Archivo de la etiqueta: Venezuela

Aún combaten en Trípoli (25 08 11)

Aún combaten en Trípoli

Khaddafi llama a resistir la “invasión”. Estados Unidos planea liberar los fondos retenidos en bancos occidentales. China se acerca a los rebeldes. Aumentan los focos puntuales de combate urbano en la capital

.

 

.

Finalmente apareció el coronel Muhammar el Khaddafi, aunque no en persona, sino a través de un nuevo comunicado grabado, a través del cual volvió a convocar a las tropas leales al régimen, y a “todas las tribus libias” a resistir la avanzada insurgente y a “limpiar de demonios y traidores” la capital.

Si bien lentamente los rebeldes ocupan los núcleos estratégicos de Trípoli, ayer, en la cuarta jornada de la batalla por el control de la ciudad, pudieron verificarse nuevos focos de combate, apoyados por grupos aislados de soldados regulares y por francotiradores afines al depuesto régimen autocrático.

Junto al contraataque oficialista en diversos barrios de la periferia, el complejo presidencial de Bab al Aziziya, residencia del propio mandatario que fuera tomada por los rebeldes en la víspera, sufrió el bombardeo de piezas de mortero lanzadas por secciones del ejército regular.

En un combate discursivo que no mengua, el coronel Khaddafi había hecho circular que su salida del bunker, donde se sospecha que estuvo durante las primera horas del avance rebelde sobre la ciudad, había sido “una retirada táctica”, y que la ordenada estrategia militar insurgente, que copó la capital en el breve lapso de 48 horas, en realidad había respondido a una “emboscada” para terminar de una vez con el alzamiento opositor.

Sin embargo, en la víspera pudo constatarse que la fuerza del contraataque gubernamental, si bien puede prolongar durante un tiempo difícil de calcular el fin efectivo del régimen, no es suficiente para retrotraer la situación a cómo estaba antes de la noche del sábado, donde cada facción controlaba una porción del territorio libio.

Además, y a pesar de los mensajes grabados en los que manifiesta estar controlando el rumbo de las acciones militares, el coronel Khaddafi se encuentra cada hora que pasa más aislado regional e internacionalmente.

La participación de la Liga Árabe ha sido determinante en el control de Trípoli, y las cancillerías de los principales países occidentales ya han reconocido la “legítima representación” de Libia en el Consejo Nacional de Transición (CNT); ayer, además, se sumó la postura de China.

El vocero de la cancillería de la República Popular China, Ma Zhaoxu, expresó el apoyo de su país al CNT y al “nuevo gobierno”, asegurando que Pekín “respeta la elección del pueblo libio y confía en que se produzca una transición de poder estable. Siempre hemos dado relevancia al importante papel del Consejo Nacional de Transición, y esperamos que el nuevo gobierno restablezca el orden social tan pronto como sea posible”, concluyó.

China, que se abstuvo de votar la resolución que habilitó la intervención internacional en Libia, y que había criticado el rol de la OTAN en el apoyo a la insurgencia asentada en Bengazi, era la última potencia de importancia sin fijar una postura sobre la caída del régimen de Khaddafi. Ahora sólo resta Túnez –que por cercanía geográfica duda de tomar partido- y Venezuela, donde el presidente Hugo Chávez volvió a ratificar ayer que su país “solo reconoce un gobierno libio, el del coronel Khaddafi”.

La OTAN, por su parte, comenzó a trabajar en Bruselas, sede de la Unión Europea (UE), en las hipótesis de reconstrucción nacional del país norafricano una vez agotada la guerra, tras la cual la organización de defensa “no tendrá ninguna presencia militar sostenida en el tiempo”, aseguraron voceros de la Alianza Atlántica en Europa.

El día después

Dando muestras de que el conflicto en Libia ha puesto a prueba una nueva manera de reaccionar de la comunidad internacional frente a conflictos internos con riesgo humanitario, las potencias, junto a los países centrales, las organizaciones regionales y las Naciones Unidas se involucran cada día más en sostener al país norafricano, para que la salida de la guerra civil no implique la caída en un “Estado fallido”.

El presidente Nicolás Sarkozy, uno de los líderes que apoyó más resueltamente la inclusión de Francia en apoyo a los rebeldes (fue el primero en reconocer al CNT), confirmó que convocará en París a una conferencia mundial para apoyar la reconstrucción, bajo la coordinación de los líderes rebeldes.

El británico David Cameron está aunando posturas con el premier canadiense, Stephen Harper, y el presidente Barack Obama anunció que liberarán los fondos de Khaddafi retenidos en los bancos de Occidente, postura compartida también por Alemania e Italia.

El secretario de la ONU, Ban ki Moon, iniciará las consultas de la organización para legitimar en conjunto al nuevo gobierno libio.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Anuncios

Y llegó Ollanta (29 07 11)

