Archivo de la etiqueta: Honduras

Droga y sangre en Tamaulipas (27 08 10)

Droga y sangre en Tamaulipas

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Tamaulipas es una bella lengua de tierra mexicana bañada por las aguas azules del Caribe, con ciudades medianas y hospitalarias, un interior rural de postal novohispana, y un largo brazo estirado hacia el noroeste, que marca durante decenas de kilómetros la frontera con el estado norteamericano de Texas. Encerrado entre Veracruz y las sierras de San Luis Potosí, esta geografía de playas for export y ranchos de tortillas y frijoles hace tiempo que ha perdido su frescura y sus colores de publicidad turística. En su lugar, el gris del miedo y el rojo de la sangre lo han ido cubriendo todo. Tamaulipas es ahora tierra del narco.

El narco ha pasado, en el breve lapso de una década, de ser una organización mafiosa y marginal, a ocupar todos los espacios de la vida pública; estableciendo sus propias leyes, códigos y condenas; permeando las fuerzas de seguridad y proyectándose incluso hacia el interior de los partidos políticos y las instituciones representativas.

Esta reconversión acelerada obedece a dos grupos de factores, unos internos y otros impuestos desde la realidad política exterior. En el primer grupo se deben incluir el aumento en los precios y en los beneficios del tráfico ilegal de estupefacientes, debido a las mayores trabas que éste encuentra en las vías de comercialización en el primer mercado consumidor del mundo. También han alimentado este crecimiento la debilidad de las fuerzas armadas, penetradas por los narcodólares, frente a unos ingresos legales paupérrimos. Pero el renacimiento del narco también se ha debido a factores externos, especialmente a la declaración de “guerra abierta” lanzada por el presidente Felipe Calderón, nada más asumir su mandato. Antes, el narco se limitaba a comprar policías y militares y tal vez algunos alcaldes, pero jaqueado abiertamente y puesto en el centro de la agenda política, se retuerce como un animal herido y ataca con más saña y más violencia que nunca. Desde la asunción de Calderón, en diciembre de 2006, la “guerra abierta” se va cobrando unas 28.000 muertes. Si el combate es a matar o morir, el narco no lo duda y sale a matar a mansalva. Y Tamaulipas, con su costa caribeña a la que pueden atracar botes clandestinos, su interior rural y débilmente institucionalizado, y su larga frontera con los Estados Unidos, tiene todas las condiciones para derivar en un narcoestado.

La horrible masacre de inmigrantes descubierta esta semana en un rancho de Tamaulipas (la más grande que se recuerde en el México contemporáneo), así como el asesinato del candidato a gobernador en junio pasado, revelan hasta qué punto el narco está dispuesto a llegar, para establecer sus códigos y su ley en un territorio que ya considera propio.

ASALTAR LA GOBERNACIÓN

Desde hace tiempo que hay sospechas fuertes de las “contribuciones” de las organizaciones de narcotraficantes al poder político, tanto en las costosas campañas electorales, como en los gastos de la gestión gubernamental. Estipendios de dinero negro que luego siempre encuentran la manera de retornar en forma de favores o disposiciones administrativas que le dan aire a las mafias. Pero en estos tiempos el narco ya no se contenta con los sobornos o las corruptelas a políticos intermedios, sino que muestra las intenciones de colocar a hombres afines en los puestos de mando.

El 28 de junio de 2010, en medio de una “balacera”, fue asesinado Rodolfo Torre Cantú, candidato seguro a gobernar Tamaulipas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Torre Cantú, un político de la vieja escuela priísta mexicana, había basado toda su campaña en la promesa de que cerraría la puerta de la gobernación al narco. A media mañana de ese día de junio, cuando ya las papeletas con su nombre estaban impresas y faltaban sólo unas horas para que abrieran las mesas electorales, la custodiada comitiva del candidato fue emboscada por los sicarios del narco, un batallón disciplinado y bien entrenado (de hecho, sus efectivos fueron militares y policías antes de engrosar las filas de este ejército clandestino), del cual ni Torre Cantú ni sus asesores, secretarios, jefes de campaña ni guardaespaldas salieron vivos.

Las elecciones estaduales, en Tamaulipas y en otros once estados mexicanos no se suspendieron, y el domingo siguiente, 4 de julio, el hermano del asesinado candidato concurrió en su nombre, y ganó la gobernación. El asesinato de Torre Cantú fue el más grave atentado político del México actual, que retrotrae la imagen a aquellos tiempos de la violencia institucionalizada, cuando las pistolas al cinto y las cananas cruzadas formaban parte del paisaje. El candidato fue reemplazado por su hermano, pero el mensaje del narco quedó grabado a fuego, tanto para Tamaulipas como para el resto de las gobernaciones federales, especialmente en los territorios del fronterizo borde norte.

MIGRANTES Y CAUTIVOS

La debilidad institucional impacta con mayor intensidad cuanto más débiles sean los colectivos sociales (más en el campo que en la ciudad, más en los barrios periféricos que en el centro, más en los pobres que en los sectores acomodados). Los migrantes que vienen desde Centroamérica y cruzan Tamaulipas hacia la frontera norteamericana, integran esos colectivos débiles que aprovecha el narco. En estos grupos de ilegales que se desplazan sin papeles y sin derechos, el narco busca apropiarse de los ahorros que llevan para pagar a los tratantes de la frontera, o bien incorporarlos a sus filas como sicarios. En el caso de que no consigan uno de esos dos objetivos, o ninguno, no dudan en masacrarlos. Este parece haber sido el caso de los 72 inmigrantes fusilados, maniatados y con los ojos vendados, a lo largo del paredón de un rancho de Tamaulipas esta semana.

