Archivo de la etiqueta: talibanes

Capitalizar la muerte (08 05 11)

Repercusiones críticas tras la muerte de Osama ben Laden

La Casa Blanca intenta capitalizar rápidamente la desaparición del terrorista  

.

.

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama ha decidido dejar de lado las posiciones de líderes mundiales, juristas y expertos en política internacional, que han alimentado en los últimos días un debate creciente en torno a la vía escogida para ultimar al fundador de Al Qaeda.

Después que Obama anunciara el exitoso ataque contra la guarida del terrorista en Pakistán, al festejo popular en Washington y Nueva York se sumaron las felicitaciones de algunos mandatarios; en Londres, como en Madrid y en Berlín los jefes de gobierno expresaron su satisfacción.

Luego, sin embargo, el análisis de la medida por parte de especialistas comenzó a atemperar este ambiente festivo y victorioso, instalando una mayor cautela que terminó dando paso a un claro frente crítico.

El centro de los cuestionamientos apunta al hecho de que el gobierno estadounidense haya decidido dejar de lado toda legalidad interna e internacional en el procedimiento; que no haya intentado detener al terrorista para que sea juzgado; que no le haya preocupado violar la soberanía de un país amigo; y que se haya deshecho del cadáver del multimillonario saudita arrojándolo al mar.

Algunas frases del discurso de Obama, así como la decisión del presidente de no aportar fotos, videos ni ninguna prueba más que su palabra, alimentaron estas posiciones disidentes con el político demócrata, que ha optado por mostrar la faceta más realista y dura de su poder.

Además de los aspectos jurídicos, las críticas apuntan a que la quita de legitimidad interna de la decisión de asesinar a Ben Laden puede terminar provocando el efecto inverso al buscado: menos seguridad mundial, al otorgarle nuevos y renovados argumentos de tensión a la red fundamentalista islámica de Al Qaeda.

Inclusive quienes habían salido a felicitar a Washington en los primeros momentos tras el mensaje, hubieron de rectificar en parte su postura: el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que no apoyaba “ninguna muerte discrecional”, y el vocero de la canciller alemana Ángela Merkel pasó toda la semana relativizando la afirmación de la mandataria, en el sentido de que el ajusticiamiento sumario de Ben Laden la “alegraba”.

Frente a esta espiral crítica, Barack Obama ha decidido redoblar la ofensiva, y aprovechar el éxito militar de los comandos para mostrar que su decisión fue acertada al prevenir nuevos atentados, neutralizar un peligro con el menor costo, e inclusive revisar la alianza de defensa con Pakistán, un país permanentemente acusado de jugar a dos bandas (públicamente con los norteamericanos, pero por debajo con el radicalismo islamista afgano).

En esta línea, Obama visitó y celebró un emotivo acto en el Ground Zero neoyorquino, acudió personalmente a felicitar a los militares involucrados en la operación en Abbottabad, y pidió públicamente que el gobierno paquistaní de Asif Ali Zardari investigue las “redes de apoyo” al terrorismo fundamentalista que operan en el país, sin descartar que las mismas tengan inclusive conexiones militares y políticas con el propio gobierno de Islamabad.

.

Al Qaeda se vengará

ISLAMABAD, KANDAHAR.- A falta de pruebas aportadas por el gobierno norteamericano, la ratificación de la muerte de Osama ben Laden vino de la propia organización terrorista.

Al Qaeda confirmó que era, efectivamente, su líder, y prometió de inmediato vengar su muerte.

Los talibanes afganos, muy cercanos al pensamiento y al ideario yihadista de Ben Laden, aumentaron su ofensiva militar en Afganistán.

Por segundo día consecutivo se enfrentaban ayer a las tropas regulares –apoyadas por militares de la OTAN- en Kandahar, lanzando ataques con lanzagranadas y combatientes suicidas en la región sur de Afganistán.

En Pakistán, la difícil situación en la que ha quedado el gobierno del presidente Asif Ali Zardari, con sospechas de haber permitido la residencia de Ben Laden en su suelo, se complicó ayer con el pedido de renuncia de todo el gobierno, formulada por los partidos de oposición, por haber tolerado la violación de la soberanía por los Marines norteamericanos.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Anuncios

OTAN: la cuestión de permanecer en Afganistán (27 08 10)

NUEVO AVANCE TALIBÁN PONE EN CUESTIÓN LA RETIRADA DE LA OTAN

La violencia insurgente y la corrupción en el gobierno afgano centran la agenda

.

Apenas unas horas después de que las tropas occidentales de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, por sus siglas en Inglés) anunciaran que habían repelido una fuerte avanzada de la insurgencia talibán, el gobierno de Hamid Karzai informó ayer que ocho policías murieron ante un nuevo ataque de los radicales en Kunduz, en el norte del país asiático.

