Archivo mensual: agosto 2011

Balas de Carabineros (31 08 11)

Chile: Piñera echa a policías para salvar el Ejecutivo

Excesos en la represión fuerzan al presidente a dialogar con los estudiantes   

.

 

.

El presidente Sebastián Piñera finalmente ha accedido a abrir un canal directo de diálogo con los representantes estudiantiles, luego de que se comprobara que la bala que mató a un chico de 16 años durante la huelga de la semana pasada fue disparada por un carabinero.

Las conclusiones de la Policía de Investigaciones han provocado un nuevo sismo político en el gobierno trasandino, al confirmar lo que varios testigos venían afirmando desde un primer momento: que al joven Manuel Gutiérrez lo mató, de un balazo en el pecho, un tiro disparado por un carabinero durante un cacerolazo, el viernes pasado, en la segunda jornada de la huelga general.

Esos testigos habían sido desacreditados por el general Sergio Fajardo, segundo jefe de carabineros en Santiago, que negó cualquier responsabilidad de carabineros. El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, responsable de la seguridad, respaldó a Fajardo.

Pero las investigaciones balísticas de la policía civil fueron concluyentes: quien disparó fue el suboficial Miguel Millacura con su ametralladora UZI; que limpió su arma luego, repuso nuevas balas, y negó todo.

El gobierno salió de inmediato a echar a los policías implicados, en un intento de frenar la crisis. Millacura fue detenido y la fiscalía lo acusa de homicidio agravado; dio de baja a otros tres oficiales –el coronel Sergio Uribe, y los comisarios que estuvieron a cargo de la represión donde murió el chico Manuel Gutiérrez-, y expulsó al propio general Sergio Fajardo.

El jefe de carabineros, general Eduardo Gordon, también salió a la palestra y pidió perdón públicamente a la familia de la víctima. “Lamentablemente uno de los nuestros incumplió todas las normativas e hizo uso de las armas, y además trató de ocultar información”, señaló Gordon al entregar sus condolencias a la familia del menor.

A pesar de este asunción de responsabilidades, el papel que viene cumpliendo el cuerpo militarizado desde que comenzaron las movilizaciones estudiantiles, hace 90 días, ha generado un creciente malestar contra la fuerza, que gozaba de prestigio y profesionalidad. Los abusos en la represión, denuncias de torturas, carabineros de civil infiltrados en las marchas, y la táctica de fotografiar a los estudiantes en las calles para ficharlos, han generado toda una corriente de opiniones negativas.

Además, no es seguro de que el gobierno de Piñera pueda parar con la purga policial la contaminación de la crisis, como sostuvo la presidenta de la Confederación de Estudiantes, Camila Vallejo, “no basta” con desvincular a los uniformados, sino que “hay una responsabilidad política que se debe asumir”.

La oposición ya ha pedido la renuncia del propio ministro Hinzpeter, quien, además, será analizado hoy en la Cámara de Diputados, por la represión del mes pasado, cuando carabineros cargó con fuerza contra los estudiantes que se disponían a marchar una vez más por las Alamedas de Santiago.

Diálogo, al fin

Tuvo que morir un chico de 16 años para que el presidente conservador chileno aceptara recibir a los estudiantes, que desde hace tres meses vienen reclamando que el gobierno abra una instancia de diálogo para discutir las posibles reformas al sistema educativo.

Sebastián Piñera había mantenido una negativa rotunda, y la misma postura suscribían sus ministros de Educación, Felipe Bulnes, y del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Sin embargo, la persistencia de la lucha estudiantil, el creciente acompañamiento ciudadano a través de los cacerolazos, y el masivo acatamiento de las dos jornadas de paro general convocada por la Central Única de Trabajadores la semana pasada, ha terminado por acorralar al Ejecutivo, que a estas alturas evalúa que recibir a los estudiantes es un costo menor, cuando la continuidad de todo el gobierno puede estar en juego.

Forzado por el hecho de que fue una bala de carabineros la que mató al chico Manuel Gutiérrez, Piñera ha desplazado a su ministro Bulnes y recibirá en persona a los delegados estudiantiles, el próximo sábado, en el palacio de La Moneda.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Anuncios

Negro petroleo, verdes billetes (30 08 11)

Comienzan las disputas por la reconstrucción Libia

El cerco sobre Sirte alarga la guerra y Khaddafi sigue en paradero desconocido   

.

 

.

 

TRÍPOLI.- Algunos focos de entrentamientos entre insurgentes y leales al coronel Muhammar el Khaddafi se mantienen aún en la capital, y el cerco a la ciudad de Sirte –cuna de la tribu de los khaddafa y posible lugar de refugio del ex dictador- alarga la guerra en Libia.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), reunida en Qatar, sostuvo ayer que la campaña aérea debe continuar en apoyo a los rebeldes, porque la guerra no habrá terminado hasta que Khaddafi no entregue el poder.

Sin embargo, las empresas occidentales, especialmente las grandes firmas europeas, ya han comenzado a pujar por los contratos para la reconstrucción, que con seguridad serán financiados por los fondos emergentes de la exportación petrolera.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, uno de los líderes que pugnó con más énfasis insertar a su país en el conflicto libio en apoyo del Consejo Nacional de Transición (CNT) establecido en la mitad oriental de Libia, ya anunció la semana pasada que promoverá una conferencia internacional en París para apoyar el inicio de la reconstrucción del país tras la guerra.