La matanza ha conmocionado a México, a la opinión pública de los sureños estados norteamericanos, y a toda la región. Un hecho que, más allá de la gravedad propia que encierra, también pone de manifiesto una perversa práctica habitual. La matanza de Tamaulipas -58 hombres y 14 mujeres provenientes de El Salvador, Honduras, Ecuador y Brasil- forma parte de esa espiral de violencia que no deja de crecer, y que, como una consecuencia diametralmente opuesta a la esperada, ha provocado la política de “guerra abierta” del presidente conservador Felipe Calderón. Los cuerpos descoyuntados y apilados unos sobre otros, con las manos atadas a la espalda y los ojos vendados con trapos, fueron descubiertos por personal de la marina mexicana, después de que un hombre herido de bala pidiera socorro en un puesto de control caminero, y relatara la carnicería.

Los infantes de marina se trasladaron en helicópteros artillados a la zona, donde el ejército del narco defendió sus posiciones a balazos. Tras la batalla, los marinos confiscaron rifles M-4, fusiles AK-47, escopetas calibre 12, rifles calibre 22, cargadores, cerca de 7.000 cartuchos, chalecos antibalas y uniformes camuflados. Los pertrechos de un auténtico ejército. El sobreviviente, un migrante ecuatoriano de 18 años, reveló que los narcos les ofrecieron convertirse en sicarios, con un sueldo mensual de 2.000 dólares, y que cuando se negaron, la orden fría fue fusilarlos a todos.

Por la profesionalidad de la acción militar, todas las señales apuntan a Los Zetas. Este ejército irregular está compuesto por desertores de las fuerzas armadas mexicanas, asociados a ex efectivos de grupos de élite del ejército de Guatemala (los “kaibiles”), entrenados para la lucha contrainsurgente por expertos militares norteamericanos en los años 80 y 90. Además de su enfrentamiento con las tropas gubernamentales enviadas por el presidente Calderón, las facciones narco luchan entre ellas por el control de los espacios cercanos a la frontera. Los Zetas constituían hasta hace algunos meses el brazo ejecutor del cartel del Golfo, pero ahora parece que se han escindido y han tomado vuelo propio, lo que les lleva a luchar también contra sus ex patrones.

Entre los unos y los otros, los más desfavorecidos quedan en el medio. A la sangría existencial que significa, de por sí, lanzarse a cruzar los llanos y las sierras mexicanas para llegar al Río Grande y la frontera con los Estados Unidos (donde, además, los esperan las leyes anti-inmigración tan en alza en estos tiempos), deben sumar el riesgo de caer en manos del narco. Según proyecciones sobre cifras oficiales, cerca de 40.000 inmigrantes procedentes de Centroamérica serían secuestrados anualmente en México por las bandas de narcotraficantes. El pedido de rescate a sus familiares en Norteamérica, la esclavitud sexual, o la conversión en sicarios, es el destino más usual para estos miles de pobres arrastrados por su propia miseria.

O el paredón y la muerte, como en Tamaulipas.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Débil respado de la OEA al freno de las armas (09 06 10)

.

DÉBIL RESPALDO DE LA OEA AL FRENO DEL ARMAMENTISMO EN AMÉRICA

.

.

LIMA.- La cuadragésima cumbre de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunida desde el domingo pasado en la capital peruana bajo el lema “Paz, seguridad y cooperación en las Américas”, desplazó la atención del tema principal hacia el planteo de la reincorporación de Honduras en el seno de la organización, una propuesta capitaneada por la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton.

El tema de las compras de armamentos por varios países de la región (Brasil, Colombia y Chile en los tres primeros lugares), había sido planteado por el presidente peruano Alan García en el discurso inaugural de la Asamblea como prioritario.

García afirmó que las compras de armas en América latina ascenderán a más de 35.000 millones de dólares en los próximos años, a los que habría que sumar los 661.000 millones de dólares de las adquisiciones norteamericanas, las primeras del mundo.

Sin embargo, antes de inaugurarse la cumbre el recientemente reelecto secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, había declarado que el continente no se encuentra inmerso en una carrera armamentista, lo que venía a deslegitimar un tanto la solicitud del presidente peruano. Por ello, a pesar del lema convocante, no se esperaba que en la declaración final, cuyo borrador final se revisaba a últimas horas de ayer, se mencionara el tema en términos relativizados y sólo como aspiraciones, no como programa de las políticas exteriores de los países de América.

Por el contrario, la introducción de Honduras en la agenda de la cumbre de la mano de la secretaria Clinton, ocupó una buena parte de los debates de la víspera. En el programa de la reunión se había previsto que la hipotética reincorporación del país centroamericano, que se encuentra suspendido de la OEA desde el golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya el 28 de junio de 2009, se tratase en encuentros privados entre los cancilleres, en cambio Clinton logró trasladarlo al seno del plenario, “ha llegado el momento en que el hemisferio debe acoger nuevamente a Honduras en la comunidad interamericana”, exigió.

Sus palabras no fueron del todo bien recibidas por Brasil, cuyo canciller, Celsio Amorin, no se encuentra en Lima, pero que por los embajadores ante el organismo insistió en que el tema sólo puede destrabarse si Honduras permite que el depuesto presidente Zelaya retorne al país sin ningún tipo de persecución judicial. Los cancilleres acordaron la creación de una comisión de alto nivel que inicie las gestiones para el regreso de Honduras, informó el canciller peruano, José Antonio García. Esta comisión deberá presentar sus recomendaciones al pleno de la OEA antes del 30 de julio próximo.

.

Hillary: Gira sudamericana

QUITO.- Tras la Asamblea de la OEA, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton prosiguió con una gira en la que espera visitar Ecuador y Colombia.

En Quito, donde un alto funcionario norteamericano no aterriza desde hace una década, Clinton se reunirá con el presidente Rafael Correa, quien actualmente además ejerce la Presidencia de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

La agenda bilateral incluye conversaciones en torno a la cesión de siete bases colombianas a militares estadounidenses para la lucha contra el narcotráfico, tema que ha despertado el rechazo de varios miembros de la Unasur, ya que podrían ser un factor de desestabilización para la seguridad regional.

