Archivo mensual: abril 2009

Un nuevo tiempo para las Américas (27 04 09)


Lunes 27 de abril de 2009

Un nuevo tiempo para las Américas

En Trinidad y Tobago se ha abierto la posibilidad de establecer una nueva manera de relacionarse con los Estados Unidos, más abierta y realista, plural y adulta.

Poe Nelson Gustavo Specchia
Profesor de Política Internacional. UCC

.

.

chavez-le-regala-a-obama
.

Barack Obama, asumiendo su rol de líder mundial, se ha lanzado a una agitada agenda internacional. El primer paso, obligado, fue Europa: en una semana estuvo –casi– en todos lados: en el G-20, en el Consejo de la Unión Europea, en el aniversario de la Otan, en la frontera franco-alemana y hasta en Estambul, donde el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero y el premier turco Recep Erdogán impulsan la Alianza de las Civilizaciones, para acercar el mundo árabe y musulmán a occidente.

.

Y ahora le tocó a América. En Puerto España, la pequeña ciudad capital de Trinidad y Tobago, en las Antillas menores del Caribe, los jefes de Estado del continente tuvieron su primer vis-a-vis con el líder demócrata, y se sacaron la primera foto de familia, con la carismática sonrisa del presidente norteamericano en la segunda fila.

.

Obama, sabiendo que la “cuestión cubana” le iba a agriar este primer encuentro, llegó con un gesto de condescendencia: esa misma semana firmó la flexibilización de condiciones de viaje desde y hacia Cuba, y de las remesas en dólares a la isla. Hasta Fidel Castro, desde su columna ético-ideológica en el diario Granma, ha tenido que hacer un guiño de satisfacción, aunque agregando a renglón seguido que sin el fin del bloqueo, lo demás es puro humo. Pero hasta Fidel sabe que el camino iniciado aquí conduce, precisamente, al fin del bloqueo.

.

El punto más sustantivo de la Cumbre consistió en presentar una propuesta de nuevo pacto de asociación hemisférica. Barack Obama necesita dar un gesto fuerte también en América, aunque ésta no constituya una prioridad estratégica para los Estados Unidos. Y busca una nueva actitud en las relaciones diplomáticas, para dejar claro que el unilateralismo de George W. Bush ya es historia pasada.

.

La Cumbre ha sido el primer encuentro de los 34 jefes de gobierno de América latina, el Caribe, Canadá y Estados Unidos, desde la polémica reunión que tuvo lugar en 2005 en Mar del Plata, donde Bush sufrió el acoso verbal de sus colegas, bajo la mirada inocente de su anfitrión, el entonces presidente Néstor Kirchner.

.

Obama quiere repuntar esa sensación, volver a darles un espacio destacado a las cumbres, que se han desarrollado bastante irregularmente desde que Bill Clinton convocara a la primera, en Miami. Ha nombrado a un experto, el embajador Jeffrey Davidow, para administrar la diplomacia relacionada con las cumbres en la región. Davidow es un académico (viene de presidir el Instituto de las Américas, de la Universidad de California, en San Diego), y es un diplomático jubilado con amplia experiencia en la región.

.

Junto a Cuba, la crisis económica mundial ha sido la estrella de la agenda. Los líderes latinoamericanos quieren que el presidente de los Estados Unidos use su influencia para ampliar los recursos y la flexibilidad de las entidades financieras multilaterales (el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial); y Obama tendrá que compaginar estas peticiones con la estrategia impulsada desde Londres por el G-20.

.

Los otros puntos álgidos han sido las posiciones en torno a las mafias de la droga –que están dando una guerra cada vez más abierta en la región–, la inmigración y el comercio internacional. Este último porque, más allá del peso estratégico, los países de América latina compran 20 por ciento de todas las exportaciones de Estados Unidos y representan otro 20 por ciento en sus importaciones. Las ventas norteamericanas al sur del Río Bravo son cuatro veces superiores que las dirigidas a China. Y Estados Unidos obtiene actualmente 25 por ciento de su energía de proveedores latinoamericanos y caribeños.