La fuerza del ataque sorprendió en esta zona, que no se encuentra en el corredor del sur y del este, territorios tribales donde los talibanes han constituido tradicionalmente la fuerza social y política hegemónica.

La ampliación de las zonas de actuación de las guerrillas del islamismo radical hacia el norte, en los últimos meses, constituye un síntoma del buen momento y la recuperación de fuerzas que están experimentando, a pesar de la presencia reforzada de unos 150.000 soldados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el país.

El miércoles de esta semana, un talibán infiltrado y con uniforme policial afgano mató a dos Guardias Civiles españoles y a un intérprete en el noroeste, en una acción que ha vuelto a cuestionar la permanencia de las tropas ibéricas en el conjunto militar aliado.

Además, para la opinión pública española, la muerte de los guardias civiles ha puesto en evidencia la dificultad de las tropas extranjeras para avanzar en la misión encomendada, que se centra en la formación de las fuerzas de seguridad afganas frente al repliegue, que el gobierno del presidente norteamericano Barack Obama sigue manteniendo en agenda para julio del año que viene.

El incremento de la actividad bélica de los talibanes, que ha implicado la muerte de más de 950 civiles en el primer semestre de 2010, ha generado que algunas voces importantes en el frente de batalla –como la del propio general David Petraeus, comandante en jefe de las fuerzas norteamericanas y de las aliadas de la OTAN- manifiesten dudas sobre la oportunidad de un repliegue para mediados de 2011, ya que ello implicaría muy probablemente dejar la situación en manos del avance talibán.

El martes de esta semana, el comandante de los marines norteamericanos, general James Conway, aseguró que la fecha fijada para el repliegue “alienta al enemigo”, y ha admitido que muchos en el Pentágono (el ministerio de Defensa norteamericano) opinan que Obama ordenará el retiro de un número mínimo de marines, y que el grueso de la misión afgana permanecerá en el país asiático más allá de 2011.

Estas noticias se conocieron al mismo tiempo que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos ha estado realizando pagos, durante los últimos años, a un importante asesor del presidente Hamid Karzai, Mohammed Zia Salehi, que se encuentra denunciado en varios casos de corrupción, según reveló el matutino The New York Times ayer.

Que Salehi, amigo personal de Karzai y jefe del Consejo Nacional de Seguridad afgano esté a sueldo de la CIA, denota hasta qué punto la normalización institucional en Afganistán está lejos de alcanzarse.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Embestida talibán (25 08 10)

LA OTAN CONTESTA UNA NUEVA EMBESTIDA TALIBÁN EN EL ESTE

La guerrilla intenta boicotear las próximas elecciones legislativas

.

En medio del mes de ayuno islámico del Ramadán, un fuerte ataque de la insurgencia talibán fue repelido esta semana por los efectivos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el país asiático, en coordinación con tropas afganas.

El vocero de prensa de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, por sus siglas en Inglés) informó este martes que 35 insurgentes talibanes cayeron al repeler la ofensiva en la provincia de Kabul, en la zona Este de Afganistán, al tiempo que capturaron a ocho “facilitadores” (aliados de los guerrilleros islámicos que viven en las poblaciones civiles).

Las acciones militares de los terroristas se ha recrudecido con la cercanía de las elecciones parlamentarias previstas para el próximo mes de septiembre. Frente a los ataques y el reciente descubrimiento de depósitos de armas listas para ser usadas –entre ellas varios chalecos con explosivos para atentados suicidas-, la ISAF habilitó una nueva operación de respuesta en los sectores orientales, que contempla además del avance de los marines en las rocosas zonas tribales, también el lanzamiento de ataques aéreos.

La embestida talibán causó 12 bajas entre los soldados de la alianza atlántica, con lo que ascienden a 457 efectivos occidentales caídos en combate en lo que va del año (durante todo el año pasado, la guerra afgana le costó a las fuerzas aliadas un total de 520 soldados muertos), de los 140.000 efectivos de diferentes países occidentales presentes en el frente de batalla.

La Organización de las Naciones Unidas, por su parte, informó que las víctimas civiles del conflicto armado se han incrementado en un 31 por ciento durante el primer semestre del año 2010, mientras la insurgencia se extiende más allá de los bastiones talibanes, hacia nuevas zonas de conflicto en el norte y en el oeste de Afganistán.

Los talibanes ya han atacado a trabajadores electorales en el pasado, y han amenazado que boicotearán el nuevo llamado a las urnas; la respuesta de la ISAF intenta ampliar el margen de seguridad frente a las legislativas del 18 de septiembre, en las que el débil gobierno provisional renovará la Cámara Baja del Parlamento.

