Archivo de la etiqueta: PSUV

Al final, ¿ganó Chávez? (28 09 10)

DISPARES INTERPRETACIONES DE LAS LEGISLATIVAS VENEZOLANAS

Tanto el gobierno como la oposición festejan y se arrogan la victoria

.

.

La incertidumbre sobre la lectura política de los resultados en las elecciones de ayer se sucedió tras una jornada electoral celebrada por su transparencia, orden y tranquilidad. También por la alta participación, ya que un porcentaje sustantivo del padrón de más de 17 millones de venezolanos se acercaron a votar este domingo en las elecciones legislativas que deben renovar la totalidad de la integración de la unicameral Asamblea Nacional.

Sin embargo, y ya con los porcentajes publicados, tanto el oficialismo del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) como el arco opositor reunido en torno al frente Mesa de Unidad Democrática (MUD) reclamaron la victoria para sus respectivas agrupaciones, y se espera que en las próximas horas un mayor detalle en el cómputo de las mesas, según la circunscripción (el Consejo Nacional Electoral sólo ha difundido datos parciales por circuitos, no totalizados) pueda arrojar mayor claridad sobre el alcance de los resultados entre ambos contendientes.

Objetivamente, los seguidores del presidente Hugo Chávez obtuvieron una cantidad de escaños parlamentarios como para seguir manteniendo una cómoda mayoría en la constitución del nuevo Parlamento, y reafirma su condición de primera fuerza política a nivel nacional.

Pero este dato debe balancearse con el hecho de que el partido oficialista, que -tanto por la forma de gobernar del ejecutivo como por la manera en que se planteó la consulta electoral en la campaña- se identifica con la figura del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

En este sentido es que el frente de partidos opositores nucleados en la MUD considera los resultados una victoria contra Chávez, porque todos sus votos sumados han quebrado con la hegemonía de los dos tercios de la cámara, con lo cual el chavismo pierde la mayoría calificada automática de legisladores, el objetivo a lograr sobre el que transcurrió toda la campaña electoral, y porcentaje que durante los últimos cinco años le ha permitido a Hugo Chávez gobernar sin prácticamente ninguna oposición en los órganos colegiados del Poder Legislativo.

UNA ELECCIÓN PLEBISCITARIA

Preocupaba anoche la dilación del Consejo Nacional Electoral (CNE) en entregar los resultados totalizados, donde se podrán apreciar las cantidades finales de papeletas acumuladas, por separado, por el PSUV y por la oposición.

La cantidad de legisladores resultante no está directamente relacionada con la cantidad final de votos, ya que los porcentajes de escaños tienen diversas ponderaciones según la circunscripción.

Pero con los totales podrán hacerse también otras lecturas, especialmente aquello que el mismo Hugo Chávez instaló en todo el curso de la campaña: que estas elecciones constituían un plebiscito sobre su propia persona y sobre su gestión de gobierno al frente del Palacio de Miraflores.

La participación rondó el 70 por ciento, lo que la transforma en altamente representativa, y aunque el presidente –mediante mensajes en la red Twitter- juzgó que el domingo se vivió de “una sólida victoria”, la oposición, que asegura haber logrado el 52 por ciento del total, afirma que más allá del número de legisladores, en el plebiscito planteado por Chávez, la mayoría de los venezolanos votó en contra.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

El “candanga” Chávez se somete a las urnas (27 09 10)

VENEZUELA VIVIÓ UNA CRÍTICA Y TRANQUILA JORNADA ELECTORAL

.

Inédita utilización de las redes sociales por Internet durante las elecciones

.

.

Para un país con los estándares de violencia social y criminalidad tan altos como los que históricamente registra Venezuela, la jornada electoral de esto domingo constituyó una tranquila y controlada cita democrática sin elementos destacables para la crónica policial.

