Archivo de la etiqueta: Cristina

“Dicen que en el reino del revés” (08 11 11)

Del revés

.

.

por Pedro I. de Quesada

.

.

El primer ministro griego, Giorgios Papandreu, ha terminado por sucumbir bajo la montaña de basura de la crisis, y con él uno de los últimos gobiernos socialdemócratas europeos (el de España, otro de esa rara clase en extinción, será barrido por la derecha del Partido Popular en las elecciones del mes que viene).

Decíamos hace un par de semanas, en esta columna de los martes, que la clase dirigente europea estaba desorientada, y la caída de Papandreu viene a mostrar la profundidad de esa desorientación, que varios dirigentes del mundo –la Presidenta argentina entre ellos- volvieron a enrostrar a sus pares del Viejo Continente en la reciente cumbre del G-20.

Porque es una lógica del Reino del Revés, como aquella que cantaba –con una crítica mordaz que no abandonaba la ternura- María Elena Walsh: Un reino donde “un ladrón es vigilante y otro es juez, y donde dos y dos son tres”.

Aquí también: Papandreu se termina yendo porque tuvo la desfachatez de plantear una consulta popular, para preguntar a los griegos sobre el plan de “salvataje” económico diseñado por los tecnócratas de Bruselas y del FMI, que acarrea un sinfín de costos que esa misma ciudadanía debe pagar, tanto con sus impuestos como con la renuncia a los derechos sociales que disfrutaba.

Y más allá de que haya sido un “manotazo de ahogado” de Papandreu, es innegable el principio democrático que sostenía al referéndum.

Sin embargo, la señora Merkel, quién no toma una sola decisión importante sin consultar antes al Bundestag alemán, puso el grito en el cielo; y rápidamente le hizo coro el presidente Nicolas Sarkozy, líder de la República donde se fundó la democracia moderna.

En el reino del revés, los demócratas censuraron una medida democrática, e impulsaron un golpe que tiró abajo a un gobierno: El Banco Central Europeo anunció que si había referéndum no habría crédito, y congeló la partida de 8.000 millones de euros que estaba lista para salir hacia Atenas.

El voluminoso ministro de economía, Evangelos Venizelos, del Pasok como Papandreu, salió a pedir su cabeza. Entonces ahí apareció el ubicuo Antonis Samaras, líder de la derecha de Nueva Democracia, como salvador de la patria.

Y otra vez el reino del revés: porque la crisis griega estalla con las cuentas fraudulentas con que los gobiernos de Nea Dimokratía –por entonces al mando de Kostas Karamanlis- mintieron a Europa sobre el déficit real; cuentas que, precisamente, sincera Papandreu y se propone rectificar.

El que transparentó la mentira cae, y los que dilapidaron y armaron la farsa vuelven al gobierno de Atenas.

Y otro ladrón es juez: esos mismos líderes acaban de nombrar presidente del Banco Central Europeo (BCE) al italiano Mario Draghi. Este banquero era uno de los jefes en Europa de Goldman Sachs en 2002, ese banco norteamericano que le ayudó a Karamanlis a fraguar las cuentas públicas para ocultar el déficit real.

Ah, “nada el pájaro y vuela el pez.”

.

.

[ Columna “En foco” – El Mundo – página 2 – Hoy Día Córdoba – martes 8 de noviembre de 2011 ]
.

.

Twitter:  @nspecchia

.

“Yo voté a Cristina” – La Voz del Interior – 24 de octubre 2011

Yo voté a Cristina

El contundente respaldo otorgado a la persona y a la gestión de Cristina Fernández perfila la emergencia de una nueva gran mayoría, un acuerdo amplio entre los más diversos sectores y colectivos sociales argentinos sobre un proyecto concreto de país. Nelson Specchia.
  • 24/10/2011 00:01 | Nelson Specchia*

.

.

El contundente respaldo otorgado a la persona y a la gestión de Cristina Fernández perfila la emergencia de una nueva gran mayoría, un acuerdo amplio entre los más diversos sectores y colectivos sociales argentinos sobre un proyecto concreto de país.

