Archivo de la etiqueta: Yemen

Otra guerra civil en Oriente próximo: Yemen (02 06 11)

La violencia tribal empuja a Yemen hacia la guerra civil

Tribus opositoras a Saleh ocupan edificios. Huída masiva de la capital

.

.

SANAA.- Finalmente, la intransigencia del presidente yemení Alí Abdullah Saleh ha terminado por empujar al país a una violenta guerra civil, con crecientes bajas entre la población desarmada –en la última semana el número de muertos trepó hasta las 115 víctimas confirmadas- y un horizonte político de caos y anarquía.

Saleh, un antiguo aliado de los Estados Unidos en Medio Oriente, rechazó los tres intentos de mediación que las potencias occidentales, con el apoyo del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CCG), realizaron para habilitar una salida pacífica a la crisis que lleva varios meses.

El mandatario se niega de plano a abandonar el poder, que viene ejerciendo desde hace más de tres décadas, y utiliza la amenaza del extremismo islámico fundamentalista para mantener un régimen cerrado, autocrático y de libertades sociales y políticas restringidas.

Sin embargo, el sistema tribal que conforma el auténtico entramado social yemení, y con cuyo soporte Saleh ha conseguido mantenerse al frente del gobierno durante todos estos años, ha terminado quitando su apoyo al presidente.

Una de las confederaciones tribales numéricamente más importantes, los  Hashed, liderada por Sadeq al Ahmar, ha terminado por plantear un enfrentamiento abierto al mandatario, y al hacer frente a los grupos paramilitares armados desde el gobierno, han instalado en la capital un escenario de guerra civil.

Los combates entre ambos sectores se han intensificado en las últimas horas, al avanzar las movilizaciones tribales ocupando edificios públicos, algunos de los cuales han saqueado e incendiado.

Los efectivos militares y policiales que permanecen leales a Ali Abdullah Saleh, junto a las cuadrillas paramilitares de partidarios armados, también han tenido que enfrentarse a manifestantes islamistas, que han irrumpido como un nuevo actor de peso en el conflicto.

Según un informe oficial, el ejército yemení resistió un ataque en Zinjibar, junto al golfo de Adén, y mató a 44 guerrilleros, a quienes considera parte de la red de Al Qaeda en el país árabe.

El cruce de todas estas fuerzas causó 19 muertes ayer en Sanáa, que se sumaron a las 40 víctimas de las luchas del día anterior, mientras miles de personas huían de la capital y de los principales focos de lucha.

Siria: crímenes y torturas

DAMASCO.- El gesto ensayado por el régimen sirio del presidente Bachar el Assad esta semana, de declarar una amnistía general para los implicados en el alzamiento popular que ha puesto en crisis a su gobierno, ha terminado mostrándose inútil y tardío.

Las movilizaciones en contra del régimen no han disminuido, como tampoco la metodología del gobierno de El Assad de hacerles frente mediante una feroz represión.

En la víspera, las tropas regulares mataron a otros 33 civiles en bombardeos a enclaves urbanos donde la oposición se muestra más virulenta.

Según trascendidos de los activistas que logran enviar información hacia el extranjero, otras 25 personas fueron baleadas por el ejército en Rastan.

Los opositores denuncian, además, torturas y ejecuciones sumarias, especialmente contra los más jóvenes.

En las diez semanas que dura la protesta contra el régimen de los Al Assad, los organismos de derechos humanos ya han contabilizado 1.100 víctimas civiles.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Anuncios

Nuevo freno a Khadafi frente a Ajdabiya (11 04 11)

 

.

La OTAN frena otra ofensiva de Khaddafi frente a Ajdabiya La Unión Africana anuncia que el régimen dialogará con los insurrectos en Libia

.

TRÍPOLI.- El papel de la Alianza Atlántica (OTAN) sobre el escenario bélico libio, que fue blanco de múltiples críticas del bando rebelde la semana pasada debido a su supuesta ineficacia para detener la contraofensiva, volvió en la tarde de ayer al centro de la escena.

Los ataques aliados contra los leales al coronel Muhammar el Khaddafi lograron detener la ocupación de Ajdabiya en el último momento, cuando algunos medios ya habían filtrado la noticia de que los soldados oficialistas controlaban el enclave rebelde.

Pero a pesar de estos cables, que durante unas horas dieron por recuperada la ciudad para Khaddafi, diferentes testimonios desde el frente de batalla, a últimas horas de ayer, sostenían que el centro de Ajdabiya se mantenía bajo control rebelde, después que durante la mayor parte del día los bombardeos de la OTAN hicieran mella en los carros blindados y en las unidades artilladas de las tropas leales a Trípoli.

