Archivo de la etiqueta: narcotráfico

Droga y sangre en Tamaulipas (27 08 10)

Droga y sangre en Tamaulipas

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Tamaulipas es una bella lengua de tierra mexicana bañada por las aguas azules del Caribe, con ciudades medianas y hospitalarias, un interior rural de postal novohispana, y un largo brazo estirado hacia el noroeste, que marca durante decenas de kilómetros la frontera con el estado norteamericano de Texas. Encerrado entre Veracruz y las sierras de San Luis Potosí, esta geografía de playas for export y ranchos de tortillas y frijoles hace tiempo que ha perdido su frescura y sus colores de publicidad turística. En su lugar, el gris del miedo y el rojo de la sangre lo han ido cubriendo todo. Tamaulipas es ahora tierra del narco.

El narco ha pasado, en el breve lapso de una década, de ser una organización mafiosa y marginal, a ocupar todos los espacios de la vida pública; estableciendo sus propias leyes, códigos y condenas; permeando las fuerzas de seguridad y proyectándose incluso hacia el interior de los partidos políticos y las instituciones representativas.

Esta reconversión acelerada obedece a dos grupos de factores, unos internos y otros impuestos desde la realidad política exterior. En el primer grupo se deben incluir el aumento en los precios y en los beneficios del tráfico ilegal de estupefacientes, debido a las mayores trabas que éste encuentra en las vías de comercialización en el primer mercado consumidor del mundo. También han alimentado este crecimiento la debilidad de las fuerzas armadas, penetradas por los narcodólares, frente a unos ingresos legales paupérrimos. Pero el renacimiento del narco también se ha debido a factores externos, especialmente a la declaración de “guerra abierta” lanzada por el presidente Felipe Calderón, nada más asumir su mandato. Antes, el narco se limitaba a comprar policías y militares y tal vez algunos alcaldes, pero jaqueado abiertamente y puesto en el centro de la agenda política, se retuerce como un animal herido y ataca con más saña y más violencia que nunca. Desde la asunción de Calderón, en diciembre de 2006, la “guerra abierta” se va cobrando unas 28.000 muertes. Si el combate es a matar o morir, el narco no lo duda y sale a matar a mansalva. Y Tamaulipas, con su costa caribeña a la que pueden atracar botes clandestinos, su interior rural y débilmente institucionalizado, y su larga frontera con los Estados Unidos, tiene todas las condiciones para derivar en un narcoestado.

La horrible masacre de inmigrantes descubierta esta semana en un rancho de Tamaulipas (la más grande que se recuerde en el México contemporáneo), así como el asesinato del candidato a gobernador en junio pasado, revelan hasta qué punto el narco está dispuesto a llegar, para establecer sus códigos y su ley en un territorio que ya considera propio.

ASALTAR LA GOBERNACIÓN

Desde hace tiempo que hay sospechas fuertes de las “contribuciones” de las organizaciones de narcotraficantes al poder político, tanto en las costosas campañas electorales, como en los gastos de la gestión gubernamental. Estipendios de dinero negro que luego siempre encuentran la manera de retornar en forma de favores o disposiciones administrativas que le dan aire a las mafias. Pero en estos tiempos el narco ya no se contenta con los sobornos o las corruptelas a políticos intermedios, sino que muestra las intenciones de colocar a hombres afines en los puestos de mando.

El 28 de junio de 2010, en medio de una “balacera”, fue asesinado Rodolfo Torre Cantú, candidato seguro a gobernar Tamaulipas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Torre Cantú, un político de la vieja escuela priísta mexicana, había basado toda su campaña en la promesa de que cerraría la puerta de la gobernación al narco. A media mañana de ese día de junio, cuando ya las papeletas con su nombre estaban impresas y faltaban sólo unas horas para que abrieran las mesas electorales, la custodiada comitiva del candidato fue emboscada por los sicarios del narco, un batallón disciplinado y bien entrenado (de hecho, sus efectivos fueron militares y policías antes de engrosar las filas de este ejército clandestino), del cual ni Torre Cantú ni sus asesores, secretarios, jefes de campaña ni guardaespaldas salieron vivos.

