Archivo de la etiqueta: golpe

Revuelta árabe: la protesta pasa al Golfo (16 02 11)

La turbulencia árabe se encamina hacia alternativas democráticas

La policía iraní reprime violentamente un nuevo conato de protesta popular

.

.

La ola de descontento social que recorre la mayoría de los países árabes obedece a una “frustraciones por déficit de democracia”, según la opinión del secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki Moon, quien manifestó que, según la postura que está elaborando la máxima organización multilateral, las protestas, que ya tumbaron a los regímenes autocráticos de Túnez y Egipto, son parte de una “evolución” política, al tiempo que pidió a los líderes de estos países a que “escuchen con mayor atención y abran un canal de diálogo con su gente”.

Las declaraciones de Ban, que conforman la primera toma formal de postura de la ONU en torno a la revuelta árabe, se dieron al día siguiente de que una movilización juvenil volviera a intentar ocupar las calles de la capital iraní, y que la represión de las fuerzas de seguridad la neutralizara con violencia, causando al menos dos muertos.

Ayer, un sector de legisladores fieles al presidente Mahmmoud Ahmadinejad reclamó en el Parlamento la aplicación de la condena de muerte a los líderes opositores, como una manera de cortar el incipiente brote de protesta política en Irán.

La moción del oficialismo apunta especialmente al ex presidente Mohammad Khatami, y a los líderes reformistas Mir Hossein Mussavi y Mehdi Karrubi, que tuvieron un papel destacado en las movilizaciones contra Ahmadinejad tras su reelección en 2009, y que ahora cumplen arresto domiciliario.

El presidente estadounidense, Barack Obama, reaccionó frente a la represión de la protesta iraní con mayor celeridad de la que había mostrado en la crisis egipcia, y censuró el papel del ejército persa, al tiempo alentaba indirectamente nuevas movilizaciones al manifestar: “Mi esperanza y mi expectativa es que sigamos viendo cómo el pueblo de Irán tiene la valentía de ser capaz de expresar su anhelo de una mayor libertad y un gobierno más representativo”.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europa, lady Catherine Ashton, también censuró al gobierno de Teherán desde Túnez, donde se encuentra en la primera visita oficial de un alto funcionario europeo tras la revuelta que tumbó al régimen de Zine el Abidine ben Ali. Ashton instó a Ahmadinejad a “abstenerse de utilizar la fuerza contra los manifestantes”, según comunicó su portavoz.

Los intereses en el Golfo

Mientras el ejército egipcio mantenía ayer conversaciones con activistas del levantamiento popular, en orden a pacificar las calles de El Cairo, las protestas llegan ya al Golfo, donde los intereses estratégicos se mezclan con el petróleo.

En Yemen, el segundo día de disturbios fue contestado ayer por partidarios del gobierno y se vivieron violentos enfrentamientos.

El presidente yemení, Alí Abdullah Saleh, un aliado de Washington, lleva 32 años en el poder.

Por su parte, en Bahrein, donde se estacionan los buques de la Vº Flota norteamericana en el Golfo, otra movilización fue reprimida, con el saldo de dos manifestantes muertos.

Bahrein, un pequeño Estado petrolero compuesto por 33 islas y un pequeño sector continental, tiene una población mayoritariamente chiíta, pero la dinastía reinante es sunnita, los Al Khalifa, también aliados cercanos de los Estados Unidos, así como de la vecina Arabia Saudita, y férreos opositores al régimen iraní de los ayatollahs.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Egipto: calma militar (14 02 11)

Los militares egipcios imponen calma en una sociedad alterada

Los generales quieren una transición tranquila y el fin de las protestas

.

.

El Consejo Militar que se hizo cargo del poder en Egipto tras la caída del presidente Hosni Mubarak ha decidido terminar con el tiempo agitado.

A pesar de que las concentraciones multitudinarias se disolvieron tras los festejos populares en las calles durante el último fin de semana, algunos grupos de manifestantes pretenden seguir ocupando la plaza Tahrir, reclamando la extinción de la Ley de Emergencia –que los militares no han derogado- y mayores definiciones en el rumbo político de la transición.

Además, el clima de efervescencia social ha disparado otros reclamos largamente esperados, y nuevas marchas se han organizado en la capital egipcia pidiendo mejoras en las condiciones de trabajo y recomposición en los salarios.

Inclusive, tras el paro de los trabajadores portuarios del Canal de Suez en los momentos finales del régimen, otros trabajadores de empresas estatales han planteado huelgas con reclamos gremiales.