Y llegó Ollanta

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Ayer Perú comenzó a transitar un nuevo ciclo, que está llamado a impactar –suavemente pero con fuerza- en el contexto regional latinoamericano. Finalmente Ollanta Humala asumió la presidencia, luego de una de las más controvertidas, accidentadas y cuestionadas escaleras hacia el poder. El flamante presidente sorteó una verdadera carrera de obstáculos, en la cual se interpusieron elementos de su biografía, del polarizado entorno político peruano, y de los referentes ideológicos y metodológicos de la vecindad regional. Además, una seguidilla de variables externas permearon toda la campaña que terminó abriéndole las puertas del Palacio Presidencial de Lima: El aun vigente debate social sobre la década fujimorista; las desinteligencias en el oficialismo, que terminó sin poder presentar un candidato propio a la sucesión de Alan García; la caída abrupta en las preferencias electorales del ex mandatario Alejandro Toledo (que pasó de ocupar el primer lugar en las encuestas durante la mayor parte de la campaña, para descender raudamente hasta un lejano tercer lugar); y hasta el impacto mediático de la renuncia del escritor Mario Vargas Llosa a seguir colaborando con el diario El Comercio, y el inédito apoyo del premio Nobel, un ícono del liberalismo peruano, al candidato de pasado militar y escorado hacia el nacionalismo de izquierda. Y acompañando a estas insólitas variables externas, también una sutil metamorfosis del propio candidato: su sorpresivo pragmatismo; la moderación de los extremos más ríspidos de su discurso ideológico; la seguridad prometida a los sectores conservadores de la banca y la gran empresa limeña; la publicitada profesión de fe en los métodos aplicados por Lula da Silva en Brasil; el distanciamiento del venezolano Hugo Chávez (que ni siquiera asistió ayer a la toma de posesión); la moderación del lenguaje de barricada; las diversas garantías de mantenimiento del modelo económico y de parte del funcionariado técnico que lo ha llevado adelante; y hasta un cambio en la vestimenta, archivando el raído pullover rojo y adoptando los trajes cortados a medida y las corbatas de Hermes; fueron todos elementos misceláneos que jalonaron un acceso atípico al poder de un atípico personaje. Un “outsider” de la clase política peruana que ha demostrado imaginación y cintura para ir esquivando uno a uno los obstáculos de la carrera hacia la presidencia. Y resta ver, a partir de hoy, si esos elementos también le son útiles para encarar la tarea ejecutiva.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA

              Pero fue precisamente esta confluencia de elementos externos y la sutil refundación de la personalidad de Ollanta Humala, desde aquellos discursos nacionalistas teñidos de revolución y de tono militar (que hacían juego con el corte de pelo “a cero” y su pasado castrense: no olvidar que intentó dar un golpe de Estado contra Alberto Fujimori en el año 2000), los motivos que empujaron a esa ajustada mayoría que le dio la presidencia, a exigir pruebas de que el nuevo gobierno realmente optará por caminar más por el centro del espectro político que por su margen izquierda. En el tramo final de la campaña por el ballotage, tanto Vargas Llosa como –con algo más de renuencia- Alejandro Toledo, apoyaron a Ollanta, dándole la presunción de moderación. Pero estos mismos sectores exigieron que esa moderación se hiciera evidente, y aun antes de la asunción formal de la primera magistratura.

Humala no puso reparos en entregar pruebas de esa moderación que ha escogido como directriz de su gobierno. Y por dos motivos principales: en primer lugar, porque requiere que sus primeros días en la presidencia del gobierno sean de paz, ningún escenario sería peor en el Perú de hoy que una llegada rupturista, cuando ha quedado palmariamente claro que la mayoría del país apuesta por una estrategia de continuidad. El segundo motivo, además, hace a la gobernabilidad de mediano plazo de la nueva Administración: el margen de la victoria frente al populismo de Keiko fue tan ajustado, que tanto para asegurarse las mayorías parlamentarias como la conducción de las Cámaras, a Ollanta le es imprescindible contar con el apoyo estratégico de Perú Posible, el partido de Alejandro Toledo, minoritario pero bisagra en la conformación de las mayorías legislativas que necesitará para hacer prosperar sus iniciativas de gobierno.

Así las cosas, a principios de la semana pasada Ollanta Humala decidió despejar las incógnitas, mostrar las pruebas de la sinceridad de sus propósitos de moderación política, asegurarse el apoyo de los hombres de Toledo, y quitar imprevisibilidad, para que el acto de asunción de ayer fuera sólo una instancia simbólica de traspaso de las insignias del poder, y una fiesta pacífica y sin altercados. El camino más seguro para lograrlo era anticipando la conformación de su gabinete. Hizo público la nómina de personalidades que integrarán su equipo de gobierno, y nuevamente acertó, dejando contento a (casi) todo el mundo.

El gabinete es una cuidada mixtura de viejos y leales amigos, toledistas liberales, cristianos de centroderecha, tecnócratas de la saliente administración de Alan García, y sociólogos reformistas de centroizquierda “a lo Lula”. Salomón Lerner Ghitis, de 65 años, un millonario de orígenes humildes y uno de los amigos personales más cercanos del nuevo presidente, será el jefe del Consejo de Ministros. Ollanta, así, se muestra fiel a la columna central de su programa, ubicando a un gestor de izquierda como la principal figura funcional del Ejecutivo. Pero también, cumpliendo con la palabra otorgada a los sectores bancarios y al influyente lobby de la bolsa limeña, nombró al frente del Ministerio de Economía y Finanzas a Luis Miguel Castilla, de 42 años, tecnócrata y de perfil ortodoxo, que hasta esta semana ocupaba la secretaría de Hacienda del gobierno de Alan García. En la misma línea continuista, ratificó a Julio Velarde, del Partido Popular Cristiano, al frente del Banco Central. Velarde es un político conservador muy respetado por la comunidad académica –es profesor universitario en Lima- y por los inversores internacionales, que le adjudican la responsabilidad del mantenimiento de los índices de crecimiento sostenidos por el país en los últimos años (Velarde ocupa la presidencia de la máxima institución financiera desde 2006). Los mercados –que se desplomaron el día que ganó el ballotage frente a Keiko Fujimori- aplaudieron estas designaciones con una suba de casi el cinco por ciento en la Bolsa de Valores, que no se retrajo ni un sólo punto durante el recambio presidencial: Ollante se aseguró la fiesta. Los toledistas ocuparán el ministerio de Defensa, y colocarán a Kurt Burneo, uno de los principales economistas liberales del partido del ex presidente, en el ministerio de Producción.