Las elecciones estaduales, en Tamaulipas y en otros once estados mexicanos no se suspendieron, y el domingo siguiente, 4 de julio, el hermano del asesinado candidato concurrió en su nombre, y ganó la gobernación. El asesinato de Torre Cantú fue el más grave atentado político del México actual, que retrotrae la imagen a aquellos tiempos de la violencia institucionalizada, cuando las pistolas al cinto y las cananas cruzadas formaban parte del paisaje. El candidato fue reemplazado por su hermano, pero el mensaje del narco quedó grabado a fuego, tanto para Tamaulipas como para el resto de las gobernaciones federales, especialmente en los territorios del fronterizo borde norte.

MIGRANTES Y CAUTIVOS

La debilidad institucional impacta con mayor intensidad cuanto más débiles sean los colectivos sociales (más en el campo que en la ciudad, más en los barrios periféricos que en el centro, más en los pobres que en los sectores acomodados). Los migrantes que vienen desde Centroamérica y cruzan Tamaulipas hacia la frontera norteamericana, integran esos colectivos débiles que aprovecha el narco. En estos grupos de ilegales que se desplazan sin papeles y sin derechos, el narco busca apropiarse de los ahorros que llevan para pagar a los tratantes de la frontera, o bien incorporarlos a sus filas como sicarios. En el caso de que no consigan uno de esos dos objetivos, o ninguno, no dudan en masacrarlos. Este parece haber sido el caso de los 72 inmigrantes fusilados, maniatados y con los ojos vendados, a lo largo del paredón de un rancho de Tamaulipas esta semana.

La matanza ha conmocionado a México, a la opinión pública de los sureños estados norteamericanos, y a toda la región. Un hecho que, más allá de la gravedad propia que encierra, también pone de manifiesto una perversa práctica habitual. La matanza de Tamaulipas -58 hombres y 14 mujeres provenientes de El Salvador, Honduras, Ecuador y Brasil- forma parte de esa espiral de violencia que no deja de crecer, y que, como una consecuencia diametralmente opuesta a la esperada, ha provocado la política de “guerra abierta” del presidente conservador Felipe Calderón. Los cuerpos descoyuntados y apilados unos sobre otros, con las manos atadas a la espalda y los ojos vendados con trapos, fueron descubiertos por personal de la marina mexicana, después de que un hombre herido de bala pidiera socorro en un puesto de control caminero, y relatara la carnicería.

Los infantes de marina se trasladaron en helicópteros artillados a la zona, donde el ejército del narco defendió sus posiciones a balazos. Tras la batalla, los marinos confiscaron rifles M-4, fusiles AK-47, escopetas calibre 12, rifles calibre 22, cargadores, cerca de 7.000 cartuchos, chalecos antibalas y uniformes camuflados. Los pertrechos de un auténtico ejército. El sobreviviente, un migrante ecuatoriano de 18 años, reveló que los narcos les ofrecieron convertirse en sicarios, con un sueldo mensual de 2.000 dólares, y que cuando se negaron, la orden fría fue fusilarlos a todos.

Por la profesionalidad de la acción militar, todas las señales apuntan a Los Zetas. Este ejército irregular está compuesto por desertores de las fuerzas armadas mexicanas, asociados a ex efectivos de grupos de élite del ejército de Guatemala (los “kaibiles”), entrenados para la lucha contrainsurgente por expertos militares norteamericanos en los años 80 y 90. Además de su enfrentamiento con las tropas gubernamentales enviadas por el presidente Calderón, las facciones narco luchan entre ellas por el control de los espacios cercanos a la frontera. Los Zetas constituían hasta hace algunos meses el brazo ejecutor del cartel del Golfo, pero ahora parece que se han escindido y han tomado vuelo propio, lo que les lleva a luchar también contra sus ex patrones.

Entre los unos y los otros, los más desfavorecidos quedan en el medio. A la sangría existencial que significa, de por sí, lanzarse a cruzar los llanos y las sierras mexicanas para llegar al Río Grande y la frontera con los Estados Unidos (donde, además, los esperan las leyes anti-inmigración tan en alza en estos tiempos), deben sumar el riesgo de caer en manos del narco. Según proyecciones sobre cifras oficiales, cerca de 40.000 inmigrantes procedentes de Centroamérica serían secuestrados anualmente en México por las bandas de narcotraficantes. El pedido de rescate a sus familiares en Norteamérica, la esclavitud sexual, o la conversión en sicarios, es el destino más usual para estos miles de pobres arrastrados por su propia miseria.

