Archivo mensual: febrero 2009

Mardi Grass in Mississippi (24 02 2009)

MARDI GRASS

in MISSISSIPPI

NGS - Mardi grass in Mississippi 2009

 

 

NGS - mardi grass in Mississippi 2009

NGS - mardi grass in Mississippi 2009

NGS - mardi grass in Mississippi 2009

Nelson G. Specchia - mardi grass in Mississippi 2009

Nelson G. Specchia - mardi grass in Mississippi 2009

Nelson G. Specchia - mardi grass in Mississippi 2009

Nelson G. Specchia - mardi grass in Mississippi 2009

Nelson G. Specchia - mardi grass in Mississippi 2009

 

 

 

 

.

.

.

.

 

Anuncios

Chávez ahora va por todas (19 02 2009)

CHÁVEZ, AHORA VA POR TODAS

.

Por Nelson Gustavo Specchia

.

.

El comandante Hugo Chávez, jefe del Partido Socialista Unificado de Venezuela, líder de la Revolución Bolivariana (a través de la cual, dice él, se expresa el “socialismo del siglo XXI en América latina), y presidente de la República Bolivariana de Venezuela, este domingo ha conquistado la baza que perseguía desde hacía tiempo, poniendo tras este objetivo todo el aparato político, económico y mediático que el petróleo venezolano pudiera pagar: estar autorizado por la legalidad constitucional a gobernar sin ningún tipo de restricción o límite temporal.

.

En este mismo lugar, hace sólo algunos meses, en una columna que titulamos “Más Chávez y menos Chávez”, analizábamos los resultados de las elecciones regionales y legislativas de noviembre del año pasado. Advertíamos entonces que el férreo cerco de poder que el presidente venezolano había logrado construir a su alrededor comenzaba a mostrar fisuras, pero que en esa prueba legislativa no podía afirmarse que nadie hubiera ganado claramente.

.

En realidad, parecía que ambos –tanto Chávez, como la variopinta oposición a su persona- habían ganado, según como se miraran los resultados. A números concretos, la diferencia entre ambos sectores era de apenas 1,5 millones de votos, sobre los 28 millones de venezolanos. O sea que prácticamente la mitad de la población estaría gobernada por el chavismo, y la otra mitad, por la oposición. Fue la gran oportunidad que tuvo ese arco opositor que no termina de encontrar el rumbo, y que sigue dejando la iniciativa política en manos de los estudiantes universitarios, para encarar su reorganización y plantearse como alternativa real al líder bolivariano.

.

Chávez lleva diez años en el poder, y la oposición política en Venezuela sigue sin encontrar un rumbo común. Como dirían nuestras abuelas, no los une el amor, sino el espanto. Y por eso su lugar lo ocupan los jóvenes y los estudiantes universitarios.

.

A diferencia de ellos, el comandante Chávez se echó inmediatamente, con todo el peso del aparato del Estado, a una nueva campaña plebiscitaria –ciudad a ciudad, barrio a barrio, e inclusive casa a casa- para sacarse de encima las restricciones temporales al ejercicio repetido del mandato presidencial.

.

Y esta vez, le funcionó. La victoria del referéndum del domingo pasado ha sido clara, (nuevamente con 1,5 millones de votos de diferencia, pero esta vez todo a su favor), y con ella ha eliminado las trabas constitucionales para su reelección indefinida. Y para qué perder tiempo, inmediatamente se ha proclamado candidato a la presidencia en 2012, en un rapto casi místico, parafraseando al apóstol Pablo: “Me consumiré gustosamente al servicio del pueblo sufriente.”

.

Pero el proceso electoral ha sido limpio. Venezuela no es hoy una dictadura, ni Chávez un dictador, sino un caudillo que opera dentro de una legalidad que, si bien es cierto que él mismo la ha construido a su medida, también lo es que el electorado venezolano se la consiente. De ahora hasta que termine su actual mandato constitucional, el comandante Chávez tiene tiempo sobrado para consolidar un sistema que, manteniendo las formas, sea funcional a sus aspiraciones. Mantendrá los partidos, porque le dan un cierto toque de pluralismo, y no le quitan el sueño, como se ha visto. Un modelo que Teodoro Petkoff, el intelectual de la oposición, ha designado como “totalitarismo light”.

