Archivo de la etiqueta: indignados

“Indignados” y globalizados (17 10 11)

El movimiento de “indignados” alcanza una escala mundial

En 82 países hubo marchas exigiendo cambios estructurales en la política

.

.

MADRID.- Nuevamente fue la plaza de la Puerta del Sol, en la capital española, el epicentro del conjunto de movilizaciones que han recibido la poco precisa designación de “indignados”, en un nuevo aniversario del 15 de mayo, cuando por primera vez surgió esta espontánea manifestación de repudio a la manera en que los gobiernos –principalmente los europeos- estaban enfrentando la crisis.

La diferencia más notoria, además del aumento de caudal de gente que marchó hacia el centro de Madrid, fue la réplica de la marcha en diferentes conglomerados urbanos, desde las magalópolis japonesas y norteamericanas, hasta las ciudades medianas de Australia y Nueva Zelandia, cruzando por las principales capitales latinoamericanas y, por cierto, por prácticamente todas las grandes ciudades europeas, con el liderazgo de Madrid y Barcelona.

Con algunas concentraciones que rondaron el medio millón de personas, en 951 ciudades de 82 países el movimiento de protesta que reúne a diferentes colectivos sociales detrás de una búsqueda de espacios políticos más amplios y transparentes, ratificó este fin de semana que no quedará limitado a un fenómeno puntual de la juventud española, sino que hay un sentimiento generalizado de que el rumbo y la estrategia diseñada por la élite dirigente para afrontar la profunda crisis económica que golpea al sistema capitalista, está siendo cuestionado desde las bases en diferentes latitudes.

En la Puerta del Sol, y como en las dos concentraciones masivas anteriores, el centro de las críticas fue la clase política –sin distinciones de ideologías y partidos- y la gran banca concentrada, que ha logrado evitar los golpes más fuertes de la crisis merced a los salvatajes ordenados por los gobiernos y financiados con dinero público.

Las consignas coreadas por la multitud se mostraron durante esta tercera concentración muy enfocadas en un cambio de sistema; pero, a pesar de remarcar el hecho de que la democracia necesita de una imperiosa revisión, sigue sin haber en el planteo de los “indignados” propuestas alternativas de fondo.

Esta carencia ha llevado a algunos políticos a considerar despreciativamente al movimiento, como el ex presidente del gobierno español, José María Aznar. Aznar, del derechista Partido Popular, declaró ayer que los “indignados” sólo son una expresión de la “extrema izquierda marginal anti sistema”, sin mayores repercusiones, ya que “su representatividad no es importante en la vida española”.

Roma violenta

La capital italiana mostró una faz distinta del globalizado movimiento de los “indignados”, cuyas marchas multitudinarias transitaron en general de manera pacífica en casi todo el mundo.

En Italia, en cambio, la jornada de protesta convirtió a Roma en escenario de una batalla campal, causando uno de los peores disturbios de los últimos años.

Mientras el premier Silvio Berlusconi se enfrentaba a un nuevo voto de censura en el Parlamento –que nuevamente logró sortear- el descontento social llevó a un sector a enfrentarse a la policía y a establecer barricadas, incendiando contenedores de basura y automóviles.

Con daños estimados en más de un millón de euros, el estallido de violencia fue contestado con represión, y Berlusconi sostuvo que los responsables “deben ser identificados y castigados”, sin hacer ni una sola referencia a los altos índices de desocupación, parálisis política y al severo plan de austeridad que genera cada día mayor controversia en el país.

América latina se suma

Después del revuelo mundial provocado por el movimiento Occupy Wall Street, en el corazón financiero norteamericano, la jornada del sábado también sumó a la protesta mundial de los “indignados” las marchas en diferentes ciudades latinoamericanas.

Además del discurso global de protesta contra la falta de calidad democrática y el desbalance en las maneras de enfrentar la crisis, en América del Sur las movilizaciones fueron aprovechadas para apuntar a reclamos locales.

Entre las que lograron mayor convocatoria estuvieron las mexicanas. México vivió marchas en 15 estados, además de una multitudinaria en la capital.

En Brasil, la mayor concentración se desarrolló en San Pablo, un distrito donde la oposición al gobierno federal es fuerte, pero también en Rio de Janeiro y Brasilia.

Otras marchas se agruparon en situaciones tan disímiles como República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, Honduras, Panamá, Santiago de Chile y Asunción del Paraguay.

En Argentina un festival

Aunque no alcanzó la dimensión de otras concentraciones en América latina, en la capital argentina también se replicaron las marchas de descontento anti sistema, con una agenda local marcada por un clima festivo y artístico.

Varios centenares de personas se concentraron frente al Congreso Nacional, con banderas de diferentes nacionalidades, a los que se agregó una bicicletada familiar y diferentes actividades artísticas, en una jornada que más que un reclamo duro de protesta tuvo un ambiente de festival.

Contribuyó a ese clima el que la movilización coincidiera con la concentración de la comunidad boliviana en Buenos Aires, que celebraba por las mismas calles la fiesta de la virgen de Copacabana, patrona del país vecino.

