Archivo de la etiqueta: Manuel Zelaya

Débil respado de la OEA al freno de las armas (09 06 10)

.

DÉBIL RESPALDO DE LA OEA AL FRENO DEL ARMAMENTISMO EN AMÉRICA

.

.

LIMA.- La cuadragésima cumbre de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunida desde el domingo pasado en la capital peruana bajo el lema “Paz, seguridad y cooperación en las Américas”, desplazó la atención del tema principal hacia el planteo de la reincorporación de Honduras en el seno de la organización, una propuesta capitaneada por la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton.

El tema de las compras de armamentos por varios países de la región (Brasil, Colombia y Chile en los tres primeros lugares), había sido planteado por el presidente peruano Alan García en el discurso inaugural de la Asamblea como prioritario.

García afirmó que las compras de armas en América latina ascenderán a más de 35.000 millones de dólares en los próximos años, a los que habría que sumar los 661.000 millones de dólares de las adquisiciones norteamericanas, las primeras del mundo.

Sin embargo, antes de inaugurarse la cumbre el recientemente reelecto secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, había declarado que el continente no se encuentra inmerso en una carrera armamentista, lo que venía a deslegitimar un tanto la solicitud del presidente peruano. Por ello, a pesar del lema convocante, no se esperaba que en la declaración final, cuyo borrador final se revisaba a últimas horas de ayer, se mencionara el tema en términos relativizados y sólo como aspiraciones, no como programa de las políticas exteriores de los países de América.

Por el contrario, la introducción de Honduras en la agenda de la cumbre de la mano de la secretaria Clinton, ocupó una buena parte de los debates de la víspera. En el programa de la reunión se había previsto que la hipotética reincorporación del país centroamericano, que se encuentra suspendido de la OEA desde el golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya el 28 de junio de 2009, se tratase en encuentros privados entre los cancilleres, en cambio Clinton logró trasladarlo al seno del plenario, “ha llegado el momento en que el hemisferio debe acoger nuevamente a Honduras en la comunidad interamericana”, exigió.

Sus palabras no fueron del todo bien recibidas por Brasil, cuyo canciller, Celsio Amorin, no se encuentra en Lima, pero que por los embajadores ante el organismo insistió en que el tema sólo puede destrabarse si Honduras permite que el depuesto presidente Zelaya retorne al país sin ningún tipo de persecución judicial. Los cancilleres acordaron la creación de una comisión de alto nivel que inicie las gestiones para el regreso de Honduras, informó el canciller peruano, José Antonio García. Esta comisión deberá presentar sus recomendaciones al pleno de la OEA antes del 30 de julio próximo.

.

Hillary: Gira sudamericana

QUITO.- Tras la Asamblea de la OEA, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton prosiguió con una gira en la que espera visitar Ecuador y Colombia.

En Quito, donde un alto funcionario norteamericano no aterriza desde hace una década, Clinton se reunirá con el presidente Rafael Correa, quien actualmente además ejerce la Presidencia de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

La agenda bilateral incluye conversaciones en torno a la cesión de siete bases colombianas a militares estadounidenses para la lucha contra el narcotráfico, tema que ha despertado el rechazo de varios miembros de la Unasur, ya que podrían ser un factor de desestabilización para la seguridad regional.

El miércoles volará a Colombia, donde se reunirá con el presidente Alvaro Uribe y con los candidatos presidenciales que competirán en la segunda vuelta, el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, y Antanas Mockus.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Anuncios

OEA: Seguridad y armamentos (08 06 10)

.

OEA: Concluye en Lima la Asamblea General
.
.

LIMA.- La Organización de Estados Americanos (OEA), el foro de diálogo entre los países de América, concluye hoy en la capital peruana su cuadragésima Asamblea, con una agenda centrada en la inseguridad que plantea el narcotráfico y las diferencias en torno a la reincorporación de Honduras.

La reunión de los Cancilleres fija habitualmente los trazos gruesos de las políticas exteriores de la región, aunque en los últimos tiempos el rol de la propia OEA ha sido puesto en entredicho.

