Los dilemas de Sebastián (11 08 11)

Piñera se debate entre la confrontación y el plebiscito

Gestos explícitos de los jóvenes chilenos en sus mensajes al Presidente de la República. Convocan a un gran paro nacional y más movilizaciones

.

.

A pesar de la contundencia de la movilización del martes, que paralizó el centro de la capital chilena con multitudinarias columnas de manifestantes, calculados en unas doscientas mil personas, el presidente Sebastián Piñera parece haber decidido la vía confrontativa en lugar de abrir nuevos espacios de diálogo con los actores de las protestas.

Luego de una reunión con su equipo de gestión, entre los cuales se cuentan algunos dirigentes muy vinculados al período dictatorial chileno, el jefe del Ejecutivo trasandino afirmó ayer que no prevé estudiar ningún punto de los reclamados por los estudiantes movilizados, y que por lo tanto su gobierno no presentará nuevas propuestas para reformar el sistema educativo vigente, que constituye el punto central de los reclamos estudiantiles.

En su lugar, el mandatario insistió en que los jóvenes deben desmovilizarse y “retornar a sus institutos” escolares, donde los invitó a que “consideraran más detenidamente” las 21 medidas presentadas por el ministro de Educación, Felipe Bulnes, la semana pasada.

“No hay nuevas propuestas, el gobierno ya ha decidido que la que entregó el lunes pasado es suficiente”, declaró el vocero presidencial, Andrés Chadwick, en el casa de gobierno de La Moneda.

La cerrada negativa a un diálogo ampliado, e inclusive el tono desafiante de la postura oficial, provocó de inmediato un recrudecimiento de la acción estudiantil, que en la tarde de ayer planificaba nuevas acciones para los próximos días.

La dirigencia de las organizaciones de estudiantes, especialmente la federación universitaria, ya había rechazado el plan de 21 puntos de la Administración Piñera cuando fue presentada, ya que entiende que de ninguna manera apunta a modificar estructuralmente el sistema educativo, al que achacan de compartimentado, privatizado, de baja calidad y reproductor del statu quo social.

Frente a la postura gubernamental, ayer anunciaban que no volverán a discutir ese documento, y que protestarán con nuevas manifestaciones por el centro de la capital durante el día de hoy.

Asimismo, plantearon una nueva vuelta de tuerca en el enfrentamiento con las autoridades nacionales, al convocar a un paro nacional para el próximo 18 de agosto.

Las mediciones de impacto de los últimos días muestran que los jóvenes movilizados tienen un creciente apoyo en los más diversos sectores, acumulando una aceptación social muy superior a la que disfruta el propio presidente de la República: mientras que 8 de cada 10 chilenos apoya la protesta juvenil, Sebastián Piñera apenas mide un 26 por ciento de imagen positiva, la más baja de un mandatario del período democrático.

Con estos porcentajes a la vista, y empujados por la arrolladora muestra de fuerza de la marcha de esta semana, los líderes de las asociaciones estudiantiles han comenzado a recoger firmas para forzar la celebración de un referéndum, que de prosperar pondría en aprietos toda la gestión del gobierno derechas.

.

.

sígueme en Twitter:  @nspecchia

.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s