A menor escala, se convocaron marchas en La Plata, Rosario, Mar del Plata, Mendoza y Tucumán. La ciudad de Córdoba aportó también su propia columna.

.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

 

Anuncios

“Indignados” en el ombligo del mundo (07 10 11)

“Indignados” en el ombligo del mundo

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

El movimiento espontáneo de protesta que tomó forma a partir de una sentada en la madrileña Puerta del Sol, hace pocos meses, ha pasado por las diversas facetas de una rebelión sin forma ni estructura que, entre otras cosas, tampoco pretende tenerlas. O sea, en la denuncia sobre la corrupción general del sistema, opta por no convertirse en un partido político, ya que éstos serían parte del problema. Pero al tomar esa opción el movimiento se ata las manos, porque los partidos políticos son la vía institucionalizada para canalizar, en un sistema representativo, las demandas populares. Ese círculo, que encierra una mecánica contradictoria entre fines y métodos, fue dándole las diversas caras a los “indignados” de la Puerta del Sol: desde pequeñas concentraciones de estudiantes; a guitarreadas en las tardecitas y noches veraniegas de Madrid; al acompañamiento cada vez más plural de colectivos sociales; a la creatividad irónica y punzante de las consignas y de las pancartas; al contagio hacia otras ciudades españolas; a marchas nacionales “de formación cívica y ciudadana”; hasta que el movimiento saltó las fronteras del reino, y comenzaron a replicarse concentraciones y sentadas en Francia, Italia, Gran Bretaña y otros países.

El fenómeno, así, sumaba una nueva faceta: se internacionalizaba, sin institucionalizarse. Seguía siendo la expresión colectiva de un sentimiento de frustración, que los sociólogos y politólogos veían muy relacionado a la clase media, urbana e intelectual, de las ciudades europeas. O sea, una derivación de esa generación de profesionales jóvenes, a quienes el mercado de trabajo ha limitado al acceso a puestos con remuneración baja (los “mileuristas”); sin demasiadas perspectivas de ascenso laboral ni económico; y a quienes la reducción del Estado de Bienestar y las políticas neoliberales (tanto del liberalismo puro, como de los nominalmente socialdemócratas) les recortan derechos que disfrutaron sus padres, y les presentan un horizonte de mediano plazo aún más negro: edades jubilatorias más largas; mayor carga impositiva; pensiones achicadas; seguros de retiro inexistentes; cobertura sanitaria, farmacéutica y de cuidados de la vejez en retirada.

Así, tanto por su surgimiento geográfico, como por su constitución sociológica y de estratos económicos, y por la índole de sus reivindicaciones, el movimiento de los “indignados” se presentaba, hasta ahora, como un fenómeno eminentemente europeo. Inclusive otras expresiones de descontento, también espontáneas, como la violencia que estalló en la barriada londinense de Tottenham, con incendios y saqueos que por un par de días se replicaron en otras ciudades del cordón suburbial de la capital británica, en ningún momento se la relacionó con los “indignados”.

El estallido de Londres estuvo poblado de hijos de inmigrantes africanos, árabes y caribeños, que tienen una autopercepción de estar siendo expulsados del entorno en el que viven. Jóvenes que aspiran a ingresar al sistema, no que se plantean reformarlo. Pero, como digo, el análisis ubicaba a los “indignados” claramente en el entorno europeo. Hasta los últimos días de septiembre, cuando unas concentraciones y movilizaciones que parecen abrevar en el mismo discurso de aquellas algaradas juveniles de la Puerta del Sol, han comenzado a cortar los puentes de acceso a Nueva York y a sentarse en los escalones de mármol de los grandes templos financieros de Wall Street. Los “indignados” han llegado al ombligo del mundo.

OCUPAR LA CALLE DEL MURO

Los primeros días, tal como había ocurrido en Madrid, fueron apenas un par de decenas de jóvenes, a quienes los “azules” del NYPD (los duros agentes del departamento de policía de Nueva York) controlaban de cerca y miraban con una expresión de extrañeza: en la variopinta jungla humana que llena a diario las veredas del mayor distrito financiero del mundo, unos jóvenes protestando contra el capitalismo pueden ser incluso una llamada para el asombro. Pero al día siguiente fueron más, y al siguiente, más aún. Siguiendo de cerca la mecánica de la protesta madrileña, a ese grupo inicial se le fue sumando gente de una extracción más diversa y plural, algunos profesores universitarios, intelectuales respetados por la opinión pública, algunos columnistas de la prensa seria, y líderes gremiales. Con el aumento de las concentraciones, comenzaron las marchas, y el movimiento se puso un nombre: Occupy Wall Street. No habían llegado para pasar, sino para quedarse, parecían decir.