Frente a ello, el consejo castrense ha decidido frenar los reclamos, y en un comunicado trasmitido por la televisión estatal señaló que las protestas “ponen en peligro la seguridad del país”, al tiempo que “hacen daño” a la economía e impiden la vuelta a la normalidad social.

Los generales vuelven a insistir en que atenderán las “legítimas” aspiraciones populares manifestadas en las dieciocho jornadas por la que se extendió la revuelta egipcia, pero afirman que para implementarlas hace falta tiempo y calma social.

Aunque los militares, que gozan de un momento de aceptación y respeto por la postura que adoptaron frente al intento del ex presidente de aferrarse al poder, es improbable que activen ahora la represión.

Además, trascendió que han dado orden de negar la salida del país a varios ex altos funcionarios, al tiempo que han solicitado a algunos gobiernos europeos el congelamiento de cuentas y depósitos bancarios.

Suiza ya había adelantado que inmovilizaba la fortuna personal de Maburak (que se calcula en unos 70.000 millones de dólares), y ayer el jefe de la diplomacia británica, William Hague, afirmó que Londres hará lo propio, a solicitud de El Cairo.

Por otra parte, los movimientos políticos en el mundo árabe se suceden sin solución de continuidad. Tras la caída del gobierno tunecino, que abrió el camino de las protestas, el éxito de la revuelta en Egipto ha alimentado una sucesión de reclamos de apertura y reforma en los países de la región.

En la víspera, el gobierno de la Autoridad Palestina, al calor de estos cambios presentó su renuncia en pleno al presidente Mahmmoud Abbas, habilitándolo para que renueve una Administración muy desprestigiada, y a la que la facción islamista de Hamas tacha de ilegítima, además de corrupta.

Ola de descontento generalizado

La alteración social y política con que los países árabes han recibido el nuevo año parece estar lejos de agotarse; al contrario, con cada día aparecen nuevos frentes de conflicto al interior de unas sociedades que se han caracterizado durante el último medio siglo por su rigidez, centralismo y gobiernos fuertes.

Los levantamientos populares de Túnez y Egipto siguen inspirando réplicas en toda la región de Medio Oriente, y a las movilizaciones en Argelia, Yemen y Libia, ayer se sumaron los jóvenes iraníes, que habían pasado a un segundo plano tras la represión del gobierno de Mahmmoud Ahmadinejad a las protestas que siguieron a su reelección.

La oposición convocó ayer a una manifestación en apoyo a las revueltas de apertura democrática en el norte de África, pero el gobierno prohibió las concentraciones, y las fuerzas de seguridad reprimieron las columnas que intentaban llegar al centro de Teherán, mientras continuaba bloqueado el acceso a la casa particular del líder opositor, Mir Hossein Mousavi.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Egipto en transición militar (13 02 11)

Egipto en transición militar

.

.

 

Finalmente, tras haberse conocido que la cúpula del ejército no había avalado el discurso del ex presidente egipcio Hosni Mubarak, en el que éste anunciaba que permanecería al frente del gobierno, un comunicado militar anunció el viernes pasado que asumía la conducción provisional de la república.

El golpe militar sorprendió a los propios generales retirados que integran el gobierno provisional nombrado por Mubarak (el primer ministro, el general Ahmed Shafiz, daba una conferencia de prensa al momento de difundirse la proclama del golpe), y a los dirigentes opositores, que esperaban ser convocados a integrarse a una transición civil.

En su lugar, los generales anunciaron que convocarán a un “comité de especialistas” para analizar algunas reformas constitucionales –aunque no especificaron qué artículos en particular- que luego someterán a referéndum, y que ocuparán el Poder Ejecutivo y la representación de Egipto en el exterior hasta que unas nuevas elecciones presidenciales –que no se llamarían antes de seis meses- vuelvan a constituir gobierno.

En el interín, el Congreso permanecerá suspendido, lo mismo que la vigencia de la Carta Magna, aunque el comunicado castrense lleva tranquilidad a los mercados (nada cambiará en la política económica y monetaria), y a los países vecinos, afirmando que el tratado de paz con Israel, firmado en Camp David, sigue vigente.

Si bien las últimas elecciones legislativas tuvieron múltiples denuncias de fraude generalizado (que habían llevado al propio Mubarak a decidir que serían revisadas), la suspensión de la vigencia constitucional es menos comprensible que la disolución del cuerpo parlamentario, que coloca a Egipto en manos de una dictadura militar.

