Archivo de la etiqueta: Hezbollah

Siria, temas de familia (13 05 11)

Siria, temas de familia

Por Nelson Gustavo Specchia

.

.

Hace apenas un par de semanas, en este mismo espacio, nos preguntábamos si las llamas que desde comienzo de año vienen incendiando el mundo árabe, llegarían a alterar el cerrado orden impuesto sobre la República Árabe Siria (“¿Prenderá en Damasco la mecha siria?”, HDC 01/04/11). La sucesión de alzamientos, movilizaciones callejeras y protestas desde entonces, y las idas y vueltas ensayadas por el gobierno del presidente Bachar el Assad sobre las maneras de enfrentar estas demandas, han respondido de múltiples maneras –pero todas ellas afirmativas- a aquella pregunta que nos hacíamos a principios de abril.

Siguiendo un molde que ya es común a los regímenes autocráticos, que depositan en la fuerza de la represión popular la posibilidad más inmediata de continuidad en el poder, el gobierno de Damasco prometió reformas y aperturas, pero en realidad sacó a la calle a sus cuerpos policiales de la Guardia Republicana, y a los tanques del ejército. Ahogar a fuego abierto la movilización popular ha sido finalmente la línea adoptada por la clase política, y las ciudades –especialmente en el sur del país- han visto una y otra vez cómo las movilizaciones de civiles desarmados eran disueltas a tiros, ensangrentando las calles.

Pero para mantener en el tiempo una metodología represiva dura, se requiere que al frente de la máxima instancia decisoria no haya ningún temblor de pulso. Y Bachar el Assad, el médico oftalmólogo que llegó a presidir el gobierno de ese Estado multireligioso y complejo sin quererlo y por las vueltas y recovecos de la vida, parece no tener el suficiente temple para las decisiones que el cargo le está exigiendo en estos momentos.

EL CLUB DEL CLAN

Bachar no es su padre, ni tiene el firme pulso represivo de aquel; esa parece haber sido siempre la sospecha de su familia. El fundador de la dinastía, Hafez el Assad, se hizo con el poder en Siria apenas los últimos soldados franceses abandonaron el territorio de la vieja posesión colonial. Francia se terminó de retirar en 1944, y su ocaso en la punta oriental del Mediterráneo coincidió con el surgimiento fuerte del Partido del Renacimiento Árabe Socialista, más conocido en todo el arco de Medio Oriente como el Baas. Hafez entendió que el Baas podría ser la herramienta política para gobernar un país mayoritariamente de confesión sunnita, a pesar de pertenecer él a la minoría (menos del 10 por ciento de la población) chiíta; inclusive a una confesión muy pequeña dentro del propio chiísmo: los alauítas.

Hafez terminó de armar la ecuación cuando se hizo cargo del ministerio del Ejército. Sumó entonces la filosofía nacionalista-panarabista del Baas, la concentración del poder heredado de la potencia colonial francesa en la secta alauí, y las tropas militares: en 1970 encabezó un golpe de Estado, y estableció a su familia como titular dinástica del gobierno sirio. La herramienta de control diseñada por Hafez, sobre la mayoría sunnita o sobre cualquier otro conato de rebeldía popular, fue el tristemente célebre “estado de excepción” –que permitía las detenciones arbitrarias, los encarcelamientos sin juicio, e inclusive las ejecuciones sumarias-, y que su hijo y heredero Bachar acaba de disolver el 19 de abril, presionado por las movilizaciones populares que comenzaron con la inmolación del joven Hasan Ali Akleh, el 26 de enero de este año, en la localidad de Al Hasakah.

El patriarca nunca hubiera derogado el “estado de excepción”, que se mantenía vigente desde 1963, porque sabía que sin ese instrumento de control discrecional sobre la población, mantenerse en el poder se complicaría. Decimos que para aplicar la mecánica represiva sin contemplaciones se requiere de moral fría y mano firme, y Hafez lo demostró de manera palmaria en 1982, cuando los sunnitas, dirigidos por los Hermanos Musulmanes, comenzaron una serie de movilizaciones en Hama peticionando mayor participación en el gobierno: El presidente mandó a su hermano, Rifaad, al mando de la Guardia Republicana, y la represión acabó con 20.000 muertos desparramados por las calles de Hama. Por eso Hafez preparó a su hijo mayor, Basil, para sucederlo. Basil tenía la personalidad necesaria, junto a la confianza del resto del clan. Pero los recovecos de la vida se cruzaron, y el primogénito se mató en una curva tomada a demasiada velocidad. Y el oculista alto y de ojos celestes, que hace chistes malos con los que sólo él se ríe, tuvo que hacerse cargo del poder Ejecutivo en julio de 2000, tras la muerte de su padre.