Los aviones británicos y franceses, bajo la coordinación unificada de la Alianza Atlántica, también tuvieron un papel activo durante el fin de semana bombardeando columnas y tanques en los alrededores de Misrata, en el oeste, uno de los escenarios de combates más violentos de toda la guerra libia, y donde sigue sin una definición clara cuál de los dos bandos controla la ciudad, una de las más importantes de la mitad occidental.

Por su parte, el coronel Khaddafi recibió en Trípoli a una delegación de la Unión Africana (UA), encabezada por el presidente sudafricano, Jacob Zuma. La UA ha sido históricamente uno de los foros regionales financiados por Khaddafi, y utilizados para su proyección en África.

Zuma, en todo caso, aseguró que el líder libio estuvo dispuesto a aceptar un alto el fuego y el inicio de un proceso de diálogo con la insurgencia. La noticia toma relevancia luego de que la propia OTAN admitiera que el conflicto no tiene posibilidades de ser resuelto por la vía armada.

Dura represión en Siria

DAMASCO.- Las policías y cuerpos parapoliciales leales al partido Baas y al presidente sirio Bachar el Assad volvieron a abrir fuego contra los movilizados en Damasco y en Banias, causando un número indeterminado de muertes.

Las bajas se suman a la cincuentena de fallecidos por acción policial desde que comenzaran las protestas, hace un mes.

Las movilizaciones, que se convocan por mayor democracia y libertad, evidencian los límites de un modelo político dictatorial cooptado por una minoría religiosa, al frente del cual se ubican los Assad y sus familiares.

Las protestas árabes se mantienen también en los otros frentes abiertos: en Bahrein se denunció la muerte de manifestantes detenidos vivos por la policía; mientras en Yemen, la inflexibilidad del presidente Ali Abdullah Saleh está empujando la crisis a una situación de guerra civil.

.

en Twitter:  @nspecchia

.

 

Avanzan en Libia, se levantan en Siria (28 03 11)

LA REVUELTA LIBIA CONTROLA LOS PUERTOS

PETROLEROS Y AVANZA HACIA EL OESTE

La OTAN asume la coordinación militar de la intervención aliada, mientras la movilización general del mundo árabe recupera fuerza.

.

.

El establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia, tras los ataques lanzados desde el 19 de marzo encabezados por Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, ha permitido que los sublevados contra el régimen del coronel Muhammar el Khaddafi volvieran a avanzar sobre las posiciones que habían alcanzado antes de que el contraataque gubernamental –apoyado básicamente en los bombardeos de la aviación civil sobre las ciudades rebeldes- los hiciera retroceder hasta Bengasi.

Durante el fin de semana, los milicianos que responden al Consejo Nacional recuperaron las ciudades de Ajdabiya y Brega, y el domingo tomaron Bin Jawad, el puesto más occidental alcanzado por los rebeldes en este nuevo avance.

De esta manera, vuelven a estar en manos de los sublevados los principales puertos desde los cuales se exporta el crudo libio: Tobruk, Zuweitina, Brega, Ras Lanuf y Al Sidra.

En la tarde de ayer, la cadena qatarí Al Jazeera informaba que los insurgentes, que siguen afectados por serios defectos de organización y no cuentan con una cadena de mando militar unificada, se dirigían hacia Sirte, la ciudad natal de Khaddafi.

En Sirte el régimen dispone de un fuerte bastión de defensa, con una cantidad no precisada de carros de combate, morteros y armas ligeras, que hacen prever la posibilidad de una cruenta batalla aunque no disponga del apoyo de la aviación militar. Los rebeldes no pueden esperar más apoyos externos, ya que la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), el respaldo de legalidad internacional que habilita la intervención de las potencias occidentales, excluye explícitamente la invasión terrestre.

Mientras vuelven los trascendidos sobre nuevas defecciones de personalidades que abandonan el régimen, Italia y Alemania presentarán mañana, en la conferencia internacional que se reunirá en Londres para analizar la crisis en Libia, un plan de paz que contempla un “corredor humanitario permanente”, así como la salida de Muhammar el Khaddafi hacia el exilio en un “país amigo”, según declaró el canciller italiano Franco Frattini.

.

LA MOVILIZACIÓN ALCANZA A SIRIA, JORDANIA Y YEMEN

El régimen autocrático del presidente sirio Bashir al Assad escogió la vía violenta para reprimir las manifestaciones de protesta contra la falta de libertades y en demanda de su renuncia a la presidencia, y las fuerzas policiales del régimen reprimieron a sangre y fuego, causando entre 20 y 40 muertes, según diversas fuentes, en Damasco y en la ciudad portuaria de Latakia.

Francotiradores afines al gobierno dispararon contra las manifestaciones, y la matanza ha caldeado aún más los ánimos de un movimiento popular que cobra fuerza, a tono con el estado de insurrección generalizada que vive Medio Oriente.

