Archivo de la etiqueta: carabineros

Balas de Carabineros (31 08 11)

Chile: Piñera echa a policías para salvar el Ejecutivo

Excesos en la represión fuerzan al presidente a dialogar con los estudiantes   

.

 

.

El presidente Sebastián Piñera finalmente ha accedido a abrir un canal directo de diálogo con los representantes estudiantiles, luego de que se comprobara que la bala que mató a un chico de 16 años durante la huelga de la semana pasada fue disparada por un carabinero.

Las conclusiones de la Policía de Investigaciones han provocado un nuevo sismo político en el gobierno trasandino, al confirmar lo que varios testigos venían afirmando desde un primer momento: que al joven Manuel Gutiérrez lo mató, de un balazo en el pecho, un tiro disparado por un carabinero durante un cacerolazo, el viernes pasado, en la segunda jornada de la huelga general.

Esos testigos habían sido desacreditados por el general Sergio Fajardo, segundo jefe de carabineros en Santiago, que negó cualquier responsabilidad de carabineros. El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, responsable de la seguridad, respaldó a Fajardo.

Pero las investigaciones balísticas de la policía civil fueron concluyentes: quien disparó fue el suboficial Miguel Millacura con su ametralladora UZI; que limpió su arma luego, repuso nuevas balas, y negó todo.

El gobierno salió de inmediato a echar a los policías implicados, en un intento de frenar la crisis. Millacura fue detenido y la fiscalía lo acusa de homicidio agravado; dio de baja a otros tres oficiales –el coronel Sergio Uribe, y los comisarios que estuvieron a cargo de la represión donde murió el chico Manuel Gutiérrez-, y expulsó al propio general Sergio Fajardo.

El jefe de carabineros, general Eduardo Gordon, también salió a la palestra y pidió perdón públicamente a la familia de la víctima. “Lamentablemente uno de los nuestros incumplió todas las normativas e hizo uso de las armas, y además trató de ocultar información”, señaló Gordon al entregar sus condolencias a la familia del menor.

A pesar de este asunción de responsabilidades, el papel que viene cumpliendo el cuerpo militarizado desde que comenzaron las movilizaciones estudiantiles, hace 90 días, ha generado un creciente malestar contra la fuerza, que gozaba de prestigio y profesionalidad. Los abusos en la represión, denuncias de torturas, carabineros de civil infiltrados en las marchas, y la táctica de fotografiar a los estudiantes en las calles para ficharlos, han generado toda una corriente de opiniones negativas.

Además, no es seguro de que el gobierno de Piñera pueda parar con la purga policial la contaminación de la crisis, como sostuvo la presidenta de la Confederación de Estudiantes, Camila Vallejo, “no basta” con desvincular a los uniformados, sino que “hay una responsabilidad política que se debe asumir”.

La oposición ya ha pedido la renuncia del propio ministro Hinzpeter, quien, además, será analizado hoy en la Cámara de Diputados, por la represión del mes pasado, cuando carabineros cargó con fuerza contra los estudiantes que se disponían a marchar una vez más por las Alamedas de Santiago.

Diálogo, al fin

Tuvo que morir un chico de 16 años para que el presidente conservador chileno aceptara recibir a los estudiantes, que desde hace tres meses vienen reclamando que el gobierno abra una instancia de diálogo para discutir las posibles reformas al sistema educativo.

Sebastián Piñera había mantenido una negativa rotunda, y la misma postura suscribían sus ministros de Educación, Felipe Bulnes, y del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Sin embargo, la persistencia de la lucha estudiantil, el creciente acompañamiento ciudadano a través de los cacerolazos, y el masivo acatamiento de las dos jornadas de paro general convocada por la Central Única de Trabajadores la semana pasada, ha terminado por acorralar al Ejecutivo, que a estas alturas evalúa que recibir a los estudiantes es un costo menor, cuando la continuidad de todo el gobierno puede estar en juego.

Forzado por el hecho de que fue una bala de carabineros la que mató al chico Manuel Gutiérrez, Piñera ha desplazado a su ministro Bulnes y recibirá en persona a los delegados estudiantiles, el próximo sábado, en el palacio de La Moneda.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

 

Los dilemas de Sebastián (11 08 11)

Piñera se debate entre la confrontación y el plebiscito

Gestos explícitos de los jóvenes chilenos en sus mensajes al Presidente de la República. Convocan a un gran paro nacional y más movilizaciones

.

.

A pesar de la contundencia de la movilización del martes, que paralizó el centro de la capital chilena con multitudinarias columnas de manifestantes, calculados en unas doscientas mil personas, el presidente Sebastián Piñera parece haber decidido la vía confrontativa en lugar de abrir nuevos espacios de diálogo con los actores de las protestas.

