Archivo de la etiqueta: Gran Bretaña

Irán ratifica el pacto nuclear con Turquía (16 06 10)

Irán ratifica el pacto nuclear alcanzado con Turquía y Brasil

El cuarto paquete de sanciones económicas a la República Islámica de Irán, impuesto por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) a causa de los desarrollos atómicos persas, sigue encontrando algunos obstáculos de implementación que hubieran resultado impensables pocos años atrás.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, no ha podido ocultar el desconcierto con que se recibieron en Washington las gestiones internacionales de Brasil y Turquía para habilitar una vía de enriquecimiento del uranio iraní en Ankara bajo supervisión del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), y cuando se formalizó el acuerdo a tres bandas, el pasado 17 de mayo, Clinton aceleró los trámites para que la organización multilateral aprobara las sanciones.

En estas gestiones, la diplomacia estadounidense debió rebajar las expectativas iniciales de dureza en las penalidades, ya que tanto Rusia como China no avalaron incluir el tema petrolero en el documento.

Tras la aprobación –con los votos en contra de Turquía y Brasil- la Casa Blanca anunció que cada país miembro de la ONU podría, basándose en la resolución del Consejo, endurecer en forma bilateral algunos términos de las sanciones hacia Irán; esta interpretación fue bien recibida en Gran Bretaña y en Francia, cuyos gobiernos se declararon dispuestos a aumentar el peso de las medidas contra el régimen de los ayatollahs.

En el mismo sentido se manifestó la reunión de Cancilleres de la Unión Europea, que en la víspera apoyó el estudio de sanciones “suplementarias” por parte de los Estados miembros de la organización continental. Sin embargo, el gobierno ruso, a través del presidente de la Cámara Alta del parlamento (la tercera autoridad del país tras Dimitri Medvédev y el primer ministro Vladimir Putin) salió ayer al cruce de esta interpretación, afirmando que Rusia “no está de acuerdo” en que ningún país vaya más allá de las sanciones ya aprobadas por el Consejo.

El legislador Sergei Mironov, de visita oficial en la Argentina, advirtió que Moscú no apoyará ningún endurecimiento de penalidades y subrayó que en la resolución votada “está bien claro que ninguno de los preceptos puede ser cambiado o alterado por algunos países.”

La declaración del gobierno ruso implica, indirectamente, una nueva relativización de la resolución de la ONU y un  espaldarazo hacia las vías diplomáticas alternativas a las dirigidas por el Departamento de Estado norteamericano.

Así lo entendió el gobierno de Mahmmoud Ahmadinejad, que ayer se apresuró a asegurar, en declaraciones transmitidas por la televisión pública, que Teherán “mantendrá el acuerdo” firmado con el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan y con el aval del presidente brasileño Luiz Inácio da Silva, Lula.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Anuncios

Hillary desconoce el pacto de Lula en Irán (19 05 10)

Crisis nuclear iraní

.

ESTADOS UNIDOS DESESTIMA EL PACTO  FIRMADO POR IRÁN, BRASIL Y TURQUÍA

.

Hillary Clinton acelera los acuerdos para aprobar las sanciones en la ONU

.

.

.

Un día después de la firma del convenio entre los presidentes de Brasil e Irán, junto al primer ministro turco, para lograr destrabar el conflicto del enriquecimiento de uranio por parte de la República Islámica, el Departamento de Estado norteamericano anunció que sigue adelante con la propuesta de la imposición de sanciones por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y que el borrador del documento político ya cuenta con las aprobaciones de Rusia y China, que hasta este momento no habían prestado su consentimiento a esa línea de acción.

.

El lunes, tras una gira por la región, el presidente brasileño Luiz Inácio da Silva y el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, convinieron con el presidente iraní Mahmmoud Ahmadinejad que Irán depositaría uranio poco enriquecido en Turquía, bajo supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), y recibiría a cambio uranio enriquecido a los niveles necesarios para hacer funcionar su reactor médico.

.

