Archivo de la etiqueta: Madrid

“Indignados” y globalizados (17 10 11)

El movimiento de “indignados” alcanza una escala mundial

En 82 países hubo marchas exigiendo cambios estructurales en la política

.

.

MADRID.- Nuevamente fue la plaza de la Puerta del Sol, en la capital española, el epicentro del conjunto de movilizaciones que han recibido la poco precisa designación de “indignados”, en un nuevo aniversario del 15 de mayo, cuando por primera vez surgió esta espontánea manifestación de repudio a la manera en que los gobiernos –principalmente los europeos- estaban enfrentando la crisis.

La diferencia más notoria, además del aumento de caudal de gente que marchó hacia el centro de Madrid, fue la réplica de la marcha en diferentes conglomerados urbanos, desde las magalópolis japonesas y norteamericanas, hasta las ciudades medianas de Australia y Nueva Zelandia, cruzando por las principales capitales latinoamericanas y, por cierto, por prácticamente todas las grandes ciudades europeas, con el liderazgo de Madrid y Barcelona.

Con algunas concentraciones que rondaron el medio millón de personas, en 951 ciudades de 82 países el movimiento de protesta que reúne a diferentes colectivos sociales detrás de una búsqueda de espacios políticos más amplios y transparentes, ratificó este fin de semana que no quedará limitado a un fenómeno puntual de la juventud española, sino que hay un sentimiento generalizado de que el rumbo y la estrategia diseñada por la élite dirigente para afrontar la profunda crisis económica que golpea al sistema capitalista, está siendo cuestionado desde las bases en diferentes latitudes.

En la Puerta del Sol, y como en las dos concentraciones masivas anteriores, el centro de las críticas fue la clase política –sin distinciones de ideologías y partidos- y la gran banca concentrada, que ha logrado evitar los golpes más fuertes de la crisis merced a los salvatajes ordenados por los gobiernos y financiados con dinero público.

Las consignas coreadas por la multitud se mostraron durante esta tercera concentración muy enfocadas en un cambio de sistema; pero, a pesar de remarcar el hecho de que la democracia necesita de una imperiosa revisión, sigue sin haber en el planteo de los “indignados” propuestas alternativas de fondo.

Esta carencia ha llevado a algunos políticos a considerar despreciativamente al movimiento, como el ex presidente del gobierno español, José María Aznar. Aznar, del derechista Partido Popular, declaró ayer que los “indignados” sólo son una expresión de la “extrema izquierda marginal anti sistema”, sin mayores repercusiones, ya que “su representatividad no es importante en la vida española”.

Roma violenta

La capital italiana mostró una faz distinta del globalizado movimiento de los “indignados”, cuyas marchas multitudinarias transitaron en general de manera pacífica en casi todo el mundo.

En Italia, en cambio, la jornada de protesta convirtió a Roma en escenario de una batalla campal, causando uno de los peores disturbios de los últimos años.

Mientras el premier Silvio Berlusconi se enfrentaba a un nuevo voto de censura en el Parlamento –que nuevamente logró sortear- el descontento social llevó a un sector a enfrentarse a la policía y a establecer barricadas, incendiando contenedores de basura y automóviles.

Con daños estimados en más de un millón de euros, el estallido de violencia fue contestado con represión, y Berlusconi sostuvo que los responsables “deben ser identificados y castigados”, sin hacer ni una sola referencia a los altos índices de desocupación, parálisis política y al severo plan de austeridad que genera cada día mayor controversia en el país.

América latina se suma

Después del revuelo mundial provocado por el movimiento Occupy Wall Street, en el corazón financiero norteamericano, la jornada del sábado también sumó a la protesta mundial de los “indignados” las marchas en diferentes ciudades latinoamericanas.

Además del discurso global de protesta contra la falta de calidad democrática y el desbalance en las maneras de enfrentar la crisis, en América del Sur las movilizaciones fueron aprovechadas para apuntar a reclamos locales.

Entre las que lograron mayor convocatoria estuvieron las mexicanas. México vivió marchas en 15 estados, además de una multitudinaria en la capital.

En Brasil, la mayor concentración se desarrolló en San Pablo, un distrito donde la oposición al gobierno federal es fuerte, pero también en Rio de Janeiro y Brasilia.

Otras marchas se agruparon en situaciones tan disímiles como República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, Honduras, Panamá, Santiago de Chile y Asunción del Paraguay.

En Argentina un festival

Aunque no alcanzó la dimensión de otras concentraciones en América latina, en la capital argentina también se replicaron las marchas de descontento anti sistema, con una agenda local marcada por un clima festivo y artístico.

Varios centenares de personas se concentraron frente al Congreso Nacional, con banderas de diferentes nacionalidades, a los que se agregó una bicicletada familiar y diferentes actividades artísticas, en una jornada que más que un reclamo duro de protesta tuvo un ambiente de festival.

Contribuyó a ese clima el que la movilización coincidiera con la concentración de la comunidad boliviana en Buenos Aires, que celebraba por las mismas calles la fiesta de la virgen de Copacabana, patrona del país vecino.

A menor escala, se convocaron marchas en La Plata, Rosario, Mar del Plata, Mendoza y Tucumán. La ciudad de Córdoba aportó también su propia columna.

.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

Anuncios

Tristes, solitarios, finales: Zapatero y Berlusconi (04 08 11)

La crisis de la deuda vuelve a sacudir a Italia y España

La Comisión Europea insiste en que no hay emergencia ni rescate previsto aun

.

.

MADRID, ROMA.- A pesar de que el Consejo Europeo logró conjurar la quiebra de Grecia con una cumbre de emergencia en Bruselas, el rescate heleno y el fortalecimiento del fondo de reserva continental para atender a los Estados con mayores dificultades no ha calmado a los mercados.

La confianza en los países más endeudados, que además afrontan una fuerte contracción económica interna aunada a una coyuntura política inestable, sigue cayendo en la percepción de las agencias calificadoras de riesgo, con el consecuente aumento en el costo de los títulos públicos que estos gobiernos salen a ofertar en los mercados internacionales.

De los países que se mencionaban como más expuestos al “contagio” griego, España e Italia han sido los que centraron las dudas de las agencias calificadoras y los ataques especulativos de los fondos de inversión durante los últimos días.

La sucesión de derrotas en las elecciones regionales de la coalición gobernante en la península italiana, y las declaraciones del primer ministro Silvio Berlusconi de que no se presentará a la reelección para el cargo, acosado por los escándalos personales y financieros, ha reducido fuertemente el margen de gobernabilidad de la alianza conservadora.