CERCO FAMILIAR

Si el clan de los Assad y sus parientes alauítas sabían que Bachar no tenía la disposición de ánimo suficiente para enfrentar coyunturas problemáticas, más se alarmaron cuando el nuevo presidente comenzó a prometer cambios democratizadores y una tibia apertura hacia los partidos políticos opositores. A nivel regional, cierto reblandecimiento en el apoyo al Hezbollah libanés y a Hamás en Palestina, y la entente militar con Israel (que sigue ocupando los Altos del Golán), también sumaron preocupación a la clase gobernante. Por precaución, colocaron a ambos costados de Bachar a dos hombres fuertes: a su hermano menor, Mahir, cuyo carácter violento e inclusive cruel es de dominio público, al comando de la temible Guardia Republicana; y a su cuñado, Asef Shawqat (casado con Bushra el Assad, la hermana mayor del presidente) como jefe efectivo del Ejército y de los servicios secretos de inteligencia, la muhabarat. Pero hasta este año no había aflorado ninguna crisis política ni social suficientemente grande como para poner en riesgo la continuidad del clan Assad y de la aristocracia alauíta en el centro del poder sirio.

Sin embargo, las movilizaciones que comenzaron el 20 de marzo, cuando una multitud prendió fuego a la sede del partido Baas y a los tribunales en Deraa, no han hecho otra cosa que crecer en intensidad y en número desde entonces. Y el clan familiar parece haber decidido esta semana que la actitud dubitativa del pariente oculista no puede ser la causa de perder ni la más pequeña porción de poder dentro del Estado. Los movimientos internos que han comenzado a hacerse notorios en la cúpula están dirigidos a asegurar la continuidad de la mano dura contra los intentos populares de democratizar las estructuras representativas y transparentar la vida política.

Por primera vez desde el establecimiento de la dinastía, las revueltas populares han llevado a que la posibilidad de la caída del régimen sea una alternativa cierta. Para enfrentarla, el clan de los Assad está asumiendo poderes extraordinarios, aislando la figura de Bachar y convirtiendo la presidencia en un asunto familiar. La última vez que Bachar fue visto en público fue el pasado 30 de marzo, cuando pronunció el discurso frente al Parlamento en el que aseguró que aboliría el “estado de excepción”. Desde entonces ha desaparecido de la faz pública, mientras sus parientes más cercanos (el hermano Mahir, el cuñado Asef Shawqat, y el primo materno Rami Makhlouf) ocupan a diario los titulares de la prensa y encarnan la defensa del régimen.

Algunos tabloides británicos llegaron inclusive a afirmar esta semana que la esposa y los hijos del mandatario ya habrían huido de Damasco, y estarían en el Reino Unido, donde disponen de unas lujosas residencias, tanto en Londres como en la campiña. La noticia no pudo ser confirmada, dada la cerrazón periodística que se ha establecido en toda Siria, pero la versión viene a ratificar el cambio de ciclo en el complejo país: Los tiempos de tibias promesas de reforma de Bachar han terminado, y los “aulad al sultah”, los cachorros del poder, han decidido hacerle la guerra al alzamiento popular.

Las espadas están alzadas, y un nuevo frente de conflicto extendido golpea el mundo árabe.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

[publicado en el diario Hoy Día Córdoba, viernes 13 de mayo, 2011]

.

Líbano: gana el Hezbollah (26 01 11)

Tensión en Líbano por el acceso de un gobierno cercano a Irán

La milicia chiíta de Hezbollah impone su candidato al frente del Ejecutivo

.

.

La complejísima vida institucional libanesa vuelve a tensarse con el acceso de Najib Mikati a la conducción del gobierno.

La elección de Mikati debería cerrar la crisis de gobernabilidad abierta el pasado 12 de enero, cuando renunciaron todos los ministros del bloque opositor, que responden al partido-milicia chiíta Hezbollah, de fuertes nexos con el gobierno iraní de Mahmmoud Ahmadinejad.