Un proceso que implicará la remodelación de grandes obras públicas y edilicias, así como de infraestructura para recomponer la prestación de servicios; en todos los casos serán negocios millonarios, y no solo los empresarios, sino también los gobiernos europeos han comenzado una carrera por obtener porcentajes sustantivos de ellos con el nuevo gobierno.

Italia, uno de los países que mantenía lazos económicos muy estrechos con el régimen de Khaddafi, intentará mantener la posición dominante de su empresa petrolera, ENI, que con el coronel Muhammar el Khaddafi manejaba el 15 por ciento de la producción de crudo libio.

Francia, que tras el empuje de Sarkozy por entrar en la guerra fue también el primer país en reconocer la representación gubernamental de los rebeldes del CNT, ya ha reabierto su embajada en Trípoli, y seguramente París ofrecerá su industria armamentista para rearmar al nuevo país una vez reestablecida la paz.

Pero también están los chinos, británicos, rusos y norteamericanos, que pugnarán por las empresas de sus respectivos paíoses.

El gobierno provisional está abocado, además de negociar para que Occidente desbloquée los fondos retenidos en los bancos, en restablecer la producción petrolera, el único ingreso en concepto de exportaciones de Libia, y que con el conflicto civil de los últimos meses prácticamente se ha detenido.

Denuncia africana

La Unión Africana protestó ayer por las matanzas de castigo que los rebeldes que desde la medianoche del sábado pasado ocupan la capital de Libia estrían realizando sobre los milicianos leales al depuesto régimen del coronel Khaddafi.

Muchos de los soldados incorporados al ejército regular, y que han estado en la defensa de Trípoli, son mercenarios contratados en los países subsaharianos, de raza negra, y la Unión Africana sostiene que los insurgentes que ahora dominan la ciudad están “matando indiscriminadamente” a negros, al confundir a los inmigrantes con mercenarios.

En el caos de la capital ocupada es muy difícil contrastar la denuncia de la organización, antes muy cercana al gobierno de Khaddafi, pero imágenes de prensa mostraron a decenas de cadáveres abandonados en las calles y las plazas de Trípoli, generalmente hombres de raza negra, y muchos de ellos con las manos atadas en la espalda.

Cerco sobre Sirte

La fase final de la guerra libia se pelea en Sirte, hacia donde las tropas rebeldes siguen avanzando –desde Trípoli y desde Bengazi- mientras los aviones de la Alianza Atlántica (OTAN) continuó ayer con los bombardeos, por tercer día consecutivo.

Según las fuentes del CNT, siguen las negociaciones con los grupos leales al coronel Muhammar el Khaddafi –al que se supone oculto entre las familias de su tribu en la ciudad sitiada- para lograr una rendición pacífica del antiguo puerto pesquero, donde Khaddafi nació en 1942.

Otras versiones que circulaban en la víspera indicaban que el ex mandatario ya habría dejado Libia rumbo al exilio, en Argelia, donde ayer llegaron su esposa, junto a sus hijos Hannibal, Mohammed, y Aisha, según informó la Cancillería argelina.

Argelia es uno de los pocos países de la región que no ha reconocido al nuevo gobierno del CNT.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Sangre y arena en el desierto libio (29 08 11)

La insurgencia rodea Sirte y negocia con los leales

La Liga Árabe reincorpora a Libia con la representación del Consejo rebelde    

.

Cadáveres de combatientes, ultimados con las manos atadas en la espalda, abadonados en las plazas y en las calles de Trípoli

 

.

Aunque persisten focos de enfrentamientos en la capital libia, el frente principal se han trasladado a Sirte, la ciudad natal del coronel Muhammar el Khaddafi. Sirte está dominada mayoritariamente por la tribu de los khaddafa, entre cuyas familias el Consejo Nacional de Transición (CNT) sospecha que puede haberse refugiado el desplazado líder.

Esa composición étnica, y la posibilidad de que entre sus familias haya encontrado refugio el ex mandatario, hacen prever un largo sitio al nuevo objetivo de la guerra, y una tenaz resistencia por parte de las tribus sitiadas.

En las declaraciones de la tarde de ayer, los jefes rebeldes calculaban que no les tomará menos de diez días controlar militarmente la ciudad.

El avance rebelde comenzó el sábado, una vez que los principales focos de resistencia en Trípoli fueron sofocados, y proseguía lentamente en la tarde de ayer.

Al parecer, los insurgentes no se están dando demasiadas prisas, para permitir que las negociaciones que se habrían comenzado a dar con algunos referentes de las tribus de Sirte ofrecieran una alternativa a una larga batalla entre los dos sectores.

Las camionetas con soldados rebeldes que partieron de Trípoli habían hecho fuerte en Misrata; pero también partieron tropas desde Bengazi, hasta el sábado pasado la sede de los sublevados, y en la víspera se habían acantonado en las inmediaciones de Ben Jawad, a unos cien kilómetros al este de Sirte.

En el caso de que las negociaciones iniciadas con referentes del bando khaddafista no prosperaran, la batalla puede llegar a ser inclusive más cruenta que la toma de la capital, donde el factor sorpresa jugó a favor de los rebeldes. En la cuna de Muhammar el Khaddafi hay fuertes instalaciones militares, y los lazos tribales y familiares pueden suponer una resistencia muy superior a la ofrecida por los militares gubernamentales en Trípoli, en su mayoría integrados por mercenarios contratados en los países del África subsahariana.

Mientras se prepara la batalla de Sirte, la ocupada capital de Libia sufre los efectos más cruentos de la guerra.