Por su parte, el presidente del gobierno español, José Luís Rodríguez Zapatero, se vio forzado a adelantar la fecha de las elecciones generales para el próximo 20 de noviembre, después de la debacle electoral donde el socialismo gobernante entregó la mayoría de los gobiernos autonómicos al opositor Partido Popular, que en todas las encuestas aparece como el favorito para reemplazar a la socialdemocracia en el Palacio de la Moncloa.

Aislado por una crisis que no remite, con la más baja popularidad de todo su gobierno como producto de las medidas restrictivas adoptadas para enfrentar la crisis, y presionado por su propio partido, Rodríguez Zapatero comanda un gobierno en minoría con mínima capacidad decisoria.

Frente a estos escenarios tan volátiles, las calificaciones de riesgo volvieron a dispararse ayer, mientras en Estados Unidos el presidente Barack Obama negociaba con el Congreso un acuerdo que permitiera esquivar la caída en cesación de pagos de la primera economía del mundo.

Con esta referencia de este lado del Atlántico, los discursos oficiales emitidos desde Madrid y desde Roma, asegurando la solidez de los respectivos fondos del tesoro para afrontar los intereses y los vencimientos de títulos no lograron convencer a los acreedores, y la debilidad de la demanda agravó la depreciación de los bonos de ambos países, que vivieron la peor jornada en los doce años en que lleva instalada la Eurozona.

El escenario más temido por Rodríguez Zapatero se alcanzó cuando la prima de riesgo de la deuda española trepó hasta los 404 puntos básicos, cruzando la barrera de los 400, que además del efecto psicológico que tiene para el sistema, se considera el nivel en que la economía debe comenzar a pedir socorro al Banco Central Europeo (BCE).

La bolsa de Madrid, además, se derrumbó con la noticia, y el Ibex volvió a retroceder, acumulando una caída total del 9,4 por ciento en la última semana. La prima de riesgo italiana también estuvo fuera de control y alcanzó un máximo de 386 puntos básicos, y se especula que Roma tampoco podrá evitar el socorro del BCE en breve.

Vuelven los indignados

El todavía jefe del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y presidente del gobierno no podría haber esperado una coincidencia de frentes problemáticos como los que se solaparon ayer en la capital.

Al derrumbe de los mercados y la caída de la bolsa, se sumaron las columnas de los “indignados”, el movimiento de protesta social antisistema, que había sido expulsado durante la madrugada por la policía de la céntrica plaza de la Puerta del Sol, y que en la tarde volvió con más fuerza que antes a tomar las principales avenidas y espacios públicos madrileños.

La reactivación de las protestas y las marchas masivas obedecieron al desalojo policial (los “indignados” argumentaban que sólo los echaban para mostrar una “ciudad falsamente ordenada frente a la visita del Papa”), sino también a las posturas del opositor Partido Popular, que intenta sacar el máximo provecho del acorralamiento del gobierno.

Los voceros del PP echaron la culpa del aumento del riesgo país a la Administración socialista, y exigieron a Rodríguez Zapatero un nuevo adelanto electoral, “este gobierno no llega a noviembre”, aseguraron.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

Libia, el daño civil (04 07 11)

Libia acusa a la OTAN de atacar una escuela técnica en Trípoli

Las víctimas civiles siguen siendo la mayor debilidad en la estrategia aliada        

.

 

.

TRÍPOLI.- La semana pasada, el anuncio de que el fiscal de la Corte Penal Internacional, el jurista argentino Luis Moreno Ocampo, había decidido librar ordenes de captura internacional para el coronel Muhammar el Khaddafi y sus principales colaboradores, fue presentado como un respaldo diplomático de la sociedad internacional a la ofensiva que la Alianza Atlántica (OTAN) despliega en Libia.

El accionar militar, sin embargo, cada día encuentra más dificultades para validarse, por el alto costo que la guerra tiene para la población civil. Diversos observadores, como el nuncio papal en Libia, han manifestado ya reiteradamente que las bombas aliadas, supuestamente dirigidas a neutralizar objetivos militares, causan ingentes daños a una población que, inerme, se encuentra entre dos fuegos.

En esta línea, el gobierno de Khaddafi denunció que en la noche del viernes último una misión de la Alianza Atlántica bombardeó una escuela técnica, causando un número indeterminado de víctimas entre los estudiantes, técnicos e ingenieros docentes.

La denuncia, realizada por los canales informativos oficiales de la televisión libia, coincide con un reporte de la cadena británica BBC, que informó sobre un ataque de esas características en la capital durante la noche del viernes.

La OTAN admitió la acción militar, pero como ya es de uso en los partes sobre la guerra de Libia, no se refirió a las posibles víctimas civiles sino que sostuvo que los objetivos habían sido lanzamisiles y varios tanques y vehículos militares.

El informe de los mandos militares conjuntos fue ratificado también por la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, de visita oficial en España. En Madrid, Clinton sostuvo que la guerra en el norte de África va en la dirección estratégica esperada, y que los aliados “mantendrán los ataques” hasta tanto Khaddafi abandone el poder.

Junto a ella, la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, ratificó que la Unión Europea respalda sin fisuras la posición estadounidense.

Rebeldía africana

El régimen de Muhammar el Khaddafi, que ha presentado una inédita resistencia a las acciones militares occidentales, está decidido a ignorar también la orden de arresto contra sus principales dirigentes, emitida por la Corte Penal Internacional (CPI).

Y ha utilizado para hacerlo público la tribuna de la Unión Africana (UA), una organización regional muy cercana a Trípoli, gobierno que aporta la porción sustancial de su presupuesto de funcionamiento. La UA exhortó ayer a sus miembros a ignorar la orden de captura, y recomendó a los países del continente, firmantes de la CPI, no arrestar a Khaddafi si éste los visita.

Esta decisión regional habilitaría al mandatario a moverse libremente por África, en el caso eventual que decidiera salir de Trípoli, lo que es altamente improbable.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

 

 

 

Los “indignados” cruzan Europa (21 06 11)

Los indignados cruzan Europa

Multitudinarias manifestaciones en 66 ciudades grandes. La protesta iniciada en Madrid se extiende y se renueva. Apuntan contra el Pacto del Euro y las debilidades del sistema representativo. Inauguran una “asamblea itinerante” que recorrerá las ciudades.     

.

.

