El “rais” provoca una batalla en las calles (03 02 11)

Batalla campal luego de que Mubarak anunciara su continuidad

Tres muerto y centenares de heridos en enfrentamientos en las calles de El Cairo

 

.

.

La revuelta que sacude a Egipto cambió ayer de dirección, dejando de lado los modos pacíficos y pasando a una batalla campal entre opositores y supuestos seguidores del gobierno, que ya ha costado una víctima fatal y más de medio millar de heridos.

La tensión estalló en la tarde de ayer, luego de que el presidente Hosni Mubarak se dirigiera al país por la televisión oficial, y anunciara su continuidad en el ejercicio del Ejecutivo, aunque, como una concesión a las movilizaciones de los últimos diez días, también comunicó que no volverá a presentarse para un nuevo período presidencial.

Las palabras de Mubarak y su intención de tutelar una transición cosmética hasta las próximas elecciones enardecieron a la multitud que colmaba la céntrica plaza Tahrir, una aglomeración que la cadena de televisión árabe Al Jazeera calculó en dos millones de personas (aunque las cifras oficiales sólo mencionaban unas doscientas mil).

El ejército, que se había mantenido neutral frente a las columnas de movilizados que violaban el toque de queda en la concentración, y que inclusive había dado algún signo de afinidad con la población civil al reconocerle “legitimidad” a las razones esgrimidas por la revuelta, tras el discurso del primer mandatario llamó a la gente a desmovilizarse y abandonar las calles para “volver a la normalidad”.

La respuesta espontánea de los concentrados, que ya habían levantado tiendas improvisadas para pasar la noche en la plaza, fue seguir resistiendo, mientras coreaban consignas como “Si Mubarak no se va, nosotros tampoco”.

En ese momento cambió el cariz de la situación, cuando ordenadas columnas de hombres comenzaron a dirigirse a la plaza, en respaldo del presidente del gobierno, y cuando estuvieron frente a frente estalló la violencia.

A los palos y las piedras, al llegar la tarde de ayer también se sumaron bengalas y “cócteles molotov”. Las comunicaciones telefónicas y por internet volvían a censurarse, para dificultar la carga de videos de los enfrentamientos en páginas como la de YouTube; algunos periodistas extranjeros también denunciaron que los manifestantes progubernamentales les quitaron las cámaras de video y de fotos con las que registraban el enfrentamiento, los corresponsales se refugiaron en el hotel Hilton.

Mientras tanto, el arco opositor, que había consensuado la representación de todos en la persona del científico Mohammed al Baradei, ratificó que no acudirá a dialogar con el gobierno mientras Mubarak permanezca.

Ayer, la respuesta fue que la oposición tampoco sería convocada hasta que no detenga la protesta y los ciudadanos vuelvan a sus casas, según informó el vicepresidente, el ex titular de los servicios de inteligencia Omar Suleimán.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s