Las dos aristas más importantes de crítica que recibe son la ausencia de Cuba y la poca eficacia en la defensa de las cláusulas democráticas.

El régimen comunista cubano fue expulsado en los años sesenta, y los intentos de reintegrar a la isla han chocado permanentemente con la postura de los Estados Unidos de Norteamérica, cuyo gobierno aporta el 60 por ciento de los 180 millones de dólares anuales que insume el mantenimiento del organismo regional con sede en Washington.

La 40º Asamblea General fue inaugurada por el presidente peruano Alan García y el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, que fue reelegido para un nuevo período de cinco años.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, participó de la inauguración, y tiene previsto seguir a partir de hoy una gira por la región, que la llevará a Colombia y a Ecuador. La ausencia del canciller brasileño, Celso Amorim, fue una de las más notorias, mientras la delegación argentina estuvo presidida por el ministro Jorge Taiana.

La cuestión de Honduras, y la postura favorable de los Estados Unidos a su reincorporación en el seno de la OEA sigue dividiendo aguas, Clinton propuso la creación de una Relatoría para la Democracia, que debería contribuir a definir más precisamente “lo que constituye una alteración inconstitucional”, declaró.

Su referencia parece apuntar a relativizar el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras, que la inmensa mayoría de los países latinoamericanos no admite ni reconoce al gobierno del actual presidente Porfirio Lobo.

.

SEGURIDAD Y ARMAMENTOS

LIMA.- El presidente peruano Alan García, anfitrión de la 40 Asamblea General, propuso que la OEA se centrara en detener la adquisición de armas en la región, mediante una declaración conjunta de los Cancilleres de toda América, que se debería firmar en la clausura prevista para hoy.

Paradógicamente, el gobierno peruano ha sido uno de los que han aumentado el gasto militar.

La inversión en armamentos aumentó en todo el mundo un 5,9 por ciento el año pasado, a pesar de la crisis financiera internacional.

En América latina el gasto militar supuso 34.000 millones de dólares en 2009, encabezado por Brasil, que incrementó su partida militar un 16 por ciento, y Colombia, con un 11 por ciento más. El tercer comprador de armas regional sigue siendo Chile.

Venezuela, por el contrario, gastó un 25 por ciento menos.

Estados Unidos, en todo caso, sigue a la cabeza en el mundo, con un gasto de 661.000 millones de dólares, el 43 por ciento del total mundial.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Honduras: asesinatos de periodistas (22 04 10)

HONDURAS CADA VEZ MÁS PELIGROSA TRAS EL GOLPE CONTRA MEL ZELAYA

.

Los periodistas se convierten en objetivos prioritarios de la violencia

.

.

.

La transición hacia la reinstalación democrática en Honduras, tras el golpe de Estado que derrocó al presidente constitucional del país, Manuel Zelaya, continúa pesando sobre la sociedad civil hondureña.

.

Entre los sectores más castigados por la represión violenta, que desde el golpe de Estado no ha cesado de afectar a la población, el libre ejercicio de la opinión en los medios de prensa constituye cada día una actividad más crítica y riesgosa. Durante los cuatro meses que lleva este año 2010, seis trabajadores de prensa han muertos violentamente, en circunstancias que nunca terminan de aclararse.

.

Ayer, la policía metropolitana informó que el periodista Georgino Orellana fue asesinado a tiros en San Pedro Sula, (la segunda ciudad del país, ubicada a unos 160 kilómetros al norte de la capital), al salir de su trabajo en el canal estatal de la Televisión Nacional tras cumplir su horario de rutina. San Pedro Sula concentra la actividad industrial de Honduras, y es una ciudad donde se registra una importante tasa de violencia asociada al narcotráfico.

.

El presidente del Colegio de Periodistas del país centroamericano, Elán Reyes, tras conocerse el asesinato de Georgino Orellana manifestó a los medios de prensa acreditados en Tegucigalpa que “los periodistas estamos en una situación de indefensión, de muerte. Demandamos del gobierno y de los cuerpos de seguridad que investiguen estos crímenes”.