Fuentes de la administración del presidente Hamid Karzai, que merced a la baja participación en las elecciones del año pasado y a las irregularidades producto de la inseguridad fue tachado de ilegítimo, han admitido que cerca de un 13 por ciento del total de las mesas habilitadas para estas nuevas votaciones no podrán abrir, debido a razones de seguridad. Al menos tres candidatos a diputados han muerto en ataques insurgentes.

IRAK: SE COMPLETA EL RETIRO AMERICANO

De haber llegado a tener 176.000 marines estacionados en Irak, los comandantes de las tropas norteamericanas informaron en la víspera que el ejército de Estados Unidos ya tiene menos de 50.000 efectivos en suelo iraquí, el objetivo marcado por el presidente Barack Obama para el 31 de agosto, cuando la misión de combate llega oficialmente a su fin después de casi ocho años de invasión y ocupación.

Detrás de este repliegue de los ejércitos de occidente, quedan más de 4.400 soldados estadounidenses muertos en Irak durante este tiempo, desde que en 2003 el ex presidente George W. Bush ordenara la invasión para derrocar a Saddam Hussein.

También 106.071 civiles iraquíes han muerto, tanto a manos de los norteamericanos, como de la guerra civil desatada entre la mayoría chiíta y la minoría sunnita luego de la invasión; un conflicto interno que sigue pesando y ha hecho imposible hasta ahora la conformación de un nuevo gobierno.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

La resistencia sunnita golpéa (18 08 10)

LOS ATAQUES SUICIDAS NO DAN TREGUA EN LA GUERRA IRAQUÍ

Un insurgente se inmola frente a un cuartel y mata a unos sesenta soldados

.

Coincidiendo con el inicio del mes de ayuno islámico del Ramadán, la insurgencia iraquí ha intensificado las acciones terroristas dirigidas a los propios nacionales, especialmente aquellos que se deciden a apoyar el proceso de traspaso de la seguridad a las fuerzas militares y policiales locales, en el contexto de la retirada norteamericana que prevé el cese del fuego este mes y el abandono total del país en 2011.

En la víspera, al menos 59 soldados y reclutas perecieron víctimas de un atentado en Bagdad, en la fila de ingreso a un destacamento militar que se encontraba incorporando nuevos miembros.

El ataque ha sido uno de los más importantes lanzados en la capital iraquí en los últimos tiempos, y los analistas coinciden en vincularlo a la retirada norteamericana y al caos político en el que sigue inmerso el gobierno provisional.

Desde al ajustado resultado de las elecciones generales de marzo pasado, las diferentes facciones no consiguen un acuerdo para formar gobierno, y los atentados de la insurgencia sunnita agregan presión, dificultando más el acercamiento entre los dos partidos políticos mayoritarios, ambos de confesión chiíta. El lunes pasado volvieron a suspenderse las conversaciones entre las principales agrupaciones para formar nuevo gobierno, dada la imposibilidad de resolver la distribución de cargos en la futura Administración.

Por otra parte, el repliegue de la potencia ocupante va dejando puntos inestables por los cuales reaparece la violencia de las minorías étnicas. El presidente Barack Obama ha anunciado que el ejército norteamericano terminará con los combates el último día de agosto, entregando a los iraquíes su seguridad interna.

Sin embargo, el máximo responsable militar en Irak, el general David Petraeus, sugirió a fines de la semana pasada que el repliegue debería posponerse en el tiempo, ya que los efectivos locales no estarían aún suficientemente preparados para tal misión. Su postura fue desestimada por la Casa Blanca, aunque las expresiones de Petraeus encuentran eco incluso dentro de Irak; hasta Tariq Aziz, que fue vicepresidente de Saddam, afirmó que Obama “está dejando Irak a los lobos” al retirar al ejército norteamericano dejando el caos detrás.

Según los reportes oficiales, más de un centenar de personas resultaron heridas ayer al estallar la carga explosiva. El terrorista suicida se había sumado a la fila de nuevos reclutas que ingresaban al destacamento militar. La enorme fila de aspirantes, atraídos por la remuneración ofrecida en un contexto social y laboral muy crítico tras nueve años de guerra, iba ingresando al edificio en tandas de 250 hombres por vez, con intensos controles en la entrada, tanto electrónicos como cacheos manuales, sin embargo el suicida se inmoló en el interior del centro militar –que durante el gobierno de Saddam Hussein fue utilizado como Ministerio de Defensa-, lo que da una idea de la cuidada planificación y la logística utilizada en el ataque.