ALEGRÍAS Y DECEPCIONES

Claro que, como no podía ser de otra manera, la composición de un gabinete de estas características (que ha sido denominado “de arco iris”, con una punta de sorna en la caracterización), y las pruebas de manifiesta vocación de orientar el gobierno por canales centristas, deja más lejos a sectores que esperaban estar más cerca. Si se han conjurado los temores de los altos empresarios, los inversores externos y la banca privada, también es cierto que los movimientos sociales y gremiales más progresistas, que lo apoyaron desde un primer momento, atraídos por su programa de cambio del modelo neoliberal, una mayor redistribución de las riquezas y una sociedad más igualitaria, llegan a la toma de posesión del nuevo presidente con más interrogantes que entusiasmo. Y se preguntan si aquella sutil refundación de la imagen del candidato, de la que hablábamos al inicio de esta columna, ha sido un paso táctico para asegurarse la gobernabilidad de su gestión, o si el pragmatismo –que siempre termina siendo funcional al statu quo dominante- será la auténtica marca del período que ahora comienza.

Por eso, el principal reto de Ollanta Humala, según él mismo lo ha expresado y según lo esperan sus aliados de antes y de último momento, es que consiga sostener el buen ritmo de crecimiento económico alcanzado por Perú, que en promedio orilla el ocho por ciento de aumento anual del producto, con baja inflación, exportaciones por 35.000 millones de dólares anuales, y acumulando más de 47.000 millones en las reservas del Banco Central. Y que, al mismo tiempo, consiga utilizar esa riqueza para disminuir la ancha brecha de la desigualdad, invirtiendo en programas de asistencia coyuntural inmediata y en planes de redistribución estructural en el largo plazo. Porque, en definitiva y a pesar de dos décadas de crecimiento a esas tasas tan altas y sostenidas, el Perú sigue siendo una de las sociedades menos equitativas del mundo, y un tercio de su población sigue sobreviviendo por debajo de la línea de pobreza. Todo un desafío.

 

.

[ Periscopio – Magazine – Hoy Día Córdoba – viernes, 29 de julio de 2011  ]

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

Chávez nuevamente en el balcón de Miraflores (05 07 11)

Chávez frena los rumores con una sorpresiva vuelta a Venezuela

Fidel dice que la operación contra el cáncer del mandatario ha sido “un éxito”        

.

 

.

 

CARACAS.- El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, interrumpió en la madrugada de ayer una convalecencia de un mes en Cuba y regresó a Caracas de manera sorpresiva, cortando los rumores políticos que habían comenzado a tomar cuerpo.

La ausencia del mandatario intentó mantenerse en reserva en un primer momento, hasta que comenzaron a filtrarse versiones a la prensa, tanto en Venezuela como en el resto de América latina.

Entonces el presidente decidió hacer pública su enfermedad, y en un comunicado admitió que padecía un tumor cancerígeno, que había sido intervenido quirúrgicamente el 10 de junio, donde le habían extraído un absceso pélvico y luego el tumor, y que estaba en proceso de “franca recuperación”.

Sin embargo, a pesar del tono optimista del comunicado, la noticia disparó las versiones sobre las posibilidades de continuidad del mandatario en el ejercicio del poder.

Chávez en ningún momento delegó el gobierno en el vicepresidente Elías Jaua. Se discutieron también las alternativas de gobernar Venezuela desde una residencia de largos períodos en Cuba (después de la primera intervención quirúrgica, el Congreso venezolano emitió una declaración excepcional autorizando a Chávez a gobernar desde la isla), hasta que se comenzó a discutir escenarios de recambio de la propia figura presidencial.

La oficina de prensa de la Presidencia difundió fotos, en las cuales se veía a los hermanos Fidel y Raúl Castro visitando a Chávez, otras donde el mandatario leía la prensa del día, y paseando –más delgado pero de buen aspecto- por unos jardines acompañado de sus dos hijas.

Pero tampoco esa estrategia parece haber logrado calmar la agitación política venezolana, y el presidente decidió en la madrugada de ayer retornar a Caracas.

La presencia del mandatario comenzaba a ser una necesidad imperiosa en el país caribeño, dada la estructura de poder tan concentrada que ha armado él mismo en torno a su persona. El poder real de los altos funcionarios, ministros y secretarios de Estado es muy relativa en su ausencia, y Venezuela transita por estos días un conflictivo panorama.

Se han multiplicado las protestas sociales, y el motín carcelario de El Rodeo sigue activo, con las familias de los presos reclamando información y los militares sitiando la prisión desde hace tres semanas.

Simbólicamente, además, Chávez quería estar presente en el suelo venezolano para festejar los 200 años de la independencia, lo que ha logrado a pesar de no haber podido presidir el desfile militar y los actos masivos de la celebración popular.

En todo caso, y a pesar de la significación de su regreso, la verdadera naturaleza y la gravedad de su enfermedad siguen centrando los análisis políticos en torno al futuro venezolano.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

Dilma, un paso más lejos de Lula (10 06 11)

Dilma, un paso más lejos de Lula

Por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Las implicancias de la expulsión del jefe de Gabinete del gobierno brasilero, Antonio Palocci, a mediados de esta semana, son múltiples y se irán haciendo evidentes en el mediano plazo. Porque la salida del defenestrado ministro de la principal cartera del Ejecutivo de Dilma Rousseff, implica un golpe a la recién instalada administración de la primera presidenta mujer del Brasil, pero también es un síntoma de que la mandataria ha decidido privilegiar su propio plan, aunque este rumbo la aleje algunos pasos del camino trazado por su antecesor, Luíz Inácio da Silva, Lula.

