Archivo diario: 22 septiembre, 2010

Zapatero saca la carta de los impuestos a la banca (22 09 10)

EN LA ONU IMPULSAN UN IMPUESTO A LOS MOVIMIENTOS FINANCIEROS

.

Los grandes bancos convocados a la lucha contra el hambre y la miseria

.

.

Mientras se esperan las palabras del presidente de los EE.UU., Barack Obama, que están previstas para hoy, en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se suceden los discursos de los más de 140 jefes de Estado que deliberan en la Cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La reunión multilateral, que se extenderá hasta el jueves, pretende renovar los compromisos de hace una década, encaminados al combate del hambre y de la pobreza a nivel planetario.

Sin embargo, en estos diez años el flagelo no ha hecho sino aumentar, y la recesión que experimentan las principales economías desde hace un par de años ha postergado el cumplimiento de los compromisos con los sectores más desposeídos. Estas consideraciones han estado en la base del discurso inaugural del secretario general de la ONU, Ban ki Moon, quien llamó a mantener las promesas hechas en el año 2000, recordando que para el recorte de la pobreza y el hambre la ONU mantiene el horizonte simbólico del año 2015.

Con un tema de fondo tan acuciante y unos plazos acotados, los meros discursos y declaraciones bienintencionadas ya no tienen demasiado lugar, y se requieren instrumentos concretos de política internacional.

En este sentido, una de las pocas iniciativas novedosas fue la propuesta del presidente socialista del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que invitó a considerar la conveniencia de la instalación de una tasa sobre las transacciones financieras internacionales.

Zapatero dijo que si en la última crisis los Estados salieron al rescate de los grandes bancos y del sistema financiero, éste debería hacer ahora un esfuerzo para paliar la miseria de millones de personas. Esta medida, que es un viejo anhelo de diversas organizaciones no gubernamentales de ámbito global, recibió el sorpresivo apoyo del presidente frencés Nicolás Sarkozy, que en su país vive un momento muy crítico por la expulsión de miles de gitanos hacia Rumania y Bulgaria, lo que le ha valido inclusive la crítica y la censura de los órganos comunitarios de la Unión Europea.

Sarkozy dijo que “no tenemos derecho a refugiarnos detrás de la crisis económica”, y que si las finanzas se habían globalizado, era lógica pedirle al sistema financiero su cuota de aporte para mejorar los equilibrios también globales. La propuesta también concitó la adhesión de otros países, como Brasil y Chile, y aunque se ignora la postura que frente a la misma puede asumir el gobierno norteamericano, la idea ya comenzó a generar fricciones en el mundo empresarial y financiero.

En la propia España, los directivos de los grandes bancos salieron a contestar a la propuesta de Zapatero, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) advirtió que no servirá de nada y que “solo encarecerá el crédito para las familias y las empresas”.

Dentro de un esquema más clásico, la canciller alemana Ángela Merkel dijo, a su turno, que las  naciones industrializadas deberían seguir intentando destinar el 0,7 por ciento anual de su PBI a las ayudas al desarrollo, porcentaje que en realidad se registra en muy pocos casos.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

.

.