.

Los ataques y asesinatos a periodistas de diferentes medios de comunicación comenzaron luego del golpe, durante el gobierno de facto de Roberto Micheletti, pero continuaron –e inclusive se han intensificado- desde que Porfirio Lobo asumiera la presidencia de un gobierno que no consigue aún el reconocimiento internacional, y en ningún caso han sido clarificados por el accionar policial ni investigados en las instancias judiciales. La Organización de los Estados Americanos (OEA) calificó a Honduras como uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión en toda América latina.

.

En este clima de inestabilidad, Roberto Micheletti, el dirigente que asumió el poder ejecutivo tras el secuestro y expulsión del país del presidente legítimo, volvió ayer a justificar su accionar, y aseguró que “jamás se arrepentirá” de haber tomado el poder tras el golpe del 28 de junio de 2009. Micheletti contestaba de esta manera a la movilización civil del Frente Nacional de Resistencia Popular, que surgió tras el secuestro de Manuel Zelaya, y que este martes pasado inició una campaña de firmas para exigir la convocatoria a una nueva Convención Constituyente.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Lula en el cambio de tercio (19 03 10)

LULA EN EL CAMBIO DE TERCIO

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

.

Entre los elementos novedosos de la política latinoamericana en esta primera década del siglo XXI, se destaca un cambio sensible: las ciudadanías tienden a despedir con altos índices de aprobación popular a los líderes que cumplen su mandato. En la maraña de deficiencias que aún acumulan las democracias de la región, el hecho de que los ex gobernantes dejen su cargo con una buena imagen, constituye un elemento no menor en el avance de la calidad del sistema republicano. Parecen quedar en la historia de las transiciones las salidas apresuradas de ex mandatarios en helicóptero por los tejados de las casas de gobierno, las huidas a Miami o a Tokio, o la simple resignación –una vez jubilados- a la antipatía y a la malquerencia de sus pueblos, vegetando en el sopor de una siesta permanente.

.

Ya fue perceptible este cambio de tendencia cuando Fernando Henrique Cardoso dejó la primera magistratura brasileña; antes sólo habían sido casos excepcionales (como el del colombiano Belisario Betancur, o el del uruguayo Julio María Sanguinetti), pero a Cardoso le siguieron otros signos de cambio de tendencia, como la culminación de la presidencia  exitosa del chileno Ricardo Lagos, las manifestaciones de apoyo tras un primer período presidencial con las reelecciones –dentro de la legalidad constitucional- de Evo Morales en Bolivia y de Rafael Correa en Ecuador. El médico Tabaré Vázquez dejó la jefatura del Poder Ejecutivo uruguayo con un alto índice de aprobación, y Michelle Bachelet tocó el techo de todo este conjunto al dejar la presidencia chilena. Una tendencia que inclusive puede advertirse en Argentina: esta semana, en un medio tan poco sospechoso de ser  condescendiente con el gobierno nacional, como es el diario La Nación, el periodista Fernando Laborda daba cuenta de cómo Cristina Fernández de Kirchner no deja de crecer paulatinamente en las encuestas que miden su imagen positiva, a medida que avanza el tiempo de su mandato. Y tal cambio de tendencia no se reduce a las administraciones de corte progresista, sino que alcanza también a la derecha: si la justicia no lo hubiera inhabilitado, el presidente colombiano Álvaro Uribe hubiera ganado con comodidad un tercer mando presidencial, y toda la campaña que acaba de empezar gira en torno a él, tan alta es la aceptación popular que tracciona su figura.

.

En este marco, el período del brasileño Luiz Inacio da Silva, que transita ya las postrimerías, es ilustrativo. Lula se retira de la presidencia del coloso sudamericano con un índice de aprobación muy alto, y su decisión de no buscar argucias legales ni reformas constitucionales para perpetuarse en el poder tiene una doble lectura: es otro elemento de la consolidación del sistema a nivel regional; pero también es posible advertir en esa decisión las ambiciones del viejo gremialista a seguir jugando el juego del poder. Como los toreros en la plaza, cambiar de tercio para seguir la corrida.

