Archivo de la etiqueta: Gates

La OTAN pierde terreno ante la resistencia de Khaddafi (23 06 11)

Europa comienza a perder frente a la resistencia de Khaddafi

Italia propondrá un alto el fuego en el Consejo Europeo que comienza hoy en Bruselas     

.

.

ROMA, TRÍPOLI.- Las diversas estrategias ofensivas ensayadas por la Alianza Atlántica (OTAN) para empujar al abandono del poder del coronel Muhammar el Khaddafi en Libia, se han estrellado contra la tenacidad del régimen, que resiste los ataques occidentales y las avanzadas de los rebeldes atrincherado en la capital.

Ya a mediados de este mes comenzaron a alzarse algunas voces críticas con el rumbo de la guerra en el norte de África, tanto de mandos militares británicos como franceses, aunque fueron acalladas por una fuerte afirmación del secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, en el sentido de que las acciones militares continuarían hasta que el dictador libio dejase el poder.

En ese contexto, la semana pasada la OTAN volvió a intensificar los ataques aéreos contra supuestas instalaciones militares en Trípoli.

El recrudecimiento de la ofensiva permitió un nuevo avance de las fuerzas irregulares de los rebeldes, desde la zona oriental que controlan hacia la capital.

Al mismo tiempo, diversos observadores neutrales –como el nuncio papal en Libia- volvieron a insistir en que los bombardeos aliados causan sangrías entre la población civil. Giovanni Martinelli, embajador del Vaticano, afirmó además que la población en general está hastiada de los ataques aéreos de la Alianza Atlántica.

En el mismo sentido, el canciller italiano Franco Frattini lanzó un llamado al “cese inmediato de hostilidades”, que permita la “apertura de corredores humanitarios” para facilitar la salida de civiles del frente de guerra. El jefe de la diplomacia italiana coincidió con el nuncio Martinelli en que la situación humanitaria, especialmente en Misrata y en los alrededores de Trípoli, es “desesperada y dramática”.

La postura del ministro italiano está relacionada también, además de los aspectos humanitarios, con consideraciones económicas y estratégicas entre los aliados europeos.

La guerra se ha extendido considerablemente más allá, en objetivos y en plazos, de lo previsto hace tres meses, cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) autorizó acciones armadas para proteger a la población civil de las acciones represivas del régimen de Khaddafi.

En todo caso, el alto mando de la OTAN, a través de su secretario general Anders Fogh Rasmussen, se distanció de Italia al subrayar que morirían más civiles si se suspendiesen los ataques, “la OTAN continuará su misión”, concluyó.

Por último, China, que había sido muy crítica con la intervención desde el inicio, cambió su postura y expresó ayer su respaldo al Consejo Nacional rebelde, a quien reconoció como interlocutor legítimo.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

Anuncios

Europa admite “sobrecarga de esfuerzo bélico” en Libia (15 06 11)

La OTAN comienza a tocar los límites de la guerra en Libia

Europa ya acusa una “sobrecarga de esfuerzo” en las operaciones contra Khaddafi     

.

.

Los aviones de la Alianza Atlántica (OTAN) volvieron a elevar la campaña aérea contra objetivos puntuales en la capital libia, entre ellos el complejo de residencias de Bab al Aziziyah, un conjunto de edificios oficiales entre los cuales se contaría la residencia del coronel Muhammar el Khaddafi.

La ofensiva aliada dio cobertura a un nuevo avance rebelde; los voluntarios de las fuerzas insurgentes avanzaron unos doscientos kilómetros hacia el oeste, quebrando el cerco de la base de operaciones de Misrata. De esta manera, recuperaron una porción importante del escenario bélico que había sido ocupado por el ejército regular libio.

Por la paridad de fuerzas entre ambos bandos, la guerra parecía haber quedado estancada hasta la semana pasada, cuando la OTAN volvió a intensificar las acciones ofensivas. Sin embargo, varios países participantes de la campaña armada en Libia han comenzado a emitir señales de una “sobrecarga de esfuerzo” de guerra, al seguir sosteniendo durante períodos prolongados ataques que no han logrado, en el lapso de tres meses, quebrar las líneas de defensa que el régimen de Khaddafi mantiene sobre la porción occidental del país, especialmente sobre la capital, Trípoli.