Con este acuerdo deberían despejarse las dudas de las potencias globales, en el sentido de que los desarrollos nucleares del programa persa puedan ser utilizados con fines bélicos. Tras la celebrada firma del acuerdo, Lula sostuvo que no había ya más razones para seguir avanzando en la negociación de sanciones; una postura similar pareció adoptar Francia, que en un comunicado del presidente Nicolás Sarkozy evaluó como un “paso positivo” el convenio de Teherán.

.

Sin embargo, en la víspera la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, anunció que había logrado consenso para aprobar nuevas y duras sanciones contra Irán en el seno del Consejo de Seguridad, que programó una sesión plenaria para el final de la tarde. “Hemos alcanzado un acuerdo para una propuesta firme con la cooperación de Rusia y China”, dijo la jefa de la diplomacia estadounidense.

.

La vía de sancionar a Irán sigue abierta porque tanto los Estados Unidos como Gran Bretaña y Alemania, junto a la diplomacia de la Unión Europea, coinciden en evaluar que el acuerdo logrado por Lula es insuficiente y no da las garantías que están esperando. El principal motivo que arguyen es que Irán no renuncia a enriquecer uranio hasta el 20 por ciento. El presidente Ahamdinejad sostuvo el pasado 11 de febrero que “Irán es capaz de enriquecer uranio a más de 20 por ciento e incluso a más de 80 por ciento”, lo que aumentó las reservas de las grandes potencias acerca de las intenciones reales de su programa atómico.

.

El anuncio de Clinton, que parece haber acelerado los tiempos diplomáticos luego del acuerdo del lunes, llega tras semanas de negociaciones exploratorias entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Rusia y China), a los que se sumó Alemania.

.

Tanto Brasil como Turquía ocupan en este momento asientos no permanentes, por lo que los resultados de la votación final siguen siendo impredecibles.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Ahmadinejad acepta el plan de Lula (18 05 10)

AHMADINEJAD SORPRENDE AL MUNDO ACEPTANDO EL PLAN ATÓMICO DE LULA

.

Irán acepta la propuesta del líder brasileño sobre su programa nuclear

.

.

.

Cuando desde diversas instancias se afirmaba que ya no había más espacio para la negociación con el gobierno iraní de Mahmmoud Ahmadinejad respecto de sus pretensiones nucleares, y avanzaba la imposición de sanciones económicas a la República Islámica, ayer la mediación del presidente brasilero Luiz Inácio da Silva consiguió destrabar el conflicto y reencausar las negociaciones.

.

Luego de un periplo regional que lo había llevado a Qatar, Egipto, Turquía y Rusia, Lula llegó a Irán y mantuvo una larga reunión de trabajo con el presidente Ahmadinejad, con quien Brasil ha establecido una cercanía estratégica.

.

El centro de la agenda entre ambos mandatarios estaba ocupado por la idea de Lula de que Irán aceptara enriquecer uranio en Turquía, bajo supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), con lo que se despejarían las dudas sobre las posibilidades de que los desarrollos nucleares del programa persa pudiesen ser utilizados con fines bélicos.

.

Esta hipótesis, que desestabilizaría fuertemente el frágil escenario en Oriente Medio, fundamenta la iniciativa del presidente Barack Obama de imponer sanciones económicas a Irán hasta que permitiese el control real de sus instalaciones por parte del OIEA, propuesta que contaba, hasta este momento, con el firme respaldo de Gran Bretaña y Francia –miembros permanentes del Consejo- y de Alemania.

.

Para respaldar la negociación de Lula, viajó a Teherán también el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en cuyo país se enriquecerá el uranio iraní hasta los niveles necesarios para la investigación médica y las aplicaciones civiles, según el acuerdo firmado ayer, informó oficialmente el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores en Teherán.

.

El acuerdo prevé el almacenamiento en territorio turco de 1.200 kilogramos de uranio iraní poco enriquecido, hasta que Teherán reciba el combustible que necesita para su reactor de investigación médica.

.

El jefe de la Organización de Energía Atómica iraní, Ali Akbar Salehi, afirmó que con este pacto diplomático “Irán demostró su buena voluntad, y ahora les toca a las potencias mundiales demostrar la suya”.

.