Frente al agravamiento de la situación social, y el repudio internacional que generó la represión, el régimen del partido Baas liderado por Al Assad prometió ayer levantar el estado de emergencia. La norma –supuestamente extraordinaria y temporalmente acotada- rige en realidad toda la vida política siria desde 1963, tras el golpe de Estado que instaló al Baas en el poder.

El estado de emergencia ha supuesto la restricción de casi todos los derechos civiles de la población, y ha permitido durante más de cuatro décadas las detenciones arbitrarias y la celebración de juicios políticos ante tribunales de la Seguridad del Estado, sin derechos de defensa o de recurrir las condenas, entre otras múltiples discrecionalidades del poder.

Anular ahora el estado de emergencia, en todo caso, su presenta como una medida tardía y no es probable que logre detener la escalada de protestas.

.

en Twitter:  @nspecchia

.

 

 

La intervención en Libia reverdece la protesta árabe (21 03 11)

Las fuerzas aliadas neutralizan el ataque de la aviación libia

Las protestas aperturistas vuelven a tomar cuerpo tras las represiones en Siria y en Bahrein

.

.

Desde Chile, adonde llegó procedente de Brasil, el presidente estadounidense Barack Obama afirmó que la “primera fase de la intervención militar aliada en Libia está concluida”, al tiempo que volvió a ratificar que las tropas de su país no invadirán por tierra el país norafricano ni perseguirán al coronel Muhammar el Khaddafi militarmente, sino que presionarán para que el mandatario negocie su alejamiento del poder.

“La posición estadounidense es que Khaddafi tiene que irse”, sostuvo Obama en la conferencia de prensa junto al presidente chileno Sebastián Piñera, reiterando la postura de que la intervención se decidió para proteger a la población civil y en el marco del consenso de las Naciones Unidas, “nuestra acción militar es en apoyo de un mandato internacional del Consejo de Seguridad, que se centra específicamente en la amenaza que el coronel Khaddafi supone para su pueblo”, sostuvo Obama.

En el mismo sentido, desde Londres el primer ministro David Cameron coincidió en que la primera etapa del ataque se ha saldado satisfactoriamente, al “hacer posible la aplicación segura de una zona de exclusión aérea”; al mismo tiempo, sostuvo que la urgencia de la intervención aliada respondió a “prevenir una matanza” que las tropas gubernamentales estaban dispuestas a ejecutar en Bengasi.

Sobre el territorio libio, mientras tanto, los insurgentes –que han recibido la intervención aliada como un apoyo que puede volver a equilibrar la balanza de fuerzas- han relatado a la cadena Al Jazeera que los francotiradores y los paramilitares de los Comités de la Revolución afines al gobierno han ocupado el lugar de los soldadores regulares de Khaddafi, lo que abre una nueva etapa de la guerra al interior de las ciudades ocupadas.

El canal Al Arabiya informó que el gobierno de Trípoli solicitó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, tras sostener que ha acatado el cese de fuego impuesto por la resolución 1.973 adoptada por el organismo el viernes pasado, extremo que los responsables militares de la Alianza Atlántica (OTAN) rechazan como falso.

A pesar de las críticas, la acción aliada no ha sido condenada por la sociedad internacional; sólo Venezuela, Uruguay, Ecuador y Nicaragua hicieron llegar notas de protestas al secretario general de la ONU, Ban ki Moon. Y el primer ministro ruso, Vladimir Putin, que había sostenido que la intervención le recordaba una “nueva cruzada” medieval, fue desautorizado por el presidente Dmitri Medvédev. El jefe del Kremlin sostuvo que Rusia “no considera equivocada la resolución 1.973, porque refleja nuestra comprensión de los sucesos”.

La revuelta árabe, por lo demás, sigue extendiéndose por la región de Oriente Medio, y en Yemen –donde una violente represión de manifestantes acaba de saldarse con 52 muertos- una parte del Ejército desertó para ponerse del lado de los sublevados.

Decenas de oficiales, incluyendo a tres generales, y suboficiales enviaban ayer a sus soldados a proteger a los manifestantes que piden la renuncia del presidente Alí Abdallah Salé.

 

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

Khaddafi cerca la capital rebelde

Khaddafi recupera Brega y sus hombres se acercan a Bengasi

La superioridad militar del régimen se impone sobre los insurgentes

.

.

Mientras los alzados contra el dictador libio Muhammar el Khaddafi siguen implorando la ayuda internacional, la apabullante superioridad de armamentos que el régimen dispone va día a día desequilibrando la balanza a favor del clan gobernante en Trípoli.