RECRUDECE LA RESPUESTA TALIBÁN

A la par del mayor atentado insurgente de los últimos tiempos en Irak, el frente afgano tampoco afloja la tensión violenta de los sectores de la resistencia asociada a los talibanes, que ya habían anunciado que iniciarían una nueva campaña de ataques contra las tropas internacionales invasoras de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad).

En la víspera, cinco personas –tres de ellas soldados de las fuerzas de la OTAN- fueron víctimas de atentados perpetrados con bombas en diferentes poblados del interior de Afganistán. Según la OTAN, suman ya 436 los soldados extranjeros muertos desde el inicio de las operaciones militares en Afganistán en 2010. A lo largo de 2009, murieron 520 soldados extranjeros, según los registros de ONG´s vinculadas al conflicto.

Los ataques se producen luego de que la Administración Obama ratificara que la retirada de las tropas occidentales de Afganistán no pasará de mediados de 2011.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Ataque de la OTAN contra civiles en Afganistán (06 08 10)

LA OTAN CAUSA UNA MORTANDAD ENTRE CIVILES AFGANOS

Tras el ataque aliado se sucedieron atentados de la insurgencia talibán

.

.

Un ataque lanzado desde unidades aéreas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el este de Afganistán causó la muerte de al menos 12 civiles, lo que ha motivado las protestas del presidente afgano, Hamid Karzai, y un nuevo recrudecimiento de las respuestas violentas de los insurgentes talibanes.

Los guerrilleros se adjudicaron una seguidilla de atentados, inclusive el derribo de uno de los mismos helicópteros de la alianza atlántica.

El ataque de las fuerzas occidentales se dio en el frente de batalla de la provincia de Helmand, en la zona oriental del país centroasiático, el martes pasado; pero lo remoto del lugar y la dificultad de las comunicaciones en el escenario bélico afgano retrasó el conocimiento del ataque contra la población civil hasta la víspera.

El presidente Karzai pidió “la apertura urgente de una investigación” sobre este hecho, aunque la misma solicitud ha sido cursada a los comandantes de las fuerzas occidentales en el pasado, sin mayor éxito.

Por su parte, los voceros de las milicias talibanes se adjudicaron dos atentadoa en la capital, Kabul. En el primero, una bomba adosada a una carretera estalló al paso de un convoy policial en las afueras de la ciudad, aunque según el Ministerio del Interior no causó bajas.

En cambio un segundo atentado mató, con un coche bomba conducido por un suicida, a siete agentes policiales, hiriendo a unas 13 personas que circulaban por las inmediaciones.

El ataque suicida fue lanzado contra un convoy de las fuerzas policiales locales y las tropas regulares de la OTAN en la provincia de Kunduz.

El portavoz de los talibanes, Zabiullah Mujahid, atribuyó la autoría del ataque a uno de sus hombres, al tiempo que aseguró que los muertos fueron 20 soldados de la alianza atlántica y 45 miembros de la Fuerza Internacional de la Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF).

El coronel Paul Georg Weber, portavoz de la ISAF, admitió el ataque, pero relativizó los daños y la cantidad de víctimas.

Los altos mandos militares occidentales, además, no dieron detalles sobre un supuesto tercer atentado, en el que habría sido alcanzado un helicóptero militar de la OTAN, que terminó estrellándose en el sur. La ISAF dio cuenta de la caída de la nave, pero sostiene que no hubo heridos entre los diez tripulantes; los talibanes, por su parte, declararon que el helicóptero fue alcanzado con una granada autopropulsada disparada por ellos, y que al precipitarse a tierra el accidente causó la muerte de todos sus tripulantes.

La OTAN mantiene 140.000 efectivos desplegados en el territorio afgano.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Obama saca el ejército de Irak (02 08 10)

OBAMA RATIFICA EL FIN DEL COMBATE EN IRAK PARA ESTE MES

Afirma cumplir de esta manera su compromiso de campaña respecto de la guerra

.

.

En un contexto de alta desaprobación internacional sobre los avances de la guerra que sostienen las potencias occidentales en Irak y en Afganistán, y en un escenario de estancamiento político en Bagdad, que ha repercutido en un aumento de la violencia étnica y religiosa, el presidente estadounidense Barack Obama ratificó ayer que, siguiendo el plan de repliegue del ejército norteamericano de Irak que anunció al asumir la presidencia, el próximo 31 de agosto dará la orden de finalizar “la misión de combate” en el país asiático.