.

Y con 34 países y 600 millones de personas, América latina representa un sector dinámico y en crecimiento, con recursos naturales únicos. Un mercado para nada despreciable. Pero, para ese mercado, Obama no puede seguir ofreciendo la alternativa del Área de Libre Comercio de las Américas (Alca). Aquí hay que dibujar una nueva estrategia. En la Cumbre estuvo en las palabras de casi todos los líderes, y Obama acusó el mensaje.

.

A nivel de relacionamiento global, y a pesar de que la crisis ha ofrecido un nuevo escenario para el diálogo multilateral, en lo político seguirá siendo difícil el trato con Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua (además de Cuba). Pero la actitud de Obama en esta reunión ha sido abierta, y tengo la seguridad de que en el corto plazo habrá novedades importantes. La actitud, por lo pronto, ya ha cambiado: ha sido cordial, gentil y distendida. La antítesis del clima de Mar del Plata, hace cuatro años.

.

Por ello, en la Cumbre, creo que ha imperado el realismo. Pudo ser simplemente una tribuna para criticarse unos a otros, o casi todos a los Estados Unidos, mirando hacia los electorados internos y hacia las cámaras. Hubo “show”, claro, con regalo de libros incluido, pero la oportunidad era demasiado grande para dejarla pasar. Perder oportunidades como ésta puede no tener perdón de la historia. Y el “show” no agotó la reunión.

.

Ya no hay lugar para recetas estatales y aisladas; de la crisis se saldrá con estrategias elaboradas en conjunto. Tengo la impresión de que en Trinidad y Tobago se ha abierto la posibilidad de establecer una nueva manera de relacionarse con los Estados Unidos, más abierta y realista, plural y adulta. Ojalá. Es, precisamente, la que requiere este tiempo.

.

© La Voz del Interior

.

.

.

Anuncios

Racismo, sionismo, y convivencia internacional (24 04 09)

Publicado en HOY DÍA CÓRDOBA
Viernes, 24 de abril, 2009
.
.
.

RACISMO, SIONISMO,

Y CONVIVENCIA INTERNACIONAL

.

por Nelson Gustavo Specchia

.


La comunidad internacional ha logrado reunirse, con los auspicios de la Organización de las Naciones Unidas, en una conferencia mundial abocada al tratamiento del racismo y de la xenofobia, el odio al otro, al diferente, que no deja de crecer como fenómeno social en todas las latitudes, cuando el mundo, la “casa común”, no deja de achicarse y acercarse, merced a las comunicaciones y a la globalización.

.

La preparación de esta reunión es de larga data, la ONU viene intentando una postura concertada entre sus Estados miembros desde hace prácticamente una década, cuando las teorías de la confrontación bélica por motivos raciales y religiosos comenzaron a popularizarse. El caso más notorio fue el libro del politólogo norteamericano Samuel Huntington, “El choque de civilizaciones”, que postula que las fronteras del futuro estarán marcadas por las líneas que dividen a las grandes civilizaciones, y que, entre ellas, uno de los conflictos esperables es el que habría de enfrentar al occidente cristiano con el mundo árabe musulmán. A pesar de que estar teorías fueron fuertemente contestadas desde la propia academia, llegaron a socializarse, en versiones simplificadas, y arraigar en ciertos discursos políticos. También algunos indicadores de conflicto, especialmente en el medio oriente, en el vértice del enfrentamiento entre el Estado de Israel y el pueblo palestino, parecían abonar desde los hechos este tipo de reflexiones.

.

La ONU, entonces, inició un primer acercamiento, con una reunión en Durban, Sudáfrica, en 2001, y un primer documento donde se intentaba establecer bases para proteger las diferencias, tanto como compromisos propios de la política interna de los países miembros (el caso de cualquier tipo de minoría al interior de los Estados), como de respeto en el trato intergubernamental, a nivel de sociedad mundial organizada.