La retirada opositora obedeció, según las declaraciones del máximo jefe de la milicia, el jeque Hassan Nasrallah, al rechazo al Tribunal Especial de Naciones Unidas que investiga la muerte de Rafik Hariri, padre del hasta ahora cabeza del Ejecutivo.

Nasrallah y el Hezbollah aducen que el ya ex primer ministro sunnita Saad Hariri ha armado el proceso judicial en connivencia con los servicios secretos israelíes y la anuencia del gobierno norteamericano, para culpar a los chiítas del asesinato en 2005 de su padre, Rafik, un sunnita amigo de Estados Unidos, que empujó a las tropas sirias a que abandonen el suelo libanés.

Ante la crisis de gabinete forzada por el retiro de los ministros de la oposición, el presidente del Líbano, el cristiano maronita Michel Suleiman nombró a Najib Mikati y le encargó que forme gobierno.

Mikati también es sunnita –como los Hariri- pero llega al poder con el apoyo del Hezbollah, lo que implica un éxito para la facción más dura de la sociedad política libanesa, que enfrenta con mayor fuerza la vecindad con Israel (a quien ha vencido en la última contienda bélica) y acerca más al inestable país de Oriente Medio a las políticas regionales de Teherán.

Najib Mikati, un millonario dueño de empresas de telecomunicaciones que afirma querer “mediar entre los enemistados bandos políticos libaneses”, apenas recibió el nombramiento de parte del presidente Suleiman afirmó que su mano “está tendida a todo el mundo”, en una clara referencia a los sunnitas, que habían comenzado ayer con marchas de repudio al nuevo gobierno en Beirut y en Trípoli.

La reacción del gobierno estadounidense fue cauta, pero refleja el aumento de tensión; la secretaria de Estado, Hillary Clinton, admitió que el cambio afectará a las relaciones con Líbano. El gobierno de Obama mantiene al Hezbollah en la lista de organizaciones calificadas como “terroristas”.

La inestabilidad libanesa viene a sumarse a un estado conflictivo a nivel regional, donde la revuelta tunecina no amaina, y el contagio de las protestas hacia Egipto ya se hace sentir con fuerza.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Israel dispara (04 08 10)

ISRAEL DISPARA CONTRA SOLDADOS LIBANESES EN LA FRONTERA

El ataque podría desencadenar una escalada de violencia en Medio Oriente

.

.

Un nuevo incidente en la inestable frontera entre el Líbano e Israel provocó ayer muertes en ambos territorios. Se han reportado las bajas de tres soldados libaneses muertos por disparos de obús efectuados desde Israel.

En la misma refriega, también un periodista libanés fue alcanzado por los disparos. En la contestación de fuego, además, un soldado israelí de alta graduación fue alcanzado por los disparos del ejército libanés, según difundió la cadena de televisión Al Manar, vinculada a Hezbolá; en Tel Aviv se confirmó que se trata de un teniente coronel.

Precisamente que se hayan visto involucradas las fuerzas regulares del ejército del Líbano constituye una novedad en el largo diferendo fronterizo entre ambos países, ya que suelen ser los milicianos del partido chiíta Hezbolá quienes hacen frente a los contingentes israelíes que patrullan las alambradas en la tierra de nadie que separa ambos Estados.

El de la víspera, en las inmediaciones de la localidad de Adaisseh, ha sido el enfrentamiento más grave registrado desde la invasión israelí al Líbano en 2006, y son confusas las causas que desencadenaron el tiroteo, aunque parece haberse iniciado cuando un grupo de militares israelíes quiso talar varios árboles situados en la llamada valla técnica, ubicada antes de la “línea azul”, la demarcación entre ambos países establecida por las Naciones Unidos (ONU) luego de la retirada israelí de 2000, tras 22 años de ocupación.

La poda de los árboles se realizaba sobre una plataforma instalada sobre una grúa, que permitía de esa manera avanzar sobre el territorio vecino. Según informó Radio Israel, los soldados que podaban recibieron mensajes de advertencia de que se encontraban en territorio libanés, a lo que respondieron lanzando diez obuses de morteros.

La versión coincide con los medios militares libaneses, que agregan que también un tanque israelí habría cruzado la línea fronteriza. En el medio de ambos fuegos quedó atrapado un periodista de Beirut, lo que le costó la vida.