O el paredón y la muerte, como en Tamaulipas.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Distención en América del Sur (12 08 10)

CAMBIO DE CLIMA POLÍTICO EN LA REGIÓN SUDAMERICANA TRAS LA CUMBRE

Venezuela y Colombia abren un tiempo de distención tras cinco años de litigios

.

.

La reunión entre los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, concertada por el secretario de la Unión Sudamericana de Nacionales (Unasur), Néstor Kirchner, en la estancia de Santa Marta, ha resultado un éxito celebrado en todo el mundo.

Con un retrato de Simón Bolívar como testigo del encuentro, los primeros mandatarios se reunieron a solas, apenas unas horas después de que Santos asumiera la jefatura de la Administración colombiana, y en uno de sus primeros actos de gobierno.

Hacia el final de la tarde de ayer, luego de la reunión personal de los presidentes, y de otros encuentros con participación de Kircher y de los ministros de Exteriores de ambos países, los mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que presentaron el documento que prevé los pasos a seguir en el acercamiento bilateral “sobre la base de un diálogo transparente”.

Sin esquivarle al espinoso tema de la guerrilla, que fue determinante para la ruptura final de las relaciones entre ambos países, Santos anunció el compromiso de Chávez de no permitir la presencia de grupos armados en su territorio, compromiso ratificado públicamente por el venezolano: “Hemos patrullado y no hemos conseguido ningún campamento guerrillero, pero ni uno”, dijo; y también recordó que el ejército de Venezuela se ha enfrentado en el pasado a la guerrilla, a los paramilitares y a los narcotraficantes colombianos.

Sobre los principales temas de la agenda bilateral, los mandatarios consensuaron el establecimiento de cinco comisiones de trabajo, que van desde las maneras de saldar la deuda externa venezolana con los empresarios colombianos, acordar la competitividad económica, el manejo de inversión social, las infraestructuras a lo largo de la frontera, y una comisión general para la seguridad binacional.

Desde Brasil a Francia, desde Washington a México, prácticamente todo el arco político internacional saludó la reunión, en tono de satisfacción y tranquilidad. Ecuador, que espera también restablecer pronto sus relaciones con Colombia, expresó su “complacencia”; y la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, se pronunció a favor de una “solución positiva” para el largo diferendo entre los países vecinos.

Clinton también felicitó el papel desempeñado por Argentina y por el ex presidente Kirchner a la hora de “alentar una solución pacífica”, y aseguro que su país continuará apoyando estos esfuerzos. El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, cuyo organismo fue un tanto desplazado por la iniciativa diplomática de la Unasur, expresó su confianza en que se “mantenga y expanda” el espíritu de cooperación surgido en la cumbre de Santa Marta.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

México: ni PRI ni narco (08 07 10)

MÉXICO, ni PRI ni narco

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

México, el gigante latinoamericano que vive en tierras del Norte, transita un tiempo de definiciones. “Demasiado lejos de Dios, y demasiado cerca de los Estados Unidos”, ubican –con un dejo de cínico derrotismo- los mexicanos a su tierra. El presidente Felipe Calderón, que inició su período gubernamental con denuncias de fraude y manipulación de la voluntad popular, para legitimarse concibió una vía arriesgada: la guerra abierta a ese narcotráfico que permea la política, las policías y hasta el ejército y la magistratura. Le declaró la guerra, claro, confiando en que la ganaría, pero a poco andar descubrió que el enemigo era aún más complicado y grande de lo que había calculado y que la guerra podía perderse.

El narco, por su parte, que hasta la declaración abierta y mediática de las hostilidades conformaba una red subterránea de alianzas mafiosas, atacado de frente salió a defenderse matando a diestra y siniestra, matando a los sicarios rivales, matando a los que transgredían la ley del silencio, matando a los policías y militares (a sueldo suyo desde hacía años) que quisieran salirse de las nóminas ahora, matando indiscriminadamente para dejar sentado quién manda en las pequeñas poblaciones alejadas del poder central.

