Archivo de la etiqueta: República

¡Addio, pagliaccio! (15 11 11)

¡Addio, pagliaccio!

.

.

.

por Pedro I. de Quesada

.

.

.

.

.

Silvio Berlusconi, finalmente, ha caído. Después de haber marcado el inicio del siglo XXI para la península italiana con un estilo pomposo, corrupto y de falso Duce de opereta, el primer ministro se quedó sin más ases en la manga.

Sortear adversidades se había convertido en él, en algo parecido a un arte de la impostura, con el cual consiguió mantenerse a flote por diecisiete años. Y de todo el arsenal de medidas, leyes ad hoc, intercambio de prebendas, artilugios legislativos, concesiones a los grupos xenófobos y puestas en escena de estas casi dos décadas en que retuvo los resortes del poder, la deuda más profunda que deja el berlusconismo es la degradación de la política.

El mismo Berlusconi, a quién tanto le gusta ese apodo –también operístico- de “Il Cavaliere”-, instaló la idea, sin ningún disimulo y con todas las letras, de que la política era “poca cosa”, era “salir al campo”; lo real eran los negocios, y la primera magistratura sólo era un instrumento para que esos negocios salgan bien, buenos y veloces.

Coincido con el semiólogo Umberto Eco: Italia tardará largos años en sacudirse del todo las rémoras del berlusconismo, fuertemente instaladas en el trapicheo de cargos por votos, de subsidios por apoyos, de prebendas por silencios o por fallos judiciales favorables.

Y estoy convencido de que esa limpieza pasa precisamente por la recuperación de lo que Berlusconi fue dejando despreciativamente en los márgenes del poder: pasa por la recuperación de la política, como construcción común del bienestar ciudadano. Algo de lo que Italia y el pueblo italiano no solamente tienen experiencia, sino que, además, durante períodos enteros sentaron escuela.

Y frente a esa certeza, la de la necesaria recuperación de la política tras el vacío berlusconiano, se bifurcan dos senderos: Que el presidente Giorgio Napolitano haya saltado a la palestra y se haya hecho cargo de defender la integridad de las instituciones, frente al postrimer intento de Berlusconi de postergar su renuncia hasta febrero o más allá, es una buena señal. Parece poner en evidencia que el vendaval de superficialidad de todos estos años no ha carcomido el fondo de seguridades y garantías del sistema republicano.

Pero el otro sendero es menos halagüeño: Atención, no fueron los excesos los que tiraron a Berlusconi, ni esconderse en la inmunidad parlamentaria para evitar juicios, ni sus orgías sexuales con menores, ni sus abusos de autoridad para beneficiar a prostitutas, ni nada en la larga y vergonzante lista de corruptelas. No, lo que tumbó al más grande de los Pagliacci de Leoncavallo fue su incapacidad para garantizar al neoliberalismo de Europa el ajuste que exige de la tercera economía continental, para seguir profundizando el salvataje del euro por la vía de las restricciones del gasto público.

No deja de alegrarme, claro. Pero, digo, no hay que perder de vista el fondo del asunto, bastante menos alegre.

.

.

[ HOY DIA, pág. 2, martes 15 de noviembre de 2011 ]

.

.

Twitter:  @nspecchia

.

.

Anuncios

Berlusconi contra las cuerdas (14 12 10)

BERLUSCONI OFRECE UN PACTO PARA SALVARSE DEL VOTO DE CENSURA

La fiscalía italiana investiga la compra de votos de diputados opositores

.

.

Apelando a lo que aparece como una medida desesperada, el primer ministro conservador Silvio Berlusconi se dirigió ayer al Senado, ofreciendo un “nuevo pacto de gobierno” para superar la crisis política italiana.

En la tarde de hoy, los diputados votarán finalmente la moción de censura contra el premier, y desde el arco opositor afirman que cuentan con los votos suficientes para imponer la medida.

En el caso de que la moción de censura prospere, Berlusconi debería renunciar y el presidente de la República, Giorgio Napolitano, adelantar las elecciones.

Frente al Senado, el primer ministro mantuvo un tono moderado inusual en sus intervenciones, se dirigió “a todos los moderados” y les pidió su apoyo para superar la crisis que empantana al gobierno desde que perdiera la mayoría, hace cinco meses, cuando se rompió la alianza de centroderecha en el poder y un grupo de diputados, comandados por Gianfranco Fini, se pasó a la oposición dejando a “Il Cavaliere” en minoría.

En la comparecencia de la víspera, Berlusconi apeló a la responsabilidad de los legisladores, quienes, les recordó, fueron electos en sus cargos como candidatos del actual gobierno.