.

En este sentido deben analizarse las últimas –y arriesgadas y sorpresivas- acciones internacionales del líder carioca. Lula ha llenado su agenda exterior con hechos que van mucho más allá de las formalidades diplomáticas ordinarias: la organización en Brasilia de un foro permanente que reúne a los Estados árabes; las constantes visitas a los novísimos países de la periferia africana (fue una vez a Europa, en 2007, pero va visitando 16 países africanos en seis oportunidades); la invitación de honor al presidente francés para compartir el palco en el desfile del día de la independencia brasilera; el fomento a la creación de nuevas organizaciones regionales en América del Sur (la Unasur, con un consejo de seguridad propio, y la “OEA sin los yanquis” de la última cumbre de Cancún); el alojamiento de Manuel Zelaya en la embajada brasileña en Honduras; la recepción del presidente iraní en Brasilia en el momento de mayor tensión con Washington por el tema nuclear; la compra de tecnología militar atómica a Francia (evitando así la dependencia tecnológica norteamericana); la alianza con China para frenar las sanciones a Teherán en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; la visita a La Habana y la foto abrazado con los Castro, en un momento en que arrecian las críticas por los derechos humanos en la isla; la presencia empresarial de la alianza de las potencias emergentes BRIC (Brasil – Rusia – India – China); el asiento en el G-20; el mando de las tropas de la ONU en Haití; o las funciones de árbitro entre Venezuela y Colombia, o en las tensiones entre el Beni y el Altiplano en Bolivia.

.

Más allá de las funciones propias del presidente de un país a escala continental, las prioridades de la agenda internacional de Lula han ido modelando una pista de despegue para proyectar su imagen a nivel global, en las arenas donde se cruzan los conflictos y las negociaciones que van dando forma al equilibrio del globo. En este camino, Lula dio esta semana un salto inesperado: ante la sorpresa de todos, llegó a Medio Oriente, expuso sin medias tintas sus criterios sobre una de las más álgidas crisis mundiales, criticó sin ambages los roles desempeñados hasta ahora por los grandes jugadores en las tierras palestinas (las Naciones Unidas, la Unión Europea, y los Estados Unidos), y se propuso a sí mismo como mediador para avanzar hacia la tan ansiada paz entre israelíes y palestinos. Un auténtico pase a las ligas mayores de la política.

.

Ya la prensa brasileña venía dando señales sobre los rumbos que podría tomar Lula una vez pasado a retiro en el pico de su popularidad, tanto dentro del país como en el exterior. La revista brasileña Veja anunció a principios de marzo que Lula había sido sondeado para ser el próximo secretario general de la ONU, sucediendo al inocuo y decepcionante Ban ki Moon. Barack Obama, a pesar de que el brasileño ha puesto mucho empeño por despegarse todo lo posible de la Casa Blanca, dice que Lula es “el más popular del planeta”. Ya se sabe: O mais grande do mundo. Y está confirmado que Obama le cursó una invitación para dirigir el Banco Mundial, a la que Lula –al parecer- declinó argumentando que, con su pasado de militante gremial, no se veía dirigiendo a los banqueros del mundo. Tampoco quiere ir dando conferencias de cachet millonario, como Tony Blair, José María Aznar, o Bill Clinton.

.