Los cadáveres de milicianos de ambos bandos se pudren en las calles, abandonados donde cayeron, donde fueron fusilados, o apilados en esquinas y plazas, bajo un sol terrible y una temperatura superior a los 40º.

En esas condiciones, también la población civil, encerrada en sus domicilios, sufre la falta de agua y de insumos básicos.

Una situación que, si no se revierte con medidas efectivas en el corto plazo, puede llevar a un nuevo escenario de crisis humanitaria.

Sin más negociación

Aunque en las últimas horas no se conocieron nuevos mensajes grabados por el coronel Khaddafi, el que fuera portavoz de su gobierno hasta la semana pasada, Musa Ibahim, anunció que el ex mandatario “está dispuesto a negociar” con el bando rebelde, para “formar un gobierno de transición”.

Las últimas declaraciones del coronel fueron órdenes terminantes de “limpiar de ratas y de traidores” la capital, e inclusive llamó a los imanes musulmanes a convocar a la guerra santa contra los rebeldes desde las mezquitas.

La versión del ofrecimiento de Ibrahim, en una llamada telefónica a una agencia noticiosa occidental, no pudo ser confirmada.

Aún así, el liderazgo insurgente, con Trípoli ocupada y a punto de tomar Sirte, y las tropas khaddafistas huídas hacia el desierto del sur del país, rechazaron cualquier tipo de negociación a estas alturas. “Ya ningún tipo de pacto puede ser considerado, y la única alternativa, si [Khaddafi] quiere detener la matanza entre los libios, es entregarse”, afirmó ayer el ministro provisional del CNT, Ahmed Darrat, y sostuvo que si el ex mandatario se entrega, será juzgado en Libia y con garantías legales.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

Libia, tiempo de ejecuciones (26 08 11)

Caos y ejecuciones en Trípoli

Las Naciones Unidas desbloquean más de mil quinientos millones de dólares para los rebeldes. El CNT se traslada desde Bengazi a la capital. Denuncian ejecuciones sumarias de ambos bandos. La Cruz Roja advierte del colapso hospitalario.    

.

 

Rebeldes buscando francotiradores en el barrio de Abu Salin en Trípoli

.

La batalla por el control de la capital libia no termina, y la ferocidad de la lucha entre las tropas insurgentes que penetraron en la noche del sábado en Trípoli, y los focos de soldados gubernamentales comienzan a provocar desmanes.

Además, la intensidad de las refriegas, así como la permanencia de francotiradores apostados en las azoteas, mantienen secuestrada a la población civil en el interior de los domicilios, en los que ha comenzado a escasear el agua y los aprovisionamientos al cumplirse la quinta jornada de la batalla.

Muhammar el Khaddafi difundió un mensaje grabado, en el cual incita a la población a hacer frente a los “invasores imperialistas”, y a utilizar inclusive “mujeres y niños” para “seguir combatiendo hasta purificar Trípoli de ratas y de traidores”, y pidiendo a los imanes musulmanes que en las mezquitas llamen a la “yihad” (guerra santa).

El mensaje del depuesto dictador ha exacerbado aún más los ánimos, tanto en los focos de militares progubernamentales como en las tropas insurgentes.

El lunes de esta semana, tras las primeras horas de la ocupación relámpago de la mayor parte de la capital, y visto la aceptación popular de sus habitantes al ingreso de las columnas de rebeldes, el jefe del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafá Abdeljalil, emitió desde Bengazi un mensaje de mesura a los ocupantes.

En el discurso, Abdeljalil pidió “no tomar venganza por mano propia”, sino ocupar militarmente las instalaciones del gobierno y “no saquear ni incendiar” las oficinas públicas; inclusive pidió, en esos primeros momentos de confusión, que se respetara a la familia y al entorno más cercano del coronel Khaddafi.

Es probable que, a pesar del alto grado de desorganización y espontaneidad que parece caracterizar a las tropas rebeldes (en realidad, grupos de civiles armados con poca o nula disciplina castrense), el mensaje de Abdeljalil pudiera haber sido obedecido si Muhammar el Khaddafi hubiese entregado el poder.

La llamada a la resistencia por parte del ex mandatario, y la extensión de las batallas, están sembrando el caos en la ciudad. El complejo de Bab al Aziziya, una vez que logró caer en manos rebeldes, fue saqueado hasta los sótanos.

Otro tanto podía verse en diferentes edificios de oficinas gubernamentales, en las fotografías difundidas por los reporteros internacionales, que finalmente fueron liberados del hotel Rixos donde los habían retenido soldados afines al coronel.

Y ayer comenzaron las denuncias de matanzas punitivas, en ambos bandos. El comando rebelde afirmó que los soldados khaddafistas habían fusilado a 30 milicianos en el barrio de Abu Salim, uno de los últimos reductos de los leales al antiguo régimen, y los habían enterrado en una fosa común. También se denunció que las fuerzas regulares fusilaron a 20 insurgentes en Bin Jawad, 560 kilómetros al sudeste de Trípoli, donde siguen los combates.

También se denunciaron fusilamientos de khaddafistas que se habían rendido a los rebeldes. Ayer, asimismo, se conoció la recompensa por la cabeza del coronel Khaddafi, vivo o muerto: 1,7 millones de dólares.

Hormigueros bajo tierra

Llegado al quinto día de la batalla, algunas cosas van quedando claras: El avance rebelde, tan efectivo y rápido, tomó por sorpresa al régimen.