Con el crecimiento de la protesta, también comenzaron las detenciones. Una cosa es que los “azules” del NYPD permitan una concentración exótica de jóvenes bohemios, y otra que el centro neurálgico del poder económico sea cuestionado por movilizaciones con presencia gremial. En las marchas de finales de septiembre los arrestos eran de 10 o de 20 personas, que eran retenidas durante algunas horas en los precintos de la ciudad. Pero para sábado 1 de octubre, cuando una multitudinaria marcha de varios miles de neoyorquinos ocupó el puente de Brooklyn, que conecta al populoso barrio con la zona baja de Manhattan, la policía realizó más de 700 arrestos.

Pero, tal como ocurrió en Madrid cuando la Guardia Civil expulsó a los “indignados” de Sol, la protesta social alcanzó un nivel de difusión y alcance que no había tenido hasta entonces. El discurso de los movilizados, las pancartas protestando contra la inyección de dinero público para salvar a los grandes tiburones de la banca, mientras la debilidad de la economía golpea a la gente común y la tasa de desempleo no afloja del 10 por ciento, saltó entonces desde el ombligo neoyorquino y comenzó a prender, como yesca, en las grandes ciudades norteamericanas. Al día siguiente de las detenciones sobre el puente de Brooklyn se realizaban marchas en puntos tan distantes como Boston, Chicago, San Francisco, y Los Ángeles; hoy, jueves 6, mientras escribo estas líneas, hay marchas cruzando esas ciudades, otras en Seattle, en el extremo del noroeste estadounidense, y otras más en Nueva Orleans, en la costa sureña. Ya es un movimiento nacional.

LAS CANAS DE OBAMA

El presidente Barack Obama, cada día más delgado, la mirada más cansada y la cabeza llena de canas, admitió ayer en Washington que los “indignados” neoyorquinos “expresan la frustración que vive el pueblo”. Y el vicepresidente Joe Biden fue más allá, al sostener que hay muchos puntos en común entre los simpatizantes de Occupy Wall Street, y el sector de extrema derecha del Tea Party, que también comenzó como un movimiento espontáneo de protesta de sectores conservadores y de cristianos tradicionalistas, y que ha terminado por cooptar a la dirigencia opositora del Partido Republicano. Quizás Biden también está pensando en Madrid, donde se acusó a los “indignados” de terminar haciéndole el juego a la derecha del Partido Popular, ya a estas alturas el más que probable recambio de la socialdemocracia del PSOE de José Luís Rodríguez Zapatero en La Moncloa.

Pero la pregunta, en todo caso, es qué hará Obama con este nuevo jugador que ha venido a ocuparle la cancha, en una coyuntura tan quebradiza, con la campaña para las próximas presidenciales a punto de lanzarse, una crisis económica que lleva dos años y que no remite, un crecimiento paupérrimo del producto bruto, y una desocupación a las grandes mayorías.

Hasta ahora, la estrategia de Obama, para la decepción de muchos, ha sido intentar consensuar con los dirigentes menos extremistas entre los republicanos, aunque eso le costara avalar medidas tan polémicas, como todas las políticas de apoyo y salvataje a la gran banca de Wall Street. El surgimiento imprevisto y fuera de toda fórmula de los “indignados”, su rapidísimo crecimiento numérico y su extensión geográfica a todo el territorio de la nación, puede ofrecerle al presidente una plataforma alternativa. Y quizás por eso sus palabras en Washington han mostrado su simpatía con las protestas y con los movilizados. Como una tabla  de salvación, posiblemente el movimiento Occupy Wall Street viene a darle al presidente una nueva base para plantear, desde una perspectiva de izquierdas, su candidatura a la reelección.

La mala performance que Barack Obama manifiesta en todas las encuentras de opinión realizadas hasta ahora le auguran una campaña complicada e incierta; y la fortaleza con que la derecha del Tea Party está cimentando el lanzamiento opositor, le han terminado por cerrar los caminos de diálogo y de consenso con las republicanos en el Congreso. Cuando esas estrategias aparecían agotadas, llegan los “indignados”. ¿Utilizará el presidente esta nueva expresión popular para reinventar un nuevo programa de corte progresista? Si lo logra, los movilizados en las protestas norteamericanas habrán conseguido algo que sus pares europeos no llegaron a hacer: renovar al oficialismo progresista, y darle la alternativa de una nueva oportunidad.

.

en Twitter: @nspecchia

.

Tristes, solitarios, finales: Zapatero y Berlusconi (04 08 11)

La crisis de la deuda vuelve a sacudir a Italia y España

La Comisión Europea insiste en que no hay emergencia ni rescate previsto aun

.

.

MADRID, ROMA.- A pesar de que el Consejo Europeo logró conjurar la quiebra de Grecia con una cumbre de emergencia en Bruselas, el rescate heleno y el fortalecimiento del fondo de reserva continental para atender a los Estados con mayores dificultades no ha calmado a los mercados.

La confianza en los países más endeudados, que además afrontan una fuerte contracción económica interna aunada a una coyuntura política inestable, sigue cayendo en la percepción de las agencias calificadoras de riesgo, con el consecuente aumento en el costo de los títulos públicos que estos gobiernos salen a ofertar en los mercados internacionales.

