Archivo de la etiqueta: Unión Europea

Ahmadinejad acepta el plan de Lula (18 05 10)

AHMADINEJAD SORPRENDE AL MUNDO ACEPTANDO EL PLAN ATÓMICO DE LULA

.

Irán acepta la propuesta del líder brasileño sobre su programa nuclear

.

.

.

Cuando desde diversas instancias se afirmaba que ya no había más espacio para la negociación con el gobierno iraní de Mahmmoud Ahmadinejad respecto de sus pretensiones nucleares, y avanzaba la imposición de sanciones económicas a la República Islámica, ayer la mediación del presidente brasilero Luiz Inácio da Silva consiguió destrabar el conflicto y reencausar las negociaciones.

.

Luego de un periplo regional que lo había llevado a Qatar, Egipto, Turquía y Rusia, Lula llegó a Irán y mantuvo una larga reunión de trabajo con el presidente Ahmadinejad, con quien Brasil ha establecido una cercanía estratégica.

.

El centro de la agenda entre ambos mandatarios estaba ocupado por la idea de Lula de que Irán aceptara enriquecer uranio en Turquía, bajo supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), con lo que se despejarían las dudas sobre las posibilidades de que los desarrollos nucleares del programa persa pudiesen ser utilizados con fines bélicos.

.

Esta hipótesis, que desestabilizaría fuertemente el frágil escenario en Oriente Medio, fundamenta la iniciativa del presidente Barack Obama de imponer sanciones económicas a Irán hasta que permitiese el control real de sus instalaciones por parte del OIEA, propuesta que contaba, hasta este momento, con el firme respaldo de Gran Bretaña y Francia –miembros permanentes del Consejo- y de Alemania.

.

Para respaldar la negociación de Lula, viajó a Teherán también el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en cuyo país se enriquecerá el uranio iraní hasta los niveles necesarios para la investigación médica y las aplicaciones civiles, según el acuerdo firmado ayer, informó oficialmente el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores en Teherán.

.

El acuerdo prevé el almacenamiento en territorio turco de 1.200 kilogramos de uranio iraní poco enriquecido, hasta que Teherán reciba el combustible que necesita para su reactor de investigación médica.

.

El jefe de la Organización de Energía Atómica iraní, Ali Akbar Salehi, afirmó que con este pacto diplomático “Irán demostró su buena voluntad, y ahora les toca a las potencias mundiales demostrar la suya”.

.

Exultante, Lula dijo que el acuerdo era una “victoria de la diplomacia”; refiriéndose -sin nombrarla- a la postura escéptica de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que había descartado la posibilidad que Ahmadinejad cediera a una mediación, Lula dijo que “Brasil creyó que era posible lograr un acuerdo. Hay un millón de razones para tener argumentos para construir la paz, no hay ninguna razón para que construyamos la guerra.”

.

CAUTELA EN ESTADOS UNIDOS

.

El gobierno del presidente Barack Obama ha tenido una reacción muy mesurada al anuncio de que Irán aceptará enriquecer uranio en Turquía bajo supervisión del OIEA.

.

La Casa Blanca aseguró “reconocer” los esfuerzos de Brasil y Turquía, pero mantiene sus dudas sobre la disposición de Teherán de cumplir con el compromiso adquirido.

.

La Administración americana recordó que el año pasado, en el marco de la ONU, Washington, Moscú y la Unión Europea ofrecieron a Ahmadinejad enriquecer el uranio iraní en Francia y Rusia, bajo supervisión del OIEA. La propuesta de Lula, argumentan, en nada se diferencia de aquella, salvo que establece a Turquía como país en el que se llevará a cabo el proceso.

.

En todo caso, hasta que haya un consenso internacional, el departamento de Estado anuncia que insistirá en la vía de la aplicación de sanciones.

.

LULA, IMPARABLE

.

Hillary le dijo que no podría. Medvédev, uno de los entusiastas, afirmó que tenía “un 30 por ciento” de posibilidades.

.

Los demás, de ahí para abajo. Pero Lula sacó otras cuentas: en Moscú anunció que sus chances eran de 9,9 sobre 10. Y al día siguiente, en Teherán, sacó el conejo de la galera.

.

En Occidente desconfían: en Washington sospechan que es otra treta para dar largas al asunto; los conservadores británicos, que están estrenando gobierno, dicen que se debe continuar la misma vía hasta que Teherán asegure al mundo que su programa nuclear es pacífico.

.

Es más, algunos columnistas sostienen que el gambito de Lula no sólo ayudaría a que Ahmadinejad evite sanciones más duras, de momento, sino también que contribuirá a afirmar su liderazgo tras los meses de disturbios, y de represión a la oposición, que siguieron a su dudosa reelección en 2009.

.

Quizá.

.

Aunque el acuerdo de ayer no clausure el tema, es innegable que constituye una cuña, una alternativa al monólogo de las sanciones. Y todo el mérito es de Lula.

.

Habrá que argumentar mucho para no dejarlo sentarse en el sillón de las Naciones Unidas, en breve.

.

N. G. S.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Europa en emergencia (09 05 10)

LA UNIÓN EUROPEA TOMA MEDIDAS DE EMERGENCIA FRENTE A LA CRISIS

.

Los líderes de la eurozona enfrentan nuevos embates de los mercados

.

.

.

En un clima de fuerte inestabilidad, los países miembros de la Unión Europea preparan medidas para enfrentar la apertura de los mercados hoy lunes, con tendencias desfavorables en varias latitudes y signos de extensión de la crisis financiera que soportan las cuentas públicas de Grecia hacia otras economías del Mediterráneo.

.

Ayer la Comisión Europea (CE) se reunió de urgencia en Bruselas, para tomar una postura común sobre un mecanismo de rescate, que sea herramienta permanente para cualquiera de las economías que integran la UE, tal como lo habían demandado el viernes pasado los jefes de Estado ante la previsible expansión de la crisis.

.

A renglón seguido de la junta extraordinaria de la CE, los ministros de finanzas de los 27 países que componen la “zona euro” iniciaron las gestiones para aprobar la iniciativa por procedimiento urgente. Estas medidas apuntan a dar una señal fuerte desde las instancias de decisión frente a la apertura de la semana bursátil, mostrando la política común de los Estados miembros a implicarse en el rescate de cualquiera de los socios cuyas cuentas públicas entren en una zona de riesgo.

.

En los últimos días, la crisis de Grecia llevó al euro a su peor situación cambiaria desde su creación en 1999, al punto que algunos economistas internacionales comenzaron a hablar de la posibilidad de su extinción como moneda común. España y Portugal, que comparten algunas debilidades estructurales con la economía griega, podrían verse amenazadas durante esta semana por los ataques en los mercados.