Desde Londres, el jefe de la Armada británica declaró en la víspera que la flota inglesa, un actor clave en el apoyo de la aviación francesa y norteamericana, no podrá mantener el peso de las operaciones si éstas se prolongan hasta fin de año. El almirante Mark Stanhope afirmó que puede garantizar la participación de sus soldados hasta septiembre, según el plazo que acaba de fijar el alto mando de la OTAN, pero que más allá de esa fecha el gobierno de David Cameron debería replantear la continuidad de la participación británica, porque implicaría una “sobrecarga de esfuerzo bélico”.

En una línea similar, un oficial de alto rango de la OTAN sostuvo que la cuestión de los recursos de la alianza se volverá “crítica” si la intervención en Libia continúa.

La postura de los voceros militares europeos se contrapone con el discurso oficial de la Administración norteamericana.

Para Washington, la guerra en Libia debería seguir sin interrupciones hasta tanto el coronel Khaddafi abandone el poder, según la formulación reiterada por el presidente Barack Obama.

La semana pasada, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, inclusive reprochó a los europeos por este quiebre en la postura uniforme de los aliados, y sostuvo que la misión en Libia “enfrenta riesgo de fracaso” por el escaso aporte y compromiso de algunos miembros europeos de la OTAN.

Khaddafi ofrece la paz

Con un gesto distendido, el líder libio Muhammar el Khaddafi se dejó fotografiar jugando una partida de ajedrez con el presidente de la Federación Internacional, el ruso Kirsan Ilyumzhinov.

El ejedrecista declaró a su vuelta a Moscú que el coronel le había asegurado estar dispuesto a iniciar “de inmediato” conversaciones de paz con los rebeldes que ocupan la porción oriental del país, e inclusive con mandos militares de la OTAN.

La postura del mandatario, que ha elegido a la capital rusa para insistir en su buena predisposición a terminar la guerra que asota Libia desde hace cuatro meses mediante conversaciones de paz, aparece en un momento en que la Alianza Atlántica comienza una fuerte ofensiva para intentar quebrar el sistema de defensa de Trípoli.

Y mientras envía señales de paz, Khaddafi sigue impulsando a las tropas gubernamentales a reprimir a los insurgentes. Ayer, respondiendo al avance de los rebeldes hacia Trípoli, las fuerzas regulares dispararon con artillería contra el pazo de Dehiba, en la zona de al Ghazaya, fronteriza con Túnez; uno de los pasos utilizados por los que huyen del frente de batalla.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

Khaddafi amenaza con sangre (03 03 11)

La OTAN evalúa cerrar el espacio aéreo libio para proteger a civiles

.

.

El cuestionado líder libio Muhammar el Khaddafi volvió a aparecer en público ayer, y utilizó las cadenas de comunicación que aún controla para advertir sobre las consecuencias de una intervención de fuerzas militares extranjeras.

Con la reubicación de parte de la flota estadounidense frente a las costas de Trípoli, y las declaraciones de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que en Ginebra afirmó que el gobierno del presidente Barack Obama no descarta “ninguna acción” directa para intervenir en la crisis del país norafricano, el discurso de Khaddafi en la víspera fue leído como una respuesta a la posibilidad de una injerencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), donde confluyen los efectivos norteamericanos y sus aliados de la Unión Europea (UE).

En este sentido, y teniendo presente las recientes sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) y la creciente presión internacional, el mandatario afirmó que una acción militar directa se respondería con una “guerra sangrienta”, en la que “miles de personas morirán” si la OTAN acude finalmente en ayuda de la insurrección que ha alzado a una parte del país en reclamo del fin del régimen.

Además de estos mensajes hacia el exterior, en esta nueva aparición pública, la tercera desde que comenzó la insurrección, el coronel Khaddafi alentó a sus partidarios a sumarse a la defensa nacional, sosteniendo que “vamos a luchar hasta el último hombre y la última mujer, hasta la última gota de sangre contra el terrorismo en Libia, pulgada a pulgada”, y realizó claras advertencias internas, al sostener que cualquier libio que abra la puerta o acepte asistencia humanitaria extranjera será acusado y condenado por “alta traición”.