De los países que se mencionaban como más expuestos al “contagio” griego, España e Italia han sido los que centraron las dudas de las agencias calificadoras y los ataques especulativos de los fondos de inversión durante los últimos días.

La sucesión de derrotas en las elecciones regionales de la coalición gobernante en la península italiana, y las declaraciones del primer ministro Silvio Berlusconi de que no se presentará a la reelección para el cargo, acosado por los escándalos personales y financieros, ha reducido fuertemente el margen de gobernabilidad de la alianza conservadora.

Por su parte, el presidente del gobierno español, José Luís Rodríguez Zapatero, se vio forzado a adelantar la fecha de las elecciones generales para el próximo 20 de noviembre, después de la debacle electoral donde el socialismo gobernante entregó la mayoría de los gobiernos autonómicos al opositor Partido Popular, que en todas las encuestas aparece como el favorito para reemplazar a la socialdemocracia en el Palacio de la Moncloa.

Aislado por una crisis que no remite, con la más baja popularidad de todo su gobierno como producto de las medidas restrictivas adoptadas para enfrentar la crisis, y presionado por su propio partido, Rodríguez Zapatero comanda un gobierno en minoría con mínima capacidad decisoria.

Frente a estos escenarios tan volátiles, las calificaciones de riesgo volvieron a dispararse ayer, mientras en Estados Unidos el presidente Barack Obama negociaba con el Congreso un acuerdo que permitiera esquivar la caída en cesación de pagos de la primera economía del mundo.

Con esta referencia de este lado del Atlántico, los discursos oficiales emitidos desde Madrid y desde Roma, asegurando la solidez de los respectivos fondos del tesoro para afrontar los intereses y los vencimientos de títulos no lograron convencer a los acreedores, y la debilidad de la demanda agravó la depreciación de los bonos de ambos países, que vivieron la peor jornada en los doce años en que lleva instalada la Eurozona.

El escenario más temido por Rodríguez Zapatero se alcanzó cuando la prima de riesgo de la deuda española trepó hasta los 404 puntos básicos, cruzando la barrera de los 400, que además del efecto psicológico que tiene para el sistema, se considera el nivel en que la economía debe comenzar a pedir socorro al Banco Central Europeo (BCE).

La bolsa de Madrid, además, se derrumbó con la noticia, y el Ibex volvió a retroceder, acumulando una caída total del 9,4 por ciento en la última semana. La prima de riesgo italiana también estuvo fuera de control y alcanzó un máximo de 386 puntos básicos, y se especula que Roma tampoco podrá evitar el socorro del BCE en breve.

Vuelven los indignados

El todavía jefe del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y presidente del gobierno no podría haber esperado una coincidencia de frentes problemáticos como los que se solaparon ayer en la capital.

Al derrumbe de los mercados y la caída de la bolsa, se sumaron las columnas de los “indignados”, el movimiento de protesta social antisistema, que había sido expulsado durante la madrugada por la policía de la céntrica plaza de la Puerta del Sol, y que en la tarde volvió con más fuerza que antes a tomar las principales avenidas y espacios públicos madrileños.

La reactivación de las protestas y las marchas masivas obedecieron al desalojo policial (los “indignados” argumentaban que sólo los echaban para mostrar una “ciudad falsamente ordenada frente a la visita del Papa”), sino también a las posturas del opositor Partido Popular, que intenta sacar el máximo provecho del acorralamiento del gobierno.

Los voceros del PP echaron la culpa del aumento del riesgo país a la Administración socialista, y exigieron a Rodríguez Zapatero un nuevo adelanto electoral, “este gobierno no llega a noviembre”, aseguraron.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

Batalla campal en Atenas por el ajuste (30 06 11)

Grecia aprueba el ajuste y reprime con fuerza la protesta

El centro de Atenas convertido en escenario de una batalla campal. La presión europea logró reunir la mayoría de votos. Positiva respuesta de los mercados.        

.

.

ATENAS.- Finalmente, la presión conjunta de los principales líderes europeos y de los altos funcionarios de las instituciones multilaterales del continente, terminaron en la víspera reuniendo los votos suficientes para que el Parlamento griego aprobara el riguroso plan de ajuste económico impulsado por el gobierno del premier Giorgios Papandreu.

La oposición mantuvo su rechazo en bloque, pero varios parlamentarios rompieron la disciplina partidaria para apoyar al oficialismo, que además logró detener las defecciones entre sus propias filas mediante la amenaza de echarlos del partido (de hecho, tras la votación, Papandreu anunció la expulsión del oficialista Pasok del diputado Panayiotis Kouroumplis, que mantuvo su disidencia con el draconiano ajuste).

De esta manera, en las primeras horas de la tarde de ayer (10:45 en la Argentina), con el Congreso rodeado por una multitudinaria protesta popular, el gobierno de Papandreu logró sacar adelante el conjunto de leyes que contraerán la economía helena hasta el 2015, por 155 votos a favor, 138 en contra, y cinco abstenciones.