Exultante, Lula dijo que el acuerdo era una “victoria de la diplomacia”; refiriéndose -sin nombrarla- a la postura escéptica de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que había descartado la posibilidad que Ahmadinejad cediera a una mediación, Lula dijo que “Brasil creyó que era posible lograr un acuerdo. Hay un millón de razones para tener argumentos para construir la paz, no hay ninguna razón para que construyamos la guerra.”

.

CAUTELA EN ESTADOS UNIDOS

.

El gobierno del presidente Barack Obama ha tenido una reacción muy mesurada al anuncio de que Irán aceptará enriquecer uranio en Turquía bajo supervisión del OIEA.

.

La Casa Blanca aseguró “reconocer” los esfuerzos de Brasil y Turquía, pero mantiene sus dudas sobre la disposición de Teherán de cumplir con el compromiso adquirido.

.

La Administración americana recordó que el año pasado, en el marco de la ONU, Washington, Moscú y la Unión Europea ofrecieron a Ahmadinejad enriquecer el uranio iraní en Francia y Rusia, bajo supervisión del OIEA. La propuesta de Lula, argumentan, en nada se diferencia de aquella, salvo que establece a Turquía como país en el que se llevará a cabo el proceso.

.

En todo caso, hasta que haya un consenso internacional, el departamento de Estado anuncia que insistirá en la vía de la aplicación de sanciones.

.

LULA, IMPARABLE

.

Hillary le dijo que no podría. Medvédev, uno de los entusiastas, afirmó que tenía “un 30 por ciento” de posibilidades.

.

Los demás, de ahí para abajo. Pero Lula sacó otras cuentas: en Moscú anunció que sus chances eran de 9,9 sobre 10. Y al día siguiente, en Teherán, sacó el conejo de la galera.

.

En Occidente desconfían: en Washington sospechan que es otra treta para dar largas al asunto; los conservadores británicos, que están estrenando gobierno, dicen que se debe continuar la misma vía hasta que Teherán asegure al mundo que su programa nuclear es pacífico.

.

Es más, algunos columnistas sostienen que el gambito de Lula no sólo ayudaría a que Ahmadinejad evite sanciones más duras, de momento, sino también que contribuirá a afirmar su liderazgo tras los meses de disturbios, y de represión a la oposición, que siguieron a su dudosa reelección en 2009.

.

Quizá.

.

Aunque el acuerdo de ayer no clausure el tema, es innegable que constituye una cuña, una alternativa al monólogo de las sanciones. Y todo el mérito es de Lula.

.

Habrá que argumentar mucho para no dejarlo sentarse en el sillón de las Naciones Unidas, en breve.

.

N. G. S.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Cameron encabeza las primeras tendencias (06 05 10)

Gran Bretaña

CAMERON ENCABEZA TODOS LOS SONDEOS AL CIERRE DE LAS URNAS

.

La BBC anuncia la victoria de los conservadores, aunque sin mayoría

.

.

.

Inmediatamente después del cierre de las urnas en todo el territorio de Gran Bretaña, a las 18:30 (hora argentina) de ayer, la cadena pública BBC difundió el primer sondeo, otorgándole la victoria a los conservadores liderados por David Cameron, aunque sin alcanzar la mayoría absoluta de los 326 asientos de los 650 escaños del Parlamento, necesarios para plantear un gobierno sin necesidad de alianzas.

.

Cameron, según estos datos (que son los únicos con los que se contará hasta que avance el escrutinio, entrada la madrugada), habría obtenido 307 escaños; el actual primer ministro laborista Gordon Brown quedó relegado a un lejano segundo lugar, con 255 asientos en la Cámara de los Comunes; y los liberal-demócratas del sorpresivo candidato Nick Clegg, que pareció desestabilizar el viejo bipartidismo británico con su irrupción en la campaña, tendrían 59 asientos.

.

La minoría de Clegg, si bien exigua, puede ser la llave del futuro gobierno si Cameron no logra traspasar el borde de la mayoría absoluta. La jornada electoral culminó con las elecciones británicas más ajustadas en casi cuatro décadas, y parece confirmar lo que apuntaban todos los pronósticos: el ocaso del largo período laborista, y el cambio de tiempo político.