La imagen de Dilma como la continuidad “pura” de Lula, o como un interregno temporal de preparación para la vuelta del carismático líder metalúrgico a la primera magistratura, queda cuestionada –aunque de momento sólo sea en matices- por la decisión de Dilma de apartar a Palocci, acusado de tráfico de influencias y de enriquecimiento ilícito. Era Palocci, precisamente, la figura impuesta por Lula a su sucesora, y la principal garantía de una continuidad sin fisuras.

La señora Rousseff se vio arrinconada esta semana por diversas líneas críticas, provenientes de distintos ángulos, pero todas con una terminación nerviosa en el Palacio del Planalto de Brasilia. En toda América latina se habla ya del “modelo Lula”, para referirse a esa estrategia política que conjuga estabilidad, crecimiento, democracia e inclusión social. Fue la buena sintonía entre Lula y Néstor Kirchner la que posibilitó establecer estos parámetros comunes entre los dos socios mayoritarios del Mercosur, y desde allí se ha irradiado hacia diversas latitudes, proponiéndose como una manera alternativa al crecimiento capitalista ortodoxo, así como a las tentaciones de transformación radical de las estructuras de desarrollo económico.

Como acaba de verse en el final de la campaña por el ballotage en las presidenciales peruanas, el “modelo Lula” también opera como un colchón amortiguador de las posturas más beligerantes de la izquierda nacionalista, tan resistidas por una parte cuantitativamente importante de las burguesías locales. Poner a Lula como inspirador, y a su política como ejemplo a seguir, le valió a Ollanta Humala acceder a una porción del electorado –principalmente de los colectivos urbanos de Lima y Callao-, que finalmente terminaron haciendo la diferencia con que derrotó a la candidata populista de derecha, Keiko Fujimori, y a su discurso neoliberal. Para ratificar sus dichos con actos, Humala no ha esperado apenas unas horas tras la victoria del domingo pasado, y ayer viajaba a Brasilia y era recibido por Dilma en el Planalto, su primer destino como presidente electo del Perú.

Además, en otras realidades latinoamericanas también embarcadas en un movimiento de cambio social progresista, el camino trazado por Lula se presenta como una alternativa real al impulso personalista del modelo planteado por el venezolano Hugo Chávez.

Pero para mantener esa estrategia que tanto atrae a la región, la Administración Rousseff debe demostrar que puede sostener el ritmo de la que es ya la séptima economía del globo. Su meta anunciada es lograr una tasa de crecimiento del producto del orden del 5,5 por ciento para este año, y una no inferior al 4,3 por ciento para el año que viene. Debe además controlar la inflación (actualmente en el 6,5 por ciento, dos puntos por arriba de lo previsto). Y, aún más difícil, utilizar más eficientemente el gasto público (y achicarlo), en un país que a pesar de la espectacularidad de su crecimiento, no ha logrado saldar la deuda de la equidad: son muchos millones de personas las que siguen viviendo por debajo de la línea de extrema pobreza; la sanidad pública tiene huecos de prestaciones que son insalvables; las políticas de calidad del sector educativo –especialmente en los niveles iniciales y medios- siguen sin dar resultados; y la carencia de infraestructuras a todo nivel puede convertirse a corto plazo en un obstáculo serio para la consecución de los planes de desarrollo.

Dilma es consciente de que la continuidad del “modelo Lula” pasa por atender a esta agenda de pendientes. Era de dominio público, hasta esta semana, que aquella continuidad también dependía de algunos personajes vinculados directamente a la persona del ex presidente. Como el jefe de Gabinete, Antonio Palocci.

Lula dejó instalados algunas figuras que garantizaran la permanencia de su imagen como defensor de los sectores más pobres, mientras se convertía, al mismo tiempo, en el gestor del desarrollo brasilero. La presencia de Palocci en la primera cartera ministerial del Ejecutivo era uno de esos enclaves de garantía. Pero Dilma, al parecer, tiene otra opinión, y ha decidido que puede sostener la línea política, en sus grandes trazos, sin necesidad de estar atada a todos los amigos que su mentor repartió por el nuevo gobierno antes de soltar las riendas. Siempre se dijo que la ex guerrillera era una mujer de carácter, esta semana vino a demostrarlo.

SOLTAR LASTRE

Porque la remoción de Palocci no era la única alternativa. En definitiva, a pesar de la contundencia de las denuncias, no hubo una acusación oficial, y la Fiscalía General de la República declaró que no había indicios suficientes para abrir una causa contra el ministro. Dilma podría haber cedido a las presiones del entorno más cercano a Lula, y mantener al cuestionado médico paulista al frente del Gabinete. Pero prefirió quitarlo del medio, soltar lastre, aunque eso la alejase unos pasos del ex mandatario, su padrino y mentor.

Y había también, en todo caso, motivos muy fuertes para mantenerlo en el cargo de Ministro de la Casa Civil (a todos los efectos el jefe de Gabinete de la presidencia de la República). Antonio Palocci es reconocido como uno de los cerebros del “modelo Lula”, y el gerente que ha logrado colocar a Brasil entre las primeras economías del mundo, con un crecimiento que tocó el 7,5 por ciento del Producto Bruto Interno, y un índice de desocupación controlado en el 7 por ciento.