MADRID.- El movimiento de protesta inaugurado en la madrileña Puerta del Sol el 15 de mayo, y al que los analistas daban poco crédito por su débil organización interna, dio este domingo muestras de vitalidad y capacidad de intervenir en la vida política.

La jornada, designada por la sigla 19-J, ha alcanzado unos niveles masivos –cerca de 350.000 asistentes- que le permiten proyectarse en el tiempo y en los temas que intentan incorporar en la agenda política, a pesar de seguir sosteniendo que no se darán una estructura rígida, esto es, que no se convertirán en un partido político.

Por el contrario, el movimiento, que sigue manifestando una actuación semi anárquica y sin una conducción visible, ha manifestado la voluntad de seguir con una metodología asamblearia, y aprovechar el éxito del domingo para llevar ese espíritu a todas las ciudades, en una marcha que han denominado “asamblea itinerante”.

Ayer, gentes de todas las edades –jóvenes, pero también ancianos y familias enteras- marcharon con los ya típicos slogans corrosivamente críticos contra el sistema político, por cerca de setenta ciudades españolas, y la fuerza de la movilización popular se contagió también a un número similar de urbanizaciones europeas.

Después de las censuras expresadas contra un grupo de violentos, que intentó impedir el pasado 11 de junio una sesión legislativa en el Parlamento regional de Cataluña, este domingo las marchas transcurrieron en un ambiente festivo y pacífico, aunque se siguieron repitiendo las severas críticas contra la elite política y empresaria, como máximos responsables de la crisis.

Bajo el lema “Europa para los ciudadanos y no para los mercados”, el centro común de los reclamos fue el rechazo al Pacto del Euro, el conjunto de acuerdos asumidos por las autoridades políticas y financieras de los países miembros de la Unión Europea (UE), que han adoptado como vía para superar la crisis económica la reducción del gasto público y de derechos sociales, lo que impactará necesariamente en recortes de sueldos, jubilaciones, y en la prestación de servicios de salud y de educación.

Una “marcha popular indignada” partió ayer desde Valencia, para llevar durante 34 días las “asambleas itinerantes” a 29 poblaciones, en los 500 kilómetros que los separan de Madrid.

Otras marchas similares saldrán desde otras ciudades españolas, para converger en la Puerta del Sol, el lugar donde empezó todo el movimiento, el próximo 23 de julio, en una gran asamblea central donde se discutirán las demandas que se hayan ido recogiendo en las reuniones locales del camino.

Además de las 66 ciudades españolas, también los “indignados” comenzaron a marchar en Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Mónaco, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, Rumania, Serbia, Suecia, Suiza y Turquía.

En apoyo a los europeos, inclusive se registraron manifestaciones –todavía menores- en Buenos Aires, Tokio y Nueva York.

Ajuste a la griega

ATENAS.- Después de la huelga general, con 200.000 personas protestando, el premier Giorgios Papandreu reformuló su gobierno, sin incluir a miembros de la oposición de derechas, que rechazó la formulación de un gabinete de unidad para enfrentar la posible quiebra por “default”.

Y Ángela Merkel finalmente acordó con el Banco Central Europeo (BCE) que la participación de los bancos privados en el rescate fuera voluntaria (Alemania pretendía que fuese obligatoria).

Así, el FMI y el BCE liberaron la última remesa del dinero concedido a Grecia el año pasado, con el cual Papandreu logró, a última hora, evitar la quiebra del país.

Además, se comprometió a profundizar el ajuste y a seguir achicando el gasto público, para que los organismos financieros le liberen otros 90 mil millones de euros, con los cuales cubrir nuevos pagos en julio. La deuda griega suma 490 mil millones, el 150 por ciento del PBI.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

 

Europa mareada por la crisis griega (16 06 11)

Europa mareada por la crisis

Un sector de los “indignados” pasa al enfrentamiento policial en Cataluña. El premier griego ofrece su renuncia para apaciguar la movilización social. Alemania condiciona un nuevo rescate a Grecia a la participación de inversores privados. La crisis vuelve a amenazar a España y Portugal.     

.

.

ATENAS, BARCELONA.- “Hemos perdido el miedo”, con esta nueva consigna un sector de los “indignados” españoles, también identificados ya como Movimiento 15-M, cercó ayer el Parlamento autonómico catalán, en la Ciudad Vieja de Barcelona, e intentó hacer fracasar la sesión legislativa en la cual el gobierno regional presentaba los presupuestos.

Los forcejeos entre manifestantes y policías autonómicos (los “mossos d’esquadra”) fue subiendo de tono durante el transcurso de la mañana. Varios centenares de personas se concentraron frente al Palacio de la Generalitat de Cataluña, en la Plaza de Sant Jaume, y con un grado de organización superior al mostrado en las últimas jornadas, se desplazó por la Ciudad Vieja hasta el Parque de la Ciudadela, donde se ubica el Parlamento.

Con el edificio cercado por un cordón humano, los diputados que llegaban tuvieron que soportar empujones, gritos e inclusive alguna pintada.

El presidente autonómico, Artur Mas, y una treintena de miembros de su Ejecutivo, tuvieron que utilizar helicópteros para llegar a la sede legislativa.

Tras la agitada sesión, en la que finalmente la gobernante coalición centrista de Convergencia i Unió (CiU) logró aprobar los presupuestos con el apoyo de los votos de la derecha del Partido Popular (PP), los diputados salieron del Parlamento por puertas laterales, unas salidas casi sin uso y que comunican el antiguo edificio con el parque zoológico de Barcelona, para esquivar las concentraciones de “indignados”.

Desde Madrid, la asamblea ciudadana que ha abandonado el campamento en la céntrica plaza de la Puerta del Sol, cuestionó la movilización de los catalanes, por considerarla una “presión por encima de la ley”.

Dentro del mismo grupo barcelonés se veían posiciones encontradas, entre un sector que se oponía a cercar el Parlamento y otro más radical. En un clima de nerviosismo, también se criticaba a los Mossos d’Esquadra, algunos de cuyos agentes, vestidos de civil, se infiltraron en el colectivo de protesta, supuestamente con intentos de manipular la enorme masa de movilizados.

El presidente Mas anunció que, de repetirse la protesta, los cuerpos policiales harán “un uso legítimo de la fuerza” para disolver las columnas de manifestantes y garantizar el funcionamiento de las instituciones.

En Grecia, por otra parte, la reacción social también tuvo un pico crítico en la tarde de ayer, mientras la primera línea del liderazgo europeo discutía un segundo rescate a la economía griega.