.

La nueva batería de medidas que conformarían rescates de emergencia por parte del ejecutivo de la Unión Europea, se añadiría al sistema de ayudas actualmente vigente, que sólo contempla el giro de euros del Banco Central Europeo (BCU) para apoyar a Estados fuera de la eurozona, con una dotación máxima de 50.000 millones de euros. Se espera que el nuevo mecanismo cuente con dotaciones sustantivamente superiores para poder hacer frente a los compromisos de deuda asumidos por las principales economías problemáticas.

.

Según trascendidos, en la reunión de ministros de finanzas en Bruselas se habría establecido un fondo de ayuda del orden de los 600.000 millones de euros, de manera de fortalecer la confianza en la moneda única europea. La batería de medidas contemplaría la instrumentación de créditos bilaterales por hasta 440.000 millones de euros cuando un país de la eurozona registre problemas de financiamiento. El salvataje conjunto entre el Fondo Monetario Internacional y el BCU a Grecia, consensuado la semana pasada con el gobierno heleno de Giorgios Papandreu, alcanza a los 145.000 millones de dólares.

.

MERKEL ACUSA EL IMPACTO

Los riesgos de extensión de la crisis fueron abordados ayer en una extensa conversación telefónica entre Barack Obama y Ángela Merkel, en la que ambos líderes analizaron la toma de medidas de mayor calado por parte de la Unión Europea, para recuperar la confianza de los mercados.

.

Las medidas de auxilio a Grecia fueron dilatadas por la jefa del ejecutivo alemán prácticamente durante un mes y medio, en atención a la baja popularidad que las mismas tienen en su electorado. Precisamente uno de los efectos pudo advertirse ayer, cuando la coalición de Merkel (la Unión Cristiano Demócrata y los Liberal Demócratas) no logró la mayoría en las elecciones regionales de Renania del Norte-Westfalia, según indican los sondeos.

.

Las regionales pueden considerarse una “advertencia” para el gobierno nacional, afirmó el líder Liberal, Guido Westerwelle.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Grecia protesta: “IMF GO HOME” (04 05 10)

GRECIA PROTESTA EN MASA CONTRA

EL AJUSTE IMPUESTO POR EL FMI

.

Marchas multitudinarias en Atenas prepararon la huelga general de hoy

.

.

.

.

Cuando los títulos de la deuda pública griega llegaron a la categoría de “bonos basura”, por la altísima tasa de rentabilidad que debían contar los papeles para que el gobierno del socialista Giorgios Papandreu pudiera obtener financiamiento, se anunció el domingo pasado el plan de rescate coordinado por el Fondo Monetario Internacional.

.

El organismo financiero multilateral, conjuntamente con el Banco Central Europeo (BCE), girarán créditos por un monto de 145.000 millones de dólares, para que la economía helena pueda hacer frente a sus compromisos de pago sin tener que seguir emitiendo “bonos basura”. El anuncio del salvataje internacional calmó los mercados, y frenó la onda de contagio, que ya parecía extenderse hacia otras economías con problemas estructurales, especialmente Portugal y España.

.

La canciller Ángela Merkel, luego de un mes y medio de indefiniciones, aprobó el proyecto de ley por el que Alemania se suma al rescate, aportando fondos a través del BCE. Para Merkel, el dinero de los alemanes “es de una dimensión política y económica enorme”, y no sólo auxilia a Atenas, sino que “con esta medida se asegura la estabilidad del euro”, dijo.

.

En contrapartida a sus créditos, el FMI impone su tradicional receta de ajuste, consistente en un fuerte achicamiento del gasto público y un aumento de la presión fiscal. El objetivo es lograr un ahorro de 30.000 millones de euros en los próximos tres años, un monto que equivale al 11 por ciento del PBI griego.

.

Para semejante ajuste, el gobierno heleno se propone recortar el gasto social comenzando por las jubilaciones (reducción de montos y prolongación de la edad jubilatoria mínima). Luego, congelará las vacantes y reducirá los salarios de los empleados públicos, eliminado todos los aguinaldos; y por último tramitará ante el Parlamento una subida generalizada de impuestos.

.

Giorgios Papandreu ha intentado convencer a sus electores de que, a pesar de que se retraiga el consumo y el sacrificio exigido sea draconiano, el gobierno no tiene ninguna alternativa: “el futuro del país está en juego”, dijo frente a las movilizaciones de ayer en Atenas. A juzgar por las multitudinarias protestas que encienden cada día a las grandes ciudades, tendrá un duro trabajo por delante.

.

En preparación de la huelga general que las centrales sindicales han convocado para hoy, el sector estatal inició ayer un crispado paro de 48 horas, considerando que sus afiliados serán los más afectados por el plan de ajuste. Los ministerios, las escuelas y la práctica totalidad de oficinas públicas permanecieron vacías.

.

Desde el lunes ya están en huelga los trabajadores de recolección de la basura, que se acumula en las esquinas de las principales arterias de la capital.

.

Los sindicatos colocaron ayer en el Partenón de la Acrópolis, símbolo de la Grecia clásica, dos pancartas en las que se llama, en griego y en ingles, a los países de Europa a “sublevarse”, y al FMI a “irse de Grecia”.

.

Hoy, durante la huelga general, el espacio aéreo griego permanecerá cerrado.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Sarkozy se aferra al timón (26 03 10)

SARKOZY SE AFERRA AL TIMÓN

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

.

Nicolás Sarkozy, el orgulloso y batallador Presidente de la República Francesa, dijo muchas veces que él se ve a sí mismo como el capitán de un velero, timoneando en medio de una tormenta, donde las decisiones deben ser rápidas y arriesgadas, y hay que mover el timón cuantas veces sean necesarias para corregir el rumbo y salvar la nave. El símil marinero hubiera resultado muy productivo para aplicarlo esta semana, luego de que el jefe del Elíseo comandara la peor derrota electoral sufrida por la derecha francesa en medio siglo. Sin embargo, olvidando de pronto ese retrato literario de alta mar, Sarkozy no ha acusado ningún impacto ni ha rectificado ningún rumbo. Por el contrario, se ha aferrado al timón de su gobierno, al anunciar ayer, en la primera comparecencia pública tras la derrota, que ratifica todas las políticas del ejecutivo. Frente a esta obstinación cerrada, es previsible esperar tiempos conflictivos en los dos años que le restan a su mandato, con una oposición de izquierda rejuvenecida y en franco crecimiento; unas divisiones internas dentro del propio arco político de la derecha, que ya ha anunciado el surgimiento de nuevas agrupaciones para discutirle el comando del barco; y una sociedad civil en pie de guerra, con un plan de protestas y huelgas (que comenzarán la semana que viene en las áreas de los transportes y la educación) convocadas por las cinco centrales sindicales francesas.