Desde el sábado a la noche, se informó de normalidad en los procesos de instalación de 12 mil centros de votación, despliegue militar y orden público. La frontera con Colombia fue cerrada por razones de seguridad, una medida que se ha tomado en el pasado en coyunturas electorales.

En este contexto de normalidad, la posibilidad de chaparrones que desalentaran la asistencia de los más de 17 millones de venezolanos convocados a las urnas constituyó uno de los comentarios más recurridos por los analistas locales y los observadores internacionales.

Las mesas y los centros de votación abrieron sus puertas a las 06:00 de la mañana, y anoche, al cierre de esta edición, muchos colegios electorales aún permanecían abiertos. Las votaciones pueden prolongarse inclusive hasta horarios nocturnos, ya que la ley venezolana establece que las recepciones de votos deben permanecen abiertas mientras haya electores en las colas de espera para ingresar al cuarto oscuro.

Por ello, en esta crítica cita electoral convocada para elegir a los 165 miembros de la Asamblea Nacional para el período 2011-2016, así como una representación al Parlamento Latinoamericano, no está del todo claro cuándo se conocerán los resultados. Técnicamente, el Consejo Nacional Electoral ha dicho que está en capacidad de tenerlos dos horas después de concluido el proceso de votación, debido a que éste es totalmente automatizado, pero no se fija una hora límite para cerrar los colegios.

Según la mayoría de los analistas de medios internacionales acreditados en Caracas este domingo, y también de las diversas encuestas de boca de urna que al final del día se fueron conociendo, los porcentajes entre el bloque oficialista comandado por el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) y el arco opositor, que por primera vez logró concretar acuerdos para presentar candidaturas únicas en todo el país, serán muy ajustados.

Chávez se levantó muy temprano y comenzó a convocar a la militancia socialista desde las redes sociales, aunque él fue a depositar su voto recién después del mediodía, en el liceo Manuel Palacio de Caracas, a donde llegó acompañado de algunos familiares y miembros del PSUV. También desde Twitter fue adelantando durante el día porcentajes estimados, y cuando las mesas comenzaron a cerrar, el presidente emitió un último mensaje corto por la red: “Bueno mis Candangueros y Candangueras, ahora a mantenerse alertas! Estamos en plena Fase de Consolidación! Venceremos!”.

La rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Socorro Hernández, calificó la jornada de “excelente”, por la celeridad de los comicios y la conducta democrática de los venezolanos.

ANTE UN MOMENTO CRÍTICO

El presidente Hugo Chávez comenzó a arengar a sus militantes desde la red Twitter muy a primera hora, diciendo que él iría a votar “bien tempranito”, e invitando a las bases a hacer lo propio.

El PSUV, además, preparó un amplio operativo de vigilancia en los centros de votación, con el fin de “asegurar la transparencia y el respeto” de los resultados.

Estos gestos evidencian la crítica importancia que el gobierno les ha otorgado a estas elecciones legislativas, y también que prevén que la pelea será voto a voto.

Chávez no anduvo con medias tintas: “acá está en juego el futuro de Venezuela”, repitió en la televisión oficial VTV una hora antes del inicio de las votaciones.

Además del virtual plebiscito a la figura de Chávez y a su forma de ejercer el poder, los resultados ratificarán u obligarán a cambios en el “socialismo del siglo XXI” impulsado por el presidente.

REAPARECE LA OPOSICIÓN

La estrategia del arco opositor en las anteriores elecciones ha implicado la ausencia de control al gobierno, y que el oficialismo tuviera las manos libres para avanzar con las leyes fundamentales de la transformación del Estado, a pesar de que la Constitución le exige la mayoría calificada de dos tercios de la Asamblea Nacional para este tipo de leyes.

Pero el denominado “boicot” de los opositores a Chávez en 2005 –aduciendo falta de garantías pero en realidad por no poder ponerse de acuerdo entre ellos- le dejó la mayoría calificada servida en bandeja al oficialismo.

