Plata fresca para la insurgencia libia (14 04 11)

El Grupo de Contacto analiza financiar la insurgencia libia

La reunión en Qatar avanza hacia un incremento en la ofensiva de la OTAN

.

.

La virtual parálisis del escenario bélico en Libia, producto de un estancamiento en la relación de fuerzas entre las unidades regulares del coronel Muhammar el Khaddafi y los milicianos rebeldes, fue el centro de las deliberaciones del Grupo de Contacto con Libia, que comenzaron ayer en la ciudad de Doha, capital del emirato árabe de Qatar.

El Grupo se formó el pasado 29 de marzo en Londres, después que Francia y Gran Bretaña, con el apoyo de la flota estadounidense estacionada en el mar Mediterráneo, comenzaran acciones de hostigamiento a la artillería de Khaddafi, en orden al establecimiento de una zona de exclusión aérea, tal como lo había definido la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), principalmente para resguardar a la población civil libia de los estragos de la aviación del régimen.

La acción armada fue luego confiada enteramente a los mandos de la Alianza Atlántica (OTAN), pero su estrategia ha recibido múltiples críticas desde todos los actores involucrados en la crisis del país norafricano.

En especial, los rebeldes insisten que las acciones emprendidas por la organización aliada no son suficientes para detener la contraofensiva lanzada desde Trípoli por el coronel Khaddafi, cuyos hombres han estado a punto de recuperar los principales enclaves de la insurgencia, tanto en el sector occidental del país (con el cerco a la ciudad de Misrata, que la está empujando a una situación de crisis humanitaria por la falta de agua, alimentos y remedios), como a la oriental Ajdabiya, ya en las inmediaciones de Bengasi, donde se ubica el Consejo Nacional rebelde.

En la reunión de Doha estas posturas volvieron a tensarse en la mesa de negociaciones, y al mismo tiempo que se pide mayor contundencia a la OTAN (encabezada por las delegaciones inglesa y francesa), algunos participantes introdujeron la inciativa de financiar al sector insurrecto, ya sea con donaciones voluntarias por parte de los Estados, o bien liberando fondos de exportación del petroleo libio, que en razón del embargo a Khaddafi hoy se encuentran inmovilizados en diversos bancos del mundo.

Inclusive algunos embajadores –como el italiano- no descartaron la posibilidad de entregar armas al sector rebelde. La insuficiencia de material de guerra es señalada como la principal carencia de los insurrectos para lograr imponerse a las tropas de Khaddafi, muy inferiores en número.

La delegación belga, por el contrario, recordó que la ONU hace referencia a un “embargo total de armas” a Libia, y eso incluye a ambos bandos; Alemania, por su parte, insistió en que “no habrá solución militar”, por lo cual el incremento las armas constituiría un despropósito.

El secretario la ONU, Ban ki Moon, y los representantes de la Liga Árabe y la Confederación Islámica, hicieron hincapié en que los fondos deben destinarse a aliviar la situación de los 3,6 millones de civiles atrapados en el conflicto. Cerca de medio millón de personas han dejado el país desde el estallido de la crisis, según la oficina de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

.

en Twitter:   @nspecchia

.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s