Archivo de la etiqueta: protestas

El poder de Camila (13 12 11)

El poder de Camila

.

.

.

por Pedro I. de Quesada

.

.

.

.

.

Hace tiempo, cuando se mencionaba a Camila, la prensa rosa hacía referencia a Camilla Parker Bowles, la eterna rival de Lady Di que finalmente terminó quedándose con el feo príncipe. Pero desde hace siete meses ese nombre ha popularizado a una dirigente estudiantil latinoamericana, joven y marxista, voz cantante del renacido poder juvenil en Chile.

Camila Vallejo, militante del Partido Comunista, como presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (FECh), encabezó la serie de protestas y marchas de los universitarios trasandinos, que tras las peticiones por una educación pública, gratuita y de calidad para el país, han terminado por movilizar al grueso de la sociedad y han puesto en jaque al gobierno de derechas de Sebastián Piñera.

El miércoles pasado, la joven que le puso su nombre y su rostro al renacimiento del poder de los jóvenes en estas latitudes, perdió las elecciones de la Federación de Estudiantes, a las que se había presentado para renovar su mandato.

En la gubernamental casa de La Moneda se vieron algunas sonrisas pícaras y de revancha.

Y no es para menos: después de un triunfo claro de los conservadores, que lograron terminar con la sucesión de gobiernos de centro-izquierda de la alianza entre democristianos y socialistas en la Concertación, el ejecutivo de Piñera no ha dejado de caer en las encuestas por las protestas estudiantiles.

Amén de algunos éxitos iniciales, como el tan mediático rescate de los 33 mineros hundidos en el socavón de una montaña, la pulseada con los jóvenes (a los universitarios pronto se les unieron los estudiantes de ciclo secundario) ha desbarrancado su popularidad; hoy apenas cuenta con un 27 por ciento de imagen positiva, mientras que el índice que mide la desaprobación de su gestión al frente del Ejecutivo trepa hasta el 63 por ciento de la población.

Y una parte importante de ese desbarranco tiene una cara, muy hermosa por cierto: la de Camila.

Sin embargo, quienes en el gobierno se alegran de que la dirigente haya perdido el liderazgo universitario, sólo ven una versión muy blanco y negro de esta película.

Yo no creo que estas elecciones en la Federación de Estudiantes signifiquen una crisis en la dirección de las movilizaciones del colectivo, sino, por el contrario, una profundización en los alcances de las reivindicaciones y una diversificación en el protagonismo de los actores.

Camila perdió por menos de 200 votos, y ocupará a partir de ahora el segundo lugar en la ejecutiva de los estudiantes.

Y quien ganó, el alumno de abogacía Gabriel Boric, es el jefe de la lista Creando Izquierda. Y ese nombre no es casual.

Su agrupación es aún más radical que la de Vallejo, critica fuertemente a todos los partidos -incluyendo a los de izquierda, claro- y piensa que no hay que cambiar solo el sistema educativo: “el enemigo –dijo en su primera intervención como presidente de la FECh- es el gobierno”.

¿De qué se ríen en La Moneda?

.

.

[ Columna “En foco” – El Mundo – página 2 – Hoy Día Córdoba – martes 13 de diciembre de 2011 ]

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

 

En Chile van por más (15 08 11)

Los estudiantes afectan la gobernabilidad de Piñera

La posibilidad de convocatoria ciudadana a un referéndum aparece cada vez más clara

.

.

A pesar de que las movilizaciones que vienen desarrollándose en la capital chilena desde hace diez semanas no dejan de mostrar una aceptación creciente, el gobierno conservador del presidente Sebastián Piñera volvió a ratificar durante el fin de semana que no dará nuevos pasos para abrir canales de diálogo.

En esa misma postura intransigente, el ministerio de Educación, a cargo de Felipe Bulnes, descartó la introducción de nuevos planes de reforma al sistema educativo trasandino, el centro de la disputa.