A pesar de haber iniciado el ataque, el gobierno israelí consideró que el incidente es una “clara violación” de la resolución 1701 de la ONU, que puso fin a la guerra de 2006, y responsabilizó por las muertes al gobierno libanés.

Previsiblemente, desde Beirut el primer ministro Saad Hariri se limitó a denunciar “la violación israelí de la soberanía libanesa”.

Las fuerzas de la ONU desplegadas en Líbano han solicitado “máxima contención” a ambas partes, aunque no existe seguridad de que el incidente no derive en una nueva escalada de violencia en la región.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Erdogan, un nuevo padre para los turcos (11 06 10)

Erdogan, un nuevo padre para los turcos

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

Al final de la primera guerra mundial, el que había sido un vastísimo proyecto político musulmán se derrumbó estrepitosamente. El Imperio Otomano, corroído de burocracia, estancado en una pre modernidad que ya no encontraba lugar para acomodarse al nuevo siglo, y jaqueado por los alzamientos árabes al sur de Anatolia, se quebró y se vino abajo haciendo ruido. De las ruinas del coloso (que hundía sus tentáculos por el Este en los territorios turkmenos de Asia Central; había convertido la vieja capital del Imperio Romano de Oriente, Constantinopla, en la otomana Estambul; y por el Oeste había llegado a estar a las puertas de Viena), nació en 1923 la República de Turquía. El que provocó ese parto se llamó Mustafá Kemal.

.

Kemal se imaginó un Estado moderno y occidentalizado, prohibió las babuchas en los pies, el fez –el gorro cónico de los hombres- y el hiyab –el pañuelo con que las mujeres se cubrían el pelo-, y cualquier otro elemento que remitiera a la cultura musulmana del antiguo orden. La religión islámica se extirpó de las esferas públicas (colegios, hospitales, oficinas administrativas), se relegó a la práctica familiar, y se la colocó bajo un estricto control del Estado. Turquía debía marchar a paso forzado, despegarse de los demás países musulmanes y poner rumbo a Europa. La revolución de Kemal fue profunda, cultural, y el general tuvo la precaución de dejar su legado atado a una institución que, desde entonces, se ha arrogado la tutela de la vida republicana: el Ejército. Por todos estos cambios, por la profundidad de las reformas, por haber terminado con la decadencia social y económica, y por reubicar al inmenso país en la ruta de la modernidad, Mustafá Kemal fue llamado Atatürk, “el padre de todos los turcos”.

.

Hacia Occidente

La impronta marcada por el líder revolucionario se cumplió. La Turquía posotomana se unió al Consejo de Europa tras la segunda guerra mundial, en 1949, y con los primeros aires de la guerra fría tomó claramente partido por los Estados Unidos, sumándose a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tan temprano como 1952. Luego, en 1961, se adscribió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y en 1973 a la OSCE, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Con todo esto, comenzó a solicitar su ingreso en firme a la Unión Europea (UE). Firmó un acuerdo de unión aduanera con la organización continental en 1995, y diez años después, en Bruselas, largaron las negociaciones formales para su plena adhesión. Ésta, sin embargo, año a año acumula nuevos estorbos, aplazos, dilaciones y remilgos (en estos días, capitaneados por Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel).

.

Lo que Atatürk no podía haber previsto, es que la ruta hacia Occidente tiene varios caminos, curvas complicadas, barreras, lomadas, y casi ningún atajo. Desde el lado de la Unión Europea, tantas idas y vueltas no pueden ocultar el hecho de que a los turcos no se los quiere en Europa: son muchos, son asiáticos y no son cristianos. Y desde el propio interior del país, con los años aquel Ejército progresista y laico se acostumbró al poder y se terminó convirtiendo en una instancia conservadora y retrógrada. Y la población, especialmente los habitantes de las extensas áreas rurales al oriente del Bósforo, estaban demasiado apegadas a sus tradiciones religiosas, más allá de lo que se ordenara desde Ankara o Estambul.