Pero al exitoso gestor y al interlocutor privilegiado de los embajadores y los grandes empresarios, lo perdió el afán de riqueza. Ya sus manejos turbios de las cuentas personales lo habían obligado a dejar el ministerio de Hacienda, en 2006. Y a mediados del mes pasado, el diario O Globo lanzó la primicia del mágico salto en los ingresos del jefe de la Casa Civil. El matutino aportó pruebas de la velocidad en que Palocci ha amasado una fortuna millonaria, pasando de una declaración de rentas de unos 220 mil dólares en 2006, a más de 5,5 millones en 2010. Ese año, cuando Lula lo colocó como jefe de campaña de Dilma para las presidenciales, el médico –convertido entonces en carísimo consultor de empresas- facturó la escandalosa suma de 13 millones de dólares, y compró inmuebles por otros seis millones. Aunque la Fiscalía no tenga todavía pruebas documentales de un desfalco a las cuentas oficiales, la opinión pública ha concluido en que semejante aumento patrimonial es inexplicable si no se perciben giros voluminosos de grandes empresas, precisamente aquellas que esperan obtener contratos con el Estado durante la nueva administración gubernamental. Eso se llama tráfico de influencias, y constituye delito.

Palocci, al no poder justificar semejantes ingresos, miró hacia el Congreso, y pidió a sus correligionarios del Partido de los Trabajadores que le dieran un voto de confianza que le permitiese mantenerse al frente de la Casa Civil. Y los diputados del PT, en lugar de mirar hacia Lula, miraron hacia Dilma. Y dijeron que no. Y Palocci presentó su renuncia.

Recién van seis meses de su presidencia, pero Dilma Rousseff sabe que con estas movidas se juega no sólo la partida de este mandato (de un mandato suyo, autónomo, sin la tutela de Lula), sino también su posible reelección.

El año 2014 está a la vuelta de la esquina, y Lula ya hizo saber que él tiene apuntada esa cita.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

La OTAN frena a Khaddafi. Europa apoya en bloque

La OTAN cierra el cielo libio y detiene la toma de Bengasi

Khaddafi asegura que resistirá y promete convertir al Mediterráneo en una zona de guerra

.

.

Las fuerzas militares de la coalición occidental liderada por Francia, bombardeaban anoche por segundo día consecutivo las defensas antiaéreas del régimen libio del coronel Muhammar el Khaddafi, con el objetivo de establecer una zona cerrada a los vuelos de la aviación militar de Trípoli.

El ataque aliado, amparado en la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), comenzó a las pocas horas de que el organismo multilateral aprobara acciones ofensivas para proteger a la población civil de los bombardeos de Khaddafi, cuando fuentes oficiales libias aseguraban estar a las puertas de Bengasi, la ciudad oriental libia donde se ha asentado la coordinación de las fuerzas insurgentes y el Consejo Nacional, el órgano provisorio de gobierno de los alzados.

Los objetivos de la ofensiva occidental, que se basa principalmente en los caza bombarderos franceses con el apoyo de misiles norteamericanos lanzados desde las naves próximas a la costa libia, han vuelto a apuntar ayer a la capital, Trípoli, por segundo día consecutivo.

Según han informado fuentes castrenses occidentales, la acción ofensiva intenta desactivas las defensas antiaéreas, que dejarían desprotegida a la aviación libia, lo que permitiría, a su vez, el establecimiento de una zona de exclusión aérea.

Sin embargo, el jefe del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, el almirante Mike Mullen, reconoció que al menos 90 personas murieron, mientras otras 200 resultaron heridas, como consecuencia de los bombardeos de la coalición, señalaron fuentes informativas en América latina.

La cadena árabe Al Jazeera, por su parte, trasmitió el comunicado oficial del gobierno de Khaddafi, que momentos después de iniciado el ataque aliado, el sábado pasado, anunció que había ordenado a todas las unidades gubernamentales “un alto el fuego inmediato”. La medida militar se tomaba, seguía el parte, para preservar las posibles bajas civiles y “la destrucción de edificios civiles y militares”.

Sin embargo, la misma cadena informaba poco después que las defensas antiaéreas habían empezado a disparar, y el ataque del régimen sobre Bengasi seguía adelante, así como la ofensiva de las tropas de Khaddafi en otras ciudades tomadas por los insurrectos.

El presidente estadounidense Barack Obama, de visita oficial en Brasil, ha afirmado que su país no invadirá Libia ni se involucrará en combates cuerpo a cuerpo sobre el terreno, sino que se limitará a cumplir con la resolución de la ONU en coordinación con los demás miembros de la Alianza Atlántica (OTAN). El director del Pentágono, William Gortney, ratificó que el objetivo no es alcanzar militarmente al líder libio.

Apoyo europeo

Finalmente, y tras unos primeros momentos de falta evidente de coordinación, las cancillerías europeas se han alineado detrás de la iniciativa del presidente francés Nicolás Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron, cuyos efectivos militares lideran junto a Estados Unidos la ofensiva contra las posiciones antiaéreas del régimen libio.

Italia y España se han sumado con recursos militares, y hasta la remisa Ángela Merkel, que había planteado objeciones a la intervención y se abstuvo de votar la resolución 1.973 en la ONU, se sumará al accionar conjunto permitiendo la utilización de sus bases por los ejércitos de la OTAN, señaló el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle.

Las voces opositoras a la acción militar fueron encabezadas por el presidente venezolano Hugo Chávez, que pidió el cese de la “agresión del imperialismo” contra Khaddafi; también expresaron su protesta los gobiernos de Uruguay, Ecuador y Nicaragua.

Rusia, China, India y Brasil, si bien se abstuvieron en la ONU, no han condenado el ataque militar.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

Libia, primera amenaza de Obama (04 03 11)

Obama advierte de una posible intervención americana en Libia

La Casa Blanca insta a Khaddafi a abandonar el poder sin más demora

.

.

El presidente norteamericano, Barack Obama, hizo alusión ayer, por primera vez, a una eventual intervención militar directa sobre Libia, si la represión del régimen del coronel Muhammar el Khaddafi a los opositores insurrectos corre el riesgo de disparar una crisis humanitaria.