.

¿Cómo llegó hasta aquí? ¿Por qué esta terquedad, esta postura tan reacia a rectificar los rumbos políticos, tras el voto de censura de más de la mitad de los electores del último domingo? Sin que exista un antecedente doctrinario o ideológico evidente, hay una actitud distintiva en los dirigentes de la derecha: así como la izquierda encuentra una virtud en el cambio, en la adaptación a los escenarios modificados, al acompañamiento un tanto idealista del progreso social; los líderes conservadores parecen encontrar la virtud en la resistencia a las modificaciones de lo establecido, inclusive cuando las señales que provienen desde el cuerpo social indican lo contrario. En la comparecencia de ayer, el Presidente mostraba un rostro cansado, afectado, lejos de ese entusiasmo y cierta algarabía juvenil con que suele acompañar sus anuncios, siempre tan grandilocuentes. Ayer se ciñó a un texto redactado por sus asesores, cuidado hasta en los mínimos detalles, que leyó durante quince minutos –y no permitió ninguna pregunta-, trasmitido por cadena nacional, con voz cansina y en tono monocorde para decir lo contrario de lo que se esperaba de él: que pese a la debacle de las elecciones regionales de los dos domingos anteriores y de que la izquierda ganara en 23 de las 26 regiones de Francia (su partido sólo logró mantener la región de Alsacia en la zona metropolitana, la isla de Reunión en el Océano Índico, y la Guyana, en Sudamérica, ambos territorios franceses de ultramar), mantendrá la política y la economía implantadas por su gobierno en 2007.

.

No es la reacción de un estadista, generoso y humilde. Todo lo contrario, su reacción es la del político acorralado por el juego democrático que apela a los suyos, a recomponer la quinta electoral, dando una vuelta de tuerca más a los principios y las acciones caros a los sectores conservadores, para volver a convocarlos en torno a su persona en las próximas elecciones presidenciales, dentro de dos años.

.

Sarkozy hace una lectura mezquina: es la crisis económica internacional, y no sus iniciativas de gobierno, las que llevaron a que los franceses se quedasen en sus casas y no fueran a votar en la primera y en la segunda vuelta de las elecciones regionales (el nivel de abstención rondó la mitad de la población en ambos casos, apenas levemente inferior en la segunda vuelta). Y para Sarkozy es esa misma crisis la que abrió el trasvase de votos desde la alianza gobernante de la Unión para el Movimiento Popular (UMP) hacia la extrema derecha del Frente Nacional, que –aunque sólo presentara candidatos en 12 regiones- arañó el 10 por ciento del total electoral nacional. Para volver a convencer a los votantes holgazanes, y recuperar los sectores que se pasaron a la ultraderecha, el Presidente ha decidido aferrarse al timón.

.

Así, su mensaje a la Nación tuvo destinatarios concretos, comenzando por los protegidos agricultores y ganaderos de la campiña, que –a pesar de que sus productos son carísimos, ineficientes, e impiden la entrada de agroalimentos desde los países subdesarrollados del sur- constituyen uno de los sectores mimados por los subsidios proteccionistas del gobierno central, y son un tradicional caldero de apoyo de la derecha. La Política Agrícola Común, la menos solidaria a nivel internacional de toda la Unión Europea, volvió a ser esgrimida por Nicolás Sarkozy en su estudiado discurso: “no dejaré morir la agricultura francesa”, les prometió el Presidente.

.

Tras los agricultores protegidos, apuntó a la política de seguridad y de inmigración: el gobierno seguirá aumentando los controles, manifestó. Y el Presidente terminó su mensaje delineando la típica agenda conservadora con la afirmación de que sus disposiciones liberales se mantendrán en el plano económico. Su gobierno ya reformó la ley para no aumentar los impuestos a los empresarios que no aceptaran la jornada laboral de las 35 horas; fijó un techo impositivo para los ingresos altos; y puso en marcha el achicamiento del Estado con recortes a las plantas de empleados de la administración, entre otras disposiciones destinadas a reducir el gasto público. A este paquete de medidas las centrales sindicales han asegurado que le harán frente, pero el Presidente insiste en el camino, y anunció que este mismo año emprenderá la reforma de las jubilaciones, alargando la edad de retiro y disminuyendo las prestaciones sociales; también implementará las reformas en lo territorial y en la justicia, donde prevé suprimir a los jueces de instrucción, achicando también el aparato judicial.

.

Pero este aferrarse al timón no deja de ser un síntoma de debilidad. Dentro del propio arco de la derecha, el viejo rival del Presidente, el ex primer ministro Dominique de Villepin, ha anunciado la formación de un nuevo partido, para disputarle el electorado conservador. Y desde la oposición, la nueva secretaria general del Partido Socialista francés, Martine Aubry, que se estrenó electoralmente con este 54,67 por ciento del domingo pasado, dijo que era una “victoria sin precedentes”, especialmente considerando que esta nueva mayoría se remontó desde el piso del 16,4 por ciento que los socialistas obtuvieron en las elecciones europeas del año pasado. Ahora, gobernando en 23 de las 26 regiones, y cerrando una alianza con los verdes de Europa Ecología (EE) y con los comunistas del Frente de Izquierda (FI), el Partido Socialista vuelve a colocar a la socialdemocracia como alternativa de poder para saltar al Elíseo dentro de dos años.

.

En definitiva, la obstinación de Sarkozy viene a demostrar que la derrota en las elecciones regionales es más profunda aún de lo que se calculó en un primer momento. La Quinta República descansaba en un doble rol ejecutivo: el Presidente francés representaba al Estado, y su figura otorgaba estabilidad a la vida política, cualquiera fuese la coyuntura electoral. El primer ministro, por su parte, estaba atado a la inmediatez de la cotidianeidad. Así, frente a un descalabro como el de la semana pasada, cambiando el primer ministro y el gabinete, el gobierno salía del paso y lograba una continuidad sin mayores dificultades. Pero el ansia mediática y el hambre de protagonismo de Nicolás Sarkozy le han jugado una mala pasada, él decidió ser Presidente y primer ministro al mismo tiempo, ahora no tiene ninguna alternativa a asumir que el golpe de la derrota impactará en su figura.

