Archivo de la etiqueta: fronteras

Israel elige la oposición frontal a Obama (26 05 11)

Bibi Netanyahu desafía a Obama en el Congreso norteamericano

Cerrados aplausos de la oposición republicana al premier israelí en Washington   

.

.

WASHINGTON.- La esperada comparecencia del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en el Capitolio aclaró el rol que ha decidido jugar Tel Aviv frente a su principal aliado global: la oposición a cualquier propuesta mediadora del presidente Barack Obama, y resistir durante los próximos dos años, apostando a que en las elecciones de 2012 un republicano venga a reemplazar al mandatario demócrata.

El premier israelí, jefe de un gobierno de coalición en el que abundan los sectores conservadores y de la derecha radical, llegó al Congreso de la capital norteamericana luego de entrevistarse con el presidente en la Casa Blanca.

Allí, le había expresado personalmente a Obama que el gobierno de Israel no avalará su iniciativa de volver a la mesa de negociaciones sobre el supuesto de las fronteras de 1967.

La línea vigente entonces es la única que tiene un reconocimiento internacional válido, y ha sido sostenida como la base de cualquier negociación entre las partes por todos los planes serios que se han intentado para lograr la paz durante los últimos años; no sólo la apoyan personalidades relevantes dentro como fuera de Israel, sino que ha sido la hipótesis negociadora propiciada por los norteamericanos en forma continuada, incluidas las Administraciones republicanas de George W. Bush.

El frontal rechazo ahora, cuando es Barack Obama quien la enuncia, muestra en realidad la estrategia israelí de oponerse a cualquier posibilidad de reabrir el proceso negociador.

Las fronteras de 1967 se traspasaron tras la denominada guerra de los Seis Días, cuando Israel ocupó porciones de Cisjordania, Gaza, la mitad oriental de Jerusalén, los Altos del Golán y la península del Sinaí. Algunos de estos territorios luego se devolvieron –como el Sinaí a Egipto- y otros permanecen en un limbo jurídico –como el Golán sirio-, pero básicamente la guerra impulsó el establecimiento de colonias judías en los territorios palestinos, en una expansión que no se ha detenido desde entonces.

La vuelta a las líneas fronterizas entre ambas comunidades implicaría desactivar y retraer el proceso colonizador, y las facciones que integran el actual gobierno israelí no están dispuestas ni siquiera a contemplar esa posibilidad.

Sin embargo, en el discurso ante los diputados y senadores norteamericanos, Netanyahu volvió a repetir el conocido argumento de que él está dispuesto a hacer “dolorosas concesiones” por la paz con los vecinos árabes; aunque a renglón seguido enumera los límites de cualquier negociación aceptable: Israel no entregará Jerusalén Este, no retirará la presencia militar de los bordes del río Jordán, no tolerará el retorno de los refugiados palestinos, ni detendrá el proceso de instalación de colonos en los territorios ocupados. Los cuatro puntos básicos del reclamo árabe.

El rechazo frontal a la propuesta de Barack Obama, que se ha comprometido personalmente a impulsar la paz en su aliado de Medio Oriente en un contexto regional especialmente crítico por los alzamientos insurgentes, deja a los árabes las manos libres para presentar la moción de la creación del Estado Palestino a la Asamblea General de la ONU en septiembre próximo.

El apoyo de la Asamblea a la iniciativa se da ya por seguro. También el veto de los Estados Unidos a su ejecución, en el seno del Consejo de Seguridad.

Obama insiste

LONDRES.- En medio de su gira europea y junto al británico David Cameron, Barack Obama respondió a las palabras del premier israelí.

La antipatía personal entre ambos mandatarios ya es obvia, y las 26 veces que el discurso de Netanyahu fue interrumpido con aplausos en el Congreso muestran el apoyo  que dispone en Washington, tanto de los republicanos como de los demócratas, entre cuyos votantes destaca la comunidad judía norteamericana y sus aportes económicos.

