Bonzos en el Magreb (17 01 11)

Los sacrificios individuales encienden las revueltas en el Magreb

El caso tunecino de transición a la democracia genera entusiasmo popular

.

.

TÚNEZ.- El inaudito proceso político abierto el viernes de la semana pasada, con la huída del ex presidente de Túnez, Zine al Abidine ben Ali, continúa profundizándose e impactando cada vez más fuerte en la región.

La transición política parece avanzar hacia una democratización real del sistema, lo que la convertiría en la primera experiencia exitosa de un movimiento surgido de la sociedad civil en la colectividad de naciones árabes.

Los primeros pasos dados por el gobierno de transición apuntan a desbloquear la participación política de los sectores marginados por la autocracia impuesta durante 23 años por Ben Ali.

En la víspera se anunció que tres destacados líderes de la oposición, hasta ahora censurados, entrarán a formar parte del nuevo gabinete. Se trata de Mustafá Ben Jaafar, del Frente Democrático por el Trabajo y las Libertades, Ahmed Ibrahim, del partido Ettajdid, y de Najib Chebbi, del Partido Democrático Progresista.

En la misma línea, se anunció la desaparición del ministerio de Información, sede de la virtual policía ideológica del régimen. A pesar de las buenas perspectivas para la transición democrática que este tipo de políticas anuncian, la movilización popular no ha disminuido.

Observadores occidentales adjudicaban la responsabilidad de algunas acciones violentas, como el saqueo e incendio de supermercados, a cuerpos de policía afines al depuesto presidente.

Luego de un intento de continuidad del régimen en los primeros momentos tras la huída de Ben Ali, el Parlamento forzó la toma de posesión, de manera interina, del dirigente legislativo Fuad Mebaza.

Mebaza, junto al primer ministro, Mohammed Ghanuchi, aseguraron que todos los partidos políticos hasta hoy proscriptos serán legalizados y podrán concurrir libremente a las elecciones que se convocarán en seis meses, y antes de las elecciones todos los presos de conciencia serán liberados de las prisiones.

Mebaza y Ghanuchi aseguraron, además, que comenzará un proceso de investigación de las denuncias de corrupción. Por otra parte, la revuelta tunecina no deja de expandirse hacia los demás países del norte de África, que comparten muchas de las características que incendiaron la mecha en el pequeño país del Magreb.

En Egipto, a pesar de las consideraciones despectivas del presidente Hosni Mubarak acerca del nulo “peligro de contagio”, ayer un hombre se prendió fuego al estilo bonzo en las puertas del Parlamento, en protesta contra una medida del gobierno sobre el pan subsidiado.

Gestos que emulan el sacrificio del joven Mohammed Buazizi, con el que comenzó la revuelta en Túnez, también se registraron en Argelia y en Mauritania.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s