En un intento de zanjar dos posiciones que comienzan a no tener ningún punto de contacto, desde el Senado surgió la propuesta de establecer una mesa de diálogo en el ámbito del Poder Legislativo; sin embargo los representantes estudiantiles –en especial la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech)- rechazó la iniciativa de los senadores, al entender que la Cámara Alta no es el ámbito idóneo para tratar los temas que competen en exclusiva al Poder Ejecutivo, y que éste ha manifestado su voluntad de no transigir con sus demandas.

Camila Vallejo, la presidenta de la Confech, declaró tras una asamblea de alumnos que el gremio ha decidido no negociar con el gobierno de Piñera, hasta tanto éste no responda a sus reclamos de “instalar una educación pública, gratuita y de calidad”.

Las declaraciones de la dirigente muestran hasta qué punto la escalada de las reivindicaciones ha ido ascendiendo en los propios reclamos: hace dos meses, cuando comenzaron a surgir las primeras marchas, las peticiones de los colectivos juveniles estaban muy lejos de las aspiraciones maximalistas que a estas alturas reclaman.

La falta de reacción de la Administración Piñera, al negarse a ningún tipo de negociación con las organizaciones de estudiantes, fue empujando los reclamos al alza, y el apoyo social –con cacerolazos en las esquinas de los barrios de clase media prácticamente todas las noches- llevó a que los jóvenes ahora exijan un cambio radical de las estructuras educativas heredadas del período dictatorial chileno, o nada.

Los líderes de los jóvenes, tras la multitudinaria asamblea que realizaron a últimas horas de la tarde de ayer en la ciudad de Concepción, a unos 500 kilómetros al Sur de la capital, ratificaron que convocarán a un plebiscito, para que sea la ciudadanía chilena toda la que decida sobre el modelo educativo.

La convocatoria de firmas para llevar adelante la iniciativa civil, en los términos previstos por la Constitución, se motoriza por una página web habilitada especialmente para tal fin, y por las redes sociales; y la cantidad de apoyos recabados en los primeros días de implementado el sitio en Internet es muy sustantivo.

Un referéndum convocado de esta manera no sólo afectaría al tema de la educación, sino a la gestión entera del presidente Sebastián Piñera, que ve cómo el protagonismo juvenil pone límites cada vez más concretos a la gobernabilidad de su Administración.

Mano derecha, y dura

La emergencia de contestación social en Chile tiene pocos elementos en común con la vivida a fines de la semana pasada en Londres, pero sus gobierno –que coinciden en su orientación conservadora- están apelando a los mismos discursos y herramientas para hacer frente a un fenómeno que, en última instancia, sólo podría ser abordado considerando sus más profundas causas sociales.

Por el contrario, la Administración Piñera, como el gobierno “tory” de David Cameron, supone que dándole mayores atribuciones a las fuerzas policiales, y aumentando el grado de represión de las movilizaciones urbanas, podrán capear el temporal.

Los jóvenes chilenos ratificaron el paro nacional de este jueves, y se adherirán a la huelga convocada para el 24 y 25 de agosto.

Y como respuesta, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció que remitirá al parlamento un proyecto destinado a endurecer la legislación sobre desórdenes públicos, y prohibir las “gorras, pañuelos o elementos que cubran el rostro”.

Sólo falta que se le ocurra suspender las redes sociales, como Cameron en Londres.

N. G. S.

 .

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

Terco y duro como una pared (12 08 11)

Piñera dice que no cederá, y siguen las movilizaciones

Los estudiantes confirman el paro del 18, y los gremios otro para el 24 de agosto

.

.

El presidente chileno Sebastián Piñera volvió a ratificar ayer la decisión adoptada por su gobierno, de no volver a considerar reformas al sistema educativo trasandino, tal como reclama desde hace nueve semanas un arco amplio de organizaciones juveniles con el apoyo de diversos sectores sociales.

El mandatario cerró la vía de negociación con los manifestantes con una frase rotunda: “nada es gratis en la vida”, sostuvo, haciendo hincapié en el principal reclamo de los colectivos estudiantiles, que promueven el cambio de paradigma de la escolaridad chilena, basado en una educación privada, por un servicio educativo público, laico, gratuito y de calidad.