Luego de una reunión con su equipo de gestión, entre los cuales se cuentan algunos dirigentes muy vinculados al período dictatorial chileno, el jefe del Ejecutivo trasandino afirmó ayer que no prevé estudiar ningún punto de los reclamados por los estudiantes movilizados, y que por lo tanto su gobierno no presentará nuevas propuestas para reformar el sistema educativo vigente, que constituye el punto central de los reclamos estudiantiles.

En su lugar, el mandatario insistió en que los jóvenes deben desmovilizarse y “retornar a sus institutos” escolares, donde los invitó a que “consideraran más detenidamente” las 21 medidas presentadas por el ministro de Educación, Felipe Bulnes, la semana pasada.

“No hay nuevas propuestas, el gobierno ya ha decidido que la que entregó el lunes pasado es suficiente”, declaró el vocero presidencial, Andrés Chadwick, en el casa de gobierno de La Moneda.

La cerrada negativa a un diálogo ampliado, e inclusive el tono desafiante de la postura oficial, provocó de inmediato un recrudecimiento de la acción estudiantil, que en la tarde de ayer planificaba nuevas acciones para los próximos días.

La dirigencia de las organizaciones de estudiantes, especialmente la federación universitaria, ya había rechazado el plan de 21 puntos de la Administración Piñera cuando fue presentada, ya que entiende que de ninguna manera apunta a modificar estructuralmente el sistema educativo, al que achacan de compartimentado, privatizado, de baja calidad y reproductor del statu quo social.

Frente a la postura gubernamental, ayer anunciaban que no volverán a discutir ese documento, y que protestarán con nuevas manifestaciones por el centro de la capital durante el día de hoy.

Asimismo, plantearon una nueva vuelta de tuerca en el enfrentamiento con las autoridades nacionales, al convocar a un paro nacional para el próximo 18 de agosto.

Las mediciones de impacto de los últimos días muestran que los jóvenes movilizados tienen un creciente apoyo en los más diversos sectores, acumulando una aceptación social muy superior a la que disfruta el propio presidente de la República: mientras que 8 de cada 10 chilenos apoya la protesta juvenil, Sebastián Piñera apenas mide un 26 por ciento de imagen positiva, la más baja de un mandatario del período democrático.

Con estos porcentajes a la vista, y empujados por la arrolladora muestra de fuerza de la marcha de esta semana, los líderes de las asociaciones estudiantiles han comenzado a recoger firmas para forzar la celebración de un referéndum, que de prosperar pondría en aprietos toda la gestión del gobierno derechas.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

 

 

Chile: Juventud, divino tesoro (10 08 11)

Cien mil estudiantes marchan contra Piñera en Santiago

Las protestas por la reforma educativa llevan a enfrentamientos con la policía

.

 

.

El gobierno chileno de Sebastián Piñera soporta una inédita contestación social multitudinaria protagonizada por jóvenes estudiantes, que crece a diario tanto en número como en la índole de los reclamos, y hunde más la desprestigiada popularidad del Ejecutivo conservador.

Las movilizaciones estudiantiles comenzaron en mayo, solicitando una revisión del sistema educativo trasandino, que se estructura en base a compartimentos muy estancos, donde la elección del instituto en el que un alumno inicia los estudios condiciona en gran medida toda la carrera académica, y donde la iniciativa privada –asociada a niveles mediocres de calidad en la prestación del servicio- ocupa un lugar prioritario ante a la enseñanza pública.

Frente a ese esquema, que fue implementado durante el período dictatorial comandado por el general Augusto Pinochet y no ha tenido modificaciones de relevancia durante las cinco presidencias democráticas que le sucedieron, los jóvenes chilenos reivindican en pancartas y consignas el sistema argentino de educación laica, gratuita y de alta calidad, al que tienen como referente.

Pero la forma en que el gobierno reaccionó a estas movilizaciones centradas en el cambio de las modalidades y estructuras de enseñanza, ha llevado a una agudización de la crisis, con un abanico más extenso de reclamos, y con un número diariamente mayor de manifestantes, hasta el pico de la marcha de la víspera, donde la capital fue prácticamente ocupada por una multitud de jóvenes –se calculó una columna de cien mil manifestantes- como no se registraba en Santiago desde las jornadas de la recuperación democrática, hace veinte años.

La reacción juvenil, además, ha sido alimentada por las maneras violentas dispuestas por el gobierno central, que instruyó a los Carabineros (fuerzas de policía con estructura militarizada) que reprimieran las manifestaciones de protesta.

Las fotografías que han circulado por las redes sociales durante los últimos días (los medios de prensa gráfica han atenuado la crónica de las protestas, tanto en Chile como en Argentina) son de una contundencia alarmante, con efectivos de seguridad golpeando, persiguiendo y ejerciendo diversos actos de violencia física contra jóvenes y aún contra niños.