.

La cercanía en porcentajes de los tres principales candidatos de los partidos en el tramo final de la campaña disparó la participación, movilizando cerca del 70 por ciento del padrón habilitado para votar. La cifra final de votantes rondó los 44,5 millones de personas. No sólo los británicos estaban convocados a las urnas, también los irlandeses y los ciudadanos de países de la Commonwealth residentes en el Reino Unido.

.

La mayor movilización de electores generalmente favorece a los laboristas, pero al parecer Gordon Brown no ha logrado convencer sobre los beneficios de su permanencia por cinco años más en Downing Street, la sede del gobierno. Contra las tendencias históricas, la mayor participación habría favorecido a los “tories” de Cameron en estas elecciones.

.

Los conservadores habrían ganado 97 escaños más que en las últimas elecciones de 2005, mientras los laboristas perderían 94. Dada la lentitud con que se lleva a cabo el recuento en el Reino Unido, no se esperan resultados oficiales hasta, al menos, el mediodía de hoy.

.

PARLAMENTO “SUSPENDIDO”

Si los “tories” de David Cameron no consiguen la mayoría absoluta que les permitiría la formación de un nuevo gobierno, el sistema político británico entraría en una fase conocida como “parlamento suspendido”, donde ninguna fuerza política dispone, en solitario, de las 326 sillas de piso mayoritario en la Cámara de los Comunes.

.

Esta hipótesis podría estancar la formación de un nuevo ejecutivo durante semanas de negociaciones entre los bloques. Es posible que, en esta alternativa, el actual primer ministro Gordon Brown no renuncie, a pesar de haber obtenido menos votos que los conservadores, e intente formar un nuevo gobierno en alianza con los liberal-demócratas.

.

Si decide apartarse, la reina llamaría a David Cameron, que podría negociar una alianza con diputados regionales de otros partidos, o bien instalar un gobierno en minoría.

.

EXPECTATIVAS EN LOS MERCADOS

La incertidumbre de varios días que puede instalarse en Inglaterra por los apretados resultados de los comicios parlamentarios, tendrá una importante lectura en clave económica, en un momento en que los mercados financieros internacionales se encuentran en una fase de alta inestabilidad, provocada por la crisis de la deuda en Grecia.

.

Las dificultades fiscales europeas alcanzaron ayer inclusive a la Bolsa de Nueva York, que registró caídas de hasta 9 puntos por momentos. En Gran Bretaña, que acaba de salir de la peor recesión en años, se necesita un ejecutivo claro y con capacidad de enfrentar el riesgo de contagio proveniente de Grecia.

.

La deuda fiscal inglesa alcanza niveles de récord histórico, y el miércoles la Unión Europea advirtió que el déficit del Reino Unido podría superar incluso al de Grecia el año que viene.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Incertidumbre frente a las legislativas británicas (04 05 10)

RECTA FINAL EN LA CAMPAÑA PARA

LAS LEGISLATIVAS BRITÁNICAS

Los tres principales candidatos llegan muy parejos a la cita electoral

.

.

Ante las elecciones legislativas británicas se extiende la incertidumbre. La cita electoral puede significar, inclusive, el fin del rígido bipartidismo entre laboristas y conservadores, con la irrupción del candidato del partido liberal-demócrata.

.

En estas condiciones, los tramos finales de la campaña se recorren voto a voto, ya que las encuestas muestran que el 46% aún no ha decidido por quién votará dentro de tres días. Una encuesta del diario The Guardian ubica a los conservadores en la primera posición, con un 33% de adhesión, seguido por el partido laborista y el partido liberal-democrático, ambos con un 28% de proyección de voto. Con pequeñas variantes, otras encuestas y sondeos apuntan porcentajes similares. Con diferencias tan exiguas, es posible que el vencedor no disponga de un porcentaje mayoritario como para formar gobierno en solitario, y tenga que recurrir a alianzas.

.

