Dilma trae a una mujer a la jefatura de gabinete (08 06 11)

Dilma hace frente al primer escándalo de su Administración

Desplazado el jefe de Gabinete brasileño acusado de enriquecimiento ilícito  

.

.

Los denuncias de actuación irregular en miembros del círculo más cercano del Poder Ejecutivo, que ya afectaron la presidencia de Luíz Inácio Lula da Silva, siguen impactando en la gestión de su sucesora, Dilma Rousseff.

La presidenta de Brasil se ha visto obligada a desplazar a uno de sus colaboradores más cercanos, el jefe de Gabinete Antonio Palocci, cercado por las denuncias sobre enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias.

El oficialismo del Partido de los Trabajadores (PT) ha intentado minimizar el golpe, para que no afecte directamente a la persona de la presidenta, que transita recién los primeros estadios de su gestión, y han impulsado otra figura femenina para reemplazar al defenestrado ministro, la senadora Gleise Hoffman.

La crisis, el primer cuestionamiento institucional interno que ha tenido que hacer frente Dilma desde su llegada al gobierno el pasado 1 de enero, salió a la luz a mediados del mes pasado, cuando trascendieron las cuentas personales del ahora ex Jefe de Gabinete. Antonio Palocci, un médico que saltó a la política nacional desde una intendencia del interior de San Pablo, se ubicó en las primeras esferas de Brasilia junto a Lula. Pero un escándalo de similares características a este lo obligó a alejarse del gobierno ya en 2006, también acusado de tráfico de influencias.

En el recambio de administraciones, volvió a ubicarse en el centro de la escena, y obtuvo de Dilma la primera cartera del Ejecutivo. Sin embargo, el descubrimiento de la velocidad en que ha amasado una fortuna millonaria lo han dejado sin margen para seguir en la esfera pública.

Según los datos impositivos, Palocci habría pasado de unos 220 mil dólares en 2006, a más de 5,5 millones en 2010.

El año pasado, cuando era jefe de campaña de Dilma, facturó como consultor de empresas 13 millones de dólares, y compró inmuebles por otros seis millones.

Dado el lugar que Palocci ocupaba en los altos cuadros del Partido de los Trabajadores, y los roles críticos que desempeñó en la transición del gobierno de Lula, no es difícil concluir que tan súbito crecimiento patrimonial está asociado a un amplio tráfico de influencias, en beneficio de las grandes empresas prestatarias de servicios a la gigante maquinaria gubernamental brasilera.

La elección de Gleise Hoffman para cubrir el bochorno vergonzante de la salida de Palocci también intenta cerrar filas con los cuadros más militantes del PT.

Esposa del ministro de Comunicaciones, Hoffman acaba de ingresar al Senado desde una de las provincias más pobres del Brasil, Paraná. En su breve paso por el recinto legislativo, se ha revelado como una parlamentaria activa, de genio duro y discurso fuerte.

Y Dilma posiblemente busque en ella la articuladora política del gobierno, que fue el rol que la propia presidenta ejerció en su día para su mentor, Lula.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s