Y, en definitiva, matando a aquellos candidatos que no se avinieran a reconocerlos como actores en el complejísimo entramado político. El narco ya no se contenta con apoyar o financiar algunos candidatos, sino que parece decidido a sacar de carrera a aquellos que hayan manifestado hacerles frente. El asesinato a plena luz del día del candidato a gobernador del estado de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, y de toda su comitiva de ocho hombres armados, cuando el proceso electoral estaba ya tan avanzado que hasta los votos estaban impresos con su nombre y no había posibilidad de rectificar las papeletas, parece decir claro y quedamente: “si vamos a un norcoestado, a los candidatos los ponemos nosotros; esta es nuestra manera de votar.”

Y para que la cuadratura del círculo crítico estuviera completa, el presidente Calderón debió hacer frente, en esta curva descendente de su popularidad y de su mandato, al brutal empellón del PRI, el viejo Partido Revolucionario Institucional, que gobernó hegemónicamente México desde la normalización institucional posterior a la revolución zapatista, en 1929, hasta el año 2000.

Con el nuevo siglo, el PRI entró en una crisis de desgranamiento y perdió el gobierno a manos de Vicente Fox. Pero se ha recompuesto durante estos años, ocupando la inédita postura de la oposición en el gobierno federal y en un buen número de estados, y en las elecciones de esta semana lanzó una fuerte andanada para recuperar alcaldías y gobernaciones, con miras de quedar en la línea del frente y volver al Palacio de la plaza del Zócalo en las próximas presidenciales de 2012.

Pero la sociedad mexicana, la culta, hospitalaria y dúctil población de “Nueva España” acaba de dar una muestra más de su desarrollo democrático y de la seriedad con que enfrenta el conflicto interno que desangra al país. Los comicios del domingo pasado, 4 de julio, han logrado decir, simultáneamente, que no a las pretensiones del narcotráfico de secuestrar y controlar la política nacional, y que no a las nuevas intenciones hegemónicas del PRI reconstruido. Diversidad y participación democrática, ese parece haber sido el principal mensaje de los votantes mexicanos.

NI TANTO NI TAN POCO

Después de la sorpresa que significó dejar la residencia presidencial de Los Pinos, el Partido Revolucionario Institucional se enfrentó a su propia historia, y comenzó a planificar algunos intentos de renovación. Pero en la década que lleva fuera del gobierno, tres escenarios hicieron que el PRI calculara su vuelta triunfal en estas elecciones regionales, y desde ellas ya se viera irrumpiendo nuevamente en el poder central en 2012. En primer lugar, el recambio generacional de la vieja guardia dirigente terminó colocando en la cabeza del PRI a una mujer, Beatriz Paredes, que parece sintetizar en su persona los capítulos más importantes de la trayectoria política del viejo partido –la activa participación del Estado en la regulación de la vida política- y las imprescindibles tendencias de actualización contemporánea –una mujer comandando la primera fuerza legislativa de una sociedad caracterizada por su acendrado patriarcalismo-. La señora Paredes, con su peinado a lo Frida Kahlo y sus amplias túnicas de colores vivos y motivos indígenas, es una imagen rara y distinta en la política mexicana, tan habituada a machos, charros, pistolas y botas tejanas.

El segundo elemento que dio alas al PRI fue la constatación que las fuerzas políticas que habían logrado expulsarlo del Zócalo eran, andando el tiempo, gigantes con pies de barro. El PRI sabe cómo se hace política y cómo se la mantiene, no en vano construyó poder desde el poder durante más de setenta años. El derechista Partido Acción Nacional (PAN) que vino a sustituirlo, en cambio, agotó su novedad en el sexenio del presidente Vicente Fox (uno de esos charros de sombreros grandes y botas altas), y llegó sin fuerzas al período de Felipe Calderón. Cuando al actual presidente le quedan aún dos años y medio, su gobierno está vacío de ideas y de nombres, y muchos (como el ex canciller de Fox, Jorge Castañeda) sostienen que tuvo que “inventar” la guerra abierta contra el narcotráfico para llenar de sentido su gestión presidencial.

