Archivo diario: 10 septiembre, 2009

La noticia del día: Guatemala ante la emergencia del hambre (10 09 09)

El Periódico

Guatemala, jueves 10 de septiembre de 2009

.

Ante la emergencia del hambre

Edgar Gutiérrez

.

Honduras - hambre

Hemos perdido más de 50 niños a causa del hambre. Otros 700, o quizá 1,000, penden su vida de un hilo. Hay pérdidas notables de cosechas y los impactos ya se perciben en los mercados cantonales: los precios de verduras y granos comienzan a subir y algunos consumidores se quejan de escasez. Para fin de año las cosas pueden empeorar si no se rescata la segunda cosecha de maíz.

Por otro lado, están ocurriendo forcejeos en algunas fincas: gente que llega a ocupar terrenos y los prepara pensando en la próxima siembra y las fuerzas de seguridad operando los desalojos, por instrucciones de los jueces. No hay empleo, dice la gente del campo. Las remesas de EE.UU. han bajado, y se resiente en la economía familiar. En una palabra, la crisis económica está pegando, por ahora, en el eslabón más débil que es el mundo rural.

Las herramientas más efectivas con que cuenta el Gobierno para mitigar la crisis son los programas de Cohesión Social, en particular Mi Familia Progresa, y ProRural. Pero son todavía limitados en recursos y cobertura. La declaratoria de Estado de Calamidad Pública puede contribuir a agilizar la movilización de recursos públicos, pero todos sabemos que siguen siendo precarios (la carga tributaria ha bajado a 9 por ciento) y que la ausencia de una red estatal en el territorio limita aún más la respuesta.

En definitiva el Estado no lo puede hacer solo. Necesita coordinar con la sociedad civil, que debe ampliar su participación del envío de víveres a la movilización de brigadas de voluntarios. El Gobierno tiene que orientar los recursos de la comunidad internacional. Un estado de emergencia implica actividades extraordinarias, formas de organización ágiles y estrategias de intervención creativas. Quizás el mejor ejemplo es la respuesta unánime al terremoto del 4 de febrero de 1976. Ahora la infraestructura está intacta, es la condición humana la que está siendo destruida.

Este sería, por lo demás, un momento para reclamar acciones políticas coherentes con la crisis. Una es que diputados y alcaldes bajen la prioridad de obras de infraestructura que, en estas condiciones, son despilfarro. Sería loable una moratoria de sus comisiones. Otra es que el Congreso apruebe un presupuesto para 2010 que corresponda a la crisis, y eso significa orientar los recursos hacia donde más se necesitan y operar los cambios institucionales que llevan 20 años de rezago. La tercera, un poco de sobriedad y austeridad en el consumo de la sociedad que sí tiene dinero. Y la cuarta, ¿por qué no considerar el ISR de las empresas como una contribución para salir de la crisis de manera sustentable? Todos podemos contribuir según el tamaño de nuestras capacidades.

.

.

.

nelson.specchia@gmail.com

Anuncios