Sostener que la victoria de CFK responde a la benéfica coyuntura económica es un error y un reduccionismo; la afirmación de que “la gente vota con el bolsillo” sólo disimula una despectiva concepción antidemocrática.

En realidad, y como ocurriera en otras oportunidades históricas (en 1916 y en 1945), el proceso iniciado por Néstor Kirchner y ratificado y ampliado por Cristina Fernández ha conducido a un reencantamiento de la política, a un cambio en el imaginario colectivo nacional.

Especialmente en los jóvenes, que habían sido expulsados por unas gestiones mediocres, viciadas y vacías de sentido, cuyo cenit se tocó con aquel “que se vayan todos”, que implicaba la negación de la vida política y de una cultura democrática.

CFK mostró otro camino: el de la recuperación de la utopía, las convicciones y la firmeza del discurso, a través de un programa progresista que combina pragmatismo institucionalista con populismo de izquierdas.

Y una nueva gran mayoría nacional se está reu­niendo en torno de ella.

No pertenezco a ninguna agrupación del “universo K”; soy sólo un intelectual que considera su deber hacer la crítica del poder cuando cabe, y apoyarlo, cuando amerita. Por eso, ayer voté a Cristina.

*Profesor Titular de Política Internacional UCC.

 

.

[ publicado en La Voz del Interior, lunes 24 de octrubre de 2011 ]

.

.

Adios, Morente (17 12 10)

Adios, Morente

por Nelson Gustavo Specchia

.

 

.

 

Cada diciembre, cuando cruzamos la curva de la quincena y apuntamos hacia el fin del año, se me da por los balances, a tono con el tiempo. Además, bajo las estrellas de Sagitario, los 17 de diciembre cumplo años, y la oportunidad alienta el ánimo de las cuentas y los balances. Estaba esta semana en esos menesteres, pensando en que más allá del luctuoso cálculo de las vidas perdidas en los conflictos, las guerras, los desastres naturales y la desidia humana, tan habituales en la agenda de los que estudiamos y analizamos la política internacional que a veces las identificamos con la propia agenda; este año, digo, además de esa triste habitualidad, tengo la sensación de que ha sido un período en el que han desaparecido algunas figuras notables, tanto de la política como de la vida cultural.

Había sentido con especial significación la muerte reciente del ex presidente Néstor Kirchner, un hombre polémico y complejo, que ocupó la primera magistratura del país en unos momentos dificilísimos, y con apenas una quinta parte de los votos, y a fuerza de política –en su sentido más amplio- y de sagacidad fue afianzándose en el espacio público nacional, hasta lograr la continuidad de su gobierno en la presidencia de la señora Cristina Fernández. Y el luctuoso listado había comenzado temprano, con el individualísimo Sandro, entre un conjunto de personalidades del mundo de la cultura que nos dejaron, como Dennis Hopper, Jean Simmons, Tony Curtis, Manuel Alexandre, Leslie Nilsen o el gran director español Luís García Berlanga. También la literatura perdió algunos pesos grandes este año 2010, como el oculto J. D. Salinger, el castellano Miguel Delibes, y el más universal de los escritores portugueses, José Saramago.

Había terminado de recapitular la lista fúnebre, haciendo votos para que este año que se acerca, con esa prontitud de los comienzos de década, nos fuera más propicio, cuando llegó la noticia de la muerte de Enrique Morente, el “cantaor” granadino de flamenco, el último de los gitanos de la vieja escuela y, al mismo tiempo, el primero en revolucionar el cante, en universalizarlo, en convertirlo en la enseña heterodoxa y universal más preciada que Andalucía le regala al mundo. Qué largo que se hace este diciembre.