.

Anticipándose a esta tendencia, la bellísima primera dama francesa, Carla Bruni, ha declarado que no desea que su marido vuelva a ser candidato a Presidente en las elecciones generales de 2012, dijo que quiere que Sarkozy se jubile, “tengo ganas de que podamos vivir con cierta paz”, afirmó. Quizás su deseo tenga muchas posibilidades de ser cumplido. En breve.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Las cancillerías cercan al gobierno de Netanyahu (23 03 10)

LA COMUNIDAD INTERNACIONAL AUMENTA LA PRESIÓN SOBRE ISRAEL

.

.

Luego de la impactante visita del presidente brasileño Lula da Silva a Medio Oriente durante la semana pasada, y las críticas del mandatario sudamericano por la falta de resultados concretos en el conflicto entre israelíes y palestinos, las cancillerías de las potencias implicadas en las negociaciones diplomáticas en la zona han recuperado la iniciativa política, y las manifestaciones a favor de un relanzamiento del proceso de paz se suceden a diario.

.

Estas reacciones comenzaron la semana pasada, cuando los máximos responsables de las relaciones internacionales del Cuarteto (ONU, Estados Unidos, Unión Europea y Rusia) se reunieron en Moscú, para condenar enérgicamente el anuncio israelí de habilitar la construcción de 1.600 nuevas viviendas en la zona oriental de Jerusalén, y empujar a ambas partes a sentarse a la mesa de negociaciones. La nota más destacada de la reunión de Moscú, expresada por boca del secretario general de la ONU, Ban ki Moon, fue emplazar al surgimiento efectivo de un Estado Palestino en el término de 24 meses. Casi en los mismos términos, se había expresado el presidente Lula ante la Knesset israelí, al abogar por un “Estado palestino plenamente soberano, seguro y viable” coexistiendo junto a Israel.

.

A pesar de la fuerza de estas declaraciones, el gobierno de Benjamín Netanyahu afirmó que no habrá vuelta atrás con los planes de viviendas judías en la zona árabe de Jerusalén, para Israel “construir en Jerusalén es como construir en Tel Aviv, no hay ningún impedimento”, desafió el primer ministro, apenas unas horas antes de partir a los Estados Unidos.

.

En Washington será recibido por el presidente Barack Obama, en una reunión orientada a recomponer las debilitadas relaciones entre ambos socios estratégicos. Netanyahu, además, asistirá a la reunión del Congreso Anual del Comité Americano-Israelí de Asuntos Públicos (AIPAC), el principal lobby judío en Norteamérica. Y fue precisamente ante este foro donde la secretaria de Estado, Hillary Clinton, expresó la posición de su gobierno: Israel debe detener los nuevos asentamientos, porque “minan el proceso de paz con los palestinos, minan la confianza mutua.” Con esta postura Bibi Netanyahu será recibido en la Casa Blanca, en un encuentro donde se jugará la continuidad del proceso de paz.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

LA CRISIS GRIEGA DESENCADENA LA PROTESTA (24 02 10)

Movilización en Europa contra las políticas de ajuste económico

.

LA CRISIS GRIEGA DESENCADENA LA MAYOR PROTESTA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

.

El estado de descontento y la atmósfera se extiende desde Grecia a otros países del continente

.

.

Tal como venían advirtiendo los observadores internacionales, la crisis ha llegado a la calle tras el anuncio del primer ministro griego, Giorgos Papandreu, de las medidas de ajuste fiscal para reducir el déficit y sacar al país de la grave crisis financiera por la que atraviesa desde que se conocieran las cuentas públicas reales, que se habían manipulado, ocultado y fraguado durante años.

.

Las medidas gubernamentales para sortear la crisis, tal como fueron anunciadas por Papandreu tras una reunión con los líderes de la Unión Europea, tendrán un  alto impacto en el gasto público, con reducción de salarios en los empleados públicos y en las jubilaciones, y recortes en las prestaciones sociales.

Los jefes de gobierno de Alemania, Ángela Merkel, y de Francia, Nicolás Sarkozy, junto a los jefes de las principales instituciones comunitarias, como el presidente de la Comisión, José Manuel Duráo Barroso, del Consejo, Herman Van Rumpuy, y del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, consensuaron salir al rescate de la economía de la isla mediterránea, pero le impusieron un severo plan de ajuste, con la obligación de reducir cuatro puntos de déficit en el presente año (del 12,7 al 8,7 del producto; y para equilibrarse con las cuentas europeas debe reducirlo hasta el 3 por ciento). Este ajuste fue rechazado por el movimiento sindical griego cercano al partido socialista Pasok, en el que milita el primer ministro. Los sectores gremiales llamaron a la movilización, y ayer se vivió una tumultuosa jornada de protesta en las principales ciudades, con la paralización del país por el alto acatamiento de la huelga general.

.

La policía reprimió con gases lacrimógenos y un despliegue de efectivos que no se recordaba en Atenas desde mucho tiempo atrás. La jornada comenzó con una multitudinaria movilización por la capital, que marchó hasta el parlamento de Atenas, sin mayores incidentes. Pero a medida que transcurría la marcha, manifestantes comenzaron a arrojar piedras y botellas de pintura roja, lo que habilitó las primeras escaramuzas con las fuerzas policiales, que ya no se detendrían por el resto del día.

.

Más allá de la movilización urbana, el nivel de acatamiento de la huelga fue muy alto. Los colegios públicos, las universidades, los bancos, las oficinas públicas de todos los niveles de la administración cerraron, y los hospitales sólo atendieron emergencias. Inclusive los sectores de prensa se adhirieron, lo que dejó a Grecia sin radio ni televisión durante toda la jornadaa de huelga.

.

El primer ministro Papandreu ha expresado su solidaridad con los trabajadores movilizados, pero al mismo tiempo aclaró que Grecia no tienen ninguna alternativa a iniciar un duro camino de ajuste en sus cuentas. ”Sencillamente, no tenemos más dinero”, se sinceró. Su gobierno ha congelado los salarios y ha recortado en un 10 por ciento todas las prestaciones salariales; elevó la edad de jubilación hasta los 63 años, y aumentó el IVA.

.

Los movilizados en la jornada de ayer quemaron banderas de Europa, azules con el círculo de estrellas amarillas, en la protesta, en un gesto inédito de rechazo a la organización continental. Asumiendo una opinión generalizada en estas últimas horas, el vicepresidente del Gobierno, Theodoros Pangalos, acusó la Unión Europea de “falta de liderazgo e hipocresía” en el tratamiento de la crisis griega.