Los rebeldes, que llegaron a ocupar ciudades de los suburbios inmediatos de la capital, ven cómo sus desorganizadas fuerzas, aunadas sólo por el voluntarismo de la revuelta pero sin estrategia coordinada ni preparación de combate, son diezmadas por los tanques, las piezas de artillería pesada, y los bombardeos sistemáticos de la aviación de Khaddafi.

Las potencias occidentales siguen discutiendo la viabilidad de establecer una zona de exclusión aérea que cercene los bombardeos militares sobre la población civil, pero las largas discusiones en los foros multilaterales, tanto de las Naciones Unidas (ONU) como de los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE), terminan jugando a favor del régimen, que aprovecha el tiempo para redoblar el ataque contra la zona oriental del país, epicentro de la revuelta opositora.

Luego que las fuerzas regulares de Khaddafi –aumentadas por los mercenarios subsaharianos contratados- retomaran la ciudad petrolera de Ras Lanuf, durante el fin de semana los medios de comunicación oficiales informaron que el ejército había recuperado también la ciudad de Brega de manos rebeldes, y los tanques se encaminaban hacia Ajdabiya, el último enclave urbano de importancia en la ruta hacia Bengasi, donde los alzados han establecido su capital y la sede del Consejo Nacional.

En una de las apariciones pública, el mandatario arengó a sus seguidores, y prometió que “limpiaría” el país de rebeldes, sofocando la revuelta “casa a casa, calle a calle, hombre a hombre”, al tiempo que volvía a ratificar su decisión de “morir en Libia”. Mensajes que pueden implicar una larga y dura guerra, con una sangrienta represión contra los disidentes en el caso de ganarla.

Medios occidentales daban cuenta en la tarde de ayer, citando testigos presenciales, que los habitantes de la populosa ciudad de Ajdabiya habían comenzado un éxodo, huyendo hacia Bengasi y hacia la fronteriza ciudad de Tobruk, frente a la cercanía de las tropas que responden a Khaddafi.

En el plano regional, mientras europeos y norteamericanos siguen divididos sobre la manera de forzar el retiro del dictador, la iniciativa de establecer una zona de exclusión aérea sobre Libia propuesta por el presidente norteamericano Barack Obama, a la que se sumaron luego dirigentes europeos como el francés Nicolás Sarkozy y el británico David Cameron, recibió el crítico respaldo de la Liga Árabe.

En un comunicado dirigido al secretario general de la ONU, la organización regional, que ya expulsó a Libia de su seno, adhiere a la hipótesis de la Alianza Atlántica (OTAN) para proteger a los civiles de los bombardeos de Khaddafi. El coronel, por su parte, adelantó que considerará esa medida como una declaración formal de guerra.

Más protestas en Marruecos

Las declaraciones del monarca marroquí Mohamed VI, asegurando que promovería una reforma constitucional que aumentará los grados de democracia del país, no han sido suficientes para parar la protesta social que se viene incubando en el primer país del Magreb norafricano. Ayer, la policía antidisturbios del régimen monárquico embistió duramente contra las manifestaciones pacíficas de fuerzas progresistas y de islamistas moderados en Casablanca.

Los movilizados, que pedían “una constitución democrática y una monarquía parlamentaria”, fueron reprimidos frente a la sede del Partido Socialista, con un saldo de más de 130 heridos.

En Yemen, por otra parte, la oposición al presidente Ali Abdullah Saleh, que pide su renuncia tras más de tres décadas en el poder, sigue activa. Nuevas movilizaciones fueron reprimidas por las fuerzas policiales en la Universidad de Saná, en la capital del país, y en la ciudad de Aden y Mukalla, en el sur. Hasta ayer, la prensa local había informado de ocho muertos (entre ellos un niño de 12 años) y decenas de heridos como resultado.

Por último, en el vecino sultanato de Omán, el sultán Qabus ibn Said, que gobierna el país desde hace 41 años por decreto, anunció reformas tras el arribo de la revuelta árabe al país.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

El “renacimiento” árabe y el modelo turco (05 03 11)

El “renacimiento” árabe y el modelo turco

Por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Con los primeros días de este año 2.011 comenzó un proceso político que –a estas alturas ya parece claro- viene a transformar todo el mapa geopolítico mundial en una nueva dirección. La caída de la autocracia tunecina de Zine el Abidine ben Ali, el pequeño gran disparador de toda la revuelta, y la velocísima desestructura del régimen egipcio de Hosni Mubarak, sentaron las bases de una ola que, con una fuerza expansiva inaudita y un alcance largo, ha comenzado a mover todas las fichas del tablero árabe, esa larga línea de 8.000 kilómetros de costas, desde Marruecos hasta Omán, cruzando todo el norte de África y englobando el Oriente Medio asiático.