QUEBRADA VOZ DEL “CANTE JONDO”

El poeta –también granadino- Federico García Lorca, en sus recopilaciones de antiguos versos andaluces, compuso y rescató las voces del “cante jondo” (el canto hondo) de esa tierra de aluvión, donde quinientos años después de las expulsiones de moros y judíos, las pieles de los andaluces  siguen siendo de un cobrizo árabe y africano; la música enhebra tradiciones de los judíos sefardíes; y la sangre de los supuestos cristianos viejos se amalgama con las generaciones de esos músicos y cantores trashumantes que, una y otra vez a lo largo de los siglos, recuperan desde lo más hondo los temas de las alegrías, los dolores, el olor del aire y del agua y de las flores del sur, para volver a fundar su tiempo y su cultura: la ciudad de los gitanos. “¡Oh ciudad de los gitanos! / ¿Quién te vio y no te recuerda? / Ciudad de dolor y almizcle, / con las torres de canela”, escribía Federico.

A esa ciudad de tránsito de generaciones y de culturas le dedicó su arte Enrique Morente, durante 46 años de carrera artística, desde que descubrió que su voz era un instrumento que lo distinguía de los demás gitanitos que, como él, se ganaban el pan como peones de zapatero o ayudantes de los talleres de los plateros de Granada. Fue, como digo, el último de una estirpe y también el primero: un continuador y un fundador. Durante sus primeros años se dedicó a estudiar concienzudamente a los flamencos históricos. Se formó con los guitarristas más clásicos y ortodoxos. Fue adquiriendo una a una todas las piezas grabadas, hasta que logró acumular la totalidad de la discografía producida y registrada del cante andaluz, desde los discos de pasta a 78 revoluciones por minuto, pasando por los vinilos, hasta los discos compactos de lectura laser.

Pero una vez que lo supo todo, que manejó todos los “palos” flamencos con la maestría de su voz, entonces dejó todo de lado y pegó el salto. Entendiendo que el cante andaluz es una herramienta también para dialogar entre culturas, incursionó en el rock, en el tango y en el blues, en el folclor y en ritmos étnicos, interpretó a Ástor Piazolla, grabó con Leonard Cohen, con bandas de rock, con Chick Corea, con Pat Metheny y con Sonic Youth. El viejo gitano se abría a la heterodoxia de los nuevos tiempos, y la audacia de su salto no tuvo más límites que seguir emocionando, con la hondura del cante, en cada “quejío”.

DE LA NADA A LA LEYENDA

Enrique Morente entró a un sanatorio por una dolencia menor, una molestia intestinal que se salvaría con una cirugía rápida. Pero la cirugía reveló un cáncer, y una segunda cirugía se complicó con hemorragias, y Enrique ya no salió de la clínica.

Había nacido en el barrio granadino del Albaicín, el de calles estrechitas y casas blancas, en una familia muy pobre y “paya” (no gitana). Después de los zapateros y los plateros, cuando la voz comenzó a destacarlo, lo llevaron al coro de la Catedral de Granada, donde pudo soltar la fuerza de su cante. A los 17 años se fue a Madrid, y comenzó su aprendizaje con los maestros flamencos. El gaditano Aurelio Sellés; luego Pepe el de la Matrona, de Triana; para finalmente recalar en la escuela del maestro Antonio Chacón. Desde allí bebió en las más fuertes tradiciones del flamenco ortodoxo, Valderrama, Pepe Marchena y el maestro Porrinas.

Pero cuando tuvo todos los instrumentos en la mano (y la impresionante colección de discos de todas las épocas), se volvió a Granada, a una casita blanca como la que había nacido. Instaló allí el estudio de grabación por el que han pasado algunos de los más grandes músicos de este tiempo. Una casa con  un patio, donde hay una fuente y una higuera viejísima; allí mezcló la vida familiar (que también estuvo siempre inundada de música: su hija mayor, Estrella Morente, es una de las artistas más destacadas de la canción española contemporánea), la experimentación con nuevas formas y melodías, y la preparación de los conciertos en colaboración. De la casa del Albaicín salieron veinte discos, auténticas joyas, que vuelven a fundar, una vez más, esa tradición centenaria del cante andaluz.

