Archivo de la etiqueta: Ban

Obama manda al Pentágono a Tel Aviv (04 10 11)

Washington envía a Leon Panetta a presionar a Bibi Netanyahu

El jefe del Pentágono intenta evitar el aislamiento internacional de Israel

.

 

.

Luego de la primera muestra de disidencia interna dentro de la élite gobernante en Israel durante la semana pasada, cuando el líder laborista Shimon Peres admitiera abiertamente que Mahmmoud Abbás es el mejor interlocutor con que ha contado nunca el Estado judío para negociar una paz realista, ayer se sumó a esa tendencia el ministro de Defensa del gabinete de Benjamín Netanyahu.

Ehud Barak tiene a su cargo el control de todas las fuerzas militares israelíes, e integra desde la socialdemocracia el gobierno de coalición de Netanyahu, mayoritariamente controlado por partidos conservadores, de derecha y del integrismo religioso.

En el pasado, el mismo Barak –ejerciendo de primer ministro- estuvo muy cerca de alcanzar un acuerdo con los palestinos, en un proceso negociador auspiciado por el entonces presidente norteamericano Bill Clinton, y ayer sostuvo que su país debe “mejorar las relaciones” con la comunidad árabe, para “encontrar una forma de relanzar las conversaciones”; una postura muy cercana a la expresada por Peres.

Las declaraciones del ministro de Defensa, en todo caso, aparecen un día después de que Estados Unidos hiciera público un comunicado, advirtiendo a su principal aliado en Medio Oriente sobre el creciente “aislamiento” hacia el que está derivando, como producto de su inconsulta y agresiva política exterior.

El Departamento de Estado norteamericano quedó descolocado tras apostar en las Naciones Unidas por la reanudación de conversaciones directas entre ambas partes, y de que unas horas después del discurso del presidente Barack Obama ante la Asamblea General, el ejecutivo de Netanyahu anunciara la construcción de 1.100 nuevas viviendas para judíos en la zona ocupada de Jerusalén Este.

Una decisión a todas luces orientada a torpedear cualquier tipo de acuerdo, ya que el retiro del ejército israelí de Jerusalén oriental es un punto no negociable para los palestinos. La presión de Washington se hizo sentir a máximo nivel, con el envío de jefe del Pentágono, Leon Panetta, a Tel Aviv.

Panetta, además de trasmitir el mensaje de Obama, volvió a remarcar que deben evitarse todo tipo de “acciones provocativas”, antes de trasladarse a dialogar con Mahmmoud Abbas en Ramallah.

Tensión en los territorios

A pesar de los múltiples llamados a la concordia y a no generar acciones de provocación, la revitalización de la cuestión palestina tras el petitorio de reconocimiento de su Estado ante la Asamblea General de la ONU tensa cada día la convivencia, especialmente en las áreas de contacto entre ambas comunidades.

En la víspera, una marcha en apoyo a huelgistas palestinos presos en Israel volvió a poner en alerta a las fuerzas de seguridad de la potencia ocupante.

Cientos de personas se manifestaron, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza, en solidaridad con presos árabes alojados en cárceles israelíes, que ayer cumplían el séptimo día de huelga de hambre.

La movilización fue convocada por el Comité Palestino en Defensa de los Prisioneros y otras organizaciones no gubernamentales, que pidieron al secretario general de las Naciones Unidas, Ban ki Moon, que la organización multilateral intervenga, colocando a las cárceles judías bajo supervisión de una misión humanitaria.

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

 

Anuncios

Ahora Netanyahu dice “bué, negociemos” (03 10 11)

Natanyahu apoya al “cuarteto” para frenar al Estado Palestino

La vuelta a la mesa de negociaciones fue rechazada por la OLP la semana pasada

.

 

.

Ante la presión de la diplomacia estadounidense en las comisiones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), que se encuentran analizando la petición de ingreso de un Estado Palestino soberano a la organización multilateral, el gobierno israelí anunció ayer su apoyo formal a la iniciativa de volver a las negociaciones directas.

