Egipto en transición militar (13 02 11)

Egipto en transición militar

.

.

 

Finalmente, tras haberse conocido que la cúpula del ejército no había avalado el discurso del ex presidente egipcio Hosni Mubarak, en el que éste anunciaba que permanecería al frente del gobierno, un comunicado militar anunció el viernes pasado que asumía la conducción provisional de la república.

El golpe militar sorprendió a los propios generales retirados que integran el gobierno provisional nombrado por Mubarak (el primer ministro, el general Ahmed Shafiz, daba una conferencia de prensa al momento de difundirse la proclama del golpe), y a los dirigentes opositores, que esperaban ser convocados a integrarse a una transición civil.

En su lugar, los generales anunciaron que convocarán a un “comité de especialistas” para analizar algunas reformas constitucionales –aunque no especificaron qué artículos en particular- que luego someterán a referéndum, y que ocuparán el Poder Ejecutivo y la representación de Egipto en el exterior hasta que unas nuevas elecciones presidenciales –que no se llamarían antes de seis meses- vuelvan a constituir gobierno.

En el interín, el Congreso permanecerá suspendido, lo mismo que la vigencia de la Carta Magna, aunque el comunicado castrense lleva tranquilidad a los mercados (nada cambiará en la política económica y monetaria), y a los países vecinos, afirmando que el tratado de paz con Israel, firmado en Camp David, sigue vigente.

Si bien las últimas elecciones legislativas tuvieron múltiples denuncias de fraude generalizado (que habían llevado al propio Mubarak a decidir que serían revisadas), la suspensión de la vigencia constitucional es menos comprensible que la disolución del cuerpo parlamentario, que coloca a Egipto en manos de una dictadura militar.

Tampoco se anunció el fin a la polémica Ley de Emergencia, vigente desde 1981 y uno de los principales puntos de reclamo por parte de las protestas. Esta disposición, supuestamente extraordinaria, permite detenciones arbitrarias, imposición de toques de queda y suspensión de derechos civiles, en aras de la seguridad interna del Estado.

Por todas estas razones, un grupo de unas 2.000 personas permanecían en la emblemática plaza Tahrir, tras la algarabía y los festejos populares por la caída del “rais” durante todo el fin de semana. Los manifestantes seguían pidiendo claridad en el nuevo tiempo político, la inclusión de la oposición en la transición, y la derogación inmediata de la Ley de Emergencia.

Aunque en la céntrica explanada cairota permanecía este grupo de activistas, la capital egipcia se preparaba para recuperar lentamente una normalidad que ha estado ausente de la vida social en las últimas tres semanas, el Canal de Suez volvió a operar normalmente y estaba previsto que hoy abriesen las oficinas públicas así como los comercios, aunque no estaba claro si los establecimientos escolares harían lo propio.

Después de la escalada espontánea que tomó fuerza, de una manera inédita para todo el mundo árabe, a partir del 25 de enero en El Cairo, la alegría popular del fin de semana comenzaba a dar paso a una esperada rutina ciudadana.

Grupos de ciudadanos se organizaron para barrer las calles y quitar los escombros de la plaza Tahrir que habían servido para las barricadas; algunos llevaban carteles con la inscripción “Perdone las molestias. Estamos construyendo un nuevo Egipto”.

.

.nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s