El discurso del dirigente coincidió con una contraofensiva de las fuerzas armadas que le siguen siendo fieles, hacia la mitad oriental del país, donde los alzados se han hecho fuertes.

La cadena televisiva qatarí Al Jazeera informó de sucesivos ataques sobre las posiciones tomadas por los rebeldes, y la respuesta de éstos. Los rebeldes habrían logrado en las últimas horas repeler el intento del gobierno de volver a controlar las ciudades del este, donde se acumulan los principales pozos petroleros y los oleoductos hacia la costa mediterránea. Según los reportes filtrados a la prensa internacional, durante la madrugada de ayer los efectivos militares leales a Khaddafi, junto a los cuerpos de mercenarios contratados en los países subsaharianos, lanzaron un contundente ataque sobre la ciudad de Brega, uno de los más importante enclaves petrolíferos, a 800 kilómetros al este de Trípoli. Sin embargo, los rebeldes, que desde esta semana están coordinados militarmente por un Consejo creado a tal efecto, lograron contestar el ataque –que incluyó artillería pesada y bombardeos de la aviación- y mantener el control de la ciudad.

Al tiempo de mostrar la paridad de fuerzas entre ambos sectores, y la importante porción de militares profesionales que se cuentan entre los alzados, la batalla de Brega constituyó una fuerte señal hacia todos los rebeldes al mostrar que una victoria sobre las fuerzas regulares del régimen es posible.

En este sentido, el Consejo Nacional –la organización creada por los insurrectos en Bengasi- ha comenzado a apelar a la ayuda militar internacional, sin la cual la guerra entre ambos bandos podría enquistarse durante largos períodos, dada la paridad de fuerzas.

Sin embargo, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, advirtió ayer que crear una zona de exclusión aérea sobre Libia requeriría bombardear posiciones antiaéreas, lo que supondría una declaración formal de guerra a Khaddafi, algo que aún no está decidido en Washington.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

.

Culmina la cumbre de la ONU con un plan de salud (23 09 10)

.

Los tres días de deliberaciones de la Cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) culminaron ayer en las Naciones Unidas (ONU).

Tras las jornadas en las que se escucharon los mensajes de unos 140 jefes de Estado y de gobierno del mundo, la Cumbre se cierra sin demasiados resultados concretos que permitan asegurar el cumplimiento de las prioridades para la erradicación de la pobreza y el hambre para 2015, salvo la propuesta de generar un nuevo impuesto a las transacciones financieras internacionales, sostenida por el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pero resistida por un importante grupo de economías emergentes y países en vías de desarrollo.

Frente a ello, el secretario general de la ONU, Ban ki Moon, anunció en la jornada de cierra de la Cumbre que en las negociaciones multilaterales se habían logrado compromisos para destinar 40.000 millones de dólares a mejorar las condiciones sanitarias de niños y mujeres, dos colectivos sociales prioritarios en los ODM fijados en el año 2000.

Con esta estrategia, los técnicos de la ONU calculan que en los próximos cinco años se posibilitará la vida de unos 15 millones de niños, se evitarán unos 33 millones de embarazos no deseados, y se salvarán 740.000 mujeres que mueren por complicaciones en el parto, anunció Ban.

Los recursos para financiar la estrategia provendrán tanto de aportaciones de países miembros, como de la participación de fundaciones privadas, entre las que destacan las campañas filantrópicas de los millonarios Bill Gates y Carlos Slim, dos de los hombres más ricos del mundo que han comenzado a incursionar en el mecenazgo político.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Duráo Barroso, anunció que Europa destinará 1.300 millones de dólares en cooperación especial al África, a los países del Caribe y del Pacífico, zonas muy retrasadas en el cumplimiento de los ODM, luego de que el presidente de Ruanda, Paul Kagame, asumiendo la voz de los países de la región, instara a los mandatarios de los Estados desarrollados a que se hagan cargo de sus agendas de desarrollo, en vez de dejar que los donantes (como Gates y Slim) y las ONG’s humanitarias ocupen su lugar.

AMÉRICA LATINA APRUEBA EN LA ONU

El escenario global que permitió visualizar la Cumbre de los Objetivos del Milenio (ODM) arroja diversas lecturas. Entre ellas, sorprende lo relativamente bien parada que sale América latina en comparación con otras zonas del globo, especialmente con las economías líderes, como la Unión Europea y los Estados Unidos, y las estrategias de éstos para llegar a 2015 con los objetivos cumplidos.