El jefe del Ejecutivo, por el contrario, ratificó ayer el actual modelo al promulgar la denominada “ley de calidad educativa”, que mantiene sustancialmente la modalidad de instituciones de enseñanza primaria, media y superior, estructuradas originalmente durante el período dictatorial comandado por el general Augusto Pinochet, y que no ha sido cuestionado en sus bases durante las cuatro presidencias de la Concertación de centroizquierda que gobernó Chile desde la transición democrática hasta el año pasado.

Frente a la ratificación de la política oficial, los estudiantes ya adelantaron que rechazarán la ley recién promulgada, y sostendrán el estado de movilización social en las calles de Santiago y de las principales ciudades chilenas durante las próximas semanas.

Contestando a la crítica de que el gobierno no habilita vías de diálogo con los actores de las protestas, el ministro de Educación de la gestión Piñera, Felipe Bulnes, afirmó en la víspera que está en el ánimo del gobierno conversar con los jóvenes, e inclusive que habría algunos sectores de estudiantes “que consideran que se podría trabajar perfectamente a partir de las 21 medidas (planteadas por el Gobierno) pero vemos que se están imponiendo los sectores más intransigentes”, dijo, cuando los dirigentes estudiantiles anunciaron que no participarán de la mesa convocada por el ministerio de Educación.

Los gremios de profesores tampoco asistirán a esa instancia, por considerar que los 21 puntos de la propuesta oficialista no cambian en nada las estructuras educativas vigentes.

Aumentando el enfrentamiento con el Ejecutivo, la conducción de las asociaciones universitarias confirmó la convocatoria a un paro nacional activo, con renovadas marchas multitudinarias cruzando Santiago, para el próximo 18 de agosto.

A su vez, y demostrando cómo los reclamos juveniles comienzan a involucrar a los demás actores sociales en el clima de protesta a nivel nacional, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) convocó a dos jornadas sucesivas de movilización y paro general, para el 24 y 25 de este mes.

Si las huelgas organizadas tuvieran un acatamiento masivo, podrían reunirse las firmas suficientes como para obligar a la convocatoria de un plebiscito. Un referéndum implicaría un duro revés para el gobierno conservador.

Ayer, el presidente volvía a convocar a su gabinete para analizar el avance de la crisis política motorizada por los estudiantes.

.

“La mayoría decide”

Tanto la concentración de más de 200.000 personas lograda por los estudiantes universitarios y secundarios chilenos esta semana, como el apoyo de los “cacerolazos” que se repiten en las esquinas de los barrios de clase media noche a noche, han llevado a los movilizados a apostar por la  realización de un referéndum nacional, que junto con influir en el pulso sobre la cuestión educativa, también sería un termómetro para medir la acción general de la presidencia de Sebastián Piñera a mediados de su mandato.

Apostando a los controles democráticos del sistema, los estudiantes han armado una página web para juntar las firmas que constitucionalmente requiere una convocatoria ciudadana para obligar a un plebiscito. El sitio web se denomina “La mayoría decide” (http://www.lamayoriadecide.cl), y durante las primeras horas de funcionamiento ya había acumulado cerca de 18.000 firmas.

Sombras de la dictadura

En medio del debate social que vive el gobierno y la sociedad por el sistema educativo, una de las rémoras del período dictatorial, ayer se conoció el denominado Informe Valech, fruto de la comisión independiente de la verdad, que busca establecer los casos de prisión política, tortura y desapariciones forzadas durante aquel negro período del país vecino.

El informe incorpora 32.000 nuevos casos de violaciones a los derechos humanos en esta nueva versión, que culmina el proceso de búsqueda de datos iniciado en 1990.

Entonces, el Informe Rettig había establecido un total de 2.279 detenidos, desaparecidos y ejecutados políticos durante la dictadura del general Pinochet, y fue presentado en 2005 al presidente Ricardo Lagos. Esta nueva versión será entregada a Sebastián Piñera el próximo 17 de agosto, apenas unas horas antes de que los estudiantes comiencen su paro nacional.