Asimismo, hizo referencia al especial momento de crisis económica y financiera por el que atraviesan los países europeos (la deuda italiana figura entre las más comprometidas), afirmando que la “estabilidad” es esencial en estos momentos y que ahondar en la disolución de su gobierno constituiría una “locura política”. Los principales destinatarios de sus palabras eran sus ex socios en el partido Pueblo de la Libertad (PdL), que ahora forman bancada propia tras la denominación Futuro y Libertad (FyL); a ellos les ofreció renovar el gabinete de la presidencia del Consejo de Ministros en un nuevo pacto, cambiar todo “lo que sea necesario”, tanto las políticas como los cargos ejecutivos designados para implementarlas.

Además de los ex socios, llamó también a integrarse a los pequeños partidos de derecha en una nueva mayoría conservadora, a todos aquellos que a nivel de la Unión Europea se reconocen afines al “seno del Partido Popular Europeo”.

Sin embargo, y más allá de este nuevo tono conciliador y moderado, los escándalos sexuales y económicos del premier, y los largos años de Berlusconi en el centro del poder en Italia, han desgastado fuertemente su figura.

Todos tejen apuestas sobre la votación de esta tarde, especialmente desde que se conocieron los ofrecimientos de cargos y prebendas que han recibido diputados de la oposición para que cambien su voto, y que investiga la Fiscalía.

Pero la sensación general, como la resumió Fini, es que Berlusconi no está tan interesado en seguir gobernando como en quedarse en la inmunidad que le otorga el cargo: “solo quiere quedarse en el palacio Chigi hasta que se apruebe la ley del legítimo impedimento, vital para impedir que se celebren” los juicios en su contra, concluyó su ex delfín.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Ceuta y Melilla, las últimas colonias (13 08 10)

Ceuta y Melilla, las últimas colonias

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

En un tiempo en el que buena parte de los países de América latina celebran los bicentenarios que terminaron con el poder colonial de la Corona española, la antigua metrópoli sigue entrampada en disputas por los últimos kilómetros de pretensión soberana fuera de sus fronteras.

Dos siglos después que acabara el imperio, y tras un acelerado proceso de modernización y de acercamiento a Europa, la España contemporánea sigue manteniendo dos cuestionadas “ciudades autónomas”, Ceuta y Melilla, que –por más que la retórica política las disfrace- no pueden ocultar su verdadero estatus: posesiones coloniales, en pleno siglo XXI.

Marruecos, el reino musulmán en cuyo territorio se plantan esos pedazos de España, reclama una y otra vez su restitución, y también fomenta, de manera extraoficial, las protestas frente a la verja de alambre de púas que rodea, como una cárcel al revés (donde los que quieren traspasar la alambrada están del lado de fuera) las acomodadas “ciudades autónomas”. En estos días estamos viviendo una nueva andanada de protestas de los africanos, que vuelven a dejar sin argumentos las respuestas políticas españolas. Es cada día más evidente que España no podrá seguir manteniendo por mucho tiempo más un discurso tan ambiguamente dual: ¿cómo reclamar la devolución del Peñón de Gibraltar a Gran Bretaña, o condenar la ocupación inglesa en las Malvinas, y al mismo tiempo seguir manteniendo enclaves coloniales en la costa africana?

EL PESO DE LA HISTORIA

Después de las revoluciones de independencia en América, la guerra de Cuba y la independencia de Filipinas, el que había sido un imperio de ultramar quedó reducido a unas pocas leguas de costa africana hacia el Atlántico (el “Sahara Español”) y dos destacamentos militares en la costa mediterránea.

Melilla, antiquísima ciudad fenicia, ya veía pasar por su estratégico puerto naves con especies y géneros siete siglos antes de la era cristiana. Se relacionó políticamente con la península cuando los árabes dominaban el Sur, los reinos de Al-Andalus. Expulsados los árabes hacia África, el sultanato de Marruecos nunca pudo fijar claramente su soberanía sobre ambas ciudades, y las guerras con las potencias europeas se sucedieron hasta el siglo pasado, cuando España logró establecer el “Protectorado”, con la ayuda francesa.

Fue en Melilla, precisamente, donde el general Francisco Franco se rebeló y encabezó el golpe de Estado de 1936 que terminaría con la República, habilitaría los sangrientos años de la Guerra Civil, y finalmente abriría la Dictadura que se extendió hasta la muerte del “Caudillo” y la recuperación democrática actual. En honor a Melilla y a su importancia para los alzados, Franco siempre se hizo escoltar por la “Guardia Mora”, africanos marroquíes del Rif, de a caballo y con turbantes y túnicas blancas, armados de alfanjes. Pero ni el mismo Franco pudo parar la historia, y tuvo que ir entregando al moderno Estado de Marruecos las antiguas posesiones. En 1958 devolvieron Juby; en 1969, Ifni. Y ya en las postrimerías de la Dictadura, en 1975 se retiró definitivamente del “Sahara Español”, dejando a los pobladores librados a su suerte y dando comienzo a un contencioso internacional que las Naciones Unidas no han logrado resolver hasta nuestros días.