La insurrección de Libia contra Muhammar el Khaddafi, una revuelta que asciende en espiral en estos días, es el último coletazo de este sismo regional, que a cada paso demuestra su buena salud y su ímpetu: lejos de agotarse en Trípoli, es capaz de extenderse, con la velocidad y la profundidad manifestada en los primeros días de enero, hacia las sociedades vecinas, diferentes todas en su especificidad, pero también emparentadas todas por la lengua y la obediencia al Profeta.

Pienso que, con propiedad, podemos hablar ya de un “renacimiento” árabe, asemejándolo con aquel proceso vivido por Europa hacia fines del siglo XV, después de los mil años largos en que el viejo continente transitó la calma medieval tutelada por la iglesia católica y la cercanía entre verdad religiosa y normas políticas.

Las distancias a salvar entre ambos procesos son tan grandes que, claro está, mi afirmación sólo intenta ser referencial. Pero remarco que uno de los elementos que habilitaban hasta ahora el apoyo estratégico de los países occidentales (concretamente, de la Unión Europea y los Estados Unidos de Norteamérica) a regímenes fuertes en el mundo árabe, haciendo caso omiso de los déficit democráticos vergonzantes y de las sistemáticas violaciones a los derechos humanos, era la argumentación que estos gobiernos pseudo dictatoriales eran la única garantía ante la posibilidad del avance del radicalismo islámico y el yihadismo. Con un tono menos enfático, también se admitía que los autócratas eran los mejores socios al momento de asegurar la provisión de petróleo.

Pero, sin embargo, en las plazas tunecinas como en los históricos 18 días de la plaza Tahrir de El Cairo, se coreaban consignas en pro de la libertad política, de la dignidad, de la participación y la democracia, de apertura y de transparencia. En definitiva, mutatis mutandis, de algo muy parecido a aquello que llevó a la modernidad renacentista en las ciudades europeas.

Y tanto en Túnez y Egipto ayer; como en la insurrección en Libia hoy; y quizá en Bahrein, Yemen, Marruecos, Algeria, Jordania, Líbano, Siria o Palestina mañana, la experiencia política que se mira con más atención es la de Turquía.

El fantasma de los ayatollahs

Acostumbrados al discurso de la contención del islamismo, dominante en la política internacional hacia la región durante el siglo XX, los primeros análisis sobre la revuelta en Túnez y Egipto miraron hacia Irán. La revolución de 1979 que derrocó a los Pahlevi también tuvo unos orígenes heterogéneos, donde los diferentes colectivos marchaban juntos, aunque los objetivos de unos tuvieran poco que ver con los de los otros. En esa efervescencia, los grupos laicos llegaron a tomar la conducción de Teherán. Pero entre las diferencias que separan el proceso persa del que hoy vive el mundo árabe, resalta que en aquel había una figura que concentraba el pulso revolucionario, el ayatollah Ruhollah Khomeini. Astuto y dueño de una fina inteligencia política, Khomeini se percató del espíritu laicista que predominaba en el alzamiento popular, y en lugar de ocupar él u otro clérigo el centro del proceso, promovió a un laico para encabezar el gobierno de transición. Pero sólo le permitió una corta estancia, a los siete meses el Comité Revolucionario, bajo su férula personal, establecía la República Islámica, teocrática y conservadora.

Hoy, no sólo que ninguna figura comparable a un Khomeini asoma entre los partidos islamistas que lentamente comienzan a asomar la cabeza a la superficie, luego de décadas de censura y proscripción. Sino que el énfasis no es teocrático, ni pasa por la defensa de la ley religiosa, la sharia, en la regulación de la vida social. El modelo es otro, el camino es el que siguieron los turcos.

La vía turca

Aunque sí es cierto que, en los tiempos de la descolonización, con los movimientos nacionalistas, socialistas y panarabistas campeando a sus anchas, el sentimiento religioso buscó sus propios causes. Los Hermanos Musulmanes, fundados por Hassan al Banna en Egipto, se convirtieron en un primer momento, junto al wahabismo saudí, en el útero desde el cual nacieron los movimientos yihadistas radicales. De hecho, el lugarteniente de Osama ben Laden, Aymman al Zawahiri, ideólogo de Al Qaeda, proviene del núcleo originario de los Hermanos Musulmanes egipcios.

Sin embargo, además de esta línea que optó por las reivindicaciones violentas, otra corriente, en vez de mirar hacia el wahabismo de Arabia Saudita, se siente mucho más cómoda con la Turquía actual. Allí, donde después de un proceso de desgarro con el califato imperial otomano (que, como en la edad media europea, acercaba peligrosamente la fe y la política) y de una secularización a rajatabla impuesta por Mustafá Kemal, Atatürk, hoy se está logrando un nuevo equilibrio. Una combinación original entre principios republicanos y democráticos, y práctica religiosa musulmana, de la mano del partido islamista moderado que conduce el premier Recep Tayyip Erdogan: la modernidad, las libertades políticas, y el respeto cultural a la especificidad religiosa musulmana, todo junto,

Además de la profundidad del cambio cultural que implicará en el futuro próximo el reordenamiento de todo el mapa geopolítico árabe, si llega a primar la vía turca en la salida de las revueltas de este nuevo “renacimiento” árabe, esa opción enviará un mensaje potentísimo: la democracia representativa, la libertad y la organización institucional republicana no es patrimonio exclusivo de las sociedades modernas, cristianas y secularizadas, de Occidente.