La postura de Washington fue el argumento utilizado por el presidente Obama para no apoyar el petitorio palestino ante la Asamblea General, aduciendo que una paz duradera sólo podrá asegurarse cuando ambas comunidades lleguen a un acuerdo.

Y este principio fue encomendado al “cuarteto”, el frente de buenos oficios integrado por EE.UU., Rusia, la Unión Europea, y la ONU, cuya titularidad ejerce el británico Tony Blair.

La presión estadounidense podría estancar “sine die” la tramitación iniciada por el comité de admisiones del Consejo de Seguridad.

Pero la Administración Nacional Palestina (ANP), que dirige Mahmmoud Abbas, y la principal fuerza política de los territorios ocupados, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dejaron claro que no volverán a sentarse en una mesa de negociaciones mientras Israel no detenga la construcción de nuevos asentamientos para judíos en los territorios ocupados.

Precisamente, apenas unas horas después de que Abbas presentara su carta de solicitud de ingreso al secretario general de la ONU, Ban ki Moon, el gobierno israelí de Benjamín Netanyahu anunciaba un nuevo plan de expansión de la colonización sobre los territorios tomados tras la guerra de los Seis Días, de 1967, con 1.100 nuevas viviendas en el sector oriental de Jerusalén, la zona árabe que los palestinos reivindican como futura capital de su Estado.

Desde Tel Aviv, Netanyahu aprovechó el comunicado de la OLP negándose a negociar con las excavadoras israelíes demoliendo casas palestinas y levantando nuevos edificios en Jerusalén Este, para declarar que su gobierno sí está dispuesto a aceptar una nueva ronda de negociaciones con los buenos oficios del “cuarteto”.

Los analistas sostenían ayer que sólo se trataría de un paso táctico, de mostrar una intención de diálogo, pero sin una consecución real, ya que la propuesta del “cuarteto” establece comenzar a negociar con los límites fijados por las Naciones Unidas en el original pacto de partición en dos Estados, o sea, las fronteras anteriores a la ocupación de 1967, un punto rechazado de plano por los israelíes.

La cuestión islamista

Mahmmoud Abbas, a quién los sectores populares palestinos llaman Abu Mazen, tiene que lidiar con varios frentes, y por ello el masivo respaldo de países en la ONU le dieron una bocanada de oxígeno a su política pacifista y legitimista.

Además de las posturas infranqueables del gobierno conservador israelí y del respaldo que éste tiene de Washington, Abbas debe integrar a los palestinos islamistas de Hamas, la otra rama política, que gobierna de facto en la Franja de Gaza.

Hamás ha anunciado que saluda la creación del Estado Palestino, pero sigue empeñado en no reconocer la existencia de Israel, a quien sólo consideran “potencia ocupante”.

Ismael Haniya, el líder de Hamas, volvió a reiterar este sábado que “no vamos a rogar por un Estado”, en cambio agregó que “la lucha nos mantendremos preparados” para seguir oponiendo resistencia al ejército israelí.

Esa posición es utilizada por Tel Aviv para desacreditar a Abbas como negociador.

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

 

Otra vez fuego en Palestina (19 08 11)

Vuelve a estallar el conflicto árabe-israelí

El desierto del Neguev convertido en zona de guerra. Advertencia de la ONU

.

 

.

Un atentado de un grupo comando contra coches y colectivos en una ruta del desierto del Neguev, ha vuelto a encender la llama del más viejo y profundo conflicto político de Medio Oriente.

Según la prensa israelí, en la víspera un grupo numeroso de hombres provistos de armas pesadas, disparó contra vehículos con soldados y civiles en las inmediaciones de la ciudad de Eilat. Como fruto del ataque, murieron siete israelíes, y más de 30 sufrieron heridas de diferente gravedad.

En la reacción de los cuerpos de seguridad, también cayeron los agresores, en este caso no se informó del número de muertos.