.

Pero en la faz económica, en cambio, “pintan bastos”, como dirían en España. Chávez ha financiado su modelo de crecimiento y redistribución en la exportación de petróleo, que llegó a estar a 140 dólares el barril; pero es que ahora está a 40, y no hay expectativas cercanas de cambios en la tendencia. Y por dentro, además, lo empuja una inflación del orden del 30 por ciento (40 por ciento en los alimentos). Esta combinación obligará a Chávez a adoptar una política fiscal más estricta, y, seguramente, a reducir los cheques dirigidos a los programas sociales, que son la base de la “revolución socialista” bolivariana.

.

Y eso dibujará otro escenario, porque la Constitución ahora le permite mantenerse en el poder… siempre y cuando gane las elecciones.

.

.

.

.

.

.

Profesor de Política Internacional de la Universidad Católica de Córdoba

.

.

Cristina en Madrid (12 02 2009)

CRISTINA EN MADRID

.

.

por Nelson-Gustavo Specchia

.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó a España, en su primera visita como Jefa de Estado (había estado la última vez sólo como candidata), y su presencia allá ha mostrado la doble cara de las monedas: la de los discursos y posturas públicas de la diplomacia, y los comentarios y los análisis de los actores directamente implicados, especialmente de los empresarios españoles.

.

En el primero, Cristina ha sido recibida por Sus Majestades, los Reyes, y don Juan Carlos tuvo el buen gusto de condecorarla a pesar de que lo había hecho esperar más de media hora, el lunes a la noche. Posiblemente la Presidenta Cristina pensó que si había hecho esperar al ex-presidente Bush en la última reunión del G-20, en los Estados Unidos (donde tuvieron que repetir la “foto de familia” de los Jefes de Estado porque la mandataria argentina no había llegado), también podía atentar contra el protocolo de la Casa Real española. Ayer, martes, en la Casa de América en Madrid, la vicepresidenta del gobierno, la valenciana María Teresa Fernández de la Vega, también tuvo que esperarla una media hora larga. Pero luego, en los discursos, todo fueron alabanzas.

.

El Presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho que las relaciones hispano-argentinas pasan por sus mejores momentos, y que las empresas españolas no han tenido problemas en nuestro país, “en un 99 por ciento de los casos”. Pero todos entendieron que sólo estaba siendo gentil y diplomático, porque ese uno por ciento restante está ocupado por la expropiación de Aerolíneas Argentinas al grupo empresario Marsans, y ese tema no termina de cerrar en la política española. Y esa es la otra cara de la moneda de la visita de Cristina a España.

.

En realidad, las relaciones bilaterales no pasan por su mejor momento, ni mucho menos. La política exterior del matrimonio Kirchner ha sido errática en muchos aspectos, y no se ha cuidado la relación con España de una manera especial. Y esto cobra importancia al comprobar que el monto de las relaciones económicas con la vieja “madre patria” alcanza volúmenes considerables: en Argentina operan unas 360 empresas de capital español, con una inversión que ronda los 200.000 millones de pesos en los últimos 15 años. Sin contar, además, de que nuestro país alberga la mayor colonia española en el extranjero: cerca de 300.000 personas.

.

En este marco, la expropiación a Marsans no puede quedar en el simbólico “1 peso” que estableció el gobierno, con el apoyo del Congreso nacional. Un pacto entre el gobierno argentino, Marsans, y el fabricante de aviones Airbus, despejó el viaje de Cristina, que estuvo pendiente de un hilo hasta último momento.

.

Este pacto pasaría porque el Estado argentino asuma parte del contrato que Marsans suscribió con Airbus para la compra de 73 aviones, de forma tal que el grupo español recupere los 150 millones de dólares que adelantó como seña de la compra de las aeronaves.

.

Y, claro, se incluiría en el acuerdo también la retirada de la demanda que Marsans ha interpuesto contra Argentina ante el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), y Cristina les daría la garantía de que los anteriores directivos de Aerolíneas no serán perseguidos judicialmente por el gobierno argentino.

.

O sea, que es altamente probable que la nueva estatización de la aerolínea de bandera le cueste a la República Argentina algo más que la simbólica moneda de un peso, como el gobierno ha difundido. Quizá sean unos 150 millones de dólares.