De los setenta millones de turcos, el 95 por ciento se confiesa musulmán (y de éstos, más de un 80 por ciento pertenece a la interpretación sunnita del Islam). Las mujeres quieren llevar puesto el hiyab no sólo en casa sino también en las universidades o en los actos públicos. Y sin renegar de la modernidad, una parte de la élite política comenzó a cuestionar la total escisión con los demás estados de mayoría musulmana; después de todo, los 1.700 millones que profesan el Islam (de los cuales mil millones viven en Asia) constituyen una población que necesariamente ha de pesar al momento de considerar los equilibrios políticos internacionales.

.

Llega Erdogan

En este contexto, dos ex compañeros de la infancia, ilustrados, universitarios, demócratas, políglotas y pro occidentales, pero al mismo tiempo musulmanes y religiosos, fundaron en el año 2000 un nuevo partido político, Adalet va Kalkinma Partisi (AKP), el Partido de la Justicia y el Desarrollo, y se propusieron conjugar modernidad con tradición. Esos dos hombres, después de una nada fácil carrera (el Ejército, guardián de la ortodoxia laica, les ha puesto todos los escollos posibles) están hoy al frente de la República de Turquía: Recep Tayyip Erdogan es el primer ministro, y Abdullah Gül es el presidente. Junto a una tercera figura, la del intelectual y académico canciller Ahmet Davotoglu, diseñando la política exterior, están reposicionando a Turquía en un lugar inesperado: a la cabeza de la avanzada política de los países islámicos.

.

La semana pasada, con el desproporcionado ataque del ejército israelí a los barcos que transportaban ayuda humanitaria a Gaza, los nueve cooperantes turcos muertos a quemarropa, la condena mundial al “baño de sangre” (según Ban ki Moon), y la reacción del gobierno turco, han puesto a la figura de Erdogan en el centro de atención del mundo islámico. Los niños nacidos en Gaza en estos días reciben el nombre del primer ministro, la causa palestina ha encontrado un nuevo abogado, las manifestaciones de musulmanes en las diferentes ciudades llevan pancartas con su rostro, en Gaza se organizó un funeral simbólico por los cooperantes muertos en nombre de Erdogan; en Líbano las movilizaciones corean “¡Alá, tú que eres misericordioso, proteje a Recep Tayyip Erdogan!”, y países en conflicto –como Irán- acuden a su mediación para intentar saltarse las condenas de los organismos multilaterales donde la postura norteamericana es dominante. Después de Kemal, los turcos han encontrado un nuevo padre común.

.

La tentación del Califato

Vengo escribiendo sobre Turquía, en diferentes medios de prensa y en comunicaciones académicas, desde hace diez años. Estuve presente en esa noche de tensión y negociaciones urgentes en que la diplomacia británica logró en Bruselas superar los obstáculos de última hora y abrir las negociaciones para el ingreso formal de Turquía a la Unión Europea. He repetido ya muchas veces que la incorporación del gigante turco a la organización continental sería un paso positivo para todos: despejaría finalmente la idea de que Europa es un “club cristiano” que no acepta la diversidad, abriría la puerta de Occidente al diálogo y a la convivencia con aquellos experimentos democráticos en el mundo musulmán, y permitiría a los moderados y auténticamente demócratas habitantes de los países islámicos tener una referencia alternativa al extremismo de Al Qaeda y al falaz “choque de civilizaciones” al que parecemos condenados.

.

La Turquía de Erdogan y Gül así lo han entendido, y se han movido con una auténtica voluntad política para integrarse a Europa. Los europeos, en cambio, no han sabido –o no han querido- aprovechar este momento y la oportunidad se está perdiendo. En 2005 había casi un 75 por ciento de adhesión a Europa entre la población turca, pero hoy ese porcentaje ha descendido ya a un 50 por ciento. Consecuentemente, las trabas, las dilaciones y las dudas de los líderes europeos han impactado en el gobierno de Ankara, que ha comenzado a desplazar la centralidad de la adhesión a la Unión Europea por otros objetivos estratégicos.

.

Erdogan se encuentra girando el timón hacia Rusia, el Cáucaso, Irán, Siria, Irak, Líbano y los territorios palestinos ocupados por Israel. De este último, en los momentos altos de la occidentalización, fue uno de los principales aliados, pero el ataque a los barcos con ayuda humanitaria a Gaza ha cortado esa política, y Erdogan ha condenado al Estado de Israel en la cumbre regional de seguridad celebrada en Estambul el martes pasado, con el primer ministro ruso Vladimir Putin y el presidente de la República Islámica de Irán, Mahmmoud Ahmadinejad, junto a otros veinte líderes de países asiáticos rubricando el documento de condena.