El gobierno israelí, integrado por la coalición conservadora comandada por Benjamín Netanyahu, sí dio a conocer la filiación del grupo comando, que adjudicó a la facción islamista de Hamas, aunque no dio pruebas.

El premier Netanyahu, con el ministro de Defensa, Ehud Barak, declararon que los responsables “pagarían caro” la acción militar.

Hamas, una de los dos partidos en que se divide la Autoridad Nacional Palestina (ANP), fue desalojado del gobierno luego de haber resultado victorioso en comicios democráticos, y se ha refugiado en la Franja de Gaza, porción de terreno que gobierno de hecho. Israel, como la Unión Europa y los Estados Unidos, siguen manteniendo a Hamas en sus listas de organizaciones terroristas, lo que ha aumentado su asilamiento e impedido cualquier negociación multilateral.

Inmediatamente, la fuerza aérea israelí lanzó una acción de represalia, con nuevos bombardeos sobre la Gaza. Los primeros informes desde la estrecha lengua de tierra encerrada entre Egipto, el Mediterráneo y los controles policiales israelíes, mencionan al menos otras seis víctimas mortales de las bombas punitivas.

Ya entrada la madrugada de hoy, toda la zona del desierto del Neguev se había convertido en un escenario bélico, con vehículos artillados, helicópteros y fuerzas de infantería patrullando la zona.

Los canales televisivos de Tel Aviv sostenían en sus crónicas de la noche la hipótesis de que el grupo comando que perpetró el ataque no era menor a 20 hombres, y aunque no se ha informado de cuántos han sido ultimados, la súbita militarización del Neguev puede obedecer a la búsqueda de los guerrilleros sobrevivientes.

Los medios también especulaban que los comandos habrían entrado a Israel desde Egipto, y citaron declaraciones de altos funcionarios israelíes con críticas al actual gobierno de El Cairo por “no controlar suficientemente” sus fronteras con la Franja de Gaza.

Barak sostuvo que un atentado como el de la víspera viene a  “subrayar la debilidad del control egipcio sobre el Sinaí y el crecimiento de las actividades terroristas”.

Por su parte, Hamas dio a conocer un comunicado donde justifica el atentado, en el marco de “operaciones militares legítimas” contra soldados de una potencia ocupante, aunque oficialmente desde Gaza el gobierno islamista se haya despegado de los ataques, negando cualquier tipo de participación en la planificación o el desarrollo de los atentados.

En la sede de las Naciones Unidas, el secretario general, Ban ki Moon, advirtió anoche que el atentado puede reabrir una nueva escalada bélica entre las dos comunidades, que fácilmente podría contaminar a la inestable región de Oriente Medio.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

 

Elogio del egoísmo (15 04 11)

Elogio del egoísmo

Por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Esta semana, en Doha, la capital del emirato árabe de Qatar, los países que han emprendido acciones bélicas contra la dictadura libia de Muhammar el Khaddafi se reunieron, para analizar diversos aspectos de la agenda de la guerra y los rumbos a adoptar frente a una evidencia: el autócrata no abandonará por motu proprio el poder, antes bien, clavará sus garras de león de África (como le gusta que lo apoden) en el búnker de Trípoli, y desde allí resistirá todo lo que pueda.

Las acciones armadas, que con tanto brío lanzaran el presidente francés Nicolás Sarkozy, junto al premier británico David Cameron, apenas el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la utilización de “cualquier medio” para proteger a los civiles de los devastadores ataques de Khaddafi, se han revelado insuficientes para empujar al régimen a una retirada. Mucho menos a una claudicación.

Y los más preocupados por estas relativas tablas son los líderes de la insurgencia rebelde, que desde Bengasi insisten en que si no les dan armas, o al menos les dan dinero para pagar a los traficantes que abundan con ofertas por todos los rincones de los enclaves rebeldes, el empantanamiento de ambos frentes podría derivar en una larga guerra civil de desgaste. Una guerra civil que podría instituir la partición de hecho del país en dos mitades, y que empujaría contingentes enteros desde y hacia la Tripolitania y la Cirenaica.