Como hombre de arte en un momento bisagra de la cultura, Enrique Morente dedicaba su tiempo a profundizar el surco grande de la música flamenca, y al día siguiente a traicionarla con la innovación y la experimentación más osada. Hoy volvía a las viejas melodías de la Niña de los Peines, a las hermanas Utrera, o a la copla; y mañana ponía “quejíos” andaluces a la música del canadiense Leonard Cohen, al bandoneón de Piazzola, o al rock de Lagartija Nick. Incorporó a los cantes la gran poesía española anterior a la Guerra Civil, especialmente a Miguel Hernández, Alberti, Luís Cernuda, los Machado y al propio Federico García Lorca; pero ya que estaba siguió con san Juan de la Cruz, Lope de Vega, fray Luis de León y llegó hasta el mismo Miguel de Cervantes.

Fui a escucharlo tantas veces como pude, en Barcelona, en Madrid, en Córdoba, en el Festival de Jazz de Vitoria; siempre sus conciertos me parecían cortos, y sólo me ilusionaba saber que también lo vería en el próximo. Hasta ahora. El 25 de diciembre Enrique Morente hubiera cumplido 68 años. Ha muerto un “cantaor”, nace una leyenda. Lo despido con los versos de Joaquín Sabina: “Ese compás que se juega la vida, / esa agujeta pinchando el vacío, / esas falsetas hurgando en la herida, / esa liturgia del escalofrío. / Esa arrogancia que pide disculpa, / ese sentarse para estar erguido, / ese balido ancestral de la pulpa / del corazón de un melón desnutrido. / Esa revolución de la amargura, / ese carámbano de pez espada, / ese tratado de la desmesura. / Esa estrellita malacostumbrada, / ese Morente sin dique ni hartura, / ese palique entre Enrique y Granada.”

Vuelta de tuerca israelí (10 12 10)

VUELVE A CRECER LA TENSIÓN EN ISRAEL TRAS EL FRACASO DIPLOMÁTICO

La Liga Árabe decidirá sobre la continuidad de los palestinos en el proceso

.

.

Después de la filtración a la prensa israelí de la renuncia estadounidense a seguir presionando para que Israel detenga las construcciones en los territorios ocupados, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmmoud Abbas, afirmó que no volverá a la mesa de negociaciones.

Una nueva moratoria en la edificación de casas para colonos judíos en las tierras ocupadas a los palestinos tras la invasión militar era la premisa sobre la que se asentaba la estrategia diplomática norteamericana.

Pero el espacio de presión se agotó frente a la postura inflexible del gobierno de coalición que preside Benjamín Netanyahu, y al que integran diversos partidos de la ortodoxia religiosa, principales valedores de los colonos y de la ocupación total del territorio, según los supuestos legados bíblicos al pueblo de Israel.

Luego de la renuncia norteamericana, que en los asentamientos se vivió en un ambiente de victoriosa euforia, se espera que Hillary Clinton anuncie hoy, en la Brookings Institution de Washington, una nueva estrategia para volver a impulsar el diálogo directo.

Por otra parte, la filtración y la postura judía desataron diversas críticas, no sólo en los países árabes sino también en la Unión Europea y en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Desde la capital de Egipto, y después de reunirse con el presidente Hosni Mubarak, un personaje clave en la región debido a sus buenas relaciones con el presidente Obama y al alto predicamento que tiene entre los mandatarios de la Liga Árabe, Mahmmoud Abbas insistió en la postura palestina, aunque dejó abierta la puerta al afirmar que “la decisión final” sobre la continuidad de las conversaciones será tomada después de consultar con los países aliados que forman la Liga Árabe.

En estos días, además, varios países del mundo han comenzado a reconocer unilateralmente a un Estado Palestino; en América latina, tras el reconocimiento de Brasil, el canciller argentino Héctor Timerman anunció formalmente la decisión del gobierno de la presidenta Cristina Fernández de reconocer a un Estado Palestino independiente, y Uruguay adelantó que hará lo propio el año que viene.