 

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

 

Los dilemas de Sebastián (11 08 11)

Piñera se debate entre la confrontación y el plebiscito

Gestos explícitos de los jóvenes chilenos en sus mensajes al Presidente de la República. Convocan a un gran paro nacional y más movilizaciones

.

.

A pesar de la contundencia de la movilización del martes, que paralizó el centro de la capital chilena con multitudinarias columnas de manifestantes, calculados en unas doscientas mil personas, el presidente Sebastián Piñera parece haber decidido la vía confrontativa en lugar de abrir nuevos espacios de diálogo con los actores de las protestas.

Luego de una reunión con su equipo de gestión, entre los cuales se cuentan algunos dirigentes muy vinculados al período dictatorial chileno, el jefe del Ejecutivo trasandino afirmó ayer que no prevé estudiar ningún punto de los reclamados por los estudiantes movilizados, y que por lo tanto su gobierno no presentará nuevas propuestas para reformar el sistema educativo vigente, que constituye el punto central de los reclamos estudiantiles.

En su lugar, el mandatario insistió en que los jóvenes deben desmovilizarse y “retornar a sus institutos” escolares, donde los invitó a que “consideraran más detenidamente” las 21 medidas presentadas por el ministro de Educación, Felipe Bulnes, la semana pasada.

“No hay nuevas propuestas, el gobierno ya ha decidido que la que entregó el lunes pasado es suficiente”, declaró el vocero presidencial, Andrés Chadwick, en el casa de gobierno de La Moneda.

La cerrada negativa a un diálogo ampliado, e inclusive el tono desafiante de la postura oficial, provocó de inmediato un recrudecimiento de la acción estudiantil, que en la tarde de ayer planificaba nuevas acciones para los próximos días.

La dirigencia de las organizaciones de estudiantes, especialmente la federación universitaria, ya había rechazado el plan de 21 puntos de la Administración Piñera cuando fue presentada, ya que entiende que de ninguna manera apunta a modificar estructuralmente el sistema educativo, al que achacan de compartimentado, privatizado, de baja calidad y reproductor del statu quo social.

Frente a la postura gubernamental, ayer anunciaban que no volverán a discutir ese documento, y que protestarán con nuevas manifestaciones por el centro de la capital durante el día de hoy.

Asimismo, plantearon una nueva vuelta de tuerca en el enfrentamiento con las autoridades nacionales, al convocar a un paro nacional para el próximo 18 de agosto.

Las mediciones de impacto de los últimos días muestran que los jóvenes movilizados tienen un creciente apoyo en los más diversos sectores, acumulando una aceptación social muy superior a la que disfruta el propio presidente de la República: mientras que 8 de cada 10 chilenos apoya la protesta juvenil, Sebastián Piñera apenas mide un 26 por ciento de imagen positiva, la más baja de un mandatario del período democrático.

Con estos porcentajes a la vista, y empujados por la arrolladora muestra de fuerza de la marcha de esta semana, los líderes de las asociaciones estudiantiles han comenzado a recoger firmas para forzar la celebración de un referéndum, que de prosperar pondría en aprietos toda la gestión del gobierno derechas.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

 

 

tiempo de palos en Santiago (27 07 11)

Vuelve la represión a Chile y detienen a estudiantes

El gobierno de Sebastián Piñera no logra encauzar la movilización juvenil  

.

.

La espiral de marchas y movilizaciones estudiantiles en la capital chilena siguen en ascenso, a pesar de que el gobierno de Sebastián Piñera impulsó recientemente una reforma del gabinete del Poder Ejecutivo, removiendo al cuestionado ministro de Educación, que estaba en la mira de la agitación juvenil, reemplazándolo por Felipe Bulnes.

Sin embargo, el cambio de secretarios de Estado, y las mayores cuotas de poder obtenidas por la derechista Unión Democrática Independiente (UDI), uno de los socios en la coalición gobernante más cercanos al pasado dictatorial del pinochetismo, lejos de poner paños fríos al conflicto con los estudiantes ha terminado por exacerbar los ánimos.