Cualquiera sea finalmente el resultado de las elecciones de ayer, es altamente probable que la oposición rearmada consiga obtener más de un tercio de los diputados, esto es, 56 de 165. Ello acabaría con la mayoría automática del chavismo en la legislatura, y necesariamente deberá inaugurar una nueva manera de gobernar.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Chávez va a las urnas (24 09 10)

VENEZUELA SE PREPARA PARA LAS NUEVAS ELECCIONES LEGISLATIVAS

El presidente Hugo Chávez plebiscita su gestión el próximo domingo

.

.

Como un plebiscito a su figura y al gobierno del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), ha presentado el presidente Hugo Chávez la cita electoral del próximo domingo, donde se renovará totalmente la integración del Poder Legislativo de la unicameral Asamblea Nacional.

Los padrones nacionales han habilitado a 17,7 millones de venezolanos, que deberán elegir a 165 diputados.

La gran novedad de estas elecciones la concentra el retorno de los partidos de oposición a Chávez, que en una estrategia desconcertante se abstuvieron de presentarse a las elecciones de 2005, lo que implicó que el oficialismo controlara sin oposición el Parlamento durante toda la legislatura.

Calentando el ambiente político, la semana pasada el presidente Chávez tomó juramento a las “Guardianas de la Revolución”, una nueva agrupación, de unas 3.000 mujeres, que en un acto celebrado en el Teatro Teresa Carreño de Caracas se comprometieron a “defender la revolución en todos los terrenos, en todos los espacios, en todos los momentos”.

El nacimiento del grupo tiene especial relevancia simbólica frente a las elecciones parlamentarias de este domingo, que han sido calificadas de “cruciales” por Chávez. La especial relevancia de la renovación parlamentaria, según el presidente, está en que sólo la permanencia de la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional “garantiza el éxito del proceso de cambios socialistas.”

En realidad, y más allá de estas declaraciones, la composición del legislativo tras estas elecciones condicionará en gran medida las aspiraciones reeleccionistas de Hugo Chávez para 2012.

En la tarde de ayer se sucedían los actos de cierres escalonados por distritos de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), y para hoy se espera el denominado “torbellino” chavista, con el que el líder del PSUV cerrará la campaña con siete concentraciones que convergerán en la céntrica Plaza Venezuela.

Los sondeos de varias encuestadoras privadas otorgan porcentajes muy similares a ambos contendientes, con una ligera ventaja (de entre 3 y 5 puntos) para el oficialismo. Ello puede haber empujado el discurso del presidente, que en las últimas horas subió de tono, y llamó a no resignar las conquistas socialistas de su gobierno, y a asegurar la continuidad en el poder del PSUV más allá de 2012.

Si bien los analistas dan por sentado el triunfo del oficialismo, también matizan que la incorporación del arco opositor a la Asamblea Nacional modificará la gobernabilidad con que el Ejecutivo de Caracas hoy se maneja, ya que si Chávez pierde la mayoría del Parlamento, y con la Constitución actual, que le requiere los votos de dos tercios de los diputados para la aprobación de las leyes orgánicas, la discrecionalidad de la decisión presidencial se limitará.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

UNASUR mediará entre Colombia y Venezuela (26 07 10)

LA UNASUR SE PREPARA PARA MEDIAR ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA

Rafael Correa y Néstor Kirchner gestionan para enfriar una nueva espiral belicista

En un intento por frenar la nueva escalada de tensión desatada entre Colombia y Venezuela, la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) se apresta a interceder en un diferendo que aumenta el riesgo de decantar hacia un conflicto armado.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa, que ejerce la conducción pro témpore de la organización continental, aseguró que mediará en el conflicto, “trataré de poner nuestros buenos oficios”, declaró.

También el ex presidente argentino Néstor Kirchner, en su carácter de secretario general de la Unasur, afirmó el pasado viernes que viajará a Caracas y Bogotá a principios de agosto para mediar entre ambos mandatarios.