Y este mensaje general, para la Unión Europea tendrá también una posdata particular: no fue una buena idea poner tantos palos en la rueda del ingreso de Turquía a la organización continental. Ahora quizá ya ni quiera entrar, ocupada como estará en gestionar su ascendencia en la marcha de un proceso regional extensísimo y multitudinario, que podría llegar a abarcar una superficie de trece millones de kilómetros cuadrados (más grande que los Estados Unidos, que Europa, y aún que la gigante China), asentada sobre un mar de petróleo, y habitada por unos doscientos millones de almas. Así de importante.

.

en Twitter:  @nspecchia

.

 

Khaddafi, bombardero (21 02 11)

Khaddafi bombardea la protesta y causa una matanza en Libia

Estupor y condena mundial por la desmesurada reacción de la dictadura libia

.

.

Demostrando que sus palabras tienen la fuerza de la ley absoluta, Muhammar el Khaddafi hizo realidad sus advertencias a quienes osaran desafiar su autoridad con demandas de apertura, y envió ayer a sofocar las protestas a la aviación militar, que bombardeó las movilizaciones y aplastó a sangre y fuego el incipiente brote rebelde.

Mientras otros regímenes de Medio Oriente balancean con cuidado la represión policial, respondiendo a una presión internacional cada vez más contundente, el gobierno libio ha decidido aislarse aún más, y acallar la revuelta con una fuerza inédita.

En tanto que nuevas manifestaciones comenzaban a organizarse en Argelia, Marrueco, Yemen e Irán, el rey de Bahrein, Hamad ibn Isa Al Khalifa, ha seguido las recomendaciones del príncipe heredero, Salman ben Hamad, y ha ordenado la liberación de los prisioneros chiítas encarcelados en las últimas jornadas, y postergará los juicios contra ellos.

Pero el tiempo que el monarca bahreiní accedía con estas decisiones a las exigencias de la oposición interna, y a las presiones de la secretaría de Estado norteamericana, el régimen de Trípoli aumentaba la represión hasta extremos difíciles de explicar.

Dada la cerrazón informativa imperante en Libia, era imposible precisar el número de víctimas de los bombardeos de la aviación, pero la ONG Human Rigths Watch difundía un cálculo de más de tres centenares de muertos hasta anoche.

La violencia oficial ha generado grietas en el propio entramado de poder del régimen, al tiempo que se asegura que 9 ciudades del este libio (incluyendo Bengasi) se encuentran en manos de los alzados.

El ministro de Justicia de Khaddafi, Mustafah Abul Jalil, anunció su renuncia al cargo, en desacuerdo con la represión de los manifestantes; dos aviones cazas libios aterrizaron en la isla de Malta, y sus pilotos, coroneles del ejército, pidieron asilo político aduciendo que habían recibido órdenes de disparar a las multitudes, y huyeron para no obedecerla.

El personal diplomático de Libia en las Naciones Unidas (ONU) comunicó que dejaba de obedecer al dictador de Trípoli, y lo instó a renunciar.

Otras informaciones reseñaban que varios grupos de oficiales del ejército se alineaban con los manifestantes, y llamaban a los soldados a que “se unan a la gente”, según la cadena qatarí Al Jazeera.

Como ya pudo constatarse en otros escenarios del alzado mundo árabe, la violenta represión ha exacerbado el tono de los reclamos de los manifestantes, y si durante el “dia de la ira”, el viernes de la semana pasada, se coreaban consignas pidiendo mayor apertura y libertades civiles, las columnas de ayer ya pedían “derrocar a Khaddafi”; un alzamiento completamente fuera de los cálculos políticos hasta hace sólo un par de semanas.

Encabezando la censura mundial, la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, reclamaba anoche el cese del baño de sangre en Libia.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Revuelta árabe: la protesta pasa al Golfo (16 02 11)

La turbulencia árabe se encamina hacia alternativas democráticas

La policía iraní reprime violentamente un nuevo conato de protesta popular

.

.

La ola de descontento social que recorre la mayoría de los países árabes obedece a una “frustraciones por déficit de democracia”, según la opinión del secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki Moon, quien manifestó que, según la postura que está elaborando la máxima organización multilateral, las protestas, que ya tumbaron a los regímenes autocráticos de Túnez y Egipto, son parte de una “evolución” política, al tiempo que pidió a los líderes de estos países a que “escuchen con mayor atención y abran un canal de diálogo con su gente”.