Frente a la postergación de los ODM en los países centrales debido a la recesión económica, y el incumplimiento por imposibilidad en zonas como África y el Caribe, en Latinoamérica las metas trazadas en el año 2000 se han cumplido en su mayor parte.

Brasil y Chile ya han reducido la pobreza extrema a la mitad; y Perú, Costa Rica y México están a punto de alcanzarla. Argentina y Uruguay han cumplido la meta y se enfrentan ahora a los núcleos de pobreza más duros y difíciles de resolver; mientras Ecuador, de mantener este nivel de crecimiento, también cumplirá el primer ODM, aunque siga teniendo altos niveles de pobreza.
.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Obama: “nos vamos pero la responsabilidad sigue” (01 09 10)

OBAMA ANUNCIA EL FIN DE LA GUERRA EN IRAK TRAS OCHO AÑOS

Tras la ocupación queda una sociedad desarticulada y en riesgo de guerra civil

.

.

En un escenario diferente a aquella proclama victoriosa del ex presidente George W. Bush, Barack Obama anunció ayer formalmente el fin de la guerra de Irak, luego de casi ocho años de ocupación militar.

El fin de la misión de combate ha caldeado el debate en Estados Unidos, ya que son muchas las voces que denuncian la situación de indefensión y precariedad en que los ocupantes dejan a Irak, inclusive con riesgos ciertos de guerra civil entre la mayoría chiíta que ha accedido a los puestos de gobierno, y la minoría sunnita que los ocupara durante el régimen de Saddam Hussein y que hoy se ve relegada.

Las divisiones de opiniones y posturas son tales que el vocero presidencial, Robert Gibbs, admitió ayer que el fin de la guerra de Irak permitirá “dejar atrás uno de los períodos de mayor división y polarización” en la historia reciente del país.

Obama se opuso desde el principio a la invasión iraquí ordenada por el entonces presidente republicano, y se comprometió a retirar a los marines apenas estuvieran dadas las condiciones de pacificación y normalidad política interna como para delegar en los iraquíes su propia seguridad y gobierno, pero son precisamente estas condiciones las que se discuten ahora, ya que, a nivel general, es obvio que los norteamericanos abandonan Irak dejando tras de sí una situación caótica e inestable respecto de la situación precedente, amén de que nunca se encontraron las supuestas armas de destrucción masiva que habría poseído Saddam y que fueron el argumento de la invasión y la guerra.

Esta situación es reconocida por la propia Administración demócrata, ayer uno de los principales asesores de Obama, el secretario de Defensa Robert Gates, admitió que el fin de la misión de combate “no significa que todo anda bien” en Irak, y que la falta de un gobierno y los enfrentamientos étnicos ensombrecen el futuro de la nación árabe. Inclusive Gates afirmó que “este no es un momento para desfiles de victoria”, sino que la intención del presidente Obama es “honrar a los soldados” que pelearon en Irak (la ocupación costó más de 4.400 soldados muertos y miles de heridos), y cumplir un compromiso de campaña.

LA PAZ SIGUE LEJOS

Se ha querido escenificar una salida honrosa de lo que nunca debió haber ocurrido.

Obama se opuso, como legislador y como candidato, a la aventura bélica de Bush junior, pero como presidente tuvo que salir de Bagdad tan rápido como le fuera posible, intentando que el polvorín no le explote cuando las huellas aún estuvieran frescas.

Pero está por verse si lo ha logrado.

Envió al vicepresidente Joe Biden, para que el “traspaso de mando” tuviera todos los símbolos que la escenografía necesita: Los Estados Unidos devuelven a los iraquíes su gobierno, su libertad y su autodeterminación.

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, siguió el libreto, y dijo que desde ayer Irak vuelve a ser “soberano e independiente”.

Pero si las bombas suicidas y los atentados en los mercados y en las comisarías siguen haciendo volar pedazos humanos por el aire, será difícil mantener el discurso de la estabilidad y la paz, por muy discreto que haya sido Barack Obama al anunciarlo.

N. G. S.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.