Khaddafi, entre la resistencia y la Corte Penal Internacional (28 02 11)

Khaddafi se atrinchera en Trípoli acusado de crímenes de guerra

Las Naciones Unidas declaran la alerta humanitaria en la región, tras la huída de 100.000 libios por las fronteras. La oposición forma un Consejo para reemplazar al dictador. Estados Unidos involucra a los europeos en la ayuda.

.

.

Libia ha comenzado a dar los primeros pasos para organizar una transición desde el régimen autocrático y personalista del coronel Muhammar el Khaddafi hacia una nueva institucionalidad, aunque sus características están aún lejos de presentarse en forma clara y definida.

En las ciudades de la costa oriental, después de varios días de estar fuera del alcance del gobierno central, el desorden propio de la “liberación” empieza a dar lugar a instancias de regulación urbana, que siguiendo la estructura social y cultural más tradicional en Libia, pasa por las instancias tribales. De esta manera, los referentes de las diferentes tribus en la mitad oriental del país han comenzado a dar forma a una administración provisional, que ha adoptado la denominación de Consejo Nacional, y al que aspiran ir incorporando a representantes de todas las zonas ocupadas por la oposición al régimen.

El centro de esta “Coalición Revolucionaria 17 de febrero” se ubica en Bengasi, la segunda ciudad del país, y el primer centro urbano de importancia en quedar en manos de los rebeldes. Si bien aún no se sabe con precisión qué características tendrá este Consejo, quién será su presidente ni por cuántos miembros estará integrado, constituye la primera instancia formalizada de la oposición al régimen y “tendrá a su cargo monitorear la transición”, según declaró su portavoz en Bengasi, Abdelhafiz Hoga.

Así, el centro de los enfrentamientos armados entre los que se mantienen fieles a Khaddafi y la vanguardia rebelde se ha trasladado al oeste, y se ubicaba en la víspera en las propias periferias de la capital, convertida en la última trinchera del gobierno. Según trascendidos difundidos por la cadena Al Jazeera, y por testimonios de los miles de libios que huyen del conflicto por los pasos fronterizos hacia Egipto y Túnez, los rebeldes ya habrían tomado el control de Zawiya, distante sólo 50 kilómetros de Trípoli, y se habrían hecho con la ciudad de Misrata, la tercera del país, expulsando a las fuerzas gubernamentales, compuestas por parte del ejército regular y por milicianos mercenarios contratados en los países del África subsahariana, como también pudo verse en videos caseros subidos a Internet.

De esta manera, además de la capital, el clan Khaddafi sólo controlaría las ciudades de Gadames, Sebha y Sirte, menos de una quinta parte del Estado.

Mientras tanto, la presión internacional sobre Khaddafi se ha acentuado fuertemente en las últimas horas. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) se avino finalmente a aprobar duras sanciones contra el gobierno libio, quitando toda legitimidad al coronel Khaddafi y sentando las bases para que sea acusado por crímenes de guerra en la Corte Penal Internacional de La Haya, según una resolución impulsada por Francia y Gran Bretaña, con el respaldo de Estados Unidos, y votada por unanimidad.

Por su parte, y luego de unos días de indefinición, el presidente estadounidense, Barack Obama, sostuvo que “Khaddafi debe irse sin más derramamiento de sangre”, y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, reafirmó ayer que su país “está listo para ofrecer cualquier tipo de asistencia” a la oposición rebelde, y añadió que viajará hoy a Ginebra para reunirse con los cancilleres europeos y los aliados árabes, en orden a coordinar acciones conjuntas contra Trípoli.

Mientras trascendía un millonario depósito de casi 5.000 millones de dólares que los testaferros de Khaddafi realizaron en Londres, que fue interpretado como una preparación del dictador para abandonar el país, su hijo Saif el Islam afirmaba en Trípoli, por el contrario, que el mandatario se encuentra “de buen humor”, que el grupo dirigente se encuentra “con la moral alta”, y que el régimen está seguro de aplastar la insurgencia, a los que calificó de “terroristas”.

.

en Twitter:      @nspecchia

.

.

Anuncios

Una respuesta a “Khaddafi, entre la resistencia y la Corte Penal Internacional (28 02 11)

  1. Todos sabemos que al presidente de Libia lo estan PATOTEANDO, es decir lo estan desestabilizando con un plan de eliminarlo de la escena politica. Todos sabemos quienes son, son los mismos que impulsan su juzgamiento en la corte internacional. En definitiva es el IMPERIALISMO INTERNACIONAL que busca y sigue buscando por too el mundo: Riquezas faciles para alimentar su apetito consumista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s