La oposición a la política de ajustes económicos y restricciones sociales impulsado por el gobierno socialdemócrata de Giorgios Papandreu, volvió a tomar las calles de Atenas.

El primer ministro ofreció su renuncia para calmar los ánimos y formar un gobierno de unidad, pero ante la negativa de la oposición de centroderecha de sumarse al Ejecutivo, anunció que hoy modificará el gabinete, pero seguirá adelante con el plan de austeridad.

Atenas tira las bolsas

ATENAS.- Con cerca de 200.000 personas tomando las calles de la capital griega, y los líderes europeos sin definir un nuevo rescate a la economía helena, la tercera huelga general contra Papandreu y el Pasok arrastró ayer a los mercados, los bonos de la deuda soberana griega, la moneda europea, y llegó inclusive a impactar en el nivel general de Wall Street.

La multitudinaria huelga, que paralizó al país y generó duros enfrentamientos con las fuerzas policiales, podría haberse calmado con una clara señal que llegase desde Europa. Pero, por el contrario, la indefinición de la Unión Europea –principalmente de Alemania- produjo una corrida que arrastró al euro y empujó a la baja a todas las bolsas del continente.

El IBEX español perdió 10.000 puntos y terminó con un 2 por ciento de retroceso; la caída bursátil llegó inclusive a Nueva York, donde Wall Street acusó un 1,48 por ciento de pérdida en el cierre de operaciones.

La falta de rescate a Grecia, además, vuelve a poner en riesgo la solvencia de la deuda en España y en Portugal.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

 

 

 

 

Los “indignados” terminan favoreciendo a la derecha en España (23 05 11)

 La revuelta juvenil española decide ignorar las elecciones

Las asambleas se expanden a varias ciudades, aunque no se define su continuidad     

.

.

MADRID.- El acontecimiento político más original que vive Europa en estos días, la movilización popular y espontánea de miles de personas –mayormente jóvenes- que comenzó el domingo 15 de mayo en la madrileña Puerta del Sol, ha ignorado la jornada electoral de ayer, que dirimió la mayoría de gobiernos autonómicos y la totalidad de los municipales en España.

Las concentraciones de jóvenes (a los que se sumaron desocupados, trabajadores precarios, profesores, empleados públicos, jubilados, y muchos ciudadanos descontentos con el manejo que el gobierno ha hecho de la crisis económica), comenzaron con consignas antisistema y por los ya usuales canales de las redes sociales por internet, y tuvieron una respuesta multitudinaria que se dio, además, en coincidencia con el último tramo de la campaña electoral.

Si bien todas las encuestas y mediciones previas anticipaban una victoria de la oposición del derechista Partido Popular, no estaban claras las consecuencias que podría traer la irrupción del movimiento de los “indignados”, que en la variedad de las demandas planteadas en las asambleas pedían “votar contra todos” mediante el voto en blanco o nulo. Las tendencias previstas en los sondeos preelectorales, sin embargo, se han confirmado, otorgando una victoria arrolladora a la oposición, por lo cual la incidencia de las concentraciones y las acampadas en las plazas céntricas de las principales ciudades españolas parece haber sido marginal en la tendencia de los votantes.

Por su parte, tampoco los integrantes de los campamentos han seguido con ningún interés los resultados parciales del escrutinio en la tarde de ayer, donde las asambleas seguían discutiendo unas agendas de temas abiertos (desocupación, precariedad laboral, jubilaciones, relación Estado-Iglesia, costos del ajuste económico estructural, etcétera), ignorando los resultados parciales que se difundían por los medios de comunicación; coherentes quizás con una de las consignas que pueden leerse en las originales pancartas de la plaza: “no estamos contra el sistema, pero el sistema está contra nosotros”.

De estas asambleas, también salió anoche la resolución de los “indignados” de permanecer en la ocupación de la Puerta del Sol, “como mínimo” por una semana más, en reclamo de “un cambio político y social” de raíz.

El principal problema que manifiesta el movimiento es que esta demanda de cambio no termina especificándose aún en una agenda de políticas específicas, que puedan presentarse a las instancias gubernamentales para su aplicación.

De momento, el nivel del discurso –que se autodenomina “revolucionario”- sigue estando en el reclamo principista. Reivindica una “sociedad nueva”, que dé prioridad a las personas por encima de los intereses económicos, un cambio en la conciencia social. Pero si no logra traducir este discurso hacia un plano más pragmático, el movimiento corre el riesgo de diluirse en su misma vaguedad.

Algo similar ya ocurrió en 2005, con la ola de protestas juveniles que recorrió los suburbios parisinos (la “banlieue”), protagonizadas por jóvenes desencantados, franceses descendientes de inmigrantes africanos recientes, que alcanzó cotas altas de movilización pero que ante la carencia de estructura o programa, terminó diluyéndose.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

La vuelta al nacionalismo en Cataluña (03 12 10)

La vuelta al nacionalismo en Cataluña

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

.

Hace algunas semanas, dedicábamos esta página del “Periscopio” a analizar la tendencia negativa en las preferencias de los electorados que viene soportando la socialdemocracia europea, como uno de los lastres de la crisis económica que golpea con fuerza las estructuras políticas del otrora vigoroso “Estado de bienestar” en el Viejo Continente.

Esta tendencia, el giro paulatino pero constante hacia la derecha del arco político, la ejemplificábamos con algunos de los más importantes procesos de los últimos años. Las políticas conservadoras del gobierno alemán de Ángela Merkel, por caso, donde al primer período de “gran coalición” entre demócrata cristianos y social demócratas (tras el gobierno en soledad de la centroizquierda con Gerhard Schroder) le sucedió una coalición entre el partido de Merkel con los Liberales, desplazando a los socialdemócratas del poder.

Se evidencia también, decimos, en el giro italiano hacia el populismo de Silvio Berlusconi, e inclusive al interior del ejecutivo berlusconiano, con la política de acercamiento que “Il Cavaliere” traza con sus socios para retener el poder: dejando en el camino a la centro derecha de Gianfranco Fini, para lograr una mayor cercanía con los xenófobos y separatistas de la Liga Norte de Umberto Bossi). También el descrédito de Tony Blair, con la consecuente caída del Laborismo británico, y la recuperación del gobierno por parte de los “tories” con David Cameron.