Y el tercer elemento que llevó a que el PRI cantara victoria segura en los doce estados que ponían en juego sus gobernaciones fue la constatación que la izquierda, siguiendo una de sus tradiciones más ancestrales, seguía dividida. El ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador no ha podido salir aún de la zozobra en que cayó tras las elecciones de 2006. Su agrupación, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), siempre dijo que había ganado esas elecciones, e inclusive Andrés Manuel “juró” el cargo de presidente en la plaza del Zócalo. Pero la justicia electoral dictaminó que había perdido, por menos de un uno por ciento, a manos del oficialista Felipe Calderón. La izquierda nunca había estado tan cerca del poder en México, y desde entonces busca una nueva alternativa, pero al mismo tiempo se divide en fracciones que pujan por ocupar el lugar de Andrés Manuel.

Con la derecha agotada y la izquierda dividida, el viejo PRI comandado por Beatriz Paredes vio su oportunidad y a los cuatro vientos aseguró que volvía a por todas. De las 12 gobernaciones en juego aseguró que ganaría en las 12. Pero no ganó. Al contrario: el PRI perdió en tres estados en los que gobernaba desde hacía ochenta años (Sinaloa, Puebla y Oaxaca). Y los perdió de una manera ejemplarmente democrática: los dos partidos minoritarios se presentaron aliados, y juntos quebraron la hegemonía priísta. El camino a las elecciones de 2012, por ello, permanece abierto, y nadie tiene el futuro comprado.

CONTRA EL MIEDO

Por otras vías y con otros objetivos, también los grandes capos del narcotráfico querían que su presencia como actores –atípicos pero reales- de la mecánica política mexicana estuviera presente en las elecciones del domingo. La campaña de amedrentamiento a la población civil no ha conocido pausa ni retroceso en las últimas semanas, y se selló con el asesinato del candidato preferido por todas las encuestas preelectorales para convertirse en gobernador del estado de Tamaulipas.

Rodolfo Torre Cantú era un típico dirigente del PRI del México profundo, su territorio es una larga provincia costera bañada por las azules (y en estos tiempos enpetroladas) aguas del Golfo, y vecino de los estados de Nueva León, Chihuahua y Durango, donde el narco campea a sus anchas. En sus largos años de dominio, siempre el PRI estuvo sospechado de recurrir al asesinato político cuando las papas quemaban; ahora el narco le devuelve la moneda, y quita del camino a un candidato que había manifestado que apoyaría la embestida gubernamental contra la mafia de las drogas desde su gobernación.

Además de la clara advertencia a todo el arco político, el asesinato de Rodolfo Torre Cantú la semana anterior a la convocatoria a las urnas era un mensaje mafioso al propio electorado: cuidado a quien votas, o –aún mejor- no votes. Sin embargo, el sistema democrático reaccionó al miedo con sus propios anticuerpos. El PRI encontró en el hermano del candidato asesinado un reemplazo de emergencia, y Egidio Torre Cantú se hizo cargo del lugar del fallecido, se colocó un chaleco antibalas, y fue a votar rodeado de guardaespaldas. Ganó la gobernación con cerca del 70 por ciento de los votos.

SOSTENER EL SISTEMA

Y la población, en general, no se dejó amedrentar por los sicarios del narco. Sin chalecos antibalas ni tantos guardaespaldas los mexicanos concurrieron en masa, el nivel de participación no sufrió merma. Mientras los electores sostengan la participación en los comicios, el narcotráfico no podrá secuestrar el proceso democrático.

A Felipe Calderón le quedan dos años en el gobierno. Mediocre y desgastado, pero enteramente dentro de la competencia multipartidista y representativa. En un tiempo de definiciones, México, el gigante latinoamericano que vive en las tierras del Norte, tiene abiertas múltiples alternativas. Pero, a juzgar por los resultados del domingo, los mexicanos parecen haber comprendido que el juego republicano requiere de la diversidad y de la legitimidad que otorgan las formas democráticas: no están dispuestos a dejarle campo libre al narco, ni a que un partido único se quede exclusivamente con las palancas del poder.

La idea y los métodos del partido-Estado, hegemónico y excluyente, son parte de la historia. Ojalá.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

OEA: Seguridad y armamentos (08 06 10)

.

OEA: Concluye en Lima la Asamblea General
.
.