Varios analistas interpretan la actual crisis como un movimiento del presidente colombiano Álvaro Uribe para condicionar la política exterior de su sucesor, Juan Manuel Santos, que se ha abstenido de respaldar las denuncias.

El largo pulso diplomático que el conservador Uribe ha mantenido con Chávez se agravó la semana pasada, cuando Bogotá afirmó poseer “evidencias” de la presencia de 1.500 guerrilleros de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio venezolano.

Luego, Uribe solicitó la urgente reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para “aportar las pruebas documentales” de la supuesta existencia de tales bases.

El gobierno de Chávez negó rotundamente la versión, y el venezolano canceló su asistencia a la ceremonia de investidura de Santos, terminando de golpe con el tibio intento de acercamiento que el presidente electo había comenzado.

Por el contrario, el jueves pasado Caracas rompió las relaciones diplomáticas, y movilizó efectivos del ejército hacia la frontera colombiana.

Hugo Chávez afirma que la maniobra de Uribe busca crear un pretexto que justifique una posible intervención militar de Estados Unidos en Venezuela. En la reunión del Consejo de la OEA, el embajador de Colombia pidió “que se constituya una comisión internacional de verificación con todos los Estados presentes en la OEA” para ir a comprobar los supuestos asentamientos; Venezuela rechazó la solicitud, afirmó que no autorizaría tal inspección en su suelo, y criticó la utilización del foro de la organización continental como arma política por parte del gobierno colombiano.

Teniendo en cuenta la influencia del Departamento de Estado norteamericano en el accionar de la OEA, Venezuela apeló a la mediación de la Unasur, y Rafael Correa confirmó que los cancilleres de los países miembros de la asociación sudamericana se reunirán el próximo jueves en Quito, en un encuentro de emergencia, para proponer un camino de mediación que supere el contencioso y restablezca las relaciones entre Venezuela y Colombia tras la asunción del nuevo ejecutivo presidido por Juan Manuel Santos.

.

URIBE: DESPEDIDA CON MALAS NOTICIAS

.

Álvaro Uribe ha llevado las relaciones con Venezuela a un punto de tensión que haría viable una respuesta militar. Chávez dijo ayer que “la posibilidad de una agresión armada tiene hoy una probabilidad como nunca la tuvo”.

Esta postura de línea dura debería ratificar la estrategia llevada adelante por su gobierno, sin embargo algunas noticias apuntan precisamente en sentido contrario, debilitando las líneas centrales de esa estrategia.

Una delegación de la Unión Europea, encabezada por seis eurodiputados, certificó ayer la existencia de una fosa común con 2.000 cadáveres no identificados, presuntas víctimas de los paramilitares en la avanzada gubernamental contra las guerrillas.

Al mismo tiempo, un juez de la Corte Constitucional colombiana declaró inconstitucional el acuerdo que permite a Estados Unidos usar siete bases militares colombianas, ya que el tratado debería ser aprobado por el Congreso. Si la Corte admite la ponencia del juez, el acuerdo que generó malestar en la mayor parte de los países de la Unasur quedaría sin validez jurídica alguna.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Más Chávez y menos Chávez (26 nov 2008)

.

.

Radio – 105.4 FM – Cielo

Programa “Sin prejuicios”, con la conducción de Ricardo Fonseca

Columna de política internacional

.

.


.

MÁS CHÁVEZ Y MENOS CHÁVEZ

.

Por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Buenos días.

Estos últimos meses han estado fuertemente marcados por sorpresivas noticias electorales. Hace un par de semanas, el largo año de campaña electoral norteamericana terminaba con el triunfo del primer negro que arribará a la Casa Blanca; y este domingo 23 de noviembre el presidente venezolano Hugo Chávez se enfrentó a un plebiscito cuyos resultados deben ser leídos muy cuidadosamente en las restantes latitudes latinoamericanas.