.

En el antiguo régimen, el sultán de Estambul ejercía la autoridad directa del Imperio Otomano, pero también la autoridad moral –un primus inter pares- del Islam. Ante la postura de los Estados Unidos de América y sus aliados occidentales, de protección a rajatabla de Israel, con su supremacía militar y sus agresivos métodos, la avanzada política del mundo islámico parece haber encontrado un nuevo líder en Recep Tayyip Erdogan. Puede ser una oportunidad para reencauzar el diálogo. Quizá una de las últimas.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Rusia y China relativizan las sanciones de la ONU a Irán (11 06 10)

Rusia y China relativizan las sanciones de la ONU a Irán

WASHINGTON.- Tras la aprobación de las sanciones a Irán por parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), el presidente norteamericano Barack Obama había asegurado que este paquete de medidas –el cuarto contra la República Islámica en los últimos años- efectivamente detendría el plan de desarrollo nuclear persa.

Sin embargo, desde distintas cancillerías ayer se conocieron declaraciones que relativizan esta afirmación del líder de la Casa Blanca, principalmente debido a las consideraciones en torno al petróleo iraní, que quedó fuera del documento de sanciones.

El presidente Obama, en un discurso donde mostraba su satisfacción y sus felicitaciones a los miembros del Consejo que avalaron la medida, afirmó que la resolución de la ONU implicará la penalidad “más fuerte jamás enfrentada por el gobierno iraní”, ya que el presidente está convencido de que el gobierno de Mahmmoud Ahmadinejad persigue la obtención de la bomba atómica.

Por ello, las sanciones “envían un mensaje inequívoco sobre el compromiso de la comunidad internacional en frenar la propagación de armas nucleares”, sostuvo Obama.

Pero según se desprende de la letra del documento divulgado en la víspera, las acciones previstas, que endurecen en varios sentidos las medidas ya adoptadas con anterioridad por la ONU, están lejos de ser “invalidantes”, como había prometido la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ya que no tocan a la industria petrolera iraní, el pilar de la economía del país.

Según diversas fuentes, el Consejo no habría podido llegar a ese extremo debido a la postura de Rusia y China. Ambas potencias tienen poder de veto en el Consejo, y una estrecha relación económica y de cooperación con Irán, lo que había llevado a que tuvieran una postura renuente al establecimiento de sanciones.

Tanto China como Rusia se adhirieron al borrador propuesto por la secretaria Clinton recién después que el primer ministro turco, Recep Yayyip Erdogan, y el presidente brasileño, Lula da Silva, firmaran un acuerdo con Teherán para el enriquecimiento de uranio en Ankara, a fines de mayo pasado.

Brasil y Turquía, miembros transitorios del Consejo, votaron en contra de las sanciones, lo que fue remarcado como un logro en Irán. Ahmadinejad dijo que las sanciones sólo eran un par de “moscas molestas”, y aseguró que el plan de desarrollo atómico sigue adelante.

.

ONU: Lula insiste

NATAL (BRASIL).- El presidente brasileño Luiz Inácio da Silva, Lula, declaró ayer que la resolución adoptada por las Naciones Unidas (ONU) para sancionar económicamente a Irán por su plan nuclear fue tomada “por capricho” de los Estados Unidos, y que constituye una “victoria pírrica” que debilita al Consejo de Seguridad.

Lula ha insistido en varias oportunidades que el Consejo, verdadero corazón de la ONU, no ha evolucionado desde que se creó, en el año de 1948, y que debe ampliarse para representar mejor la actual composición del mundo. Brasil, además, ha postulado formalmente su intención de obtener un sitial permanente en él.

El voto negativo de los embajadores de Lula junto con los de Turquía fueron las únicas voces discordantes (Líbano, donde el partido-milicia Hezbollah mantiene fuertes lazos con Irán, se abstuvo) en la votación de los 15 miembros del Consejo.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Condena mundial a Israel (02 06 10)

.
EL MUNDO ENTERO CONDENA A ISRAEL POR LA DESPROPORCIONADA AGRESIÓN
.

