohibidas bombas de racimo po la dictadura de Muhammar el Khaddafi, pero también víctimas de los poco precisos embates de la Alianza Atlántica (OTAN).

Además de las muertes y los heridos sin posibilidad de asistencia, la situación se torna dramática por la falta de alimentos e inclusive de provisión de agua.

Al no poder recuperar la ciudad oriental de Ajdabiya del control rebelde, los hombres de Khaddafi se han concentrado en el sitio a la población occidental de Misrata. Como en la Edad Media, el régimen ha cercado la ciudad.

Mientras los sitiados comienzan a perecer de hambre tras siete semanas de cerco, las unidades artilladas continúan atacando con obuses y bombas-racimo: ayer murieron otras 15 personas. En Roma, el delegado del Consejo Nacional rebelde de Bengasi, Mustafá abd el Jalil, aseguró ayer junto al canciller italiano Franco Frattini que la guerra ya ha causado unas 10.000 y más de 50.000 heridos, además de las cerca de 3.000 personas que escapan a diario por los puestos fronterizos con Túnez y con Egipto.

Muchos de estos refugiados terminan embarcándose en frágiles pateras y se lanzan al Mediterráneo, con la esperanza de alcanzar las costas europeas.

La isla italiana de Lampedusa ya está desbordada de refugiados en condiciones de extrema gravedad, y el tema de la oleada migratoria procedente del norte de África ha disparado conflictos entre los países europeos, que comienzan a cerrar sus fronteras frente al aluvión de indocumentados.

Francia e Italia han reconocido que sus relaciones bilaterales se han visto afectadas, después que el gobierno francés impidiera la entrada de un tren italiano con refugiados tunecinos a bordo.

Las Naciones Unidas comunicaron ayer que habían logrado finalmente abrir un corredor humanitario en el oeste de Libia, para llevar asistencia alimentaria a los civiles en peores condiciones.

A través de este corredor, autorizado por Trípoli, el Programa Mundial de Alimentos ingresará un convoy de 8 camiones con 240 toneladas de harina de trigo y 9 toneladas de barras energéticas, para atender a unas 50.000 personas en riesgo de morir de hambre.

Siria intenta frenar la revolución

DAMASCO.- El régimen familiar y sectario que rige Siria, presidido por Bachar el Assad, ha debido finalmente acceder a derogar una de las principales herramientas de todo el sistema político desde 1963, año en que el Baas se convirtió en partido único y apuntaló la dictadura.

Tras las manifestaciones populares que han ido creciendo durante este mes, el gobierno anunció ayer  que levantaba el estado de sitio que ha durado casi medio siglo, así como el Tribunal de Seguridad, la temida instancia de enjuiciamiento de los presos políticos.

Sin embargo, es poco probable que estas medidas logren detener la escalada de protestas, que en definitiva persiguen un cambio en el sistema representativo y la renuncia de Bachar el Assad, por lo que es esperable que nuevos casos de represión violenta se sucedan en las próximas horas.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Conflicto entre Francia e Italia por los inmigrantes africanos (18 04 11)

Desconcierto europeo frente al tema de la inmigración africana

Las instituciones comunitarias respaldaron el bloqueo francés a trenes con inmigrantes

.

.

PARÍS.- La Unión Europea (UE) respaldó ayer la medida de fuerza ejecutada en la frontera franco-italiana, donde un piquete de ciudadanos impidió el acceso al territorio francés de un tren procedente de Italia, donde viajaban inmigrantes llegados al viejo continentes desde Túnez.

La encargada de la cartera de Interior en el ejecutivo comunitario, Cecilia Malmström, avaló la decisión tomada por París, que justificó su postura en una aplicación estricta de la legislación que regula el Espacio Schengen.

El Tratado de Schengen hace desaparecer virtualmente las fronteras interiores de los países de la Unión Europea, manteniendo solamente las fronteras exteriores, por lo que el ingreso al territorio de cualquier Estado-Miembro habilita al libre movimiento por todos los demás.

El gobierno italiano de Silvio Berlusconi ha insistido que el resto de los socios europeos debe compartir con ellos la carga de los inmigrantes indocumentados que llegan desde el norte de África, ya sea huyendo de los frentes de guerra como de las condiciones de emergencia humanitaria y de hambre que soportan varias regiones en la orilla sur del Mediterráneo.

Que las costas y las islas italianas sean la primera tierra europea que alcanzan, sostienen desde Roma, no implica que Italia deba tomarlo como un problema nacional, sino que el resto de los países de la Unión Europea debería cooperar en la recepción de los refugiados.

En la reciente reunión de ministros de Exteriores de la organización continental, la semana pasada en Luxemburgo, la posición de Italia –que lleva recibiendo unos 25.000 refugiados desde el inicio de la revuelta árabe- fue rechazada tanto por Francia como por Alemania, dos de los países fundadores de las instituciones comunitarias pero también con mayores problemas internos en la integración social de las comunidades de inmigrantes en sus sociedades.

Apelando a la normativa del Tratado de Schengen, tanto el delegado del gobierno de Ángela Merkel como del presidente francés Nicolás Sarkozy respondieron a Berlusconi que el espacio común está reservado para ciudadanos que cumplan con algunos requisitos (disponibilidad económica, vivienda propia y papeles en regla) que, claramente, no cumplen los expatriados por cuestiones humanitarias del Magreb norafricano.

Aún así, desde Roma se extendió documentación provisoria a los aproximadamente 300 tunecinos del tren que fue obstaculizado por un corte de vías en la frontera francesa.

El conato de crisis diplomática entre ambos países fue relativizado por el ministro francés del Interior, Claude Guéant, quien recalcó que París “no desea ningún tipo de conflicto diplomático ni tensiones con Italia”, pero que su obligación es aplicar “al pie de la letra y del espíritu los acuerdos del espacio Schengen”.

Sin embargo el canciller italiano, Franco Frattini, admitió que una “sombra” planea sobre las relaciones entre ambos países, y comunicó que una protesta formal por “violación de los principios europeos” fue cursada por su cartera ministerial y entregada por el embajador italiano al gobierno de Sarkozy, en París.

Mientras tanto, el tráfico ferroviario entre la ciudad italiana de Ventimiglia y la francesa de Menton sigue cortado, y la prohibición de acceso del que ya se ha denominado “Tren de la Dignidad” sigue vigente.

Desde el lado francés, en una medida inédita, centenares de policías y militares han sido desplegados para evitar la filtración de refugiados.

.

en Twitter:   @nspecchia

.