.

El documento de Durban significó, ciertamente, un avance. Pero los países árabes lograron introducir en el texto final una referencia al conflicto palestino, y se equiparó el sionismo como una práctica racista. Eso desató el “lobby” israelí, que censuró el documento de Durban y ha hecho todo lo posible por boicotear los posteriores intentos de la ONU. Por los resultados que estamos viendo de la reunión de esta semana en Ginebra, parece haber tenido éxito, ya que ningún calificativo, sino el de “fracaso”, puede describir los resultados de la presente reunión. Y ya al final de la primer década del siglo XXI, la sociedad internacional sigue mirando con ojos impotentes como el racismo y la intolerancia sigue creciendo en todos los rincones, sin que las organizaciones multilaterales se revelen capaces de hacerle frente.

.

Es cierto que, además del “lobby” judío, que ha implicado básicamente a la postura de los Estados Unidos de América, de Alemania (y, con ella, la República Checa, que ejerce la presidencia pro-tempore de la Unión Europea), y a un conjunto de países muy afines al Estado de Israel (Australia, Italia, Canadá, Nueva Zelanda, Polonia y Holanda), al boicot de la conferencia ha contribuido sustancialmente el discurso del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, que en un tono completamente confrontativo para una reunión de estas características, calificó de “racista” al Estado de Israel, con palabras y términos muy duros, lo que llevó a que los representantes de treinta países abandonaran inmediatamente la sala del plenario, en repudio a sus expresiones.

.

Los borradores del documento de Ginebra circularon entre las Cancillerías durante los últimos meses, y se negoció con mucha pasión durante la semana pasada, tratando de establecer algunos puntos mínimos para que la Conferencia no quedara en aguas de borraja. Así, los países musulmanes fueron cedieron en sus exigencias, y la delegación palestina decidió finalmente eliminar la mención a la reciente guerra contra Gaza; permitiendo, además, que el texto incluye una referencia al Holocausto judío a manos de los nazis, la “shoa”.

.

Pero finalmente el texto de Ginebra –muy lavado y aprobado entre gallos y medianoche- se limita a “reafirmar” el borrador redactado en Durban en 2001, y fue adoptado rápidamente, sin una sesión de debate público, con el temor de que si extendían el tiempo, ni siquiera sería posible consensuar este mínimo, ya que en este enrarecido clima seguramente habrá nuevas deserciones, lo que implicaría un fracaso aún más rotundo, si eso fuera posible. Aún así, Israel y sus aliados rechazaron el borrador final, porque mantiene la comparación entre sionismo y racismo.

.

Una nueva oportunidad que se diluye, en un tema que no dejará de aumentar su peso cualitativo en una política internacional orientada a la paz.

.
.
.
Profesor de Política Internacional de la Universidad Católica de Córdoba

La luna de miel tiene fecha de vencimiento (28 03 2009)

La Voz del Interior, Sábado 28 de marzo de 2009     

http://www.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=502308

.

La luna de miel tiene fecha de vencimiento

.

Por Nelson Gustavo Specchia

.

barack-obama-mosaic-portrait

.

.
Nicolás Maquiavelo recomendaba al Príncipe aprovechar al máximo los primeros 100 días de gobierno. Durante ese tiempo, decía Maquiavelo, todo será halagos, felicitaciones, vítores. Es el momento de la máxima confianza, de la renovación del sueño de la política, de la esperanza.

.
Por eso Maquiavelo le recomendaba al Príncipe usar ese tiempo de gracia, esos primeros 100 días de luna de miel entre el gobernante y el pueblo, para tomar las decisiones fuertes y dolorosas que necesitaría a lo largo de su período de gobierno. Es posible, razonaba el florentino, que te perdonen en estos primeros 100 días, luego las críticas perderán indulgencia.
.