NEW YORK, TEL AVIV.- Al día siguiente de que Israel conmocionara al mundo por el insólito y desproporcionado ataque de su ejército a un convoy humanitario en aguas internacionales, el incidente ocupa la atención de las diplomacias de los principales Estados y la gestión de las organizaciones multilaterales, mientras se suman condenas y repulsas desde la práctica totalidad del arco político, con movilizaciones de importantes sectores de la sociedad civil en las principales capitales.

El gobierno de Israel, sin embargo, ha desestimado hasta el momento todas las críticas, ha respondido a la censura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) despectivamente, e insiste en su argumento de que los tripulantes desarmados de los barcos con cooperantes solidarios “atacaron violentamente” a los soldados israelíes que los abordaron desde el aire.

En respuesta, los militares del cuerpo de élite a cargo del abordaje habrían tenido que cambiar las balas de goma con que preveían detener el convoy, y habrían pasado a utilizar las balas de plomo, hiriendo a múltiples personas y causando un número aún indeterminado de muertes, que las organizaciones de derechos humanos cifran en 19.

El Estado de Israel ha reconocido, en medio del estrecho silencio informativo que mantiene sobre toda la cuestión, 9 muertos.

La ONU, cuyo secretario general, Ban Ki Moon, calificó ayer el hecho como un “baño de sangre”, reunió inmediatamente al Consejo de Seguridad a petición de Turquía, que ocupa uno de los lugares no permanentes del Consejo en este momento.

A pesar de que la reunión se extendió por unas 13 horas, la declaración final no condena taxativamente a Israel. En cambio, pide la “inmediata liberación de las embarcaciones y de las personas detenidas”. Israel ha informado que aquellos tripulantes –entre los cuales hay una Premio Nobel, varios diputados y dirigentes civiles europeos- que no acepten volver de inmediato a sus países de origen, serán encarcelados hasta tanto se tramite su deportación.

El documento de la ONU finaliza llamando a una “investigación rápida, imparcial, creíble y transparente conforme a los estándares internacionales.” A pesar de la relativa tibieza de la declaración, el gobierno israelí reaccionó inmediatamente y en duros términos, ratificando su accionar militar contra la flota humanitaria con destino a la Franja de Gaza y calificando de “inaceptable e insostenible” el documento de la ONU.

El canciller hebreo, Avigdor Lieberman, dijo que el secretario general Ban Ki Moon debería “lamentar la hipocresía de la comunidad internacional en relación a Israel”, al tiempo que aseguró que el gobierno de Tel Aviv mantendrá el bloqueo territorial, comercial y humanitario (tanto por tierra, por aire y por mar) contra la Franja de Gaza.

Israel cerró todos los pasos e inició el bloqueo contra la escueta franja de tierra de la costa mediterránea tras el acceso al poder del partido islámico Hamas, en junio de 2007; la situación de la población civil de Gaza es, a estos momentos, desesperada.

.

EGIPTO COMUNICA A GANA

EL CAIRO.- Sumándose a la condena y repudio del resto del mundo al ataque israelí a los seis barcos que transportaban ayuda humanitaria a Gaza, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, ordenó hoy la apertura del paso de Rafah, la única vía de acceso al territorio palestino no controlada por el Estado de Israel a la Franja.

Rafah, ubicado en la frontera egipcia, es imprescindible para que la ayuda (alimentos y medicamentos, principalmente) pueda llegar a población civil palestina.

Las esporádicas aperturas del paso por Egipto es aprovechado por los habitantes de Gaza para acceder a ayuda médica y trasladar al país vecino a los heridos y enfermos cuyos casos clínicos son imposibles de atender sin agua, ni luz eléctrica, ni hospitales funcionando, tal como se vive la cotidianidad de la Franja desde la invasión y bombardeo israelí –en la operación “plomo fundido”- del año pasado.

Israel admite que la ayuda humanitaria pase por Egipto, aunque Hamas condicionó la aceptación de las mercaderías a la liberación de los cooperantes retenidos por el ejército hebreo.

.

ISRAEL: ¿POR QUÉ? ¿QUÉ GANAN?

.

.

La acción militar israelí de ayer debería ser inadmisible para toda la comunidad internacional, y no sin respuesta como tantas otras desde que el Estado de Israel decidió desoír las resoluciones de la ONU sobre la necesidad de habilitar un espacio político propio para el pueblo palestino.