Pero parece que sí se ve a sí mismo como un árbitro, que puede aportar una mirada con sensibilidad social –pero también con un fuerte pragmatismo- a algunas cuestiones encalladas en el barro de la hipocresía y los juegos de poder. Eso dijo en la Knesset (el parlamento israelí) ante la mirada entre sorprendida e incrédula de los funcionarios del gobierno conservador de Benjamín Netanyahu. Afirmó que Israel debe terminar con los planes expansionistas sobre los territorios ocupados tras la guerra de 1967, y reconocer de una vez por todas los derechos a la autodeterminación de los palestinos, con la conformación de un Estado soberano, viable, seguro, y con las fronteras definidas en los tratados respaldados por la comunidad internacional. Volvió a decirlo frente a la tumba de Yasser Arafat, con una mantilla árabe sobre los hombros (la “kufiya” que el líder de la Organización para la Liberación de Palestina siempre llevaba). Dijo que a él no le haría ningún problema sentar a los islamistas de Hamas en la mesa del diálogo, y que la coexistencia de los dos Estados en la misma tierra es la única posibilidad de asegurar la paz para el propio Israel. Se cruzó a Jordania, a repetirle lo mismo al rey Abdallah, quien –participando del asombro general- lo recibió celebrando el nuevo rol de protagonista internacional de Luiz Inacio Lula da Silva.

.

En un mundo que abandona aceleradamente los viejos paradigmas ideológicos, y que entierra a fuerza de crisis inéditas las teorías económicas que intentaban explicarlo todo, una figura que provoque confianza desde su propia biografía, y tenga el valor y el arrojo para crear nuevas interrelaciones entre los viejos actores, puede ser determinante en los escenarios internacionales. Lula lo ha intuido, y se prepara a cambiar de tercio, para seguir toreando.

.

.

[ en HOY DÍA CÓRDOBA – suplemento Magazine – viernes 19 de marzo de 2010 ]

.

.

Voces de muerte en Honduras (24 09 09)

VOCES DE MUERTE EN HONDURAS

Por Nelson Gustavo Specchia

“Bipolares”, FM Shopping,  24 09 2009

Nelson G. Specchia - Zelaya en Honduras

.

En días como estos, Daniel, necesitaríamos quizá más de una columna internacional para dar cuenta del mundo. Quizá porque las distancias entre política externa y política, así, sin adjetivos, se va haciendo cada vez más corta, más pequeña.

La gran cita internacional está en Nueva York, en la 64º Asamblea General de las Naciones Unidas, ese foro donde todos tienen un lugar y unos minutos de micrófono. También estuvo nuestra Presidenta, y usó de ellos. A pesar del extremo aislamiento internacional que vive la Argentina en estos días, Cristina Fernández logró ratificar los puntos más fuertes de la agenda externa del Gobierno: volvió sobre Malvinas, dejó sentada su protesta contra Irán por el tema de los atentados contra la AMIA y la Embajada de Israel, y se unió a la larga seguidilla de líderes latinoamericanos que han vuelto a condenar al gobierno golpista de Honduras y reclaman el cumplimiento del Acuerdo de San José, redactado en hace tres meses por el presidente costarricense Oscar Arias, y que implica la reubicación de Manuel Zelaya en el sillón presidencial.

Y esta, la Asamblea General de las Naciones Unidas hubiera sido el titular internacional de la semana, si el imprevisible Mel Zelaya no hubiera dado la sorpresa, cumpliendo su palabra, y volviendo a Tegucigalpa entre gallos y medianoche.

Con este golpe de mano, Zelaya ha atrapado para sí algunos reflectores del globo, en un momento propicio (con los líderes reunidos en la ONU), y quitándole la iniciativa al régimen golpista, que ya había apostado a que la relativamente larga ausencia de Zelaya era –día a día- un paso hacia la consolidación de un statu quo, y con ello llegar a las elecciones presidenciales de fines de noviembre.

Ahora, el golpe de mano de Zelaya no sólo le ha quitado la iniciativa, sino que, a raíz de los disturbios provocados por la presencia física del presidente legítimo en la capital hondureña, hasta la ONU ha quitado a sus observadores, lo que hará prácticamente inviable mantener la convocatoria a las elecciones generales.

Mientras tanto, una Honduras sellada a cal y canto, por tierra, mar y aire, tomado por la policía y el ejército, con los aeropuertos cerrados y cientos de controles en las fronteras terrestres, es prácticamente un país tomado, donde el toque de queda se renueva cada seis horas paralizando toda actividad, hasta los intercambios comerciales más elementales, y la posibilidad cierta de un baño de sangre crece a cada minuto.