.

En el plano de los discursos, mientras tanto, todo son elogios, y críticas al neoliberalismo, según acostumbra la Presidenta desde las tribunas. Volvió a detallar en Madrid los alcances de la omnipresente crisis financiera global, y defendió la reforma del funcionamiento de las organizaciones internacionales para que sean más justas y equitativas: “en realidad, lo que ha fracasado es un modelo de organización internacional que imaginó una globalización unipolar y homogénea”, una de sus frases más recurridas.

.

Y la Presidenta anunció que Argentina y España fortalecerán sus respectivos liderazgos regionales el año próximo, cuando en 2010 España se haga cargo de la presidencia semestral rotatoria de la Unión Europea, y nuestro país sea sede de la cumbre iberoamericana, además de celebrar el bicentenario de la Independencia (de España, precisamente).

.

Detrás de estas coincidencias, de las condecoraciones, y de los discursos de buena voluntad, los empresarios siguen mirando de reojo. Las relaciones bilaterales podrán salir de la zona turbia y tibia en que han pasado los últimos años, si hay voluntad política. Pero recuperar la confianza para relanzar un proceso sostenido de inversiones españolas en nuestro país, en cambio, llevará más tiempo, y acciones de política exterior más coherentes en el largo plazo.

.

.

(Publicado en HOY DÍA CÓRDOBA, jueves 12 de febrero de 2009)

.

.


* Profesor de Política Internacional de la Universidad Católica de Córdoba

La crisis calienta el invierno europeo (05 02 2009)

.

La crisis calienta el invierno europeo

.

Por Nelson-Gustavo Specchia

(para “Bipolares”, jueves 5 de febrero de 2009)

.

.

Muy buenos días, Daniel, un placer estar nuevamente con ustedes este año.

He pasado el mes de enero en Europa, en actividades académicas en varias universidades del viejo continente, y además de las impresiones térmicas, los vientos, las nevadas, (y hasta una “tormenta perfecta”, como en la película con George Clooney, que obligó a toda la flota de pesca del mar del Norte a amarrar en puerto, dada la violencia de la tempestad), una de las impresiones más fuertes que me traigo, tras haberla compartido y discutido con los colegas europeos, es la percepción social y política de la crisis económica que estalló a fines del año pasado, y que parece, especialmente vista desde allá, ahondarse día a día, sin que se pueda ver el fondo, hasta dónde puede seguir descendiendo.

Todos hablan de la crisis: las señoras en el mercado y los profesores en las universidades, las propagandas de la televisión y la promoción de las primeras y de las segundas “rebajas” posteriores a las fiestas de fin de año; los taxistas y los dirigentes políticos; el público de a pie y los analistas en los medios de comunicación. La crisis es la protagonista estrella.

Y otro elemento muy notable: se mira hacia América latina, inclusive hacia nuestro castigado país, con cierto dejo de envidia: “Ustedes sí que han tenido suerte”, me decían los colegas profesores, “ustedes campearán este temporal mejor que nosotros”. Mientras tanto, los flujos de migrantes desde América latina hacia Europa parecen haberse detenido, e inclusive –a juzgar por los comentarios con diversos grupos, en las largas horas muertas de las esperas en los aeropuertos- muchos han comenzado a volver: uno de los fantasmas más temidos, la desocupación, ha comenzado a hacer estragos, y muy especialmente en uno de los destinos principales de nuestros compatriotas: España, con una tasa de desempleo del 16,1%, encabeza la lista de toda la Unión Europea.

¿Es en realidad tan profunda esta crisis en el viejo continente? ¿Tiene un fondo tan profundo que no puede ni siquiera divisarse? ¿Se limitará a las instituciones financieras y a las empresas productivas, o llegará también a alterar los gobiernos y las alianzas políticas? Detengámonos a analizar un momento algunos de los últimos indicadores, en diferentes escenarios europeos.