El trámite legislativo, que fue recibido con alivio en los centros financieros, era el requisito impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para seguir auxiliando a la economía del país mediterráneo, que requiere de la inyección de 12.000 millones de euros para hacer frente a los vencimientos de su deuda externa durante el mes de julio.

Al conocerse el resultado de la votación, los miles de manifestantes que ocupaban la plaza Syntagma estallaron en una protesta indignada, y fueron reprimidos por los antimotines.

Hasta ayer, las protestas habían transcurrido por canales pacíficos, a pesar de las cuatro huelgas generales que el país va soportando desde principios de año. Pero la noticia de la aprobación del ajuste disparó la violencia de los “indignados”: Un grupo de encapuchados, inclusive, logró trepar hasta el primer piso del Parlamento, rompiendo las ventanas.

La sede de Correos fue incendiada con bombas molotov, y las cargas de la policía fueron respondidas usando hondas, con las que disparaban tornillos y pedazos de adoquines. Los enfrentamientos causaron docenas de heridos en ambos sectores, y la violencia alcanzó tal nivel, que el céntrico hotel King George, situado en uno de los laterales de la plaza Syntagma, decidió evacuar a sus clientes.

El ajuste aprobado achicará drásticamente la economía helena por la vía de reducción del gasto y mayor presión impositiva: prevé recaudar, hasta 2015, 28.000 millones de euros adicionales en impuestos, otros 50.000 millones por privatizaciones de empresas, y reducir el gasto social echando 150.000 empleados públicos.

Lamentos y festejos

La impotencia popular que derivaba anoche en enfrentamientos cada vez más violentos, contrastaba con la buena recepción de la noticia en los centros financieros mundiales.

Los griegos calculan que la presión impositiva del ajuste implicará una carga de 3.000 euros adicionales para cada familia, y una desocupación ascendente en los próximos años.

Sin embargo los mercados y los indicadores bursátiles subieron. Inclusive Wall Street fue arrastrada hacia el alza por esa corriente, con el Dow Jones cerrando las operaciones con un ascenso del 0,6 por ciento.

Pero a nivel interno un ajuste tan radical comprometerá la recuperación económica de Grecia, que con tres años de recesión verá retroceder su PBI este año otro 3,8 por ciento, y su deuda alcanzará el record del 166 por ciento en 2012.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

Los ojos en Atenas (27 06 11)

Grecia define la continuidad de la vía del ajuste en Europa

El Parlamento vota el paquete restrictivo con todos los ojos puestos en Atenas       

.

 

.

ATENAS.- Los diputados griegos se aprestaban en la tarde de ayer a poner a prueba el camino decidido por el Consejo Europeo para que las economías en crisis de la Zona Euro limpien sus cuentas públicas: restringir el gasto hasta el límite, dejando de lado políticas de contención social.

La votación en el recinto legislativo heleno supone una prueba crítica para el conjunto europeo, porque su resolución pondrá en evidencia la capacidad de las Administraciones para adecuarse a lo resuelto en las instancias multilaterales de la Unión Europea (UE).

A fines de la semana pasada, la cumbre de jefes de gobierno reunidos en el Consejo Europeo, en Bruselas, decidió seguir la línea sostenida por la canciller conservadora alemana, Ángela Merkel, y no disponer de ninguna línea de ayuda a Grecia que no pasara por los “rescates” del FMI y del Banco Central Europeo (BCE) ya acordados.

En realidad, la organización continental no ha enviado hasta el momento ni un sólo euro en carácter de donación o de “crédito blando” a Atenas, a pesar de la situación terminal de su economía. Siguiendo la decisión de Merkel, lo que las agencias financieras han habilitado son líneas de créditos a intereses altos, “punitorios” para quienes no hicieron las cosas bien, al 5 o al 6 por ciento de interés.

De esta manera, el gobierno griego obtiene liquidez para pagar los vencimientos de su deuda externa sin acudir a más endeudamiento en los mercados, donde sus títulos públicos están depreciados por la posibilidad de impago.

Alemania, además de negarse a comprometer dinero de los impuestos de sus contribuyentes, insiste en que los bancos acreedores deben implicarse en la negociación.

Por ello recibió de buena manera el anuncio realizado por Nicolás Sarkozy, de que los bancos franceses –los más expuestos a la deuda griega, junto a los germanos- estarían de acuerdo en reinvertir el 70 por ciento del dinero que deberían cobrar a Atenas en concepto de intereses entre este año y 2014, comprando nuevos títulos de deuda a 30 años de plazo.

En todo caso, con 800.000 trabajadores desempleados (de una población activa de cinco millones), una deuda superior al 150 por ciento del PBI, y pagando hasta un 25 por ciento por sus títulos públicos, la posibilidad de un default griego es cada vez más cercana.

 

Un Plan B oculto

PARÍS.- Con la exigua mayoría de cinco bancas que dispone Giorgios Papandreu, y la afirmación del líder de la oposición, Antonis Samaras, de que no apyarán el paquete restrictivo del gobierno, el panorama de las votaciones en la Cámara helena es arriesgado.