.

A las movilizaciones en Atenas han comenzado a sumarse las protestas en otras capitales europeas. España vivió una intensa jornada de marchas contra los planes de modificación de jubilaciones del gobierno de Zapatero, y los sindicatos franceses y británicos anunciaron acciones en el mismo sentido, en lo que parece el comienzo de un movimiento continental de descontento.

.

La cuestión de fondo pasa por establecer si la crisis desatada en Grecia podrá circunscribirse a este país, o si el contagio a las restantes economías europeas es inevitable. Tanto la economía española como la portuguesa contienen elementos muy similares a los que llevaron al colapso griego, e inclusive los Estados más fuertes de la Unión Europea, como Alemania, no están exentos de seguir el mismo camino. En Berlín, la oficina de estadísticas acaba de revelar que el déficit fiscal alemán ha aumentado más de lo esperado, cerró el año pasado con un rojo de 79,3 mil millones de euros, o sea un endeudamiento del 3,3 por ciento del producto bruto interno. Lejos todavía de la crisis griega, pero es la primera vez que el déficit fiscal pasa por encima del 3 por ciento del PIB, el límite exigido por el Banco Central Europeo.

.

Estas características han vuelto a traer a la memoria las jornadas de inicio de la debacle argentina de 2001.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Grecia en crisis: ¿conclusión o prólogo? (19 02 10)

Grecia en crisis: ¿conclusión o prólogo?

por Nelson-Gustavo Specchia

.

.

.

Grecia vive una crisis económica profunda, definida por la salida a la luz de unas cuentas públicas fraudulentas, y la reacción de los mercados de capitales frente a este sinceramiento. Pero la crisis griega, en sí misma un episodio puntual y relativamente menor, al tener elementos muy cercanos a las situaciones internas de otras economías europeas, enfrenta la posibilidad de transformarse en una gran crisis sistémica, contagiando a los países más débiles de la Unión Europea, poniendo en riesgo la propia integración del proceso comunitario, y uno de sus logros más preciados: el euro, la moneda común. La pregunta que ha originado los ríos de tinta en veintisiete idiomas durante esta semana es si la economía de Grecia en terapia intensiva es el último coletazo que la debacle económica internacional pega en las costas del viejo continente, o es, en rigor de verdad, el comienzo del nuevo y doloroso camino de ajustar las cuentas públicas –achicando los salarios y los beneficios sociales de la población, principalmente- que deberán transitar los demás socios europeos. Grecia como conclusión de una etapa, o esto recién empieza.

.

La disyuntiva del primer ministro griego Giorgos Papandreu es, cuanto menos, paradógica. Lleva apenas seis semanas en el poder, luego de que su partido, el socialista Pasok, derrotara claramente en las últimas presidenciales al gobierno de derecha de Kostas Karamanlis (2004-2009) y a su partido Nueva Democracia. Una vez en el poder, y al tomar conocimiento de la verdadera situación de las cuentas públicas, y del ocultamiento y la manipulación de que éstas habían sido objeto bajo la anterior administración conservadora –con la invalorable asistencia de la banca norteamericana Goldman Sachs-, decidió hacer público los números reales: la deuda griega implica una porción del producto muy significativo; el déficit público no era del 3,7 por ciento, sino del 12,7 por ciento; hay sectores del presupuesto que han vivido una auténtica fiesta de derroche oculto; el gasto público está por arriba de las posibilidades de financiamiento real; y Grecia necesita con urgencia la inyección de dinero fresco para volver a equilibrar la caja: deberá emitir más 53.000 millones de euros de deuda para afrontar las necesidades de este año. Frente a este golpe de realidad, y a la volátil huída de los mercados financieros como consecuencia de ella, Papandreu tendrá ahora que aplicar las impopulares medidas de ajuste para evitar el colapso. Se ve a sí mismo como el capitán del Titanic, y no es para menos.

.

La primera reacción de Giorgos Papandreu fue acudir a Europa, y se encontró con que, contra todo pronóstico, en el continente no había consenso para salir al rescate de uno de sus miembros. Por el contrario, había posiciones muy críticas y duras, algunos analistas recomendaban que el primer ministro se dirigiera al Fondo Monetario Internacional (lo que constituye casi un insulto para la autonomía financiera que Europa pretende para sí; se hablaba incluso de que Grecia podía salir de la “zona euro” (los 16 países de la Unión Europea que comparten la moneda) o, llegados al extremo, había quien opinaba que Grecia podía ser expulsada de la propia UE, para que en su caída no arrastrase a otras economías débiles, que comparten muchas de las características que han llevado a la griega al colapso, comenzando por la española y la portuguesa.

.

Papandreu acudió a Ángela Merkel, y la actitud de la líder alemana le pareció muy tibia. Los alemanes tienen presente en su conciencia histórica lo que significó para ellos, en un pasado relativamente reciente, un proceso inflacionario desbocado, el “huevo de la serpiente” donde se incubó el nacionalsocialismo y el verbo inflamado de Adolf Hitler. Ayudar con sus impuestos a aquellos que no han hecho los deberes fiscales durante años (los “avivados”, como los llama la señora Merkel), no solamente es una medida impopular, sino que tiene inclusive limitaciones legales en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional alemán.

.

Papandreu se dirigió, entonces, a París, la otra rueda de la vieja locomotora europea. Nicolas Sarkozy lo recibió en el Elíseo, y se comprometió a gestionar un encuentro de máximo nivel en Europa. No pesó tanto en el presidente francés la solidaridad con el heleno, sino que, a once años de su puesta en circulación, esta es la primera crisis de envergadura que enfrenta el euro, y la forma en que la Unión Europea lo enfrente, sentará los precedentes suficientes como para enviar señales fuertes a los demás miembros respecto de sus disciplinas fiscales internas, como a los mercados financieros, en el sentido de que el proceso de integración continental no dejará librado a uno de los suyos a la voracidad de los grandes grupos y fondos de inversión globales.

.