El anuncio de la Casa Blanca no puede interpretarse, sin embargo, como la interrupción de la intervención en la estabilización iraquí, ya que el retiro completo de tropas deberá esperar más tiempo: según lo acordado con el gobierno provisional de Nuri al Maliki, el Pentágono mantendrá “una fuerza tradicional” de unos 50.000 soldados hasta finales de 2011, para contribuir, a partir de septiembre, con el apoyo y el entrenamiento de las fuerzas de seguridad iraquíes, ratificó Obama en un discurso de la víspera en Atlanta.

El presidente heredó el conflicto de su antecesor, el republicano George W. Bush, quien invadió Irak sin aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en marzo de 2003, argumentando que el régimen de Saddam Hussein poseía armas de exterminio, que a la postre nunca aparecieron y que según expertos Saddam nunca tuvo. Obama, por ello, remarcó ayer que con este repliegue da cumplimiento al compromiso asumido en su campaña, en el sentido de dar por finalizada la intervención militar en Irak.

Para hacer viable el repliegue de una manera ordenada, y no causar aún mayores daños al país invadido, el presidente fijó el último día de agosto para que las fuerzas estadounidenses terminen con el poder de fuego y reduzcan su número total de equipamiento, que hoy es de 3,4 millones de piezas y 357 bases, hasta las 94 que permanecerán, “más de 90.000 soldados de nuestras tropas [han vuelto] desde que asumí”, remarcó el presidente. En Irak han combatido más de un millón de soldados estadounidenses desde el inicio de la guerra, lo que convierte al conflicto en la más numerosa intervención bélica norteamericana desde Vietnam.

Aunque también impopular, no dejó de referirse al rol de las tropas occidentales en Afganistán: “vamos a desestabilizar, desmantelar y finalmente derrotar a Al Qaeda” en Afganistán, prometió Obama. Pero con el horizonte de las elecciones legislativas de mediado de mandato en el próximo mes de noviembre, la decisión del retiro de tropas parece un mensaje especialmente dirigido al electorado demócrata, y a un importante sector de apoyo independiente, en el sentido de que está cumpliendo con sus compromisos electorales.

NUEVO GIRO AFGANO

Tras una serie de reveses militares y políticos en Afganistán, la Casa Blanca ha comenzado a cambiar su estrategia de acercamiento hacia la población civil, reemplazándola por tácticas de contra terrorismo, fundamentalmente en operaciones comando contra miembros de Al Qaeda y los talibán, que en los últimos meses se habrían utilizado para eliminar a más de 130 dirigentes de la guerrilla fundamentalista islámica, según la información difundida por el matutino The New York Times.

El diario también adelantó la posibilidad que evalúan los mandos norteamericanos de sentar a la insurgencia en la mesa de negociaciones. La sugerencia de pactar con los talibanes ya fue mencionada en el pasado por el presidente afgano Hamid Karzai, y ha sido potenciada en estos días, tras la difusión pública de miles de documentos clasificados de la inteligencia norteamericana, que dan cuenta de la imposibilidad de terminar con el conflicto sólo por la vía militar.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

La filtración de secretos hace tambalear la guerra afgana (27 07 10)

INMENSAS REPERCUSIONES POR LA DIFUSIÓN DE SECRETOS DE GUERRA

La filtración aumenta la crítica mundial a la intervención en Afganistán

.

.

La masiva filtración de secretos militares destapada esta semana ha generado una ola de repercusiones al interior de la Administración norteamericana, y de los países que integran la coalición de fuerzas que han intervenido en la invasión a Afganistán, que ha llegado a poner en cuestión la propia continuidad de la estrategia aliada en el país asiático.

Los documentos, que descubrieron tratos brutales sobre la población civil, constituyen una inédita difusión de pasos tácticos y evaluaciones internas en unos 91.000 informes militares secretos, y han sido difundidos por tres medios líderes de la prensa escrita, el diario The New York Times, el periódico británico The Guardian, y la revista berlinesa Der Spiegel, a los que llegó por vía de la página web Wikileaks, un sitio de internet que promueve la transparencia.

La Casa Blanca, que reaccionó criticando fuertemente la difusión pública de este tipo de información clasificada, insistió ayer en que a partir de ella aumentará el riesgo de las tropas sobre terreno. Junto a la mayor vulnerabilidad de los soldados, desde Washington se argumenta que las redes antiterroristas, las personas que tanto en Afganistán como en Pakistán cooperan con los agentes de inteligencia y los militares “también podrían estar en peligro”, afirmó el presidente Barack Obama.

Por su parte, en los países aliados la difusión de los informes secretos ha llevado a cuestionar la capacidad de los Estados Unidos para controlar el flujo de la información estratégica para la defensa.