En realidad, las elecciones del domingo no tenían una relación directa con la autoridad presidencial y el gobierno de la República de Venezuela, sino que se planteaba la renovación de gobernadores, intendentes y diputados regionales. En total se ponían a consideración 22 de las 23 gobernaciones en que está dividido el país, y las ciudades más importantes, como la capital, Caracas. Pero en los últimos meses Chávez decidió concentrar en su persona la disputa electoral, de forma tal de que las elecciones fueran en realidad un plebiscito sobre su gestión, sobre su persona, sobre su gobierno, y sobre su partido, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que el Presidente fundó hace dos años, en 2006. Los candidatos oficialistas a gobernadores y alcaldes ocuparon, durante toda la campaña, lugares muy secundarios. La campaña fue él, el propio Chávez, quien se mostró como la encarnación de un nuevo modelo político, marcado por la igualdad y la equidad social.

Enfrentando a su persona y a su estilo de gobierno, un muy amplio y variopinto arco opositor intentó estructurar un discurso más cercano a la socialdemocracia, con defensa de derechos –tanto humanos como económicos- y mayores grados de democracia liberal. Pero lo que verdaderamente une a esa oposición tan variada, tan disímil, vuelve a ser Chávez: es contra él, contra su personalismo, contra el supuesto autoritarismo y los deseos de perpetuación es que esa heterogénea oposición logra aglutinarse.

Y el domingo, ambos ganaron.

Y según cómo se miren los resultados de la elección, puede decirse que tenemos “más Chávez” en Venezuela, pero también puede afirmarse que desde el domingo hay “menos Chávez”.

Objetivamente, a números concretos, la diferencia entre ambos sectores es de 1,5 millones de votos, sobre los 28 millones de venezolanos (el padrón electoral es de 17 millones, y la participación fue muy alta para unas elecciones regionales: el 65 por ciento). Como resultado de las elecciones del domingo, entonces, prácticamente la mitad de la población estará gobernada por el chavismo; y la otra mitad, por la oposición.

Chávez logró el mayor número de gobernaciones (17 de los 22 gobiernos regionales en disputa), pero en los 5 que ganó la oposición se concentra la mitad de la población venezolana, las grandes ciudades, y el petróleo, y la industria, y la producción estratégica. Pero, por sobre todo, la oposición ha conquistado la Alcaldía Mayor de la capital, el Gran Caracas, donde ahora gobernará el furioso antichavista Antonio Ledezma.

Las 17 provincias oficialistas, en cambio, son parte del interior rural, con una base agropecuaria poco tecnificada, muy baja densidad poblacional, y un peso económico secundario en la estructura productiva nacional; características que abonan el tradicional caciquismo político y la captación clientelar de votos. El escritor venezolano Ibsen Martínez lo dice de una manera brutal: “Caracas es Caracas; lo demás es monte y culebra.”

Chávez se presentó ante la prensa en las primeras horas del lunes, y habló de “una gran victoria”, pero tanto sus palabras –siempre tan grandilocuentes- como sus gestos, parecían relativizar el impacto de ese supuesto gran triunfo. Porque después del referéndum del 2007 (donde el proyecto de reforma constitucional del Presidente fue derrotado, aunque nunca lleguemos a saber por qué porcentaje, con seguridad fue muy alto, mucho más del 51 por ciento oficialmente aceptado), después de aquel referéndum Chávez necesitaba de una victoria arrolladora, de una victoria clara y sin atenuantes, para seguir afirmando su proyecto político. Pero creo que éste no ha sido el caso.

En un contexto de crisis económica creciente, con fuertes caídas en los precios de petróleo –base del modelo redistribuidor del “socialismo del siglo XXI” venezolano-, y con las elecciones presidenciales de 2013 comenzando a rayar las canchas, los resultados del domingo dibujan un panorama complejo para el comandante Chávez.

Los gobiernos aliados de América latina, que han depositado en el presidente venezolano una porción sustantiva de sus estrategias de política exterior, deberían tener muy en cuenta los escenarios que plantean estos resultados.

.

.