A pesar de que la UE dejó claro que no hay “Plan B”, sería más una presión para los griegos que una decisión tomada.

El diario francés Le Monde publicó ayer que sí se prepara, aunque en secreto, una salida para el probable caso de que Papandreu no logre hacer aprobar el ajuste.

Aunque no da detalles, se trataría de un recurso al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera –la vía a la que se niega Merkel- para inyectar fondos públicos comunitarios de urgencia.

Por otra parte, comienzan a escucharse a economistas –como el premio Nobel Paul Krugman- que se preguntan si no sería más realista dejar de alargar la agonía de la economía helena, admitir el default, y reestructurar la deuda a partir de allí. Como hizo la Argentina en su momento.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

 

Europa cuelga de Atenas (27 06 11)

Europa y la moneda común no se desprenden de la crisis griega

La cumbre europea no encuentra una postura alternativa a la profundización del ajuste       

.

.

ATENAS.- El Consejo Europeo de fines de la semana pasada no logró consensuar una ayuda a Grecia que implicara mayores recursos, y ató el futuro inmediato de la crisis y la estabilidad de la moneda común, el euro, a que el gobierno heleno logre aprobar un fuertísimo ajuste a las cuentas públicas y evite la quiebra por default.

Sin embargo, el tratamiento en el Parlamento de Atenas del paquete de medidas restrictivas del premier Giorgios Papandreu no tiene allanado el camino. Los dirigentes conservadores europeos llamaron a la “unidad nacional” griega, esto es, a que el partido de derechas Nueva Democracia vote el ajuste junto a la bancada socialdemócrata del Pasok de Papandreu.

El jefe opositor, Antoni Samaras, escuchó ese pedido en Bruselas, tanto del Partido Popular Europeo (PPE), que su agrupación integra, como de boca de la propia canciller alemana, Ángela Merkel.

Samaras, sin embargo, adelantó que su grupo no votará un plan de ajuste que, en términos de votos, no podría ser ya más impopular. Después de tres huelgas generales en lo que va del año, con un nuevo paro programado para esta semana, y un estado social de agitación permanente (los “indignados” tienen instalado 18 campamentos en la plaza Sintagma, frente a la sede parlamentaria), la oposición no está dispuesta a ofrecer su cooperación.

Pero Papandreu tampoco tiene clara la posibilidad de contar con el apoyo cerrado de su propio partido; la presión que los movilizados ejercen sobre los diputados -a quienes increpan a la entrada y a la salida de la Cámara, e incluso persiguen hasta sus domicilios- es tanta, que ya comenzaron las fisuras en el bloque oficialista: dos diputados socialistas confirmaron que no votarán el paquete de medidas del gobierno.

En esta semana clave para el futuro político del país mediterráneo y para el rumbo general de la Unión Europea (UE), la aprobación del ajuste griego (se votará entre el martes y el miércoles) habilitaría a la recepción de una última remesa del dinero acordado el año pasado por la UE y el FMI, dirigido a pagar vencimientos de la deuda pública con los acreedores externos en julio.

Si Atenas no saldo estos vencimientos, las agencias que monitorean las finanzas internacionales declararían automáticamente la cesación de pagos y el default; una situación que no tardaría en contagiar a otras economías europeas con problemas en sus deudas externas, como Portugal, España, Irlanda y, en menor medida, también Italia.

A pesar del alto riesgo para la  estabilidad de la moneda común (el euro ya retrocedió la semana pasada frente a prácticamente todas las divisas de referencia), el Consejo Europeo no logró articular ningún “plan B”, que implicaría un mayor compromiso de dinero.

Al contrario, Merkel sigue insistiendo que no deben ser los recursos públicos de los impuestos de los contribuyentes, sino los propios bancos acreedores, los que deben soportar la mayor carga de la reestructuración y del saneamiento de la economía helena.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

Grecia amenaza con la quiebra (16 06 11)

 Grecia amenaza con la quiebra ante la imposibilidad de pago

Papandreu reforma el gobierno sin la oposición y pide un segundo rescate a Europa     

.

 Ángela Merkel, la vista fija en Giorgios Papandreu

.

Después de la violenta jornada de huelga general –la tercera que vive Grecia este año- el primer ministro socialista Giorgios Papandreu impulsó ayer un cambio de gabinete, en un coletazo más de la grave situación económica y política que vive el país mediterráneo.

Los enfrentamientos entre los movilizados –entre 50.000 y 200.000 según la fuente- y la policia dejaron un tendal de heridos en Atenas y las principales ciudades, y llevaron al premier a presentar su renuncia para facilitar un gobierno de coalición con la centroderecha del partido Nueva Democracia.

La oposición puso como condición para integrarse a una coalición de emergencia que se abandonaran los planes de ajuste estructural que han estado en el origen de la protesta social, principalmente la reforma de la administración pública que prevé el despido de 170.000 empleados del Estado.