Y en ese momento, mientras las delegaciones de casi veinte países europeos y musulmanes discutían la conveniencia o no de entregar armas y fondos a los rebeldes, apareció sobre la mesa de negociación el drama de la población civil libia en toda su crudeza. Un actor central de la crisis política y una víctima cautiva de las acciones militares que, hasta el momento, sólo ha sido citado marginalmente en las consideraciones de los principales protagonistas de la guerra.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban ki Moon, intentó poner una nota de cordura en la reunión de todos los enemigos de Khaddafi, el Grupo de Contacto creado en Londres el 29 de marzo pasado, y presidido conjuntamente por un actor occidental –Gran Bretaña- y uno árabe –Qatar-, para que no parezca demasiado una coalición imperialista del Primer Mundo contra un Estado subdesarrollado que, además, es musulmán y africano.

ENTRE FUEGOS

En la mesa de Doha, donde los embajadores discutían si los fondos a los rebeldes deberían provenir de donaciones voluntarias o habría que liberar los millones de dólares producto de la exportación del petróleo libio que hoy se encuentran congelados en virtud del embargo a Khaddafi, Ban ki Moon se atrevió a recordar que, si se hace una colecta mundial, más que a los beligerantes rebeldes debería atenderse a la población civil, que en algunos rincones del frente de batalla –como la ciudad de Misrata- se acerca ya a la situación desesperada de crisis humanitaria por los muertos en bombardeos de ambos frentes, desplazamientos, emigración, falta de alimentos, medicinas, e incluso agua (en un contexto de desierto).

Y el secretario de la ONU dio la cifra que maneja la organización multilateral y que debería haber movilizado las conciencias de varios, especialmente de delegados de aquellos países que se presentan como fuertes defensores de los derechos humanos: hasta un horizonte de 3,6 millones de hombres y mujeres, más de la mitad de la población total del país norafricano, necesitará asistencia humanitaria por haber perdido sus hogares, sus fuentes de trabajo, sus posesiones, o haber tenido que migrar de sus lugares de residencia.

Según las estadísticas de la oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), dijo Ban, 490.000 personas han debido abandonar Libia desde el 15 de febrero pasado, cuando estalló la crisis. Este casi medio millón de emigrantes externos se suma a las más de 330.000 personas que, en grupos familiares enteros, han sido desplazados internamente desde su lugar de residencia, y hoy sobreviven en condiciones cada vez más precarias en campos de refugiados en otra región diferente a la de origen.

Los rebeldes sostienen que a Bengasi ya han llegado más de 35.000 libios que escapan de las balas del régimen en el oeste del país. Las fronteras con Túnez y Egipto, que en un principio se cerraron por precaución o por simple miedo a una estampida demográfica, registran el paso de unas 2.700 personas cada día, que huyen de las bombas de Khaddafi, del “fuego amigo” de los misiles de la OTAN, o de los alocados y anárquicos disparos de los milicianos rebeldes.

EGOÍSMO IMPOTENTE

A la advertencia de Ban ki Moon, el delegado del gobierno italiano de Silvio Berlusconi respondió que la reunión de Doha había sido convocada para estudiar alternativas de cómo terminar con Khaddafi, y que eso tenía que ver con decidir si a los rebeldes se les daba dinero –o incluso armas-: Qué hacer con los civiles debería discutirse en otros ámbitos.

Los ámbitos a que se refería el delegado italiano son, según insiste Berlusconi desde Roma, los de la Unión Europea. Durante la reunión de ministros del Interior de los Estados-Miembros de la UE, en Luxemburgo el lunes 11 de abril, el premier italiano intentó que la organización continental se haga cargo de los africanos que, huyendo de la guerra y del hambre, llegan a sus costas –geográficamente tan próximas- todos los días.