La huida del clan Khaddafi fue precipitada y caótica, dejando atrás objetos personales y valiosos que jamás habrían abandonado de contar con algunos minutos de tiempo.

Otra, que el coronel Muhammar el Khaddafi tenía muy presente la posibilidad de que alguna vez tendría que escapar, y de emergencia. Porque se dedicó a una laboriosa construcción de túneles y salidas secretas que recién están apareciendo a la luz.

Los rebeldes se topan con ellos a cada paso, y con seguridad han sido utilizados para la huida del sátrapa y su entorno.

Se trata de unos complejos y ramificados túneles que perforan Trípoli y que, recorriendo más de treinta kilómetros, supuestamente desembocarían en el desierto.

En ese hormiguero a gran escala hay habitaciones climatizadas, máscaras de gas y provisiones de comida, con suficiente espacio para que transiten vehículos.

También los estarían utilizando los leales, para moverse por diferentes partes de la capital.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Aún combaten en Trípoli (25 08 11)

Aún combaten en Trípoli

Khaddafi llama a resistir la “invasión”. Estados Unidos planea liberar los fondos retenidos en bancos occidentales. China se acerca a los rebeldes. Aumentan los focos puntuales de combate urbano en la capital

.

 

.

Finalmente apareció el coronel Muhammar el Khaddafi, aunque no en persona, sino a través de un nuevo comunicado grabado, a través del cual volvió a convocar a las tropas leales al régimen, y a “todas las tribus libias” a resistir la avanzada insurgente y a “limpiar de demonios y traidores” la capital.

Si bien lentamente los rebeldes ocupan los núcleos estratégicos de Trípoli, ayer, en la cuarta jornada de la batalla por el control de la ciudad, pudieron verificarse nuevos focos de combate, apoyados por grupos aislados de soldados regulares y por francotiradores afines al depuesto régimen autocrático.

Junto al contraataque oficialista en diversos barrios de la periferia, el complejo presidencial de Bab al Aziziya, residencia del propio mandatario que fuera tomada por los rebeldes en la víspera, sufrió el bombardeo de piezas de mortero lanzadas por secciones del ejército regular.

En un combate discursivo que no mengua, el coronel Khaddafi había hecho circular que su salida del bunker, donde se sospecha que estuvo durante las primera horas del avance rebelde sobre la ciudad, había sido “una retirada táctica”, y que la ordenada estrategia militar insurgente, que copó la capital en el breve lapso de 48 horas, en realidad había respondido a una “emboscada” para terminar de una vez con el alzamiento opositor.

Sin embargo, en la víspera pudo constatarse que la fuerza del contraataque gubernamental, si bien puede prolongar durante un tiempo difícil de calcular el fin efectivo del régimen, no es suficiente para retrotraer la situación a cómo estaba antes de la noche del sábado, donde cada facción controlaba una porción del territorio libio.

Además, y a pesar de los mensajes grabados en los que manifiesta estar controlando el rumbo de las acciones militares, el coronel Khaddafi se encuentra cada hora que pasa más aislado regional e internacionalmente.

La participación de la Liga Árabe ha sido determinante en el control de Trípoli, y las cancillerías de los principales países occidentales ya han reconocido la “legítima representación” de Libia en el Consejo Nacional de Transición (CNT); ayer, además, se sumó la postura de China.

El vocero de la cancillería de la República Popular China, Ma Zhaoxu, expresó el apoyo de su país al CNT y al “nuevo gobierno”, asegurando que Pekín “respeta la elección del pueblo libio y confía en que se produzca una transición de poder estable. Siempre hemos dado relevancia al importante papel del Consejo Nacional de Transición, y esperamos que el nuevo gobierno restablezca el orden social tan pronto como sea posible”, concluyó.

China, que se abstuvo de votar la resolución que habilitó la intervención internacional en Libia, y que había criticado el rol de la OTAN en el apoyo a la insurgencia asentada en Bengazi, era la última potencia de importancia sin fijar una postura sobre la caída del régimen de Khaddafi. Ahora sólo resta Túnez –que por cercanía geográfica duda de tomar partido- y Venezuela, donde el presidente Hugo Chávez volvió a ratificar ayer que su país “solo reconoce un gobierno libio, el del coronel Khaddafi”.

La OTAN, por su parte, comenzó a trabajar en Bruselas, sede de la Unión Europea (UE), en las hipótesis de reconstrucción nacional del país norafricano una vez agotada la guerra, tras la cual la organización de defensa “no tendrá ninguna presencia militar sostenida en el tiempo”, aseguraron voceros de la Alianza Atlántica en Europa.

El día después

Dando muestras de que el conflicto en Libia ha puesto a prueba una nueva manera de reaccionar de la comunidad internacional frente a conflictos internos con riesgo humanitario, las potencias, junto a los países centrales, las organizaciones regionales y las Naciones Unidas se involucran cada día más en sostener al país norafricano, para que la salida de la guerra civil no implique la caída en un “Estado fallido”.

El presidente Nicolás Sarkozy, uno de los líderes que apoyó más resueltamente la inclusión de Francia en apoyo a los rebeldes (fue el primero en reconocer al CNT), confirmó que convocará en París a una conferencia mundial para apoyar la reconstrucción, bajo la coordinación de los líderes rebeldes.

El británico David Cameron está aunando posturas con el premier canadiense, Stephen Harper, y el presidente Barack Obama anunció que liberarán los fondos de Khaddafi retenidos en los bancos de Occidente, postura compartida también por Alemania e Italia.