LIMA.- La Organización de Estados Americanos (OEA), el foro de diálogo entre los países de América, concluye hoy en la capital peruana su cuadragésima Asamblea, con una agenda centrada en la inseguridad que plantea el narcotráfico y las diferencias en torno a la reincorporación de Honduras.

La reunión de los Cancilleres fija habitualmente los trazos gruesos de las políticas exteriores de la región, aunque en los últimos tiempos el rol de la propia OEA ha sido puesto en entredicho.

Las dos aristas más importantes de crítica que recibe son la ausencia de Cuba y la poca eficacia en la defensa de las cláusulas democráticas.

El régimen comunista cubano fue expulsado en los años sesenta, y los intentos de reintegrar a la isla han chocado permanentemente con la postura de los Estados Unidos de Norteamérica, cuyo gobierno aporta el 60 por ciento de los 180 millones de dólares anuales que insume el mantenimiento del organismo regional con sede en Washington.

La 40º Asamblea General fue inaugurada por el presidente peruano Alan García y el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, que fue reelegido para un nuevo período de cinco años.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, participó de la inauguración, y tiene previsto seguir a partir de hoy una gira por la región, que la llevará a Colombia y a Ecuador. La ausencia del canciller brasileño, Celso Amorim, fue una de las más notorias, mientras la delegación argentina estuvo presidida por el ministro Jorge Taiana.

La cuestión de Honduras, y la postura favorable de los Estados Unidos a su reincorporación en el seno de la OEA sigue dividiendo aguas, Clinton propuso la creación de una Relatoría para la Democracia, que debería contribuir a definir más precisamente “lo que constituye una alteración inconstitucional”, declaró.

Su referencia parece apuntar a relativizar el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras, que la inmensa mayoría de los países latinoamericanos no admite ni reconoce al gobierno del actual presidente Porfirio Lobo.

.

SEGURIDAD Y ARMAMENTOS

LIMA.- El presidente peruano Alan García, anfitrión de la 40 Asamblea General, propuso que la OEA se centrara en detener la adquisición de armas en la región, mediante una declaración conjunta de los Cancilleres de toda América, que se debería firmar en la clausura prevista para hoy.

Paradógicamente, el gobierno peruano ha sido uno de los que han aumentado el gasto militar.

La inversión en armamentos aumentó en todo el mundo un 5,9 por ciento el año pasado, a pesar de la crisis financiera internacional.

En América latina el gasto militar supuso 34.000 millones de dólares en 2009, encabezado por Brasil, que incrementó su partida militar un 16 por ciento, y Colombia, con un 11 por ciento más. El tercer comprador de armas regional sigue siendo Chile.

Venezuela, por el contrario, gastó un 25 por ciento menos.

Estados Unidos, en todo caso, sigue a la cabeza en el mundo, con un gasto de 661.000 millones de dólares, el 43 por ciento del total mundial.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Honduras: asesinatos de periodistas (22 04 10)

HONDURAS CADA VEZ MÁS PELIGROSA TRAS EL GOLPE CONTRA MEL ZELAYA

.

Los periodistas se convierten en objetivos prioritarios de la violencia

.

.

.

La transición hacia la reinstalación democrática en Honduras, tras el golpe de Estado que derrocó al presidente constitucional del país, Manuel Zelaya, continúa pesando sobre la sociedad civil hondureña.

.

Entre los sectores más castigados por la represión violenta, que desde el golpe de Estado no ha cesado de afectar a la población, el libre ejercicio de la opinión en los medios de prensa constituye cada día una actividad más crítica y riesgosa. Durante los cuatro meses que lleva este año 2010, seis trabajadores de prensa han muertos violentamente, en circunstancias que nunca terminan de aclararse.

.

Ayer, la policía metropolitana informó que el periodista Georgino Orellana fue asesinado a tiros en San Pedro Sula, (la segunda ciudad del país, ubicada a unos 160 kilómetros al norte de la capital), al salir de su trabajo en el canal estatal de la Televisión Nacional tras cumplir su horario de rutina. San Pedro Sula concentra la actividad industrial de Honduras, y es una ciudad donde se registra una importante tasa de violencia asociada al narcotráfico.

.