En una primera evaluación de las consecuencias, lo analistas señalan que el material podría reforzar el punto de vista de los oponentes de la guerra, tanto en las sociedades civiles de los países europeos que poseen tropas en Afganistán, como en el Congreso de los Estados Unidos, dado que la percepción generalizada que deja el material difundido es que uno de los conflictos bélicos más prolongados y complejos de la actualidad no tiene una salida clara.

En este sentido, y como uno de los puntos más álgidos de la información clasificada que tomó estado público hace referencia a la supuesta colaboración de parte del ejército paquistaní con las milicias talibanes, el diario The New York Times, uno de los medios que filtró los secretos, afirmó ayer en un editorial que tomó la decisión de publicar el material porque confirma “la imagen del doble juego de Pakistán que se ha estado construyendo durante años”, al tiempo que instó al presidente Obama a  “manejar firmemente” la relación con Islamabad, a cuyo gobierno financia con partidas millonarias destinadas precisamente a combatir el extremismo fundamentalista de los talibanes.

Por su parte, la máxima repartición de defensa norteamericana anunció en la víspera la apertura de una investigación penal sobre la fuente que facilitó los documentos filtrados hacia la web Wikileaks. El Pentágono supone que el analista de inteligencia Bradley Manning, de 22 años, extrajo los informes calificados desde las bases de datos de defensa, y los pasó al sitio de internet, que los publicó el domingo bajo el título de “Diario de la guerra afgana”.

Los documentos abarcan desde enero de 2004 hasta 2010, y detallan nombres, personal, operaciones encubiertas, muertes de civiles de las que nunca se informó públicamente, al tiempo que denuncian la ayuda de los servicios secretos paquistaníes al movimiento talibán.

PETROLEO Y CUENTAS OSCURAS

Otro de los impactos de la filtración de secretos militares de la guerra de Afganistán en la política norteamericana se ha sentido sobre el control del dinero destinado a financiar la guerra y la reconstrucción de los países asiáticos.

Ayer en el Congreso norteamericano se puso en duda la aprobación de un nuevo paquete de 37.000 millones de dólares destinado a Irak y Afganistán, aún no sancionado.

Los propios demócratas afirman que las revelaciones “dejan en claro que no hay solución militar” posible al conflicto. Además, un organismo auditor gubernamental acusó al Pentágono por no poder justificar miles de millones de dólares destinados a Irak.

Cerca del 96 por ciento del presupuesto de cooperación militar se habría desviado: la auditoría sostiene que, de unos 9.000 millones de dólares puestos a disposición del Ejército norteamericano en Irak, 8.700 millones no se encuentran.

El dinero, que provenía de las utilidades de la venta de petróleo y gas iraquí, así como de los bienes confiscados a Saddam Hussein tras el derrocamiento y la invasión de las fuerzas occidentales, revela el grado de corrupción en que se encuentra la reconstrucción del invadido país.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

“Error” occidental: bombardean vehículos civiles (23 02 10)

NUEVO “ERROR” EN EL AVANCE OCCIDENTAL:

BOMBARDEAN VEHÍCULOS CIVILES

.

33 pobladores muertos en un ataque norteamericano en Afganistán

.

.

KABUL.- Uno de los principales objetivos de la avanzada militar de las fuerzas de la OTAN en Afganistán es ganarse la confianza de la población de las provincias sureñas bajo control talibán, de manera que pueda instalarse en breve una administración que responda al gobierno de Hamid Karzai. Este objetivo está a punto de hacer agua en la segunda semana de la operación Mushtarak, debido a la poca consideración de las fuerzas occidentales hacia esa misma población civil a la que pretenden convencer y, según lo expresan a diario los máximos mandos militares de la alianza atlántica, proteger.

.

Ayer, una nueva matanza sobre población desarmada tuvo lugar en la provincia de Uruzgan, vecina de Helmand, donde se concentra el frente de batalla entre la coalición de la OTAN al mando de los norteamericanos, y la resistencia talibán, que sigue oponiendo fuego al avance aliado. Los pobladores fallecidos, varias familias que se trasladaban en tres pequeños colectivos, fueron confundidos con talibanes, y sin que mediara ningún tipo de comprobación o alto preventivo, se desplegó un ataque aéreo donde perecieron todos.

.

Estas acciones sin cuidados sobre la población civil están generando roces inclusive con el gobierno de Karzai, al que sostienen las tropas aliadas. El portavoz del ministerio de Interior afgano, Zamari Bashary, no intentó disculpar el ataque, e inclusive aceptó que al momento de ordenarlo los mandos militares eran concientes de que se trataba de población civil, pero dijo que “las tropas de la ISAF sospechaban de que varios vehículos de civiles escondían insurgentes”, y ordenaron el bombardeo. La presidencia afgana ha calificado el suceso como “injustificable” y ha condenado el ataque “en los términos más enérgicos posibles”.