El miércoles volará a Colombia, donde se reunirá con el presidente Alvaro Uribe y con los candidatos presidenciales que competirán en la segunda vuelta, el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, y Antanas Mockus.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

OEA: Seguridad y armamentos (08 06 10)

.

OEA: Concluye en Lima la Asamblea General
.
.

LIMA.- La Organización de Estados Americanos (OEA), el foro de diálogo entre los países de América, concluye hoy en la capital peruana su cuadragésima Asamblea, con una agenda centrada en la inseguridad que plantea el narcotráfico y las diferencias en torno a la reincorporación de Honduras.

La reunión de los Cancilleres fija habitualmente los trazos gruesos de las políticas exteriores de la región, aunque en los últimos tiempos el rol de la propia OEA ha sido puesto en entredicho.

Las dos aristas más importantes de crítica que recibe son la ausencia de Cuba y la poca eficacia en la defensa de las cláusulas democráticas.

El régimen comunista cubano fue expulsado en los años sesenta, y los intentos de reintegrar a la isla han chocado permanentemente con la postura de los Estados Unidos de Norteamérica, cuyo gobierno aporta el 60 por ciento de los 180 millones de dólares anuales que insume el mantenimiento del organismo regional con sede en Washington.

La 40º Asamblea General fue inaugurada por el presidente peruano Alan García y el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, que fue reelegido para un nuevo período de cinco años.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, participó de la inauguración, y tiene previsto seguir a partir de hoy una gira por la región, que la llevará a Colombia y a Ecuador. La ausencia del canciller brasileño, Celso Amorim, fue una de las más notorias, mientras la delegación argentina estuvo presidida por el ministro Jorge Taiana.

La cuestión de Honduras, y la postura favorable de los Estados Unidos a su reincorporación en el seno de la OEA sigue dividiendo aguas, Clinton propuso la creación de una Relatoría para la Democracia, que debería contribuir a definir más precisamente “lo que constituye una alteración inconstitucional”, declaró.

Su referencia parece apuntar a relativizar el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras, que la inmensa mayoría de los países latinoamericanos no admite ni reconoce al gobierno del actual presidente Porfirio Lobo.

.

SEGURIDAD Y ARMAMENTOS

LIMA.- El presidente peruano Alan García, anfitrión de la 40 Asamblea General, propuso que la OEA se centrara en detener la adquisición de armas en la región, mediante una declaración conjunta de los Cancilleres de toda América, que se debería firmar en la clausura prevista para hoy.

Paradógicamente, el gobierno peruano ha sido uno de los que han aumentado el gasto militar.

La inversión en armamentos aumentó en todo el mundo un 5,9 por ciento el año pasado, a pesar de la crisis financiera internacional.

En América latina el gasto militar supuso 34.000 millones de dólares en 2009, encabezado por Brasil, que incrementó su partida militar un 16 por ciento, y Colombia, con un 11 por ciento más. El tercer comprador de armas regional sigue siendo Chile.

Venezuela, por el contrario, gastó un 25 por ciento menos.

Estados Unidos, en todo caso, sigue a la cabeza en el mundo, con un gasto de 661.000 millones de dólares, el 43 por ciento del total mundial.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Enfrentamientos en una conmemoración de 1 de mayo diferente (03 05 10)

Día del Trabajador, en plena crisis

ENFRENTAMIENTOS SOCIALES SIGNAN

LA CONMEMORACIÓN DEL 1 DE MAYO

Las calles de Atenas se convierten en la primera línea de resistencia

.

gre

.

.

En un mundo que se debate entre las vías de salida de la crisis económica estructural que lo sacude y las posibilidades de caer a niveles aún más profundos de esa crisis en el futuro próximo, cobró una significación especial la celebración, este sábado, del Día del Trabajador.

.

Con niveles de desocupación rondando los 20 puntos porcentuales en las primeras economías, el 1 de mayo tuvo picos de enfrentamientos violentos en aquellas sociedades que deberán soportar la aplicación de recetas de ajustes para hacer frente a la debacle de las cuentas públicas.

.

El 1 de mayo fue establecido por la Segunda Internacional Socialista en 1889; originalmente fue asumida como una jornada reivindicativa en memoria de los sindicalistas ejecutados en Estados Unidos por su lucha por la jornada de ocho horas. Con el tiempo, el día de los trabajadores ha devenido en un feriado festivo, pero los crecientes golpes de reducción en los derechos de los asalariados ha vuelto a colocar la fecha en una perspectiva de resistencia y reivindicación.

.

Uno de los enfrentamientos más graves fue el que sostuvieron manifestantes y policías en las ciudades griegas. En Atenas y Tesalónica se convirtió en la antesala de la gran huelga general con que esperan parar Grecia el miércoles 5. Las movilizaciones del sábado en Atenas –mayoritariamente protagonizadas por jóvenes, el sector más castigado por el desempleo en todos los países europeos- fueron duramente reprimidas por la policía frente al Parlamento.

.

Grecia vive un tiempo decisivo, que fue calificado por el primer ministro Giorgios Papandreu como de “supervivencia nacional”. Papandreu tiene la difícil tarea de convencer a los griegos que los sacrificios que tendrán que soportar es la única posibilidad para salir del ahogo del país, al borde del default.

.

En la primera prueba seria que soporta la moneda común europea, la canciller alemana Ángela Merkel ha dilatado hasta el extremo el rescate de la economía griega, y finalmente Papandreu ha tenido que apelar al Fondo Monetario Internacional. El FMI exige a Grecia un ajuste social gravísimo, para alcanzar un ahorro de 25.000 millones de euros en dos años, entre reducción de gastos sociales y aumentos de impuestos. Sólo así el FMI entregaría las ayudas de 120.000 millones de euros que Grecia necesita para enfrentar sus obligaciones financieras en los próximos tres años.

.

