Archivo de la etiqueta: Hague

Los rebeldes quieren a Sarkozy (13 04 11)

La OTAN suma nuevas críticas por la intervención en Libia

El cerco sobre Misrata empuja la situación de la ciudad hacia una crisis humanitaria

.

.

TRÍPOLI.- La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la alianza militar integrada por los ejércitos de los Estados Unidos de Norteamérica y sus socios europeos, que asumió la coordinación total de la intervención en el conflicto bélico libio, sigue sumando críticas desde los ángulos más diversos.

Después de que el coronel Muhammar el Khaddafi y sus hijos repitieran que los ataques aliados constituían una “intervención colonialista” en los asuntos internos del país norafricano, el liderazgo del bando insurgente, por boca de los máximos representantes del Consejo Nacional opositor, criticaron la actuación militar de la OTAN, tanto por el “fuego amigo” que causó bajas entre las propias filas rebeldes, como por la “poca contundencia” de sus acciones para detener a las tropas de Khaddafi.

A pesar de los varios centenares de misiones de ataque aliado contra objetivos artillados, defensas antiaéreas y tanques blindados del régimen, las fuerzas leales al dictador han seguido su ofensiva sobre los enclaves rebeldes, y durante el último fin de semana estuvieron a punto de recuperar las ciudades de Misrata y de Ajdabiya, la última localidad en poder de los alzados antes de llegar a Bengasi, el centro de la insurrección.

A estas críticas, además, en la víspera se sumaron voces de censura desde los gobiernos francés y británico, los más involucrados en el conflicto libio, y desde donde partió la iniciativa de bombardear las defensas de Khaddafi, junto a los misiles lanzados desde barcos norteamericanos, para establecer una zona de exclusión aérea el 19 de marzo, en la fase iniciar de la intervención armada externa.

Para los altos mandos de Francia y del Reino Unido, la estrategia de la Alianza Atlántica es insuficiente para frenar la contraofensiva lanzada desde Trípoli.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, tuvo a su cargo el mando de las acciones bélicas en un primer momento, hasta que, cediendo a una iniciativa del presidente Barack Obama, delegó junto a su par británico David Cameron la coordinación en la OTAN; desde Bengasi se pedía ayer que Francia recupere el liderazgo de los ataques.

El canciller de Sarkozy, Alain Juppé, se sumó a las críticas al admitir desde París que la OTAN “no hace lo suficiente”. El ministro británico de Exteriores, William Hague, también insistió en la misma línea, y llamó a otros países a sumarse a la intervención contra Khaddafi.

Cita en Qatar

DOHA.- Mientras los combates en Libia se suceden sin que ninguno de ambos bandos pueda imponerse y las muertes de civiles aumentan a diario, hoy se reunirá en la capital qatarí el Grupo de Contacto internacional sobre Libia, que se constituyera en Londres el 29 de marzo pasado, y que intenta formular posibles vías de salida a la crisis en la dictadura encabezada por Muhammar el Khaddafi y su entorno.

A la reunión que comienza hoy en el pequeño Estado árabe asistirán representantes de unos veinte países, que en Londres estuvieron de acuerdo con hostigar al régimen libio con acciones militares, junto a delegados de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Africana (UA), la Liga Árabe y la Conferencia Islámica.

Los esfuerzos diplomáticos para ofrecer una salida a Khaddafi y el inicio de una transición cobran mayor importancia cuando desde el propio mando aliado se ha admitido que no hay posibilidades de imponerse al aparato militar de Trípoli en el corto plazo.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Anuncios

Egipto: calma militar (14 02 11)

Los militares egipcios imponen calma en una sociedad alterada

Los generales quieren una transición tranquila y el fin de las protestas

.

.

El Consejo Militar que se hizo cargo del poder en Egipto tras la caída del presidente Hosni Mubarak ha decidido terminar con el tiempo agitado.

A pesar de que las concentraciones multitudinarias se disolvieron tras los festejos populares en las calles durante el último fin de semana, algunos grupos de manifestantes pretenden seguir ocupando la plaza Tahrir, reclamando la extinción de la Ley de Emergencia –que los militares no han derogado- y mayores definiciones en el rumbo político de la transición.

Además, el clima de efervescencia social ha disparado otros reclamos largamente esperados, y nuevas marchas se han organizado en la capital egipcia pidiendo mejoras en las condiciones de trabajo y recomposición en los salarios.

Inclusive, tras el paro de los trabajadores portuarios del Canal de Suez en los momentos finales del régimen, otros trabajadores de empresas estatales han planteado huelgas con reclamos gremiales.

Frente a ello, el consejo castrense ha decidido frenar los reclamos, y en un comunicado trasmitido por la televisión estatal señaló que las protestas “ponen en peligro la seguridad del país”, al tiempo que “hacen daño” a la economía e impiden la vuelta a la normalidad social.

Los generales vuelven a insistir en que atenderán las “legítimas” aspiraciones populares manifestadas en las dieciocho jornadas por la que se extendió la revuelta egipcia, pero afirman que para implementarlas hace falta tiempo y calma social.

Aunque los militares, que gozan de un momento de aceptación y respeto por la postura que adoptaron frente al intento del ex presidente de aferrarse al poder, es improbable que activen ahora la represión.

Además, trascendió que han dado orden de negar la salida del país a varios ex altos funcionarios, al tiempo que han solicitado a algunos gobiernos europeos el congelamiento de cuentas y depósitos bancarios.