.

La máxima autoridad de las fuerzas extranjeras en Afganistán, el general estadounidense Stanley McChrystal, volvió a pedir disculpas, como ya lo ha hecho en las dos oportunidades anteriores en que sus tropas han matado, por errores de apreciación, otros civiles. “He dejado claro a nuestros soldados que estamos aquí para proteger al pueblo afgano, y matar o provocar heridas en civiles socavará la confianza en nuestra misión”, ha declarado.

.

La OTAN tiene una historia reciente de incidentes lamentables donde la población civil se ha convertido en víctima. El más grave fue el que ordenó el mando alemán de la OTAN el año pasado, con un ataque aéreo sobre Kunduz que produjo 90 civiles muertos por un error de apreciación. Ese error condujo a la renuncia del mando alemán en Afganistán, y del propio ministro de Defensa de Ángela Merkel. Es poco probable, en todo caso, que el bombardeo de ayer tenga consecuencias similares. El general David Petraeus ha anunciado que la presente ofensiva contra los talibanes durará de 12 a 18 meses.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Afganistán: Las bajas civiles debilitan el ataque (17 02 10)

Afganistán

LAS BAJAS CIVILES DEBILITAN EL ATAQUE DE LAS FUERZAS ALIADAS

La prensa del mundo recoge el clamor por las víctimas no combatientes

.


.

La situación desesperante de las víctimas civiles atrapadas entre dos fuegos en el frente de batalla de la ciudad de Markhah, en la provincia afgana de Helmand, se presenta como el elemento más crítico de la ofensiva comandada por el ejército norteamericano, con el soporte de soldados ingleses y de otros países de la OTAN.

.

La operación Mushtarak (Juntos, en lengua dari) se presenta como un apoyo al ejército regular afgano; esta postura, sin embargo, ya en el quinto día de combate se evidencia como una elemental manifestación de propaganda, dado el exiguo número de militares afganos y el hecho de que las responsabilidades de la acción bélica son asumidas directamente por los altos mandos norteamericanos.

.

En esta línea, el jefe estadounidense de la operación, general Stanley McChrystal, asumió públicamente el domingo pasado “errores” en los bombardeos que impactaron sobre sectores no combatientes; llegó inclusive a pedir disculpas a la población civil de Markhah (unos 80 mil habitantes, de los cuales Amnistía Internacional calcula que unos 10 mil han sido desplazados violentamente) y anunció que se suspendería la utilización de cohetes “Himars”, un sistema de artillería de alta movilidad, hasta tanto no se investigaran los fallos que habían causado la muerte, entre otros, de una familia entera de doce miembros, con seis niños pequeños entre ellos, que se habían refugiado en su domicilio.

.

Cambiando esta postura, ayer la OTAN se retractó. Afirmó que la muerte de civiles no fue un error sino “daños colaterales”, y que el sistema de movilidad de cohetes “Himars” funcionó correctamente, por lo que ha restituido la lanzadera de cohetes y seguirá utilizando estas armas, a pesar del desvío en los objetivos y el hecho de que alcancen a sectores desarmados y vulnerables de la población.

.

Amnistía Internacional también ha denunciado que los talibanes utilizan a estos mismos sectores, especialmente a mujeres y niños, como escudos humanos tras de los cuales se parapetan en su defensa de la zona sur de la ciudad.

.

Por otra parte, se confirmó la detención del mullah Abdul Ghani Baradar en Karachi, Pakistán, por parte de la CIA. El gobierno pakistaní no había admitido en un principio la captura del líder talibán en su suelo, porque implicaba aceptar las acciones militares estadounidenses en él, en contradicción a su soberanía. La agencia de inteligencia norteamericana también lo había mantenido en secreto; el hecho de haberlo dado a conocer puede apuntar a debilitar moralmente la resistencia talibán, y contrarrestar las posturas críticas en Occidente hacia el poco cuidado que la ofensiva aliada está teniendo con la población civil.

.

N. G. S.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Fuego entre amapolas (16 02 10)

AFGANISTÁN: LA OFENSIVA OCCIDENTAL IMPACTA EN LA POBLACIÓN CIVIL

.

.

.

La ofensiva más importante lanzada por las fuerzas conjuntas de la OTAN en Afganistán, denominada Mushtarak (Juntos), que comenzó el sábado pasado, empieza a mostrar flancos críticos con las bajas del sector más frágil de los involucrados en el conflicto armado, la población civil de las regiones del sur afgano, en las que se ha centrado el ataque comandado por los marines norteamericanos y los soldados ingleses, teóricamente en apoyo a las fuerzas regulares del país, aunque en participación numérica éstas sólo tengan una presencia simbólica.