En un recorrido personalizado por los suburbios, los tres candidatos intentaron hacer hincapié en las notas diferenciadoras de su programa electoral, aunque las diferencias de fondo entre ellas son más de matices que de ruptura ideológica. El actual primer ministro, el laborista Gordon Brown, eligió el sur de Inglaterra para el tramo final de su campaña, y apeló a su larga experiencia en el gobierno para trasmitir confianza con “juicio y sabiduría” para salir de la crisis económica.

.

El “tory” David Cameron, en cambio, eligió el norte. Los conservadores no ganan una elección desde 1992, y en caso de obtener esta, Cameron se convertirá en el primer ministro británico más joven de la historia, con 43 años. Lleva adelante un plan para crear “contratos para los jóvenes” que garanticen empleo, así como una propuesta para que las compañías contraten a más mujeres en cargos gerenciales y para reducir la diferencia de salarios por género.

.

El liberal democrático Nick Clegg, inesperado contendiente de peso en este final de campaña, eligió el sureste de Londres, donde apeló a recuperar la mística de la política, “todo puede suceder, el cielo es el límite”, dijo. “Tenemos tres días para cambiar a Gran Bretaña, para llevar justicia social a las familias y las comunidades”, agregó, junto al actor Daniel Radcliffe, que encarna al pequeño mago Harry Potter y que lo apoya en su campaña. Una victoria de Clegg parecería, efectivamente, un pase mágico. Pero en política todo es posible.

.

.

http://www.hoydia.com.ar/

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

La inspiración de Fidel (23 02 10)

GRUPO DE RÍO: NUEVO PASO EN LA

INTEGRACIÓN DE AMÉRICA LATINA

.

Crean una nueva organización regional sin participación de Estados Unidos

.

.

.

Uno de los más viejos anhelos de los partidarios de la integración latinoamericana tuvo un espaldarazo determinante ayer, durante la reunión de los 32 Jefes de Estado de América del Sur, el Caribe, y México, en la balnearia ciudad de Cancún, en la Riviera Maya. La reunión del Grupo de Río, donde se respaldó sin fisuras la posición de la República Argentina en el nuevo contencioso con Gran Bretaña por las Islas Malvinas, aprobó por unanimidad la conformación de una nueva instancia multilateral que reunirá a todos los países del continente americano, con la excepción de los Estados Unidos y de Canadá.

.

El nuevo ente político continental, que aún no tiene un nombre definido, y que se constituiría en la próxima reunión del Grupo de Río, en Caracas el año próximo, se regirá por el “respeto al derecho internacional, la igualdad soberana de los estados y el no uso ni la amenaza del uso de la fuerza”, según declaró el anfitrión de la cumbre, el mexicano Felipe Calderón. Referirse tan explícitamente y en primer término a la legalidad internacional, enlaza la iniciativa de creación de esta nueva entidad supranacional con el discurso de la presidenta Cristina Fernández, que centra su crítica a Gran Bretaña en que ésta viola sistemáticamente el derecho internacional emanado de las Naciones Unidas.

.

Más allá del hecho puntual de este conflicto, la nueva organización atenderá los grandes temas del desarrollo latinoamericano en el largo plazo, “el respeto a los derechos humanos, el respeto al medio ambiente, la cooperación internacional para el desarrollo sustentable, la unidad e integración, la paz y la seguridad regionales”, según enumeró el presidente mexicano, al tiempo que afirmó que la nueva organización se ocupará de expresar una voz unificada de la región en foros globales. Esto mismo reclamó la presidenta chilena Michele Bachelet, al asumir la secretaría pro témpore del Grupo de Río.

.

La iniciativa fue aprobada por aclamación de todos los líderes presentes, pero uno de los apoyos más decididos provino del presidente cubano Raúl Castro. Cuba fue expulsada de la OEA, por iniciativa de los Estados Unidos, en los años ´60, y no ha podido volver a la organización. Fidel Castro ha dicho en varias oportunidades, y lo volvió a repetir durante la crisis hondureña que expulsó del poder al presidente Manuel Zelaya con un golpe de Estado, que América latina necesitaba “una OEA sin los norteamericanos adentro”. La reunión de los líderes de la región en Cancún acaba de hacer lugar a su sugerencia.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

Los tiempos finales de Mr. Blair (16 05 06)

publicado en La Mañana de Córdoba (16 – mayo – 2006)

http://www.lmcordoba.com.ar/2006/06-05-16/33_opinion_03.htm

.