Con la prolongación del toque de queda, Honduras presentaba un aspecto fantasmal, propio de una mala novela de realismo mágico, cerrada y a oscuras. En la Embajada de Brasil, sin luz eléctrica y sin agua corriente (cosa que también pasa, según denunció la presidenta, en la Embajada de Argentina) Zelaya resiste –hoy ya por tercer día consecutivo- con un grupo de allegados, y asediado tras los muros diplomáticos por un fuerte contingente militar. Además de vigilar estrechamente la embajada brasilera, el régimen de facto desplegó fuerzas militares en cada rincón de los accesos de entrada a la ciudad, en las avenidas y en los principales edificios gubernamentales. No quedó ni un cadete dentro de los cuarteles, todo el Ejército parece estar en las calles.

Con este panorama, sólo queda esperar un gesto de último momento, para que la mecha no se prenda. Los resultados de una confrontación, dada esta disposición de fuerzas, tendrían un costo humano terrible.

Junto a Cristina Fernández, un conjunto importante de líderes regionales abogaron en la ONU por la restitución de Manuel Zelaya. El primero de ellos fue Lula da Silva, que brinda asilo político a Zelaya, y que reafirma con ello su vocación de poder regional. Lula llegó a proyectar una sombra hacia adelante: “A menos de que exista voluntad política, vamos a presenciar otros golpes como este”, advirtió el brasilero. Y en esa línea siguieron Tabaré Vázquez, Michelle Bachelet, y –profundizándola en adjetivos, según su costumbre- el venezolano Hugo Chávez a su llegada a Nueva York.

De lo que se trata en esta hora, creemos, es de evitar el derramamiento de sangre. Así como los líderes latinoamericanos están poniendo su empeño en proteger la legitimidad del presidente Zelaya, y la legalidad de su reinstalación en el poder, deben, en este mismo momento, condenar y evitar por todos los medios que se revierta el golpe de Estado de Micheletti con la violencia civil de los partidarios del presidente depuesto, porque allí las muertes y las mayores bajas no estarán del lado del Ejército sino, precisamente, del lado del pueblo desarmado.

En Honduras no hay alternativa realista a la vuelta, por los canales que sean, a las negociaciones y a la mediación internacional. La coincidencia de posturas de los presidentes en la ONU podría dar ese marco. Micheletti debe dejar el gobierno, Zelaya debe recuperarlo, llamar a elecciones fiscalizadas por veedores de la ONU, no presentarse en ellas como candidato, y habilitar a un gobierno de transición, con legitimidad de origen, que vuelva a poner paños fríos y reconduzca el proceso político en el castigado país centroamericano.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

La noticia del día: Zelaya: “Patria, muerte o restitución” (22 09 09)

EL HERALDO – HONDURAS

http://www.elheraldo.hn

“Patria, muerte o restitución”, dice “Mel”

Su arribo fue intempestivo, supuestamente en horas de la madrugada. Sus simpatizantes se lanzaron a las calles en su apoyo. Zelaya se encuentra refugiado en la embajada de Brasil
.
21.09.09 . Tegucigalpa.
.
Nelson G. Specchia - Zelaya regresa a Honduras

.

El ex presidente Manuel Zelaya afirmó ayer que regresó al país para “buscar el diálogo” para que “regrese la paz a Honduras”. El ex mandatario manifestó a la cadena CNN que está listo para someterse “a cualquier juicio de la historia o juicio que quieran con supuestas acusaciones”, no sin antes sostener que regresó “con la frente en alto”. Consideró que solo con el diálogo que lo restituya en el poder podrá dejar atrás “el mal recuerdo, nada más, en nuestra historia del golpe de estado”.

Por las múltiples violaciones a la Constitución de la República, Zelaya fue depuesto de su cargo el pasado 28 de junio. Quería perpetuarse en el poder con la conformación de una Asamblea Constituyente. Su puesto lo ocupó el presidente del Congreso Nacional Roberto Micheletti, por la falta de un vicepresidente.