.

El presidente Hamid Karzai, en el momento en que se anunció la ofensiva aliada, puso especial énfasis en que el ataque se haría con cuidado y protección hacia la población, pero a las doce víctimas de la primera jornada de batalla, en Nad Ali, entre los que figuraban seis niños de corta edad, la Cruz Roja informó hoy que otros cinco habitantes de la sureña provincia de Helmand murieron hoy en un bombardeo contra presuntos rebeldes. El nuevo accidente sucede apenas unas horas después que el general McChrystal, comandante en jefe de toda la operación en Oriente, asumiera la responsabilidad por los errores en los ataques aéreos y pidiera disculpas públicas por el bombardeo sobre población civil desarmada.

.

El nuevo hecho, que el mariscal de la Fuerza Aérea británica Jock Stirrup calificó como “muy grave revés” en la ofensiva de las fuerzas occidentales conjuntas, se dio en la provincia de Kandahar, cuando soldados afganos y estadounidenses divisaron a hombres que cavaban a lo largo de una calle vecinal, y concluyeron que plantaban bombas. Los soldados pidieron apoyo aéreo y los campesinos fueron atacados, muriendo los cinco “por error”, agregó la OTAN en un comunicado citado por la cadena CNN. Stirrup lamentó la precipitación del ataque, “estamos ahí para brindar seguridad a la población”, recordó.

.

El presidente Hamid Karzai, reiteró su ruego a las fuerzas extranjeras, en el sentido de que extremen la cautela con los civiles, y reclamó una investigación sobre los bombardeos. Aunque es difícil que esta decisión del jefe del Ejecutivo afgano, cuya permanencia en el cargo depende de una manera directa de los comandantes militares de las fuerzas occidentales, pueda tener efectos reales.

.

El carácter irregular de la insurgencia talibán, y el hecho de que en sus maneras de vestir o en su apariencia no se diferencien de la población general, junto a un evidente poco reparo hacia los daños colaterales por parte de los mandos militares occidentales, hacen previsibles nuevos errores con víctimas civiles.

.

APARECE EL CONTRAATAQUE TALIBÁN

.

Luego de una primera evaluación de la operación Mushtarak, en el sentido de que la insurgencia talibán se había replegado y no había manifestaciones de resistencia a las fuerzas de la OTAN, hoy los talibanes comenzaron un contraataque en la ciudad de Markhah, en la que habían instalado su principal bastión en el sur afgano, y han ralentizado el avance aliado, poniendo en cuestión el control de las fuerzas atacantes sobre todo el sur.

.

Este revés respecto de las informaciones sobre el éxito sin oposición de las primeras jornadas de la ofensiva occidental, se suma a las noticias difundidas sobre el poco cuidado respecto de la población civil, que va produciendo, al menos, diecisiete bajas “accidentales” entre los habitantes, y varios heridos de gravedad.

.

Frente a la relativa calma de los dos primeros días, hoy se registraban múltiples combates en Markhah. Bajo disparos permanentes, las tropas que responden al mando norteamericano apenas lograron avanzar 500 metros, mientras se enfrentaban a francotiradores y a grupos de combatientes en cada calle y esquina. A la noche de la tercer jornada del ataque, combatientes talibanes lograron infiltrarse entre los soldados de la OTAN, y atacaron desde posiciones de retaguardia consideradas ya liberadas, informaron diversas agencias que cubren el conflicto.

.

Fuego entre amapolas

.

La única manera de que los planes de Barack Obama puedan llegar a buen puerto –esto es: comenzar la retirada de su ejército de suelo afgano el próximo noviembre- pasa por el control de las provincias del sur y, desde la victoria, negociar la paz con los insurgentes.

.

La ofensiva bajo la bandera de la OTAN, terminará doblegando militarmente el agreste territorio sureño, donde el talibán controla los huertos de amapolas con que alimenta el mercado de opio que financia su existencia. El ataque de esta semana sobre Markhah tendrá idas y vueltas, y será más difícil que lo planteado en las optimistas visiones del primer momento, pero a la larga militarmente controlará la zona.

.

Pero no es este el punto más crítico, sino el que le seguirá: convencer a la renuente población de las bondades de una transición real hacia el establecimiento –y la permanencia- de una autoridad que responda al ejecutivo de Kabul (y no a los jefes militares de la OTAN). Después de la batalla, habrá que pactar con los talibanes, y la pregunta es si la principal baza que tiene Obama para esta negociación, el corrupto, criticado y poco confiable Hamid Karzai es el indicado para lograr que los talibanes acepten una paz negociada.

.

N. G. S.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.