Archivo diario: 1 diciembre, 2010

Chismoleaks (02 12 10)

WIKILEAKS CONTINUA LA DIFUSIÓN DE “CHISMES” INTERNACIONALES

La filtración, de menor importancia política, sigue movilizando a la prensa

.

.

A pesar de haber decaído mucho la expectativa generada por la difusión de documentos secretos norteamericanos por parte del portal web Wikileaks, en concertación con seis de los principales medios de comunicación escrita del mundo, las nuevas revelaciones que, con cuentagotas, se conocen a diario siguen movilizando a la prensa internacional.

Luego de algunas evaluaciones serias sobre el material filtrado, los especialistas en política exterior comenzaron a relativizar el real impacto que podría tener en las relaciones entre los Estados Unidos y el resto del mundo.

En definitiva, y más allá de algunas afirmaciones polémicas sobre características y manías personales de algunos líderes, los papeles no pasan de ser comunicaciones de rutina de cualquier servicio exterior.

Aún así, y a pesar de que ya sea evidente que el promocionado punto de inflexión en la política internacional tras la filtración está lejos de producirse, algunas comunicaciones siguen provocando controversias.

Aunque previamente el presidente brasileño Luiz Inácio da Silva, Lula, había descartado la importancia de las revelaciones, ayer se divulgaron cables que probarían que el gobierno de Obama no ve con buenos ojos el rearme de las fuerzas armadas de Brasil.

Afectando la credibilidad de otro de los aliados de Washington, los cables muestran cómo los británicos decidieron interferir en la investigación oficial sobre la guerra de Irak, a los efectos de proteger los intereses norteamericanos; esto prueba que el ex ministro laborista, Gordon Brown, falseó su testimonio al asegurar que las investigaciones serían “completamente independientes del gobierno, y tendrían un alcance sin precedentes”.

La Administración Obama, por su parte, volvió a ratificar ayer el rumbo de su política exterior y la condena a la filtración de los documentos de su diplomacia.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, se reunió en la víspera con algunos de los líderes mundiales descriptos desfavorablemente en los cables, y aseguró que las revelaciones de “ninguna manera” tendrán un efecto adverso en los vínculos entre Estados Unidos y sus aliados.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.

Anuncios

Wiki, no eras para tanto (01 12 10)

EL ESCÁNDALO WIKILEAKS DEFRAUDA LAS ALTAS EXPECTATIVAS GENERADAS

Se relativiza la importancia de la filtración de información clasificada

.

.

.

Luego del shock mediático que implicó el anuncio de la divulgación de documentos secretos norteamericanos, las primeras evaluaciones sobre el contenido del material han relativizado el impacto que los mismos podrían tener sobre los rumbos de la política internacional y de las relaciones de la potencia americana con sus principales socios.

La noticia de la mayor revelación de documentos clasificados de la historia fue presentada, por los diarios escogidos para divulgarla, como un punto de inflexión en la política exterior de los Estados Unidos.

Sin embargo, y más allá de la obvia espectacularidad de algunas afirmaciones polémicas contenidas en los documentos, un análisis más profundo permite comprobar que se trata de comunicaciones regulares entre personal de segunda línea del servicio diplomático estadounidense, que de una manera informal expresa opiniones personales y recoge posturas y comentarios de los medios políticos y periodísticos de los países donde las misiones consulares se asientan, pero que no comprometen –al menos en lo divulgado hasta la víspera- ningún punto realmente vital para los equilibrios globales ni para las relaciones bilaterales de la Casa Blanca.

El shock mediático pudo darse, además, por la divulgación a un nivel masivo, pero no podría afirmarse que en los documentos conocidos hubiera sorpresas para los funcionarios o analistas de la política internacional.

Por otra parte, el intercambio de cables entre el Departamento de Estado norteamericano y sus diplomáticos, según se desprende de los documentos difundidos por la ONG pro trasparencia en Internet, Wikileaks, no es diferente al que usualmente mantiene cualquier gobierno con sus cuerpos diplomáticos en el extranjero.

Ayer, los periódicos que se encuentran en posesión de la información filtrada, el diario madrileño El País entre ellos, seguían prometiendo jugosas revelaciones políticas para los próximos días.

Y el portal que dirige el australiano Julian Assange, que en el pasado difundió información secreta sobre prácticas militares norteamericanas en Irak y Afganistán, aseguró que a inicios del año próximo aparecerán nuevas revelaciones documentales, esta vez sobre transacciones y prácticas bancarias de las grandes firmas multinacionales durante la última crisis económica.

Es posible que el anunciado “escándalo” de los documentos secretos termine impactando en mayores controles sobre la información diplomática, e inclusive que tenga efectos restrictivos sobre las redes sociales, pero está lejos de constituir un nuevo “Watergate”, la filtración informativa que terminó con el gobierno del presidente Richard Nixon en los años setenta.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.