En este marco, el negociador Saeb Erekat afirmó ayer que en la ANP “están listos para proclamar un Estado de manera unilateral el año próximo”, si continúa el estancamiento del proceso.

Estados Unidos se opone a una declaración unilateral, y apuesta a la creación de dos Estados de manera consensuada entre ambas comunidades, que la inflexibilidad de la postura hebrea está echando por tierra.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Hillary: Gestión de daños y perjuicios (30 11 10)

El escándalo del “cablegate”

LA DIPLOMACIA NORTEAMERICANA INTENTA DISMINUIR LOS DAÑOS POLÍTICOS
.

.

Tras el vendaval político que significó el inicio de la difusión de más de 205.000 documentos secretos norteamericanos, todo el cuerpo diplomático de la potencia continental, con la secretaria Hillary Clinton al frente, se ha abocado durante las últimas horas a atemperar los posibles daños políticos en las relaciones bilaterales, especialmente con los países aliados.

La noticia de la mayor revelación de documentos clasificados de la historia copó los titulares de la prensa de todo el mundo, y los periódicos escogidos por la web Wikileaks, que alienta la transparencia informativa a través de Internet, anotaron récords de visitas.

El diario madrileño El País fue el encargado de difundir los documentos en castellano, junto a otros medios principales en inglés, francés y alemán. El matutino The New York Times declaró que “editaría” la información contenida en los documentos secretos, de forma tal que los datos que se difundieran no pusieran en riesgo a personas, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

El País anunció que respetaría el criterio del diario neoyorquino, aunque cada medio tiene sus propias pautas, y con ello crece la expectativa de las revelaciones que se seguirán produciendo en los próximos días.

El corresponsal de El País en Nueva York, Antonio Caño, anunció por la red Twitter que en los próximos días se publicarán documentos relativos a la Argentina, tanto actuales, donde el gobierno norteamericano requirió de sus agentes consulares datos sobre la presidenta Cristina Fernández, como históricos, donde se revela información clasificada de los roles que jugaron diplomáticos durante eventos centrales de la política nacional, como la guerra de Malvinas.

El presidente Barack Obama no ha hecho declaraciones públicas sobre el escándalo, aunque el portavoz presidencial anunció que el jefe de la Casa Blanca está “disgustado, cuando menos” por la relevancia que adquirió el tema.

Hillary Clinton, asumiendo la voz oficial de la Administración, volvió a condenar frente a la prensa las filtraciones, y sostuvo que “estas revelaciones ponen en riesgo a nuestros diplomáticos, profesionales de inteligencia y personas de todo el mundo”.

Los efectos del huracán mediático no se limitan a la política exterior, sino que están alcanzando las relaciones de fuerza al interior del gobierno demócrata, que acaba de sufrir un serio revés en las elecciones legislativas de mediados de mandato.

El diputado republicano Peter King, que integra el Comité de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes, pidió que la web Wikileaks, responsable de la difusión de los documentos secretos, sea calificada como una “organización terrorista”.

VERSION OFICIAL DE EE.UU.

El contenido de los documentos hasta ahora ventilados tras la filtración de la diplomacia secreta estadounidense no implican una práctica inusual en los servicios exteriores: todos los diplomáticos envían a sus países opiniones y datos que consideran relevantes para la toma de decisiones en política internacional.

Pero, por una cuestión de imagen, este cruce de informaciones no puede tomar estado público, porque el daño simbólico que causan es enorme, como el que está padeciendo en estos momentos la Administración norteamericana.

El gobierno de Barack Obama ha decidido apoyarse en una línea estratégica: afirmar que sus diplomáticos “no son espías”. “Nuestros diplomáticos saben exactamente lo que son: diplomáticos”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

Pero aunque se admita que estas comunicaciones son usuales en el trabajo de un cuerpo diplomático, el efecto sobre las relaciones bilaterales entre la potencia americana y sus socios en el mundo podrían ser muy negativos, y duraderos.

PUNTOS ÁLGIDOS

En el volumen de la información que los periódicos van suministrando en cuotas medidas, resaltan opiniones controvertidas sobre los líderes del mundo.