El presidente del Colegio de Periodistas del país centroamericano, Elán Reyes, tras conocerse el asesinato de Georgino Orellana manifestó a los medios de prensa acreditados en Tegucigalpa que “los periodistas estamos en una situación de indefensión, de muerte. Demandamos del gobierno y de los cuerpos de seguridad que investiguen estos crímenes”.

.

Los ataques y asesinatos a periodistas de diferentes medios de comunicación comenzaron luego del golpe, durante el gobierno de facto de Roberto Micheletti, pero continuaron –e inclusive se han intensificado- desde que Porfirio Lobo asumiera la presidencia de un gobierno que no consigue aún el reconocimiento internacional, y en ningún caso han sido clarificados por el accionar policial ni investigados en las instancias judiciales. La Organización de los Estados Americanos (OEA) calificó a Honduras como uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión en toda América latina.

.

En este clima de inestabilidad, Roberto Micheletti, el dirigente que asumió el poder ejecutivo tras el secuestro y expulsión del país del presidente legítimo, volvió ayer a justificar su accionar, y aseguró que “jamás se arrepentirá” de haber tomado el poder tras el golpe del 28 de junio de 2009. Micheletti contestaba de esta manera a la movilización civil del Frente Nacional de Resistencia Popular, que surgió tras el secuestro de Manuel Zelaya, y que este martes pasado inició una campaña de firmas para exigir la convocatoria a una nueva Convención Constituyente.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Brasil se acerca a Estados Unidos (08 04 10)

ARMAS Y NARCOTRÁFICO CENTRAN LA AGENDA DE OBAMA EN LATINOAMÉRICA

.

.

La gira por países sudamericanos que desarrolla el secretario adjunto para el Hemisferio Occidental del gobierno estadounidense, el chileno Arturo Valenzuela, ha provocado un cruce de declaraciones entre las cancillerías, especialmente enfocadas en el espinoso tema de la presencia de militares norteamericanos en locaciones habilitadas a tal efectos en los países del sur.

.

Luego del debatido ofrecimiento del presidente colombiano Álvaro Uribe, para que el Pentágono dispusiese de siete bases en su territorio, la posibilidad de que un modelo similar se siguiera en Brasil despertó la alarma. Arturo Valenzuela, principal funcionario del departamento de Estado para América latina, había declarado que su gobierno se encuentra en tratativas con Brasilia para establecer una agenda común frente al narcotráfico, lo que incluiría la intención de los Estados Unidos de instalar bases militares en Brasil.

.

En este sentido, el diario O Estado de São Paulo publicó en su edición del 1 de abril que los ambos gobiernos habían comenzado a negociar la instalación en Río de Janeiro de una base naval para vigilar el tráfico de drogas en la región, después que el jefe del Comando Sur estadounidense, Douglas Fraser, se reuniera con el jefe de la Policía Federal brasilera, Luiz Fernando Correa, y con el ministro de Defensa, Nelson Jobim.

.

Pero la versión fue categóricamente desmentida por Marco Aurelio García, principal asesor del presidente Lula da Silva en cuestiones internacionales, “no hay ninguna posibilidad de que haya una base militar estadounidense en Brasil. Nosotros no tenemos doble discurso”, enfatizó García.

.

Valenzuela también relativizó la cuestión, al declarar ayer en Quito, tras reunirse con el presidente Rafael Correa, que las conversaciones con el gobierno de Lula son “parte de la política ordinaria”, y que buscan “establecer distintos marcos de acuerdos.” Aunque Valenzuela no descartó completamente que entre estos acuerdos pudiera estar el tema de la presencia de marines norteamericanos, la cooperación militar y de seguridad con Brasil responde a los avances de Rusia en la región, que sigue vendiendo armas a Venezuela.

.

Además, el acercamiento entre Brasil y EE.UU. tiene un capítulo comercial importante, ya que el gobierno de Lula da Silva ha decidido postergar el establecimiento de barreras arancelarias a las importaciones norteamericanas.

.

La gira de Arturo Valenzuela, que hoy llegará a Lima, estaría preparando un posible encuentro entre el presidente Barack Obama y los líderes de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), que Lula viene solicitando hace tiempo.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

nelson.specchia@gmail.com

.