Obama, sin embargo, remarcó ayer en que “confía” que la solución del conflicto pueda alcanzarse mediante el diálogo entre ambas comunidades. Aunque para ello pidió a los palestinos mayor capacidad de entendimiento con los israelíes. Admitió que no apoyará la creación de un Estado Palestino en la ONU, y cediendo a una demanda de Netanyahu, declaró que su meta es “un Israel que sea seguro y esté reconocido por sus vecinos”, en referencia a Hamas, que se niega a reconocer la existencia del Estado judío y plantea una oposición y una resistencia armada a la ocupación.

Unidad palestina

RAMALLAH.- Las dos facciones palestinas reaccionaron airadamente contra el discurso del premier israelí en Washington.

El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, se mostró partidario de poner en marcha “cuanto antes” el pacto de unidad firmado con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) del partido Al Fatah.

Hamas, mayoritaria en la Franja de Gaza, llegó a un acuerdo con la facción gobernante en Cisjordania el 4 de mayo, en El Cairo, para poner fin a cuatro años de divisiones, implementar un gobierno de unidad, y convocar a elecciones generales el año que viene.

Haniyeh afirmó que, ante la cerrada posición del gobierno de Tel Aviv, se requiere “una estrategia palestina, árabe e islámica, de unidad nacional” para “acabar” con la ocupación.

El presidente de la ANP, Mahmmoud Abbas, no respondió públicamente a la solicitud de Hamas, pero sostuvo que las palabras de Netanyahu muestran que Israel “no ofrece nada” para construir la paz, por lo que ratificó que avanzarán en la presentación ante la ONU para que se avale la creación de un Estado Palestino.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Anuncios

Obama intenta seducir a los latinos (13 05 11)

Obama vuelve a colocar el tema migratorio en la agenda

En la Unión Europea avanza el proyecto de endurecer los requisitos para el ingreso   

.

 

.

EL PASO (TEXAS), BRUSELAS.- En una nueva muestra del aprovechamiento de los tiempos políticos, el presidente estadounidense Barack Obama ha hecho coincidir el momento de pico de popularidad que le otorgan las mediciones de opinión al interior de los Estados Unidos, luego de la operación militar que terminara con la vida del fundador de Al Qaeda en los suburbios de la capital de Pakistán, para volver a instalar uno de los temas más críticos de la genda política y social de su Administración: la cuestión migratoria.

La necesidad de que la primera potencia mundial cuente con una estrategia manejable para los más de once millones de migrantes que residen ilegalmente en su territorio, fue uno de los puntos centrales de la última campaña presidencial, y uno de los elementos que inclinó hacia Obama la preferencia mayoritaria de los inmigrantes, especialmente los miembros de la colectividad hispana, que ya representan una cuota determinante en la población que acude a votar –un acto no obligatorio en el país del Norte- en las elecciones federales.

En esta creciente población de origen latino, en 2007 un 67 por ciento apoyó la candidatura demócrata de Obama, y el presidente ha reconocido públicamente su deuda con el colectivo.

En abril del año pasado, cuando se trató la polémica legislación estadual de Arizona SB 1070, la Casa Blanca se opuso al endurecimiento de condiciones impulsado por la gobernadora Jan Brewer.

Pero a pesar de este gesto, Washington no ha avanzado durante la primera mitad de la presidencia de Obama en una propuesta legislativa que dote a los Estados Unidos, una sociedad de aluvión caracterizada por el ingreso constante de nuevos contingentes de inmigrantes, de una legislación que regule uniformemente el tema.

Dando los primeros pasos en la campaña para las elecciones del próximo año, donde con seguridad el jefe del Ejecutivo se presentará a la reelección para un nuevo período, Barack Obama visitó ayer la fronteriza localidad de El Paso, y desde ese simbólico lugar del borde mexicano ha renovado sus promesas de que se ocupará personalmente del tema.

Sin embargo, las pérdidas de oportunidades ejecutivas y legislativas desde 2007; el no haber plasmado las promesas electorales en ninguna acción política concreta; el aumento de deportaciones (que han crecido en los últimos meses hasta batir récords, alcanzando el año pasado los 393.000 casos); así como el evidente interés por aprovechar electoralmente el tratamiento del tema en esta coyuntura, han provocado más rechazos que adhesiones por parte de los latinos.

En Europa

Por su parte, también en Europa el tema migratorio vuelve a ocupar el centro de la agenda política.