MOVILIZADOS EN EUROPA

Además de las multitudinarias protestas griegas, en las principales capitales europeas el 1 de mayo se vivió nuevamente en clave de lucha reivindicativa de masas. La crisis como telón de fondo, y las estrategias de ajuste de los gobiernos, fueron los principales objetivos de los manifestantes.

.

En Berlín las demandas de reivindicaciones laborales se sumaron a las próximas elecciones en varias regiones, donde el gobierno de Ángela Merkel se juega sus mayorías parlamentarias.

.

En España, donde el desempleo ya supera la quinta parte de la población (la más alta de toda Europa), los manifestantes pidieron al ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero una reforma laboral pactada que genere más puestos de trabajo.

.

El gobierno francés de Nicolás Sarkozy, por su parte, afrontó la protesta de más de 200.000 manifestantes, que se oponen a su proyecto de reforma del sistema jubilatorio.

.

EN LA REGIÓN

En América, el Día del Trabajador tuvo diferentes expresiones, muy asociadas a cada contexto político.

.

En el estado norteamericano de Arizona, la jornada era utilizada para canalizar el rechazo social a la recién sancionada ley que criminaliza la inmigración indocumentada, principalmente procedente de México, Honduras y Guatemala. Las movilizaciones con este objetivo se repitieron en más de 70 ciudades norteamericanas.

.

En América del Sur, por su parte, sobresalieron las protestas de los trabajadores colombianos. Colombia, que cuenta con unos 10 millones de desocupados, y un estimado de 20 millones de habitantes por debajo de la línea de pobreza, se manifestó demandando  mayores acciones públicas en salud y en seguridad social por parte del gobierno de Álvaro Uribe. Durante la actual administración, han sido asesinados más de 527 sindicalistas, según las organizaciones de derechos humanos.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

USA: La “portación de rostro” latino, criminalizada (25 04 10)

LA INMIGRACIÓN HISPANA ABRE UN NUEVO FRENTE EN ESTADOS UNIDOS

.


.

.

A pesar de la fuerte oposición del presidente Barack Obama, la gobernadora del estado sureño de Arizona, Jan Brewer, del Partido Republicano, promulgó ayer la nueva ley migratoria de su estado, fronterizo con México, que penaliza a quien esté ilegalmente en el territorio estadounidense, en un acto que ha generado el repudio interno de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, y la contestación diplomática y civil de diversos Estados de América latina cuyos nacionales integran colectivos numerosos de migrantes hacia los Estados Unidos.

.

El presidente Obama había intentado detener la promulgación de la iniciativa legislativa, tachándola de “acto irresponsable”, ya que socava “las nociones básicas de justicia” del sistema norteamericano, al criminalizar a nivel estatal a toda persona que no posea documentos en regla. La nueva ley, además, habilita a las fuerzas policiales estaduales, con amplios criterios discrecionales, para detener a toda persona sobre la cual recaiga la sospecha de ser un inmigrante, lo que convierte a toda la población latinoamericana, por sus propios rasgos físicos, en potenciales sospechosos para los cuerpos policiales.

.

Diversas organizaciones civiles norteamericanas se expresaron en contra de la nueva normativa, ya que –argumentan- podría derivar en actos de discriminación generalizada de los habitantes, a raíz de su aspecto físico u origen étnico. Para la Unión de Libertades Civiles, la ley “no sólo autorizó la violación de los derechos de millones de personas viviendo y trabajando aquí, sino también le dio a cada agencia policíaca en Arizona la orden de acosar a cualquier persona que parezca o suene como extranjero.” Los republicanos, en cambio, festejaron la promulgación de Brewer, que utilizó el acto para abrir un nuevo frente contra la Administración demócrata: desafiando a Obama, trasmitió el acto de la firma en directo por la televisión.

.

Arizona, con una larga frontera con México, es uno de los pasos más activos de migrantes; en el estado residen unos 460.000 “sin papeles”, de los 11 millones en esa situación a nivel nacional. Los colectivos de migrantes indocumentados son principalmente mexicanos, pero también guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, entre otros. La ley provocó protestas diplomáticas de todos estos países, la cancillería de México declaró que la medida –que entrará en vigor en 90 días- es “un obstáculo para la solución de los problemas comunes en la región fronteriza, y en América del Norte en su conjunto.”

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

http://www.hoydia.com.ar

.

Honduras: asesinatos de periodistas (22 04 10)

HONDURAS CADA VEZ MÁS PELIGROSA TRAS EL GOLPE CONTRA MEL ZELAYA

.

Los periodistas se convierten en objetivos prioritarios de la violencia

.

.

.

La transición hacia la reinstalación democrática en Honduras, tras el golpe de Estado que derrocó al presidente constitucional del país, Manuel Zelaya, continúa pesando sobre la sociedad civil hondureña.

.

Entre los sectores más castigados por la represión violenta, que desde el golpe de Estado no ha cesado de afectar a la población, el libre ejercicio de la opinión en los medios de prensa constituye cada día una actividad más crítica y riesgosa. Durante los cuatro meses que lleva este año 2010, seis trabajadores de prensa han muertos violentamente, en circunstancias que nunca terminan de aclararse.

.

Ayer, la policía metropolitana informó que el periodista Georgino Orellana fue asesinado a tiros en San Pedro Sula, (la segunda ciudad del país, ubicada a unos 160 kilómetros al norte de la capital), al salir de su trabajo en el canal estatal de la Televisión Nacional tras cumplir su horario de rutina. San Pedro Sula concentra la actividad industrial de Honduras, y es una ciudad donde se registra una importante tasa de violencia asociada al narcotráfico.

.

El presidente del Colegio de Periodistas del país centroamericano, Elán Reyes, tras conocerse el asesinato de Georgino Orellana manifestó a los medios de prensa acreditados en Tegucigalpa que “los periodistas estamos en una situación de indefensión, de muerte. Demandamos del gobierno y de los cuerpos de seguridad que investiguen estos crímenes”.