Pero junto con este material polémico, aparece la valoración que hace el gobierno de los Estados Unidos de sus aliados internacionales en cuestiones altamente sensibles, y una agenda de prioridades que no siempre coincide con la manifestada públicamente por la Casa Blanca.

Entre estos elementos, de mayor peso específico para la relación de la potencia hegemónica en el concierto global, se conocieron planes de un ataque aéreo contra Irán, así como la orden de la secretaría de Estado de espiar a la conducción de la ONU.

Las relaciones con China, los lazos del gobierno ruso con las mafias, la crítica a los militares británicos en Pakistán, y detalles de las actividades clandestinas de la inteligencia norteamericana para combatir a Al Qaeda, configuran hasta ahora los principales puntos álgidos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

 

 

 

Colombia suspende las bases yanquis (19 08 10)

COLOMBIA: EL MÁXIMO TRIBUNAL SUSPENDE LAS BASES NORTEAMERICANAS

La decisión judicial obliga al gobierno a girar el trámite al Parlamento

.

Dando un importante giro político, la máxima instancia judicial colombiana ha fallado en contra del acuerdo firmado por el ex presidente Álvaro Uribe en octubre del año pasado, por el cual ponía a disposición del ejército norteamericano siete bases militares.

El anuncio de los términos del acuerdo generó en su momento un malestar general en los gobiernos latinoamericanos, y la presidenta argentina, Cristina Fernández, hubo de impulsar una Cumbre regional en Bariloche para descomprimir la tensión.

Sin embargo, la Corte Constitucional, el más alto órgano jurisdiccional colombiano, decidió en la víspera dejar sin vigencia el acuerdo, fundamentando su fallo en cuestiones de procedimiento, ya que Uribe procedió por propia iniciativa del Poder Ejecutivo en un tema cuya competencia corresponde al Poder Legislativo.

Así, el Tribunal indica que el acuerdo de cooperación militar con los EE.UU. queda en suspenso hasta tanto sea aprobado por el Congreso de Colombia.

Según los jueces, el acuerdo involucra compromisos críticos, tales como la autorización para “acceder y utilizar instalaciones militares por personal militar y civil extranjero, libre circulación de buques, naves, aeronaves y vehículos tácticos extranjeros por el territorio nacional, sin posibilidad de inspección o control por las autoridades nacionales”, y el Ejecutivo no puede disponer de estos extremos sin acuerdo del Congreso.

Inclusive si el presidente Juan Manuel Santos decidiera  seguir las indicaciones del tribunal y enviar el acuerdo para que tenga tratamiento parlamentario, en caso de ser aprobado debería volver a la Corte para que ésta evalúe nuevamente los controles constitucionales.

Pero lo que está ahora en duda es si Santos efectivamente enviará el tratado en los mismos términos que los negoció Uribe, o aprovechará la decisión judicial para reformularlo y abrir nuevamente un espacio de discusión sobre el alcance de la cooperación militar.

Esta última alternativa contribuiría sustantivamente a mejorar las relaciones con los demás gobiernos latinoamericanos, una vía que Santos ha anunciado que pretende seguir, y que ha dado pruebas de su decisión al reunirse, apenas unas horas después de asumir, con el presidente venezolano Hugo Chávez en la estancia de Santa Marta.

De momento, desde el Palacio Nariño el gobierno declaró que “acata” el fallo judicial, y que “estudiará detalladamente” la decisión, con lo que se entiende que no habrá decisiones en breve y que Santos se tomará su tiempo para decidir el curso de acción.

