Archivo de la etiqueta: Nicolás Maquiavelo

La luna de miel tiene fecha de vencimiento (28 03 2009)

La Voz del Interior, Sábado 28 de marzo de 2009     

http://www.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=502308

.

La luna de miel tiene fecha de vencimiento

.

Por Nelson Gustavo Specchia

.

barack-obama-mosaic-portrait

.

.
Nicolás Maquiavelo recomendaba al Príncipe aprovechar al máximo los primeros 100 días de gobierno. Durante ese tiempo, decía Maquiavelo, todo será halagos, felicitaciones, vítores. Es el momento de la máxima confianza, de la renovación del sueño de la política, de la esperanza.

.
Por eso Maquiavelo le recomendaba al Príncipe usar ese tiempo de gracia, esos primeros 100 días de luna de miel entre el gobernante y el pueblo, para tomar las decisiones fuertes y dolorosas que necesitaría a lo largo de su período de gobierno. Es posible, razonaba el florentino, que te perdonen en estos primeros 100 días, luego las críticas perderán indulgencia.
.

¿Vivimos aún los 100 primeros días de la era Obama, o ese simbólico tiempo de gracia empezó a terminar, y los actos y proyectos del líder norteamericano comienzan a mirarse con ojos menos complacientes?
.

Quizá algo de esto haya. Obama lanzó su cuarto plan de rescate financiero para empresas y bancos, y los grandes popes del análisis político y económico –incluidos dos premios Nobel– dicen que sus planes no son más que un refrito de los manotazos de los últimos días de Bush, y que no resolverán nada.
.

Para colmo, desde los organismos multilaterales los diagnósticos de la crisis se hacen cada día más duros.

.

Esta semana le tocó el turno nada menos que a una vocera del Banco Mundial, la nigeriana Ngozi Okonjo-Isweala, quien, frente a la tan esperada reunión del G-20, que comenzará el 2 de abril en Londres, advierte a los países ricos sobre una oleada de disturbios sociales y crisis políticas que podría desencadenarse en los países pobres del mundo si no se los ayuda.
.

Según la señora Okonjo-Isweala, cientos de miles de trabajadores pierden sus empleos en los países en desarrollo y las redes de protección social no responden, por lo que es preciso aportar más recursos financieros al “fondo de vulnerabilidad” del Banco Mundial, habida cuenta de que la crisis podría causar 90 millones de muertes y elevar a casi mil millones las personas que pasan hambre en el mundo. Cuando este tipo de advertencias vienen de una directora gerente del Banco Mundial, encienden una alarma más que notoria.
.

Redistribución. La postura de los organismos multilaterales, al parecer, es advertir a los países grandes que la estrategia no pasa –al menos exclusivamente– por poner dinero en efectivo en los paquetes de medidas fiscales y en planes dirigidos a la banca y a las grandes empresas, sino que debería haber una parte de esa masa de dinero orientada hacia la asistencia directa a los pobres, a ese enorme conjunto de países que no tienen un escaño en la mesa del G-20.
.

El propio Barack Obama se dirigió esta semana a los líderes del G-20. De una manera bastante insólita para un presidente norteamericano, mediante una nota periodística publicada en el International Herald Tribune, urgió a los países más desarrollados a acordar una estrategia para reflotar la economía mundial.
.

Su columna coincidió con las primeras reacciones del nuevo programa para salir de la crisis, que se asienta en la persuasión a inversores privados para que compren hasta un billón de dólares en “activos tóxicos”, esos bonos que, en gran medida, son los responsables del colapso financiero que vivimos.
.

Pero los dulces 100 primeros días parecen terminar. Como respuesta al plan de rescate, el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz opinó que difícilmente funcione; que el “plan Geithner”, como lo llama, está lleno de defectos, y que tiene “incentivos perversos”. Esto último, porque el gobierno utiliza al contribuyente para asegurar el riesgo de pérdidas en el valor de esos activos, al tiempo que ofrece potenciales beneficios a inversores privados. O sea, otra vez el orden es: primero la banca y los empresarios, y en segundo término, la gente común.
.

Incluso si el plan lograra limpiar las masivas “deudas tóxicas” de los bancos, eso no implicaría que las firmas estén dispuestas a conceder nuevos préstamos, mientras que una mayor carga impositiva para financiar estos planes del gobierno podría debilitar aún más a los consumidores estadounidenses, razona Stiglitz.
.

El otro premio Nobel tan escuchado en estos días, Paul Krugman, se expresó en el mismo sentido: “No va a funcionar, es más que decepcionante”, fueron sus duras palabras. Se acabaron los primeros 100 días.
.

El “plan Geithner” tiene riesgos. Si fracasa, como advierten las grandes voces del análisis económico, ¿estaría Obama dispuesto a nacionalizar las empresas y la banca?

.

.

.

Profesor de Política Internacional Universidad Católica de Córdoba

.

Anuncios