El protagonismo al que el presidente francés es tan afecto tuvo resultados inmediatos. Se reunió una cumbre donde, además de Sarkozy y Papandreu, asistieron Ángela Merkel, el presidente permanente de la UE, Herman Van Rumpuy, el presidente de la Comisión Europea, José Duráo Barroso, y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet. Y decidieron no dejar caer a Grecia. Pero el precio será altísimo: la política fiscal griega será controlada por los organismos de la UE, lo que constituye –como lo remarcan todos los días las crecientes movilizaciones callejeras en Atenas- un menoscabo de la soberanía nacional griega. Papandreu, además, se ha comprometido con sus pares europeos a reducir el déficit fiscal griego en cuatro puntos durante 2010 (del 12,7 por ciento al 8,7 por ciento), y ese achique implicará un ajuste extraordinario, que deberá estar soportado en recortes al gasto social, y –fundamentalmente- en la disminución abrupta de los sueldos de los empleados públicos. Con estas medidas, sólo es esperable que las repulsas populares que ya han empezado a tomar fuerza en Atenas, vayan a mayores. Los sindicatos, cercanos al partido socialista Pasok del primer ministro, ya han anunciado que no apoyarán sus medidas, y se movilizarán contra ellas.

.

En esta coyuntura tan crítica, además, hay proyecciones que plantean la crisis griega como una antesala de los escenarios económicos que se avecinan. El profesor Paul Krugman, que enseña economía en Princeton y obtuvo el premio Nobel en 2008, acaba de publicar un análisis (“La creación de un eurocaos” 16/02/2010) donde sostiene que la renuncia a la capacidad de emitir moneda nacional, esto es, la pérdida de la soberanía monetaria por parte de los países europeos, y por ello la incapacidad para devaluar como medida correctiva frente a la crisis, hace esperable que situaciones como la griega se repitan en otros socios. El profesor Santiago Niño Becerra, que enseña estructura económica en Barcelona, sostiene que es un error pensar que ya ha pasado lo peor y que ahora vendrá el crecimiento nuevamente, en realidad lo sucedido es sólo la antesala de lo que está por llegar, Grecia estaría mostrando el inicio de una crisis sistémica que estallaría a mediados del año en curso, cuando se combinara la reducción del crédito, la disminución del consumo, el achicamiento del gasto público, y el aumento del desempleo. Su libro se llama, claro, “El crash del 2010”.

.

Lejos de estas tendencias catastrofistas, tampoco coincido en el diagnóstico del profesor Krugman. El problema no ha sido la precipitación en la instalación del euro como moneda común, sino la debilidad y la tibieza en seguir adelante con la integración política. Sólo así, con “más” Europa política (no solamente con la Europa de libre comercio, como siempre quisieron los británicos), con gobierno económico común, con un Tesoro, con un presupuesto europeo, con una política fiscal consensuada entre los miembros del eurogrupo, con un fondo de emergencia que modere las crisis anticíclicas, Europa –y, como ella, otras regiones del planeta que están embarcadas en procesos de integración- conjurarán los “crash” al que pueden empujarlas los grandes grupos financieros y los fondos buitres de este estadio de la globalización internacional.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Una brújula para mister Obama (05 02 10)

Una brújula para mister Obama

por Nelson-Gustavo Specchia

.

[ HOY DÍA CÓRDOBA, 05 / 02 / 2010 ]

.


.

En los tramos finales de la última campaña presidencial norteamericana, en las usinas estratégicas republicanas se insistía machaconamente en un punto: la supuesta debilidad del candidato demócrata, Barack Obama, para ocupar la primera magistratura de los Estados Unidos, dada su relativa falta de experiencia en cargos ejecutivos, su juventud, y el hecho de que nadie pudiera estar seguro de cómo podría reaccionar frente a situaciones adversas en el ejercicio del poder. Estas características reafirmaban por contraste la personalidad del candidato republicano, ya que el senador John McCain era un auténtico veterano de la política –y de las armas-, con cargos legislativos y ejecutivos ejercidos en diversas legislaturas y en diferentes circunstancias internacionales, a la par de su legajo de honor como héroe de guerra desde Vietnam.

.

La estrategia, sin embargo, no hizo mella en el ascenso apabullante del joven candidato demócrata, y el atractivo discurso sobre las grandes transformaciones en la política interior, el reposicionamiento de los Estados Unidos como un interlocutor multilateral en el concierto internacional, y la fuerza del mensaje de reencantamiento de la política que se expresaba sucintamente en el eslogan “Yes, we can”, terminó imponiéndose. Sin embargo, en estas últimas semanas son muchos los que han vuelto a recordar aquella estrategia machacona de la campaña, porque el Presidente –sea por su falta de experiencia, su juventud, o las inéditas circunstancias que le han tocado campear- parece haber perdido el norte: su imagen se difumina a pasos acelerados en la aceptación popular; sus estrategias de cambios estructurales no logran, a pesar de las mayorías legislativas que mantiene, los consensos necesarios para llegar a buen puerto; sus socios internacionales miran azorados los desplantes a que los somete luego de haberles prometido una nueva relación menos unilateral; y una derrota electoral –simbólica, pero objetivamente menor- como la de Massachusetts, ha significado un shock para el primer mandatario, llevándolo de golpe a asumir posturas y discursos de neto corte populista, para atraerse con ellos nuevamente la voluntad de las grandes mayorías. Pero, sin una brújula confiable, la ruta del encanto político, ese del que Obama hacía gala hace apenas un año, sigue sin aparecer.

.

Porque aunque haya pasado tanta agua debajo del puente, el Presidente acaba de terminar su primer cuarto de período, un año apenas, cumplido a fines de enero. Al hacer su primer informe de gestión al Congreso, en el discurso del Estado de la Unión –uno de los momentos más altos de la liturgia institucional norteamericana-, Obama intentó mantener el tipo, la voz firme, el gesto de confianza en sí mismo, la oratoria fluida. No le esquivó a los temas complejos ni a los puntos de conflicto. Criticó fallos de la Corte Suprema, mirando hacia el estado mayor de las fuerzas armadas, sentado en la primera fila, dijo que había prohibido la tortura y que finalizaría una guerra. A la oposición, la fustigó a pensar en la Nación por encima de las diferencias, y a sacar las leyes que ésta necesita. Y como un padre comprensivo pero al mismo tiempo inflexible, con el dedo índice admonitorio les dijo que si los proyectos esenciales que llegaran a su escritorio no eran los que la Unión necesita, no le temblaría el pulso para ejercer su derecho de veto. Arrancó aplausos de pie en múltiples ocasiones. Toda la escenografía estaba instalada para inspirar confianza y seguridad. Sin embargo, la duda se colaba por los contornos. En realidad no hay prácticamente ningún resultado concreto para mostrar tras un año de gobierno, los grandes proyectos de transformación política se han abandonado, las metas más ambicionas se han edulcorado en todos los órdenes, y los socios internacionales ven cómo –sin previo aviso- el jefe de la Casa Blanca se baja de los grandes compromisos globales y vuelve a privilegiar la política doméstica: la desocupación, las hipotecas, las becas para estudios, las jubilaciones. Y todo ello mirando a las elecciones legislativas de noviembre próximo.

