Archivo de la etiqueta: paro

Más huelga en Grecia (20 10 11)

Huelga y batallas civiles vuelven a paralizar Grecia

El nuevo paro general activo provoca severos enfrentamientos con la policía  

.

.

ATENAS.- Con una violencia social cada vez menos controlable, Grecia volvió a declarar ayer una huelga general, que durante dos días paralizará la menguada actividad productiva y comercial, al tiempo de frenará toda la administración pública en sus diferentes niveles.

La sociedad helena ha vivido durante todo este año una sucesión de movilizaciones populares, que se oponen a los crecientes recortes presupuestarios con que el gobierno socialdemócrata de Giorgios Papandreu intenta campear la grave crisis estructural de la economía de las islas. Los compromisos del gobierno con las agencias financiadoras, nucleadas en la misión conjunta del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Central Europeo (BCE), según lo dispuesto por el liderazgo continental a instancias de la canciller alemana Ángela Merkel, imponen una carga gravosa a toda la sociedad, muy especialmente a los asalariados.

El cierre de puestos de trabajo, los despidos masivos de empleados públicos, la quita de derechos sociales en salud y educación, la reducción de jubilaciones y pensiones, y el aumento de la presión impositiva, han llevado el descontento social a límites extremos, y han provocado la reacción de las organizaciones gremiales, que aseguran que esta huelga será la mayor vivida en Grecia en su historia moderna.

La nueva medida de fuerza general intenta frenar la votación del Parlamento prevista para esta tarde, mediante la cual el Legislativo facultaría al gobierno a aplicar toda una nueva serie de medidas restrictivas en el gasto público, para cumplir con las metas exigidas por el FMI para librar nuevos giros del “salvataje” de 110.000 millones de euros comprometidos para atender a los vencimientos de deuda pública.

Por otra parte, el quiebre de toda instancia de diálogo entre los gremios y la Administración de Papandreu, ha llevado a que cada nueva movilización dispare enfrentamientos más violentos. En la víspera, la primera jornada de la huelga concentró a cerca de 100.000 personas, que se congregaron en la céntrica plaza de Syntagma; allí un nutrido grupo de jóvenes comenzó a arrojar piedras y bombas incendiarias contra policías en las escalinatas del Parlamento, que obligaron a los cuerpos de seguridad a replegarse al interior de los edificios oficiales.

En la sede del Ejecutivo, inclusive llegaron a incendiar las garitas la Guardia Presidencial, mientras otras columnas arrancaban pedazos de mármol de los frentes de edificios, con martillos y barretas. Otros disturbios similares se repitieron en las principales ciudades del interior.

El gobierno, sin embargo, afirmó que seguirá adelante con los planes de ajuste, ya que si no recibe el siguiente tramo del giro del FMI, no podrá abonar los sueldos de noviembre.

Euros a salvo

Los sindicatos que han convocado a una nueva huelga general insisten en que el gobierno quiere hacer pagar el costo de la crisis a los asalariados.

Y la difusión de la noticia, en la tarde de ayer, de que los grandes capitales griegos han escapado de las islas hacia los seguros refugios de Suiza, enardeció aún más los ánimos.

Las clases helenas acomodadas han desviado más de 200.000 millones de euros a los bancos suizos desde el comienzo de la debacle financiera, según los cálculos del instituto alemán Berger, publicados en el diario germano Bild.

La fuga de capitales ante la posible quiebra del país y la instalación de algún tipo de “corralito”, no ha intentado ser frenada por ninguna medida del Ejecutivo de Giorgios Papandreu, del Partido Socialista Griego (Pasok).

.

.

Twitter:   @nspecchia

.

 

Anuncios

Los “indignados” terminan favoreciendo a la derecha en España (23 05 11)

 La revuelta juvenil española decide ignorar las elecciones

Las asambleas se expanden a varias ciudades, aunque no se define su continuidad     

.

.

MADRID.- El acontecimiento político más original que vive Europa en estos días, la movilización popular y espontánea de miles de personas –mayormente jóvenes- que comenzó el domingo 15 de mayo en la madrileña Puerta del Sol, ha ignorado la jornada electoral de ayer, que dirimió la mayoría de gobiernos autonómicos y la totalidad de los municipales en España.

Las concentraciones de jóvenes (a los que se sumaron desocupados, trabajadores precarios, profesores, empleados públicos, jubilados, y muchos ciudadanos descontentos con el manejo que el gobierno ha hecho de la crisis económica), comenzaron con consignas antisistema y por los ya usuales canales de las redes sociales por internet, y tuvieron una respuesta multitudinaria que se dio, además, en coincidencia con el último tramo de la campaña electoral.

Si bien todas las encuestas y mediciones previas anticipaban una victoria de la oposición del derechista Partido Popular, no estaban claras las consecuencias que podría traer la irrupción del movimiento de los “indignados”, que en la variedad de las demandas planteadas en las asambleas pedían “votar contra todos” mediante el voto en blanco o nulo. Las tendencias previstas en los sondeos preelectorales, sin embargo, se han confirmado, otorgando una victoria arrolladora a la oposición, por lo cual la incidencia de las concentraciones y las acampadas en las plazas céntricas de las principales ciudades españolas parece haber sido marginal en la tendencia de los votantes.