¿Vivimos aún los 100 primeros días de la era Obama, o ese simbólico tiempo de gracia empezó a terminar, y los actos y proyectos del líder norteamericano comienzan a mirarse con ojos menos complacientes?
.

Quizá algo de esto haya. Obama lanzó su cuarto plan de rescate financiero para empresas y bancos, y los grandes popes del análisis político y económico –incluidos dos premios Nobel– dicen que sus planes no son más que un refrito de los manotazos de los últimos días de Bush, y que no resolverán nada.
.

Para colmo, desde los organismos multilaterales los diagnósticos de la crisis se hacen cada día más duros.

.

Esta semana le tocó el turno nada menos que a una vocera del Banco Mundial, la nigeriana Ngozi Okonjo-Isweala, quien, frente a la tan esperada reunión del G-20, que comenzará el 2 de abril en Londres, advierte a los países ricos sobre una oleada de disturbios sociales y crisis políticas que podría desencadenarse en los países pobres del mundo si no se los ayuda.
.

Según la señora Okonjo-Isweala, cientos de miles de trabajadores pierden sus empleos en los países en desarrollo y las redes de protección social no responden, por lo que es preciso aportar más recursos financieros al “fondo de vulnerabilidad” del Banco Mundial, habida cuenta de que la crisis podría causar 90 millones de muertes y elevar a casi mil millones las personas que pasan hambre en el mundo. Cuando este tipo de advertencias vienen de una directora gerente del Banco Mundial, encienden una alarma más que notoria.
.

Redistribución. La postura de los organismos multilaterales, al parecer, es advertir a los países grandes que la estrategia no pasa –al menos exclusivamente– por poner dinero en efectivo en los paquetes de medidas fiscales y en planes dirigidos a la banca y a las grandes empresas, sino que debería haber una parte de esa masa de dinero orientada hacia la asistencia directa a los pobres, a ese enorme conjunto de países que no tienen un escaño en la mesa del G-20.
.

El propio Barack Obama se dirigió esta semana a los líderes del G-20. De una manera bastante insólita para un presidente norteamericano, mediante una nota periodística publicada en el International Herald Tribune, urgió a los países más desarrollados a acordar una estrategia para reflotar la economía mundial.
.

Su columna coincidió con las primeras reacciones del nuevo programa para salir de la crisis, que se asienta en la persuasión a inversores privados para que compren hasta un billón de dólares en “activos tóxicos”, esos bonos que, en gran medida, son los responsables del colapso financiero que vivimos.
.

Pero los dulces 100 primeros días parecen terminar. Como respuesta al plan de rescate, el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz opinó que difícilmente funcione; que el “plan Geithner”, como lo llama, está lleno de defectos, y que tiene “incentivos perversos”. Esto último, porque el gobierno utiliza al contribuyente para asegurar el riesgo de pérdidas en el valor de esos activos, al tiempo que ofrece potenciales beneficios a inversores privados. O sea, otra vez el orden es: primero la banca y los empresarios, y en segundo término, la gente común.
.

Incluso si el plan lograra limpiar las masivas “deudas tóxicas” de los bancos, eso no implicaría que las firmas estén dispuestas a conceder nuevos préstamos, mientras que una mayor carga impositiva para financiar estos planes del gobierno podría debilitar aún más a los consumidores estadounidenses, razona Stiglitz.
.

El otro premio Nobel tan escuchado en estos días, Paul Krugman, se expresó en el mismo sentido: “No va a funcionar, es más que decepcionante”, fueron sus duras palabras. Se acabaron los primeros 100 días.
.

El “plan Geithner” tiene riesgos. Si fracasa, como advierten las grandes voces del análisis económico, ¿estaría Obama dispuesto a nacionalizar las empresas y la banca?

.

.

.

Profesor de Política Internacional Universidad Católica de Córdoba

.