La lista podría seguir, desde el Mediterráneo al Báltico, con un denominador común: la carencia en las fuerzas socialdemócratas, que hace una década constituían prácticamente las dos terceras partes de los gobiernos de la Unión Europea, de estrategias para conservar el poder y hacer frente a los descalabros de la crisis económica. Ante esta debilidad, el evidente avance de las fuerzas nacionalistas o conservadoras (o una mezcla de ambas), con la uniformidad de recetas neoliberales –recortes de derechos sociales, control de los déficits públicos, achicamiento del gasto del Estado- en todas las dimensiones.

CATALUNYA COMO SÍNTOMA

En este escenario, Cataluña puede funcionar como un adelanto de aquella tendencia continental llegando a tierras españolas. Las cuatro regiones catalanas –Barcelona, Terragona, Girona y Lleida- siempre han sido la parte más “europea” de la península, donde antes que a ningún lado han arribado las tendencias del continente, y que por eso también puede funcionar como un termómetro para medir el estado de ánimo de la sociedad política española.

Si esta imagen es correcta, entonces “pintan bastos” para el gobierno de centroizquierda de José Luís Rodríguez Zapatero. El domingo pasado, el gobierno autonómico catalán, la Generalitat, volvió a ser conquistado por las fuerzas de centroderecha. Convergència i Unió (CiU), la coalición de liberales, demócrata cristianos y filo-independentistas, lograron en las elecciones al Parlament retornar con una fuerza inusitada, y, al mismo tiempo, enterrar de un golpe los siete años de la experiencia de un gobierno de alianza de izquierda, entre socialistas, ecologistas y republicanos.

Después del liderazgo histórico de Jordi Pujol, que encabezó la federación nacionalista de CiU desde la transición española y gobernó la Generalitat durante 23 años (1980-2003), la reunión de ambos partidos de la centroderecha se alinean detrás de la figura de Artur Mas. Mas quedó fuera del gobierno en las dos últimas elecciones, merced al pacto de gobernabilidad de las fuerzas progresistas, unidas en un gobierno “tripartito”. Ahora, Mas y CiU ganaron fuerte (lograron 62 escaños en el Parlament, quedando a sólo seis de la mayoría absoluta). La victoria conservadora dejó a los socialistas arrinconados con un mínimo porcentaje (28 escaños), tras los peores resultados del Partido de los Socialistas de Cataluña (Partit dels Socialistes de Catalunya, PSC, marca en la región del PSOE estatal) en una elección regional en toda la historia democrática.

El abandono del discurso de izquierda por parte de los electores también tiene su impacto en los relativamente buenos resultados cosechados por el Partido Popular (PP). La agrupación presidida por Mariano Rajoy, que en el contexto de fuerte reivindicación nacionalista catalana nunca tuvo demasiada inserción, el domingo pasado logró situarse como tercera fuerza política, inmediatamente detrás del PSC. El PP, con ello, alcanzaría a sentar a 18 diputados en el Parlament, lo que constituye los mejores resultados de los procesos electorales recientes en las provincias catalanas. Los hasta ahora socios de los socialistas en el gobierno “tripartito”, Iniciativa por Cataluña-Verdes (IC-V), y los independentistas de Izquierda Republicana (ERC), sólo pudieron juntar 10 escaños cada uno.

Con esta formación del Parlament, está claro el mensaje de los votantes catalanes: los partidos que han formado el “tripartito” han sido fuertemente castigados. En este castigo sobresale la caída del principal partido independentista, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que –siguiendo la tradicional fragmentación de las fuerzas de izquierda- sufre también el desgrane de votos “anti-españoles” hacia las otras dos formaciones separatistas recién aparecidas, la de Joan Carretero (Reagrupament) y la del ex presidente del Barcelona Fútbol Club, Joan Laporta (Solidaritat Catalana per la Independència).

La fuerza del avance conservador, en estos territorios tan significativos para lo que termine luego pasando en el resto de España, ha sido incontestable. El triunfo de CiU ha sido total, un auténtico grito de censura al paso de los socialistas por el poder, no sólo en la capital sino en el interior. Han arrasado en todo, en número de votos, por circunscripciones, por comarcas, y en las principales ciudades. Los nacionalistas casi doblan en escaños a los socialistas en la provincia de Barcelona, obtienen más del doble en Tarragona y triplican la representación del PSC en las demarcaciones de Lleida y Girona.

EL GOLPE CATALÁN EN MADRID

Los socialistas españoles han salido, desde la misma medianoche del domingo, a intentar separar la tragedia de las elecciones catalanas del destino del gobierno nacional, esa caída libre en que vive el ejecutivo de José Luís Rodríguez Zapatero.

Desde La Moncloa, el jefe del gobierno español sufre a diario, asaeteado desde la izquierda de su partido por las medidas neoliberales que está adoptando para enfrentar la crisis, y desde la derecha de la oposición del Partido Popular para que adelante las elecciones y le deje paso a Mariano Rajoy, que de ajustes sabe más que él.

Los voceros del PSOE salieron rápidamente a decir que este descrédito del presidente del gobierno no había tenido nada que ver con la debacle de sus correligionarios en tierras catalanas. Y, a renglón seguido, afirman que tampoco habrá una relación en el otro sentido: que la izquierda del PSC haya caído con estrépito no es un adelanto de lo que vaya a pasar con el PSOE en las próximas elecciones generales.

No sería justo decir que el fuerte desgaste que el oficialismo está sufriendo en la mal barajada gestión de la crisis económica –que no despega a Madrid de Grecia, ni de la bancarrota reciente de Irlanda- ha sido la única causa del fracaso socialista catalán, pero es obvio que ha sido, al menos, una de ellas. Porque el gobierno “tripartito” de José Montilla al frente de la Generalitat también participó del desconcierto ideológico de los socios madrileños sobre cómo enfrentar el fantasma de la crisis y el “acoso de los mercados”, y terminaron finalmente sumándose al discurso de Merkel, Sarkozy, y con ello a la fuerte tendencia de la derechización general de Europa.

Los resultados de las elecciones para reemplazar a los socialistas del Palau de la Generalitat supondrán un vuelco en el mapa político catalán, pero también, de una manera significativa, constituyen la primera señal de que la decepción hacia Zapatero, y las tendencias que llegan desde Europa, bien pueden cambiar el mapa político de toda España.

 

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Arenas calientes del Sahara Occidental (12 11 10)

Arenas calientes del Sahara Occidental

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Los cuerpos de seguridad del Reino de Marruecos avanzaron a sangre y fuego el pasado lunes sobre las carpas del campamento de Agdaym Izik, ocupadas por refugiados saharauis. La vieja colonia española de la costa occidental de África, que durante la dictadura franquista se designaba como “Sahara Español”, y que la nomenclatura diplomática actual define como “Sahara Occidental” (en contraposición al gran desierto que se extiende al sur de Egipto, en el borde oriental del continente africano) ha vuelto a sacudirse esta semana y a recalentar con el conflicto político y social sus tórridas arenas.