Por su parte, tampoco los integrantes de los campamentos han seguido con ningún interés los resultados parciales del escrutinio en la tarde de ayer, donde las asambleas seguían discutiendo unas agendas de temas abiertos (desocupación, precariedad laboral, jubilaciones, relación Estado-Iglesia, costos del ajuste económico estructural, etcétera), ignorando los resultados parciales que se difundían por los medios de comunicación; coherentes quizás con una de las consignas que pueden leerse en las originales pancartas de la plaza: “no estamos contra el sistema, pero el sistema está contra nosotros”.

De estas asambleas, también salió anoche la resolución de los “indignados” de permanecer en la ocupación de la Puerta del Sol, “como mínimo” por una semana más, en reclamo de “un cambio político y social” de raíz.

El principal problema que manifiesta el movimiento es que esta demanda de cambio no termina especificándose aún en una agenda de políticas específicas, que puedan presentarse a las instancias gubernamentales para su aplicación.

De momento, el nivel del discurso –que se autodenomina “revolucionario”- sigue estando en el reclamo principista. Reivindica una “sociedad nueva”, que dé prioridad a las personas por encima de los intereses económicos, un cambio en la conciencia social. Pero si no logra traducir este discurso hacia un plano más pragmático, el movimiento corre el riesgo de diluirse en su misma vaguedad.

Algo similar ya ocurrió en 2005, con la ola de protestas juveniles que recorrió los suburbios parisinos (la “banlieue”), protagonizadas por jóvenes desencantados, franceses descendientes de inmigrantes africanos recientes, que alcanzó cotas altas de movilización pero que ante la carencia de estructura o programa, terminó diluyéndose.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Los trabajadores europeos reaccionan contra el ajuste (08 09 10)

LOS SINDICATOS EUROPEOS COORDINAN UNA MOVILIZACIÓN CONTRA EL AJUSTE

La primera gran huelga continental se convoca para el 29 de septiembre

.

.

Las centrales gremiales europeas están caldeando el fin del verano con huelgas y movilizaciones en varios países, en preparación a la anunciada jornada continental de protesta contra las políticas adoptadas por los gobiernos de la Unión Europea para enfrentar la crisis económica, y que como rasgo general apuntan a la contracción de derechos sociales, salarios y jubilaciones.

En la víspera, sendas huelgas en Francia y en Inglaterra pararon las economías. Los trabajadores franceses marcharon para rechazar el proyecto de reforma social del gobierno conservador del presidente Nicolás Sarkozy, que planea elevar la edad jubilatoria para ahorrar recursos y mejorar los ingresos fiscales del país.

En Londres, por su parte, las marchas contra la Administración “tory” de David Cameron intentan frenar el anunciado plan de austeridad, que supone ahorrar 7.260 millones de euros recortando prestaciones sociales.

En otros países de la UE la situación es similar: En España, José Luís Rodríguez Zapatero terminó plegándose a la estrategia encabezada por la canciller alemana Ángela Merkel, y anunció un drástico plan de recorte de gastos del orden de los 15.000 millones de euros, con retrocesos salariales y subas de impuestos; las dos centrales sindicales anunciaron la primera huelga general que le harán al gobierno socialista.

En Grecia, uno de los primeros países en sufrir el terremoto de la crisis en las cuentas públicas, el gobierno congeló los salarios de los funcionarios, subió dos puntos el IVA y los impuestos a varios de los principales rubros de consumo masivo; el ejecutivo de Georgios Papandreu soporta, desde el anuncio de estas medidas, continuas huelgas y movilizaciones de protesta.

Merkel, mostrando el ejemplo de lo que predica, lanzó el mayor ajuste de su historia, recortando más de 10.000 puestos de trabajo en el sector público.

Frente a esta ola, la Confederación Europea de Sindicatos (CES), integrada por 82 confederaciones gremiales nacionales de 36 países, convocaron a una jornada europea de protesta para el próximo 29 de septiembre, cuando espera juntar a unas cien mil personas marchando por el centro de Bruselas, sede de la Comisión Europea, y movilizaciones de acompañamiento en la mayoría de los países de la UE.

.

DURÁO, EL BLANDO

José Manuel Duráo Barroso, el presidente de la Comisión Europea, es un hombre dúctil.

Un blando, aunque su apellido denote lo contrario.

Así, Duráo fue un trotsko tempranero, luego se afilió al maoísta Partido Comunista de los Trabajadores Portugueses, el Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado; luego, cuando los vientos movieron la veleta, se pasó al Partido Social Demócrata. Para cuando fue elegido primer ministro de Portugal ya era un conservador convencido, que apoyó la invasión de Irak e implementó un neoliberal ajuste económico.

Su deriva hacia la derecha lo alojó al frente del ejecutivo de la Unión Europea, y su ductilidad ahí lo mantiene.

Desde ese lugar, Duráo Blandoso asegura ahora que todos tendrían que trabajar jornadas más extensas durante una mayor cantidad de años.

Y lo mejor: los europeos deben esforzarse para así “ganar la batalla a los países emergentes”. Es muy difícil imaginarse qué película está viendo este hombre.

N. G. S.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.