Pero lograron aferrarse a Ceuta y Melilla, cuarteles donde los destacamentos de la Legión, con su culto militar y filofascista, siguen patrullando los territorios de ultramar. Por todo ese peso histórico, siguen siendo un emblema para los melancólicos que añoran las glorias imperiales perdidas, pero también para los sectores más duros de la derecha española, que ven en Melilla no sólo la cuna mítica del franquismo, sino un símbolo del Estado-Nación que imaginan y persiguen.

VECINOS, CERCANOS, ENEMIGOS

Pero también hay nacionalistas de diversos pelajes en la costa Sur. Están los recalcitrantes, que no admiten la expulsión de la península y reclaman cada tanto la “devolución de Andalucía” (en definitiva, argumentan, ellos en Al-Andalus estuvieron 800 años, los españoles apenas llevan 500). Y sin llegar a estos extremos, la élite afín al rey Mohamed VI no ceja en mantener en agenda el reclamo por la devolución de ambos enclaves.

La argumentación española es un tanto bizantina (no serían “colonias” en sentido estricto, porque eran parte de España antes de que el Estado marroquí se constituyera como tal, con el nacimiento del Sultanato a mediados del siglo XIX). Por el contrario, desde Rabat se insiste en que, además de las razones simbólicas, históricas, geográficas y culturales, hay demasiados motivos económicos de peso para que Madrid devuelva de una buena vez esos dos puertos.

España intenta hacer buenas migas. La inmigración marroquí (y la subsahariana que llega vía Marruecos) es abrumadora. El rey Juan Carlos de Borbón mantiene una cordial relación con su “primo” de la dinastía alauí, y tiene que llamar por teléfono a Rabat cada vez más seguido, cuando las cosas comienzan a ponerse calientes. Mohamed VI –jefe de Estado y de gobierno al mismo tiempo- le responde el teléfono también con mucha cordialidad (hablan en francés), pero unos momentos después su primer ministro, Abbas El Fassi, vuelve al Parlamento con el pedido a Madrid de que ponga fin a la “ocupación” de Ceuta y Melilla. En el primer semestre de este año, con Rodríguez Zapatero ocupando la presidencia pro témpore del consejo de la Unión Europea, el gobierno socialista organizó en Granada la primera cumbre Marruecos-UE, con las intenciones de respaldar un estatuto de asociación comercial estratégica entre el reino alauí y la organización continental.

MAR ABIERTO, SUELO CERRADO

Pero Marruecos ya no se contenta con espejitos de colores y sigue presionando. Ya no es un Protectorado, ni un Sultanato premoderno, sino un país enorme, con una situación geográfica privilegiada, y unos estándares socioeconómicos que –si bien aún lejos de los porcentajes occidentales- están orientados en ese sentido. Y una clase política moderna y consustanciada con esa dirección estratégica.

Desde hace un mes, y argumentando el mal trato de la policía española en los puestos de frontera (Melilla duplica su población todos los días, al ingresar los trabajadores desde el lado marroquí de la valla), activistas de las ONG’s “Comité Nacional para la Liberación de Ceuta y Melilla” y la “Coordinadora de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos”, han comenzado una protesta con nuevos métodos: ahogar económicamente a las ciudades autónomas. Contando, si no con el beneplácito al menos con la pasividad oficial, los movilizados han declarado el boicot de trabajo y de productos a Melilla, y los mercados se han vaciado.

Sin nada que entre por tierra, y abiertas pero también arrinconadas por el mar, las ciudades se desabastecen: ni frutas, ni carnes, ni verduras, ni pescado, ni nadie que atienda los puestos. Agosto, además, coincide con el inicio del Ramadán, y los militantes civiles marroquíes han anunciado que mantendrán la presión sobre los “territorios ocupados” durante todo el mes de ayuno islámico, con un bloqueo a la entrada de productos y de personas.

Junto al boicot económico, el ministerio de Exteriores de Mohamed VI ha comenzado una seguidilla de reclamaciones diplomáticas (ha llegado a enviar a Madrid tres protestas diplomáticas en una semana), a las que se agregan las concentraciones masivas de protesta ante edificios españoles en Marruecos: primero fue la embajada de España, después los consulados en las ciudades de Nador y Tetuán, y finalmente el Instituto Cervantes en Rabat.

Quizá un nuevo llamado telefónico desde el Palacio de la Zarzuela logre detener la espiral de crisis. Pero estos gestos de buena voluntad, tanto del monarca como del presidente del gobierno, no pueden reemplazar la toma de una decisión real y concreta de política exterior, como tendrá que ser –más temprano que tarde- la devolución de los últimos enclaves coloniales españoles en territorio africano.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.