Los enfrentamientos y la represión militar sobre los saharauis, los habitantes del Sahara Occidental que reclaman desde hace 35 años su independencia y autonomía, han vuelto a colocar este antiguo y doloroso conflicto en la agenda internacional. Al parecer, sólo los episodios de violencia y sangre ubican, cada cierto tiempo, la opresión saharaui a la fugaz luz de los medios de comunicación, apenas durante unos días, y luego el conflicto vuelve a hundirse en la penumbra remota de la distancia y de esa otredad radical que impone el desierto.

El conflicto del Sahara Occidental, sin embargo, pone a prueba una y otra vez la capacidad de las instancias multilaterales, especialmente las decisiones de la Organización de las Naciones Unidas, para hacer valer los acuerdos alcanzados en su seno al arbitrio de sus miembros. En este aspecto, la tensión que Marruecos somete a la ONU en el tema del Sahara Occidental es comparable a la que periódicamente coloca a Gran Bretaña en el contencioso por las Islas Malvinas con la República Argentina.

UNA LUCHA OLVIDADA

La entrada de policías y militares antidisturbios marroquíes sobre las más de 20.000 personas acampadas en las tiendas de Agdaym Izik en la madrugada del lunes, sin embargo, puede llegar a imprimirle un giro –dada la violencia, el balance de víctimas y el alcance de la represión- a un conflicto estancado durante más de tres décadas. Todo el Magreb –la larga costa mediterránea de África- es una zona de una estabilidad en extremo precaria, y salvo el explícito apoyo del gobierno francés de Nicolás Sarkozy, el trono marroquí de Mohamed VI cuenta pocos amigos. Y algunos enemigos de cuidado, comenzando por la vecina Argelia, con la que mantiene las fronteras minadas y cerradas a cal y canto.

En la otra costa del Mediterráneo, España hace unos equilibrios diplomáticos de prestidigitador. Como metrópoli colonial, es consciente de su responsabilidad en el problema. La retirada de la que Franco llamaba su “Provincia 53” en 1975 fue tan caótica y desordenada, que dejó el conflicto civil servido en bandeja. El gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero es abiertamente pro-saharaui, pero los intereses con Marruecos son tantos y tan vastos, que el ministerio de Exteriores debe medir cada palabra de las declaraciones oficiales, ni hablar de los hechos concretos de política bilateral.

Por  el contexto regional, por la delicada política de alianzas históricas y de coyuntura, por las cuestiones nacionalistas en juego, y por la crítica acumulación de recursos en la zona (además del fosfato que posee en abundancia, sus costas cuentan con el banco pesquero más importante del mundo), todos quieren sacar la pelota de la cancha y enviarla a la ONU.

Pero las Naciones Unidas, hasta el momento, se muestran lejos de estar a la altura de las circunstancias.

COLONIALISMO TARDÍO

Tan tarde como en diciembre de 1965, cuando el proceso de descolonización mundial estaba muy avanzado, la Asamblea General de la ONU aprobó la primera resolución relativa al “Sahara Español”, que lleva el número 2.072, en la que insta a Madrid a adoptar las medidas necesarias para retirarse del territorio. Casi en simultáneo las fuerzas nacionalistas comienzan a organizarse en las agrupaciones que luego confluirían en el Frente Polisario, la principal organización independentista del Sahara.

En 1973, frente a las negativas de la dictadura franquista en iniciar un proceso de descolonización, el Frente Polisario comienza con acciones armadas con un ataque al puesto de guardia español de El Janga. El clima de inestabilidad crecía día a día, y el régimen franquista propuso para frenarla la realización de un referéndum. Esta decisión revelaba, en realidad, un vacío político (el dictador se encontraba muy enfermo ya, y en España comenzaba a prepararse la transición); ante el vacío, el rey de Marruecos, Hassan II, organiza la “Marcha Verde”: 350.000 milicianos –civiles y militares- que avanzan y cruzan la frontera con la colonia española

El dictador, moribundo, ordenó abandonar la colonia a su suerte. El 14 de noviembre de 1975 se firmaron los acuerdos de Madrid: España se comprometió a abandonar el Sahara antes del 28 de febrero de 1976, y traspasó el grueso de las posesiones territoriales a Marruecos y un tercio a Mauritania. Los saharauis fueron dejados al arbitrio del poder de estos dos países.

Los milicianos marroquíes de la Marcha Verde emprendieron una persecución sistemática contra los pobladores saharauis y sus posesiones y propiedades. Más de 200.000 hombres, mujeres y niños huyeron hacia Tindouf, en pleno desierto de Argelia, instalando campamentos provisorios de refugiados, en los que permanecen hasta el día de hoy. En 2007 el juez español Baltasar Garzón abrió un expediente en la Audiencia Nacional para enjuiciar a los mandos militares marroquíes de la Marcha Verde, por delitos de “genocidio y torturas” cometidos contra ciudadanos saharauies.

Garzón se hizo eco de las múltiples denuncias de organizaciones no gubernamentales y de derechos humanos, que intentan mantener a la luz pública la situación de los saharauies tras la ocupación. En el expediente del juez de la máxima instancia jurisdiccional española consta que, desde 1975 y hasta la actualidad, “el ejército marroquí ha ejercido una permanente violencia contra el pueblo saharaui, en una guerra de invasión que obligó a abandonar sus hogares a 40.000 personas, que tuvieron que huir al desierto y fueron perseguidos y bombardeados por las fuerzas invasoras con napalm, fósforo blanco y bombas de fragmentación.”

MARGINADOS, NEGOCIACIÓN Y PODER

En 1988 la ONU vuelve a intentar tomar cartas en el asunto, y la Asamblea General aprueba un plan de paz para el Sahara, que fue aceptado tanto por Marruecos como por el independentista Frente Polisario, en 1991 se pone en marcha la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara (Minurso), y los fracasos de la diplomacia multilateral se suceden unos a otros, mientras Marruecos sigue avanzando sobre el territorio y la población.