Uno de estos indicadores podría ser el resurgimiento, muy fuerte, de la protesta social. Otro de los elementos que informarían un análisis podría ser el aumento de la inestabilidad política: desde que se ha desatado la crisis económica, dos ejecutivos han debido renunciar, el belga y el islandés: El primer ministro Yves Leterme, fue el primero en caer a consecuencia de la crisis de Fortis, el principal banco belga, el pasado 19 de diciembre; mientras que el ejecutivo islandés del conservador Geir Haarde fue literalmente expulsado del gobierno frente al hundimiento de la economía islandesa, que este año caerá casi un 10%.

Por su parte, los gobiernos de dos de los países “grandes” de Europa, Gran Bretaña y Francia, empiezan a sentir consecuencias políticas, con la pérdida acelerada de popularidad de sus líderes. El primer ministro británico Gordon Brown había recuperado cierto protagonismo a fines del año pasado, al diseñar las medidas para salvar a los bancos del desastre, pero poco le ha durado: en todas las encuestas se encuentra contra las cuerdas, y seguramente tendrá que adelantar las elecciones. La estrategia de Brown de ayudar a los bancos con dinero público ha generado un creciente malestar, porque finalmente se comprobó que ni se recuperaba la economía ni el empleo, mientras que los banqueros, a quienes todos identifican como los verdaderos culpables de la crisis, reciben ayudas del gobierno.

Nicolás Sarkozy también ha visto llenarse las calles de Francia, el jueves pasado, con manifestaciones de más de dos millones de trabajadores, y este golpe de multitudes lo ha llevado a detener las reformas que había anunciado, y que limitaban los derechos de los empleados. Sabe lo que arriesga en estos momentos.

En cuanto a los “nuevos socios” de la Unión Europea, los países del viejo cinturón comunista del Este, que no han tenido tiempo suficiente para afianzar sus economías de mercado en el reingreso al capitalismo, han vuelto las masivas protestas callejeras, que pueden poner en jaque la propia continuidad de los gobiernos.

Como digo, el detonante estelar, el de mayor difusión social y el más temido es el aumento del desempleo, con una tasa media para toda la “zona euro” de 9,3. España a la cabeza con el mencionado 16,1, y apenas 7 de los 27 países de la Unión Europea con tasas inferiores a 7. Estos indicadores reflejan que el número de empleos destruidos en la Unión Europea es de 17,4 millones (o sea, que hay un millón y medio de desocupados más que hace un año). Son números catastróficos para la cultura de empleo europea en el último medio siglo. A este miedo generalizado de perder el trabajo, se une la frustración creciente por las medidas de los gobiernos, al parecer más dispuestos a salvar a los bancos que a los trabajadores. Y esta frustración, a su vez, impacta en la pérdida de legitimidad de los gobiernos.

Si bien las economías más débiles son las de Europa oriental, los “grandes” tienen los mismos problemas. Alemania, la mayor economía europea, sufre la peor recesión desde la posguerra; las mencionadas manifestaciones en Francia; y las protestas en Gran Bretaña, con los brotes xenófobos de los trabajadores de las plantas energéticas, que han exigido que no se contrate a extranjeros (“British workers first”). O Irlanda, que hace tan poco tiempo atrás mostraba el “milagro irlandés” como un producto de exportación (una delegación del gobierno de la provincia de Córdoba estuvo de visita por allá, intentando aprender), y que hoy tiene las cuentas públicas en un rojo absoluto, que puede acarrear un déficit del orden del 13%.

En Davos, en el Foro Económico Mundial que terminó el domingo pasado, todos los dirigentes tenían claro que la crisis amenaza con generar reacciones sociales violentas en todo el mundo, y una más que posible vuelta al proteccionismo y el nacionalismo: las protestas callejeras de ingleses, franceses, y de los países de la Europa oriental, parecen pedir que se comience a caminar en ese sentido.

El próximo mes de marzo se reunirá la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea, los dirigentes –creo- deberán atender a tres frentes: cómo impedir que la deslegitimación de los gobiernos se agrave, cómo desactivar la protesta social; y cómo frenar la recesión (que puede que no sea del 2% anunciado por el Banco Central Europeo, sino del 18% o del 20%, ya nadie se atreve a afirmar claramente cuan lejos está el fondo).

Las bajas temperaturas y los fuertes vientos llenan de nieve y de frío este invierno europeo, pero las brasas de la crisis caldean los ánimos en todos los rincones.

.

.

.

.