Francia y Alemania le contestaron que eso no sería posible: todo extracomunitario que quiera moverse por el Espacio Schengen (el espacio sin fronteras interiores de los países europeos) debe demostrar que dispone de los recursos económicos suficientes, una vivienda, y sus papeles de inmigración en regla. Requisitos que, por supuesto, no pueden aportar los libios y tunecinos que –habiendo tenido la suerte de no morir en alta mar: el miércoles se hundió un bote miserable y más de 200 africanos se ahogaron- logren llegar en sus paupérrimas pateras y botes inflables a la isla siciliana de Lampedusa.

Antes de intentar tirarle el fardo a la UE en Luxemburgo, Silvio Berlusconi había intentado la más directa y brutal: repatriar directamente a todo emigrante africano ilegal que arribara a las costas italianas, sin analizar motivos ni atenuantes. Desde comienzos de año estos refugiados ya suman 25.000, y nadie tiene ningún plan para gestionar su destino.

Pero si un gobierno tan poco considerado con los más desfavorecidos, como el conservadurismo italiano de Berlusconi, no logra hilvanar una idea sobre qué hacer frente a un fenómeno de crisis humanitaria que le explota en su territorio, tampoco en los pasillos de la desarrollada e idealista Unión Europea hay muchas más ideas. Ni hablar de una política exterior armónica y estructurada para hacer frente a la avalancha de hombres y mujeres desesperados provenientes del África del Norte.

Después de unos primeros momentos de desconcierto cuando las revueltas árabes comenzaron en Túnez y Egipto, el liderazgo europeo se manifestó públicamente a favor de la renovación de las estructuras políticas que traían los alzamientos populares en los países árabes. Pero frente a una de las primeras consecuencias de esas revueltas, la llegada de refugiados huyendo de los conflictos y solicitando asilo y ayuda, Europa vuelve a cerrar sus puertas a cal y canto y sólo atina a aumentar las patrullas policiales en el Mediterráneo y a enviar algunos euros a los países africanos para que sus gobernantes vigilen mejor los puertos desde donde parten los botes con emigrantes.

Ante tanta negligencia, los únicos que ganan son aquellos nacionalistas que hacen del egoísmo una virtud. Como dijo el propio Berlusconi, en su intento por presionar a Bruselas: En definitiva, si la Unión Europea no logra armar un acuerdo concreto sobre inmigración, es mejor separarse de ella y que nos volvamos cada uno a nuestro país.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

A las puertas de Sirte (29 03 11)

La rebelión cerca al régimen libio

Se reúne en Londres la conferencia internacional para prever la transición política en Libia tras la dictadura de Khaddafi

.

.

La insurgencia rebelde contra el régimen del coronel Muhammar el Khaddafi sigue avanzando sobre el terreno, y después de haber ocupado los principales puertos petroleros de la costa oriental del país, se encontraba en las últimas horas de ayer cercando la ciudad de Sirte, la población natal del líder libio, donde se espera que los alzados encuentren una fuerte resistencia de parte de las tropas gubernamentales.

Mientras tanto, una extendida conferencia internacional, con los representantes oficiales de un total de 35 Estados, se reunirá hoy en la capital británica para analizar la evolución de la intervención externa en el escenario libio, en aplicación de la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), que se hizo efectiva con el bombardeo de fuerzas francesas, inglesas y estadounidenses sobre las posiciones antiaéreas de Khaddafi; una acción militar de emergencia que frenó el avance gubernamental sobre el bastión rebelde de Bengasi y ha permitido el nuevo avance insurrecto sobre la porción occidental del país.

Además, a la conferencia de Londres asistirán países del Magreb árabe y de Oriente Medio, junto al secretario general de la ONU, Ban ki Moon, y representantes de organizaciones regionales muy vinculadas al conflicto, como el presidente de la Unión Africana, Jean Ping, y el jefe de gabinete de la Liga Árabe, Hesham Yusef, que compartirán la mesa con los referentes de los miembros de la Alianza Atlántica (OTAN).

Esta confluencia de altos representantes será utilizada para discutir un escenario de futuro para Libia, dando por sentado que ante el avance de los rebeldes el régimen autoritario del coronel Khaddafi terminará por ceder el poder.