Las declaraciones de Ban, que conforman la primera toma formal de postura de la ONU en torno a la revuelta árabe, se dieron al día siguiente de que una movilización juvenil volviera a intentar ocupar las calles de la capital iraní, y que la represión de las fuerzas de seguridad la neutralizara con violencia, causando al menos dos muertos.

Ayer, un sector de legisladores fieles al presidente Mahmmoud Ahmadinejad reclamó en el Parlamento la aplicación de la condena de muerte a los líderes opositores, como una manera de cortar el incipiente brote de protesta política en Irán.

La moción del oficialismo apunta especialmente al ex presidente Mohammad Khatami, y a los líderes reformistas Mir Hossein Mussavi y Mehdi Karrubi, que tuvieron un papel destacado en las movilizaciones contra Ahmadinejad tras su reelección en 2009, y que ahora cumplen arresto domiciliario.

El presidente estadounidense, Barack Obama, reaccionó frente a la represión de la protesta iraní con mayor celeridad de la que había mostrado en la crisis egipcia, y censuró el papel del ejército persa, al tiempo alentaba indirectamente nuevas movilizaciones al manifestar: “Mi esperanza y mi expectativa es que sigamos viendo cómo el pueblo de Irán tiene la valentía de ser capaz de expresar su anhelo de una mayor libertad y un gobierno más representativo”.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europa, lady Catherine Ashton, también censuró al gobierno de Teherán desde Túnez, donde se encuentra en la primera visita oficial de un alto funcionario europeo tras la revuelta que tumbó al régimen de Zine el Abidine ben Ali. Ashton instó a Ahmadinejad a “abstenerse de utilizar la fuerza contra los manifestantes”, según comunicó su portavoz.

Los intereses en el Golfo

Mientras el ejército egipcio mantenía ayer conversaciones con activistas del levantamiento popular, en orden a pacificar las calles de El Cairo, las protestas llegan ya al Golfo, donde los intereses estratégicos se mezclan con el petróleo.

En Yemen, el segundo día de disturbios fue contestado ayer por partidarios del gobierno y se vivieron violentos enfrentamientos.

El presidente yemení, Alí Abdullah Saleh, un aliado de Washington, lleva 32 años en el poder.

Por su parte, en Bahrein, donde se estacionan los buques de la Vº Flota norteamericana en el Golfo, otra movilización fue reprimida, con el saldo de dos manifestantes muertos.

Bahrein, un pequeño Estado petrolero compuesto por 33 islas y un pequeño sector continental, tiene una población mayoritariamente chiíta, pero la dinastía reinante es sunnita, los Al Khalifa, también aliados cercanos de los Estados Unidos, así como de la vecina Arabia Saudita, y férreos opositores al régimen iraní de los ayatollahs.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Egipto: calma militar (14 02 11)

Los militares egipcios imponen calma en una sociedad alterada

Los generales quieren una transición tranquila y el fin de las protestas

.

.

El Consejo Militar que se hizo cargo del poder en Egipto tras la caída del presidente Hosni Mubarak ha decidido terminar con el tiempo agitado.

A pesar de que las concentraciones multitudinarias se disolvieron tras los festejos populares en las calles durante el último fin de semana, algunos grupos de manifestantes pretenden seguir ocupando la plaza Tahrir, reclamando la extinción de la Ley de Emergencia –que los militares no han derogado- y mayores definiciones en el rumbo político de la transición.

Además, el clima de efervescencia social ha disparado otros reclamos largamente esperados, y nuevas marchas se han organizado en la capital egipcia pidiendo mejoras en las condiciones de trabajo y recomposición en los salarios.

Inclusive, tras el paro de los trabajadores portuarios del Canal de Suez en los momentos finales del régimen, otros trabajadores de empresas estatales han planteado huelgas con reclamos gremiales.

Frente a ello, el consejo castrense ha decidido frenar los reclamos, y en un comunicado trasmitido por la televisión estatal señaló que las protestas “ponen en peligro la seguridad del país”, al tiempo que “hacen daño” a la economía e impiden la vuelta a la normalidad social.

Los generales vuelven a insistir en que atenderán las “legítimas” aspiraciones populares manifestadas en las dieciocho jornadas por la que se extendió la revuelta egipcia, pero afirman que para implementarlas hace falta tiempo y calma social.

Aunque los militares, que gozan de un momento de aceptación y respeto por la postura que adoptaron frente al intento del ex presidente de aferrarse al poder, es improbable que activen ahora la represión.