Ante los reclamos de organizaciones estudiantiles y de derechos humanos, el ministro del Interior del gobierno de Piñera, Rodrigo Hinzpeter, respaldó sin fisuras el accionar de los Carabineros, y sostuvo la teoría de que las protestas son alimentadas por “elementos extraños infiltrados” en la asociaciones estudiantiles, cuyos dirigentes han perdido el control.

En la tarde de ayer, luego de la multitudinaria marcha, cuando las columnas comenzaban a desmovilizarse un grupo de unos 200 jóvenes hizo frente a la policía, arrojando piedras desde barricadas hechas con autos incendiados, en una imagen que parecía un reflejo de la que mostraba Londres por las mismas horas: un gobierno que no reacciona, caos, espiral creciente de violencia, y una crisis desbocada que aún no encuentra un cauce.

Protesta de hambre

Las formas en que los jóvenes chilenos van acorralando al gobierno de derechas de Sebastián Piñera no son sólo multitudinarias, sino también originales e ingeniosas.

Las marchan se complementan con “exposiciones” de cartuchos de gas lacrimógeno con que los reprimen los Carabineros, hasta una huelga de hambre que lleva ya tres semanas. 33 estudiantes secundarios llevan más de veinte días de ayuno, y a pesar que la sala donde llevan adelante la protesta fue atacada con bombas de gases lanzadas por los Carabineros, que destrozaron los vidrios de puertas y ventanas, amenazan con profundizarla hacia una “huelga de hambre seca”, que a su edad (tienen entre 16 y 18 años) podría conllevar riesgos de salud.

Las protestas juveniles han logrado despertar la conciencia social chilena, que se ha volcado a apoyarlos. Junto a la estrepitosa caída de la popularidad del presidente (un 26 por ciento, la menor de todo el período democrático), los estudiantes ya acumulan un respaldo del 80 por ciento de la población, que se suma con cacerolazos a sus actos revivindicativos, ante el desconcierto gubernamental.

.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

tiempo de palos en Santiago (27 07 11)

Vuelve la represión a Chile y detienen a estudiantes

El gobierno de Sebastián Piñera no logra encauzar la movilización juvenil  

.

.

La espiral de marchas y movilizaciones estudiantiles en la capital chilena siguen en ascenso, a pesar de que el gobierno de Sebastián Piñera impulsó recientemente una reforma del gabinete del Poder Ejecutivo, removiendo al cuestionado ministro de Educación, que estaba en la mira de la agitación juvenil, reemplazándolo por Felipe Bulnes.

Sin embargo, el cambio de secretarios de Estado, y las mayores cuotas de poder obtenidas por la derechista Unión Democrática Independiente (UDI), uno de los socios en la coalición gobernante más cercanos al pasado dictatorial del pinochetismo, lejos de poner paños fríos al conflicto con los estudiantes ha terminado por exacerbar los ánimos.

Los líderes de la movilización juvenil venían sosteniendo que la derechización del gabinete del presidente de la República conduciría a un aumento en la tensión social, y la detención ayer de un grupo de treinta estudiantes que protestaban frente a las oficinas de la delegación chilena del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), volvió a traer a Santiago imágenes de represión social a las manifestaciones callejeras que no se habían vuelto a repetir desde las postrimerías de la dictadura.

Los voceros del movimiento juvenil afirmaron que los Carabineros (una fuerza policial militarizada) “reprimieron en forma excesiva” a los concentrados frente a las dependencias del organismo internacional, golpeando a los chicos, alguno de los cuales tuvo que ser hospitalizado sin conocimiento por la fuerza de la carga represiva.

Precisamente el modelo educativo muy compartimentado, que selecciona con estándares rígidos a colectivos diferentes de alumnos, delega la administración de la educación en los municipios y promueve fuertemente las empresas educativas privadas, es una de las herencias del período autoritario comandado por el general Augusto Pinochet, y contra el cual los estudiantes secundarios y universitarios han iniciado una batalla social de fondo, que está impactando en la gobernabilidad de la administración conservadora de Sebastián Piñera.

La protesta juvenil, además, se ha ido radicalizando durante los últimos dos meses, y a estas alturas los estudiantes ya exigen una educación general, abierta, gratuita, y de calidad para todos, desechando el modelo vigente de múltiples compartimentos y diferentes niveles de calidad al interior del sistema.

Las protestas han confluido en una huelga de hambre colectiva de estudiantes, en un momento en que los poderosos sindicatos de Codelco, la confederación del cobre, evalúan sumarse al paro de La Escondida, la mina de cobre más grande del mundo y que hoy cumple su sexto día de huelga por reclamos salariales.

.

sígueme en Twitter:   @nspecchia

.

 

.