Frente a ello, la conferencia espera aportar a una transición que evite desastres humanitarios y facilite la apertura de un proceso de diálogo político –tal vez encabezado por el Consejo Nacional rebelde- que lleve a la celebración de elecciones libres.

Las iniciativas de paz se multiplican, y luego de que Italia y Alemania anunciaran que llevarán a Londres un plan para habilitar un “corredor humanitario permanente”, y que incluye la salida hacia el exilio de Khaddafi, la Liga Árabe –que ha elevado el tono crítico con la fuerza utilizada por la OTAN en los bombardeos- defendió en la víspera el fin de las operaciones militares y la apertura de conversaciones con Trípoli, para alcanzar un “acuerdo político” que lleve al fin del conflicto.

Ante estas críticas, el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, que ha asumido la coordinación operativa de toda la intervención militar externa sobre Libia, volvió a remarcar que el objetivo de la OTAN es “proteger en forma imparcial” a toda la población civil que esté bajo amenaza de ataque; para lo cual se requiere destruir la artillería y las defensas antiaéreas del régimen.

En ese marco, los británicos anunciaron que sus aviones destruyeron un depósito de armas en Sebha, en el desierto, que estaban destinadas a atacar Misurata y otras ciudades del norte en poder de los rebeldes; en los últimos días ya habían neutralizado 22 tanques y vehículos militares en la zona de Misurata y Ajdabiya, que permitió que los insurrectos volvieran a tomar posesión de estas ciudades.

Todo indica que la próxima batalla se dará, durante las próximas horas, en los muros de Sirte, la cuna del dictador.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

¿Y qué hará Khaddafi? (23 03 11)

MÁS MISILES EN EL ATAQUE LIBIO

La coalición aliada vuelve a atacar Trípoli por cuarto día. Las tropas de Khaddafi resisten en Trípoli y siguen avanzando en ciudades pequeñas. Rusia, China y Brasil exigen un alto el fuego.

.

.

Al entrar en su cuarta jornada, la operación militar sobre Libia denominada “Amanecer de la Odisea” ha comenzado a mostrar divergencias en la conducción de las operaciones sobre el terreno, al tiempo que los analistas debaten sobre las posibilidades de salida de la operación.

Este último punto cobra relevancia frente a la resistencia evidenciada por el régimen del coronel Muhammar el Khaddafi ante el ataque aliado, y los límites de la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), que llama a “tomar todas las medidas necesarias” para proteger a la población civil libia, pero deja explícitamente fuera de estas posibilidades la invasión terrestre del país.

Con este marco de legalidad internacional, el gobierno de Khaddafi podría resistir desde la ciudad de Trípoli, habilitando una larga contienda de horizontes imprevistos. En cuanto a la conducción de las operaciones, el presidente estadounidense Barack Obama, que ha tenido que asumir la máxima instancia de mando prácticamente a regañadientes, afirmó desde Santiago de Chile que la primera fase de la operación había concluido satisfactoriamente al neutralizar las defensas antiaéreas y, con ello, habilitar una zona de exclusión para la aviación militar del gobierno.

Concluida esta fase, el mandatario norteamericano insiste en traspasar el mando de las operaciones a la plana mayor de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Los otros dos dirigentes que lideran la coalición contra Khaddafi, el presidente francés Nicolás Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron, después de una reticencia inicial que mostró las divergencias en el seno del mando aliado, habrían acordado mantener las riendas de la decisión política pero acceder a la iniciativa de Obama de dejar a la OTAN a cargo de la coordinación, según un comunicado del Elíseo.

En este sentido, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció desde la sede de Bruselas que la organización ha acordado imponer un embargo de armas a Libia, y estudia la imposición de un cierre naval a lo largo de las costas del país norafricano.

Aún así, es discutible la posibilidad de que la Alianza Atlántica pueda ir más allá de acciones de apoyo a la zona de exclusión, dada la importante presencia de Turquía en su seno. El gobierno turco ya ha adelantado su oposición a incrementar las acciones consensuadas en la resolución de la ONU.