Zelaya ingresó, según sus informaciones, en horas de la madrugada de ayer.

“Tuve que viajar por más de 15 horas… por diferentes tipos de transportes, diferentes regiones, viajando con obstáculos porque habían retenes policiales”, amplió sin precisar qué medios usó.

Confesó que recibió ayuda para lograr su propósito de entrar a territorio hondureño. “Tuve colaboración, que no puedo mencionarla porque temo que le puedan hacer un daño… en Honduras hay mucha persecución, hay mucho temor en nuestro país”, apuntó. Destacó el apoyo que ha recibido de la comunidad internacional, que ha presionado al gobierno de Micheletti para que restituya a Zelaya. Se le preguntó qué papel había jugado Estados Unidos en su regreso a Honduras, pero prefirió no referirse sobre quiénes le ayudaron a entrar al territorio.

Luego reiteró que su regreso responde “a una estrategia pacífica para buscar un arreglo de frente”. El mandatario permanece en la embajada que Brasil tiene acreditada en el país, hasta donde llegaron cientos de manifestantes a expresarle su apoyo, lo que obligó a cerrar las calles cercanas a esa oficina. Zelaya agradeció al presidente de Brasil, Ignacio Lula da Silva, por ofrecerle protección en su embajada acreditada en Honduras, desde donde “vamos a iniciar nuestras actividades”. Pidió a las Fuerzas Armadas que no intervengan en la crisis.

Un desafiante Zelaya

“A partir de ahora nadie nos vuelve a sacar de aquí, por eso nuestra posición es patria, restitución o muerte”, dijo un desafiante Zelaya ante sus seguidores subido en la terraza de la embajada de Brasil. Aunque dice que viene en son de diálogo y de paz, el depuesto presidente pidió a sus simpatizantes que levantaran las manos “los que quieren que se vaya la dictadura de Casa Presidencial”. Y luego dijo: Quiero decirles que estoy comprometido con el pueblo hondureño y que no voy a descansar ni un día, ni un minuto, hasta bajar a la dictadura del poder, que no les corresponde”.

Además expresó: No nos vamos de aquí, del bulevar Morazán, en estas calles hasta que caiga la dictadura. Fuera los tiranos. Fuera los tiranos. Voy a visitar a cada uno de los dirigentes y de los líderes que han mantenido la resistencia 86 días. Si ustedes quieren irse a vivir a mi casa, a Olancho, se van todos conmigo. No hay problema. Por eso yo tengo muchas manzanas de tierra en Olancho, así es que los que quieran irse a Olancho conmigo, aceiten su máquina y nos vamos”.

Manifestó que “espero que en las próximas horas podamos comunicarnos también con los miembros del régimen golpista… espero que el diálogo sea de frente, en mi propia tierra y en mi propio pueblo”.

Cuando el mediador Óscar Arias, presidente de Costa Rica, convocó a Zelaya y a Micheletti para que se encontraran por primera vez en San José. El ex presidente Zelaya aceptó, pero por instrucciones de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, abandonó la capital tica porque alegó una trampa de Estados Unidos.

Zelaya amplió que también planea reunirse con “prominentes ciudadanos de Honduras”, que no identificó. Con estos diálogos espera que los planteamientos hechos por la comunidad internacional logren concretarse. Dijo que procederá a integrar comisiones de diálogo, con sus cercanos colaboradores. El presidente de Costa Rica, apoyado por Estados Unidos y otras naciones del mundo, propuso un plan denominado Acuerdo de San José que contiene 12 puntos, entre ellos la restitución de Zelaya y amnistía para sus funcionarios.

El ex canciller de la república y actual asesor de la Cancillería, Mario Fortín, es de la opinión que el Acuerdo de San José debe replantearse para darle de nuevo vigencia. Zelaya dijo que hoy llegaba al país el secretario de la OEA, José Insulza.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com