Los líderes de la movilización juvenil venían sosteniendo que la derechización del gabinete del presidente de la República conduciría a un aumento en la tensión social, y la detención ayer de un grupo de treinta estudiantes que protestaban frente a las oficinas de la delegación chilena del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), volvió a traer a Santiago imágenes de represión social a las manifestaciones callejeras que no se habían vuelto a repetir desde las postrimerías de la dictadura.

Los voceros del movimiento juvenil afirmaron que los Carabineros (una fuerza policial militarizada) “reprimieron en forma excesiva” a los concentrados frente a las dependencias del organismo internacional, golpeando a los chicos, alguno de los cuales tuvo que ser hospitalizado sin conocimiento por la fuerza de la carga represiva.

Precisamente el modelo educativo muy compartimentado, que selecciona con estándares rígidos a colectivos diferentes de alumnos, delega la administración de la educación en los municipios y promueve fuertemente las empresas educativas privadas, es una de las herencias del período autoritario comandado por el general Augusto Pinochet, y contra el cual los estudiantes secundarios y universitarios han iniciado una batalla social de fondo, que está impactando en la gobernabilidad de la administración conservadora de Sebastián Piñera.

La protesta juvenil, además, se ha ido radicalizando durante los últimos dos meses, y a estas alturas los estudiantes ya exigen una educación general, abierta, gratuita, y de calidad para todos, desechando el modelo vigente de múltiples compartimentos y diferentes niveles de calidad al interior del sistema.

Las protestas han confluido en una huelga de hambre colectiva de estudiantes, en un momento en que los poderosos sindicatos de Codelco, la confederación del cobre, evalúan sumarse al paro de La Escondida, la mina de cobre más grande del mundo y que hoy cumple su sexto día de huelga por reclamos salariales.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

.

Khaddafi hunde la protesta en un baño de sangre (21 02 11)

La revuelta incendia el mundo árabe

Libia sofoca la rebelión popular en un baño de sangre, preocupación mundial

.

.

El alzamiento que recorre Medio Oriente, ya de una manera imparable, está siendo contestado con violencia, aunque en forma diferente según la incidencia que la presión internacional pueda ejercer.

En Bahrein, un muy estrecho aliado de la Administración norteamericana, la postura de Barack Obama solicitando a la dinastía sunnita de los Al Khalifa que contuviese la represión, hizo que el ejército se retirara de la céntrica plaza de la Perla, en Manama.

El cambio de la táctica represiva, que había provocado 6 muertos, provocó que la plaza (rebautizada “de los Mártires” por los movilizados) volviera a ser ocupada por miles de manifestantes.

Al mismo tiempo, los entierros de las víctimas aumentaron el tenor de los reclamos, que han pasado de reformistas de mayor apertura, a consignas por el cambio total del régimen político.

La oposición bahreiní anunció ayer que, con reservas, acepta el llamado al diálogo formulado por el príncipe heredero, jeque Salman ben Hamad Al Khalifa, pero es posible que a estas alturas sea un gesto tardío.

En Libia, por el contrario, donde la presión de la comunidad internacional y de las principales potencias es mucho más relativo (de hecho, el régimen autocrático del coronel Muhammar el Khaddafi es uno de los más cerrados e impenetrables de todo el Magreb), la marcha convocada el viernes de la semana pasada, el “día de la ira”, fue disuelta sin piedad por las fuerzas antidisturbios, tanto en la capital, Trípoli, como en las ciudades del este libio, Bengasi (la segunda ciudad del país, en un virtual estado de caos), Misurata y Al Bayda; la emisora qatarí Al Jazeera habla de “guerra civil”.

El régimen de Khaddafi no permite la presencia de prensa extranjera en el país, y el viernes suspendió el servicio de Internet, por lo que el reporte de las movilizaciones y la cantidad de víctimas no ha podido precisarse.

Los grupos de oposición en el exilio en Londres y en Ginebra, en todo caso, aseguran que los muertos por la represión suman 208 personas, y más de 1.000 los heridos.

El recuento, que detalla también que frente a cierta confraternidad entre la policía y los manifestantes el régimen sacó al Ejército y comenzó a disparar con ametralladoras y morteros, fue difundido por la web Liby al Youm.