Pero estas reformas, dirigidas al drástico achicamiento del gasto público, son precisamente las condiciones ineludibles que los órganos financieros de la Unión Europea, en conjunto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), han puesto para acudir al rescate de la deuda griega, con el envío de remesas progresivas hasta totalizar un monto de 110.000 millones de euros para hacer frente a los vencimientos de los empréstitos externos.

Ante la imposibilidad de constituir un gobierno de unidad frente a la crisis, el primer ministro ha reformulado el gabinete con dirigentes de su Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), y ha ratificado que los compromisos asumidos con las agencias multilaterales de financimiento seguirán.

Una última remesa del crédito concedido el año pasado, de 12.000 millones de euros, debe llegar a Atenas antes del próximo día 20, en que vencen títulos de deuda soberana que, si no se cancelan, llevarían a la quiebra técnica del país, una situación inédita desde la constitución de la eurozona, en 1999.

Los voceros del FMI intentaron llevar calma a los mercados y a las bolsas, que reaccionaron negativamente, con fuertes pérdidas, al riesgo de debacle financiero heleno, y aseguraron que la entidad seguirá sosteniendo la asistencia a Atenas, siempre y cuando el proceso de ajustes y achicamiento del Estado se mantenga.

Indignados con los indignados

BARCELONA.- La deriva violenta del movimiento 15-M español, que el miércoles de esta semana intentó evitar una sesión del Parlamento regional catalán en Barcelona, ha recibido una serie de censuras desde diferentes puntos del arco político, inclusive desde los propios manifestantes “indignados” que ocuparon durante varios días la madrileña Plaza del Sol.

Con consignas del tipo “sin violencia somos más”, el atípico conjunto de protesta -básicamente juvenil- de la capital española se opuso a que sus colegas catalanes entorpecieran la vida institucional en un entorno democrático. “No sólo que están contra la ley, sino que los actos violentos son radicalmente antidemocráticos”, se definía ayer en las concentraciones en Madrid.

Por su parte, desde el gobierno autonómico de Cataluña, se acusó a un pequeño grupo de los manifestantes como responsables de los actos violentos, “profesionales del incidente que actuaban como una guerrilla urbana”, expresó un vocero del presidente Artur Mas.

Sin embargo, es probable que las protestas sigan radicalizándose.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

 

 

 

 

Europa mareada por la crisis griega (16 06 11)

Europa mareada por la crisis

Un sector de los “indignados” pasa al enfrentamiento policial en Cataluña. El premier griego ofrece su renuncia para apaciguar la movilización social. Alemania condiciona un nuevo rescate a Grecia a la participación de inversores privados. La crisis vuelve a amenazar a España y Portugal.     

.

.

ATENAS, BARCELONA.- “Hemos perdido el miedo”, con esta nueva consigna un sector de los “indignados” españoles, también identificados ya como Movimiento 15-M, cercó ayer el Parlamento autonómico catalán, en la Ciudad Vieja de Barcelona, e intentó hacer fracasar la sesión legislativa en la cual el gobierno regional presentaba los presupuestos.

Los forcejeos entre manifestantes y policías autonómicos (los “mossos d’esquadra”) fue subiendo de tono durante el transcurso de la mañana. Varios centenares de personas se concentraron frente al Palacio de la Generalitat de Cataluña, en la Plaza de Sant Jaume, y con un grado de organización superior al mostrado en las últimas jornadas, se desplazó por la Ciudad Vieja hasta el Parque de la Ciudadela, donde se ubica el Parlamento.

Con el edificio cercado por un cordón humano, los diputados que llegaban tuvieron que soportar empujones, gritos e inclusive alguna pintada.

El presidente autonómico, Artur Mas, y una treintena de miembros de su Ejecutivo, tuvieron que utilizar helicópteros para llegar a la sede legislativa.

Tras la agitada sesión, en la que finalmente la gobernante coalición centrista de Convergencia i Unió (CiU) logró aprobar los presupuestos con el apoyo de los votos de la derecha del Partido Popular (PP), los diputados salieron del Parlamento por puertas laterales, unas salidas casi sin uso y que comunican el antiguo edificio con el parque zoológico de Barcelona, para esquivar las concentraciones de “indignados”.

Desde Madrid, la asamblea ciudadana que ha abandonado el campamento en la céntrica plaza de la Puerta del Sol, cuestionó la movilización de los catalanes, por considerarla una “presión por encima de la ley”.

Dentro del mismo grupo barcelonés se veían posiciones encontradas, entre un sector que se oponía a cercar el Parlamento y otro más radical. En un clima de nerviosismo, también se criticaba a los Mossos d’Esquadra, algunos de cuyos agentes, vestidos de civil, se infiltraron en el colectivo de protesta, supuestamente con intentos de manipular la enorme masa de movilizados.

El presidente Mas anunció que, de repetirse la protesta, los cuerpos policiales harán “un uso legítimo de la fuerza” para disolver las columnas de manifestantes y garantizar el funcionamiento de las instituciones.