.

Los ataques y asesinatos a periodistas de diferentes medios de comunicación comenzaron luego del golpe, durante el gobierno de facto de Roberto Micheletti, pero continuaron –e inclusive se han intensificado- desde que Porfirio Lobo asumiera la presidencia de un gobierno que no consigue aún el reconocimiento internacional, y en ningún caso han sido clarificados por el accionar policial ni investigados en las instancias judiciales. La Organización de los Estados Americanos (OEA) calificó a Honduras como uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión en toda América latina.

.

En este clima de inestabilidad, Roberto Micheletti, el dirigente que asumió el poder ejecutivo tras el secuestro y expulsión del país del presidente legítimo, volvió ayer a justificar su accionar, y aseguró que “jamás se arrepentirá” de haber tomado el poder tras el golpe del 28 de junio de 2009. Micheletti contestaba de esta manera a la movilización civil del Frente Nacional de Resistencia Popular, que surgió tras el secuestro de Manuel Zelaya, y que este martes pasado inició una campaña de firmas para exigir la convocatoria a una nueva Convención Constituyente.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Los caminos comunes de la América hispana (26 02 10)

LOS CAMINOS COMUNES DE LA AMÉRICA HISPANA

.

por Nelson-Gustavo Specchia

.

.

Esta semana, los líderes de América latina, el Caribe, y México, se reunieron en las soleadas playas de la Riviera Maya, en una cumbre convocada bajo la bandera y el nombre de la “unidad”. Lejos de ser un reclamo novedoso en la política hispanoamericana, las convocatorias, llamamientos y exhortaciones a la unidad han sido constantes desde el desmembramiento de los virreinatos coloniales. Ningún tema ha tenido más espacio en los discursos que la integración de los Estados al sur del Río Bravo, apelaciones que han traspasado inclusive los bordes ideológicos, desde la derecha a la izquierda revolucionaria. En ningún tema, al mismo y doloroso tiempo, se han registrado menos avances concretos en el terreno de las realizaciones políticas. Venimos hablando de la unidad latinoamericana desde la primera década del siglo XIX, nos aprestamos ahora a celebrar los polémicos bicentenarios, y esas intenciones siguen ancladas en el plano del discurso.

.

Junto a la verbalización del liderazgo sobre intenciones, imperativos históricos y destinos comunes, el otro camino que se ha ensayado en la región pasa por la creación de instituciones. Desde la vieja Unión Internacional de las Repúblicas Americanas, de 1889, que terminó generando la Organización de Estados Americanos: la OEA presume de ser el organismo regional más antiguo del mundo. Además, se han creado muy diversas instituciones subregionales, generalmente abocadas a la integración económica vía las zonas de libre comercio. Entre éstas, el MERCOSUR ha sido una de las más exitosas, a pesar de su errático derrotero. En 2008 asistíamos a la creación de la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR), con la fuerza de la iniciativa de Lula da Silva. Poco tiempo antes, el venezolano Hugo Chávez había lanzado, desde Isla Margarita en 2001, su propia versión de la integración, que denominó ALBA,  Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América. El listado de siglas y de nombres es tan largo como las cuentas de un rosario, y casi tan circular como él. Porque, a diferencia de otras iniciativas de asociación regional (como la Unión Europea, a cuyo ejemplo se recurre tan habitualmente) el énfasis no se ha puesto aquí en el reforzamiento y transformación de las instituciones existentes, en orden a aumentar su operatividad y eficacia, sino en la fundación de nuevas y superpuestas estructuras en cada etapa política, que solapan uno sobre otro los órganos y los fines, para debilitarse más o menos rápidamente cuando cambia el tiempo histórico.

.

Ahora, Cancún

En la actual confluencia de voluntades gubernamentales, y apelando una vez más a los antiguos conceptos de la unidad cultural y lingüística, del pasado común, y del imperativo de contar con una voz homogénea de la región en los foros multilaterales, la cumbre de Cancún ha decidido fundar una nueva organización regional.

.

Junto al decisivo y unánime respaldo de los líderes a la posición de la Argentina en su protesta por la explotación petrolera británica en las Islas Malvinas, la creación de la nueva entidad regional concentró el temario de la reunión. El nuevo bloque de países reunirá a los Estados de América del Sur, Central, y al norteño México, o sea, a todos menos a los Estados Unidos y a Canadá. Concretamente, la exclusión de los estadounidenses de un foro americano, es el objetivo de fondo de la nueva estructura, que por ello viene a presentarse como una alternativa a la OEA, donde el predominio de la potencia norteamericana condiciona todas las iniciativas.

.

Es tan vasto el listado de denominaciones y siglas, que aún no hay consenso sobre el nombre que tendrá esta entidad; se barajan designaciones como “unión”, “comunidad”, o la tradicional “organización”. De momento, le han dejado el provisional de Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, pero las intenciones se presentan ambiciosas. La canciller mexicana Patricia Espinosa, anfitriona de la cumbre, dejó claro que el planteo es “la conformación de una instancia comunitaria como la que dio origen a la Unión Europea.” Lo que la canciller no dice, y que está en la base de diferenciación de ese modelo tan recurrido, es que los europeos lograron un proceso de integración exitoso una vez que decidieron renunciar a porciones de soberanía nacional de cada Estado en favor de la organización supranacional, ¿estaría hoy algún país latinoamericano dispuesto a ceder una porción de su sacrosanta soberanía en pos de una integración política efectiva? Yo no encuentro, en las señales de este momento histórico, tendencias en esa dirección.

.