Asumiendo una pragmática postura de hechos consumados, en 2003 la ONU emite una nueva resolución, estableciendo que el Sahara permanecería transitoriamente como región autónoma de Marruecos durante cinco años, mientras se implementaba un referéndum de autodeterminación liderado por el ex secretario de Estado norteamericano James Baker. Pero inclusive el poderoso Baker acabó renunciando después de que Marruecos rehusase aplicar su plan para la ex colonia, que había sido aprobado, por unanimidad, por el Consejo de Seguridad de la ONU.

A pesar de las idas y vueltas y de la ocupación efectiva del ejército marroquí en los territorios del Sahara, los independentistas del Frente Polisario han logrado mantener abiertas las negociaciones entre ambas partes bajo los auspicios de la organización multilateral.

Esta semana, precisamente, se abría en Nueva York una nueva ronda de negociaciones con la mediación de Christopher Ross, ex embajador en Argelia y en Siria y profesor de árabe en la Universidad de Columbia, que es ya el tercer delegado de la ONU para intervenir en el conflicto, tras la renuncia de Baker y del holandés Van Walsum.

Estas negociaciones, el último y tibio emprendimiento de la comunidad internacional para proteger a un pueblo sometido, fue reventada por las fuerzas antidisturbios marroquíes al destruir, en la madrugada del lunes, el campamento de Agdaym Izik, agregando, si se pudiera, unas llamas más a las ardientes arenas del Sahara.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

El semestre español (25 06 10)

El semestre español

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

España había planteado su tiempo en la presidencia rotatoria de la Unión Europea como el momento para volver a hacer transitable los puentes entre el Viejo Continente y las tierras americanas, por las que siente que tiene una responsabilidad especial. El plantón de Obama, el bajo interés de los socios comunitarios por las situaciones latinoamericanas, y el empujón de la crisis global, han terminado desdibujando el semestre español.

.
Ya con 27 países miembros, acceder a la presidencia rotatoria de la Unión Europea (UE) durante medio año es un evento poco ordinario. Además, una ocasión esperada con ansia por los gobiernos, ya que la presidencia del Consejo Europeo –la reunión de jefes de Estado, el lugar del poder real donde se delinean los grandes trazos de la política comunitaria- se convierte en un escaparate desde el cual mostrar al mundo y a los colegas los logros más audaces de la administración y la posibilidad de incluir los temas prioritarios en la agenda continental común. Y con tantos miembros tras la gran ampliación al Este, no habrá una nueva oportunidad de presidir el Consejo hasta dentro de una década y media, por lo menos.

.

Por todo ello, la presidencia española de la UE durante el primer semestre de este año 2010 había sido programada por el ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero como el gran evento político internacional de su gobierno. Una oportunidad, por lo demás, que bien podría reportarle algunos puntos en la política interna, habida cuenta de que su mandato se acerca a las postrimerías, y todas las encuestas siguen ubicando a la oposición conservadora del Partido Popular, con Mariano Rajoy al frente, en los lugares de preferencia.
.

El guión de este programa, en todo caso, se escribía a finales del año pasado. Pero cuando hubo que estrenar gestión, el 1 de enero de 2010, habían comenzado a soplar las fuertes ráfagas del viento de la crisis proveniente de este lado del Atlántico Norte, y esos alisios obligarían a cambiar casi todo: rebajar las expectativas, improvisar sobre la marcha, pasar de puntillas por los temas más espinosos, consensuar ajustes y gobierno económico con las posturas rígidas de Ángela Merkel y, abandonado ya todo deseo de protagonismo estelar y escaparate, intentar salvar los muebles.

.

Debajo de todo eso, la promocionada “alianza estratégica” con América Latina y el Caribe, que desde ambas costas se viene buscando desde 1999 y que España tenía la esperanza de empujar durante su presidencia, deberá seguir aguardando tiempos mejores.
.

AÑO DE BICENTENARIOS
.

La presidencia española (la cuarta vez que Madrid asume este rol desde la instauración de los períodos de liderazgo rotatorios en la UE) coincidió con dos contextos especiales, que venían a agregar relevancia al período: El Tratado de Lisboa y los bicentenarios americanos.
Por un lado, comenzaba la andadura del nuevo Tratado de Lisboa, el instrumento jurídico que la organización continental se dio para gobernarse con 27 miembros. Luego del fracaso de la Constitución Europea, en 2005, el proceso de integración entró en una fase de estancamiento del que intentó rescatarlo el Tratado de Lisboa. Entró en vigor el pasado 1 de diciembre de 2009, estableciendo la elección de un presidente permanente del Consejo Europeo; la continuidad del presidente de la Comisión Europea (el órgano ejecutivo de la organización); y la designación de un Alto Representante de la Política Exterior, con la intención de que el continente comience a hablar con una sola voz en la sociedad internacional. Así, el liberal portugués José Manuel Duráo Barroso siguió el frente de la Comisión; el democristiano belga Herman van Rompuy fue designado presidente permanente; y la socialista británica lady Catherine Ashton al frente de la política exterior.

.

Estas nuevas autoridades, que estrenaban puesto, funciones y período, debían coexistir, por primera vez, con el presidente rotatorio español, sin que las áreas de competencia de cada uno estuvieran del todo delimitadas.
.

Y por otro lado, 2010 es el año en que varios países sudamericanos han comenzado con los festejos de los bicentenarios de las independencias de la “madre patria”. Por eso cuando España comenzó a escribir el guión de su semestre al frente de Europa, la relación privilegiada con los países americanos fue anunciada como una de las prioridades, incluyendo en la agenda del semestre una Cumbre UE-América Latina, que sucedería a la Cumbre UE-Estados Unidos. La iniciativa del gobierno de Zapatero generó expectativas en este lado del Atlántico, que ha visto cómo la inclusión de los países del Este europeo, de la vieja órbita soviética, han desplazado los centros de atención. Los latinoamericanos, además, esperaban que el semestre español fuese la oportunidad para flexibilizar las posturas en temas de inmigración y empleo de los extracomunitarios.
.

LA CUMBRE ALCUE
.

Pero eran demasiadas expectativas para un tiempo tan borrascoso. La primera señal la dio el presidente norteamericano Barack Obama. Dijo que estaba demasiado ocupado con la crisis, y que las Cumbres con los europeos, en momentos en que a éstos les cuesta tanto ponerse de acuerdo en políticas exteriores comunes, no dan demasiado provecho. El inédito plantón de Obama frustró el encuentro de alto nivel con la Administración de la primera potencia del mundo. Luego, la resistencia de Israel a morigerar su política agresiva hacia el entorno de países árabes hizo presagiar otro fiasco en la Cumbre UE-Mediterráneo, por lo que fue suspendida sine die. Quedaba, entonces, la Cumbre con América Latina y el Caribe (ALCUE). Aferrándose a un clavo ardiendo, Zapatero la convocó para mayo, pero para entonces la crisis griega amenazaba extender sus tentáculos a Portugal, a Hungría, y a la propia España.
.