En Grecia, por otra parte, la reacción social también tuvo un pico crítico en la tarde de ayer, mientras la primera línea del liderazgo europeo discutía un segundo rescate a la economía griega.

La oposición a la política de ajustes económicos y restricciones sociales impulsado por el gobierno socialdemócrata de Giorgios Papandreu, volvió a tomar las calles de Atenas.

El primer ministro ofreció su renuncia para calmar los ánimos y formar un gobierno de unidad, pero ante la negativa de la oposición de centroderecha de sumarse al Ejecutivo, anunció que hoy modificará el gabinete, pero seguirá adelante con el plan de austeridad.

Atenas tira las bolsas

ATENAS.- Con cerca de 200.000 personas tomando las calles de la capital griega, y los líderes europeos sin definir un nuevo rescate a la economía helena, la tercera huelga general contra Papandreu y el Pasok arrastró ayer a los mercados, los bonos de la deuda soberana griega, la moneda europea, y llegó inclusive a impactar en el nivel general de Wall Street.

La multitudinaria huelga, que paralizó al país y generó duros enfrentamientos con las fuerzas policiales, podría haberse calmado con una clara señal que llegase desde Europa. Pero, por el contrario, la indefinición de la Unión Europea –principalmente de Alemania- produjo una corrida que arrastró al euro y empujó a la baja a todas las bolsas del continente.

El IBEX español perdió 10.000 puntos y terminó con un 2 por ciento de retroceso; la caída bursátil llegó inclusive a Nueva York, donde Wall Street acusó un 1,48 por ciento de pérdida en el cierre de operaciones.

La falta de rescate a Grecia, además, vuelve a poner en riesgo la solvencia de la deuda en España y en Portugal.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

 

 

 

 

Los “indignados” terminan favoreciendo a la derecha en España (23 05 11)

 La revuelta juvenil española decide ignorar las elecciones

Las asambleas se expanden a varias ciudades, aunque no se define su continuidad     

.

.

MADRID.- El acontecimiento político más original que vive Europa en estos días, la movilización popular y espontánea de miles de personas –mayormente jóvenes- que comenzó el domingo 15 de mayo en la madrileña Puerta del Sol, ha ignorado la jornada electoral de ayer, que dirimió la mayoría de gobiernos autonómicos y la totalidad de los municipales en España.

Las concentraciones de jóvenes (a los que se sumaron desocupados, trabajadores precarios, profesores, empleados públicos, jubilados, y muchos ciudadanos descontentos con el manejo que el gobierno ha hecho de la crisis económica), comenzaron con consignas antisistema y por los ya usuales canales de las redes sociales por internet, y tuvieron una respuesta multitudinaria que se dio, además, en coincidencia con el último tramo de la campaña electoral.

Si bien todas las encuestas y mediciones previas anticipaban una victoria de la oposición del derechista Partido Popular, no estaban claras las consecuencias que podría traer la irrupción del movimiento de los “indignados”, que en la variedad de las demandas planteadas en las asambleas pedían “votar contra todos” mediante el voto en blanco o nulo. Las tendencias previstas en los sondeos preelectorales, sin embargo, se han confirmado, otorgando una victoria arrolladora a la oposición, por lo cual la incidencia de las concentraciones y las acampadas en las plazas céntricas de las principales ciudades españolas parece haber sido marginal en la tendencia de los votantes.

Por su parte, tampoco los integrantes de los campamentos han seguido con ningún interés los resultados parciales del escrutinio en la tarde de ayer, donde las asambleas seguían discutiendo unas agendas de temas abiertos (desocupación, precariedad laboral, jubilaciones, relación Estado-Iglesia, costos del ajuste económico estructural, etcétera), ignorando los resultados parciales que se difundían por los medios de comunicación; coherentes quizás con una de las consignas que pueden leerse en las originales pancartas de la plaza: “no estamos contra el sistema, pero el sistema está contra nosotros”.

De estas asambleas, también salió anoche la resolución de los “indignados” de permanecer en la ocupación de la Puerta del Sol, “como mínimo” por una semana más, en reclamo de “un cambio político y social” de raíz.

El principal problema que manifiesta el movimiento es que esta demanda de cambio no termina especificándose aún en una agenda de políticas específicas, que puedan presentarse a las instancias gubernamentales para su aplicación.

De momento, el nivel del discurso –que se autodenomina “revolucionario”- sigue estando en el reclamo principista. Reivindica una “sociedad nueva”, que dé prioridad a las personas por encima de los intereses económicos, un cambio en la conciencia social. Pero si no logra traducir este discurso hacia un plano más pragmático, el movimiento corre el riesgo de diluirse en su misma vaguedad.

Algo similar ya ocurrió en 2005, con la ola de protestas juveniles que recorrió los suburbios parisinos (la “banlieue”), protagonizadas por jóvenes desencantados, franceses descendientes de inmigrantes africanos recientes, que alcanzó cotas altas de movilización pero que ante la carencia de estructura o programa, terminó diluyéndose.

.

en Twitter:   @nspecchia

.