El otro componente asociado a la acción contra Khaddafi, la Liga Árabe, que volvió a ratificarle al secretario general Ban ki Moon, en El Cairo, su compromiso con las fuerzas aliadas para mantener la zona de exclusión aérea, también vería comprometido su apoyo si la OTAN queda a cargo del mando en la zona.

Las cancillerías de Brasil, Rusia y China, además, exigieron ayer un “alto el fuego inmediato”, y la apertura de negociaciones diplomáticas con el régimen de Trípoli.

El ministro de Defensa ruso, Anatoly Serdyukov, se reunió en Moscú con su par norteamericano, Robert Gates, ante quien protestó por las bajas civiles causadas por los bombardeos aliados.

Las muertes entre la población de las áreas bombardeadas no ha podido precisarse; fuentes británicas aseguran que los objetivos de los misiles lanzados desde aviones y buques próximos a la costa libia han sido exclusivamente instalaciones militares, pero desde la televisión oficial de Trípoli se ha difundido que al menos 90 personas han muerto, y más de 200 han resultado heridas como consecuencia del fuego occidental.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

La intervención en Libia reverdece la protesta árabe (21 03 11)

Las fuerzas aliadas neutralizan el ataque de la aviación libia

Las protestas aperturistas vuelven a tomar cuerpo tras las represiones en Siria y en Bahrein

.

.

Desde Chile, adonde llegó procedente de Brasil, el presidente estadounidense Barack Obama afirmó que la “primera fase de la intervención militar aliada en Libia está concluida”, al tiempo que volvió a ratificar que las tropas de su país no invadirán por tierra el país norafricano ni perseguirán al coronel Muhammar el Khaddafi militarmente, sino que presionarán para que el mandatario negocie su alejamiento del poder.

“La posición estadounidense es que Khaddafi tiene que irse”, sostuvo Obama en la conferencia de prensa junto al presidente chileno Sebastián Piñera, reiterando la postura de que la intervención se decidió para proteger a la población civil y en el marco del consenso de las Naciones Unidas, “nuestra acción militar es en apoyo de un mandato internacional del Consejo de Seguridad, que se centra específicamente en la amenaza que el coronel Khaddafi supone para su pueblo”, sostuvo Obama.

En el mismo sentido, desde Londres el primer ministro David Cameron coincidió en que la primera etapa del ataque se ha saldado satisfactoriamente, al “hacer posible la aplicación segura de una zona de exclusión aérea”; al mismo tiempo, sostuvo que la urgencia de la intervención aliada respondió a “prevenir una matanza” que las tropas gubernamentales estaban dispuestas a ejecutar en Bengasi.

Sobre el territorio libio, mientras tanto, los insurgentes –que han recibido la intervención aliada como un apoyo que puede volver a equilibrar la balanza de fuerzas- han relatado a la cadena Al Jazeera que los francotiradores y los paramilitares de los Comités de la Revolución afines al gobierno han ocupado el lugar de los soldadores regulares de Khaddafi, lo que abre una nueva etapa de la guerra al interior de las ciudades ocupadas.

El canal Al Arabiya informó que el gobierno de Trípoli solicitó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, tras sostener que ha acatado el cese de fuego impuesto por la resolución 1.973 adoptada por el organismo el viernes pasado, extremo que los responsables militares de la Alianza Atlántica (OTAN) rechazan como falso.

A pesar de las críticas, la acción aliada no ha sido condenada por la sociedad internacional; sólo Venezuela, Uruguay, Ecuador y Nicaragua hicieron llegar notas de protestas al secretario general de la ONU, Ban ki Moon. Y el primer ministro ruso, Vladimir Putin, que había sostenido que la intervención le recordaba una “nueva cruzada” medieval, fue desautorizado por el presidente Dmitri Medvédev. El jefe del Kremlin sostuvo que Rusia “no considera equivocada la resolución 1.973, porque refleja nuestra comprensión de los sucesos”.

