Agitadas aguas amarillas (07 12 10)

COREA DEL SUR VUELVE A LAS MANIOBRAS EN EL MAR AMARILLO

El régimen norcoreano considera una “provocación” los ejercicios militares

.

.

Aumentando la tensión en lejano Oriente, Corea del Sur reinició ayer los ejercicios militares en el Mar Amarillo, en la misma zona donde el 23 de noviembre pasado Corea del Norte bombardeó la isla de Yeonpyeong, causando bajas mortales entre el personal militar y la población civil.

El gobierno norcoreano justificó entonces el ataque aduciendo que las maniobras del vecino del sur habían invadido aguas soberanas, en una zona donde la frontera marítima es extremadamente frágil y de trazado irregular. Los Estados Unidos de América apoyaron de inmediato a su aliado oriental, y anunciaron que participarían en la consecución de los ejercicios surcoreanos en el área.

El régimen de Pyongyang, por su parte, advirtió reiteradamente que si los coreanos del Sur volvían a intentar aproximarse al borde divisorio entre ambos países, el acercamiento sería considerado una “provocación” militar, incluyendo la velada amenaza de que “nadie podrá predecir las consecuencias” de nuevas maniobras en el mar que separa a la península de la República Popular China, histórico aliado y valedor del régimen norcoreano.

El líder chino, Hu Jintao, precisamente, se comunicó con la Casa Blanca, para expresarle al presidente Barack Obama la preocupación de Beijing por la “frágil situación de seguridad” entre ambas Coreas. Los norteamericanos sospechan que China alienta en secreto la escalada de tensión, como una estrategia para aumentar su influencia en toda la zona.

Inclusive se especula con un plan chino de reunificación de ambos Estados, con capital en Seúl, pero bajo la tutela del gigante asiático. La comunicación telefónica de Hu a Obama puede perseguir el objetivo que los norteamericanos no se involucren en forma decisiva, con armamento y naves de combate, en las maniobras surcoreanas.

La semana pasada, en el retorno a las conversaciones tras el ataque a la isla de Yeonpyeong, los delegados chinos advirtieron a Estados Unidos, Japón y Corea del Sur que permanecerían en la mesa de negociaciones a condición de que no se “intensificara la confrontación” entre el Sur y el Norte de la península.

Públicamente, la Casa Blanca ha aceptado la advertencia china, y manifiesta la necesidad de una “estrecha cooperación” entre las potencias para lograr la paz entre ambas mitades de la península y su desnuclearización. Sin embargo, a las negociaciones que comenzaron ayer en Washington, no fueron convocados los representantes chinos.

Además, Obama ha abierto un nuevo frente para apoyar al gobierno de Seúl, con la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) que ampliará ambos mercados y abrirá el sector financiero estadounidense a los coreanos. Al afirmar que someterá el nuevo TLC –el mayor tratado comercial estadounidense desde el NAFTA de 1994- al Congreso, Barack Obama afirmó que con él “se profundiza la fuerte alianza y se refuerza el liderazgo estadounidense en el sureste asiático”.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s