En todo caso, y como lo dejó claro el nuevo ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, la cooperación militar entre Colombia y los Estados Unidos es de larga data y se basa en múltiples acuerdos, firmados por los diferentes gobiernos desde 1952 y ratificados por el “Plan Colombia” de 1999, por lo que, en la práctica, la decisión de los jueves cambian muy poco el fondo de las relaciones militares entre ambos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Mercosur, nuevo capítulo (06 08 10)

Mercosur, nuevo capítulo

por Nelson Gustavo Specchia

Como en una novela del realismo mágico –la gran corriente literaria que cruzó América latina a mediados del siglo pasado- el Mercosur ha renacido tantas veces como tantas se ha anunciado su estancamiento y hasta su agonía terminal. Esta semana, en San Juan, ha vuelto a renacer una vez más, con nuevos bríos y fuerzas, y con algunas señales de políticas de largo plazo que podrían estar indicando una nueva fase, más consolidada y estructural. Quizá, un nuevo capítulo, serio y grande, en la construcción de la integración regional en el cono Sur americano.

La historia de encuentros y desencuentros del Mercado Común del Sur, que comenzó su andadura con el Tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991, ha debido ese camino un tanto errático a la extrema dependencia que tiene su estructura de la voluntad política de los gobiernos de turno, especialmente de la figura que ocupe el Poder Ejecutivo en Brasil y en la República Argentina.

A diferencia del proceso de integración europeo, que tan habitualmente se menciona como ejemplo inspirador, el Mercosur no ha consolidado fuertes vías comunitarias, sino que ha hecho depender la marcha del proceso de acercamiento internacional a instancias y acuerdos intergubernamentales, casi con exclusividad.

TIEMPOS POLÍTICOS

Así, en algunos períodos de alta coincidencia entre Buenos Aires y Brasilia, con dirigencias consustanciadas con la filosofía de la integración americana (como Ricardo Alfonsín y José Sarney en su día), el Mercosur avanzó en herramientas y mecanismos específicos para la solución de controversias comerciales, e inclusive por momentos logró tomar envión en iniciativas que superaban el plano económico, como las agendas legislativas, educativas y culturales.

En otros períodos ni siquiera el plano de mero intercambio de bienes y servicios en régimen de aranceles especiales tuvo demasiados incentivos para prosperar. En los años noventa, tanto la presidencia argentina como la brasileña –en manos de Carlos Menem y de Fernando Collor de Mello, respectivamente- apostaron fuertemente por el proyecto del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), capitaneado por los Estados Unidos, lo que implicó que el organismo subregional se viera relegado nuevamente. Luego de otros períodos de transición más o menos silenciosa, la coincidencia de Lula da Silva en Brasilia y Néstor Kirchner en Buenos Aires supuso el último relanzamiento del proceso.

Entre marchas y contramarchas, el Mercosur se estabilizó medianamente en torno a una unión aduanera con dos socios mayoritarios, otros dos minoritarios (Uruguay y Paraguay), dos en proceso de incorporación (Bolivia y Venezuela) y cuatro países en régimen de asociación (Chile, Perú, Colombia y Ecuador); estos diez Estados latinoamericanos han manifestado sus intenciones de profundizar en el armado de un organismo regional que impulse la libre circulación de bienes y factores de la producción entre ellos; sirva de oficina de coordinación de políticas macroeconómicas que eviten saltos y desequilibrios abruptos entre las decisiones nacionales de cada uno; armonice las legislaciones y las jurisprudencias nacionales para converger en una dirección estratégica común; y, por último, acuerde el establecimiento de un arancel externo común que haga viable una política comercial conjunta de los mercados de la región con el resto del mundo.

Precisamente el tema del arancel externo común se había constituido, en una coyuntura políticamente favorable, dada la buena sintonía entre los primeros mandatarios, en la piedra de toque que ralentizaba el avance en los últimos tiempos.

Finalmente, tras un semestre de presidencia rotatoria de la Argentina, esta semana en la ciudad de San Juan se reunió la 39º Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, y se dio en ella uno de los pasos más importantes en sus casi dos décadas de existencia, al alcanzarse el acuerdo entre los países miembros para establecer el Código Aduanero Común. La implantación de un arancel homogéneo para comerciar con los mercados extra bloque consolida por fin la unión aduanera, paso imprescindible para comenzar a plantear un mercado común.