La revuelta árabe, por lo demás, sigue extendiéndose por la región de Oriente Medio, y en Yemen –donde una violente represión de manifestantes acaba de saldarse con 52 muertos- una parte del Ejército desertó para ponerse del lado de los sublevados.

Decenas de oficiales, incluyendo a tres generales, y suboficiales enviaban ayer a sus soldados a proteger a los manifestantes que piden la renuncia del presidente Alí Abdallah Salé.

 

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

Revuelta árabe: la protesta pasa al Golfo (16 02 11)

La turbulencia árabe se encamina hacia alternativas democráticas

La policía iraní reprime violentamente un nuevo conato de protesta popular

.

.

La ola de descontento social que recorre la mayoría de los países árabes obedece a una “frustraciones por déficit de democracia”, según la opinión del secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki Moon, quien manifestó que, según la postura que está elaborando la máxima organización multilateral, las protestas, que ya tumbaron a los regímenes autocráticos de Túnez y Egipto, son parte de una “evolución” política, al tiempo que pidió a los líderes de estos países a que “escuchen con mayor atención y abran un canal de diálogo con su gente”.

Las declaraciones de Ban, que conforman la primera toma formal de postura de la ONU en torno a la revuelta árabe, se dieron al día siguiente de que una movilización juvenil volviera a intentar ocupar las calles de la capital iraní, y que la represión de las fuerzas de seguridad la neutralizara con violencia, causando al menos dos muertos.

Ayer, un sector de legisladores fieles al presidente Mahmmoud Ahmadinejad reclamó en el Parlamento la aplicación de la condena de muerte a los líderes opositores, como una manera de cortar el incipiente brote de protesta política en Irán.

La moción del oficialismo apunta especialmente al ex presidente Mohammad Khatami, y a los líderes reformistas Mir Hossein Mussavi y Mehdi Karrubi, que tuvieron un papel destacado en las movilizaciones contra Ahmadinejad tras su reelección en 2009, y que ahora cumplen arresto domiciliario.

El presidente estadounidense, Barack Obama, reaccionó frente a la represión de la protesta iraní con mayor celeridad de la que había mostrado en la crisis egipcia, y censuró el papel del ejército persa, al tiempo alentaba indirectamente nuevas movilizaciones al manifestar: “Mi esperanza y mi expectativa es que sigamos viendo cómo el pueblo de Irán tiene la valentía de ser capaz de expresar su anhelo de una mayor libertad y un gobierno más representativo”.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europa, lady Catherine Ashton, también censuró al gobierno de Teherán desde Túnez, donde se encuentra en la primera visita oficial de un alto funcionario europeo tras la revuelta que tumbó al régimen de Zine el Abidine ben Ali. Ashton instó a Ahmadinejad a “abstenerse de utilizar la fuerza contra los manifestantes”, según comunicó su portavoz.

Los intereses en el Golfo

Mientras el ejército egipcio mantenía ayer conversaciones con activistas del levantamiento popular, en orden a pacificar las calles de El Cairo, las protestas llegan ya al Golfo, donde los intereses estratégicos se mezclan con el petróleo.

En Yemen, el segundo día de disturbios fue contestado ayer por partidarios del gobierno y se vivieron violentos enfrentamientos.

El presidente yemení, Alí Abdullah Saleh, un aliado de Washington, lleva 32 años en el poder.

Por su parte, en Bahrein, donde se estacionan los buques de la Vº Flota norteamericana en el Golfo, otra movilización fue reprimida, con el saldo de dos manifestantes muertos.

Bahrein, un pequeño Estado petrolero compuesto por 33 islas y un pequeño sector continental, tiene una población mayoritariamente chiíta, pero la dinastía reinante es sunnita, los Al Khalifa, también aliados cercanos de los Estados Unidos, así como de la vecina Arabia Saudita, y férreos opositores al régimen iraní de los ayatollahs.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.