.

América latina quizá fue la primera región en acusar el golpe de que las prioridades de la Administración demócrata no iban a significar un cambio radical respecto del trato recibido por el departamento de Estado bajo George W. Bush. En Trinidad y Tobago, en abril del año pasado, cuando los líderes sudamericanos se vieron por primera vez en grupo con el presidente norteamericano, éste les prometió un nuevo pacto de asociación hemisférica, pero luego no hubo ninguna medida de política internacional concreta que ratificara esas palabras. Luego, en junio, cuando los cancilleres de la OEA se reunieron en San Pedro Sula (Honduras), y realizaron un tímido guiño hacia la reincorporación de Cuba, Hillary Clinton transmitió la voz de Obama: los tiempos todavía no estaban maduros para eso. Y en agosto de 2009, cuando Felipe Calderón recibió a Barack Obama –junto al premier canadiense Stephen Harper- en Guadalajara, en la cumbre del NAFTA, ni siquiera pudo obtener los cien millones de dólares para combatir el narcotráfico que el norteamericano le había prometido. Y encima Harper le comunicó que reinstalaban el sistema de visas para mexicanos en Canadá. Las ilusiones latinoamericanas de un nuevo trato se esfumaron en menos de un año.

.

Y esta semana le tocó a Europa: Obama ha cancelado su asistencia a la cumbre EE.UU.-Unión Europea, planificada para el próximo mayo, en Madrid. Ya varios analistas venían adelantando que el líder norteamericano estaba relegando en su agenda la relación con el viejo continente, pero nadie se esperaba esta cachetada que golpea, con especial fuerza, en la cara del presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al estar estrenando España la presidencia rotatoria de la Unión. Un cambio de política que desplaza de los interlocutores del departamento de Estado a la organización continental con la que tenía una relación privilegiada, hasta este momento, en el marco de la OTAN.

.

Los europeos se han lanzado a hacer autocríticas: no es funcional que haya tantas voces, dicen. Obama no sabe bien con quién hablar en Europa: si con Rodríguez Zapatero, o con Von Rumpuy, o con Duráo Barroso, o con Lady Ashton. Hay disfunciones internas en la Unión Europea, dicen. Hay redundancias y hay excesos, y muchas veces –como la anterior cumbre, en Praga- estas reuniones no conducen a ningún resultado concreto.

.

Puede ser. Pero, a mi criterio, las razones del desplante (ningún presidente norteamericano ha dejado de asistir a una de estas cumbres en los últimos 17 años) no hay que buscarlas tanto en los socios externos, sean del subdesarrollado sur latinoamericano o de los ricos aliados del norte, sino en las vueltas y los giros de la aguja que apunta el rumbo de la Administración Obama.

.

Qué deseable sería que el Presidente recupere la brújula, aquella por la que medio mundo saludó sus primeros pasos.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Nuevo mando, algo gris, para Europa (26 11 09)

Nuevo mando, algo gris, para Europa

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

.

“Bipolares”, 26 de noviembre de 2009

En un mundo donde los altos contrastes, lo blanco frente a lo negro, o lo negro frente a lo blanco, parecen ser las perspectivas que día a día aumentan de calado, de importancia, la introducción de mayores equilibrios, de mayores dosis de mesura, es una esperanza fuerte. El proceso de integración continental de la Unión Europea forma parte de esa esperanza.

Luego de los fracasos del Tratado Constitucional, en 2005, Europa quedó en un compás de espera, en una fase de estancamiento, hasta la reciente firma del Tratado de Lisboa, que intenta recuperar la iniciativa.

En el Tratado de Lisboa, que entrará en vigor el próximo 1 de diciembre, se prevé la elección de un presidente permanente del Consejo Europeo, y de un Alto Representante de la Política Exterior, para que Europa hable con una sola voz en el concierto internacional.

La elección de estos dos cargos se ha realizado esta semana que pasó, y, a pesar de las altas expectativas que habían creado, las designaciones han tenido la particularidad de dejar disconformes a todo el mundo.

Frente a un mundo cada vez más en blanco y negro, Europa no sale de los tímidos grises.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países miembros de la Unión Europea, han elegido al conservador democrata-cristiano belga Herman Van Rompuy como presidente, y a la laborista británica Catherine Ashton, como Alto Representante de Política Exterior y Seguridad (el cargo que desempeñó hasta ahora Javier Solana), y Vicepresidenta de la Comisión Europea.

Van Rompuy, hasta ahora primer ministro belga, parece ser un hombre de consenso, especialmente frente a la complejísima crisis entre valones y flamencos en su país. Pero fuera de Bélgica no lo conoce prácticamente nadie, y ha dejado atrás a candidaturas de aspirantes como Tony Blair, del holandés Jan Peter Balkenende, o del ex presidente del gobierno español, el socialista Felipe González, todos políticos de fuertes personalidades y claros liderazgos.

Y la señora Ashton llega a este cargo, básicamente, por una cuestión de equilibrios: es socialista, y es mujer. Las europarlamentarias ya habían dejado escuchar su voz de protesta –y de advertencia- de que no tolerarían que los nuevos altos cargos de la UE fueran todos para hombres.

La política de equilibrios de Bruselas, además, conduce a que la cartera de Exteriores vaya a parar a un socialista, mientras que la presidencia queda en manos de un conservador, reflejando, de esta manera, la distribución política actual en los gobiernos de los países miembros de la Unión Europea.

Catherine Ashton se pondrá al frente del mayor aparato diplomático del mundo, a partir de 1 de diciembre. Asumirá las atribuciones de presidir el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de todos los países de la UE, y la “cancillería” de la organización.

Lady Ashton (es baronesa, título nobiliario entregado por Su Majestad, la Reina de Inglaterra) estará al frente de una red diplomática inmensa, con la mayor cantidad de embajadas repartidas por el mundo.

Pero ninguno de estos dos nuevos altos cargos poseen una personalidad como la que se esperaba para estos tiempos. Son unos funcionarios de segunda línea, más grises de lo que podría haberse esperado.

Por eso estas escenas de cambio, que hemos presenciado esta semana, no pueden ocultar una transformación de fondo bastante pobre: Europa sigue sin encontrar un ímpetu avasallador que la ponga en ruta nuevamente con la fuerza de los inicios del proceso de integración, tras la segunda posguerra.