El líder demócrata, que compareció en Washington frente a la prensa acompañado del presidente mexicano Felipe Calderón, eligió muy cuidadosamente los términos de su declaración, intentando en todo momento justificar la decisión de su gobierno en un “apoyo al pueblo libio”, de forma tal de que una acción militar directa contra Khaddafi no sea visualizada como una injerencia externa de connotaciones imperialistas, como ya ha sido comentada en diversos foros críticos con la postura norteamericana.

Obama se centró en que tomará la decisión en el caso de que la situación política interna del país norafricano se deteriore tanto que corra el riesgo de desencadenar una crisis humanitaria entre la población civil. Para ello, dispuso que el Pentágono, la coordinación militar estadounidense, estudie las diferentes opciones, incluida la declaración de una zona de exclusión aérea, lo que implicaría bombardear las defensas antiaéreas libias en una situación de guerra abierta, manteniendo una “plena capacidad para actuar, y hacerlo rápidamente”.

Para que no quedasen dudas de la posición de la Casa Blanca, como ocurrió durante la crisis tunecina –y en menor medida con la caída del presidente egipcio Hosni Mubarak- el mandatario norteamericano ratificó: “No quiero ser ambiguo: el coronel Khaddafi tiene que abandonar el poder.”

Según trascendidos de fuentes militares, la reordenación de parte de la flota estadounidense en el Mediterráneo ha implicado el acercamiento de cuatro naves de guerra, los destructores Barry, Ponce, Kearsarge y el Mount Whitney, mientras el portaviones Enterprise (con 6.000 marinos a bordo, y 90 aviones cazas y helicópteros artillados) aguarda anclado en el Golfo Pérsico.

Sin embargo, a pesar de la presencia de esta poderosa flota militar en las cercanías de la costa libia, y desconociendo la presión mundial que supone la expulsión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) y que el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, haya iniciado las acciones para juzgarlo por crímenes contra la humanidad, Muhammar el Khaddafi ordenó ayer a la aviación un nuevo bombardeo sobre la ciudad de Brega, ubicada a 800 kilómetros de la capital.

Un primer ataque, durante la madrugada del miércoles, intentó recuperar el estratégico enclave petrolero del control de los insurgentes, pero fue repelido.

Chávez se propone para mediar

El presidente venezolano Hugo Chávez, que levantó una ola de críticas esta semana al publicar una defensa cerrada del Muhammar el Khaddafi en su perfil de Twitter, difundió ayer una propuesta de constitución de una comisión de paz para mediar en el conflicto libio.

El ministro de Comunicación venezolano, Andrés Izarra, también utilizó Twitter para confirmar una conversación entre Chávez y Khaddafi, de la cual surgió la propuesta de una comisión de buena voluntad, integrada por países amigos, que sirva de mediadora y busque una salida pacífica al alzamiento popular que ha partido a Libia en dos mitades enfrentadas.

Chávez, que aprovechó la oportunidad para criticar una eventual intervención militar norteamericana, afirmó que la comunidad internacional puede “ayudar a que no se sigan matando” en Libia.

.

en Twitter:  @nspecchia

.

 

Al final, ¿ganó Chávez? (28 09 10)

DISPARES INTERPRETACIONES DE LAS LEGISLATIVAS VENEZOLANAS

Tanto el gobierno como la oposición festejan y se arrogan la victoria

.

.

La incertidumbre sobre la lectura política de los resultados en las elecciones de ayer se sucedió tras una jornada electoral celebrada por su transparencia, orden y tranquilidad. También por la alta participación, ya que un porcentaje sustantivo del padrón de más de 17 millones de venezolanos se acercaron a votar este domingo en las elecciones legislativas que deben renovar la totalidad de la integración de la unicameral Asamblea Nacional.

Sin embargo, y ya con los porcentajes publicados, tanto el oficialismo del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) como el arco opositor reunido en torno al frente Mesa de Unidad Democrática (MUD) reclamaron la victoria para sus respectivas agrupaciones, y se espera que en las próximas horas un mayor detalle en el cómputo de las mesas, según la circunscripción (el Consejo Nacional Electoral sólo ha difundido datos parciales por circuitos, no totalizados) pueda arrojar mayor claridad sobre el alcance de los resultados entre ambos contendientes.

Objetivamente, los seguidores del presidente Hugo Chávez obtuvieron una cantidad de escaños parlamentarios como para seguir manteniendo una cómoda mayoría en la constitución del nuevo Parlamento, y reafirma su condición de primera fuerza política a nivel nacional.

Pero este dato debe balancearse con el hecho de que el partido oficialista, que -tanto por la forma de gobernar del ejecutivo como por la manera en que se planteó la consulta electoral en la campaña- se identifica con la figura del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

En este sentido es que el frente de partidos opositores nucleados en la MUD considera los resultados una victoria contra Chávez, porque todos sus votos sumados han quebrado con la hegemonía de los dos tercios de la cámara, con lo cual el chavismo pierde la mayoría calificada automática de legisladores, el objetivo a lograr sobre el que transcurrió toda la campaña electoral, y porcentaje que durante los últimos cinco años le ha permitido a Hugo Chávez gobernar sin prácticamente ninguna oposición en los órganos colegiados del Poder Legislativo.

UNA ELECCIÓN PLEBISCITARIA

Preocupaba anoche la dilación del Consejo Nacional Electoral (CNE) en entregar los resultados totalizados, donde se podrán apreciar las cantidades finales de papeletas acumuladas, por separado, por el PSUV y por la oposición.

La cantidad de legisladores resultante no está directamente relacionada con la cantidad final de votos, ya que los porcentajes de escaños tienen diversas ponderaciones según la circunscripción.