Tampoco se anunció el fin a la polémica Ley de Emergencia, vigente desde 1981 y uno de los principales puntos de reclamo por parte de las protestas. Esta disposición, supuestamente extraordinaria, permite detenciones arbitrarias, imposición de toques de queda y suspensión de derechos civiles, en aras de la seguridad interna del Estado.

Por todas estas razones, un grupo de unas 2.000 personas permanecían en la emblemática plaza Tahrir, tras la algarabía y los festejos populares por la caída del “rais” durante todo el fin de semana. Los manifestantes seguían pidiendo claridad en el nuevo tiempo político, la inclusión de la oposición en la transición, y la derogación inmediata de la Ley de Emergencia.

Aunque en la céntrica explanada cairota permanecía este grupo de activistas, la capital egipcia se preparaba para recuperar lentamente una normalidad que ha estado ausente de la vida social en las últimas tres semanas, el Canal de Suez volvió a operar normalmente y estaba previsto que hoy abriesen las oficinas públicas así como los comercios, aunque no estaba claro si los establecimientos escolares harían lo propio.

Después de la escalada espontánea que tomó fuerza, de una manera inédita para todo el mundo árabe, a partir del 25 de enero en El Cairo, la alegría popular del fin de semana comenzaba a dar paso a una esperada rutina ciudadana.

Grupos de ciudadanos se organizaron para barrer las calles y quitar los escombros de la plaza Tahrir que habían servido para las barricadas; algunos llevaban carteles con la inscripción “Perdone las molestias. Estamos construyendo un nuevo Egipto”.

.

.nelson.specchia@gmail.com

.

.

Insulza dice que fue intento de Golpe (07 10 10)

LA OEA RESPALDA LA VERSIÓN DE CORREA Y ADVIERTE A LA REGIÓN

El presidente ecuatoriano responsabiliza al golpista Lucio Gutiérrez

.

.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de Secretario General, el chileno José Miguel Insulza, entró ayer en el debate sobre el tenor de la revuelta desatada contra el gobierno de centroizquierda de Ecuador, que incluyó el detención del presidente Rafael Correa en un hospital militar, y tiroteos contra su automóvil.

Correa dijo, desde un primer momento, que se había tratado de un intento de golpe de Estado, inspirado por los sectores de la derecha política; concretamente señaló al coronel Lucio Gutiérrez, quién ya encabezara una asonada militar en el pasado y aspira gobernar el país al frente de un conglomerado conservador denominado Sociedad Patriótica.

A la postura de Correa se le opuso otra interpretación, que ponía en duda las “condiciones técnicas” de un golpe de Estado como los que tradicionalmente ha vivido la región en el pasado (no hubo intento de recambio presidencial, por ejemplo), y limitaba el malestar a una cuestión salarial de los cuerpos policiales.

Sin embargo, el diario español El País difundió esta semana unas grabaciones de audio de los sublevados, donde se escucha claramente la orden “maten a Correa, para terminar maten al hijo de puta de Correa”.

En la víspera la OEA emitió una declaración en la que sostiene que la sublevación policial ecuatoriana tuvo por objetivo “desestabilizar el gobierno y promover un golpe de Estado.”

El informe, con la firma de Insulza, también avanza con recomendaciones hacia el resto de los países de la región, a los que llama a “estar alertas”, ya que, afirma, situaciones parecidas pueden repetirse en otras partes de América latina.

Coincidiendo con la advertencia realizada por Hebe de Bonafini el miércoles pasado en Buenos Aires, el secretario general de la OEA comparó la situación de Ecuador con el antecedente de Honduras, Insulza dijo que “se intentó otra vez y es posible que si no tenemos los cuidados se pueda producir una vez más”, dijo, y pidió sancionar a los responsables.

En una larga entrevista concedida a la prensa internacional desde el Palacio de Carondelet, sede del Poder Ejecutivo, el presidente Correa ha admitido que en la mañana del jueves de la semana pasada acudió al cuartel policial para dialogar con los que protestaban, y cuando recibió en la cara el impacto de una bomba de gas lacrimógeno se dio cuenta “de que era una trampa”.

Correa ratifica que el descontento policial fue manipulado por los sectores reaccionarios afines al ex mandatario Lucio Gutiérrez, aunque descartó la intervención de la inteligencia norteamericana, como habían sugerido otros líderes regionales.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.