Los nombramientos de Durão Barroso, para un mandato renovado como presidente de la Comisión, y de Von Rumpuy y Lady Ashton, en realidad, parecen haber sido puestos aquí porque molestarán poco a los grandes países y a los grandes líderes personalistas de Europa. Si así fuera, entonces son fruto de la ausencia de voluntad y de objetivos por parte de los grandes actores del proceso europeo.

Todos esperamos que Europa vuelva a recuperar bríos y fuerzas, porque un protagonismo relevante del Viejo Continente equilibraría los tantos a nivel internacional. Pero, sin embargo, y a pesar de las tan altas expectativas que estos nombramientos en la Unión Europea habían significado, la política internacional sigue pasando por otros vectores: Estados Unidos, China, India, Rusia, Irán, Venezuela, y, claramente y cada día más, Brasil.

La Europa gran protagonista sigue siendo una promesa.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

España al frente de Europea (05 11 09)

España al frente de Europa

por Nelson Gustavo Specchia

.

Nélson Gustavo Specchia - Václav Klaus

.

Euroescéptico y terco hasta el final, el presidente checo Václav Klaus, que venía frenando la ratificación del Tratado de Lisboa desde hacía meses, acató el mandato del mayor tribunal de su país, firmó el documento en un salón del castillo de Praga, y con su firma la Unión Europea despeja, por fin, una década de idas y vueltas en torno al futuro de la organización continental.

.

Luego de los fallidos plebiscitos de Francia y Holanda en 2005, que tiraron abajo el proyecto de armar una Constitución europea, los líderes se pusieron a diseñar una estrategia alternativa, y gracias al empuje de Ángela Merkel y de Nicolás Sarkozy (cuando Alemania, y luego Francia, ocuparon sus turnos semestrales en la presidencia de la Unión), el Consejo de jefes de gobierno logró alcanzar un acuerdo en Lisboa, el 13 de diciembre de 2007.

.

Entonces, de los 27 miembros, sólo quedaron tres díscolos: Irlanda, Polonia, y la República Checa. Los dos primeros se adhirieron tras nuevas negociaciones y concesiones. Los checos resistieron hasta el final, hasta esta misma semana. Encima, tuvieron que comandar la presidencia en el primer semestre de este año: una experiencia desastrosa, con el euroescéptico Klaus como jefe del Estado, un gobierno que se cayó a mitad del semestre, y un ex primer ministro, el conservador Mirek Topolánek, apareciendo en los diarios de todo el mundo desnudo y con su miembro viril enhiesto, a punto de lanzarse sobre una jovencita en una de las bacanales organizadas por Silvio Berlusconi en su mansión de Cerdeña.

.

Ahora, con la discreta corona sueca presidiendo la organización continental y el presidente Václav Klaus obligado a firmar, la Unión Europea tiene el camino expedito para adaptar sus órganos de gobierno a las nuevas realidades políticas: un inmenso territorio de 27 Estados-miembros, una única frontera, una moneda común, y a partir de la entrada en vigor de este Tratado de Lisboa el próximo 1 de diciembre, un presidente y un ministro de relaciones exteriores para toda Europa.

.

La semana pasada, en Luxemburgo, ya se dieron los inicios de esta nueva presencia y voz unificada de Europa en el concierto internacional, con la constitución de un Servicio Exterior que será el más grande del mundo, con unos 5.000 diplomáticos de carrera (la suma de las legaciones diplomáticas de los 27 países, que hoy funcionan por separado), y un presupuesto de unos 75.000 millones de dólares para sus primeros tres años de funcionamiento. Una auténtica “task force” continental.

.

El paso siguiente, que presenciaremos durante este mes de noviembre, será la definición del líder que asumirá el nuevo cargo de presidente de Europa. Afortunadamente, la candidatura del ex primer ministro británico Tony Blair, que parecía tan firme, ha perdido fuerza los últimos días. A mi criterio, Blair no aportaría nada a la Europa política, y ahondaría la vía de libre comercio, que sólo concibe a la organización continental como un gran supermercado. El holandés Jan Peter Balkenende se mantiene en carrera, pero mi favorito –y el de todos aquellos, creo, que aspiran a una profundización del proceso político en la vieja Europa, y de que la Unión se convierta en una referencia de los procesos de integración en otras latitudes- es el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker.

.

La presidencia española

El Tratado de Lisboa, en todo caso, comenzará su andadura con la presidencia semestral rotatoria de España, que asumirá por cuarta vez este rol a partir del próximo 1 de enero, el año en que varios países sudamericanos –el nuestro entre ellos- comenzarán a festejar el bicentenario de las independencias de la “madre patria”.

.

Precisamente la relación privilegiada de España con América latina es uno de los activos más potente que presenta la península, y que genera expectativas desde estas costas del Atlántico. Los americanos ven en la presidencia española una buena oportunidad para acercar posiciones con la organización continental.

.

El canciller español, Miguel Ángel Moratinos, acaba de realizar una larga visita a Cuba, donde –presumiblemente- le trasladó a Raúl Castro varios mensajes del presidente Barack Obama. España pretende ser la bisagra de interlocución entre el régimen de la isla, la administración norteamericana, y lograr un “respeto mutuo” entre Cuba y la Unión Europea.

.

Pero no lo va a tener fácil. Raúl Castro dejó claro que para hablar con Obama no necesita mensajeros. Y tanto los países del Este europeo, de la vieja órbita soviética, como los nórdicos, no son proclives a normalizar relaciones antes de que Cuba avance en su propia  democratización interna.

.

Los latinoamericanos, además, esperan que el semestre de la presidencia española sea la oportunidad de flexibilizar las posturas de la Unión Europea frente a la inmigración y al empleo de los connacionales, que a pesar de aportar su fuerza de trabajo –y sus muchos hijos, en un continente envejecido- siguen siendo discriminados.

.

Pero tampoco España tendrá fácil este capítulo, a pesar de ser la puerta de Europa para América latina, y de presentar en el tema de la inmigración extracomunitaria una cara más amable que sus colegas, más enfocados al control que a la integración. Pero es que la propia España está en la cabeza de la desocupación de toda la organización continental (con índices superiores al 20 por ciento de desocupados); es uno de los últimos países en innovación, desarrollo y competitividad; y está lejísimo de cumplir los objetivos de Kioto, de reducción de gases de efecto invernadero mediante tecnologías limpias.

.

Habrá que ver si, con tamañas deudas internas, a España le quedará espacio en la agenda europea para las demandas de sus viejas y jóvenes colonias americanas.

.

[publicado en HOY DÍA CÓRDOBA, suplemento Magazine, portada, viernes 6 de noviembre de 2009]

.

nelson.specchia@gmail.com

.