Pero con los totales podrán hacerse también otras lecturas, especialmente aquello que el mismo Hugo Chávez instaló en todo el curso de la campaña: que estas elecciones constituían un plebiscito sobre su propia persona y sobre su gestión de gobierno al frente del Palacio de Miraflores.

La participación rondó el 70 por ciento, lo que la transforma en altamente representativa, y aunque el presidente –mediante mensajes en la red Twitter- juzgó que el domingo se vivió de “una sólida victoria”, la oposición, que asegura haber logrado el 52 por ciento del total, afirma que más allá del número de legisladores, en el plebiscito planteado por Chávez, la mayoría de los venezolanos votó en contra.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

El “candanga” Chávez se somete a las urnas (27 09 10)

VENEZUELA VIVIÓ UNA CRÍTICA Y TRANQUILA JORNADA ELECTORAL

.

Inédita utilización de las redes sociales por Internet durante las elecciones

.

.

Para un país con los estándares de violencia social y criminalidad tan altos como los que históricamente registra Venezuela, la jornada electoral de esto domingo constituyó una tranquila y controlada cita democrática sin elementos destacables para la crónica policial.

Desde el sábado a la noche, se informó de normalidad en los procesos de instalación de 12 mil centros de votación, despliegue militar y orden público. La frontera con Colombia fue cerrada por razones de seguridad, una medida que se ha tomado en el pasado en coyunturas electorales.

En este contexto de normalidad, la posibilidad de chaparrones que desalentaran la asistencia de los más de 17 millones de venezolanos convocados a las urnas constituyó uno de los comentarios más recurridos por los analistas locales y los observadores internacionales.

Las mesas y los centros de votación abrieron sus puertas a las 06:00 de la mañana, y anoche, al cierre de esta edición, muchos colegios electorales aún permanecían abiertos. Las votaciones pueden prolongarse inclusive hasta horarios nocturnos, ya que la ley venezolana establece que las recepciones de votos deben permanecen abiertas mientras haya electores en las colas de espera para ingresar al cuarto oscuro.

Por ello, en esta crítica cita electoral convocada para elegir a los 165 miembros de la Asamblea Nacional para el período 2011-2016, así como una representación al Parlamento Latinoamericano, no está del todo claro cuándo se conocerán los resultados. Técnicamente, el Consejo Nacional Electoral ha dicho que está en capacidad de tenerlos dos horas después de concluido el proceso de votación, debido a que éste es totalmente automatizado, pero no se fija una hora límite para cerrar los colegios.

Según la mayoría de los analistas de medios internacionales acreditados en Caracas este domingo, y también de las diversas encuestas de boca de urna que al final del día se fueron conociendo, los porcentajes entre el bloque oficialista comandado por el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) y el arco opositor, que por primera vez logró concretar acuerdos para presentar candidaturas únicas en todo el país, serán muy ajustados.

Chávez se levantó muy temprano y comenzó a convocar a la militancia socialista desde las redes sociales, aunque él fue a depositar su voto recién después del mediodía, en el liceo Manuel Palacio de Caracas, a donde llegó acompañado de algunos familiares y miembros del PSUV. También desde Twitter fue adelantando durante el día porcentajes estimados, y cuando las mesas comenzaron a cerrar, el presidente emitió un último mensaje corto por la red: “Bueno mis Candangueros y Candangueras, ahora a mantenerse alertas! Estamos en plena Fase de Consolidación! Venceremos!”.

La rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Socorro Hernández, calificó la jornada de “excelente”, por la celeridad de los comicios y la conducta democrática de los venezolanos.

ANTE UN MOMENTO CRÍTICO

El presidente Hugo Chávez comenzó a arengar a sus militantes desde la red Twitter muy a primera hora, diciendo que él iría a votar “bien tempranito”, e invitando a las bases a hacer lo propio.

El PSUV, además, preparó un amplio operativo de vigilancia en los centros de votación, con el fin de “asegurar la transparencia y el respeto” de los resultados.

Estos gestos evidencian la crítica importancia que el gobierno les ha otorgado a estas elecciones legislativas, y también que prevén que la pelea será voto a voto.

Chávez no anduvo con medias tintas: “acá está en juego el futuro de Venezuela”, repitió en la televisión oficial VTV una hora antes del inicio de las votaciones.

Además del virtual plebiscito a la figura de Chávez y a su forma de ejercer el poder, los resultados ratificarán u obligarán a cambios en el “socialismo del siglo XXI” impulsado por el presidente.

REAPARECE LA OPOSICIÓN

La estrategia del arco opositor en las anteriores elecciones ha implicado la ausencia de control al gobierno, y que el oficialismo tuviera las manos libres para avanzar con las leyes fundamentales de la transformación del Estado, a pesar de que la Constitución le exige la mayoría calificada de dos tercios de la Asamblea Nacional para este tipo de leyes.

Pero el denominado “boicot” de los opositores a Chávez en 2005 –aduciendo falta de garantías pero en realidad por no poder ponerse de acuerdo entre ellos- le dejó la mayoría calificada servida en bandeja al oficialismo.

Cualquiera sea finalmente el resultado de las elecciones de ayer, es altamente probable que la oposición rearmada consiga obtener más de un tercio de los diputados, esto es, 56 de 165. Ello acabaría con la mayoría automática del chavismo en la legislatura, y necesariamente deberá inaugurar una nueva manera de gobernar.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Chávez va a las urnas (24 09 10)

VENEZUELA SE PREPARA PARA LAS NUEVAS ELECCIONES LEGISLATIVAS

El presidente Hugo Chávez plebiscita su gestión el próximo domingo

.

.