El secretario de la ONU, Ban ki Moon, iniciará las consultas de la organización para legitimar en conjunto al nuevo gobierno libio.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Trípoli: cae el bastión de Bab al Aziziya (24 08 11)

Avanza la toma rebelde de Trípoli

.

 

.

Los insurgentes entran en el complejo Bab al Aziziya. El líder libio sigue en paradero desconocido. Inquietud por la posibilidad de una violenta agonía del régimen. La comunidad internacional reconoce la representación del Consejo Nacional de Transición (CNT)  

.

Uno de los escenarios más temidos pareció instalarse ayer en la capital de Libia, cuando el tercer día de batallas tras el ingreso de las columnas de insurgentes rebeldes dejaba paso a la recuperación de algunos espacios por parte de leales al régimen.

Además de frentes urbanos “calientes” (especialmente en el complejo presidencial de Bab al Aziziya y el hotel Rixos, en el centro, pero también en barriadas de la periferia), se registraban combates liderados por las fuerzas regulares en algunas poblaciones que rodean a Trípoli.

En la ciudad vieja, las fuerzas progubernamentales llegaron inclusive a disparar fuego de morteros contra las multitudes que habían llenado la Plaza Verde, el que fuera el epicentro de las concentraciones políticas de apoyo al líder libio, y donde se registraban sus habituales arengas militantes.

La Plaza Verde fue el punto donde terminaron convergiendo las ordenadas columnas de milicianos rebeldes en su ingreso a la ciudad, que se vieron incrementadas por enormes grupos de libios que los recibían con aplausos y muestras de adhesión.

Sin embargo, en la tarde de ayer muchos de estos grupos que permanecían en la explanada debieron desocuparla, ante el contrataque de las tropas oficialistas.

Los leales al coronel Muhammar el Khaddafi también cuentan con francotiradores apostados en las alturas de edificios, que disparaban contra los rebeldes.

El caos revolucionario que envolvió ayer la tercer jornada de la toma de Trípoli hacía muy complejo el conteo de víctimas, aunque todos los reportes coincidías en marcar el hecho de que los hospitales y las dependencias sanitarias estaban colapsadas por la atención de heridos.

El hotel Rixos, por su parte, se convirtió en las últimas horas en otro de los centros de atención de la capital. En sus habitaciones se alojan prácticamente todos los corresponsales de prensa extranjeros que cubren la batalla de Trípoli, y allí había ido ayer el hijo del mandatario, Saif al Islam Khaddafi, a desmentir que hubiera sido capturado por los rebeldes (una especie que circuló durante toda la víspera, y que inclusive tuvo el apoyo del fiscal del Tribunal Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo), y de que en realidad eran las tropas khaddafistas las que tenían el control de la situación.

A pesar de la espectacularidad de la aparición de Saif al Islam, segundo personaje de importancia en el gobierno tras su padre, muy pocas agencias se hicieron eco de sus palabras; y por la noche guardias afines a los Khaddafi, fuertemente armados, ocuparon el hotel.Los reporteros se habían encerrado anoche en el sótano del edificio, a la espera que los hombres del régimen se retiraran.

Hacia el final de la tarde, por último, la televisión independiente –en especial la señal de la cadena qatarí Al Jazeera- trasmitía imágenes del comienzo de la toma del complejo presidencial de Bab al Aziziya por parte de los rebeldes. Aunque para entonces ya se descartaba que el coronel Muhammar el Khaddafi estuviera atrincherado en alguna de sus dependencias.

Oculto pero presente

Aunque nadie duda de que el régimen autocrático que durante 42 años comandó el coronel Muhammar el Khaddafi, que no aparezca personalmente extenderá la guerra durante plazos imprevisibles.

Así como la figura omnipresente del líder libio definió la vida del régimen, es su ausencia la que en estos momentos impide concluirlo.

La jornada de ayer develó, al menos, que no estaba oculto en su complejo residencial, personal e institucional, de Bab al Aziziya.

Los rebeldes lograron tumbar los altos muros e ingresar a los jardines de múltiples edificios, y comenzaron un sistemático saqueo, llevándose el lujoso mobiliario y una innumerable cantidad de armas (algunas incluso revestidas de oro).

La televisión Al Jazeera mostraba a los insurgentes destruyendo los vidrios y las puertas para entrar a los inmuebles, y buscar en cada rincón, sótano o altillo, pero Khaddafi no apareció.

Al mismo tiempo, la OTAN detectó un misil disparado desde Sirte, núcleo de la tribu de los Khaddafa, en cuyo seno podría haberse ocultado el mandatario. Y encontrarlo allí será una ardua tarea.
.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

Fin del ciclo Khaddafi en Libia (23 08 11)

Fin del ciclo Khaddafi en Libia  

Tras 42 años en el poder los rebeldes cercan al coronel Khaddafi, que sigue en paradero desconocido. Algunos focos gubernamentales siguen resistiendo, y el complejo de Bab al Aziziya, sede del gobierno y residencia del dictador, no ha sido tomado. La comunidad internacional reconoce al Consejo de Transición. Baja el precio del petroleo y suben las bolsas.

.


.

Finalmente, los rebeldes libios entraron en Trípoli, alcanzando el último bastión donde el régimen autocrático del coronel Muhammar el Khaddafi se había atrincherado para resistir el alzamiento popular desencadenado en la mitad oriental del país.