En todo caso, la reunión de México tuvo algunas notas diferenciadoras respecto de cumbres anteriores. La asistencia de mandatarios fue la más alta de los últimos tiempos, 32 jefes de gobierno, con la sola ausencia del presidente hondureño Porfirio Lobo, ya que Honduras se encuentra suspendida en sus derechos desde el golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya, (el buen clima de la cumbre se logró, precisamente, porque no se incluyó el tema de Honduras en el orden del día, sobre ésto no hay consenso, y nadie sabe bien cómo volver a incorporar al país centroamericano, cuando la mayoría no ha aceptado el golpe y el proceso eleccionario que le sucedió). La asistencia calificada de líderes le otorgó a la cumbre una alta legitimidad, y las dos grandes resoluciones –el respaldo a la Argentina en la cuestión Malvinas, y la creación de la nueva comunidad- fueron tomadas por unanimidad y aclamación.

.

¿Qué hacer con la OEA?

Así, la “OEA sin los yanquis”, como pedía reiteradamente Fidel Castro, comenzará su andadura en Caracas, el año que viene. Si como ha anunciado el presidente mexicano Felipe Calderón, este organismo llega a ser el “mecanismo único” y la “voz homogénea” de la región en el concierto internacional, la vieja OEA, que acumula reproches a diestra y siniestra, pasaría a un segundo plano. Los republicanos, en el Congreso norteamericano, le piden a Obama que deje de aportar los dólares que permiten funcionar a la organización, porque ésta “ha fracasado” en el propósito de defender y consolidar la democracia en el continente. Y desde el sur también se la critica; Chávez, en su proverbial verborragia creativa, se dirige al secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, con el apelativo de “insulso”, y son muchos los que opinan que el organismo no ha sido capaz de frenar una sola crisis política en la región. Si la iniciativa de Cancún prospera, y los caminos comunes de América latina se enderezan, la vieja OEA quizá quede limitada a un inocuo y mediocre foro de diálogo entre el sur y los Estados Unidos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Honduras sin rumbo (03 12 09)

Honduras sin rumbo

.

por Nelson-Gustavo Specchia

.

“Bipolares”, 3 de diciembre de 2009

.

.

Como era de esperarse, el Congreso de Honduras votó ayer en contra de la restitución en el poder del depuesto presidente Manuel Zelaya, fuera del poder tras el golpe de Estado del pasado 28 de junio, y que ya lleva 74 días cercado por el ejército en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa.

.

Las delegaciones representantes de Zelaya y del gobierno golpista de Roberto Micheletti habían acordado en octubre, en Costa Rica, que sería el Congreso quien habría de decidir sobre el regreso de Zelaya a la presidencia hasta el 27 de enero, fecha en que teóricamente culminaría su mandato constitucional.

.

Zelaya, viendo cómo venía la mano, dio por concluido el acuerdo de Costa Rica el 8 de noviembre, pero Micheletti se aferró a él, y tras las elecciones presidenciales del domingo pasado, en las que ganó Porfirio “Pepe” Lobo, el Congreso le daba el carpetazo final a la vuelta de Zelaya.

.

Honduras, así, sigue estirando la cuerda, tanto al interior del país como a nivel internacional. Como se vio en la Cumbre Iberoamericana de Estoril, en Portugal, que acaba de concluir, los países latinoamericanos están polarizados, y las posiciones no tienen visos de acercarse. Todos esperaban una declaración de consenso en Portugal, pero los esfuerzos no dieron ningún fruto, y apenas se emitió una declaración en la que se condena el golpe de Estado y se vuelva apoyar la restitución del depuesto presidente constitucional, sin entrar a considerar el resultado de las elecciones, y el reconocimiento –o no- del nuevo gobierno surgido de ellas.

.

Además de los Estados Unidos del presidente Obama, en América latina Colombia, Costa Rica, Panamá y Perú defienden la legitimidad de las elecciones, mientras que Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Paraguay, Uruguay y Venezuela las consideran ilegítimas, porque vendrían a avalar una interrupción autoritaria de un proceso democrático. (Zelaya, por cierto, fue el único presidente ausente en la Cumbre Iberoamericana, por haber sido víctima de un golpe de Estado; fue representado por la canciller de su gobierno destituido, Patricia Rodas). Fuera de América latina, España –y la Unión Europea- hasta ahora no han reconocido el proceso eleccionario ni los candidatos triunfadores.

.

Zelaya ha declarado nulas las elecciones, con el apoyo –además de Chávez y los líderes del ALBA- de Lula de Silva, y aquí viene el nuevo elemento de atención: la cuña entre la posición de Brasil y la de los Estados Unidos.

.

La brecha entre Brasil y Estados Unidos no puede agrandarse más, y Honduras será el pato de la boda.

.

Brasil no ha resuelto una postura definitiva sobre el tema de las bases colombianas para el uso del ejército norteamericano, y recibió con bombos y platillos la visita en Brasilia del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad, precisamente cuando crece las tensiones entre los norteamericanos y los iraníes porque estos últimos se niegan a poner bajo supervisión internacional (o sea, de Occidente) sus desarrollos nucleares. No puede, por eso, jugarse la relación con Obama por Honduras.

.

La pequeña Honduras, sin rumbo en su errático destino, en las simpatías y rechazos que ha despertado pone en evidencia el desencuentro internacional de toda la región latinoamericana, un desorden que tuvo su máxima expresión en Portugal, donde ni haciendo equilibrios con las palabras pudo redactarse un comunicado conjunto.

.

Honduras ha destapado el tablero real de la política internacional latinoamericana, pero el realismo político terminará jugándole en contra, porque, realizadas las elecciones y habiendo votado el Congreso la no restitución de Zelaya, tras la aceptación del gobierno norteamericano de esta manera de resolver la crisis, la oposición a Micheletti tiene los días contados, como también las posibilidades reales de recomposición de la administración de Zelaya.

.

Más temprano que tarde, se acabará aceptando la situación, Honduras tendrá un nuevo gobierno conservador que perpetuará el statu quo, y la democracia latinoamericana habrá perdido una batalla. Cuán importante habrá sido esta batalla perdida para la salud política del futuro de la región, nadie puedo decirlo en estos momentos.