Como un plebiscito a su figura y al gobierno del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), ha presentado el presidente Hugo Chávez la cita electoral del próximo domingo, donde se renovará totalmente la integración del Poder Legislativo de la unicameral Asamblea Nacional.

Los padrones nacionales han habilitado a 17,7 millones de venezolanos, que deberán elegir a 165 diputados.

La gran novedad de estas elecciones la concentra el retorno de los partidos de oposición a Chávez, que en una estrategia desconcertante se abstuvieron de presentarse a las elecciones de 2005, lo que implicó que el oficialismo controlara sin oposición el Parlamento durante toda la legislatura.

Calentando el ambiente político, la semana pasada el presidente Chávez tomó juramento a las “Guardianas de la Revolución”, una nueva agrupación, de unas 3.000 mujeres, que en un acto celebrado en el Teatro Teresa Carreño de Caracas se comprometieron a “defender la revolución en todos los terrenos, en todos los espacios, en todos los momentos”.

El nacimiento del grupo tiene especial relevancia simbólica frente a las elecciones parlamentarias de este domingo, que han sido calificadas de “cruciales” por Chávez. La especial relevancia de la renovación parlamentaria, según el presidente, está en que sólo la permanencia de la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional “garantiza el éxito del proceso de cambios socialistas.”

En realidad, y más allá de estas declaraciones, la composición del legislativo tras estas elecciones condicionará en gran medida las aspiraciones reeleccionistas de Hugo Chávez para 2012.

En la tarde de ayer se sucedían los actos de cierres escalonados por distritos de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), y para hoy se espera el denominado “torbellino” chavista, con el que el líder del PSUV cerrará la campaña con siete concentraciones que convergerán en la céntrica Plaza Venezuela.

Los sondeos de varias encuestadoras privadas otorgan porcentajes muy similares a ambos contendientes, con una ligera ventaja (de entre 3 y 5 puntos) para el oficialismo. Ello puede haber empujado el discurso del presidente, que en las últimas horas subió de tono, y llamó a no resignar las conquistas socialistas de su gobierno, y a asegurar la continuidad en el poder del PSUV más allá de 2012.

Si bien los analistas dan por sentado el triunfo del oficialismo, también matizan que la incorporación del arco opositor a la Asamblea Nacional modificará la gobernabilidad con que el Ejecutivo de Caracas hoy se maneja, ya que si Chávez pierde la mayoría del Parlamento, y con la Constitución actual, que le requiere los votos de dos tercios de los diputados para la aprobación de las leyes orgánicas, la discrecionalidad de la decisión presidencial se limitará.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Colombia: incertidumbre sobre la autoría de la bomba (17 08 10)

INCERTIDUMBRE EN COLOMBIA POR LA AUTORÍA DEL ATENTANDO EN BOGOTÁ

El gobierno ofrece recompensa por informaciones sobre el sabotaje terrorista

.

El coche bomba que estalló la semana pasada en el centro de la capital colombiana, apenas unas horas después de la reunión del recientemente asumido presidente Juan Manuel Santos con el mandatario venezolano Hugo Chávez, despierta cada vez más sospechas sobre la autoría y las intenciones.

En un primer momento, Santos, que se trasladó al  edificio donde funciona la cadena de radio Caracol, había dada a entender que su gobierno responsabilizaba del atentado a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que en el pasado han utilizado esta vía terrorista en zonas urbanas.

Sin embargo, a medida que ha avanzado la investigación, una versión diferente de las motivaciones del atentado se ha hecho cada vez más sólida.

El presidente del Senado colombiano, Armando Benedetti, que se trasladó a Caracas para avanzar en los acuerdos para restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países, declaró en la capital venezolana que el atentado sería responsabilidad de “sectores de extrema derecha”, que intentarían de esta manera condicionar al nuevo presidente en su estrategia de posible reapertura de diálogo con las FARC y de normalización regional en las relaciones con Venezuela y Ecuador.

Benedetti dijo ante las cámaras venezolanas “yo creo que eso fue hecho por fuerzas de extrema derecha, por la forma como operaron, el mensaje que quisieron mandar fue al nuevo presidente, y en el sitio que lo hicieron fue para que tuviera un eco mucho mayor”, refiriéndose a que el edificio frente al cual estalló la bomba aloja a agencias de prensa extranjeras.

El español Grupo Prisa (propietario de la radio Caracol, y editor del matutino El País) publicó la versión de que el ataque podría ser obra de extremistas que rechazan la negativa del gobierno de llevar a cabo un proceso de paz negociado con la guerrilla.

El presidente Santos ha anunciado que no dará marcha atrás con el proceso iniciado el pasado 10 de agosto, al reunirse en la estancia Santa Marta con Chávez a instancias del secretario de la Unión Sudamericana de Naciones, Néstor Kirchner, y ofreció hasta 500 millones de pesos colombianos (unos 250.000 dólares) a quien aporte información sustantiva sobre el atentado.

LA VÍA DEL COMERCIO

Históricamente los intercambios entre Colombia y Venezuela han sido los más importantes para las balanzas comerciales de cada uno; esto se debilitó cuando el presidente Hugo Chávez retiró a Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones, y prácticamente se cortó con la ruptura de relaciones.

En el proceso de recuperación de la normalidad bilateral, los mandatarios acordaron en la reunión de Santa Marta avanzar en la redacción de un tratado de libre comercio entre ambos países.

El presidente del Senado colombiano, que se encuentra de visita de buena voluntad en Caracas, se ha reunido con la presidenta del Parlamento, Cilia Flores, y con el canciller, Nicolás Maduro, para suscribir una serie de acuerdos de cooperación binacional y formalizar la creación de las cinco comisiones convenidas entre Santos y Chávez: deuda externa, economía, comercio, infraestructura y seguridad.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.