Desmintiendo los análisis que le adjudicaban anarquía y desorganización, las tropas que responden al Consejo Nacional de Transición (CNT) con sede en Bengazi, confluyeron ordenadamente sobre la capital desde sus enclaves de Misrata y Slitan, y tomaron prácticamente toda la ciudad en pocas horas.

La huída de altos funcionarios del gobierno hacia Egipto y Túnez, así como la detención de los hijos del mandatario (entre ellos, y en una situación aún confusa, su hijo Saif al Islam, heredero y segunda personalidad del sistema), demuestran que el ataque de los rebeldes, tanto en su estrategia como en la contundencia de la fuerza, tomó por sorpresa al régimen.

También fue sorpresiva la receptividad de la población tripolitana, que salió espontáneamente a recibir, con aplausos y muestran de adhesión, la entrada de las columnas rebeldes.

Rápidamente se instaló un clima festivo cuando, en el avance hacia el centro de la ciudad, a las columnas de soldados irregulares se iban agregando grupos de civiles; y se pudieron ver imágenes ya recurrentes en la “primavera árabe” instalada desde principios de año en los países del Magreb y de Oriente Medio: como en Túnez y en El Cairo –también antes en Bagdad, con la caída de Saddam Hussein- la gente iba arrancando los grandes carteles y las fotos con que Muhammar el Khaddafi incentivó el culto a su persona durante las cuatro décadas por las que se extendió su régimen, pisoteándolas y prendiéndoles fuego.

En la medianoche del domingo, las columnas arribaron finalmente a la Plaza Verde, el epicentro político de Trípoli y donde se concentraban las movilizaciones oficialistas en apoyo al gobierno.

Precisamente, la televisión pública emitía videos grabados de concentraciones de apoyo a Khaddafi, en los mismos momentos que una multitud tomaba la explanada para celebrar su caída. La televisión aún intentó la transmisión de un mensaje grabado del mandatario, en el que llamaba a los libios a la resistencia, y convocaba “a todas las tribus” a defender a la ciudad capital de la “agresión imperialista”; “volverá el colonialismo británico”, se le escuchó decir, pero la señal se cortó y el mensaje no se reanudó luego. Los edificios de la TV libia quedaron vacíos, y sólo fue posible seguir el desarrollo de los acontecimientos a través de la señal de la cadena qatarí Al Jazeera.

Mustafá Abdeljalil, máximo dirigente del CNT, dio por caído al gobierno y pidió a los rebeldes que “no tomen la justicia por su mano”, apelando a un mensaje de calma ante la posibilidad de desbordes y matanzas.

La gran incógnita, a últimas horas de ayer, era la ubicación de la persona del coronel Khaddafi, cuyo paradero sigue desconocido. Los principales líderes internacionales, así como el secretario general de la ONU, pidieron públicamente que renuncie y entregue el poder, para no hundir más el enfrentamiento civil en un baño de sangre.

En su última aparición pública, el vocero del gobierno afirmó que había cerca de 2.000 muertos y más de 5.000 heridos.

¿Dónde está?  

Ya nadie, ni dentro ni fuera de Libia, albergaba dudas de que el poder había dejado de estar en las manos de Muhammar el Khaddafi, y había pasado a los rebeldes del CNT.

Pero todos, también, dan por sentado que hasta que no aparezca Khaddafi en persona la victoria no habrá sido tal, y que si su ausencia se prolonga, también puede dar lugar a un complicado –e inclusive sanguinario- período de desgaste. El líder libio repitió durante los últimos tiempos que él no se entregará ni se rendirá ni saldrá del país, y las hipótesis anoche eran múltiples.

El Departamento de Estado sostiene que sigue estando en algún lugar del complejo presidencial de Bab al Aziziya, y que intentará posiblemente reunificar a los elementos militares aun leales para resistir. También se barajaba la posibilidad de que se hubiere recluido en su tribu, los Khaddafas, en el desierto de Sirte. O asilado en Argelia o en Sudáfrica. Incluso se especulaba con que podría haber sido recibido en Caracas.

Sólo una cosa es segura: sin la entrega del coronel, la guerra en Libia no habrá terminado.

Primeros pasos  

La hipótesis más favorable a la población civil libia es la de una transición rápida y ordenada.

Las declaraciones del jefe del CNT desde Bengazi, Mustafá Abdeljalil, van en esa dirección: llamó a la calma, a no agredir al entorno más próximo al ex dictador, y a no destruir edificios públicos en Trípoli.

Resta ver si las masas rebeldes, después de siete meses de combates, y recibidas con aplausos y muestras de adhesión por la población de la capital, obedecerá esas llamadas a la mesura. Luego, y suponiendo que Muhammar el Khaddafi aparezca pronto, el CNT debe organizar una transición que institucionalice el levantamiento social.

Ya ha dictado una Declaración Constitucional para gobernar los primeros ocho meses, durante los cuales una Asamblea republicana convocará a elecciones democráticas –que se desarrollarán bajo supervisión de la ONU- en un plazo de medio año, para elegir diputados a una convención nacional constituyente que redactará una Carta Magna.

Lo más probable es que termine surgiendo un Estado musulmán moderado. Turquía, también para los libios, es un fuerte ejemplo.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

Otra vez fuego en Palestina (19 08 11)

Vuelve a estallar el conflicto árabe-israelí

El desierto del Neguev convertido en zona de guerra. Advertencia de la ONU

.

 

.

Un atentado de un grupo comando contra coches y colectivos en una ruta del desierto del Neguev, ha vuelto a encender la llama del más viejo y profundo conflicto político de Medio Oriente.