.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

Honduras en punto muerto (22 10 09)

HONDURAS EN PUNTO MUERTO

.

por Nelson Gustavo Specchia

“Bipolares”, FM Shopping, jueves 22 de octubre de 2009

.

Nelson G. Specchia - Zelaya - cartel

.

Buen día, Daniel.

Hemos estado las últimas semanas recorriendo, desde esta tribuna de análisis internacional, distintas y distantes latitudes, donde la realidad mundial de repente saca a la superficie una punta de iceberg, una muestra –a veces violenta, a veces sorpresivamente feliz, siempre frágil y fugaz para los titulares de los diarios y de los periódicos del mundo-, una pequeña muestra, digo, de esas inmensas realidades enterradas que son las características culturales y sociales específicas de cada pueblo.

Y en este recorrido semanal de los jueves, no habíamos vuelto a poner los ojos en Honduras, en ese pequeño país hermano de centroamérica, de una importancia relativa tan marginal, tan asilada en el concierto internacional, y que se ha colocado en los últimos tiempos en el centro del candelero.

Recuerdo, hace algunos años, cuando estuve trabajando en Tegucigalpa, en Honduras, para unas misiones de consultoría del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el PNUD, y en aquellos días uno de nuestros temas recurrentes, sobre los que volvíamos una y otra vez con los colegas, discurrían sobre las estrategias para colocar a Honduras, de alguna manera, en la atención de las agencias internacionales. Quién me iba a decir que algunos años más tarde los hondureños encontrarían la manera, lamentablemente tan costosa, de estar en el centro de las noticias.

Y ¿cómo analizar este momento, este impasse hondureño que, como coinciden tantos analistas, tendrá efectos que no se limitarán a quedar encerrados dentro de las fronteras del pequeño país centroamericano, sino que de una manera o de otra impactarán en la marcha democrática del resto de la región?

Ayer, 21 de octubre, se cumplió un mes de la sorpresiva vuelta de “Mel” Zelaya y de su atrincheramiento en la embajada brasileña en Tegucigalpa. Dentro de un mes más, por su parte, están previstas las elecciones que supuestamente vendrían a destrabar el conflicto político, pero que toda la comunidad internacional ya ha advertido que no reconocerá si no está el presidente democrático sentado en su sitial al momento de realizarse el acto electoral.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti, sacudido del statu quo en que había decidido esperar las elecciones, ha perdido la iniciativa política. A pesar de ello y de estar cada día más aislado internacionalmente, ha aceptado las formas del diálogo con los representantes de Zelaya. Pero sólo las formas, porque en las maratónicas reuniones entre ambas partes, que comenzaron el 7 de octubre, el gobierno de facto no se ha movido un ápice. Micheletti juega al gato y al ratón, mientras gana tiempo: aceptó derogar el estado de sitio que decretó cuando Zelaya volvió y lo tomó por sorpresa, pero aún no lo ha hecho; afirmó que castigaría al responsable militar de haber sacado al presidente constitucional en pijama y a punta de fusiles, pero el general Romeo Vásquez sigue siendo el comandante del Ejército; afirma que sus negociadores tienen plenos poderes para pactar con los de Zelaya, pero los desautoriza al final de cada reunión. Micheletti parece decidido a resistir, en soledad, hasta el 29 de noviembre y la instalación de un nuevo gobierno.

En este juego donde se muestran unas cartas pero las intenciones y los objetivos reales permanecen bien cubiertos y alejados de la mesa de negociaciones, hay que analizar dos elementos de fondo: la posibilidad cierta de una guerra civil, y la legalidad incierta de unas elecciones presidenciales.

En el primer caso, es evidente que un fracaso rotundo de la mesa de diálogo entre ambas partes podría conducir, sin demasiadas dilaciones, a que el conflicto político se asuma como un enfrentamiento civil violento, en las calles, con consecuencias desgarradoras. Y hay que evitar un derramamiento de sangre. Así como el liderazgo latinoamericano está poniendo su empeño en proteger la legitimidad del presidente Zelaya y su reinstalación en el poder, debe hacerse hincapié en evitar la posibilidad de revertir el golpe de Estado mediante la movilización violenta de los partidarios del presidente depuesto. En un movimiento en ese sentido, y dada la práctica ocupación militar del país, las mayores bajas estarán del lado del pueblo desarmado.

Por eso declaraciones como las de Daniel Ortega y Hugo Chávez, reunidos en la cumbre del ALBA en Cochabamba el 17 de octubre pasado, no aportan ninguna tranquilidad. Ortega anunció que la resistencia hondureña está buscando armas y campos de entrenamiento en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Y Chávez apoyó esta tesis: “que nadie se sorprenda –dijo- si surge un movimiento armado en Honduras.” Estas posturas deben ser descalificadas, por insensatas y alarmistas.

En segundo término, creo que hay que considerar más a fondo el tema de la legalidad política de las elecciones del mes que viene. La comunidad internacional se niega a reconocer de plano el resultado de estas elecciones, si el presidente Zelaya no ha sido repuesto en su cargo con anterioridad. Esta es la postura más lógica desde la legitimidad constitucional y democrática, pero puede que sea también el punto de negociación, si –abandonando las posturas maximalistas- todos estuvieran dispuestos a ceder algo.

En estos días, el ex canciller mexicano Jorge Castañeda recordaba que en los últimos tiempos todos los conflictos políticos que han encontrado una vía de salida democrática lo han hecho desde procesos electorales organizados por un gobierno de facto. Por definición, dice Castañeda, el proceso fundacional de un régimen democrático que sustituye a uno autoritario proviene de elecciones organizadas por una dictadura o su equivalente, con mayores o menores niveles de negociación, supervisión internacional o unilateralidad del régimen saliente. Y cita a la España posfranquista de 1977, la Argentina de 1983, el Chile de 1988, o la larga lista de países ex comunistas de Europa del Este, donde las elecciones que llevarían a las transiciones democráticas se organizaron gobernando los regímenes autoritarios salientes. Y este podría ser ahora el caso de Honduras.