.

.

.

.

.

Los tiempos finales de Mr. Blair

.

.

.

por Nelson Gustavo Specchia

.

.

.

.

Tony Blair en la presidencia de turno del Consejo de Europa despertó múltiples expectativas, y no cumplió prácticamente con ninguna. La derrota electoral del laborismo en las elecciones de la semana pasada está emparentada directamente con este vacío en el liderazgo europeo.

.

.

El segundo semestre del año pasado el premier británico Tony Blair tuvo una oportunidad histórica: durante medio año presidió el Consejo Europeo. Por la mecánica rotativa y dada la actual composición de la Unión Europea, la presidencia –donde descansa la iniciativa política más importante del Viejo Continente-, no volverá a recaer en manos británicas hasta dentro de doce años, cuando menos.

.

Este período que acaba de concluir, podría haber sido una inmejorable oportunidad para que los ingleses, que han mostrado desde siempre una actitud dubitativa y pendular respecto de la integración europea, tomaran un rol activo en el desarrollo del espacio político, social y económico continental.

.

Pero, en lugar de una muestra de compromiso real con los problemas y con el futuro de Europa como espacio común, Blair ha malgastado su oportunidad en un semestre vacío y hueco, donde no pasó casi nada, no se asumieron los grandes retos planteados por el rechazo a los plebiscitos por la Constitución europea, y donde apenas se salvaron, a las dos de la madrugada del final de una Cumbre de infarto, los presupuestos para que la organización pueda seguir avanzando.

.

Con una conducción tan mediocre, lo que Blair ha fomentado, si acaso, son las suspicacias históricas sobre cuán europeos, en definitiva, se sienten –o quieren ser- los británicos.

.

De idas y vueltas

.

Winston Churchil fue el primero que habló públicamente de la necesidad de unos “estados unidos de Europa”, sin embargo, cuando Gran Bretaña fue invitada a participar de la originaria Comunidad Económica Europea, se excusó, y quedó fuera de los seis fundadores. Cuando acepta finalmente unirse (recién en 1961), lo hace “con condiciones” (mantener las ventajas de la Commonwealth, y una participación reducida a la política agraria común).

.

Irritado por estos reclamos permanentes de diferenciación insular (y especialmente por el convenio militar exclusivo de Londres con Washington, que preveía el envío de misiles nucleares norteamericanos a Inglaterra), el general De Gaulle, presidente de la República Francesa, se opone al ingreso de Inglaterra a la comunidad europea.

.

De Gaulle insistía en que los británicos terminarían siendo “el caballo de Troya” con que los norteamericanos intervendrían en la configuración de la defensa y de la política exterior europea. El rol jugado por Tony Blair y su alineamiento estratégico con George Bush en la guerra de Irak, en contra de la posición asumida por toda la Unión Europea (con la excepción de la España de Aznar), les recordó a muchos la posición del viejo general, que obstaculizó el ingreso británico mientras ocupó el gobierno de Francia.

.

Recién con la llegada de Pompidou al Palacio del Elíseo se suavizan las tensiones, y Gran Bretaña ingresa a la organización europea, en los años setenta. Pero en esa misma década, en un nuevo movimiento pendular, Margaret Thatcher comienza a poner en cuestión los montos erogados por Inglaterra para el funcionamiento del proceso de integración.

.

Con la excusa de que su país recibía escasos subsidios agrarios de la comunidad, golpeando con su mano abierta sobre las mesas de negociación, el peinado fijado a hierro, la cartera negra apretada en la axila izquierda y al grito de I want my money back!, la señora Thatcher consiguió de los demás socios la reducción –a más de la mitad- de la participación británica al presupuesto comunitario. El famoso “cheque” que ha sido el principal obstáculo, para que su sucesor Blair logre cerrar las cuentas europeas.

.