El proceso de negociación para llegar al arancel externo común duró seis largos años, y su resolución esta semana en San Juan sólo puede entenderse en un contexto de amplias coincidencias en los poderes ejecutivos de los cuatro miembros titulares, y en el marco de negociaciones, intereses e intenciones políticas que exceden los bordes del organismo subregional. Con el visto bueno de los equipos legales y técnicos de cada país miembro, que se da por descontado, y tras la aprobación de los cuatro recintos legislativos, el nuevo Código Aduanero Común del Mercosur comenzará a regular el intercambio de bienes y servicios con el resto del mundo.

COMERCIO Y MÁS ALLÁ

Por ello no son excesivos los elogios con que los primeros mandatarios saludaron, en la provincia argentina de San Juan, haber llegado al establecimiento de este Código. Para Cristina Fernández constituye una victoria diplomática de primer orden, ya que han sido los técnicos y especialistas del Palacio San Martín los que durante el semestre de su presidencia pro tempore negociaron los términos de la nueva herramienta, que contiene más de 200 artículos, y con la que se espera que el Mercosur, que en conjunto supone la mayor zona productora de alimentos del globo, se relaciones con otros mercados y bloques comerciales. El Mercosur, auguró la presidenta argentina, “será el gran protagonista de este siglo.”

Luiz Inácio da Silva, Lula, por su parte, tampoco se excede al calificar de “histórico” el avance en la integración regional alcanzado en San Juan. No se debería pasar por alto la historia relativamente reciente de las relaciones bilaterales del gigante sudamericano con la Argentina. En los años setenta, cuando ambos países estaban regidos por autocracias dictatoriales, Brasil era la principal hipótesis de conflicto para los militares argentinos, que sospechaban que los cariocas se aprestaban a fabricar la bomba atómica en cualquier momento, para avanzar hacia Buenos Aires cruzando el “Estado tapón” uruguayo. Desde esos delirios relativamente recientes, a la buena sintonía actual entre ambas Cancillerías, hay un océano de por medio.

Además de destacar la real importancia de la reunión sanjuanina, y de llenar a su par argentina de elogios, Lula recibió la presidencia pro tempore (cuando ya tiene un pie en el estribo para dejar Brasilia, al menos de momento) y aprovechó la Cumbre para firmar tres documentos bilaterales. El primero, precisamente, trata de desarrollo nuclear. Ya nadie sospecha, afortunadamente, que Brasil persigue la bomba atómica para atacar Buenos Aires, pero la agenda nuclear brasilera sigue siendo un tema espinoso, especialmente teniendo en cuenta la adquisición reciente de tecnología atómica a Francia por parte de Lula, o el claro apoyo de su servicio exterior al plan de desarrollo nuclear iraní, un país vinculado por las investigaciones judiciales con el atentado a la AMIA porteña en 1994. Pero Cristina Fernández lo respaldó sin fisuras. Lula, por su parte, le entregó un explícito respaldo al reclamo nacional por la soberanía sobre las Islas Malvinas. Y poniendo negro sobre blanco, Lula expresó las diferencias en las nuevas relaciones bilaterales: “Cristina –le dijo en público a la presidenta, en el cierre de la Cumbre- en estos años, primero con Néstor Kirchner y después contigo, vamos a dejar en nuestro paso algo de valor inconmensurable: que nosotros ya no nos vemos más como adversarios ni enemigos, como hace un tiempo.”

El paso ha sido contundente, aunque el camino sigue siendo largo y escabroso. Las economías emergentes tienen cada vez un rol más determinante en el crecimiento del producto a nivel global, el Mercosur concentra la mayor cuota de producción alimentaria del mundo en estos momentos, y futuros tratado de libre comercio (TLC), tanto con la Unión Europea, con los países de Asia-Pacífico, o con el NAFTA norteamericano, aportarían dosis de complementación tecnológica y productiva por demás interesantes.

Es de esperar que sigan soplando los buenos vientos de coincidencias en las primeras líneas, y que este nuevo capítulo sea en realidad serio, y grande.
.
.
nelson.specchia@gmail.com
.
.

Bookmark and Share