Además, trascendió que han dado orden de negar la salida del país a varios ex altos funcionarios, al tiempo que han solicitado a algunos gobiernos europeos el congelamiento de cuentas y depósitos bancarios.

Suiza ya había adelantado que inmovilizaba la fortuna personal de Maburak (que se calcula en unos 70.000 millones de dólares), y ayer el jefe de la diplomacia británica, William Hague, afirmó que Londres hará lo propio, a solicitud de El Cairo.

Por otra parte, los movimientos políticos en el mundo árabe se suceden sin solución de continuidad. Tras la caída del gobierno tunecino, que abrió el camino de las protestas, el éxito de la revuelta en Egipto ha alimentado una sucesión de reclamos de apertura y reforma en los países de la región.

En la víspera, el gobierno de la Autoridad Palestina, al calor de estos cambios presentó su renuncia en pleno al presidente Mahmmoud Abbas, habilitándolo para que renueve una Administración muy desprestigiada, y a la que la facción islamista de Hamas tacha de ilegítima, además de corrupta.

Ola de descontento generalizado

La alteración social y política con que los países árabes han recibido el nuevo año parece estar lejos de agotarse; al contrario, con cada día aparecen nuevos frentes de conflicto al interior de unas sociedades que se han caracterizado durante el último medio siglo por su rigidez, centralismo y gobiernos fuertes.

Los levantamientos populares de Túnez y Egipto siguen inspirando réplicas en toda la región de Medio Oriente, y a las movilizaciones en Argelia, Yemen y Libia, ayer se sumaron los jóvenes iraníes, que habían pasado a un segundo plano tras la represión del gobierno de Mahmmoud Ahmadinejad a las protestas que siguieron a su reelección.

La oposición convocó ayer a una manifestación en apoyo a las revueltas de apertura democrática en el norte de África, pero el gobierno prohibió las concentraciones, y las fuerzas de seguridad reprimieron las columnas que intentaban llegar al centro de Teherán, mientras continuaba bloqueado el acceso a la casa particular del líder opositor, Mir Hossein Mousavi.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Túnez: cómo frenar la protesta…? (19 01 11)

Amnistía general en Túnez para frenar la escalada de protesta

La “revolución de los jazmines” pide ahora una ruptura completa con el pasado

 

TÚNEZ.- Ante el rechazo masivo de una transición tutelada por el mismo partido y los mismos dirigentes que acompañaron al ex presidente Zine el Abidine ben Ali durante 23 años, el gobierno provisional de Túnez ha anunciado medidas de fondo, que llevarían a un saneamiento democrático de todo el sistema político.

Las protestas y las movilizaciones en las calles de las principales ciudades tunecinas, si bien han comenzado a remitir un tanto, se mantienen.

El intento de continuidad ensayado por parte de la cúpula gobernante fue denunciado como una “mascarada” por parte de opositores desde el exilio.

El conocimiento de que la esposa del ex mandatario habría retirado una tonelada y media de oro del banco central antes de escapar, ha contribuido a recalentar los ánimos; Suiza anunció que congelará todas las cuentas de Ben Ali y del clan familiar de su esposa, los Trabelsi. Este clima revolucionario abre un horizonte de futuro incierto.

Ya no sólo los países vecinos temen un contagio de la alteración social (en Egipto, Algeria, Mauritania y Yemen comienzan a tomar cuerpo protestas similares), sino que en Europa y en Estados Unidos ciertos análisis plantean la posibilidad de que el enrarecido clima social y el vacío de poder pueda ser utilizado por los sectores del radicalismo islámico, para plantear una salida con deriva teocrática; el ejemplo de la revolución iraní, con la huída del sah Reza Pahlevi y el ascenso de los ayatolahs está muy presente.

Ayer, tras la caída del primer intento de gobierno de coalición, el primer ministro Mohammed Ghannuchi intentó negociar un nuevo gabinete, con menos presencia de ministros de la derrocada autocracia, y él mismo junto con el presidente Fued Mebaaza renunciaron al partido de Ben Ali, la Asamblea Constitucional Democrática (ACD), que los manifestantes reclaman que se disuelva.

En la misma línea, Ghannuchi anunció que está preparando una ley de amnistía general, que liberará cientos de presos políticos y permitirá el retorno del exilio (generalmente en Francia) de militantes políticos que debieron salir de Túnez en las últimas dos décadas.

En el mismo acto anunció que tres nuevos partidos que permanecían en la proscripción se legalizaban: los ambientalistas de Túnez Verde, de Abdelkader Zitouni; el Partido Socialista de Izquierda, de Mohamed Kilani; y el Partido del Trabajo Patriótico y Democrático, de Abderrazek Hammami.

Las facciones islamistas radicales, que también han estado prohibidas, continúan en la clandestinidad, precisamente por el riesgo de una deriva fundamentalista de la revuelta.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.