Según la prensa israelí, en la víspera un grupo numeroso de hombres provistos de armas pesadas, disparó contra vehículos con soldados y civiles en las inmediaciones de la ciudad de Eilat. Como fruto del ataque, murieron siete israelíes, y más de 30 sufrieron heridas de diferente gravedad.

En la reacción de los cuerpos de seguridad, también cayeron los agresores, en este caso no se informó del número de muertos.

El gobierno israelí, integrado por la coalición conservadora comandada por Benjamín Netanyahu, sí dio a conocer la filiación del grupo comando, que adjudicó a la facción islamista de Hamas, aunque no dio pruebas.

El premier Netanyahu, con el ministro de Defensa, Ehud Barak, declararon que los responsables “pagarían caro” la acción militar.

Hamas, una de los dos partidos en que se divide la Autoridad Nacional Palestina (ANP), fue desalojado del gobierno luego de haber resultado victorioso en comicios democráticos, y se ha refugiado en la Franja de Gaza, porción de terreno que gobierno de hecho. Israel, como la Unión Europa y los Estados Unidos, siguen manteniendo a Hamas en sus listas de organizaciones terroristas, lo que ha aumentado su asilamiento e impedido cualquier negociación multilateral.

Inmediatamente, la fuerza aérea israelí lanzó una acción de represalia, con nuevos bombardeos sobre la Gaza. Los primeros informes desde la estrecha lengua de tierra encerrada entre Egipto, el Mediterráneo y los controles policiales israelíes, mencionan al menos otras seis víctimas mortales de las bombas punitivas.

Ya entrada la madrugada de hoy, toda la zona del desierto del Neguev se había convertido en un escenario bélico, con vehículos artillados, helicópteros y fuerzas de infantería patrullando la zona.

Los canales televisivos de Tel Aviv sostenían en sus crónicas de la noche la hipótesis de que el grupo comando que perpetró el ataque no era menor a 20 hombres, y aunque no se ha informado de cuántos han sido ultimados, la súbita militarización del Neguev puede obedecer a la búsqueda de los guerrilleros sobrevivientes.

Los medios también especulaban que los comandos habrían entrado a Israel desde Egipto, y citaron declaraciones de altos funcionarios israelíes con críticas al actual gobierno de El Cairo por “no controlar suficientemente” sus fronteras con la Franja de Gaza.

Barak sostuvo que un atentado como el de la víspera viene a  “subrayar la debilidad del control egipcio sobre el Sinaí y el crecimiento de las actividades terroristas”.

Por su parte, Hamas dio a conocer un comunicado donde justifica el atentado, en el marco de “operaciones militares legítimas” contra soldados de una potencia ocupante, aunque oficialmente desde Gaza el gobierno islamista se haya despegado de los ataques, negando cualquier tipo de participación en la planificación o el desarrollo de los atentados.

En la sede de las Naciones Unidas, el secretario general, Ban ki Moon, advirtió anoche que el atentado puede reabrir una nueva escalada bélica entre las dos comunidades, que fácilmente podría contaminar a la inestable región de Oriente Medio.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

 

La religión se mete en el conflicto sirio (18 08 11)

La represión en Siria asfixia a la oposición

El régimen da por “extinguida” la rebelión opositora tras la intervención militar

.

 

.

A pesar de que el presidente sirio Bachar al Assad se ha negado a admitir una y otra vez que las tropas gubernamentales estuvieran combatiendo a la población civil de las ciudades del interior, su Ejecutivo comunicó ayer que la “operación militar” ha logrado desarticular los focos rebeldes de oposición, según ha publicado la prensa de Damasco, en su totalidad afín al clan de los Al Assad.

Esta misma semana, cuando arreciaban los bombardeos por tierra y por mar contra el puerto mediterráneo de Latakia, el jefe del gobierno le manifestó al embajador de Líbano que tal intervención no existía, y que el reclamo de las Naciones Unidas, de la Unión Europea, del presidente norteamericano Barack Obama, e inclusive del rey Abdullah de Arabia Saudita, no tenían ningún asidero, ya que no había enfrentamientos y que los episodios que habían trascendido al extranjero consistían en el arresto de “bandoleros y salteadores de caminos.”

Con una dosis mayor de realismo, las fuerzas de seguridad consideraron “controlada” la situación en las dos principales áreas de conflicto, donde el estallido de protestas contra el régimen autocrático de los Al Assad comenzó a emerger hace cuatro meses: los alrededores de la ciudad de Deir el Zor, en la región oriental del país, y la ciudad-puerto de Latakia.

En los mismos comunicados difundidos por la prensa, los responsables militares de las operaciones atribuyen el estado de movilización a “grupos terroristas del fundamentalismo islámico”, que estarían intentando desestabilizar al régimen laico sirio. El freno a la islamización radical ha sido el principal argumento político del régimen para mantener un estado de libertades restringidas en el último medio siglo.

Pero según otras versiones que escapan a la generalizada censura gubernamental a la prensa, como la cadena de televisión árabe Al Jazeera, el ejército sigue disparando en los barrios de las periferias de Deir el Zor, y las organizaciones humanitarias aseguran que la campaña de represión se ha cobrado al menos 32 víctimas en la ciudad.

El bombardeo de los buques de guerra a Latakia, durante cuatro días, ha matado a 36 civiles y más de 5.000 personas tuvieron que huir del campo de refugiados palestinos del barrio de Al Raml; la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) condenó la represión en Latakia, calificándola de “crimen contra la humanidad”.