Desde el análisis, la postura del gobierno israelí –un arco de partidos de derecha, tradicionalistas y religiosos- no es fácil de comprender ni siquiera desde su propia dinámica.

Turquía ha sido uno de los pocos amigos que Israel dispone en esa región, un mar de pueblos musulmanes que ni siquiera reconocen su existencia y que –en el exaltado tono discursivo tan propio- lo amenazan.

Turquía ha sido el mediador y el interlocutor, inclusive el puente para recomponer las relaciones con Siria, para que el régimen de Bachar al Assad deje de fomentar a la milicia del Hezbollah libanés.

Y es un barco de bandera turca, del país amigo, el que se ataca desproporcionada y gratuitamente.

Porque ese ejército, uno de los mejores y más equipados del mundo, armado con la última tecnología, y una potencia nuclear que atesora más de 200 bombas atómicas, se enfrentó a gomeras, bolitas de vidrio, pelotas de goma y sillas de plástico. I

ncompresible y bochornoso.

Lamentablemente, también trágico.
N. G. S.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Siria arma al Hezbollah (15 04 10)

SIRIA ARMA CON MISILES SCUD A LA MILICIA DE HEZBOLLA SEGÚN ISRAEL

.

Los SCUD soportan cabezas atómicas y cubren todo el territorio israelí

.

scu

.

Apenas unas horas más tarde de que se clausurase en la capital norteamericana la Cumbre de la Seguridad Nuclear, donde los líderes de 47 Estados refrendaron su voluntad de avanzar en las políticas tendientes a prevenir y neutralizar los peligros emergentes, especialmente que grupos terroristas puedan acceder a material nuclear, uno de los principales diarios del Emirato de Kuwait ha difundido que el régimen sirio habría entregado misiles capaces de transportar ojivas nucleares a la organización islámica de Hezbollah.

.

En la Cumbre de Washington algunos mandatarios abogaron por un régimen de sanciones contra aquellos países que den refugio, presten apoyo logístico o faciliten el acceso a armamento estratégico a asociaciones políticas irregulares que se encuentran fuera del control normativo, policial y judicial de los Estados.

.

Esta iniciativa podría aplicarse ajustadamente en el caso denunciado por el diario kuwaití Al Raí Al Aham, que sostiene que Siria habría entregado a la milicia palestina Hezbollah, asentada en Líbano, misiles Scud, que tienen un alcance de impacto de 700 kilómetros (alcanzan con ello todo el territorio israelí) y son factibles de ser cargados con ojivas atómicas.

.

Obama clausuró ayer la conferencia mundial con una advertencia fuerte, dijo que el riesgo de un ataque nuclear por parte de extremistas ha aumentado en los últimos años, y que si por falta de suficiente control o acciones de inteligencia policial conjunta de los Estados, redes terroristas como Al Qaeda consiguiesen uranio enriquecido, “con seguridad lo utilizarán” sostuvo el presidente.

.

Ayer el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, se reunió con la plana mayor de oficiales que tienen a su cargo la frontera con Líbano, donde el ejército de Israel realiza maniobras y ejercicios en forma permanente.

.

Según el diario kuwaití, una caravana de camiones que trasladaba los misiles Scud desde Siria hacia el Líbano fue descubierta por el monitoreo aéreo de los servicios de inteligencia hebreos, y la Fuerza Aérea israelí estuvo a punto de bombardear la caravana, pero se detuvo merced a las presiones de la Administración Obama, que se aprestaba a inaugurar la Cumbre de Washington.

.

Esta estrategia diplomática estaría avalando la fuerte advertencia lanzada por el presidente norteamericano en su discurso ante el pleno de la reunión de mandatarios del mundo.

.

El presidente sirio, Bachar al Assad, dijo que su gobierno tiene derecho de apoyar a la organización palestina Hezbollah en su resistencia contra la ocupación israelí, aunque negó haber entregado los misiles capaces de transportar cargas atómicas.

.

La resistencia árabe de Hezbollah se ha enfrentado a Israel en múltiples oportunidades, y ha utilizado misiles tierra-tierra en el pasado, aunque de alcance limitado; la posesión de cohetes SCUD, con capacidad de carga nuclear y largo alcance, constituiría una nueva amenaza contra Israel.

.

.

http://www.hoydia.com.ar

.

nelson.specchia@gmail.com

.