Suiza ya había adelantado que inmovilizaba la fortuna personal de Maburak (que se calcula en unos 70.000 millones de dólares), y ayer el jefe de la diplomacia británica, William Hague, afirmó que Londres hará lo propio, a solicitud de El Cairo.

Por otra parte, los movimientos políticos en el mundo árabe se suceden sin solución de continuidad. Tras la caída del gobierno tunecino, que abrió el camino de las protestas, el éxito de la revuelta en Egipto ha alimentado una sucesión de reclamos de apertura y reforma en los países de la región.

En la víspera, el gobierno de la Autoridad Palestina, al calor de estos cambios presentó su renuncia en pleno al presidente Mahmmoud Abbas, habilitándolo para que renueve una Administración muy desprestigiada, y a la que la facción islamista de Hamas tacha de ilegítima, además de corrupta.

Ola de descontento generalizado

La alteración social y política con que los países árabes han recibido el nuevo año parece estar lejos de agotarse; al contrario, con cada día aparecen nuevos frentes de conflicto al interior de unas sociedades que se han caracterizado durante el último medio siglo por su rigidez, centralismo y gobiernos fuertes.

Los levantamientos populares de Túnez y Egipto siguen inspirando réplicas en toda la región de Medio Oriente, y a las movilizaciones en Argelia, Yemen y Libia, ayer se sumaron los jóvenes iraníes, que habían pasado a un segundo plano tras la represión del gobierno de Mahmmoud Ahmadinejad a las protestas que siguieron a su reelección.

La oposición convocó ayer a una manifestación en apoyo a las revueltas de apertura democrática en el norte de África, pero el gobierno prohibió las concentraciones, y las fuerzas de seguridad reprimieron las columnas que intentaban llegar al centro de Teherán, mientras continuaba bloqueado el acceso a la casa particular del líder opositor, Mir Hossein Mousavi.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Explosiva filtración de datos de espías (27 07 10)

EXPLOSIVA FILTRACIÓN DE DATOS SECRETOS SOBRE LA GUERRA AFGANA

Crudas revelaciones sobre los servicios de inteligencia en el conflicto con los talibán

.

.

Una masiva filtración de comunicaciones entre mandos militares y espías ha dado un nuevo giro a la guerra que Washington sostiene con los fundamentalistas afganos, a quienes relaciona con Al Qaeda. Los documentos clasificados descubren brutales impactos en civiles y el escaso apoyo que los habitantes dan a los invasores.

Aún más, revelan la cooperación que los agentes secretos militares del vecino Pakistán mantendrían con los talibanes, étnica y religiosamente próximos.

La masiva filtración de documentos –cerca de 91.000 informes militares secretos- fueron enviados a tres medios líderes de la prensa escrita, en Nueva York, Londres y Berlín, y puestos a disposición por el sitio web Wikileaks, una página de internet que promueve la transparencia. Tanto The New York Times, como el londinense The Guardian, y la revista alemana Der Spiegel, recogieron la información como auténtica y le brindaron una amplia cobertura.

Dado el impacto mediático, el gobierno norteamericano no pudo desconocer la autenticidad de los documentos, aunque se apresuró a condenar su difusión aduciendo que la información contenida en ellos aumenta el riesgo de las tropas involucradas en la guerra.

Este extremo fue descartado por los británicos, principales aliados de los americanos en Afganistán: el canciller del Reino Unido, William Hague, negó que los documentos secretos publicados pongan en peligro a las tropas. En cambio, la información revelada puede impactar gravemente en el respaldo internacional a la acción bélica de los aliados, ya que muestra que para la propia inteligencia norteamericana el conflicto es un fracaso.

Además, que los servicios secretos paquistaníes apoyan a los talibames al tiempo que reciben más de mil millones de dólares anuales para combatirlos; y que los costos para la población civil son de una envergadura muy superior a la admitida hasta hoy por Washington.

Esta faceta es la que ocupa mayor espacio en los medios que difundieron la filtración. El londinense The Guardian tituló que los documentos revelan “la verdad de la ocupación”, y afirma que “cientos de civiles fueron asesinados por las tropas de la coalición”, al tiempo que acusa a los Estados Unidos de “esconder las pruebas”.

Las Naciones Unidas (ONU) computan en 2.412 los civiles muertos en Afganistán en 2009, y organizaciones humanitarias cifran en 1.074 las víctimas en el primer semestre de este año.

Las muertes de civiles causadas por las tropas internacionales son motivo de gran fricción con el gobierno provisional afgano de Hamid Karzai, que ayer volvió a acusar a la OTAN de “asesinar a 52 civiles inocentes” mediante un misil que estalló en el poblado de Rigi, en el sur de Afganistán.

.

ADIOS JAMES BOND, ADIOS

En la era de la información, James Bond es un anacronismo.

La guerra afgana, un pantano de arena donde Occidente está entrampado hace una década, y que ha insumido el presupuesto militar más voluminoso de la historia (sólo superado por la segunda guerra mundial), ha venido a confirmarlo.

La mayor filtración de datos secretos nunca vista ocurre al mismo tiempo que se difunde la esquizofrénica multiplicación de agencias de seguridad dentro de los Estados Unidos: de cada 400 norteamericanos, uno es un espía.

Pero en la era de internet, cuando todo es comunicación y todos estamos hiperconectados, mantener un secreto se hace cada vez más difícil.

Las estrategias militares están a la vista del público consumidor: o las trasmite CNN en directo, o Wikileaks las encuentra y se las muestra a todo el mundo. Los agentes secretos, como los dinosaurios, se convertirán en palomas. Y en gallinas.

N. G. S.

.

nelson.specchia@gmail.com

Bookmark and Share