La pelea de Thatcher fue en 1984, pero en los años noventa Inglaterra volvería a hacer oscilar el péndulo de su relación con “el continente”: en 1992 suspende su participación en el Sistema Monetario Europeo, recuperando la completa autonomía de la libra esterlina, y cinco años más tarde, en 1997, anuncia que no participará en el euro.

.

Dos modelos en cuestión

.

Los británicos siempre han recelado de la Europa “política”, y por ello han puesto muy poco empeño en fomentar la creación de instituciones o ligazones normativas, prefieren una red de acuerdos comerciales mínimos, con un mecanismo institucional liviano. Argumentan que si alguien, además, quiere establecer una cooperación en otros ámbitos diferentes del económico, puedo hacerlo por vía de acuerdos bilaterales, sin obligar al resto.

.

A los europeos continentales, especialmente al viejo eje franco-alemán de los fundadores de la comunidad, esto les parece demasiado librecambista, pragmático, economicista: Europa como un gran supermercado. Prefieren un proceso más ideológico, con un entramado institucional sólido y denso, que proteja el “estado social”: la estabilidad del trabajo, los agricultores, los seguros de desempleo, las pensiones.

.

Blair, en cambio, en su atractivo discurso inaugural como presidente del Consejo Europeo, dijo que esa era una opción falsa. La dicotomía no es, para él, la Europa política versus la Europa económica; como es falso que los británicos no estén comprometidos con el feliz desarrollo del proceso de integración.

.

“Soy un europeísta apasionado –dijo Blair entonces frente al Parlamento Europeo- y siempre lo he sido.” Con sus mejores dotes de persuación, dejó sentado: “Yo creo en Europa como proyecto político. Yo creo en una Europa con una dimensión social fuerte. Yo no aceptaría jamás reducir a Europa a un simple mercado económico”. Dijo que su proyecto no era abandonar el modelo social europeo, sino modernizarlo, adaptándolo –por la vía de la reforma económica- a los desafíos de la globalización. Y dijo que en este tiempo como presidente del Consejo de la Unión sentaría las bases de esa transformación necesaria e imperiosa. Fue un canto europeísta. Lo aplaudieron desde los conservadores del Partido Popular hasta los “verdes” de Daniel Cohn-Bendit.

.

Seis meses pasan pronto, y más pronto aún cuando no pasa nada. Los grandes temas del futuro europeo siguen abiertos, la discusión sobre la ampliación empantanada, el proyecto de Constitución en compás de espera, y los presupuestos destrabados por una iniciativa de la canciller Angela Merkel, asociada al presidente Jacques Chirac: nuevamente el eje franco-alemán sosteniendo la continuidad del proceso.

.

Por cierto: Blair, el europeísta ferviente, logró que Europa le siguiera devolviendo el “cheque” británico hasta el 2013, cuando menos.

.

El profesor Chris Brown, catedrático de relaciones internacionales de la London School of Economics lo define escuetamente: “La presidencia británica se ha convertido en un no event.” Una muy interesante oportunidad perdida para reconciliar a Inglaterra con Europa, pero también para revalidar un liderazgo que logró instalarse con mayorías parlamentarias en tres elecciones generales sucesivas.

.

Sin embargo, la semana pasada el laborismo de Blair ha sufrido una debacle, al conseguir sólo el 26% de los votos en las elecciones municipales, frente al 40% del Partido Conservador, liderado por David Cameron.

.

La mezcla de abuso de poder, inoperancia e incompetencia que parecen haber caracterizado los últimos tiempos de la administración laborista, han alejado a Tony Blair de sus bases electorales. La gestión de la participación inglesa en la guerra de Irak, la privatización de la salud (junto a la reducción del personal hospitalario), y una “tercera vía” económica que no termina de cuajar del todo, acompañan internamente a la pérdida de una genuina oportunidad histórica de liderar el proceso europeo, en un semestre que terminó estéril y vacío.

.

Los desaciertos internacionales de Tony Blair han comenzado a pasarle factura, en lo que a todas luces parece anunciar el fin de una era.

.

.

.

.

.

.


Catedrático “Jean Monnet” de la Universidad Católica de Córdoba.

.