En Bruselas, los ministros del Interior de la Unión Europea (UE) estaban reunidos anoche para analizar las propuestas de endurecimiento del Acuerdo de Schengen, con una probable reinstalación, de forma extraordinaria, de los controles fronterizos internos entre los países miembros.

El proyecto, que parece agrupar las voluntades mayoritarias de los gobiernos, persigue combatir la entrada al continente de inmigrantes ilegales, especialmente las oleadas de refugiados que huyen del Magreb norafricano.

.

en Twitter:   @nspecchia

.

Conflicto entre Francia e Italia por los inmigrantes africanos (18 04 11)

Desconcierto europeo frente al tema de la inmigración africana

Las instituciones comunitarias respaldaron el bloqueo francés a trenes con inmigrantes

.

.

PARÍS.- La Unión Europea (UE) respaldó ayer la medida de fuerza ejecutada en la frontera franco-italiana, donde un piquete de ciudadanos impidió el acceso al territorio francés de un tren procedente de Italia, donde viajaban inmigrantes llegados al viejo continentes desde Túnez.

La encargada de la cartera de Interior en el ejecutivo comunitario, Cecilia Malmström, avaló la decisión tomada por París, que justificó su postura en una aplicación estricta de la legislación que regula el Espacio Schengen.

El Tratado de Schengen hace desaparecer virtualmente las fronteras interiores de los países de la Unión Europea, manteniendo solamente las fronteras exteriores, por lo que el ingreso al territorio de cualquier Estado-Miembro habilita al libre movimiento por todos los demás.

El gobierno italiano de Silvio Berlusconi ha insistido que el resto de los socios europeos debe compartir con ellos la carga de los inmigrantes indocumentados que llegan desde el norte de África, ya sea huyendo de los frentes de guerra como de las condiciones de emergencia humanitaria y de hambre que soportan varias regiones en la orilla sur del Mediterráneo.

Que las costas y las islas italianas sean la primera tierra europea que alcanzan, sostienen desde Roma, no implica que Italia deba tomarlo como un problema nacional, sino que el resto de los países de la Unión Europea debería cooperar en la recepción de los refugiados.

En la reciente reunión de ministros de Exteriores de la organización continental, la semana pasada en Luxemburgo, la posición de Italia –que lleva recibiendo unos 25.000 refugiados desde el inicio de la revuelta árabe- fue rechazada tanto por Francia como por Alemania, dos de los países fundadores de las instituciones comunitarias pero también con mayores problemas internos en la integración social de las comunidades de inmigrantes en sus sociedades.

Apelando a la normativa del Tratado de Schengen, tanto el delegado del gobierno de Ángela Merkel como del presidente francés Nicolás Sarkozy respondieron a Berlusconi que el espacio común está reservado para ciudadanos que cumplan con algunos requisitos (disponibilidad económica, vivienda propia y papeles en regla) que, claramente, no cumplen los expatriados por cuestiones humanitarias del Magreb norafricano.

Aún así, desde Roma se extendió documentación provisoria a los aproximadamente 300 tunecinos del tren que fue obstaculizado por un corte de vías en la frontera francesa.

El conato de crisis diplomática entre ambos países fue relativizado por el ministro francés del Interior, Claude Guéant, quien recalcó que París “no desea ningún tipo de conflicto diplomático ni tensiones con Italia”, pero que su obligación es aplicar “al pie de la letra y del espíritu los acuerdos del espacio Schengen”.

Sin embargo el canciller italiano, Franco Frattini, admitió que una “sombra” planea sobre las relaciones entre ambos países, y comunicó que una protesta formal por “violación de los principios europeos” fue cursada por su cartera ministerial y entregada por el embajador italiano al gobierno de Sarkozy, en París.

Mientras tanto, el tráfico ferroviario entre la ciudad italiana de Ventimiglia y la francesa de Menton sigue cortado, y la prohibición de acceso del que ya se ha denominado “Tren de la Dignidad” sigue vigente.

Desde el lado francés, en una medida inédita, centenares de policías y militares han sido desplegados para evitar la filtración de refugiados.

.

en Twitter:   @nspecchia

.