La VI Cumbre ALCUE (la primera se celebró en Río de Janeiro en 1999) se reunió el 18 de mayo en Madrid, y teniendo en cuenta el problemático contexto que acabamos de reseñar, no estuvo tan mal. Aunque con menor densidad de la originariamente planeada, volvió a poner a América Latina en el temario europeo.
.

Llegó a este resultado a partir de la concreción de un Tratado de Asociación con América Central; la formulación de acuerdos multipartes con Perú y con Colombia; con la creación de una entidad intermedia –la Fundación Eurolat- para promover la presencia de los latinoamericanos en la dinámica del proceso de integración europeo; con el lanzamiento del Mecanismo de Inversión en América Latina (LAIF, por sus siglas en Inglés), con 125 millones de euros para inversiones en infraestructuras; y con la formulación de un plan de acción para los próximos dos años, con un seguimiento estrecho de los acuerdos consensuados en Madrid. Y, por sobre todo, la ALCUE logró relanzar para el próximo mes de julio las negociaciones entre la UE con el Mercosur, que ya languidecían durmiendo sueños de naftalina.
.

Este último punto, de importancia capital en la relación entre ambos bloques, se activó a pesar de las voluntades un tanto díscolas de los propios miembros americanos. Porque en el compromiso con Europa hay que distinguir dos planos: aquellos fuertemente activos e interesados en profundizar los lazos con un proceso de integración europeo que ha tomado una deriva liberal y economicista en los últimos años, alejándose un tanto de los impulsos políticos de los iniciales pasos del proyecto, entre los que se cuentan Chile y México (ambos con tratados de libre comercio con la UE), Colombia y Perú, y –por razones de cooperación desigual- los centroamericanos. Pero en otro plano están Venezuela, Bolivia, Ecuador –y, en alguna medida, también Brasil y Argentina- con posturas menos entusiastas y más críticas con la actual UE.
.

PROMESAS Y ESPERANZAS
.

En ocasión de la primera Cumbre ALCUE, hace once años en Brasil, ambas partes reconocían la existencia de una fuerte comunidad de valores sociales y políticos, con la defensa de la democracia como núcleo duro, y la pertenencia común a la modernidad occidental como aglutinante. En base a este sustrato común, se planteaba la aspiración de comenzar un programa que tendiera, en un plazo acotado, hacia la concreción de una “alianza estratégica” entre ambos, para enfrentar de forma conjunta los retos emergentes de un planeta globalizado.
.

En otras palabras, la Unión Europea extendía una mano hacia América Latina y el Caribe, ofreciéndose como interlocutor privilegiado, alternativo al neoliberal Consenso de Washington hegemonizado por los Estados Unidos de América.
.

Sin embargo, en esta década han sido muchos los elementos que han impactado en la redefinición de las metas políticas de largo plazo, especialmente las debacles económicas de 2001 y 2008. Por ello, los líderes de ambas costas no han podido en Madrid ir más allá de reiteraciones: nuevamente se ha declamado el compromiso de continuar promoviendo y reforzando la asociación estratégica birregional, basada en los principios, valores e intereses comunes.
.

O sea: esperemos que escampe, y luego veremos.
.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Lula protesta por el avance de las sanciones en la ONU (20 05 10)

Crisis nuclear iraní

.

PROTESTA BRASILERA POR EL AVANCE DE LAS SANCIONES EN LA ONU

.

Rusia y China cambian de postura y relegan el pacto acordado con Irán

.

.

.

Desde la capital española, donde asiste a la cumbre entre América latina y la Unión Europea, el presidente brasileño Luiz Inácio da Silva protestó enérgicamente por el avance de la iniciativa norteamericana de aplicar sanciones a Irán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, desconociendo el acuerdo logrado en Teherán con sus auspicios y los del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogán.

.

El lunes, ambos mandatarios acordaron con el presidente iraní Mahmmoud Ahmadinejad que la República Islámica depositaría 1.200 kilos de uranio enriquecido al 3,2% en Turquía, bajo supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), y recibiría en un año uranio enriquecido al 20% para aplicaciones médicas civiles.

.

Tras la firma del convenio, Lula sostuvo que no había ya más motivos para seguir impulsando sanciones en el seno del Consejo de la ONU, a cuyos miembros permanentes les pidió comprensión y voluntad de negociación para aceptar la nueva postura iraní.

.

Antes de llegar a Teherán, Lula había pasado por Moscú, donde recibió el apoyo del presidente Dmitri Medvédev a sus gestiones; tras el convenio, China –que junto a Rusia se había opuesto sistemáticamente a la vía de las sanciones- mostró asimismo su satisfacción, “otorgamos importancia a este acuerdo”, indicó el vocero de la cancillería china Ma Zhaoxu, agregando que Beijín deseaba que el pacto “promueva el pacífico arreglo del asunto nuclear iraní.” En términos parecidos, también se conoció una declaración del presidente francés Nicolás Sarkozy.

.

Sin embargo, y a pesar de la coincidencia de todas estas posturas, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, declaró ante el comité de Relaciones Internacionales del Senado estadounidense que había formulado “una serie de preguntas sin respuesta” sobre las intenciones nucleares iraníes, por lo que el acuerdo tripartito alcanzado el lunes no era suficiente para detener la negociación de sanciones.

.

Inmediatamente después, convocó a una reunión del Consejo de Seguridad para la tarde del martes, y ayer se conoció el contenido del nuevo borrador sobre las sanciones, que contaría con el voto de todos los miembros permanentes y de Alemania. Según el documento de sanciones, los buques con bandera iraní podrán ser revisados en alta mar, se restringen las inversiones persas en el extranjero, se prohíbe la venta de tanques, vehículos blindados de combate, aviones y barcos de guerra y otras armas pesadas a Teherán, entre otras medidas.

.

Manifestando la postura de su gobierno, el canciller brasileño Celso Amorín, visiblemente irritado, declaró anoche que “todos los puntos considerados esenciales por Estados Unidos fueron cumplidos” en la letra del convenio tripartito, “ignorar el acuerdo entre Irán, Turquía y Brasil es despreciar la búsqueda de una solución pacífica y negociada” a la crisis atómica de Oriente Medio, agregó.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.