Una cuestión de fe

En un primer momento, cuando eran Obama, Hillary Clinton y la ONU los que protestaban contra la operación sangrienta de los Al Assad, la lectura política seguía el guión tradicional de la disputa entre los países centrales y el rebelde régimen del Baaz, teñido de anticapitalismo y de tercermundismo en sus orígenes (ya tan lejanos).

Pero luego, cuando los vecinos árabes –incluyendo Arabia Saudita- se sumaron a las reprimendas, hubo que cambiar el esquema de lecturas, porque se complejiza al entrar la cuestión religiosa.

Los sunnitas ya acusan abiertamente a Bachar al Assad de haber comenzado una “limpieza étnica” en Siria, en especial en Latakia, para imponer a la colectividad chiíta al mando. Y no a cualquiera entre éstos, sino a la secta alauíta, que sólo representa al 10 por ciento de los musulmanes sirios, pero es a la que pertenece el clan Al Assad.

Por eso la reacción del rey Abdullah (una especie de “protector” de los sunnitas del mundo), y también por eso la renovación de la alianza con el Irán de los ayatollahs, el único régimen donde los chiítas son mayoría.

Si no se contiene a tiempo, el enfrentamiento religioso podría contaminar con un nuevo conflicto a toda la región.

.

N. G. S.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

.

 

Ajustaremos sus cinturones, R.S.V.P. (17 08 11)

Sarkozy y Merkel exigen un ajuste común a toda Europa

Las principales economías de la Zona Euro plantean enfrentar la crisis con recortes generales  

.

.

La canciller alemana, Ángela Merkel, llegó a París para mantener una minicumbre con el presidente Francés, Nicolás Sarkozy, y armar una estrategia común para hacer frente a la crisis que azota a Europa.

Luego del salvateje in extremis para evitar la quiebra técnica de Grecia, mediante giros del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Central Europeo (BCE), en los últimos días la institución crediticia continental dirigida por el economista francés Jean-Claude Trichet, ha tenido que auxiliar de emergencia a España y a Italia.

El BCE destinó la semana pasada un total de 22.000 millones de euros para salvar a ambas economías del acoso de los mercados, cuya presión sobre los bonos de las deudas externas soberanas estaba empujando la cotización bajo mínimos.

La suma girada a Roma y a Madrid supera inclusive el monto destinado a los bonos griegos en la primera semana de rescate, y aun así no ha logrado sacar a los títulos públicos de ambos de la zona de riesgo.

Ante este panorama, y a pesar de que tanto el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, como el presidente del gobierno español José Luís Rodríguez Zapatero han anunciado nuevas medidas internas para controlar las cuentas públicas y reducir las partidas destinadas al gasto social, Merkel y Sarkozy reclamaron ayer en París una coordinación continental para implementar los ajustes desde las instancias ejecutivas de la Unión Europea (UE).

La idea de un “gobierno económico” de la UE es una antigua iniciativa, que se viene discutiendo en el ámbito de las cumbres y del Consejo Europeo en forma reiterada, aunque la propuesta original apuntaba a una coordinación financiera que, junto a la aplicación de la moneda común, promoviera el crecimiento y el desarrollo de la complementación económica europea.

Ahora, los líderes conservadores de Alemania y Francia vuelven a traer la idea de un “gobierno económico”, pero para que supervise la aplicación estricta de los achiques al gasto público y la implementación de medidas de ajuste estructural a nivel continental.

Merkel inclusive llevó a París la moción de que los 17 países europeos que comparten la moneda (la Eurozona) modifiquen sus constituciones nacionales antes del verano (boreal) de 2012, para incluir en las cartas magnas un límite al déficit público y al gasto del gobierno, para conjurar posibles situaciones futuras como la experimentada en Grecia.

En el país heleno, la anterior administración de derecha falseó las cuentas oficiales y declaró un déficit cuatro veces inferior al que realmente soportaba, y que ha llevado a Grecia a la peor situación económica desde la posguerra.

Merkel y Sarkozy proponen que este nuevo “gobierno económico” esté integrado por los jefes de Estado de la Eurozona, con un presidente fijo y renovable cada dos años; e inclusive ya han pensado en el candidato al cargo: Herman von Rompuy, el democristiano belga.

Estancamiento europeo

Las cifras de la agencia estadística euroepa, Eurostat, confirman los peores presagios sobre la estrategia elegida por los líderes conservadores para enfrentar la crisis: Alemania y Francia se han estancado.

Los porcentajes de crecimiento trimestral en ambos países son nulos: la economía francesa está técnicamente estancada (cero por ciento de crecimiento), mientras la Alemana apenas crece un simbólico 0,1 por ciento. En total, la Eurozona registra un escueto 0,2 por ciento entre abril y junio.

Tomando la perspectiva ampliada, la agencia Eurostat afirma que en tasa internual, el Producto Bruto Interno (PBI) de la Eurozona cae desde el ya debil 2,5 por ciento registrado en el primer trimestre del año, a un raquítico 1,7 en el segundo.

En las reuniones ampliadas del Grupo de los 20 (G-20), los países menos desarrollados –con especial protagonismo de Argentina y Brasil- intentaron convencer a los europeos que la salida de la crisis pasaba por aplicar políticas de aumento del gasto, no de mayores restricciones.

Sin embargo los países centrales optaron por el ajuste, y los resultados están a la vista. Un “gobierno económico” europeo, además, profundizaría este camino.

 

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.