Sería deseable, creo, que la comunidad internacional, y muy especialmente los líderes latinoamericanos, se avinieran a negociar un llamado a elecciones organizadas por el gobierno de facto pero fiscalizadas por veedores de la ONU, luego de las cuales el presidente Manuel Zelaya debería recuperar el ejercicio del Poder Ejecutivo, y traspasar el poder a un gobierno de transición, con legitimidad de origen, que ponga paños fríos y reconduzca el proceso político. De lo contrario, la guerra civil será algo más que una hipótesis de trabajo.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

Voces de muerte en Honduras (24 09 09)

VOCES DE MUERTE EN HONDURAS

Por Nelson Gustavo Specchia

“Bipolares”, FM Shopping,  24 09 2009

Nelson G. Specchia - Zelaya en Honduras

.

En días como estos, Daniel, necesitaríamos quizá más de una columna internacional para dar cuenta del mundo. Quizá porque las distancias entre política externa y política, así, sin adjetivos, se va haciendo cada vez más corta, más pequeña.

La gran cita internacional está en Nueva York, en la 64º Asamblea General de las Naciones Unidas, ese foro donde todos tienen un lugar y unos minutos de micrófono. También estuvo nuestra Presidenta, y usó de ellos. A pesar del extremo aislamiento internacional que vive la Argentina en estos días, Cristina Fernández logró ratificar los puntos más fuertes de la agenda externa del Gobierno: volvió sobre Malvinas, dejó sentada su protesta contra Irán por el tema de los atentados contra la AMIA y la Embajada de Israel, y se unió a la larga seguidilla de líderes latinoamericanos que han vuelto a condenar al gobierno golpista de Honduras y reclaman el cumplimiento del Acuerdo de San José, redactado en hace tres meses por el presidente costarricense Oscar Arias, y que implica la reubicación de Manuel Zelaya en el sillón presidencial.

Y esta, la Asamblea General de las Naciones Unidas hubiera sido el titular internacional de la semana, si el imprevisible Mel Zelaya no hubiera dado la sorpresa, cumpliendo su palabra, y volviendo a Tegucigalpa entre gallos y medianoche.

Con este golpe de mano, Zelaya ha atrapado para sí algunos reflectores del globo, en un momento propicio (con los líderes reunidos en la ONU), y quitándole la iniciativa al régimen golpista, que ya había apostado a que la relativamente larga ausencia de Zelaya era –día a día- un paso hacia la consolidación de un statu quo, y con ello llegar a las elecciones presidenciales de fines de noviembre.

Ahora, el golpe de mano de Zelaya no sólo le ha quitado la iniciativa, sino que, a raíz de los disturbios provocados por la presencia física del presidente legítimo en la capital hondureña, hasta la ONU ha quitado a sus observadores, lo que hará prácticamente inviable mantener la convocatoria a las elecciones generales.

Mientras tanto, una Honduras sellada a cal y canto, por tierra, mar y aire, tomado por la policía y el ejército, con los aeropuertos cerrados y cientos de controles en las fronteras terrestres, es prácticamente un país tomado, donde el toque de queda se renueva cada seis horas paralizando toda actividad, hasta los intercambios comerciales más elementales, y la posibilidad cierta de un baño de sangre crece a cada minuto.

Con la prolongación del toque de queda, Honduras presentaba un aspecto fantasmal, propio de una mala novela de realismo mágico, cerrada y a oscuras. En la Embajada de Brasil, sin luz eléctrica y sin agua corriente (cosa que también pasa, según denunció la presidenta, en la Embajada de Argentina) Zelaya resiste –hoy ya por tercer día consecutivo- con un grupo de allegados, y asediado tras los muros diplomáticos por un fuerte contingente militar. Además de vigilar estrechamente la embajada brasilera, el régimen de facto desplegó fuerzas militares en cada rincón de los accesos de entrada a la ciudad, en las avenidas y en los principales edificios gubernamentales. No quedó ni un cadete dentro de los cuarteles, todo el Ejército parece estar en las calles.

Con este panorama, sólo queda esperar un gesto de último momento, para que la mecha no se prenda. Los resultados de una confrontación, dada esta disposición de fuerzas, tendrían un costo humano terrible.

Junto a Cristina Fernández, un conjunto importante de líderes regionales abogaron en la ONU por la restitución de Manuel Zelaya. El primero de ellos fue Lula da Silva, que brinda asilo político a Zelaya, y que reafirma con ello su vocación de poder regional. Lula llegó a proyectar una sombra hacia adelante: “A menos de que exista voluntad política, vamos a presenciar otros golpes como este”, advirtió el brasilero. Y en esa línea siguieron Tabaré Vázquez, Michelle Bachelet, y –profundizándola en adjetivos, según su costumbre- el venezolano Hugo Chávez a su llegada a Nueva York.

De lo que se trata en esta hora, creemos, es de evitar el derramamiento de sangre. Así como los líderes latinoamericanos están poniendo su empeño en proteger la legitimidad del presidente Zelaya, y la legalidad de su reinstalación en el poder, deben, en este mismo momento, condenar y evitar por todos los medios que se revierta el golpe de Estado de Micheletti con la violencia civil de los partidarios del presidente depuesto, porque allí las muertes y las mayores bajas no estarán del lado del Ejército sino, precisamente, del lado del pueblo desarmado.

En Honduras no hay alternativa realista a la vuelta, por los canales que sean, a las negociaciones y a la mediación internacional. La coincidencia de posturas de los presidentes en la ONU podría dar ese marco. Micheletti debe dejar el gobierno, Zelaya debe recuperarlo, llamar a elecciones fiscalizadas por veedores de la ONU, no presentarse en ellas como candidato, y habilitar a un gobierno de transición, con legitimidad de origen, que vuelva a poner paños fríos y reconduzca el proceso político en el castigado país centroamericano.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com