En el mismo lugar se da cuenta que algunas ciudades del interior fueron tomados por las columnas de protesta, y durante horas permanecieron “liberadas” del control del Estado; así como algunas emisoras de radio.

La televisión oficial libia, Jana, ha ignorado todas las protestas, y en su lugar sólo ha emitido unas imágenes del coronel Khaddafi junto a fieles del gobierno, que lo vitoreaban en la Plaza Verde de Trípoli; la única mención en los medios oficiales a las protestas denuncia la actuación de “conspiradores extranjeros”, haciendo referencia a los servicios secretos israelíes.

Como podía preverse, dado el hermetismo y el puño de hierro con que Khaddafi maneja Libia desde hace 42 años, la respuesta de su gobierno ha sido la más letal de los numerosos levantamientos que sacuden el mundo árabe.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Egipto en transición militar (13 02 11)

Egipto en transición militar

.

.

 

Finalmente, tras haberse conocido que la cúpula del ejército no había avalado el discurso del ex presidente egipcio Hosni Mubarak, en el que éste anunciaba que permanecería al frente del gobierno, un comunicado militar anunció el viernes pasado que asumía la conducción provisional de la república.

El golpe militar sorprendió a los propios generales retirados que integran el gobierno provisional nombrado por Mubarak (el primer ministro, el general Ahmed Shafiz, daba una conferencia de prensa al momento de difundirse la proclama del golpe), y a los dirigentes opositores, que esperaban ser convocados a integrarse a una transición civil.

En su lugar, los generales anunciaron que convocarán a un “comité de especialistas” para analizar algunas reformas constitucionales –aunque no especificaron qué artículos en particular- que luego someterán a referéndum, y que ocuparán el Poder Ejecutivo y la representación de Egipto en el exterior hasta que unas nuevas elecciones presidenciales –que no se llamarían antes de seis meses- vuelvan a constituir gobierno.

En el interín, el Congreso permanecerá suspendido, lo mismo que la vigencia de la Carta Magna, aunque el comunicado castrense lleva tranquilidad a los mercados (nada cambiará en la política económica y monetaria), y a los países vecinos, afirmando que el tratado de paz con Israel, firmado en Camp David, sigue vigente.

Si bien las últimas elecciones legislativas tuvieron múltiples denuncias de fraude generalizado (que habían llevado al propio Mubarak a decidir que serían revisadas), la suspensión de la vigencia constitucional es menos comprensible que la disolución del cuerpo parlamentario, que coloca a Egipto en manos de una dictadura militar.

Tampoco se anunció el fin a la polémica Ley de Emergencia, vigente desde 1981 y uno de los principales puntos de reclamo por parte de las protestas. Esta disposición, supuestamente extraordinaria, permite detenciones arbitrarias, imposición de toques de queda y suspensión de derechos civiles, en aras de la seguridad interna del Estado.

Por todas estas razones, un grupo de unas 2.000 personas permanecían en la emblemática plaza Tahrir, tras la algarabía y los festejos populares por la caída del “rais” durante todo el fin de semana. Los manifestantes seguían pidiendo claridad en el nuevo tiempo político, la inclusión de la oposición en la transición, y la derogación inmediata de la Ley de Emergencia.

Aunque en la céntrica explanada cairota permanecía este grupo de activistas, la capital egipcia se preparaba para recuperar lentamente una normalidad que ha estado ausente de la vida social en las últimas tres semanas, el Canal de Suez volvió a operar normalmente y estaba previsto que hoy abriesen las oficinas públicas así como los comercios, aunque no estaba claro si los establecimientos escolares harían lo propio.

Después de la escalada espontánea que tomó fuerza, de una manera inédita para todo el mundo árabe, a partir del 25 de enero en El Cairo, la alegría popular del fin de semana comenzaba a dar paso a una esperada rutina ciudadana.

Grupos de ciudadanos se organizaron para barrer las calles y quitar los escombros de la plaza Tahrir que habían servido para las barricadas; algunos llevaban carteles con la inscripción “Perdone las molestias. Estamos construyendo un nuevo Egipto”.

.

.nelson.specchia@gmail.com

.

.